Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 10, 2015 5:48 pm

Saliendo de aquella capital de dulces y manjares con Saab, por fin me sentía preparado para ir hacia donde estaba Vladimir... ¿debería llevar algo?... no, es un soldado... más que eso, ¡es un general!. Gracias a él y a lo del grupo de defensa contra los emergidos ahora mi nombre por fin fue sacado de la lista aunque el odio de los sacerdotes era mutuo, ellos me detestaban y yo también a ellos... ugg, ¿cómo es posible que odie a mi propia clase?, no podía ni siquiera acercarme a otro que fuera clérigo, el hecho de tener que debatir con ellos me molestaba... ugg.

Bajaba por la ciudad con cierta tranquilidad en mi rostro, fue un buen día me decía a mí mismo mientras golpeaba suavemente mi panza con mi mano, el haber comido bien y el visitar a mis padres me sentó bastante provechoso, estaba demasiado contento... espero que Saab halla pasado también un buen momento. Ahora solo debía enfocarme en mi misión... que era encontrarme con Vladimir.

Según Forseti la misión a la que me iba a asignar tenía que ver con mi oficio que tomé de profesión cuando estaba de mercenario libre por las montañas, sería el guardaespaldas de un mercader que debía pasar de Daein a Crimea para llevar sus preciados productos. No parecía ser una misión realmente complicada, además de eso... ya estaba acostumbrado a que me recibieran con golpes y espadazos, no creo tener problemas.

Pasando por una de las tiendas, logré observar algunos bastones a la venta aunque eran de curación simple, por un momento recordé a Rosa la cual me había vendido bastones ya hace un tiempo atrás... era verdad, quería presumirle el arma que tenía en mi espalda, sostenida con las vendas que rodeaban mi estomago para que no se escapara. Un bastón de la muerte difícil de obtener, ¿acaso esta arma tendrá poderes especiales?... nunca las he visto en acción todavía, y espero jamás tenerlo que usar, pero si la situación lo ameritaba debía hacerlo por defensa propia y las de mis aliados.

¿Podré ser algún día tan fuerte como todos los que me he encontrado en el camino? susurré mientras continuaba mi camino en descenso, por supuesto que si entrenaba me haría más fuerte... Dmitrei podría ser un gran maestro, es una pena que el señor Argus no maneje el hacha, sino le pediría a él. Espero poder ser útil para la nación, al menos, que este cuerpo ya acabado y sin vida propia, pudiera servir de lo que queda de vida para la sociedad y por supuesto, para la diosa.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Gaius el Mar Nov 10, 2015 6:38 pm

El bandido se encontraba paseando por las calles del mercado. Hacía poco había llegado a la ciudad, pero solo estaba de pasada. Tenía que dirigirse rápidamente hacia el convoy militar a las afueras de la misma en breve. El gremio estaba más  activo que nunca. No había tenido tanta actividad en años. Claramente este continente era un abanico de oportunidades y personajes. Y la cantidad de interesados en unir fuerzas en su agrupación, no paraba de incrementar, lo que siempre ponía de buen humor al ladrón.

