Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] Lo Humano [Privado | Luzrov]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Lo Humano [Privado | Luzrov]

Mensaje por Eliwood el Vie Jun 08, 2018 9:40 pm

Había un motivo puntual para que el marqués Eliwood se hallara en Caelin, más allá de la amenidad de la visita en sí. A tal motivo se supeditaba la duración de su estadía, a la espera de esa condición y objetivo de suma importancia, que cada día entre sus idas y venidas dentro y fuera del lugar esperaba: un reporte particular de emergidos en los límites del territorio. Ya pocos eran vistos en la Liga y sus caminos, tornando el hallazgo uno poco común. No obstante, menester en ese momento. El mismo Eliwood salía de cabalgata cada tarde hasta los mismos límites del marquesado, con los ojos atentos a la búsqueda de las criaturas, mientras que por las madrugadas un jinete más de sus propias cuadrillas echaba otra recorrida y vistazo por él. Para dificultar más aún la empresa, no era cualquiera de las criaturas la que el marqués tenía necesidad de hallar, sino específicamente alguna que por sus todavía desconocidos motivos portara la vestimenta y emblemas de Lycia. Mientras aquella búsqueda no diera el resultado esperado, debía de permanecer el hombre justo allí, en Caelin, entre tanto distrayéndose observando la ciudad crecer y su ritmo de vida asentarse.

Era madrugada aún cuando el aviso llegó, una madrugada de un terrible frío seco, capaz de entumecer los dedos y calar hasta la columna a través de cuanta ropa o cobijas se tuviera. Aunque el sol hubiera ya terminado de salir, la helada no daba señales de ceder por un tiempo todavía. Eliwood debía admirar al pobre mozo que había salido a la búsqueda aún en esas condiciones, regresando tan raudo y tan temprano que el hombre mayor había tenido hasta que desperezarse para ir a su encuentro. Como fuere, habían sido vistos dos solitarios emergidos bordeando el marquesado, pareciese como si siguiendo la misma frontera, un lancero a pie y un único caballero en atavíos pheraens. Cumplido así lo que tanto había esperado, Eliwood partió de inmediato a remitir el aviso a quien le había indicado esas características a buscar en los emergidos. Habrían de partir a su encuentro, de ser posible, cuanto antes.

Se puso la capa con cuidado sobre los hombros, se aseguró la espada al cinto y tomó en la mano el bastón elegantemente decorado de madera oscura y rojiza, que utilizaba desde su regreso de la guerra de liberación en Regna Ferox. Su rodilla maltrecha y descolocada en combate no terminaba de recobrar la flexibilidad de la articulación, si bien lo lastimado en sí no persistía, de modo que ciertos cuidados seguían siendo necesarios. Gracias al bastón podía llevarse tan recto como siempre, ayudándose a apoyar el lado tocado; se mantenía erguido y se mostraba impertérrito, un cierto aire de implacable dignidad a su alrededor. Preparado de tal modo, abandonó su propio alojamiento, se dirigió a por su caballo ya ensillado por el mozo y tomando las riendas del mismo lo guió por el exterior aún despoblado, silente, hasta la modesta casa en que sabía residía su compañero de asuntos. Le asaltó allí mismo, en la puerta, la duda respecto a si estaría o no despierto y en pie el joven clérigo. Incordiarlo tras lo amable que se mostraba parecía cuasi criminal, o tal vez justamente por tan solícitos modos se percibía como un abuso pedir de él otro favor más. No obstante, no tenía mucha opción. De algo de tiempo se disponía, pero de dejar pasar demasiado, se perdería la oportunidad. El marqués apretó los labios un poco y tocó la puerta.

