Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] Lo que mata es la humedad [Privado Yuuko]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Lo que mata es la humedad [Privado Yuuko]

Mensaje por Poe el Miér Mayo 16, 2018 9:40 pm

El clima en Durban era algo de lo que no terminaba de acostumbrarse. El frío hacía que la humedad literalmente se congelase, y viviendo su vida bastante lejos de la costa en Ilia lo más cercano a humedad que había conocido eran las lluvias de verano cuando el hielo se derretía por unos pocos meses. Pero mudarse a un país que era literalmente una isla con agua en todas direcciones le había hecho enfrentarse a problemas que nunca antes había imaginado. Cosas como el moho en las paredes o en los muebles que no eran ventilados o mantenimientos que tenían que darse a las casas para que el agua no debilitase la piedra ni pudriese la madera, y lo más importante, cuidar los libros. En Ilia había aprendido lo que la luz y el aire seco podía hacer a los papiros y libros más antiguos cuando el papel era hecho de caña entretejida, pero nunca había aprendido a como cuidarlos de climas más cálidos y húmedos, y muchos de sus libros habían sufrido por eso hasta que consiguió convencer a un bibliotecario local que le explicase ese mundo nuevo del clima.

Fuera de esos inconvenientes se había estado adaptando bien, la humedad realzaba las ligeras ondas de su cabello dándole más volumen lo cual él lo tomaba como algo bueno, pues había recibido halagos de su aspecto pro primera vez en su vida, y se agradaba más verse en la platería de su casa así que con el pelo liso y sin gracia. Karl, su mapache, por su lado, parecía acostumbrarse mucho mejor que él, la comida fresca abundaba allí y no tenían que ceñirse a frutas de conserva o carne salada, ahumada o seca. El pescado fresco era muy económico y pasó a ser el platillo preferido del regordete mapache. En varios aspectos consideraba que su vida había mejorado considerablemente pese a los contratiempos que le habían empujado a irse y la soledad que le perseguía desde el exilio de su familia.

La soledad le había golpeado duro en un lugar donde no conocía a nadie y las costumbre eran tan diferentes, se apegó mucho al único ser vivo que trajo consigo y no tardó en frecuentar los puertos para mirar mercados. Era un poco comprador impulsivo y le llamaban la atención las ofertas imperdibles, sobretodo las de objetos invaluables que eran vendidos sin conocimiento por piratas o bandidos que pretendían solo un puñado pequeño de oro. En estos barcos fue que consiguió una jaula con cuervos, o "crías de sub-humano pájaros negros", tras discutir un largo rato con el vendedor, este le reconoció que eran simples pájaros negros y los vendió a una pequeña fracción del precio que pretendía... claro que también habían habido amenazas de parte del escritor con notificar a las autoridades por intentar vender esclavos y de pasar mercadería sin declararla. Feliz con su nueva adquisición comenzó la cría de cuervos en Durban amaestrando a las sumisas aves que ahora sospechaba robadas más que capturadas. Aves tan inteligentes como los cuervos que reconocen a individuos en particular eran excelentes aves de mensajería y cuando la primera camada ya estaba lista comenzó a ofrecerlas a su venta.

El viento soplaba como siempre en la costa, viento húmedo que arrugaba la ropa y esponjaba el pelo, pero según decían los marineros expertos en observar el clima, que para la tarde el viento pararía y el sol brillaría con fuerza hasta el ocaso. Por esa misma razón no se apresuraban ya que salir a la mar así solo conllevaría a que al dejar el puerto se queden esperando mejores vientos. Mejor tomarlo con calma y partir al otro día. Esto le daba tiempo al pelinegro de hablar con comerciantes de animales para intentar conseguir un trato por su camada de cuervos pero muchos negaban por la mala fama del animal, alegando que las palomas o los halcones eran mejores opciones. Incluso el escritor iba con un cuervo en su hombro que mostraba lo manso e inteligente que era a algún interesado pero no había tenido suerte. Pasando de mercaderes a compradores comenzó a buscar personas que parecieran de importancia, al menos de buen poder adquisitivo para abordarlos. No era que le hiciera falta el dinero, solo que le divertía el hacer negocios y continuar criando aves, si no lograba ubicarlas no tendría espacio para más... o terminaría en una casa con decenas de cuervos revoloteando en el interior. Así fue que se acercó a una dama que parecía de alta cuna, sobretodo por los guardias a su alrededor que de inmediato le detuvieron el paso - No es mi intención importunar a la dama en su paseo de compras, pero quizás esté interesada en obtener aves de mensajería que no son presa de otras aves como las palomas ni que corren el riesgo de independizarse a medio camino como los halcones. - si bien le hablaba al hombre que le detenía, su mirada oscurecida por las ojeras y sus largos cabellos se fijaban en la delgada mujer de larga cabellera.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Villager

Cargo :
Escritor | Estudiante de mago

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Katana de bronce [3]
Tomo de Ruina [2]

Esp. plata [6]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2147


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo que mata es la humedad [Privado Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Sáb Jun 09, 2018 1:11 pm

La reina era una mujer sumamente ocupada, tal y como suponía lo eran el resto de gobernantes del mundo. Las tareas que llegaban a palacio y se acumulaban en el mismo era eternas y siempre lo serian, y aunque tuviese en quien relegar alguna de las mismas otros eran asuntos en los que debía intervenir y manejar personalmente. Pero el palacio y los deberes de la corona no eran lo único que le ataban, también lo hacia el ejercito. El deber que ella tenia de proteger a los suyos de cualquier mal, un deber que a sus ojos hacia necesario que dirigiese a sus tropas tanto desde la distancia como desde el mismo campo de batalla. Los informes que llegaban a su escritorio por mas precisos que fuesen nunca podían compararse con el echo de ver la realidad con sus propios ojos, con vivir la lucha de sus hombres y conocer al enemigo al encontrarse con el frente a frente. Para ganar batallas no era necesario conocer al enemigo, para derrotarlo y ganar la guerra ,si. Habia que conocerlo, entenderlo y pensar como el , un conocimiento adquirido luchando y no leyendo desde la distancia.

