Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Un golpe al orgullo [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un golpe al orgullo [Libre]

Mensaje por Mishael el Jue Jun 28, 2018 5:44 pm

No todos tenían las mismas oportunidades de asumir una derrota tan aplastante como fue la pelea de Mishael contra aquella loba. Su fuerza le haría recordar aquellas peleas que mantenía con su Matriarca, con la finalidad de mantener a los jóvenes de la manada en un buen estado para futuras batallas. Su orgullo se encontraba aplastado, pisoteado y aún más al sentir las burlas de esos beorcs sobre su ser, le hacía hervir la sangre de la furia que intentaba contenerla a toda costa. Pero lo que más le sacaría de quicio, serian aquellos curanderos que habían venido a su ayuda y que insistían en su accionar a pesar de que el moreno, los espantaba.- ¡¡¡Ya he dicho que no necesito de su ayuda!!! -Grito a los cuatros vientos, aquel laguz que luchaba con las pocas fuerzas que poseía por la pérdida de sangre y las diferentes heridas sobre su fisionomía. Los sacerdotes se acercarían, a pesar de la advertencia, con sus báculos en altos conociendo ya sus intenciones porque en el pasado tuvo la oportunidad de que una niña rubia lo había curado con el mismo método. Sin vacilar agarro con su brazo sano una silla cercana a su cama y la arrojo contra los humanos que, gracias su rápida acción, esta había pasado de largo saliendo de aquella carpa improvisada para los primeros auxilios. Aquel asiento se deshizo en pequeños trozos de madera en cuanto choco contra una pared cercana, revelando con que fuerza y potencia iba ese ataque, el cual podría haber provocado una herida grave a alguien inocente.- ¡¡¡Déjenme solo!!! ¡¡¡Estúpidos Beorcs!!! -Vocifero aquel peliblanco que no portaba ninguna tela sobre su cuerpo, revelando a todos los curiosos que se juntaban por el ajetreo, por qué insistían en curarlos.-

Pero, como era de esperarse, la adrenalina iba bajando a niveles normales y por un momento, Mish se tambaleo de un lado al otro cayendo sobre una cama ensuciando las sabanas con su líquido vital. Sus ojos no serían capaz de observar su entorno porque como todo se puso en blanco ahora veía algunas cosas borrosas a lo lejano sin lograr hacer foco.- ¡Demonios! ¡Lo que faltaba! -Si con su derrota, saber que fue la burla de todos los presentes en el coliseo eso no bastaba para sentirse humillado y furioso, ahora era capaz de sentir como las fuerzas lo abandonaban dejándolo a merced de esas personas, que en cuanto se desvanecieran serian capaz de curarlo sin problema. Cabizbajo, dejando que su cabeza se ocultara entre sus hombros mientras algunos mechones de su cabello caían hacia el frente, ocultando su rostro; a medida que, su respiración agitada se iría calmando en una clara señal que todos los problemas llegaban a su fin. Los curiosos esperaron algunos minutos para cersoriarse que, finalmente, el lobo había sucumbido antes las heridas y el cansancio quedando sentado sobre la cama. Los hombres de Ragna suspiraron aliviados, era el primer paciente problemático que debían tratar y no sabían muy bien cómo manejar la situación, por lo cual, ahora que estaba en calma todo sería más sencillo. O eso creyeron, porque con cada paso que daban contra el césped, las orejas del oji-electrico reaccionaron al igual que su cola.

¿Hmmm? -Un leve gemido escapo de los labios del moreno, que se mantuvo inmóvil hasta el último momento. Solo se movió en cuanto aquella sensación cálida haría acto de presencia, sabiendo que allí bajarían la guardia. Con un gruñido y ambos brazos en alto, se alzó sobre la cama agarrando al sacerdote más cercano a su persona, tomándolo sobre su túnica a la altura de su nuca y de su espalda baja, arrojándolo fuera de la carpa. Sus otros dos compañeros lo acompañaron con unos pocos segundos de diferencia, pero en ellos basto solo patadas para ahuyentarlos de lo que Mishael se apodero como su hogar provisional.- ¡¡¡No dejare que me traten!!! ¡¡¡Y no piensen que me moriré con estas heridas!!! ¡O no! ¡Claro que no! -La figura del Laguz apareció entre las telas de la carpa junto con una respiración agitada. Era claro que no estaba en sus cabales, porque su mirada no observaba a ninguno de los presentes, solo se balanceaba de un lado al otro.- ¡No moriré hasta derrotar a esa loba con complejo de beorc! -Culmino como si aquello sería una declaración de guerra, para un público ausente porque ahora todos se habían ido al ver que el lobo era un caso perdido.-
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Guía | Cazador

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
905


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un golpe al orgullo [Libre]

Mensaje por Nils el Jue Jun 28, 2018 7:32 pm

Aquella batalla había sido… intensa. El niño de ojos carmines no pudo sino contemplar con horror el desenlace de la misma y pese a que todos vitoreaban a la loba de blanco pelaje el chiquillo de verdes cabellos no pudo hacer otra cosa que ver en el can derrotado un reflejo de sí mismo. Odiado y repudiado por los humanos Nils vio en el que presentaron como "Mishael" como una versión suya hacia ya unas décadas atrás, cuando resentía fuertemente a los humanos, cuando no deseaba saber nada de ellos; Aquella criatura le intrigaba tanto como le generaba una opresión en el pecho. No se necesitaba ser un genio para encontrar la carpa donde estaba la "bestia" y como repelía a todos los clérigos quien trataban de acercarse a sanarlo. "No va a sobrevivir con esas heridas" les alcanzo a escuchar a la par que contemplaba preocupado como un clérigo salía volando de la tienda de campaña.