- ¿Luzrov? ¿... será que está despierto? - Llamó desde su lado, sin hacer amago de abrir, pues quizás sirviese que el joven reconociera su voz. Era demasiado temprano, de cualquier modo. Tras un momento de pausa, completó con seguridad. - Me han dado aviso, se encontró lo que buscábamos. - Dijo. Tras ello volvió la vista hacia su corcel, ante cuyo hocico se condensaban blancas todas y cada una de sus exhalaciones, y le dio un par de palmadas de ánimo en el cuello. La presencia de Luzrov era crucial, era él quien había llegado a conocer los nuevos pormenores de criaturas como las que tanto habían buscado, también él quien había accedido a la idea de permitir a Eliwood atestiguarlo. Estaría necesitándolo. Y teniendo que acudir a él a esas horas, en ese clima, más aún se afirmaba el marqués que tendría que compensarlo luego. Hallaría modo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3245


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo Humano [Privado | Luzrov]

Mensaje por Luzrov Rulay el Dom Jun 17, 2018 4:15 pm

Luz estaba acostumbrado a despertarse con las primeras luces del día. Un habito clavado tan profundamente en el que a esas alturas le era imposible borrarlo de su ser. Cuando era apenas un infante y sus progenitores seguían con vida, se dedicaban a viajar por todo el país,de iglesia en iglesia brindando su ayuda y servicios a aquellos que mas lo necesitasen. Cuando las circunstancias hacían que tuvieran que hacer noche en el camino se despertaban al alba,para aprovechar todas las horas de luz del día, se detenían al anochecer por los peligros que suponía viajar en la oscuridad. Cuando tenían un techo bajo el que cobijarse madrugaban de igual modo, para que el niño tuviera un horario estable y se acostumbrase a el mismo , para no tener un descontrol horario.

Cuando se quedo solo y fue acogido por la iglesia siguió despertándose a la misma hora,por obligación. Las tareas a realizar eran abundantes y requerían de casi todo el día, el entrenamiento de sus habilidades de sanador tampoco podía ser descuidado, y las oraciones a realizar a la santa eran obligatorias. Debía madrugar para realizar todos sus que hacerse del día.

A medida que el tiempo pasaba y era trasladado de una parroquia a otra las tareas iban descendiendo, así como el tamaño de la parroquia a la que era enviado,el numero de feligreses del mismo... Pero las costumbres eran poderosas y Luz llevaba años con la misma rutina. Ya no se acostaba o se detenía al anochecer,pero seguía dándole la bienvenida al día con sus primeras luces.

El sonido de la puerta le sorprendió, pues nadie tocaba a la misma a esas horas, cuando apenas acababa de amanecer. Mas no le despertó. Luz llevaba despierto el tiempo suficiente como para haberse vestido. Se había puesto un vestido blanco. Largo ,de cuello alto, pero de manga corta. La falda llevaba dos capaz de tela y tenia detalles en hilo dorado bordeando el cuello, las mangas y trazando formas en la falda. También se había colocado unos guantes blancos que le alcanzaban hasta el antebrazo. Eran telas ligeras con las que era fácil moverse, o quizás se estaba acostumbrando a portar vestidos. Al principio había sido algo vergonzoso el vestir así delante de Lord Eliwood, después de todo era el único en aquel lugar que sabia que era un hombre,ya que Lyn parecía querer ignorar ese dato. Pero a esas alturas no podía cambiar sus vestimentas, y el marques no había mencionado nada. Tampoco es que hubiesen podido compartir demasiado tiempo juntos, el clérigo no era el único motivo de su visita y ambos tenían sus respectivos compromisos.

Luz se había alarmado un poco ante el sonido de la puerta siendo tocada,mas al escuchar la conocida voz del marques se relajo y una sonrisa acudió a su rostro. Habia temido que fuesen a buscarle por alguna emergencia medica,mas no era el caso. Termino de sujetarle el cabello en una coleta alta tal y como estaba realizando cuando el sonido le interrumpió. Las oraciones que realizaba tras terminar de vestirse deberían esperar ese día.

-Ahora salgo...

Exclamo,con un tono de voz algo mas elevado de lo usual,para que se le escuchase a través de la puerta,mas sin llegar a ser un grito. Después de todo su casa y aquellas que la rodeaban eran modestas,de paredes no muy gruesas.Sus vecinos aun dormían y no deseaba despertarlos , no cuando les esperaba un duro día de trabajo por delante.