Tenia el trono, tenia a su ejercito, y tenia a sus islas y sus gentes. Islas que debía visitar, gente a la que debía cuidar no solo desde el campo de batalla. Pues los enemigos estaban en todas partes y no a todos se les combatía con tomos. Yuuko era consciente del peso sobre sus hombros,de las consecuencias de sus acciones y palabras. De la importancia de la imagen que daba. No deseaba ser una reina que no se moviese de la comodidad de su palacio,que no se dejase ver. Tenia que dejarse ver, que sus ciudadanos la viesen ,la notasen cercana a ellos. Que se sintiesen protegidos y cuidados, que sintiesen que había quien se preocupaba por ellos y por su bienestar. Y sabia que podía conseguirlo, en mayor o menor medida, con el solo pasear por sus tierras.

Por ello a pesar de su apretada agenda ,cada vez que le era posible, le gustaba hacer visitar periódicas a todas las islas que conformaban su país. Aprovechando las trayectos en barcos para ocuparse de algunos asuntos de la corona. Aprovechando las visitas no solo para ser vista, si no para conocer en persona el estado de sus territorios. Combatir y echar a los enemigos de ser necesario, ver que las obras de reconstrucción ordenadas estaban siendo realizadas y si era necesario el iniciar nuevas. Comprobar que los encargados de administrar cada territorio cumplían con su deber de forma correcta,sin sobrepasarse en su autoridad,verificar que las recogidas de impuestos cuadraban con los informes que recibía en palacio. Hacer acto de presencia para recordarles quien gobernaba y felicitarles de ser necesario. Visitar los cuarteles del ejercito y agradecer a sus hombres su labor,el hacer que supiesen que no eran olvidados,que se les valoraba...

Poderoso enemigo es el tiempo cuando se tiene tanto de lo que encargar...

Por suerte la mujer podía relajarse , aunque fuese por unas horas,por unos días. Pues con la amenaza de los emergidos expulsada de la mayor parte de su territorio tenia un enemigo menos que enfrentar. Si, habían iniciado campañas en Kilvas, otra tarea que ella creía crucial, pero que no era tan sumamente urgente como lo había sido echar a los emergidos de las islas. Como lo era el acabar con los piratas que aun rondaban por allí.

Por eso no supuso un gran problema el tener que alargar su estancia en esa isla en particular por culpa de la climatología. El viento podía ser un poderoso aliado en el mar, pero en ese caso debido a su fuerza,a la dirección que tomaba y a lo que seria su siguiente destino... El viento les alejaría de la próxima isla, haría su viaje peligroso. Era mas prudente esperar un día mas. Y la prudencia era una valiosa aliada.

Decidió entonces aprovechar la situación ,el tiempo extra para pasear que el destino le había obsequiado, paseando por los puertos y entre los puestos del mercado,sonriendo a aquellos que desde la distancia le reconocían y le saludaban con una reverencia.Algunas mas torpes que otras.

Sus guardias se detuvieron y con ellos los pasos de la mujer, cuando un hombre de gran estatura que la propia , piel pálida y cabellos oscuros y revueltos se acerco a ellos. Sus guardias atentos ante las acciones ajenas. Mas la mujer no pudo mas que clavar sus ojos rojos en los ajenos y sonreír ante la determinación y seguridad que el otro dejaba ver en sus palabras. Palabras educadas y sabiamente elegidas dado el propósito de las mismas. Inteligente. Interesante.

La mujer sonrió mas mientras de un acto instintivo acomodaba la falda de su vestido. Ese día portaba un vestido rojo, el cual dejaba parte de su clavícula y los hombres al aire. Así como sus pálidas piernas al llevar una abertura a un lado del mismo. Los bordes del atuendo estaban bordados con hilo de oro, y sobre su pecho se apreciaba el dibujo de unas flores de un rojo pálido,casi rosa. Un collar de la misa tela que el vestido se ceñía a su cuello,uniéndose a la vestimenta mediante una flor blanca. Portaba zapatos de tacón de aguja,de un rojo intenso. Unos guantes negros enfundaban sus manos, cubriendo los mismos casi la extensión completa de sus brazos ,quedando por debajo del hombro. Parte de su cabello suelto ,cayendo con gracia a ambos lados de su rostro y a su espalda,otra parte recogida en un moño con una flor blanca de la que colgaban hilos rojos. Sobre su cadera colgaba gracias a un trozo de tela un tomo mágico, forrado con tela negra y con la misma figura de la flor que había en su vestido sobre la portada del tomo. En un color rojo intenso.

Se acomodo el tomo con un acto inconsciente , hizo un leve gesto a sus hombres con su mano.Una señal silenciosa de que podían bajar la guarida unos instantes,de que estaba bien que dejasen continuar al hombre. Al mismo le hizo una señal, indicando de que podía acercarse un par de pasos mas. No estaba siendo imprudente, sabia cuidarse sola, confiaba en que los otros eran capaces de protegerla aun con la cercanía del hombre. Ademas el mismo no parecía una amenaza,aunque no deseaba juzgar aquellos. Las apariencias podían traicionar,uno mostrar únicamente lo que desea que otros vean.