- Déjenme intentarlo, dicen que la música calma a las bestias. -

Comento el chiquillo sacando su flauta y sonriendo ampliamente, por supuesto los clérigos se negaron a dejarle pasar pero, al reconocerle uno de ellos como un participante del torneo pensaron que quizá y si podría manejarlo. El jovencito entonces tomo la flauta de madera que había comprado unas cuantas semanas atrás y comenzó a tocar entonces una dulce y tranquilizadora melodía.

Spoiler:

La melodía era suave, tranquilizadora y emanaba del jovencito un aura encantadora que atrapaba todos los sentidos, como el arrullo de una madre o la más dulce de las palabras, como el murmullo del viento en los bosques o el susurro de los copos de nieve al caer. Una vez se cercioro de que su música atrapo al "animal" dentro de la tienda de campaña pues incluso los clérigos a su lado quedaron atrapados en la melodía del joven bardo el chiquillo se atrevió a entrar en ella, aun tocando aquella melodía para que el laguz le identificara como la fuente del sonido y de esta manera evitar ser atacado. Miro al hombre de piel morena con sus ojos saturados de un carmín brillante y mientras la música seguía sonando le dedico una pequeña sonrisa. La melodía poco a poco llego a su fin más el ambiente se sentía… diferente de alguna manera.

- Hola, tu nombre es Mishael, cierto?, un gusto, yo soy Panaberto Pecopon -

Su voz infantil junto con sus rasgos finos y delicados lo dibujaban casi como algo sur real, casi como la imagen sacada de algún libro de cuentos de hada. Hiso una pequeña pausa y después continuo.

- Vi toda la pelea, no parece que los humanos te agraden mucho… Aun así las heridas que tienes en el cuerpo se ven muy serias, por no decir que dolorosas…. en todo caso, si así lo quieres podría ayudar un poco, se al menos colocar vendajes y medicinas, conmigo no debería haber problema, no? -

Comento el chiquillo extendiendo su mano para que lo olfatease si así lo deseaba, después de todo por ningún motivo admitiría en voz alta que no era humano pero esperaba que el otro se confortase un poco al notarlo y le dejase ayudar.

skill utilizada:
Encanto: Permite a la unidad congraciarse para con el otro, sea enemigo, aliado o neutral, de modo que desistan de atacarle o dejen de prestarle atención y le cedan espacio si el artista así lo prefiere. Por supuesto, si se trata de un enemigo, esto sólo significa que atacará a una persona distinta.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
597


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un golpe al orgullo [Libre]

Mensaje por Mishael el Dom Jul 01, 2018 12:33 pm

Exhausto, con todos sus sentidos en alertas producto de la confusión que le provocaba el encontrarse mareado debido a la pérdida de sangre y la situación misma; el lobo no permitía a nadie ingresar a la carpa, como si él mismo estuviese protegiendo algo importante. Pero una tenue melodía se haría escuchar a las afueras de la carpa provocando una rápida influencia en el lobo: todos los músculos de su cuerpo comenzaron a relajarse acompañando su respiración, que ya no se encontraba agitada siendo más calma. Sus piernas empezaron a temblar y consigo fueron incapaces de mantener la fisionomía del moreno, tambaleándose de un lado al otro hasta recostado en el suelo, pero con su espalda apoyada en la cama. ¿Que era aquello? No podía saber con exactitud que estaba ocurriendo en ese momento, ya sea porque era la primera vez que una música lo afectaba de esa manera y en su estado actual, su cabeza daba vuelta como para retener información. Sus orejas reaccionaron al sonido de unos pasos adentrándose en su "guarida", ladeando su cabeza intentando buscar el origen hasta que finalmente provenía de su lado izquierdo. Junto todas las fuerzas que tenía para intentar reprender al intruso pero por primera vez en su vida, su cuerpo se rehusó a ese acto haciendo que solo cayera boca abajo contra el suelo.- ¿Qu- Que pasa? ¿Po- Por qué? ... -Desistía que las cosas terminasen así. No podría dejar que su orgullo fuese aún más pisoteado de lo que ya estaba, pero la fuerza y el control sobre su fisionomía eran escasas. No podía ni siquiera defenderse si deseaban atacarlo, provocándole una enorme impotencia mordiéndose su labio inferior, provocando un corte y notando como un hilo de su sangre escapaba hacia su mentón.-