Tomo la bolsa de cuero que descansaba sobre una pequeña mesa de madera sobre su cama. Siempre la dejaba lista por su alguna emergencia le requería. En la misma portaba un tomo de magia, distintos botes de cristal con brebajes curativos,algunos vendajes,agua e hilo. Se la colgó a la espalda y con rapidez se acerco a la puerta,no deseando hacer esperar a Lord Eliwood, menos teniendo en cuenta que por fin habían recibido el aviso que tanto habían estado esperando. Su báculo lo esperaba apoyado contra la pared,a un lado de la puerta,cercano al marco. Lo tomo con una mano y abrió la puerta, recibiendo al hombre con una radiante y suave sonrisa en su rostro.

-Buenos días mi señor... Como se encuentra?

Saludo con suavidad.Antes de dar un paso fuera el frió mañanero le golpeo,acostumbrado a madrugar pero no a salir de casa tan temprano. Miro a un lado y tomo una capa marrón que colgaba de la pared.Una muy simple,apenas un trozo de tela con el que cubrirse. Se lo echo sobre los hombres y lo ato,cubriéndose con ella y resguardándose del frió,aprovechando también para cubrirse parte del vestido. Si lo hubiera sabido antes,que ese día iba a estar fuera con el marques,se hubiese puesto lo que antes habían sido sus ropas habituales,pero ya no había tiempo. Se ajusto aun mas la capa y salio entonces de su estancia. Uniéndose al marques.

-No se preocupe, ya estaba despierto... Y aunque no fuera el caso no es algo por lo que podamos permitirnos esperar mas, no cuando el aviso a tardado días en llegar... Nos ponemos en marcha?

Los ojos del clérigo viajaron de manera fugaz hacia el bastón que portaba el hombre, y tal y como las pocas ocasiones en las que le había visto con el desde su llegada a Caelin la preocupación baño su rostro. Con el poco tiempo que había estado en presencia del marques no había podido preguntar al respecto, y ahora tampoco era el momento. Cuando todo acabase... quizá entonces pudiesen hablar del tema... Y con suerte darle solución...


ropa de Luz:
Lleva este vestido,pero sin el sombre,ni la cruz ni el resto de detalles en morado.Solo lo blanco y dorado
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Baculo Físico [2]
Tomo de Ellight [1]
Tónico de def. [1]
Herensuge [3]
Tomo de Shine [4]
.

Support :
Lyndis
Semi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2667


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo Humano [Privado | Luzrov]

Mensaje por Eliwood el Jue Jul 12, 2018 6:58 pm

En mañanas así, la tenue bruma fría que desaparecería de las calles a medida que subiera más el sol, el silencio que dominaba el entorno y la misma pesadez del cuerpo empujaban a mantener la voz baja, a hablar con una mesura que bordeaba secretismo, sólo para no perturbar el ambiente de madrugada. Era tan sólo natural intercambiar palabras con suavidad todavía. Desde luego, el trato del hombre mayor hacia el clérigo tendía a mantener también tal cualidad, gentil con él quizás por motivos más subconscientes que premeditados. Inclinaba la cabeza al verlo, se hacía a un lado para cederle el paso de forma inmediata; de no haberle visto capa, por seguro habría dado la suya también. Mucho tenía que ver, sin dudas, con la vestimenta con que le veía desde su tiempo en Pherae, desde poco después de conocerle. A sus palabras, respondió de buena gana.

- Diría que hela hoy, pero quejarme yo de eso, viéndolo a usted... - Rió un poco, de ligero humor cuando se hallaba entre sólo amistades. Igualmente, no hizo mayor hincapié en el asunto ni perduró especialmente su vista sobre el atuendo de Luzrov, en su lugar procediendo apenas quedaba cerrada la puerta de la vivienda y lucía listo su acompañante. Se volvió haica el caballo, corpulento al ser de guerra, pero parado tranquilo. - Le agradezco mucho, nuevamente. Mientras sé que se hallan cerca... sí, lo mejor será partir de inmediato. Cabalgaremos juntos; pensé que evitaríamos acercarnos como gran amenaza así. - Dijo, explicando así el único animal. Ir cada uno montado se asemejaría más de lo que deseaba a preparativos de combate, idea que intentaba mantener separada, fuera de cuestión, pese a que la experiencia empujara hacia lo contrario. Sin pregunta ni duda, otra vez de forma inconsciente, se izó él primero al caballo, poniendo en el estribo la pierna más fuerte para pasar sin titubeo la de rodilla dañada al otro lado. El varón subía primero y ayudaba a la dama a subir después, no era lógico en ese caso pero era instintivo.