En ese momento, de esa tarde, se encontraba tonteando sin rumbo fijo. Como siempre, buscaba una taberna para pasar la noche, pero también se divertía paseando por el alborotado mercado. Manoteaba alguna cosa. Manzanas de algún puesto. Una pequeña pieza de pan. Nada muy importante ni nada muy difícil. Solo una mera practica para no perder la habilidad, o se oxidaría.
De pronto una gran silueta llamó su atención por encima del resto de los transeúntes del mercado. Una enorme espalda desnuda adornada con una frondosa melena negra. Gaius se paró en seco. Reconocería esa espalda en cualquier lugar. Era la misma espalda que le había dado pesadillas en las últimas semanas.
Le empezaron a sudar las manos recordando lo intenso del último encuentro con el fornido clérigo.  Que estaba haciendo aquí? Habían asado semanas desde su primer encuentro. He incluso ya no estaban en el mismo reino. Lo estaría siguiendo acaso? La idea hizo que le corriera un sudor frío por la espalda. –No – dijo para si.- Esto si debe ser una coincidencia…no me puede estar siguiendo… o sí?-
El nerviosismo del ladrón incrementaba con los segundos. Miro hacia todos lados tratando de cerciorarse que nadie lo estuviera siguiendo. Volvió a mirar al clérigo, el cual ya se empezaba a alejar por la calle. Apurado el bandido corrió tras de él. Lo seguiría y vería que tan “coincidencia” era este nuevo tropezón en sus caminos.
Y si en alguna oportunidad, el clérigo llegaba a distraerse… bueno, quizá la diosa que siempre sonríe le estaba regalando una nueva sonrisa, una clara oportunidad para negarse.
Gaius colocó la capucha sobre su cabeza y cubrió su boca con la bufanda.
-A ver a dónde vas a ahora músculos. Muéstrame tus secretos.-
Lo siguió por dos cuadras, siempre pendiente que no lo estuviera siguiendo a él, y que todo esto no fuera un rebuscado plan para llevarlo a una trampa. Todo parecía en orden. Pero a pesar de la calma, el bandido no paraba de estar inquieto. Tenía que hacer algo, pero qué? Que podía hacer? Dar media vuelta sobre sus talones y volver a sus asuntos? O reclamar su preciada venganza por el bochorno ocasionado por el clérigo. También el hecho de verlo lo ponía en una situación extremadamente incomoda a nivel personal. Tenía la mente hecha un alboroto.
De pronto el hombretón de detuvo en una tienda de bastones, la cual estaba próxima a un carromato de pan. La idea cruzo la mente del bandido como un rayo.
Muy velozmente y con mucho disimulo. Aprovechando la distracción del panadero y del clérigo, robó una hogaza de pan y la coló entre las prendas de “músculos”. Antes que nadie pudiera reaccionar, retiró su bufanda de un tirón y comenzó a gritarle al panadero al tiempo que señalaba al prominente clérigo –Ladrón! Ladrón!- Grito su alarido una par de veces, mientras al mismo tiempo caminaba hacia atrás, empezando a meterse entre la multitud.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 10, 2015 7:10 pm

habiendo dado un solo paso alejándome de la tienda, escuché unos gritos viniendo de quien sabe donde. ¿Ladrón?, la gente comenzó a observarme, sentía algo incomodo en mi ropa y al sacarlo fue un trozo de pan el cual no tenía hace un momento entre mis pantalones... ¿o si?. Fue entonces cuando sentí una pesada mano en mi hombro, era aquél dueño de este pan. ¡Maldito ladrón! el hombre sin pensarlo ni esperar a una respuesta lanzó un puñetazo a mi rostro, incluso empujándome algunos pasos hacia atrás, yo no hice reacción alguna más que agitar un poco la cabeza por el golpe y volver a verlo fijamente.

pega bien, señor. No sé como llegó esto aquí, pero antes que se forme una multitud furiosa a perseguirme... ¿que tal si le compro el pan?, estará bien ¿no?. hice una sonrisa amable a pesar del fuerte golpe que me había dado en la cara. Tomé de mi ropa algunas monedas y se las ofrecí a cambio del pan, el hombre me miró de mala gana pero las aceptó sin cuidado, la gente volvió a tomar su rumbo, algunos susurrando y otros simplemente ignorando la situación. Así es como se solucionaba un problema siendo clérigo aunque el golpe si dolió bastante.

Empecé a morder el pan, se sentía un poco caliente aunque no le di mucha importancia a ello. Caminé un poco más hasta que encontré otra tienda que me causaba curiosidad... o al menos hasta ahora ya que no le veía mucha importancia... una tienda de hachas. Algunas eran de madera, y otras eran parecidas a las que tenía en mis hombros. La bajé con cuidado y comencé a dialogar con el vendedor de esta tienda para comenzar a discutir sobre esta arma, así mis conocimientos de la misma comenzarían a aumentar y podría por fin empuñarla para enfrentar a Dmitrei.