Que nombre estúpido ... -A pesar de que no podía levantarse o que incluso su voz apenas se oyese como un susurro, no perdía esa personalidad altanera que tanto lo caracterizaba. Pero para su sorpresa la voz sonaría totalmente distinta a como se imaginaba aquel individuo, siendo más a la de un niño extrañándole. ¿Qué hacía alguien pequeño allí? Su determinación le haría elevar su cabeza, entrecerrando sus ojos para hacer foco y observar una figura borrosa, con un cabello borroso y de un tamaño chico con respecto a su ser.- Obvio que no me agradan los humanos. Son ... son ... -Allí pudo sentir como estaba llegando a su límite, su visión paso a ser borrosa a oscurecerse de a poco hasta no poder diferenciar nada. Su cuello había perdido toda rigidez, haciendo que recostara su mejilla contra el suelo mientras, de la boca del peli-blanco, escapaba un gruñido. Mas se detuvo en el instante que pudo sentir como un aroma bastante peculiar ingresaba hacia su nariz, no era el de un Beorcs y mucho menos el de una criatura que alguna vez se haya cruzado en su aventura. Era algo nuevo, raro y misterioso. Aunque al no tratarse de uno de esos individuos que tanto aborrecía hizo que, de a poco, se fuese dejando llevar hacia el mundo de los sueños. Donde imágenes de su pasado y el presente se mezclaban, haciendo que viejos sentimientos florecieran hasta el punto de no poder contenerse más.-

Por favor ... -Diría susurrando, ya siendo menos perceptible que antes.- No dejes que los humanos ... Me toquen ... -Desde la zona de su mentón un pequeño charco iría formándose, con la diferencia que esta no sería su propio líquido vital, sino de algo que nacía de sus ojos. Había tocado fondo, no sabía qué hacer y ante la impotencia, enojo y el saber que aún era débil había llegado a una ruptura. Siendo el llanto la única manera de desahogarse.-
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Guía | Cazador

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
905


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un golpe al orgullo [Libre]

Mensaje por Nils el Jue Jul 05, 2018 11:41 pm

De alguna manera lograba empatizar con el lobo, lo entendía tan bien que resultaba doloroso incluso. Solo que aquel otro cambia formas se mostraba tal cual era, se transformaba frente a todos aun a sabiendas de que podrían lastimarlo si lo hacía… el repudio que sentía hacia los humanos se le antojaba familiar de una época muy, muy distante.

- Entiendo, no dejare que nadie te toque…. -

Respondió suavemente acariciando un poco la cabeza de aquello que los humanos cruelmente llamaban "bestia", "Subhumano" y otros términos que alcanzo a escuchar entre el público… se sentía cobarde por refugiarse en su forma humana, por estar tan asustado de mostrarse que perdió primero la capacidad de transformarse para que, después de recuperarla, olvidase como controlarla. El cuerpo del joven manakete era demasiado pequeño y débil como para subir de nuevo a la camilla el cuerpo del lobo por lo que empezó a tratar sus heridas con medicinas y vendajes que encontró en la carpa destinada a los heridos; el mismo se había lastimado muchas veces por lo que, con el paso de los siglos se había vuelto bastante competente en el tema.

- Tu también estas solo, verdad?... a ti también te han hecho daño? -

Comento el niño dulcemente a sabiendas de que el otro posiblemente no podría responderle ya que estaba desvanecido. El tacto de las pequeñas manos del chico eran frías mas agradables de alguna manera y su aura era fresca como el agua de manantial o un oasis en el desierto, tranquila y gentil como los copos de nieve. El sangrado se detenía, el dolor desaparecía poco a poco…. el aura de un manakete no tenia poderes curativos por si misma pero ayudaba un poco aliviando los malestares. Nils en apariencia era quizá solo un chiquillo de no más de 12 años de edad pero lo cierto es que era una criatura antigua con muchos silos de edad, una que revelaba su verdadera naturaleza en momentos como aquel, miradas y gestos que trascendían su aparente corta edad.

- Permíteme aliviar un poco el peso que llevas encima… el dolor, la ira y el rencor son cargas muy pesadas…. Lo sé y lo entiendo… te entiendo. -

Spoiler:

Se sentó entonces junto al lobo en su forma humana, recargando la cabeza del "animal" en su regazo para darle mayor comodidad y nuevamente, tomando su instrumento, comenzó a tocar una melodía dulce y amarga a la vez, una que comenzaba con un "hola" y terminaba con un "adiós", una canción que se había perdido con el paso del tiempo, el arrullo de los extintos dragones de hielo.

Spoiler:

Marea NebulosaManakete
El aura tranquilizadora del manakete causa que sus aliados, sólo con permanecer un turno a su lado, pierdan cualquier estado alterado bajo el que estuviesen (intimidación, silencio, parálisis, berserk, skills atemorizantes, etc). A su vez, al permanecer junto al manakete es imposible que caigan bajo estos.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
597


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un golpe al orgullo [Libre]

Mensaje por Mishael el Vie Ago 03, 2018 8:23 pm

Spoiler:



Y antes de que pudiese ser capaz de reconocer de quien se trataba aquella tenue voz, sus parpados se hicieron tan pesados a la vez que su vista se difuminaba con el correr de los segundos. No sería capaz de reconocer nada hasta que la luz desapareció de su punto de visión y se encontraba en un mundo lleno de oscuridad, finalmente había caído en el mundo de los sueños con una importante peculiaridad.- ¿Acaso ... esto es ... la tierra donde me ... encontrare con mis ancestros ...? -Se interrogo a si mismo al sentir como su cuerpo flotaba en un espacio carente de luz y sin tener la fuerza suficiente para mover siquiera un dedo, tan solo se dejaba llevar por aquello que lo arrastraba hacia arriba, abajo o a los costados; la verdad que ni él mismo podría decir en qué dirección estaba. O siquiera si se estaba moviendo. Todo era tan confuso que le haría doler la cabeza, más al no poder moverla solo cerro sus ojos con fuerza intentando apaciguar el dolor. La angustia, el dolor, la ira aún permanecía en el interior de su corazón, pero justo una cálida brisa hizo acto de presencia junto con una intensa luz, ocasionando que mantuviese sus parpados bajo. Sentía miedo luego de tanto tiempo sin experimentar esa sensación pero que, junto con otros sentimientos negativos de a poco irían desapareciendo hasta el punto de que las comisuras de sus labios mostraban una sincera y relajada sonrisa, como aquella que mostraba en su época de ...-
 
