Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Xander el Vie Jun 08, 2018 7:57 pm

El gran torneo de Regna Ferox se había anunciado y no perdió la oportunidad de inscribirse. Ya había visitado estas tierras antes pero su regreso se le hacía refrescante, sin presiones diplomáticas ni guerra de por medio, solo el disfrutar de manera personal un torneo de fuerza pues no iba ni siquiera en representación de su país, solo como un participante más del montón, ya vería cuando fuese reconocido como haría pero de momento había pasado bastante inadvertido al no estar llevando su armadura tradicional negra si no una plateada y azul que había enviado a hacer a herreros mismo de Regna Ferox.

Era agradable ver nuevamente aquellas tierras tan cambiadas, había visto como muchos lugares habían retomado la vida y las pequeñas colonias se habían extendido en abundantes pueblos y ya se vían signos de crecimiento en las contrucciones y en los platíos frescos. Todo rebosaba en vida ahora. Así decidió seguir su camino y visitar un viejo lugar que había sido asiduo cuando había estado meses en el pasado, una pequeña taberna alejada de cualquier pueblo en un cruce de caminos, siempre había estado llena de viajeros y se cuidaban las espaldas cuando los emergidos eran cosa de todos los días, quería ver como le había ido al dueño ahora que la situación había mejorado.

A lomos de su caballo siguió el camino, el alto y fornido corcel negro tenía riendas y silla de montar comunes, marrones y sin ningun decorado más que un par de protectores de metal en sus ancas y el gran bolso sobre estas donde el príncipe guardaba sus pertenencias durante el viaje. Al ver la posada, renovada y viva, con mesas afuera y clientes almorzando, sonrió ampliamente, el aroma a la comida le abrió el apetito de inmediato y apresuró su paso. Dejó el caballo atado donde podía tomar agua junto a otros caballos, suponía que la cantidad de gente se debía al torneo y los enfrentamientos menores que se estaban realizando a lo largo y ancho del país para determinar a los semifinalistas que podrían competir finalmente en la arena.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Great Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [2]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [2]
Concotion [5]
Lanza de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2246


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Vie Jun 08, 2018 9:18 pm

- Con que... ¿Te haces llamar el espadachín negro? - Eugeo había aprovechado los días de descanso entre rondas previas del torneo para pasar desapercibido, o al menos intentarlo, pues aparentemente el destino quería que la gente acabara fijándose en él. - Así es cómo se han dirigido a mí a veces. - Había dispuesto ropa negra a conciencia para ese viaje, pues se había formado un gran revuelo alrededor del torneo de Regna Ferox y no quería verse inmiscuido en especulaciones. Sus atuendos “oficiales” ya estaban más que vistos, y si ya eran reconocibles desde los rumores desatados en la batalla en la frontera plegiana... - Tienes unos rasgos... es como si ya te conociera de algo... - La competición, sumada a su constante participación en las labores de defensa de Regna Ferox antes de la celebración del evento hicieron que su identidad se expandiese como la pólvora. Ya era sabida su participación en el torneo al igual que la del príncipe Marth, si bien no eran necesariamente los contendientes más capaces, su figura pública había hecho que estuvieran en boca de todos. Es por ello que abandonó sus colores predilectos y tomó prestados unos más apagados. No obstante, sus ojos color verde aguamarina y su pelo dorado no terminaban de encajar en su improvisado disfraz. Una carcajada nerviosa salió de su boca, pues no sabía exactamente como salir del enredo sin levantar sospechas. - hahahaha... ¿En serio? ¿Tan rápido ha recurrido a eso para ligar conmigo? ¿O es que el destino ha querido que me apareciera en tus sueños?- Decidió usar la prepotencia como escudo, desviando la atención de la muchacha al mero ejercicio del flirteo. Y no es que la presencia de una chica guapa justo en su lado de la barra le produjera rechazo, simplemente su motivo principal de haber ido a aquella taberna era muy distinto.

Se dice que aquella posada soportó los peores momentos de Regna Ferox, en parte ayudada por su difícil localización, en parte protegida por las personas que solían acudir allí en busca de descanso. Sobrevivió a la destrucción emergida y de igual modo sobrevivió el ambiente feroxi en el lugar, uno podía estar de desacuerdo con la moral de una persona, pero, los habitantes de aquél país respetaban una cosa por encima de todas: la fuerza. La taberna estaba llena de gente así, incluso la mujer de apariencia atractiva con la que estaba tonteando podría ser capaz de partirle el cuello si le daba un buen motivo para hacerlo, otra razón por la que tenía que extremar su precaución si no quería salir mal parado de ese lugar. A su espalda colgaban dos fundas de espadas de color negro, cruzadas. Creyó que sería una buena forma de transportar la Blue Rose Sword y su réplica no-mágica, pero aquello también despertaba preguntas en una dirección que no le convenía. - Puede ser... - Divagó la mujer, a la par que sutilmente iba comiendo el espacio vital del rubio. - O quizá es pura curiosidad, fascinación, nunca había visto a una persona capaz de manejar dos espadas a la vez. Son muy bonitas, ¿puedo verlas de cerca?

- Lo lamento. No creo que sea ni el mejor lugar ni el momento ade...cuado. - Nunca, jamás lo sería. Ya el mango cristalino y azulado resaltaba más de la cuenta. Desenvainarla y mostrarla conseguiría que lo desenmascarasen. Eso si no bajaba la temperatura de toda la posada unos cuantos grados, o peor, invocar en ella un devastador invierno. - “Mierda... está muy cerca.” - El rostro femenino estaba a un palmo del suyo, podía oler la fragancia de su cuerpo, su respiración... Pero la chica se detuvo de repente. Bendito sea Forseti, que bien sabe que no habría podido resistirse a sus encantos, pero ¿Cual era el motivo por el que la taberna parecía haberse detenido en el tiempo? Eugeo miró en la dirección de todos, haciendo que sus ojos se abrieran de par en par.