Por algún motivo sentía una extraña sensación, esa misma sensación de como si algo te observara, algo o... alguien... hummm... puse atención a mi alrededor, tomé el otro bastón que tenía en mi espalda, el bastón de la muerte, solo por seguridad de que no me lo fueran a robar. Ahora lo cargaba en mi otra mano junto con el bastón de curación, el hacha simplemente era muy pesada como para tomarla y salir corriendo, tal vez el señor Argus o Dmitrei sean capaces de tal cosa pero un simple ladrón lo dudo mucho.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Gaius el Mar Nov 10, 2015 8:15 pm

Gaius disfrutó en silencio cuando el panadero asesto su golpe. Oculto entre la multitud, disfrutaba de la vergüenza del clérigo al ser tildado y señalado, vergüenza que él conocía muy bien. Peor su satisfacción duró poco. Rápidamente, el diplomático fortachón, zanjo el asunto con gran etiqueta
El bandido pateo el suelo. No,no,no! No se podía liberar tan fácil. No era suficiente tormento, debía sufrir más! Bufando de rabia, el bandido se acomodó nuevamente la bufanda y siguió en su nuevo camino al fortachón.
Ahora se había detenido enfrente a un puesto de hachas. Ideas muy locas corrieron por la mente del bandido, pero tuvo que serenarse y esconderse a pensar. Posicionado entre dos carromatos, observaba al hombretón mientras bajaba el hacha l suelo y sostenía sus bastones en las manos.
-Jum… brillante. Bien jugado clérigo. – Era claro que el flacucho bandido nunca podría tomar la pesada hacha y correr, pero otras ideas comenzaban a plagar su imaginativa mente.
Qué hacer? Con que más atormentar al clérigo?
Gaius no sentía ni el más pequeño atisbo de remordimiento o culpa del acoso que le estaba dando al grandulón. Se lo tenía bien merecido. Pero que más hacer?

Bajando por la calle principal, vio a una patrilla de dos guardias caminando distraídamente, hablando entre ellos. Gaius sonrío, su diosa le estaba dando todas sus bendiciones.
–Gracias mi señora- se dijo a sí mismo. Y salió de su escondite y se dirigió hacia donde estaba el clérigo.
Calculo muy bien la distancia y velocidad con la que venía caminando, en comparación con la de los guardias, para que su cruce fuera justo delante de la espalda del clérigo. Cuando se cruzaron, desde su mano derecha a su propia espalda, tomó la muñeca del grandulón y la jaló hacia atrás. No pudo moverla mucho, pero lo suficiente como para que, en apariencia de los guardias, el clérigo le hubiera dado un palazo a uno. Como todo lo hizo a su propia espalda, el solo sería un peatón que ya se alejaba cuando ocurrió el golpe. Y así lo hizo. No bien sintió la gruesa madera chocando contra el metal, comenzó a caminar con paso mucho más apurado del habitual. Confiaba en que los guardias, ante el claro “ataque del clérigo” no le prestaran atención. Igual no iba a quedarse a averiguarlo.  No bien doblara una esquina, se daría vuelta para ver que ocurría a sus espaldas, ahora solo se concentraba e poner los pies en polvorosa.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 11, 2015 1:39 pm

Mientras observaba el puesto de hachas, vio como una silueta se paseaba por el lugar y sintió como un jalonazo desde su brazo golpeó a uno de los transeúntes que pasaban por allí desde mi espalda. Al notar pude ver una sombra moverse a alta velocidad pero no tenía tiempo para percatarme sobre ello con claridad, debía disculparme con el guardia a quien había golpeado.

Lo... lo siento mucho dije, mientras me giraba para ver el daño que había causado, lo único que pude sentir fue la madera golpear el acero, por suerte no pasó a mayores. Por supuesto los guardias tomaron una actitud algo defensiva ante los acontecimientos y me tomaron del hombro con brusquedad pensando que había sido a propósito. ¡Alto ahí rufián! dijo. Todos los ojos de alrededor comenzaron a mirarme de nuevo, se alejaron un poco para no salir lastimados, pero por suerte, el hombre que atendía el negocio declaró en mi defensa el cual estaba comprando, fue algo que pasó sin intensión de maldad alguna.

El guardia no le importó esto y tomó mis manos para ponerlas en mi espalda de una manera brusca, sin embargo y por gracia de la diosa, el otro guardia me conocía dado que participe y fui comandante en la defensa contra los emergidos, el mismo general Vladimir me había presentado a los soldados de la entrada y algunos de alrededor. Por supuesto, al ver esto, me soltaron de inmediato y me ofrecieron disculpas... parece ser que la política es más importante que las reglas aunque por esta vez fueron lo que me salvaron.

No se preocupen... todo está bien, jaja... gracias por entender dije, agitando mis manos en vergüenza por haber sido reconocido casi como un famoso, luego de eso, hice una reverencia y continué mi camino.