Cachorro ... ese cachorro soy ... yo ... -Volvió a mascullar en su mente al verse años atrás, corriendo de lo que parecía ser su antigua manada. Parecía que, aquel momento en donde estabas por dejar el plano de los vivos, uno tendría un recorrido de su vida antes de que pudiese lanzar el último suspiro. Se reía y se divertía desde la distancia, al recordar aquellas épocas de paz y de despreocupación junto con toda su familia. Algunas lágrimas de nostalgia adornaron sus mejillas al ver como el rostro de su madre se acercaba hacia su cuerpo de adulto y frotaba su cabeza contra la contraria, en una clara señal de saludo, de haberla extrañado tanto. La calidez que le desprendía el amor de su madre no lo había vuelto a sentir, aquel regocijo por hacerle sentir que todo estaba bien y que no debía preocuparse por nada, había sido desaparecido tanto tiempo en su ser que su mente lo olvido. Pero el corazón no olvida el sentimiento más puro y honesto, al igual el miedo que sintió aquella vez ...
 
¡¡¡Corran!!! -Vocifero en un intento inútil de su parte, al ver como la escena de la matanza de su manada se presentaba otra vez. Torturándole con aquellas imágenes tan terribles de ver a los lobos decapitados, desmembrados, siendo torturados en vida por los humanos que se divertían despellejando de su albina y llamativa piel a los más grandes, sin preocuparse si fueran machos o hembras con crías, jóvenes o ancianos; solo tenían el deber de hacerse con la mayor cantidad de pieles. Dejando a sus víctimas agonizando y sufriendo espasmos en la tierra mientras se ahogaban en su propio y desgarrador grito de agonía. El adulto Mishael se tapaba sus oídos mientras el cachorro solo temblaba, sin saber que hacer mientras los cachorros eran capturados y algunas hembras eran amordazadas para saber qué cosa. Y allí en medio de tanto dolor, con los ojos llenos de lágrimas y una mirada de absoluta ira, desprecio y enojo, pudo observar como al fondo de esos salvajes beorcs se alzaba lo que hoy en día podía decirse que era un noble de alto rango. Encima de su caballo, portando una enorme armadura y brillante armadura. Intento acercarse para saber quién era y porque había perpetrado el ataque hacia sus amigos, padres, hermanos e incluso contra la Matriarca. Que se anteponía entre el moreno y aquel enemigo, como si supiese que intentaba.- ¡Vete de aquí! ¡Necesito saber quién es! ¡Y porque lo hizo! -Grito lleno de sentimientos negativos y desesperados, más la fémina solo le dedico una tenue sonrisa y una negación con su cabeza, en una clara señal de que no lo haría. Mas aquel acto no era para nuestro protagonista, sino más bien para el imponente enemigo que yacía enfrente de él. No sería capaz de saber el desenlace porque, en el momento que estiro sus manos para poder rescatar a la única mujer a quien respeto y admiro como su madre, la escena seria cambiada nuevamente.-
 
Ahora se encontraba en el interior de un castillo, para ser más preciso en el patio donde una cadena detenía su huida y apretaba su cuello, hasta provocar una lastimadura de importante consideración. Sus patas tanto traseras como delanteras tenían enormes grilletes que le hacían doler los tobillos con cada movimiento, pero eso no impedía que los mordiese hasta quebrarse y gastar el filo de sus dientes. Cada noche que aullaba le eran dados numerosos golpes hacia su espalda con el látigo, con el cuero de las espadas, incluso patadas o lo arrojaban contra el poste del cual era prisionero. Solo la perdida de consciencia hacía que se detuviese y durante el amanecer, era despertado por una cubeta de agua que le limpiaba los restos de sangre y anunciaba el inicio de un tortuoso día. En más de una vez pensó que la muerte sería la única salida y el hecho de que no comiese, hacía que las pocas fuerzas que poseía apenas fuesen lo suficiente para mantenerse en pie y aullar con cada luna que se presentaba.- Era un tonto ... creyendo que alguien ... podría venir a mi rescate ... Clame ayuda días ... semanas ... meses ... pero nadie acudió ... Allí entendí que estaba solo ... Que a nadie ... le preocupaba ... -Analizo, ya en una etapa más madura, porque hacia eso a pesar de recibir tortuosos castigos por sus actos. Ahí la personalidad del lobo cambio a una más distante con la vida, haciendo que el odio hacia aquellos sin pelos sobre su cuerpo fuese incrementando con el correr del tiempo. Dejando que su nariz se adaptase a cada aroma que desprendiese para reconocerlo más fácil, hasta que el castillo fue atacado. No sabría por quién, solo que esa noche de su escape probo por primera vez como se sentía cobrar su venganza, sintiendo aliviado en cuanto sus afilados dientes se clavaron en el cuello de su torturador dejándolo en el suelo, viendo cómo iba teniendo una lenta muerte. No observo hacia atrás, solo correría con las pocas fuerzas que sus patas maltratadas podían pues, a pesar de que era libre las cadenas y grilletes seguían en sus sitios recordándole su pasado.-
 