-Os referís a los cuervos acaso? Me temo que soy consciente de sus beneficios como aves mensajeras... así como de sus inconvenientes... Hermoso y fuerte el animal que te acompaña, uno tornado en símbolo desafortunado... Me interesa buen vendedor. Me interesa saber como hacer que los beneficios de dichas aves pueden sobreponerse al echo de que la gente no confié en ellos... Pues nadie se atreverá a tomar nada, ni un triste mensaje,de aquello de lo que desconfía...


off: ropa de yuuko:
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2520


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo que mata es la humedad [Privado Yuuko]

Mensaje por Poe el Dom Jun 17, 2018 10:19 pm

La estampa de la dama era propia de su título pero sin corona ni grandes vestidos de gala el pelinegro caía en el desconocimiento del rostro de la gobernante de su nuevo hogar, no había pasado tanto tiempo allí como para llegar a conocer el rostro de su reina en algún desfile o mismo en algún retrato de algún anuncio, solo sabía los datos técnicos como su nombre, posición y familia, nada más era de relevancia para un simple ciudadano. De ahí la confusión principal que había tenido el varón con la dama creyéndola solo de buena cuna y habiendo tenido un acercamiento tan poco pomposo ni digno de la realeza. Pero a fin de cuentas le había funcionado, pues había captado la atención de su posible compradora.

Cuando los guardias se relajaron y le permitieron acercarse, así lo hizo, solo unos pasos in invadir el área personal de la dama, fuese reina o no, respetaba mucho los espacios personales y más los de las mujeres, a parte que se encontraba con un animal que podía traer desconfianzas e incluso miedo. Para mostrar su punto de que aquellas criaturas no eran tan viles y malvadas como muchos creían subió su mano para dar unos pequeño mimos con la punta de sus dedos en el pecho del cuervo que esponjó su plumaje inclinando su cabeza. Por lo que ella decía no parecía temerle e incluso conocerlos, pero sus dudas le dejaban en claro que nunca los había utilizado. Mostrando una sonrisa amplia continuó - ¿Es acaso eso algo negativo, milady? Una paloma es muy fácil de atrapar, incluso si no es su destinatario poco puede hacer el animal si llega a caer en una trampa, y si es por peligro, el halcón dará más temor con sus curvos picos y afiladas garras. El cuervo solo trae mala fama y mantendrá a los curiosos alejados, sin embargo, quien espera su mensaje sabrá que no debe desconfiar y que lo que trae en su pata es lo que está esperando. ¿No lo ve como una ventaja que por la desconfianza que la gente tiene le deje hacer su trabajo en paz? - cerró su mano en un puño y pasó este por su hombro para que la negra ave se parase en su mano, enseguida abrió sus alas para mantener el equilibrio y se movió paso a paso por el antebrazo del otro. No llevaba cadena en su pata pero si un anillo metálico como los que llevaban normalmente las palomas mensajeras - También son muy poco usados así que no es muy conocida su función como mensajeros, esto le da más posibilidades aún de mantener sus correspondencias privadas y veloces ya que su camino no será interrumpido, sobretodo en lugares donde hayan batallas o frentes enemigos, donde una paloma que lleva un mensaje alegre de un familiar puede ser bajada de una flecha al ser confundido con un mensaje para las líneas enemigas. - con su mano libre acarició el lomo del animal, al irlo manipulando mostraba lo manso y acostumbrado que estaba a la presencia humana.

Lo había criado desde pequeño, aquel ejemplar no tenía más que unos meses, aún tenía ligeramente amarronado los costados de su pico y no tenía el tamaño propio de un cuervo adulto, si bien son mucho más inquietos y juguetones que los adultos, este se comportaba bastante tranquilo, aunque estiraba su cuello intentando picar suave los dedos de su dueño y haba pequeños ronquidos para llamar su atención, al estar siendo movido comenzaba a considerar que era la hora del juego - También son muy inteligentes, más que las palomas y los halcones, pueden reconocer varias personas y si se les tiene la paciencia para entrenarlos pueden negarse a acercarse a ciertos símbolos o de solo bajar a tierra cuando ven a cierta persona. - esto lo había descubierto en Ilia por accidente, al notar que un grupo de cuervos se acercaba a él cuando iba a la biblioteca y les tiraba maní o restos de comida, incluso acercándose cuando lo veían venir antes siquiera de que sacase comida o sin tenerla, pero huían y se mantenían lejos del bibliotecario que los alejaba a pedradas y no les permitía acercarse al edificio alegando que traían mal augurio.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Villager

Cargo :
Escritor | Estudiante de mago

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Katana de bronce [3]
Tomo de Ruina [2]

Esp. plata [6]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2147


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo que mata es la humedad [Privado Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Dom Jun 24, 2018 4:44 pm

El hombre frente a ella le agradaba, no como individuo en si ,pues no lo conocía lo suficiente como para juzgar aquello, no aun. Si no como vendedor. Si se dedicaba a la compra venta o era un mercader lo desconocía,pero tenia la mente y las habilidades sociales para ello,el ingenio y la ambición. Tenia las ideas claras,sabia que quería vender y como vender, y por ello las palabras salían firmes y convincentes,usando argumentos lógicos. No eran simples palabras bonitas, engaños pronunciados con el fin de vender sus cuervos costase lo que costase,si no que eran verdades bien elegidas para lograr su fin.