Una figura envuelta en azul y plata estaba atravesando la entrada.

Apariencia:
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Xander el Lun Jun 11, 2018 5:12 pm

Aquel ambiente era uno en el cual se sentía a gusto, más si no tenía que preocuparse por las formalidades que su posicion en la realeza le imponian, por suerte no era muy reconocido en aquellas tierras por la gente comun, si bien los rasgos de la familia real Nohria eran muy marcados, como su piel enfermizamente blanca por la falta de sol y su cabello rubio, en aquellas tierras de gente tostada por el sol y pieles curtidas por la guerra en poca armadura el rubio resaltaba como un caballo blanco en medio de sementales negros. Ingresó a la taberna y de inmediato miró a su alrededor, el tabernero le reconoció casi al instante saludando con una inclinación de cabeza desde la distancia a la cual el rubio respondió con una sonrisa amplia y yana. La fuerza era lo que le daba respeto en aquel lugar y tanto había luchado en esa taberna para protegerla de los emergidos y tantas nohes había pasado allí que se había ganado la simpatía del tabernero y como hombre que había viajado mucho sabía que era algo importante aquello así como un contacto de provecho.

El lugar estaba mucho más poblado de lo que había estado nunca,no slo por la liberacion del territorio si no por el torneo que se estaba realizando en el país. Se alegraba que Altea estuviese tomando iniciativas en aquellas tierras y tan propias de su cultura guerrera, para tierra de Naga no estaba tan mal en ese aspecto. Se aproximo a la barra donde pidio una cerveza dejando una moneda de plata sobre la madera y al ver a la mujer guerrera casi sobre lo que parecía un mercenario de rubia cabellera se quedó mirando por unos momentos. El varón se le hacía conocido pero no podia recordar de donde, en realidad lo que estaba reconociendo no eran m´s que los rasgos de su hermana que había peleado a su lado en ese mismo territorio meses atrás. No era bueno con las caras en general pero en situaciones tan extremas como había vivido con la joven se le había grabado en su memoria sus facciones. Sin querer interrumpir a la posible pareja se mantuvo un poco a distancia pero su mirada volvía una y otra vez al joven mercenario ya poniendo un poco incomoda a la muchacha al sentirse tan observada por un claro extranjero hasta que su fuerte personalidad salió a luz levantándose para dar pasos firmes hacia el Nohrio. Su mano bajó con fuerza en la mesa y le clavó la mirada - ¿Se puede saber que tanto miras? - el abordaje tan fuerte de la mujer le hizo sonreír aunque tenía que admitir que en un ambiente relajado como una taberna era un poco intimidante - No era mi intención interrumpir, pero el rostro de tu compeñero me resulta muy familiar. ¿Son de aquí o viajan? Puede que me lo haya cruzado en los caminos en algún momento, o incluso en alguna de las peleas del torneo. - la muchacha lo miró un rato considerando la respuesta y sonrió ampliamente mostrando sus dientes blancos - He participado en las eliminatorias, pero no he llegado a pasar. Él parece tener habilidad con las espadas, pero su rostro se ve suave como un trasero de bebe, dudo que conozca en carne propia la carnicería que es ese torneo. ¿O me equivoco, lindo? - la muchacha se giró para mirar al espadachín negro que captaba su atención.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Great Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [2]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [2]
Concotion [5]
Lanza de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2246


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Lun Jun 11, 2018 7:59 pm

Como la actividad de la taberna se había detenido momentáneamente por la llegada del nuevo, Eugeo tampoco pudo evitar desviar su mirada y analizarlo durante unos segundos. Armadura azul y plateada, era una coincidencia curiosa cuanto menos, tanto había planeado el no aparecer con sus colores de gala y justo aparecería un hombre portando el mismo espectro cromático. Tenía que evaluar si su tendencia recelosa al anonimato se fundamentaba con buenos argumentos o estaba haciendo un castillo de los rumores que circulaban sobre él, sea como fuere, eso no entraba dentro de lo que había planificado para ese día. El motivo principal de estar allí era el de, además de desconectar de la rutina militar, tantear el ambiente que se respiraba entre los hospedados de la taberna. Sabía que la mayoría participarían en el torneo, y si bien no quería sonsacar información concreta de ninguno de los presentes, le sería de gran ayuda tener una visión general de los participantes feroxis del torneo.

Feroxis y extranjeros por igual, todo aquel que estuviera de camino al evento principal o hubiera sido eliminado en las rondas previas. Así era tanto con Eugeo como con la señorita que lo acompañaba, e incluso el rubio con armadura azul y plateada había preguntado si habían participado en el torneo. La conversación se produjo porque la mujer se había percatado de su indiscreta mirada, la cual duró más de lo que ella estaba dispuesta a soportar. Inicialmente Eugeo no le dio mayor importancia con el fin de no meterse en problemas. Sin embargo, en el momento de mayor tensión se vio obligado a observarlos, fijándose especialmente en los rasgos faciales del hombre, había algo en el que le despertaba familiaridad pero pronto asumió que se debía a su color de piel y pelo pálidos. Los ojos rojos habrían sido más determinantes si no hubiera conocido a una considerable cantidad de personas que tenían esa característica coloración en sus iris. La chica no dudo en presentar a su intento de ligue de una forma un tanto peculiar. - “¿El rostro como qué?” - ¿De verdad lo había dicho? Eugeo lanzó una mirada cortante a la muchacha mientras pasaba el mal trago tomando un poco de su bebida, desgraciadamente ella estaba de espaldas y no pudo sentir como la apuñalaba con la mirada.