La imagen de a poco se iría pagando, siendo incapaz de observar más de su pasado llegando a la conclusión de que finalmente el tiempo para estar con los suyos había llegado. Pero la sensación de calidez y armonía aparecía detrás de su nuca reconfortándole, más aquello solo haría que observara como su manada se alejaba dejándolo solo nuevamente, sintiéndose desconsolado, confundido, dolorido por volver a experimentar la separación hacia aquellos que amaba. Pero la luz no se había apartado de su corazón iluminando aquel entorno oscurecido, donde la tenue figura de una persona se acercaba hacia su persona.- ¿Artemis? -Pregunto al no poder ser capaz de decernir de quien se trataba.- ¿Acaso eres Lissa? -Volvió por preguntar otros de los seres que conoció en vida y que lo marcaron junto con el primero, pero no ... de a poco la figura se haría más pequeña.- ¿Quién eres? -Volvió a interrogar a medida que luchaba contras las cadenas que lo aprisionaban y que impedían moverse. De a poco se iría acercando hacia ella, sintiendo paz y compasión, algo que no sintió desde que se alejó de aquella persona por miedo a que ...-
 
En el plano de los vivos, Mishael permanecería dormido con un rostro relajado balbuceando pequeñas cosas dormidos. Los movimientos de los dedos de sus brazos harían entender que estaba despertando, igual que los espasmos que sufría su cuerpo producto de las diferentes heridas recibidas por el combate. ¿Sería propicio para aquel ser misterioso mantenerse cerca de él? ¿Como reaccionaria el lobo confundido? Pronto lo sabríamos.
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Guía | Cazador

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
905


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un golpe al orgullo [Libre]

Mensaje por Nils el Sáb Ago 04, 2018 2:22 am

El niño interpreto su melodia hasta que el laguz acabo sumido en un sueño profundo, los clérigos se asomaron a la tienda para ver si el chiquillo seguía con vida, sorprendiéndoles que el animal tan salvaje y agresivo que vieron hace unos momentos descansara tan pacíficamente en el regazo del joven con ojos carmines. Sin embargo, Nils cumplió su promesa y con señales les pidió guardar silencio y que les dejasen a solas, ellos obedecieron sin chistar pues aparentemente ese jovencito lo tenía todo bajo control.

- Los humanos a veces pueden ser insensibles y crueles… pero muchos de ellos tienen buenas intenciones por lo menos. -

Comento el chiquillo para sí mismo dibujando en su rostro una amarga sonrisa, mirando al laguz de piel morena descansar pues no podría hacer otra cosa y tampoco es que quisiera abandonarle. Recordaba claramente la pelea de hace algunas horas, el odio que irradiaba hacia los humanos y como este parecía ser mutuo. Se recordó a sí mismo en una épica muy lejana, antes de que los pueblos se volviesen ciudades, hacia muchísimos siglos atrás. Recordaba con claridad las miradas de desprecio que los aldeanos de Ilia, las burlas e insultos que recibían el su hermana cada vez que les veían… como unos niños le habían sometido y encerrado en un granero donde casi le matan con fuego solo porque su fría piel era más sensible al calor que la de un humano promedio y al ser casi un niño de brazos esta se quemaba sin que las llamas de aquella lámpara siquiera tocasen su piel. Nils suspiro sujetando uno de sus brazos que estaba cubierto en vendas para ocultar aquella cicatriz que le recordaba como su vida a partir de allí se había ido al traste.

Su madre fue secuestrada después de haberle defendido, su casa ardió en llamas y si bien su padre, un hechicero humano, aun cuidaba de ellos y les amaba vio con sus propios ojos como la guerra de la batida estallaba… como los humanos asesinaban a los dragones aun si estos no deseaban pelear. Al atravesar una puerta mágica llego a una pequeña pieza de paraíso a donde su padre no pudo seguirlos donde su herido corazón poco a poco al fin había comenzado a sanar. Otra guerra, otra masacre provocada por los humanos se llevo a cabo siglos más tarde donde fue separado de su hermana y permaneció confinado en una pequeña celda sin saber para qué le querían o que pretendían hacerle.

- Debiste pasar por muchas cosas también... -

El también odiaba a los humanos por haberle arrebatado todo lo que tenia y solo esperaba la muerte… mas el sacrificio de un bondadoso marques le dio una segunda oportunidad para vivir. Actualmente, si bien no le agradaban del todo los humanos ya no les deseaba ningún mal y procuraba vivir su vida de la forma más normal que le era posible. El joven bardo acariciaba el cabello del laguz, sus manos eran frías al tacto, demasiado para la temperatura templada a la que estaban pues era un dragón de hielo después de todo…. quizá, el ultimo dragón de hielo.

Cuando el laguz comenzó a dar señas de comenzar a despertar el aparente niño intento permanecer tranquilo para que el lobo no se alterase y saltase sobre su cuello, confiaba en que el aura tranquila que lo rodeaba ayudase a que su despertar no fuese brusco y si bien estaba consciente que había peligro alejarse o moverse de donde estaba quizá podría ser interpretado negativamente por el moreno, por lo que opto por dibujar la mejor de las sonrisas en su rostro y esperar a que despertase.