La mujer sonrió, divertida y agradada,pues es lo que le había pedido, que la convenciera. Que se lo ganase.

-Los símbolos son armas poderosas de doble filo. Lo que es un mal augurio y símbolo de muerte puede convertirse en la seguridad y privacidad para otro,entiendo tu punto.... La percepción de una persona no tiene porque ser la de otra, y eso se puede usar como arma... Pero es también una desventaja... Después de todo la comunicación es algo que implica ,como mínimo,a dos individuos... Las percepciones de ambos no deben ser las mismas,no deben compartir el mismo punto de vista,pero si deben estar en la misma sincronía...

Los ojos de la mujer variaban de lugar. Se clavaban en los ojos ajenos cuando le dirigía la palabra,con el fin de observarlo,de analizar cada reacción. Se posaban en el cuervo que acompañaba al hombre cuando el mismo hablaba ,o en los escasos momentos en los que reinaba el silencio entre las palabras intercambiadas. Se notaba que el cuervo había sido amaestrado y no cabía duda alguna de ello, ni riesgo de descontrol a los ojos de la mujer. El mismo se dejaba tocar por su amo,era guiado por el mismo a través de gestos sutiles,sin necesidad de dirigirle la palabra para ello.

-Quien recibe el mensaje debe de ser informado de antemano de que ese ave de mal augurio que se acerca a el es un amigo. Que el mensaje en la pata es para el,que no se trata de un error o de un falso presentimiento. Eso significa necesitar de una paloma de antemano,antes de poder usar el cuervo como mensajero.... Dos aves son necesarias... El tener que adiestrar a dos aves con el fin de usar una compensa? Hay una manera de evitar el uso de ambas?


Pregunto queriendo saber la opinión ajena, su curiosidad por las palabras que expresaría el vendedor queriendo ser saciada mientras sus ojos rojos seguían posados en el ave. Estiro ligeramente su brazo, con suavidad y movimientos lentos, alzando su mano cerrada en un puño.Con gesto elegante dirigiéndola al animal.

-Puedo?

Pregunto, pues no deseaba invadir el espacio ajeno,menos tocar aquel ave que con tanto esfuerzo habría criado y amaestrado sin consentimiento previo.

Mas su intento ,sus intenciones de tocar al cuervo, quedaron a un lado cuando escucho un grito a sus espaldas. Un par de soldados que se acercaban apresurados,al grito de "Majestad". La reina se giro,encarandolos y dándole la espalda unos instantes al vendedor. Los hombres hicieron una reverencia torpe. Tomaron aire para tranquilizar su respiración agitada ,producto de la carrera realizada para alcanzar a la reina. Y aun con la voz entrecortada la informaron. Que desde la torre de vigía de unos de los barcos atracados en el puerto habían observado un barco en la lejanía. Con banderas extranjeras y emergidos navegando en el ,dirigiéndose sin duda algunas hacia aquella isla,hacia aquel puerto.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2520


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo que mata es la humedad [Privado Yuuko]

Mensaje por Poe el Mar Jul 10, 2018 1:31 pm

Pese a que su discurso y desenvoltura le hicieran ver como un gran vendedor de grandes habilidades sociales, no era más que una mera ilusión, incluso si se es caprichoso y delicado, derechamente un engaño. El escritor era un alma introvertida que le costaba arrancar las palabras de su boca en la mayoría de las situaciones sociales, sin embargo en un pequeñísimo campo de comodidad podía sacar a relucir su yo dormido cuando hablaba de algo que estuviese informado y sintiese pasión por ello, en este caso sus cuervos y la cría de los mismos. De haber querido vender cualquier otra cosa que no fuese algo de creación propia probablemente sería tan hábil como una marmota intentando hacer caligrafía. En este caso hablaba con conocimiento y más aún, hablaba con alguien que aparentemente no sabía del tema por lo que le gustaba más enseñar y mostrar de lo que estaba tan fascinado y orgulloso.

Las curiosidades de la mujer no eran cosas desconocidas para él, ya él mismo usaba sus aves como método de mensajería y no había tenido problemas hasta la fecha. Claro estaba que era siempre él quien recibía los mensajes y cuando tenía que enviar un mensaje a otro utilizaba las palomas de esa persona, al momento solo conocía a una persona que utilizaba cuervos como él y los mensajes que trasmitía hacían bien de ser portados por un ave de mal augurio. El escritor enseguida respondió - Oh, no son necesarias dos aves. Tal como para enviar mensajes a su hogar la persona tiene que llevarse sus palomas, simplemente se lleva su cuervo. Ellos saben regresar a casa tan bien como las palomas o incluso mejor ya que si presienten peligro o no hay nadie que les permita el acceso, no se quedarán en la ventana o en el techo esperando a merced de cualquier arquero o ave de presa, si no que buscan escondite y se mantienen seguros en lugares cercanos o incluso saben reconocer rostros así que si la ven cerca se acercarán a usted. - al ver que la mujer extendía su mano para tocar al animal él extendió su brazo para que pudiese hacerlo - Tenga cuidado con las uñas, no lastima pero si mueve su mano y el ave se siente inestable apretara su agarre y la puede arañar sin intención. - advirtió, él mismo tenía arañazos muy superficiales sobre sus manos por eso mismo y cuando lo pasaba de un brazo a otro era sobre la ropa, ni siquiera tenía que utilizar guantes de cuero como con los halcones.