La mujer se dio la vuelta y lo encaró, esperando una respuesta por su parte. - Ejem... - Aclaró su voz, tratando de olvidar la afrenta y actuar con normalidad. Es lo que debía hacer, estaba claro que ella le estaba provocando a propósito. - Me llamo Eiji. – Se presentó con un pseudónimo de dudosa originalidad, pues su pronunciación tenía un deje al de su nombre real. - Respecto a lo que dice, creo que no puedo ayudarle. Pero puede preguntarle a ella, pues también decía que le sonaba mi cara. - Añadió con un ademán y una sonrisa. No le interesaba llevar la conversación en aquella dirección, mas era un riesgo razonable si quería conseguir que los otros dos fueran los que más interactuaran. - “Espero quitármela de encima un rato...” - Mas mostraría interés en la conversación, quien sabe, quizá sonsacaba algo de información por el camino. - Aunque no comparta el cruel comentario que me ha propinado la señorita, he de decir que puedo entender por qué lo ha hecho. Usted parece curtido en batalla, ¿También está participando en el torneo? - Preguntó al hombre, cordial, amigable, tratando de seguir con naturalidad el ritmo de la charla.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Xander el Vie Jun 15, 2018 2:58 am

En Regna Ferox estaba utilizando un pseudónimo y fue a presentarse con el nombre de Marx cuando el tabernero le acercó la cerveza con una amplia sonrisa - Mucho tiempo sin verte, Xander. Esta va por la casa. Al ver tu nombre entre los participantes del torneo no creí que fueses tu pero me alegro que así sea, felicidades por las victorias. - dijo rápidamente dando un firme golpe de su palma en el antebrazo del príncipe ya que sus hombros estaban con las hombreras metálicas así como su pecho y espalda estando sus antebrazos solo con mangas negras, pues debajo de la armadura seguí utilizando su velmez usual solo que sin la chaqueta violeta. - Gracias, en la noche me cuentas novedades. - el tabernero miró que dos personas estaban con el príncipe asumió que serían de su amigos y les llejó una jarra de cerveza que dejó en la barra para que rellenasen sus vasos aclarando que también iba por la casa. Xander levantó un poco sus hombros - Me llamo Xander, si participo en el torneo y he sido muy asiduo a este lugar en el pasado. Es un ambiente que me gusta mucho. - dijo recalcando lo obvio qu eya había dejado en claro el tabernero. Se dirigió a Eugeo - Entre tantos participantes creo que no te he visto en batalla pero puede ser que nos hayamos cruzado en alguna eliminatoria en las arenas menores del país, puede ser de allí que te encuentro familiar. Espero poder cruzarme en batalla, son espadas muy vistosas las que cargas, diría que hacen mejor juego conmigo que contigo. - se refería solo a la gama de colores que se mostraba en el mango de la celeste con vistosos tallados que parecían en cristal o quizas algna clase de piedra preciosa. En cambio él movió discretamente su brazo para que la tela azul de su capa cubriese parte de su propia espada, de mango negro bastante largo de una espada que podría ser utilizada a una o dos manos y con decoraciones en dorado, apenas asomando se podía ver la gema roja, en ese momento totalmente opaca, su funda negra, dorada y purpura iban acordes a su armadura original, pero no suponía que no despertaría sospechas ya que muchos mercenarios y viajeros tenían solo el equipo que podían conseguir, solo la realeza o soldados con buenas pagas y puestos en el ejercito tenían equipo y armamento acorde y vistoso.

Ignoró un poco a la mujer para centrarse más en la conversación que había captado su atención, por lo que decía el joven de negro aún seguía en la competencia mientras que la dama ya había sido descalificada, podría tener más información del rubio que de ella. Igualmente ella se había distraído con la cerveza gratis aunque atendía el vaso del rubio de negro para que no se vaciara, quizás su estrategia de ligue cambiaba a una más segura como emborrachar a su victima. Xander retomó la conversación con él - Curtido por la batalla puede llegar a ser una buena forma de ponerlo. Mi profesión son las batallas, no participo normalmente en torneos tan grandes ya que prefiero mantener los torneos como diversión y el trabajo como trabajo. Pero no es secreto para nadie la riqueza de Altea y la pomposidad de sus nobles, un premio misterioso de ellos, por más que sea algo que tuviesen tirado en un establo puede valer más que un año de trabajo. - dio con tono de broma soltando una risa corta - También me daba mucha curiosidad ver que clase de contrincantes podía esconder el mundo. No se puede conocer los mismos luchadores en un torneo local o en apuestas en una taberna que en algo de esta escala. - no hablaba fuera de conocimiento, cuando viajaba en misiones con sus soldados se comportaba como uno más del montón en esa clase de actividades, apostaba, bebía y se metía en peleas organizadas.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Great Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [2]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [2]
Concotion [5]
Lanza de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2246


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Dom Jun 17, 2018 6:47 pm

Todo iba como solía transcurrir una charla desenfadada en una posada: Gente desconocida pero abierta al diálogo, intercambio de palabras, valores, experiencias... Eugeo disfrutaba de ese ambiente, pues el era un anónimo cuyo nombre no era más valioso que el del resto, una sensación de igualdad que le era difícil encontrar por su estatus de héroe de Altea y caballero real del príncipe regente. A veces no podía pasar todo lo desapercibido que deseaba, algo que podía entender pero que no llegaba a aceptar del todo, pues siempre disfrutó de vivir una vida en donde el trabajo y el descanso no estaban entrelazados.