Y la cuestión, el motivo de su actuar deferencial pero fluido, era precisamente que jamás había preguntado nada. Hasta el momento, en ni una sola ocasión había consultado los motivos de lo que el acólito hacía. Tenía cierta idea de a qué podía deberse, sospechas basadas en variados factores, pero la conversación jamás había tenido ocasión de darse en el intervalo de tiempo antes de que Luzrov partiese junto a Lyndis a Caelin; tampoco había tenido Eliwood motivo en particular para mencionarlo, cosa que habría sonado acusatoria. Con el tiempo, pues, había pasado tan tácito el asunto, que ponerse a hablar de ello parecía tornarse hasta innecesario. Tan sólo se había acoplado al trato, como un caballero en sociedad debía intuir y hacer. Sin palabra previamente intercambiada, sin siquiera guiño cómplice, cuando se hallaban ambos en otra compañía hablaba del clérigo como una "ella" y le trataba con todas las cortesías acordes, algunas de las cuales perduraban cuando estaban a solas, si acaso sólo por fuerza de hábito. Lo más curioso de todo era, quizás, el hecho de que aún con Lyndis presente se procedía así, pues parecía ella haber olvidado al varón Luzrov que habían conocido en una pequeña parroquia de Sacae. En lo que a Eliwood respectaba, la transición no significaba olvido, pero se hacía igualmente cuando correspondía y sin falla, perfectamente ejecutada.

No obstante en momentos como aquellas, a solas, el beneficio de la duda y la elección tenía su cabida. Aguardó a que se moviese el clérigo para observar si preferiría ser llevado adelante o atrás en la montura; de igual modo, era innegable que la falda del atuendo lo obligaría a sentarse en el ademán femenino como también que debía impedir un tanto su agilidad, o eso suponía el pelirrojo, por lo que tendió la mano para asistirle, ayudarlo a ubicarse de forma segura. Él, por su parte, no demoró en orientar al caballo para ponerlo a andar. No necesitaba mucho para guiar, riendas en sus manos le eran tan naturales como llevar botas en los pies, algo natural y cómodo.

- Dos de ellos se hallaban bordeando el marquesado hace poco. A juzgar por cuantos y qué eran, tan pocos y tan sólo dos soldados comunes, asumo que ha de ser un vestigio de algún grupo exterminado, nada similar a un escuadrón organizado que pueda tomarnos por sorpresa. - Comenzó a explicar. Si las cosas se tornaban agrias, creía poder arreglárselas, dos contra dos era una apuesta equilibrada aún si Luzrov sólo le asistía mientras tomaba él la delantera. No considerar la posibilidad de que las cosas terminasen así pasaría de ingenuo y sería más bien necio, aunque su intención esa vez fuese evitarlo. - Así que... dígame, para empezar, ¿cómo recomendaría aproximarnos? -
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3245


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo Humano [Privado | Luzrov]

Mensaje por Luzrov Rulay el Mar Jul 24, 2018 6:30 pm

Luz sonrió,de manera suave,feliz, al saber que el primer comentario que había escuchado del marques sobre sus vestimentas no se trataba del porque de la misma.Una conversación en la que intentaba no pensar,pues el no saber cuando la mantendrían le generaba angustia, el mantenerla le provocaba cierto temor... Prefería que fuese de esa manera,no mencionarlo,ignorando aunque eso fuese la opción mas cobarde para su persona... Prefería que fuese así,que solo mencionase lo inapropiado del mismo para esas temperaturas, y no el porque portaba vestidos.

-El cielo esta despejado... no tardara mucho en alzarse el sol y en aumentar las temperaturas... siendo así prefiero pasar algo de frió ahora,que tener ropas de sobra que incomodaran nuestra misión en unas horas... Ademas... el frió en el rostro ayuda a que uno se termine de despertar...