El grito alertó un poco al cuervo que extendiendo sus alas dio un salto hacia el hombro de su dueño alejándose de donde venía el ruido, un graznido carrasposo y muy carácterístico se dejó oír como descontento del animal que desde el hombro de su dueño procedió a acomodar las plumas de sus alas con su pico. El pelinegro miró con curiosidad a los soldados y lo que informaban, abriendo sus ojos con sorpresa cuando captó la palabra “majestad”. Se dirigió con casi un susurro a uno de los guardias que le habían intentado detener el paso anteriormente - ¿E-es la reina...? - el escolta lo miró con sorpresa y respondió con un comentario despectivo hacia el escritor acompañado de su afirmativa. Ahora comprendía tanta seguridad y tales modales elegantes, sin mencionar el impecable porte y elegante vestido. Permaneció en silencio en segundo plano, realmente no tenía mucho que hacer en esa situación y más si había peligro, así que esperó a que los mensajeros terminasen de hablar antes de hablar él. Toda seguridad antes mostrada se derritió y su voz se tornó un poco titubeante y tímida - Su majestad, m-mis disculpas... yo... no sabía quien era usted... no era mi intención molestarle... - sintió que su disculpa quedaba corta, bajando la cabeza siguió excusándose, creía que los nobles se ofendían si no eran reconocidos, más aún un gobernante - Me he mudado hace poco tiempo a Durban... aún no había tenido oportunidad de conocerle... yo... lo lamento mucho. N-no le molestaré más. - dijo retrocediendo un par de pasos dispuesto a retirarse pero el piso tembló ante la explosión que lanzó trozos de tablas por los aires. Uno de los barcos en el puerto había estallado por el impacto de una bomba. El barco que se aproximaba ya atacaba la costa con una pequeña catapulta.

El cuervo salió a vuelo y tal como había dicho antes el pelinegro, se alejó para buscar un lugar seguro, incluso regresar a su hogar. El escritor no estaba seguro para donde huir, el fuego se extendió por el costado del puerto desbordando las cajas, cuerdas y lonas que se amontonaban en la zona de carga. Al dar unos torpes pasos hacia la dirección de donde habían venido los mensajeros vio como un barco se encallaba contra uno de los puertos y de este comenzaban a bajar emergidos - N-no hay salida... -
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Villager

Cargo :
Escritor | Estudiante de mago

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Katana de bronce [3]
Tomo de Ruina [2]

Esp. plata [6]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2147


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo que mata es la humedad [Privado Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Lun Jul 16, 2018 4:38 pm

Los mensajeros terminaron de hablar,asimilando la mujer cada una de las palabras y descripciones nadas,con la seriedad propia de la situación marcando su rostro. No los despidió cuando terminaron,pues lo mas seguro era que en esos instantes los volviese a necesitar de mensajeros,para dar las ordenes pertinentes a dicha situación. Los soldados esperaron en silencio,una palabra, un gesto de la monarca,con la ansiedad y el temor claramente visible en sus expresiones y gestos. Mas cuando el silencio se rompió no fue por la voz de la reina. Si no por la del vendedor a espaldas de ella.

La mujer se giro,recordando que apenas un minuto atrás se encontraba dialogando con el hombre,aquella conversación había sido pausada en un rincón de su mente. Se giro y lo miro notando el cambio en la actitud ajena. La seguridad dejada de lado, el nerviosismo y las palabras entrecortadas abriéndose paso,las disculpas sonando de sus labios...Recordandole a cierto príncipe en sus primeros encuentros... No lo culpaba de semejante cambio de actitud, fuese cual fuese el caso, pues era lógico. La situación había cambiado, estaban bajo ataque y había adquirido una información que al parecer desconocía. Fuese cual fuese el caso las cosas cambiaban y con ello era normal que la situación también lo hiciera.

La reina quiso tranquilizarlo, indicarle que de haber sido molestia lo hubiese despachado hacia tiempo. Decirle que el desconocimiento no perdonaba el pecado ni el delito, pero que tampoco era lo suficientemente engreída como para dar por echo que su rostro era conocido en la totalidad de su territorio,siendo muchos de los suyos los que nunca la habían visto en persona. Decirle que ella ya se había percatado de que desconocía su identidad y aun así había seguido el juego pues en esa situación carecía de relevancia su identidad. Decir lo honrada que se sentía porque otros decidieran hacer de su país el propio... Pero no había tiempo para todo ello, no en esos instantes cuando el tiempo era vital y el enemigo se acercaba.

La explosión en la cercanía le recordó una vez mas que no había tiempo para ello. Frunció el ceño,molesta, mientras dirigía su mirada al lugar del puerto destruido,a la madera desperdigada en todas direcciones y el barco antes atracado pacíficamente destruido. Al menos no era un barco del ejercito,lo que se había perdido no era poder de ataque... Se encargaría de valorar los daños una vez hubiese acabado con todo.

-Esta bien. Luego continuaremos nuestra conversación. Ahora ve a refugiarte.

Ordeno con voz seria y un leve tono de autoridad en el.

La explosión había provocado un incendio que se extendía por uno de los costados del puerto. El origen de ello siendo una catapulta en uno de los navíos. Era lo único con semejante poder destructivo sin implicar magia alguna, y sabia por la explosión y las consecuencias de la misma que la magia no había tenido nada que ver.

Por otro lado un barco se encallo contra uno de los puertos,destrozando parte del muelle y del propio navío ,por el golpe del mismo al impactar contra la costa. Todo estaba sucediendo demasiado rápido. El ataque había tenido que ser planeado con anterioridad para semejante sincronizacion y rapidez.