Acompañó el grato trago de anonimato con uno de verdadera sustancia, el de su cuenco de bebida. Le había dado el turno de palabra a los otros dos compañeros de barra, aunque la mujer parecía haber usurpado la estrategia de Eugeo de hacer que el resto hablasen por él. No le molestaba especialmente, era comprensible, con todo lo que estaba pasando esos días en Regna Ferox cualquier rumor e información era negocio, incluso para algún perdedor prematuro, podría venderle la exclusiva a contendientes por un buen pellizco. No era una forma de ganarse el sueldo que pudiera compartir el espadachín, pero, no veía con malos ojos que otros lo hicieran. Al fin y al cabo, la vida era la que abría aquellas oportunidades, y el no era quien para criticar la forma de ganarse el pan de la gente. La información que se vendería atendía a una competición, y era inocuo en el sentido que no necesariamente conocer las debilidades o fortalezas de tu oponente te garantizaba la victoria. Era un concepto interesante, hacía que todo contendiente no sólo guardara en secreto sus ases bajo la manga si no que pudiera estar preparado por si los oponentes descubrían una forma de ponerte el combate difícil. Sonrió pensando en todo aquello. Lo único que no le apasionaba de los torneos era su carácter público, todo lo demás le maravillaba.

En su segundo trago, la aparición del tabernero y su conversación con el caballero llamado Xander... La bebida en la garganta se le hizo arena al instante, consiguiendo que se atragantara y emitiera un par de tosidos incómodos. - “¿De verdad, el príncipe Xander?” - Pensó. Se preguntaba si de verdad se trataba de “ese” Xander. ¿Que probabilidades había de que se encontrara con un hombre que tuviera el mismo nombre? Además de su físico: piel pálida, rubio, ojos rojizos. El nombre sirvió para que atara cabos. Se había carteado con el príncipe Xander después de lo acontecido con su hermana. Viajó hasta Norh y allí conoció al príncipe Leon y a la princesa Corrin. Cada uno tenía sus claras diferencias con el hombre que tenía entonces enfrente, pero también compartían similitudes físicas notables. Era un parecido que, cuanto menos, justificaría el haberlo reconocido -si realmente se trataba de él-. Pero... - “¿Y ahora qué?” - No sabía bien qué debía hacer. No sería honesto por su parte fingir como si no supiera quien era, pero, tampoco estaba seguro si debía deshacerse de su pseudónimo. El tabernero no parecía saber que era de la familia real de Norh, o simplemente no iba a airear un título como ese en público.

Demasiadas incógnitas que lo dejaron fuera de juego por unos segundos. En primer lugar, sorprendiéndose de que le rellenaran la jarra de forma gratuita, por supuesto no dejaría que el regalo quedara sin compensación y tomaría unos cuantos tragos más para recompensar la buena voluntad del anfitrión. Y por otro lado... - ¿hm? - Balbuceó, algo pensativo, antes de responder a Xander. - Es un placer, Xander. - Comentó, ya relajado, no dejando que las sospechas sobre su identidad afectara a su semblante ni tono. - Se a dónde quieres llegar. - La broma de intercambiar espadas habría sido del gusto del espadachín de no ser por el secreto que se guardaba dentro de la funda de la gélida espada. Mostró una sonrisa divertida de todos modos. - El caballero tiene razón. Su armadura es azul y plateada. Como esa espada rara que llevas encima. Tan azul, parece hecha de diamante... ¿Se la has robado a algún ricachón? - La voz de la mujer hizo inciso en las espadas que tanto estaba empeñada en analizar, una pregunta hecha para que estuviera obligado a responder. Después de todo, aunque nadie fuera detenerle por ladrón, no quedaría bien que no defendiera la propiedad de su espada. - ¡No! Jamás haría algo así... - Respondió con sincero sobresalto, alzando las manos en señal de rendición. - Es una reliquia familiar, un amuleto de la buena suerte podríamos decir. - Mentira, era un arma cuyo poder aún no se había acostumbrado a doblegar, un poder que sobrepasaba los límites entendibles.

Lo mejor sería ignorar a la mujer por el momento. - Quiere que nos crucemos en el torneo, ¿eh? Espero que no se ofenda, pero, no desearía pelear con vos demasiado pronto... Es una cuestión pragmática, parece un hueso duro de roer con esa espada que lleva... - Algo en esa espada no le daba buena espina, los ornamentos eran similares a los detalles florales de su Blue Rose Sword. Sobre todo la guarda de su empuñadura, un patrón circular al igual que la roseta de su espada, ese era el lugar donde el poder de la gema descansaba. Y sabía de boca de Erk que ya había hecho otra espada como la suya en el pasado. Afiló sus ojos un par de segundos, preocupado, debía estar a la altura de las circunstancias si no quería que el equilibrio entre Altea y los países grimleales se tambalease. No compartía las tensiones religiosas que se estaban gestando en el continente, pero era imperativo congelar un posible conflicto para que vidas inocentes no se derramaran en la disputa.

Sutiles críticas a la sociedad de Altea aparte, Xander si tenía razón en algo. - Coincido contigo, quiero llegar a conseguir aquello que tanto bulo han estado dando. Debe ser un premio muy valioso si tanta gente ha optado por disputar el torneo. La fama y el título de ganador es una recompensa menor si lo comparamos a descubrir qué demonios es la reliquia del primer premio... - Expresaba ademanes con la mano en acompañamiento con su monólogo. - Y vino tanta gente de fuera... - Eugeo deseaba que se creyeran que era oriundo de Regna Ferox tras comentar aquello. - Los mejores del mundo, ¿no? Dentro de poco será el gran día, los treinta y dos mejores... - Eugeo era uno de ellos, Xander, como no, también participaba. - Bueno, quiero decir, los treinta y dos mejores que se han presentado. Da igual lo fuertes que nos creamos, porque siempre hay un pez más grande. - Recalcó el siempre, a modo de recordatorio, amenaza o modesta valoración. El como se interpretara quedaba a decisión del interlocutor.