Comento con una voz tan suave como la que empleaba el hombre para dirigirse a el,con el mismo tono jovial,optimista,disfrutando de los breves intercambios de palabras.

Asintió ante las indicaciones del marques, la información de que irían en un único corcel. Estaba conforme con ello,después de todo no seria la primera vez que ocurría. Habia montado de antemano junto con Sorey en su wyvern,junto con el marques y Lyndis cuando se conocieron... Hizo el ultimo tramo a Caelin compartiendo montura con Lyndis... estaba acostumbrado a ello. Después de todo sabia cabalgar,pero de una manera muy básica y limitada, unos limites que conocía a la perfección. Unos limites , unas circunstancias,que hacían que tuviese que compartir montura. Situación que aceptaba cuando se daba. Como en aquellos instantes,donde no dudo en tomar la ayuda ajena para montar tras Lord Eliwood.

Eligio dicha posición por estar mas acostumbrado a la misma, por ser a su modo de ver mas cómodo para el pelirrojo manejar su montura de dicha manera. La falda era lo suficientemente amplia como para poder sentarse como si no llevase la misma,quedando las telas algo tirantes en su regazo, pero sin llegar a molestar.El único problema en esos momentos era el donde agarrarse. Si estuviese cabalgando con Lyndis sin lugar a dudas se aferraría a la cintura de la mujer, no considerándolo inapropiado pues no tenia esas intenciones para con la mujer,teniendo la confianza suficiente con ella para realizar dicho gesto. Pero con Eliwood... la sola idea le parecía tan inapropiada, aprovecharse tanto de la confianza ajena, que ni siquiera se lo planteaba. Aferrarse a la silla no parecía seguro,si lo era si tan solo trotaban,pero si aumentaba el ritmo... el riesgo de caerse era demasiado elevado, y no podían permitirse tomar las cosas con calma solo por el.

Siendo así...la única opción que veía viable en esos momentos,la mas idónea...

-Si me disculpáis mi señor... Avisarme si os resulta molesto,por favor...

Tomo su báculo y coloco el mismo en una posición horizontal, moviendolo para que el mismo quedase por delante del vientre ajeno. Sujeto el mismo con ambas manos ,una a cada lado de la figura ajena. De dicha manera quedaba el clérigo sujeto a la "cintura" del hombre,mas sin hacer contacto directo con el cuerpo ajeno. Desvió la mirada levemente, un tanto avergonzado por ser aquella la única solución que se le había ocurrido,temiendo que el otro se molestase o le resultase incomodo...

Mas sus inseguridades tuvieron que ser dejadas de lado,su atención centrándose en el hombre frente a el cuando el mismo comenzó a explicar la situación. Se sorprendió... solo dos figuras... si el marques estaba en lo cierto y eran tan solo los supervivientes de un grupo reducido,si no se trataba de un cebo ni nada similar... oh, la santa y el dios que gobernase ese mundo debía de estar velando por ellos... Sonrió suavemente...

-Si ese es el caso la santa debe de estar velando nuestra misión... Es una situación demasiado favorable para nuestra causa...

Intento hacer memoria,de su primer encuentro,de aquel que le había contado mediante una misiva .Motivo por el cual había acudido el marques.

-Si compartimos bandera no creo que debamos aproximarnos de ninguna manera en especifica... La ultima vez... fue un encuentro casual, ellos y nosotros siguiendo el mismo camino... Esos seres pasaron de largo,ignorando nuestra presencia... hasta que repararon,en mi,en el báculo en mis manos... decidí entonces, no se porque motivo realmente, sanar las heridas de esos seres cuando me lo pidieron con gesto silencioso... No sabia... que nuestro poder era capaz de sanarlos a ellos también,fue... inesperado...

Y aterrador. Pues su magia funcionaba en seres vivos, y si los consideraba como tales,como criaturas vivas y pensantes,como aliados y enemigos... si pensaba en aquellos seres con tanta humanidad,cuando uno de los principales motivos por el que no se dudaba en luchar con ellos era la falta de la misma...

