Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento] No todo lo que brilla es luz [Privado Corrin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] No todo lo que brilla es luz [Privado Corrin]

Mensaje por Marc el Dom Jul 01, 2018 11:32 pm

Tan metido en territorio enemigo no tenía de otra que estar de una túnica de un verde oscuro mal teñida pareciendo lo más normal posible. Bajo perfil, tomo de ruina encuadernado como uno de fire, una expresión apacible, tranquila y de pocas luces en su rostro.

Mucho gusto, que la luz de Naga le proteja, y oh, que tenga buen viaje y que la luz este de su lado...

Le asqueaba, pero era parte de su linea de trabajo.

Sentado en unas cajas de madera olvidadas a un lado, simplemente esperó a que el barco ya anclado en puerto terminara de atar amarras y bajar la pasarela (o borda, aun no diferenciaba cual se usaba en cual tipo de bote, si es que siquiera se usaba en algunos) y liberara al fin a sus pasajeros. El aroma a sal y pescado que sentía en el aire se había ya vuelto un habitue en su vida en las ultimas semanas.

Toda la experiencia marítima de su persona se había concentrado en la ultima temporada vivida. Tanto había leído del mar y de sus dones y... tanta decepción al ver la realidad. El romanticismo de lo libros palidecía ante la calma y por demás... nada que habían resultado ser los viajes en barcos prolongados.

No que la nada fuera mala, la tranquilidad y la paz eran los mejores condimentos para progresar en estudios, reportes y experimentos (siempre y cuando no requirieran un pulso muy firme), pero las expectativas planteadas de base hacían que aun así existiera un poco de decepción. Le era difícil decir si el oscuro le había bendecido o maldecido con aquello...

El ver al fin a la gente bajar del barco en cuestión, siempre y cuando sus reportes fueran acertados en la identidad e itinerarios del barco, se incorporó y acomodó la túnica. Había una pequeña multitud esperando a otros pasajeros también, las noticias de aquel dichoso y endemoniado torneo organizado por Altea había aumentado el flujo de viajeros que llegaban o eran esperados en aquellos puertos.

Todo un plan de los malditos adoradores de la diosa inmunda buscando ganar nuevos y, con suerte, talentosos miembros entre sus tropas. El príncipe Marth ya estaba consciente de la inminente amenaza sobre ellos y era su inútil manotazo de ahogado para reforzar sus frentes ¡Pero de nada serviría!

El torneo terminaría en un espectaculo y demostración de los poderes de la oscuridad... Oh, él se aseguraría de que así fueran...
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Maestro Inquisidor (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [4]
Esp. de bronce [2]
Llave Maestra [1]
Página oscura [1]
.

Support :
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2173


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] No todo lo que brilla es luz [Privado Corrin]

Mensaje por Corrin el Sáb Ago 25, 2018 12:56 pm

Le había llevado dos días de camino, a buen ritmo, alejarse de la zona asolada por emergidos donde su camino quiso bruzarse con el de un viejo conocido. La presencia del guerrero de Altea en unas tierras ahora bajo la bandera del territorio al que había prometido fidelidad le provocó un mar de sensaciones de todo tipo. Felicidad por encontrarse en un rostro conocido, allí en tierras salvajes donde no había buscado intencionadamente hallarse con ninguna persona; miedo, por los pensamientos que pudieran recorrer la mente del joven por todos los movimientos que estaban teniendo lugar en el continente; esperanza, especialmente después de empresa en la que habían combatido juntos, neutralizando la amenaza que se cernía sobre una pobre aldea escondida en medio de un paraje que no volvería a ser el mismo, no en muchos años, tras la voracidad de los ataques enemigos.

Su espada y su mente auxiliaron a los pueblerinos, mas no podía mantenerse en el lugar por mucho tiempo. Todavía le restaban varias jornadas más hasta llegar al lugar donde acontecería el famoso torneo. Nada más y nada menos que en el coliseo. No se trataba únicamente de un espectáculo para el entretenimiento de las masas, sino de una reunión de personajes extraordinarios de cada extremo del mundo, de conversaciones políticas y sociales entre diferentes miembros de la realeza, de distinta clase social, de desconocidos o entre amigos y aliados. Debía darse prisa, con sus descalzos pies, si pretendía asistir a las jornadas previas a los combates en la arena.

La escabrosa travesía que había seguido desde la aldea transcurrió sin demasiados peligros a través de pico de media altura, acompañado con su consecuente valle. A lo lejos podía observarse el reflejo dorado de los primeros rayos del sol sobre el horizonte, sobre el vasto mar que se abría imponente a lo largo y ancho de la lejanía. Dado que sus provisiones estaban llegando a su fin y sería una locura continuar su camino por senderos desconocidos con apenas algo que llevarse a la boca, decidió hacer un alto en su camino. Se acercaría al pueblo que allí se encontrase, ya que podían observarse ciertos barcos anidando en la orilla del océano.

Con ritmo ligeramente apresurado, siempre con una pizca de emoción por conocer nuevos lugares, nuevas personas y paisajes, no tardó más que unos cuantos minutos en situarse cerca de la primera línea de playa, llevándose la mano a la frente para evitar que la luz solar, ahora más potente y brillante que cuando la había observado desde la altura, dañara sus ojos y le permitiese tener una vista panorámica de toda la bahía.

Un par de puestos callejeros, si es que se podían llamar así, se habían colocado cerca de la zona de desembarco, donde turistas y oriundos del lugar se arremolinaban para saludarse, intercambiar noticias o preguntar sobre cómo llegar al emplazamiento del torneo.

Pendiente de algunos comentarios que pudieran serle de interés pero con la vista fija en los pescados asados que se vendían a buen precio notó la presencia de “algo” debajo de su pie. Desvió la mirada al suelo, encontrando su planta encima de la extremidad de otra persona. Se dio media vuelta con rapidez, con la cabeza ligeramente inclinada mientras disculpaba por su torpe comportamiento −Ah, disculpad señor, no era mi intención, no os había visto y... −Parpadeó un par de veces mientras su mente procesaba la información que sus pupilas le transmitían −¿Marc? ¿Sois vos? −Una sonrisa de lado a lado comenzaba a dibujarse en su rostro, ¡quién le diría que sería tan afortunada de encontrarse con otra cara conocida en tierras extranjeras!
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Great Lord | Manakete

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
DragonStone [3]
.
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1151


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.