Iba a seguir hablando, todo lo que implicaba un duelo, además de espadas, perdía al joven Schuberg. Justo cuando iba a recalcar su deseo de cruzar espadas con Xander llegada la final, un estruendoso ruido invadió el jolgorio de la taberna desde el exterior. Eugeo miró a la entrada, en silencio, y con notable seriedad en su rostro.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Xander el Sáb Jun 23, 2018 8:54 pm

El ambiente alegre de la posada contagiaba al nohrio, o fuese quizas el alcohol de su cerveza que iba limando sus asperezas. La mujer dirigia de nuevo su atención al arma ajena y la mirada del rubio se clavo por encima de su jarra sobre la empuñadura que efectivamente parecia tallada en diamantes - Jm... Pues tiene una buena familia para que algo así estuviese paseando de generación en generación. Y que se mantuviese en tan buen estado. La mia tambien es de mi familia, mi padre me la dio cuando apenas sabía montar y no podía ni levantarla con las dos manos, desconozco cuantas generaciones lleva en mi familia pero sé que ha visto más sangre de lo que es bueno para una espada. He tenido que repararla y reforzarla para mis necesidades. - no temia hablar de esa manera de su espada, no comprometía su origen y de todas maneras ya revelaría al mundo el poder con el que contaba Nohr cuando se presentase en la arena pública, hasta el momento no habia tenido necesidad de sacar esa arma pero cuanto más alto el escalón, mas fuerte era su adversario y no tenía intencion de insultar a un oponente fuerte utilizando menor poder.

Tomó como un cumplido las palabras del alteano y sonrió - Digo lo mismo de ti, pese a la poca fe que tu amiga tiene en tí, si has llegado hasta tan lejos en el torneo es por que eres bueno en lo que haces. - terminó su jarra de bebida. No tenía realmente nada contra Altea y su gente, solo contra su religión y la actitud que esta tomaba con los suyos, pero si consideraba como opionion suya que era un pais lleno de nobles que nunca habian tocado una espada y viviendo entre riquezas se habian vuelto debiles y cobardes. Era la opinion general que tenía sobre los paises adoradores de Naga en general que debido a su culto y perseguir la paz a toda costa perdía la fortaleza que los paises oscuros exigían a su gente a base de simple vida diaria. Nohr tenía incluso condiciones climáticas que hacian que cualquier tarea requiriese esfuerzo y quien no se hacia fuerte no podía vivir en el pais - Con tener un par de buenas peleas y poder mirar el reso ya quedo feliz. Ni por lejos me considero el mejor y si bien aspiro al primer puesto, se que no sera un camino facil. - el sonido esterior hizo que la taberna se silenciara. La atencion se dirigió a la puerta y no siendo ellos los únicos que participaban o habian participado en el torneo, eran muchos los que cargaban armas y eran capaces de pelear.

La puerta se abrió de golpe y un hombre tropezó en el interior apresurándose - ¡Emergidos! ¡Hay emergidos! ¡Vienen desde el sur! ¡Muchos...! ¡Me emboscaron en el camino! - detrás del hombre entraron dos emergidos con sus armas ensangrentadas y siendo los más cercanos a la puerta en reaccionar levantaron una mesa entre tres y con esta empujaron a los emergidos de nuevo hacia afuera. Varios ya desenfundaban sus armas y salian. El nohrio dejó su jarra para unirse a defender ese lugar, ya como acción reflejo de una situacion tan normal en su dia a dia que apenas le sorprendía.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Great Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [2]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [2]
Concotion [5]
Lanza de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2246


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Lun Jun 25, 2018 5:13 pm

El caballero de Altea de incógnito fue de los primeros que se levantó en la posada e hizo el amago de desenvainar cuando el civil entró alertando del peligro que se avecinaba. No importaba cuan recóndito era el lugar, ni la seguridad que tanto empeñaban en mantener, pues siempre acababa apareciendo un reducto de emergidos dispuestos a causar estragos. No importaba el contexto, ni siquiera el hecho de que los asiduos de aquella taberna fueran guerreros de primera clase los había frenado de hacer su entrometida aparición. Con grandes reflejos y fuerza, los feroxis más cercanos a la puerta de entrada se las apañaron para contener la primera entrada de emergidos, poniendo al viajante a salvo en la parte interna de la posada. Eugeo fue primero a comprobar su estado antes de salir a combatir como estaba haciendo el resto. Le dio un número aproximado de atacantes, por suerte, estimó que no serían suficientes para doblegar al improvisado ejército de duelistas y mercenarios alojados en la posada. - Qué suerte... Altea está pagando bien cada cabeza emergida, al peso. - No era exactamente ese el modo en el que cuantificaban la ayuda prestada a la erradicación de emergidos, pero empleó un lenguaje con un tono de indiferencia para no destapar que trabajaba para el gobierno a la par que alentaba a todos para que luchasen.

Y él, cómo no, pelearía asumiendo el rol de cazarrecompensas, siempre que la situación no se fuera de las manos y debiera adoptar un rol de mayor autoridad. Cuando puso un pie fuera, echó un primer vistazo al panorama al que se enfrentaba. La cantidad de emergidos era considerable, pero también el número de defensores, los cuales poseían una fuerza y entusiasmo en el combate impresionantes. Asumía que sus compañeros del ejército aparecerían tarde o temprano gracias a la constante labor de vigilancia de las jinetes de pegaso, pero, visto lo visto dudaba si llegarían a tiempo o los feroxis les habrían quitado todo el trabajo para entonces. Suspiró, se sentía un poco fuera de lugar peleando con aquellos atuendos oscuros, sin contar con que llamaría la atención si al final luchaba con sólo una de sus espadas. Pero es lo que había, tal amenaza no requería el uso de poderes superiores. - Ah... qué aburrimiento, no parecen peligrosos... - Comentó, fingiendo exceso de confianza en su andar y el desenvaine de una de sus espadas de su espalda. Odiaba comportarse de forma pretenciosa, engreída e infantil, mas era la única forma de mantener su careta sin levantar sospechas.