-En esos momentos aparecieron mas seres, con vestimentas y banderas extranjeras, y decidieron luchar a nuestro lado... No se si por mi acto,o por el echo de que ambos compartíamos bandera... Si le soy sincero tampoco se como reconocieron que pertenecíamos a Lycia. Ellos portaban banderas de Ostia,pero nosotros... Con todo lo sucedido no consigo recordar si portábamos algún símbolo de vuestro marquesado al partir del mismo. Algún emblema o sus colores en nuestras monturas,algo con lo que poder reconocer nuestro origen... O si se trata únicamente de algo instintivo...

Guardo silencio unos instantes.Pensativo. Intento hacer memoria una vez mas,como tantas otras,rememorando los echos de aquel día. Recordaba con tanta claridad. Todo lo vivido,lo sentido,sus pensamientos... Los descubrimientos,siendo tantos y tan abrumadores... Pero no recordaba como ni porque fueron reconocidos...

Soltó un leve suspiro. Se sentía tan inútil...

-Siento no ser de mayor ayuda... Pero la primera vez se trato solo de un encuentro casual... No hicimos nada especial para aproximarnos,ni creo que deberíamos hacerlo ahora. Demasiados preparativos harían ver que tramamos algo,nos harían ver sospechosos... Simplemente... acerquémonos... y decidamos que hacer una vez veamos sus reacciones... Es lo único que se me ocurre en estos instantes...
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Baculo Físico [2]
Tomo de Ellight [1]
Tónico de def. [1]
Herensuge [3]
Tomo de Shine [4]
.

Support :
Lyndis
Semi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2667


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo Humano [Privado | Luzrov]

Mensaje por Eliwood el Dom Sep 09, 2018 12:39 am

Había que tener un grado de comprensión en las costumbres y saberes de otros, pero el sentido práctico le decía allí que no estaban muy bien acomodados, como quedaban, que una vara de madera por frente podría enganchar en algo o hundírsele de costado en el estómago con algún movimiento. Debía de estar teniendo de pasajero a un jinete poco acostumbrado. Aunque para un hombre con miramientos en modales tenía su dificultad atreverse a hacer correcciones, se recordó relajarse un poco según la compañía en la que estaba y sólo hablar; cuidando no ofender, remarcó en un tono casi bromista. - La santa no quiera que necesites el báculo hoy, pero no vayas a perderlo, amigo mío. Ponte cómodo. - Dijo, sin más claras instrucciones. Con que tuviera cuidado de aquello alcanzaba, de todos modos estaba anticipando, se suponía, que no terminaran en ninguna clase de agitación y tanto el viaje como el destino les fueran tranquilos. Sus palabras para el clérigo, nuevamente, volvían a ser de trato masculino cuando estaban a solas, dispuestas a cambiar en un instante a femenino si otra persona estuviera cerca.

Puso al caballo en marcha con un golpecito de los talones, sin grandes movimientos de riendas para guiarlo. El sonido de sus herrajes contra el camino repiqueteó en la atmósfera matutina, alejándose del extremo de la ciudad para tomar su salida más próxima. Sólo una vez fuera de la muralla espoleó para tomar algo más de velocidad, llevando al animal a un estable trote. Él, recto sobre la montura y casi sin ajuste perceptible del cuerpo, acostumbrado a sostenerse estable pese al movimiento del corcel debajo, escuchó sin decir nada al clérigo. Cada una de sus palabras era de la más indecible importancia en ese momento, debía de considerarlas en profundidad y obedecerlas en lo que pudieran indicarle. Sólo cabalgó y escuchó, la vista puesta con una cierta seriedad en el camino, murmurando apenas finalizada la historia del otro. - Hmm, ya veo... empezando por la no agresión, que terminase por suceder tanto... - Mucho podía imaginar en base a ese hecho pero, de momento, prefería no permitir a su mente ahondar en lo indebido. Se forzó a mantener su enfoque.