El echo de saber que esos seres tenían la capacidad suficiente como para planificar un ataque y coordinarse era una idea aterradora pero cierta.Pero en esos momentos no era el temor lo que invadía a la reina. Si no la ira. Odiaba a los emergidos. Odiaba a los piratas. Y no iba a perdonar a ningún ser o criatura que se atreviese a atacar a sus tierras,menos de una forma tan deliberada. Iba a acabar.

La ira y la determinación la invadían,llenándola de adrenalina. Aun así su rostro se mantuvo serio,sereno. Años de practica no dejando ver en su rostro las expresiones que no debían ser mostradas. Y en ese momento no debía, pues cualquier mínimo sentimiento ,palabra o gesto de su parte como comandante del ejercito y reina del país podía alterar a sus soldados,afectar a los civiles involucrados en ello.Y no tenia el lujo de permitirse aquello.

Señalo el incendio.

-Aislar esa parte del puerto,destruir la madera y muelles que hagan falta ya los reconstruiremos luego. No tenemos tiempo de repeler el ataque y apagar el fuego al mismo tiempo. Romper esa zona y que caiga al mar. Nos encargaremos luego de reconstruirla. Ahora. Corre!

Señalo a uno de los mensajeros ,el cual no tardo en partir con dicha orden.Se giro y señalo al navío enemigo,del cual desembarcaban ya los emergidos,y al cual comenzaban a acudir sus soldados,para acabar con ellos.

-Priorizar la entrada del barco, bloquearla,no dejéis que salga nadie mas. Acabar con los que ya han salido, no dejéis que avancen mas de lo que lo hacen. El tiempo es esencial ,si tardáis mucho en acabar con ellos no los matéis ,lanzarlos al agua. Si sus armaduras no pesan lo suficiente como para hundirles acabar con ellos con magia de trueno. Di a los nuestros que tengan cuidado y no se dejan empujar o caer.

El mensajero que falta también se dirigió a todo correr,como si la vida le fuese en ello,a repartir ordenes y organizar las tropas.

Solo quedaban sus dos guardias con ella,deberían de hacer de mensajeros.

-Hay que acabar con esa catapulta antes de que cause mas daño.

Bastante suerte estaban teniendo de no haber sufrido un nuevo ataque aun, las catapultas tardaban en ser cargadas de nuevo, mas aun en un navío donde el espacio para maniobrarla era mas limitado, donde no solo costaba mas cargarla si no también apuntar de manera correcta con ella.

-Coge a tus hombres y repártelos por nuestros navíos. Quiero que todas las esferas ígneas de nuestros barcos estén ocupadas y apuntando al enemigo. Hay que hundir esa catapulta cueste lo que cueste. Que haya dos magos por cada esfera para que puedan ir intercambiándose para descansar sin que los proyectiles paren. Y una vez hundido que se dirijan al resto e barcos de estos monstruos. Los quiero ver devorados por los peces.

El hombre acudió también . La mujer no se molesto en seguir sus pasos con su mirada, sabia que cumpliría sus ordenes. Que esas esferas que se encargaban de canalizar el poder mágico de los magos y ampliar su poder y rango pronto entrarían en funcionamiento. Siendo en esos momentos por la distancia que había con la catapulta la única manera de hundir el barco que la portaba, al menos sin tomar ellos un barco y acudir a abordarlo directamente.Algo demasiado arriesgado ,pues dudaba que pudieran alcanzarlo sin que alguna explosión enemiga les alcanzase antes.

La reina desvió la mirada por todo el puerto,analizando la situación. Si mantenían a raya al barco encallado y los que desembarcaban de el , y conseguían aislar el fuego,quedaría una ruta de escape para los civiles. Una ruta abierta para los refuerzos.

Se alegro de estar en la isla,pues su presencia significaba mas soldados y barcos del ejercito en ella. Tomo el tomo que colgaba de su cadera,lo abrió sosteniéndolo entre sus brazos. Miro a su guardia.

-Vamos. Tenemos que evacuar a los civiles. Ahora que aun hay tiempo....

El conflicto se extendía pero aun quedaba una ruta abierta. Entre dos pequeños puestos del mercado cercano a los muelles se podía pasar.Un pasillo formado por puestos de madera, cajas y mercancías tiradas y abandonadas ante la batalla. Una ruta que desembocaba a la calle principal del pueblo.La señalo.

- Intenta evacuar a los civiles que aun quedan en el puerto por esa ruta. Que los acompañen nuestros hombres y que uno de ellos de el aviso de evacuar el pueblo. Mas vale prevenir que curar. Todo aquel que no este en condiciones de abandonar el pueblo sea por el motivo que sea, que tome refugio en la planta baja de la posada. Que nuestros hombres protejan el edificio.... Si bloquean la ruta antes de que todos los civiles hayan abandonado el puerto quiero que uno de nuestros escuadrones los lleven al rincón mas seguro de puerto y los rodeen,que ejerzan de barrera y se dediquen única y exclusivamente a protegerlos...Entendido?

La mujer esperaba tener efectivos suficiente para todo. Esperaba que aquellos soldados destinados a la isla se encargasen de la evacuación y protección de la aldea.