- Tranquilo, intenta levantarte con calma, aun estas bastante herido…. cumplí mi promesa y no deje que ningún humano entrase. Aun que no pude ponerte de nuevo en la camilla, porque eres muy pesado. -

Comento el joven bardo hablando lenta y suavemente para darle aviso al laguz de que había alguien junto a él mientras despertaba, aun no le quitaba de su regazo pues esperaría a que el hombre se reincorporase por su cuenta
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
597


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un golpe al orgullo [Libre]

Mensaje por Mishael el Sáb Ago 04, 2018 8:45 pm

El separarse de los únicos seres que le dieron cobijo, amor, seguridad y tantos sentimientos de bienestar era doloroso para ese lobo que, en muy pocas ocasiones, había mostrado que poseía afecto hacia la vida misma. Pero aún no era su tiempo para partir y aquella figura tan luminosa se lo hacía saber al jalarle para que no se uniese a su manada, haciéndole saber que siguiese su voz. ¿Quién era? ¿Por qué hacía eso? No tenía ningún recuerdo de haber oído una voz tan jovial exceptuando aquel cachorro junto con ese extravagante peluche. ¿Sería lo que los Beorcs llamaban "ángel guardián"? Fuese lo que fuese reconfortaba al moreno en un momento de malestar haciéndole saber que todo estaba bien, teniendo un sueño tan relajado y despreocupado que hacía años que no conseguía descansar así.

De manera lenta su cuerpo se fue moviendo, siendo primero sus piernas que reaccionaron para saber si aun las poseía; claro que sí, reaccionaban a sus órdenes. Luego sus brazos y manos que, sin querer, rosarían la rodilla ajena tomando una posición fetal antes de que sus ojos se contrajeran. - Manada ... -Balbuceo en sueño acompañado por unas lágrimas que caerían de sus orbes azulados. Aquella sensación de ser un niño no dudaría demasiado porque sus parpados, de a poco, se fueron abriendo teniendo una visión borrosa de su entorno. No lograba hacer foco en nada, perdiendo su mirada hacia el techo notando como de a poco la claridad se hacía presente. Podía reconocer formas y colores, aunque aquella voz que lo guiaba en sus sueños hizo acto de presencia. Sus orejas se movieron en cuanto la misteriosa persona decidió hablar, haciendo que girase su cuello notando como era alguien de una "corta edad". Parecía ser alguien joven, que no había presenciado demasiados inviernos pero la manera en que hablaba revelaba bastante sabiduría y reconfortaba al lobo.- ¿Quién demonios eres? -A pesar de que no decidió atacarlo, ya que este le hizo saber que no estaba en peligro, no dudo en hacer uso de la ausencia de modales con aquel extraño ser. Movió su nariz, sin tener la intención de ocultar aquel gesto, pero el aroma que desprendía no se le hacía conocido de ningún lado y aun así, se dirigía hacia el peliblanco con un tono tranquilo. Despacio y haciendo caso a las advertencias del peli-verde fue irguiendo su cuerpo hasta quedar sentado en el suelo. Levanto sus brazos y observo como sus piernas, todas sus extremidades, estaban vendadas igual que algunas rasguños sobre su pecho y en su cabeza.-

¿Por qué hiciste esto? -Volvió a realizar otra preguntar mientras decidía levantarse del suelo. Pero la fuerza que tenía en ese instante no sería lo suficiente para soportar su cuerpo pesado, haciendo inútil su intento y terminase en apoyarse sobre la cama mientras respiraba de forma agitada, denotando que su estado físico estaba deteriorado.- No te conozco de ningún lado e incluso tu aroma no se me hace familiar. ¿Quién o que eres? Y por qué ...¿Tu voz apareció en mis sueños guiándome el camino? ¿Como hiciste eso? -El lobo se encontraba confundido porque nunca nadie había ingresado a su cabeza y que un desconocido lo hiciese con facilidad, lo perturbaba ya que podía haber visto lo que su mente recordó: mostrándole una faceta de un lobo maltratado, débil, indefenso; y no quería. Deseaba llevarse eso a la tumba consigo. Aunque podía notar o, mejor dicho, tenía la corazonada o la sensación de que la forma en que su cuerpo había recibido tratamiento no era lo normal. Las vendas, el atado, el trato ... no sabría explicarlo con palabras, pero su interior sabía que ese muchacho decía la verdad, que ningún humano ingreso en la carpa por lo cual quedaba que él o alguien más acudió a su auxilio. ¿Podría haber sido esa loba?.- No sé qué he dicho antes de caer inconsciente. Mi mente aún se encuentra confundida por muchas cosas ocurridas, pero ... si fuiste tu quien trato mis heridas ... -Un minuto de silencio se hizo en ese sitio. Parecía que ser agradable o agradecido con alguien era un trabajo bastante tortuoso y difícil para alguien como el Laguz.- Muchas gracias por cumplir mi deseo. -Mascullo con una tenue voz, mientras ladeaba su cabeza en dirección contraria del pequeño ser. No quería verle a la cara y por ello permaneció cabizbajo, haciendo que algunos mechones de su albino cabello cayesen tapando cualquier facción de su rostro. Era vergonzoso para alguien tan orgulloso como Mish.-
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Guía | Cazador

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
905


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un golpe al orgullo [Libre]

Mensaje por Nils el Mar Ago 07, 2018 3:01 am

El lobo comenzaba a despertar poco a poco y el chiquillo de pelo verde espero quieto pues si bien el otro estaba herido y su música tenía un efecto tranquilizador temía que algún movimiento brusco fuese a causar que el otro se alterase. Nils puso una sonrisa amarga en su rostro al escucharlo decir "manada" acompañado de unas lagrimas que no le fueron ajenas. Espero entonces a que el laguz se reincorporase, mirándole atentamente con sus grandes y expresivos ojos carmines.