- Me pregunto también cómo lo hacen, aunque ya no me cabe duda de que simplemente... pueden hacerlo. Por lo pronto, dígame con sinceridad, pues quiero saberlo, ¿erro en portar espada conmigo ahora? - Preguntó, ladeando la cabeza para dar una mirada de un instante por sobre su hombro, hacia su joven pasajero. Si la falta de agresión era clave a mantener a los emergidos en comportamientos pacíficos, cabía preocuparse de qué tanto pudiera ser tomado como muestra de agresión, contando inclusive el arma enfundada a su costado. Como pensamiento secundario, sin ocultar lo que pensaba de eso, agregó con pesar. - Aunque me temo que no me creo capaz de dejarla fuera de alcance... - Lo admitía. No planeaba desenfundarla mientras pudiera no hacerlo, pero aún así, tenerla era una seguridad que no estaba seguro de si podría desprender de su persona. Intentaba ser un hombre distinto ese día, renunciar a las ideas de combate como siempre había deseado hacer, y sin embargo, aproximado el momento, temía hacerlo. Era una flaqueza que veía con claridad en sí mismo. Esperaba, al menos, tener la capacidad de obedecer si su compañero guía recomendaba de otro modo.

Y este se cuestionaba a sí mismo, a la relevancia de la información que aportaba. No se le habría ocurrido al marqués cosa más inverosímil que aquella. En primera instancia suspiró, sin verdadero entendimiento. Luego, al tiempo que retiraba a su caballo del camino principal para desviarse por los pastizales altos hacia su destino al borde del marquesado, replicó en la voz más pareja que pudo. - No se preocupe, Luzrov. Hace mucho, puede que hasta esté cambiándolo todo. - Fue honesto y solemne. Enfilaba en ese momento hacia las visibles montañas del territorio vecino, y al sentir que no debían estar lejos, escapaba de sus labios un pensamiento que ni siquiera podía constituir una pregunta coherente, ni para su acompañante ni para nadie, pero que lo dominaba de una forma inexplicable. - ¿Qué tan equivocados podemos estar, todos...? -

Las patas del caballo surcaron sin tropiezo alguno por entre el pastizal, que llegaba casi hasta la altura del estribo. La colorida figura del animal y los dos hombres en su lomo se movió con a través del verde, disminuyendo un tanto su velocidad a medida que el jinete buscaba con la mirada señal o presencia de los dos solitarios rezagados que buscaban.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3245


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo Humano [Privado | Luzrov]

Mensaje por Luzrov Rulay el Dom Sep 30, 2018 5:08 pm

El viaje no le estaba resultando nada cómodo. El comentario del marques si bien en un tono jovial no había echo mas que aumentar su vergüenza respecto a la postura elegida,aunque decidido no volver a disculparse ni decir palabra alguna sobre dicho tema. Después de todo no era el principal motivo de su incomodidad. Era el cuidado que estaba teniendo en no dañar al otro con su arma, el intentar mantenerse estable y bien sujeto en la montura al mismo tiempo que intentaba mantener la postura adecuada. Procurando no acercarse demasiado,de manera inapropiada,a la espalda del hombre mayor,ni alejarse lo suficiente como para que el báculo entorpeciera el viaje. Un equilibrio que intentaba mantener a medida que el cocer seguía su camino,aumentaba su velocidad. Algo que le hacia estar en contaste alerta,tensión. Si no hubiera sido por ello hubiese disfrutado del trayecto. De la compañía.

Su tensión se relajaba,los pensamientos sobre la postura disminuían,cuando la voz del marques se unía a aquellos sonidos propios del amanecer,a aquel sonido natural de fondo que uno se acostumbraba a ignorar con el tiempo,a no reparar en el. Acompañando al sonido de los cacos de su corcel como el sonido mas destacad que los envolvía. Y Luz podía concentrarse en ello,su su voz,en sus preguntas. En las respuestas a dar.