Estaba próximo a salir de la ciudad pero algo llamó mi atención, en la entrada había un guardia quien parecía estar adolorido, no iba a usar mi bastón pero si me gustaría saber si puedo colaborarle en algo, tal vez sea una enfermedad tratable o quizás debiera ser atendido inmediatamente por los curanderos de Nevassa... que no soy yo por supuesto.

Señor... ¿e-está usted bien?.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Gaius el Miér Nov 11, 2015 10:58 pm

Desde la esquina en la que se había escondido, el bandido vio toda la escena mordiendo un extremo de su capa. Como podía ser que el corpulento clérigo pudiera sortear todos los obstáculos que le ponía enfrente! Había zanjado la acusación de ladrón, y ahora a los guardias! El bandido pateaba el piso con ira, comenzó a dudar si realmente no estaría protegido por alguna deidad.
El hombretón se puso en camino y él se apresuró en correr tras su rastro. El bandido, con la cabeza y cara cubiertas, nadaba entre la gruesa muchedumbre sin perder de rastro a su víctima. Se le había puesto en su cabezota testaruda que iba a vengarse del clérigo, y por sus dulces que iba a cumplir con su palabra!
El clérigo caminó por varias callejuelas, esta vez no se detuvo en ningún negocio o tienda, y empezaba a enfilar fuera de la zona de mercado. El ladrón debía moverse rápido, si el fortachón salía de las pobladas calles, seguirlo en el anonimato sería mucho más complicado. Comenzó a mirar hacia todos lados y encontró, sobre el banco de una plaza, a un guardia dormido, completamente explayado sobre el asiento. En otras ciudades esto podría verse extraño, pero había notado que en esta ciudad, los turnos de los guardias eran más largos y extenuantes, muchos de ellos no llegaban a las barracas para dormir, por lo que era común verlos explayados en espacios públicos. El bandido se lamió los labios. Con suma delicadeza y sigilo, pasó junto al dormido guardia y manoteo su casco, el cual rápidamente escondió entre su capa y siguió viaje.
Parándose en puntillas, pudo localizar al clérigo, el cuál había perdido de vista. “Músculos” caminaba a paso normal por un camino que salía del mercado. El bandido corrió por un camino lateral lo más rápido que pudo, hasta adelantarse una cuadra a su presa. Con sumo cuidado, se asomó a la esquina para verificar que el clérigo se dirigía en esa dirección. Perfecto! Perfecto! Todo estaba saliendo según el improvisado plan. Se Colocó el casco y se tumbo hecho un ovillo en el suelo. Con mucho cuidado de no exagerar, gimió y retorció fingiendo agonizar. Con el cuerpo cubierto con la capa, pudo ocultar su cuerpo, el cual mantenía en posición para salir corriendo a la menor oportunidad.
El clérigo pasó a su lado, y como había predicho, se acercó a ayudar al “doliente guardia”. Mantuvo su personaje en todo momento. Sin levantar la mirada, pudo sentir como el sacerdote apoyaba una de sus manos sobre su espalda, y esa era la señal que necesitaba. Con el impulso de tener las piernas flexionadas, pudo correr por debajo del brazo del hombre, logrando manotear algo de la cintura del hombre. No llegó siquiera a ver que era lo que había logrado robar. Él solo corrió calle abajo, alejándose lo más posible de Músculos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 11, 2015 11:35 pm

Aprovechándose de mi altruismo hacia las otras personas, el hombre quien había fingido ser un guardia terminó robándome una de las pociones que cargaba colgadas en la cintura, el ladronzuelo corrió en su capa y su yelmo a toda velocidad intentando alejarse de mi cual rata era. Me levanté con algo de frustración en mi rostro, no era alguien de velocidad sino solo de agilidad dada las fuerzas de mis pies para saltar más no para correr. Observé con detenimiento como se alejaba hasta que desapareció de mi vista, pero eso no era todo.

hmmm... interesante el ladrón se me hizo relativamente familiar, no podía confirmarlo del todo pero había visto esos rasgos antes en alguna otra parte. De ser quien pensaba no sería muy difícil adivinar sus motivos, ahora los acontecimientos podrían estar teniendo más sentido ahora.