- Ya te lo dije, soy Panaberto Pecopon -

Respondió el chiquillo aun sentado de rodillas en el suelo ms se levanto de un brinco para ayudarlo al ver que quizá caería al piso de nuevo…  no es que sus fuerzas escasas de niño sirviesen de algo y tampoco lo vio necesario pues el moreno se logro recargar en la cama. El joven de carmines ojos se limito a escucharlo entonces, pensando el orden en que respondería sus preguntas.

- Por qué lo hice?, es fácil: Porque quise y porque pude. -

Dio su respuesta escueta entrelazando sus brazos detrás de su delgada espalda, meciéndose de un lado a otro en un gesto ligeramente infantil. Evaluaba la condición en la que el otro se encontraba esperando que sus heridas no volviesen a abrirse o que se desmayara nuevamente pues si bien había atendido sus heridas correctamente no sabía aun que tan mal herido estaba el moreno.

- Es difícil explicarlo pero voy a intentarlo; Soy un bardo y la magia que usamos, si es que puede llamarse así… hum…. "conecta" con los sentimientos y emociones de quienes nos escuchan. Puede que escucharas mi voz porque mis sentimientos se entrelazaron a los tuyos de alguna forma. Quizá no escuchabas la voz que sale de mi boca sino más bien lo que intentaba trasmitirte con mi música…. tal vez. -

Tampoco es que pudiese afirmarlo totalmente pero aquella era toda la explicación que era capaz de darle al lobo respecto a ello. El chiquillo sonrió ampliamente ante el agradecimiento, cruzándose de brazos en un gesto orgulloso.

- Es lo menos que podía hacer y aunque seria más rápido que un clérigo te curase mágicamente, creo que entiendo por qué no quieres que se te acerquen. La pasaste muy mal en la arena, cierto?, tengo curiosidad por saber que hacías en un evento así; Digo, se nota que no te agradan los humanos y este lugar está lleno de ellos. -

Comento sentándose en la cama en un pequeño espacio, mirándole con curiosidad en sus grandes y brillantes ojos carmines. El lugar se sentía fresco sin llegar a estar helado, algo curioso a tomar en cuenta ya que afuera de la tienda era, de hecho, un clima soleado y ligeramente caluroso.

- No te sientas mal, puede que no lo creas pero eres mucho muy fuerte. Al verlos pelear tan fieramente incluso deje de respirar por unos momentos… también me preocupe un poco por que parecía que se estaban lastimando muy seriamente. Por otra parte, si alguien como tu acabo tan lastimado me da un poco de miedo el imaginar cómo podría terminar yo en la siguiente ronda. -

Comento el joven bardo ligeramente cabizbajo, jugueteando con sus largas y delgadas piernas que habían quedado colgando al sentarse en la camilla. Si se le miraba así, no era diferente de un niño normal como mil otros, un crio que no pasaría de sus 12 primaveras mas aquella misteriosa aura fresca que lo rodeaba, su aroma, "algo" casi imperceptible para los humanos le delataba. Era un crio todavía para los de su raza pero tenía en su haber incontables lunas, experiencias y conocimientos que trascendían su aspecto infantil.

- Me quedare contigo hasta que te sientas mejor, nadie se te acercara mientras este yo aquí así que tranquilo! -

Comento sonriéndole ampliamente, mostrando en aquella dentadura aperadla un par de discretos pero afilados colmillos más largos que los de un humano pero sin llegar a resaltar demasiado para el ojo poco atento.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Dragonstone [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
597


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un golpe al orgullo [Libre]

Mensaje por Mishael el Mar Ago 14, 2018 7:51 pm

Avergonzado, yacía el lobo que miraba en dirección contraria a su interlocutor pues el tener que agradecer no era propio de su persona y la incomodidad que le provocaba mostrar esa faceta era muy obvia. Movía sus hombros y su espalda, como si sintiese cierta molestia a la vez que sus mejillas se tiñeron con un leve tono carmesí que fueron disimuladas gracias a su cabello albino que caía enfrente. Mas sus orejas reaccionaron ante las primeras palabras del joven, oyendo como se presentaba ante él.- '¿Paperopon Cobarton? -Susurro en un intento por recordar un nombre tan dificil como aquel. Y como era de esperarse, su persona se equivocó cambiándole la identidad a su compañero de habla pero no pudo evitar ocultar su malestar ante tal difícil nombre.- Demonios ... sí que hay nombres fáciles de pronunciar en el mundo y tú te fuiste a elegir el más raro. Incluso provoca que mi lengua se trabase para pronunciarlo. Para mi serás niño o Papon, así será fácil de recordar. -A pesar de estar herido, de pasar por una situación por demás de estresante el hecho de que su personalidad no haya cambiado un poco revelaba que el descanso, proporcionado por aquel misterioso joven le había ayudado a levantar su estado anímico. Algo que nunca lo diría abiertamente.-