Sonrió con suavidad, el leve suspiro que intentaba ser una ligera risa escapando de sus labios. Entendía el sentimiento de no desear desprenderse del arma,o de no poder hacerlo. Después de todo a el le sucedía lo mismo con su báculo. Se sentía incapaz de avanzar a cualquier lugar sin el en sus manos. Aquellos objetos le había acompañado durante toda su vida. Cuando sus padres fueron asesinados el aro de su madre,que ahora portaba el en su frente bajo sus cabellos,y el báculo de su padre fue lo único que tomo de ellos como recuerdo. Hacia tiempo que no portaba el objeto de su progenitor,pero eso no minimizaba su significado. El báculo le daba consuelo,le hacia sentir seguro,le hacia sentirse útil. Necesitaba saber que si algo pasaba seria capaz de sanar a aquellos alrededor,necesitaba saber que era capaz de usar su magia. Y suponía que de la misma manera el marques debía necesitar el saber que seria capaz de luchar si la situación lo requería.

El negarse a ir desarmado ,aunque la situación lo requiriese,era lógico. Luz lo entendía. Pero en esa situación no era necesario el no porta su arma,no debía preocuparse. Su sonrisa aumento un poco mas.

-No. En aquella ocasión Lyndis portaba su arma a la vista y aun así no fuimos atacados por ello. Si desean mantenerse pacíficos lo harán vayamos armados o no,y supongo que la misma situación se da en caso de ir desarmados... De no ser así no hubiesen muerto tantos civiles por sus manos...

Su rostro adquirió cierta seriedad ante las ultimas palabras pronunciadas,cierto pesar en recordar aquellos que no pudieron ser salvados.Aquellos que en el futuro no podrían. Agito la cabeza levemente,intentando eliminar esos pensamientos de su mente.Concentrarse en su misión actual,en su compañía en esos momentos. Aun así no pudo evitar sonreír con cierta tristeza.

-Por mas aterrador que sea,creo que lo mas probable es que todos estemos equivocados... No sabemos nada sobre ellos,mas que lo que ellos nos han mostrado hasta ahora con sus actos. La información,las pistas,son tan escasas... y si aquello que sabemos a través de la experiencia,que hemos visto con nuestros propios ojos,no es nada mas que lo que ellos desean mostrarnos? Una mínima parte de lo que son, una imagen falsa de lo que son... Ni siquiera somos capaces de comunicarnos con ellos para llegar a un entendimiento,para sacarles información.... Pensar en ello,les hace tan humanos,hace que todas las decisiones tomadas contra ellos creyendo que son monstruos pesen ahora con mas fuerza que nunca... lo hace aterrador,difícil,pesados... Pero,creo que ambos hemos llegado al punto en el que no podemos negar mas la humanidad de estas criaturas,por difícil que sea...

Prefirió ser sincero con el hombre,siendo consciente a medida que sus palabras eran pronunciadas que seguramente seria el único con el que podía compartir tales sentimientos.Tal preocupación. Lyndis era su mejor amiga,podía hablar con ella de lo que desease. Pero no le parecía correcto compartir tal preocupación,tal dilema sobre su alma,con ella. Bastantes responsabilidades tenia ya,bastante peso sobre sus hombros como para añadirle el del propio clérigo. No seria justo para ella. Ademas,sentía que tampoco seria capaz de entenderlo por completo. El marques sin embargo... su instinto le decía que el si lo entendería. Que gran parte de sus preocupaciones eran compartidas en dicha materia. Era mas fácil abrirse con el ,ser sincero y no silenciar sus palabras. Aquellas con temor a ser pronunciadas,por temor a que esos seres fuesen mas humanos solo por mencionar aquella idea... Luz suspiro. Era tan cobarde... y las ocasiones en las que se sentía valiente era solo por pronunciar cuatro palabras. Patético...

Intento desviar la mirada al frente ,de alguna forma no sintiéndose digno en aquellos momentos de clavar su mirada en la espalda del hombre frente a el. Parpadeo al vislumbrar a su izquierda dos figuras en la lejanía. Dos sombras borrosas y sin forma definida desde aquella distancia,entre la hierba. Podían ser,así como podían no serlo. Con cuidado soltó una de sus manos del agarre del báculo y estiro el brazo,señalando al lugar con claridad.

-Mi señor... Por allí...
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Baculo Físico [2]
Tomo de Ellight [1]
Tónico de def. [1]
Herensuge [3]
Tomo de Shine [4]
.

Support :
Lyndis
Semi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2667


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo Humano [Privado | Luzrov]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.