Por su parte el guardia dudaba un poco sobre si transmitir las ordenes o no. Pues eso implicaba dejar a la reina sola en dicha situación,lo cual no estaba dispuesto a hacer. Por suerte uno de los generales se acercaba corriendo a ellos. Buscando a su reina para saber de ella,para acudir a su lado y protegerla en aquella situación. La reina se adelanto, acercándose a el antes de que el terminase por acercarse a ella. Se encontró con el pero lejos de detenerse continuo su andar en la dirección por la que el general venia,haciendo que girase sus pasos y la acompañase.Se giro y dedico una ultima mirada a su guardia.

-Ve.Ahora.

Sin duda alguna,partió el también para transmitir las instrucciones dadas. Mientras la monarca y el general se dirigían al barco encallado. El tomo abierto en las manos de la reina. Sus dedos temblaban de anticipación, la oscuridad deseando salir y acabar con esos seres.

Aprovecho sus pasos para dirigir sus ojos rojos a todos lados,intentado captar lo que sucedía en todos los lugares.Buscando con la mirada el vendedor,con algo de preocupación por su bienestar.Esperaba que les hubiese dado tiempo a evacuarlo...
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2520


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo que mata es la humedad [Privado Yuuko]

Mensaje por Poe el Vie Ago 10, 2018 5:27 pm

La reina era mucho más amable y comprensiva de lo que había esperado de alguien de la realeza, hasta el momento siempre que se había cruzado con un noble había recibido tratos bastante desdeñosos a no ser que tuviese algo de interés del otro entre sus manos, así fuese simplemente la apariencia de un noble por sus ropas, o cuanto menos de alguien de buena familia. El escritor habría seguido el consejo de la reina con gusto, no era una persona de acción y prefería la paz y seguridad de la monótona vida de escritor a una montaña rusa de peligros y emociones de la de un hombre al frente de batalla. Pero los caminos estaban cerrados por peligro, el fuego se extendía y no era ni tan valiente ni tan tonto como para atravesar corriendo las llamas. Dudoso y nervioso comenzó a retorcerse sus manos entre si mirando a su alrededor intentando buscar un lugar seguro y por sobretodo no ser una molestia para los hombres que si sabían que hacer en esos casos.

Pese al aparente caos a su alrededor la voz fuerte de la monarca se hizo audible atrayendo la mirada de todos los presentes. Las ordenes eran claras y despachaba rápidamente a los soldados encargándoles tareas puntuales. No estando a más de unos tres metros de distancia de ellos, el pelinegro miró y escuchó con atención, su cabeza solo se movía para buscar lo que ella indicaba notando aquellos detalles que se le habían pasado por alto, como la forma que estaban construidos los muelles para poder cortar el fuego fácil y no comprometer todo el puerto, las altas esferas que ayudarían a los magos a canalizar su poder hacia los barcos, hasta las indicaciones de estrategia de batalla. En ese pequeño momento la monarca había puesto a cada mar de manos disponibles a trabajar y la sensación de control y orden se hacía palpable en el aire. Incluso tranquilizaba al pobre civil que, aún retorciendo sus manos entre si, miraba con amplios ojos a la alta mujer. Aquella muestra de liderazgo, firmeza y calma le habían hecho ganarse la sincera admiración del reciente ciudadano, no tenía dudas, si es que en algún momento las había albergado, de que esa mujer era la persona indicada para gobernar y no solo una figura política. Sobretodo al ver la preocupación que ponía por su gente, la más indefensa sobretodo. Ahora comprendía más el cariño que muchos habían expresado por su país cuando se había mudado y sinceramente no entendía las criticas que otros decían de un gobierno tirano hacia los que no eran usuarios mágicos. No podía creer tales mentiras cuando frente a sus ojos la reina estaba cuidando a todos por igual.

De inmediato el soldado al que se le habían dado las ordenes se dirigió a él, siendo el civil más cercano, para indicarle la vía de evacuación. Gustoso el escritor comenzó a apresurar su paso hacia el camino indicado dando una última mirada a la dama que se alejaba con un general, quería decirle algo, de alguna forma mostrar su gratitud, pero solo la molestaría si la distraía. Se habría ido sin más si no fuese por que su mirada captó la portada del libro mágico que sacaba - ¡Es un tomo de Worm! - dijo emocionado, mostrando una sonrisa amplia y ansiosa. Era un libro de magia arcana avanzado, si ella era capaz de utilizarlo significaba que... - ¡La reina es una hechizera de la oscuridad! - exclamó con emoción olvidando todo el peligro que había a su alrededor, el soldado que iba unos pasos por delante de él se giró al escucharlo y pensaba responder pero solo llegó a ver como el civil que estaba rescatando se giraba sobre sus talones y contrario a todo sentido común encaminaba velozmente hacia el peligro.

El libro había sido abierto, la oscuridad ya susurraba en el aire deseosa de ser llamada, de encontrar vida que tomar, acariciaban los dedos de su dueña pero una fuerte energía ajena a la despertada por el libro se hacía presente a cada paso que el pelinegro se acercaba. Ya no actuaba por voluntad propia, su mente ya no pensaba claro y el deseo de la oscuridad le atraía empujando cada paso hacia lo que podía ser su muerte, pues sin armas, sin magia, sin manera de defenderse, sería poco menos que un guijarro en el camino de un emergido - ¡Majestad...! ¡Por favor! ¡Permítame serle útil! ¡Por favor no me haga abandonar su lado! - rogó al estar a pocos metros detrás de ella, muy cercano a él tenía al soldado que tomándolo del brazo intentaba volverlo a llevar a la seguridad.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Villager

Cargo :
Escritor | Estudiante de mago

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Katana de bronce [3]
Tomo de Ruina [2]