La espada que desenvainó, una de filo negro con bordes plateados, no era de excesiva calidad pero serviría para el trabajo que tenía que hacer en ese momento. Con la relajada parsimonia que debía demostrar, finalmente se situó en primera línea. A sus costados, los improvisados compañeros de batalla, en frente, un buen puñado de resurgidos. Si todo iba como calculaba, al final tocarían a tres o cuatro cada uno y no deberían enfrentarse a más de dos al mismo tiempo. El espadachín negro tuvo que enfrentar a uno en la primera oleada, portando un arma ordinaria y un aura que no denotaba demasiado peligro.

Al menos no tenía que fingir en una cosa, y eso era su habilidad de espada. Dos fintas, tres bloqueos y una sucesión de seis blandidas en respuesta fueron necesarios para reducir al emergido, que poco pudo hacer para plantarle un combate difícil y mucho menos para bloquear con precisión las incisivas estocadas del rubio. Tras cada parada, Eugeo ya sabía donde tenía que atacar si quería seguir mellando en la defensa de su oponente hasta que, finalmente, no hubo acero que pudiera parar un profundo corte transversal en su pecho. Cayó el oponente al suelo, sin vida, Eugeo dio una vuelta de trescientos sesenta grados a su arma para calibrarla en su mano y ya de paso decorarse, soltando una sonora -pero corta- carcajada en el proceso. - Jé, muy fácil. - Sentenció, dándose unos segundos de descanso para observar al resto de sus compañeros de barra. Pudo ver a la mujer muy cerca suya, su expresión no se veía conforme, quizá fuera porque no pudo verle empuñando sus dos espadas al mismo tiempo, sin embargo, todavía no había podido localizar a Xander entre el gentío.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Xander el Jue Jun 28, 2018 11:54 am

El grito del rubio de ropas negras alentó a los presentes de tal manera que la emocion se sentía en el aire. Muchos se habian frustrado por perder en las preliminares del torneo y habian buscado ahogar sus penas en alcohol pero ahora tenian una razón para descargarse y teñir sus filos de sangre sin consecuencias, ¡incluso con pago!
No se podía decir que hubiese caos pero si fue lo más cercano a una avalancha organizada hacia la salida, el sonido de las jarras de madera y metal cayendo al piso, los choques de armas y el sonido húmedo de los cuerpos golpeados. No tardó la entrada en quedar teñida de sangre y cuando el rubio de clara armadura salió al exterior consideró que incluso si él no movía un dedo el ataque emergido sería rápidamente reducido. Se notaba que se habian organizado, que habían atacado en un grupo grande pero al parecer no contaban con que la taberna estaría llena de guerreros. Consideró el guardar su espada pero su mirada pronto encontró a una pareja de guerreros que estaba siendo apartada del grupo por emergidos y como bien era sabido en las formaciones militares, la unión era la fuerza, si uno se apartaba del grupo era hombre muerto casi pr seguro. Apresuró su paso embistiendo con su espada a un emergido por la espalda y apartandolo con el mismo movimiento para empujar a otro enemigo con su propio aliado - ¡No se separen! ¡No dejen que los arriconen! - aconsejó rápidamente, muchos eran excelentes guerreros pero se notaba la falta de experiencia en luchar en grupo, mercenarios en su mayoría nunca habían estado en grupos de pelea más grandes que un puñado de 4 o 5.

El emergido empujado no tardó en centrar su atención en el príncipe, blandiendo su hacha intentó hacerle alcance pero el rubio bloqueó permitiendo a uno de los mercenarios de clavar su propia arma en el pecho del emergido que había abierto su defensa. El número de emergidos bajaba rápidamente y habiendo ya heridos eran rápidamente llevados al interior de la taberna donde comenzarían a coser y vendar heridas. La atención se había centrado en el misterioso mercenario de las dos espadas, que se lucía con arrogancia propia de alguien que no ha conocido la derrota enmascaraba a la perfección su procedencia.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Great Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [2]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [2]
Concotion [5]
Lanza de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2246


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Dom Jul 01, 2018 4:06 pm

A pesar de llevar unos colores muy llamativos, sólo logró encontrarlo cuando coordinó con un grito a un grupo de combatientes que se habían visto superados tácticamente por loe emergidos. Eugeo rápidamente fue al punto de mayor concentración emergida para reforzar la defensa ahí, aunque todo hacía indicar que la batalla terminaría decantándose del lado de los feroxis. Mientras se acercaba al nuevo frente de batalla vio como se defendió Xander de un enemigo, desequilibrándolo y sirviéndoselo en bandeja a los otros mercenarios. Por el momento un desempeño conservador, no había mostrado al resto de combatientes ninguna de sus cartas. Eugeo negó con la cabeza, no era el momento de analizarlo, tenía otros asuntos que tratar con el príncipe norhino pero debía hacerlo en relativa intimidad.