Caminé un poco con tranquilidad hasta llegar a lo que era una taberna, allí, entré para tomar algo de licor poniéndome en frente de todas las personas, en la barra. La persona encargada llegó inmediatamente a atenderme a lo cual le ordene algo especial susurrándole en el oído, por un momento la mujer en frente me miró algo extrañada, pero luego asintió con la cabeza. ¿y podría traerme un trago por favor?, gracias. El lugar olía a muerto, incluso a vomito revuelto con alcohol. Habían quizás siete personas dispersas en las mesas que rodeaban el establecimiento, todo lleno de madera y con muchas zonas sucias por el lugar.

Sin mucha tardanza la mujer me trae una jarra de aquél espumoso liquido. Bebí de ella hasta llegar a la mitad del vaso, lo puse en la barra y tomé el hacha poniéndola a un lado de mí, tomé el bastón de la muerte y el de curación conmigo al frente y comencé a sacar la bolsa de dinero para cambiar de posición aquella ahora poniéndola dentro de mi pantalón al igual que las dos pociones restantes.

La mujer había traído otras dos botellas de aspecto similar con el liquido que le había pedido, las amarré en el lugar donde estaban las dos pociones y las dejé al aire, continué bebiendo mi botella de alcohol con tranquilidad mientras observaba a la distancia, a la estantería que tenía en frente donde se podían ver otras clases de bebidas y barriles llenas de cerveza.

hmmm... murmuré para mí mismo, pensando en lo que el general Vladimir quería decirme al respecto de la misión, me preguntaba si tal vez sería algo relacionado con el clero o si era con algo de los emergidos. Forseti debía estarse encargando de su propia misión y de Rosa, quien parecía solicitarle mucho estos días.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Gaius el Jue Nov 12, 2015 11:14 pm

Gaius deambulaba por la ciudad tratando de volver a encontrar a su presa. Tras su enérgica huida, no se había percatado que el clérigo no había corrido tras él hasta que no fue muy tarde. Ahora daba vueltas por la ciudad con la esperanza de volver a dar con él y completar su venganza.
La pócima que le había arrebatado del cinturón seguía en su mano. El bandido había tenido que contener su impulso de no estrellarla contra el suelo, la sujetaba con fuerza y bronca. Dicho objeto no poseía ningún valor para el clérigo, ya que ni siquiera se había dignado a corretearlo. Apenas le había tirado una voz de alto, mas eso había sido todo. Acaso el clérigo se burlaba de él? Considerado su primer encuentro, Gaius ya no daba nada por sentado cuando se trataba de músculos.
Caminó en círculos por un largo rato. Contaba con que vería rápidamente la singular silueta de su objetivo, pero no fue así. La ciudad parecía haberse tragado al hombreton. El molesto bandido caminaba dando pisotones por las callejuelas, y cuando estaba por resignarse, lo vio! Sentado cómodamente en la barra, el solitario hombre parecía estar haciendo una suerte de ritual con tres frascos diferentes. Era eso, o esperaba compañía.
El bandido entró a la taberna cuidando de cubrir bien sus facciones, en especial su cabello. Cuidando de no situarse cerca de él, ocupó un lugar en la barra, en el cual podía espiar su mesa por el rabillo del ojo. Ahora que veía mejor en su dirección, podía ver que tenía su oro y bastones también sobre la mesa. “Esos si te va a doler perderlos” pensó el bandido a tiempo que se mojaba los labios.
Estaba tan concentrado en su objetivo, que no se percató del tabernero, hasta que este no dio un manotazo frente a él para llamar su atención, que hizo que el bandido pegada un salto en su asiento. Rápidamente ordenó una jarra de la cerveza y, mostrando sutilmente su moneda lisa, preguntó por el clérigo y sus enigmáticos tres jarros. El tabernero únicamente le dedico una mirada desdeñosa al rufián, y se alejó murmurando maldiciones. “ La próxima pediré un trago más caro antes de hacer preguntas” dijo dándole un sorbo a la amarga cerveza. Si hubiera ordenado algo más dulce y de su agrado, habría perdido la concentración en su objetivo: hacer pagar a “Músculos”.
Que hacer? Que hacer? Llevaba rato dándole vueltas al asunto. Llevaba media jarra bebida, y todavía no se le había ocurrido ningún plan. Nervioso, el pícaro tamborileaba con los dedos sobre la gruesa barra. La ansiedad lo empezaba a carcomer. Tenía que hacer algo antes que el clérigo siguiera camino. Y juzgando por el nivel de su trago, eso sería pronto. Al bandido seguían intrigándole las otras dos botellas, pero ya era evidente que no esperaba ningún invitado.
El bandido sentía ligeramente la mente embotada por a cerveza. Eso no ayudaba a que su mente funcionará más rápido. Empezaba a estar ansioso, le costaba quedarse quieto en su silla. Por fin, sin ninguna idea mejor, haría su clásica movida. Primero se cercioró de tener bien cubierto el rostro y cabello, luego tomando su media jarra de cerveza, simuló estar más alcoholizado y comenzó a caminar hacia el clérigo. Cuando pasó a su lado, tropezó en falso, derramando su media jarra sobre la espalda del hombre. Balbuceando una disculpa, comenzó a dar manotazos sobre el trozo del clérigo simulando limpiarlo. Esperaba cualquier mirada hacia otro lado por parte del clérigo para manotear su bolsa de oro y correr.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Invitado el Vie Nov 13, 2015 2:00 pm