Continuo en silencio, escuchando y observando como las actitudes algo infantiles del peli-corto se hacían presente como el mecerse de esa manera o por el simple hecho de ayudarlo, porque así lo quiso. El moreno solo pudo evitar lanzar un largo y pronunciado suspiro al no obtener mayores detalles de su ayuda, sin saberlo que su misma persona en muchas ocasiones daba la misma respuesta. Aunque, a continuación, pudo entender lo dejaría sorprendido. Él sabía de la existencia de distintas magias en este largo y enorme mundo, pero era la primera vez que escuchaba de la magia sonora.- No sé lo que dices, porque es la primera vez que escucho algo así. Pero ... si es cierto. Es algo aterrador. Una magia capaz de introducirse en las cabezas de las personas aun cuando estas no están conscientes, es algo que ... podría utilizarse de muchas maneras. -Con esto último era más que obvia que se refería a situaciones hostiles o en donde podía ser utilizada para el mal. Y el solo hecho de recordar la voz del pequeño en su cabeza provocaba que un sudor frio saliera de su lastimado cuerpo, sin poder evitar sonreír de forma nerviosa o que el sudor constante de su rostro bajara en forma de gota hacia su mentón. Algo así le aterraba en gran medida, pues hasta en su idiotez comprendía que si era capaz de hacerle escuchar su voz quien decía que no sería capaz de mostrarle cosas que no podría discernir si eran reales o falsas. Debía tener cuidado con ese joven a partir de ahora.- No es que la pase tan mal en la arena. -Volvió a su voltear su rostro con clara señales de molestia, no hacia el niño sino más bien por el recuerdo de su derrota.- Si hubiese querido podría haberle provocado una herida irreversible a esa Beorcs que quiere ser una loba, porque eso es lo que es. Pero ... por más que quiera ser uno de ellos, no puedo lastimar a mí misma especie y ese titubeo llevo a que perdiese. -Sabía que era una tonta excusa y que nadie le creería, porque más que esa fuese la verdad, Ammy poseía más poder que él y su victoria fue justa en todo sentido.- Vine buscando ayuda y una cosa para algo. Y eso es todo lo que necesitas saber.

A pesar de estar herido y humillado intenta preservar un poco de su orgullo como un lobo, pero el saber que el chiquillo era un combatiente de la arena y que él si había logrado pasar a la siguiente ronda, solo hizo que se sintiese peor consigo.- No hay necesidad de ser complaciente o de tenerme lastima. Soy una criatura débil y si tu lograste pasar a la siguiente ronda, quiere decir que eres mucho más fuerte que yo ... -Mascullo cada una de esas palabras como si fuese lo más difícil que ha tenido que decir hasta ahora. Cabizbajo, se mordió el labio inferior al ver como la impotencia, el dolor, la furia y el enojo hacian acto de presencia para, a continuación, golpear con fuerza la acolchonada cama.- Por lo cual no debes tener miedo a lastimarte. Por tu forma de hablar y de tratar mis heridas, no eres un ser idiota e impulsivo como yo, así que dudo que termines lastimado de esta forma. Así que levanta tu cabeza en alto y mira a los ojos a tu oponente, demuéstrale que no le temes y por nada del mundo te dejes vencer tan fácil. -Se expreso el albino, elevando su rostro hacia el contrario mostrando como un hilo de sangre baja por un costado de su boca hacia su mentón. Su mirada era seria, pero se podía notar como la tristeza y la angustia intentaba camuflarse para no levantar sospechas. En el instante que se acercó hacia este pudo notar como el aire que ingresaba por su nariz era más frio de lo común, e incluso eso le hizo traer un recuerdo. El sentir algo refrescante en su nuca sin ver que, cerca del musico, hubiese algo helado provocando que permaneciera unos largos minutos en silencio observándolo y girando su cabeza hacia los lados, como los hacían los caninos confundidos.-

Sin preocuparse por el espacio personal este, como pudo, iría acortando la distancia entre ambos por medios de pequeños saltos o si se tenía que arrastrar lo haría. Con la finalidad de que sus manos se apoyasen en la rodilla ajena, sintiendo como su piel era fría pero no molesta o como aquellos cadáveres. Ante el calor provocado por sus heridas se sentía agradable al tacto y para cersoriarse de este, las yemas de sus manos ascendieron hasta el interior de sus muslos notando como su fisionomía era el de un pequeño.- Esto es raro ... -Comento en voz baja pero audible para el niño. Terminando este acerco su mejilla hacia la ajena, ejerciendo fuerza sintiendo como allí también un frio agradable y refrescante se hacía presente. Se frotaría contra el rostro ajeno, ya estando seguro que este poseía algo raro en su persona. Incluso el aroma que desprendía era algo nuevo, misterioso y "extraño" sin saber explicarlo a ciencia cierta que era aquello que le hacía ruido en su interior.- Puedo estar seguro que, por tu aroma, no eres un Beorcs. Incluso al tacto es diferente, la forma en que tienes para expresarte o la forma de curar mis heridas, incluso tu misteriosa magia ... no sabría decirlo con exactitud, "Niño Papon" pero ... ¿Quién demonios eres? Acaso ... ¿Eres un laguz? -Directo y sin vacilar demasiado, iría directo al grano el lobo. Muchas cosas en esa pequeña criatura eran raras y extrañas, por lo cual necesitaba alguna respuesta para la enorme duda que le carcomía.-
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Guía | Cazador

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
905


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un golpe al orgullo [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.