Hasta que llegara el momento, debía seguir asumiendo el papel que se había preparado. - Eh, ¡vamos! Conmigo. - Comentó con total desenfado en el momento en el que se cruzó con varios compañeros, Xander incluido. La velocidad de carrera que podía alcanzar sin armadura era considerable, en un abrir y cerrar de ojos ya se había situado en la linea delantera. - ¡Abran paso, que llego! - Gritó con la voz cantante, avisando para que le hicieran un espacio en la formación. Llegó sin desperdiciar ni un ápice de su energía cinética: Agachó su cuerpo cuando el emergido al que enfrentaría trató de defenderse de su carga con un corte horizontal y lo placó con el hombro con todas sus fuerzas tirándolo sin problemas contra el piso. Se giró sobre si mismo y cortó con su espada el gemelo del emergido de su izquierda, para luego bloquear el contraataque del que tenía a su derecha. Los mercenarios aprovecharon la abertura para tomar ventaja en sus respectivas luchas, no tardaron en derrotar a los emergidos que Eugeo había distraído.

- Bien, sigamos. - Comentó para si mismo, sus ojos y rostro habían cambiado denotando una profunda agresividad. Sin ningún tipo de miramientos, clavó la espada en el enemigo que había derribado hace unos instantes, y su mirada se fijó en los pocos emergidos que esperaban su turno en la retaguardia. - ¡Vamos! - Vociferó una vez más, alentando la ferocidad de las tropas feroxis, de un modo u otro los comprendía, pues sus orígenes pertenecían a Silesse y Mitgard. Especialmente ésta última y, aunque los intereses de los Schuberg siempre se centraron en el país capítal, el entrenamiento de esgrima bebía más de la agresividad del ducado meritocrático de Jugdral.

Los improvisados soldados avanzaron para acabar con el reducto restante, llevando el foco de atención a otro lugar, incluso habían dejado bastante alejada a la mujer que los había acompañado en la barra. Eugeo esperó a que Xander lo alcanzara y entonces siguió su ritmo de carrera para poder intercambiar unas palabras con él. Lo miró a los ojos una vez se aseguro que nadie los estaba vigilando de cerca, que nadie pudiera escuchar sus palabras. Dejó atrás tanta arrogancia e infantilidad fingidas para dirigirse a él con un aura más acorde a su forma de ser. - Pensé que me reconocería cuando me presenté por mi alias... O es que fingió bastante bien no haberlo hecho... - Sin quererlo se estaba desviando del tema, así que cortó aquello de raíz, decidió ir al grano. - Sea como fuere, lamento tanto secretismo, pero no quería que nadie supiera de mí en un momento ni lugar como éste. Soy Eugeo Schuberg. - Su nombre sería suficiente para refrescarle la memoria, no hacía tanto que se habían carteado y aunque no llegaron a conocerse en persona estaba seguro que aún se acordaría del apellido que compartía con su hermana Alice. Si es que de verdad era “ese” Xander, príncipe heredero al trono de Norh, estaba prácticamente seguro pero prefirió no darlo todo por supuesto antes de tiempo. Si era él de verdad, la conversación los llevaría por el camino correcto.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Xander el Sáb Jul 14, 2018 12:55 am

La batalla veía tierra en el horizonte y los emergidos ya les venía cayendo la noche sobre ellos. Los numeros se inclinaban cada vez más favorablemente para ellos y no tardarían en ver la victoria, incluso los que habian estado mas en desventaa. Para suerte parecia al momento no habian bajas del lado de los Feroxi.

La presencia del mercenario se hizo notar de inmediato con su alegre vozllena de confianza que alentaba a unos y enojaba a otros más suceptibles a la fanfarronería. El rubio al dejar bajo control la situación e intentando no destacar demasiado se apoyó en los demás para que terminasen el trabajo, sus ataques no eran mortales y mostraba un buen dominio de la espada pero ningún movimiento era tan llamativo como para destacar por si solo mas que su desenvoltura en el campo de batalla que podía ser simplemente por experiencia vendiendo el filo de su espada. En cambio para el caballero de Altea que tenía más piezas para resolverse logró dar con su identidad sin problemas. Con la situación bajo control no necesitaba estar tan atento a esta y pudo prestar atención debida al rubio cuando le habló. Que la verdad no había sospechado de su identidad, más allá de verle rostro conocido no habia nada que pudiese saber de él, pues solo habian intercambiado cartas formales sin mucho más que un nombre. Al escuchar su apellido fue que mostró sorpresa y uan sonrisa sincera se formó en sus labios - Entonces si tenía razón al encontrarte cara conocida. Espero que su hermana se encuentre en buena salud. - miró por un momento su alredor y constatando que todo estaba bajo control volvió a él. No esperaba ver a un soldado de Altea con título de noble vestido de negro, pero seguro que nadie esperaba ver al príncipe de Nohr vestido de plata y azul tampoco. La escena le parecía graciosa cuanto menos - No tiene nada de que disculparse, da más libertades el viajar bajo una máscara que portando lo que el nombre acarrea. He oído tu nombre entre los participantes que han caído bajo tu espada y corren muchos rumores de tu fortaleza, ero no te estaría diciendo ninguna novedad. La ventaja de codearse en las tabernas con gente que solo conoce un nombre y no una cara es poder escuchar los cotilleos de uno mismo. - le divertía mucho la idea y hasta había recordado momentos en que le había ocurrido, para bien o para mal, las cosas que podía llegar a escuchar no siempre eran tan gratas como alguien sorprendido por su desempeño como guerrero, si no también odio por su procedencia, sobretodo en un torneo realizado por un país seguidor de Naga.