Estaba sentado, disfrutando de una jarra que ya había terminado hace mucho, solo levantandola y fingiendo beber esperando a que aquél personaje apareciera. No estaba seguro si lo iba a hacer, o si se había dado cuenta antes de mi truco... simplemente esperaba sentado por un buen tiempo hasta que comenzaron a escucharsen algunas cosas atrás mio. Fue entonces cuando sentí un liquido frío bajar por mi espalda, tan acostumbrado a esta temperatura fue casi un refrescante baño aunque ahora estaría un poco pegajoso por los ingredientes que este traía.

¿porqué me persigue?, que, ¿acaso está picado por algo contra un sacerdote?. Girate y vete o afronta las consecuencias. sin mucho ánimo, saqué el bastón de la muerte y lo empuñé en la mano donde se encontraba el hombre encapotado. Este bastón tenía un brillo morado oscuro extraño y la sola presencia de esta arma daba la sensación de peligro e incomodidad, si lo usaba en él comenzaría a marear, a ponerse mal, vomitar, agonizar y morir... ¿sabe lo que es esto?, es un bastón que se usa para matar de dolor a las victimas, y no creas que es algo de horas... sufrirás hasta morir lentamente, en un baño de dolor y sufrimiento, agonía, miedo, desesperación. Tus músculos comenzarán a desgarrarse desde adentro, tu cuerpo comenzará a paralizarse, tu estomago y tus intestinos regurgitarán y tu no podrás evitarlo, tu mente comenzará a tener alucinaciones y por último, tu corazón y aire se detendrán, dejandote lentamente sentir como tu vida se escapa de tus manos mientras sufres un dolor pero que cualquiera registrado...

No iba a usarlo en alguien como él, ni valía la pena. Lo único que esperaba era que dejara de seguirme, o terminaría encontrandole los cuernos al toro que tenía enfrente. No soy alguien violento o con furía, pero soy lo suficientemente arrogante como para dejar de las mis principios para cometer un acto como estos.

Habla o vete, no quiero verlo cerca mio nunca más, ¿entendió?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Gaius el Sáb Nov 14, 2015 7:37 pm

Gaius se paró en seco cuando el sacerdote lo alzo su mortal cetro hacia él, levantando ambas manos en la inequívoca señal de rendición. Agradeciendo todavía tener el rostro cubierto, el bandido se limitó a mirar a los ojos a su adversario. El paciente clérigo le había tendido una trampa, y el bandido había caído sin reparos en ella. Había demostrado ser más listo que él, le dio una pequeña reverencia de cabeza en reconocimiento. Lentamente se alejó un par de pasos de grandulón, y con sumo cuidado de hacer todo lo más lentamente posible, colocó la botella que le había arrebatado horas antes. Porque se la regresaba? Por haber demostrado que era más capaz que el bandido, y por ende, merecedor de recuperar sus propias pertenencias.
-Es bueno ver que conserva sus buenos reflejos, señor. – Dijo impostando la voz, cruzando los dedos para que el clérigo no lo reconociera.
Gruesas gotas de sudor corrían por la frente del bandido, quien, esperaba que todo este asunto no terminara frente a un guardia de la ciudad. Ya lo había atrapado, y ahora lo tenía amenazado de muerte. Pero sabía del corazón generoso del clérigo, y que no osaría atacar letalmente a alguien desarmado. Pero no podía asegurar que no le fuera a asestar algún buen golpe, que después de las pesadas bromas que le había hecho el bandido a lo largo de la tarde, se lo tendría más que merecido.
Tomando un tono más jovial, pero siempre falseando la voz, continuó.
-Ahora que tengo su atención, no le gustaría continuar nuestro encuentre en un lugar más… – Miro en redondo, para comprobar que todas las miradas del salón los estaban mirando.
-En un lugar con menos ojos y oídos?-
Siempre con las manos extendidas, el bribón trató en todo momento de dar la apariencia más debilucha y patética posible. Necesitaba la simpatía del clérigo para que ese asunto no terminara ante las autoridades.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 16, 2015 11:38 am

¿"Reflejos"?, ¡¿"Reflejos"?! exclamé con cierto enojo mientras lo observaba, ha estado formando un alboroto en cada paso que daba ¿y llama a eso "reflejos"?, hasta un tonto podría darse cuenta que algo andaba mal, comenzando con que los panes no saltan a tus pantalones y las armas no se mueven solas... bueno... quizás encantadas si, ¡pero estas armas no estaban encantadas! si, sentía algo de frustración, era bastante incomodo lo que estaba pasando, y lo peor fue que jugó con mi buena voluntad de ayudar, ¿que sacaba él con eso? ¿que es lo que está esperando de mi?, ¿una imagen quizás?, porque si quiere verme todos los jodidos días entonce puedo sacarme un autorretrato con tinta, usted verá

El hombre sencillamente parecía estar dispuesto a tener una conversación privada conmigo, ¡no!, ¿¡porqué querría?! Después de todo lo ocurrido osa pedirme un momento a solas, ¡¿esto es en serio!?, ¡vaya pelotas tiene!, de ser otro lo hubiera cortado en dos Dmitrei... O incluso le hubiera envenenado y robado su dinero Forseti... no voy a tener nada privado con usted, desaparezca de mi presencia maldito cobarde, eso ni yo que ni puedo atacar a otros dije, enojado... si, estaba MUY enojado en ese momento.

Tomé otra de las jarras de licor y la bebí de casi un trago, la frustración que sentía poco a poco iba aliviándose, ya me había desahogado con aquél molesto sujeto, ni siquiera sabía quien era y ya me estaba comenzando a asquear, era sencillamente una piedra en el zapato. Para intentar olvidar la parte de enojo que aún conservaba, recordé lo que venía a hacer aquí, ir hacia donde el general Vladimir quien me había solicitado para un trabajo de reconocimiento... si, debía atender a su llamado lo antes posible, no quería que luego por culpa de este... patán... me regañaran o algo similar.

Después de haber acabado con la segunda jarra, tomé la última y volví a beberla de un solo sorbo, estaba frustrado completamente y no quería pensar ya en nada, que ese señor se vaya a donde se le de la gana. No quería verlo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Gaius el Miér Nov 18, 2015 5:17 am

El bandido suspiro de alivio cuando el grandulón no llamó a la guardia, solo para indignarse un segundo después. Lo estaba ignorando? Se atrevía a desligarse de él? Cada fibra de su ser chilló de rabia cuando el clérigo se dio vuelta para continuar su bebida. Esto era el colmo del colmo. No solamente no había logrado ponerlo en evidencia todo el día, sino que, cuando el propio clérigo lo atrapaba, lo mandaba a la casa como a un crio que ves robando manzanas.
Tomándolo por el hombro, el indignado bandido acercó su cara a la del clérigo, y de un rápido tirón de su bufanda descubrió su cara delante del clérigo, mas solo a él, su capucha mantenía el misterio ante los otros comensales del salón.
-Escucharme bien! Alexandre Levallios!- hizo una pequeña pausa para que su compañero se tomara el tiempo en recordarlo.
 -Puede que tu me hayas olvidado, pero yo no! – dijo enfatizando el tono, pero al mismo tiempo cuidando de no levantar la voz.
-Tu y yo tenemos cuentas que saldar, así que será mejor que empieces a escucharme un poco más, o esa preciosa reputación de héroe que tienes en esta ciudad podría verse seriamente manchada!-
Reforzó su idea dejando ver una maliciosa sonrisa.
-Tu mejor que nadie debería saber que es lo que pasa cuando la gente deja de creer en ti, no?-
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Invitado el Jue Nov 19, 2015 9:50 am

Al parecer el hombre de extraños ropajes estaba molesto por mi actitud, espera.... ¿acaso quería un puñetazo en la cara o es que estaba enamorado de mí?, no entendía la razón de ser de este sujeto, hasta que simplemente quitó las prendas que cubrían su cara con cierto enojo para mostrar su verdadero rostro, era... era... ¿Cómo te llamabas tú? no recordaba el nombre, ni siquiera recuerdo si yo me había presentado ante él entre aquella confusión rara, haciéndome perder mi tiempo aquella vez.