Las aguas se asentaban cuando el último emergido cayó, los heridos eran atendidos y los que estaban en pie cortaban las cabezas de los emergidos esperando poder cobrar lo que el mercenario había dicho. El príncipe oscuro permaneció afuera, apartado con el otro conversan con tranquilidad sin ser interrupidos, cuando en el piso habia oro, nadie prestaba atención a los que solo conversaban. Igualmente el ambiente rapidamente se estaba poniendo violento, los mercenarios comenando a discutir por los cadáveres y de quien había matado cual o quien y a quien correspondía tal o cual cabeza. Adivinando que aquello podía ponerse más complicado apresuró de enfundar su espada, junto a la común que había untilizado seguía su legendaria a la espectativa de ser utilizada, susurrando contra la nuca de su dueño, ahora con más fuerza como si algo cercano la estuviese despertando. El escalofrió le recorrió y tuvo que sacudirse para quitarse la sensación - Lamento ser tan escueto pero veo que mis planes de descansar aquí no podrán ser y debo partir para llegar al próximo pueblo antes del anochecer. Espero que nuestros caminos se vuelvan a cruzar... y de ser posible en la arena. Dele mis saludos y buenos deseos a su hermana. - hizo una inclinación con su cabeza como despedida. Tomaría su caballo y emprendería rápidamente partida, en aquel lugar el ambiente sería todo menos calmo esa noche y necesitaba poder descansar para su próximo duelo.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Great Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [2]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [2]
Concotion [5]
Lanza de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2246


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Dom Jul 15, 2018 3:40 pm

La sonrisa que esbozó el noble de Norh fue contagiada en el rostro propio, a lo cual mostró un esbozo amigable y satisfecho por el encuentro. Seguido de una expresión más nostálgica cuando Xander le entrgó los buenos deseos de su hermana. - Muchas gracias, príncipe Xander. Ella ya se está recuperando en casa. - Respondió con lo que sabía de su familia, en Mitgard, la situación en el norte se había agravado con la caída del país vecino de Grannvale. Eugeo estaba confiado de que, a pesar de todo, los problemas la invasión emergida no empeoraría. - No habría sido así de no ser por su ayuda, le salvó la vida. - Matizó, evocando una leve reverencia con la cabeza. Comprobó brevemente la situación de la escaramuza, así como del estado de los heridos que eran retirados al interior de la taberna, antes de volver a ceder su atención al heredero del reino vecino. - Justo como lo ha dicho, Xander. Con todo lo que ha pasado y el peso que ha ganado mi nombre dentro de Altea... Es una presión a la que no me acostumbro. - Confesó con denotada incomodidad por su excesiva fama, revisando nuevamente que nadie estuviera escuchando su conversación. - Por mi parte, he tratado de conocer a todos los que han ido ganando en la arena, pero su nombre no ha sonado entre los participantes... -Divagó, llegando a la conclusión de que mostrarse públicamente en Altea no era especialmente fácil para la nobleza de Norh - Huh... Olvídalo, no es nada. - Era entendible teniendo en cuenta que pisaba tierra alteana y que, pese a que nadie fuera a expulsarlos por tratarse de un torneo a puertas abiertas, no iba a ser bien recibido en el país. Incluso Eugeo debería haber actuado institucionalmente con recelo, mas la situación y la gratitud previas le impidió actual de tal modo.

Las facciones del espadachín se agravaron al recordar el contexto de tensión que había entre países de distintas ideologías. Y aunque Eugeo había mostrado una violencia implacable frente a los adoradores de la oscuridad en Jugdral, no estaba especialmente orgulloso de los brutales actos que cometió. Sumado a la llegada de los emergidos al mundo, estaba convencido de que solucionar las diferencias a través de la violencia no era la solución. Mientras pensaba en el peor escenario posible, un calambre incómodo comenzó a subirle por la columna, cuyo origen no pudo explicar del todo. Fue como un mal presentimiento, una misteriosa energía que invadió el ambiente, o su Blue Rose Sword gritándole desde su funda de que un enorme peligro estaba por llegar. Un silbido lamentoso recorrió su cabeza al final, mas antes de que pudiera hacerse nuevas preguntas Xander tomó la palabra.

Le llevó unos instantes comprender la situación que le narraba el príncipe, miró a uno y otro lugar, los fieros guerreros estaban encendiendo una disputa por los trofeos recogidos, ergo la recompensa a recibir por parte de Altea, y podía trascender en otro conflicto si la situación no se controlaba en poco tiempo. Le escandalizó que estuvieran recogiendo las cabezas de los emergidos, habiéndose tomado la palabra del falso mercenario de forma literal, demasiado literal. Su actuación estaba siendo especialmente salvaje. - “Esto se está yendo de las manos...” - Sentenció, habría que hacer una recompensa equitativa y lo suficientemente cuantiosa para calmar los ánimos de todos. Mientras analizaba aquello, no había perdido detalle a lo que Xander había dicho, tomando su turno de respuesta cuando él terminó. - Comparto su deseo, Lord Xander. Haré todo lo posible por que ese encuentro se produzca, no lo dude. - Mentiría si dijera lo contrario, de hecho, se sentía frustrado de que no pudiera hablar con él e tiempo que deseaba. Ya ocurrió cuando fue a Norh, pues no se encontraba allí, y en ese momento problemas ajenos a ellos volvían a separarlos de nuevo. Sin decir una palabra más, hizo una reverencia y dejó que el príncipe emprendiera su camino. Diez metros, treinta metros... esperó a que se encontrara a más de ciento cincuenta metros para susurrar otra promesa que no sería escuchada. - Nunca dejaré de estar agradecido por lo que hizo por Alice. Pero, si nos vemos en la arena... Por el bien de Altea y Akaneia, no dejaré que se haga con la victoria.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
449


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eliwood el Lun Jul 30, 2018 12:20 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Eugeo ha gastado un uso de su espada de bronce.
Xander ha gastado un uso de su espada de acero.

Ambos obtienen +2 EXP. Eugeo obtiene +1 EXP adicional por efecto de Parangón.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3245


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] These battle scars, don’t look like they’re fading. [Priv. Eugeo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.