¿Reputación de héroe?, pero si no he hecho nada más que servir a mi nación incluso cuando querían mi cabeza, ¿no crees que me importa poco o menos eso?, puedo conseguir trabajo en cualquier parte, no me vengas tú, un niño, a chantajear con falsedades. Ya pasé por esa etapa adolescente que me importaba más lo que dijeran los otros, ve y convencelos de lo que quiera. Hablaba con cierta tranquilidad, entre lo relajado y lo despreocupado. Al terminar las bebidas me levanté de mi silla y extendí la mano hacia aquella persona, esperando que me entregara lo que me había quitado.

Ahora, devuélvame lo que se llevo de mi si es tan amable dije, ya estando un poco molesto, bien fuera porque lo haría o no me retiraría de allí, el general me estaba esperando y no voy a hacerlo esperar tanto por la intervención de un pequeño niño que me quiere detener a la fuerza por alguna razón que desconozco. Ni siquiera sé de que me está hablando.

El tiempo pasaba y yo continuaba gastando el día como si no tuviera nada que hacer, comenzando que tengo obligaciones con el reino y con el general, también la misión de Rosa en encontrar información de sus preciadas armas, Forseti y sus encargos adicionales... puede que la gente aquí tenga tiempo libre pero yo no.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Gaius el Jue Nov 19, 2015 10:40 pm

El bandido miró el frasco que estaba sobre la barra, exactamente alado del clérigo, en el mismo lugar que lo había dejado momentos antes.
-Me reclamas este frasco?- Pregunto sarcástico señalándolo con el dedo.
-Veo que la bebida ha terminado de acabar contigo, hombre- dijo mirando al clérigo por debajo del mentón. Claramente el hombretón no estaba en su mejor momento. O su constante acoso durante la jornada lo había candado más de la cuenta, o su colosal tamaño no se correspondía con su tolerancia al alcohol.
Gaius resoplo cansado. Era evidente que ese tire y afloje en el que habían estado todo el día no los iba a llevar a nada.  No iba a conseguir una disculpa de ese hombre. Y al fin de cuentas, que era lo que quería el Ladón de ese clérigo? Una disculpa no era. Y le habían echo bromas en el pasado mucho más molestas, algunas incluso peligrosas, sin que tuviera la esta necesidad de confrontar a la otras parte. Porque esta obsesión con este singular personaje?
Se frotó los ojos
-Mira, es evidente que me he pasado el día tratando de llamar tu atención sin éxito. Y si, soy malo para pedir las cosas de buena manera. – al propio bandido le sorprendieron las palabras de su boca. Estaba siendo humilde? Se estaba disculpando? Que estaba pasando? Se puso rojo de vergüenza al darse cuenta de lo estúpido que se estaba portando, y encima, enfrente a toda la taberna. Si esto se convertía en rumor, su reputación estaba acabada.
-Agh! Solo ven a verme está noche! Cuando la luna pase los edificios, en la taberna “El buen cazador”. Pondremos punto final a todo este disparate, y tu y yo podemos continuar con nuestras vidas, si?-
-Si te sirve de motivante, estoy herido y es por tu culpa. Te corresponde como clérigo hacerte cargo, no?.-

Gaius no escuchó una respuesta, pero algo en la mirada de su compañero le dio a entender que asentía.
-Te estaré esperando- dijo, y se marchó rápido del lugar tapándose el rostro nuevamente con la bufanda.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Eliwood el Miér Nov 25, 2015 4:26 am

Tema cerrado.

50G a ambos participantes.
+25G a Alexandre (donación eclesiástica).

Ambos obtienen un incremento de +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
500


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos momentos, extraños recuerdos [Privado Gaius]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.