Esp. plata [6]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2147


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo que mata es la humedad [Privado Yuuko]

Mensaje por Yuuko el Dom Sep 02, 2018 7:48 pm

Una voz conocida,pero no familiar aun,la hizo detenerse al llamarla por su titulo. La mujer se giro con rapidez tras cortar de forma apresurada su caminata,junto con ella los pasos del general a su lado hicieron lo mismo. Estaba preparada,alerta,esperando que el llamado se debiese a alguna orden no cumplida,a alguna estrategia imposible de cumplir tras las acciones del enemigo, a algún ataque nuevo... Pero no,se equivocaba.Si hubiera podido darse el lujo de echo,habría sido tomada por sorpresa ante el motivo por el que era llamada. Ante la imagen del vendedor siendo agarrado por el soldado,intentando el mismo alejarlo de la monarca,del peligro,intentando evacuarlo... sin éxito. Con la frustración y el mar humor reflejados en su rostro al ver sus ordenes aplazadas por la emoción y deseo irracional ajeno.

Yuuko lo analizo con la mirada rápidamente. Durante toda su interacción no había visto signos de que el otro tuviese algún arma con la que defenderse,con la que luchar. No había armas,ni permiso para ello. Ni armadura para su propio bienestar.Tampoco lo había ahora. Era otro civil,alguien vulnerable,pero con la emoción y determinación plagando su voz. Un sentimiento poderoso ,peligroso....

El soldado seguía tirando de el ,mientras se disculpaba con su reina,mientras le aseguraba que ahora lo llevaría a un lugar seguro,pero la figura no se dejaba mover,no se movería.... Si discutían perderían demasiado tiempo, perdería la mano de un soldado, sus ordenes podrían llegar tarde ,comprometer a mas civiles... Dejo escapar un suspiro...

-Recuerda que esta a sido decisión tuya ,y de que desde ahora eres el único responsable de ti mismo....

Declaro con una tono de voz firme,serio y autoritario. Despacho con la mano al soldado.

-Vete. Déjalo, yo me encargo. No pierdas el tiempo.

Intercalo la mirada entra la reina y el vendedor,con algo de dudas,pero la voz firme del general pregutandole a que esperaba fue lo que le puso una vez mas en marcha. La mujer se giro de nuevo y retomo su andar, sin esperar si el otro le seguía o no,dando por echo que lo haría tras su declaración. Su petición.

-No puedes luchar ,verdad? Quédate detrás de mi, pero no excesivamente cerca,una distancia que me permita maniobrar... No te separes de nuestro lado a no ser que te sea necesario huir para salvar la vida, no te acercaras al enemigo y mucho menos lo confrontaras, y sobretodo... Seguirás cada una de mis ordenes. Intentare mantenerte a salvo pero no puedo cuidar de ti en estas circunstancias,por eso lo que te suceda sera solo responsabilidad tuya y de tus decisiones...

A medida que pronunciaba las palabras tenia que elevar el volumen a las que eran dichas.El crepitar del fuego quedaba cada vez mas lejano al encaminarse en la dirección contraria al mismo,junto con el quedaban atrás los recientes sonidos de la madera siendo cortada. Pero las esferas ígneas comenzaban poco a poco a ponerse en marcha,el sonido de la magia comprimida siendo liberada y surcando los cielos,atravesando el aire dejando leves silbidos a su paso comenzaba a escucharse.Junto con ella la presión en el aire producida por la magia elemental,Cada vez mas numerosa,cada vez mas frecuente.

El coque del metal,las pisadas en la madera,los golpes, los murmullos previos a las invocaciones, los truenos y el sonido del viento golpeando con fuerza,con violencia contra su objetivo... El sonido de fondo tan familiar,el sonido de la batalla,poco a poco aumentaba a medida que se acercaban al navío encallado,donde los suyos se habían agrupado en la zona donde el puente de madera había sido apoyado,por donde intentaban salir los emergidos. Impidiendo dicha labor. Otros se habían aventurado y subían por el mismo puente,intentando empujar del mismo al enemigo,antes de que osase posar un pie en sus islas,siendo en ambos casos la mayoría soldados armados con metal encargándose de esas áreas. Los magos por otro lado habían rodeado el navío,siendo todos conscientes de que el puente no era la única manera de bajar del transporte,siendo todos conocedores del mar y de la navegación,de las maravillas que unas simples sogas podían hacer, sabiendo que podía simplemente dejarse caer.Sin sentir dolor alguno ante el golpe de la caída. Intentando evitar usar el fuego como arma,para no desencadenar un nuevo incendio,los magos rodeando el barco ,de forma algo mas dispersa, lanzaban su magia contra aquellos que intentasen saltar del barco. Lanzandolos al mar, dejándolos tirados en el muelle y rematandolos con el poder elemental o el de la oscuridad. Algunos clérigos cubrían la retaguardia y otros comenzaban a retirarse,en dirección a la evacuación.

La reina se detuvo a un par de metros de distancia de la aglomeración de soldados ,paseando con rapidez su vista por el lugar analizando la situación. La batalla en el puente no se decidía,pues ambos bandos presionaban con la misma fuerza, pues los emergidos por mas que fuesen derrotados en el muelle ,en el barco mismo o empujados al mar no dejaban de salir uno tras otro. La reina contuvo el impulso de dejar salir su aura oscura,sabiendo que los suyos si bien en menor medida,también se verían afectados. Su ritmo y concentración en la batalla rotos,perjudicados.

Sostuvo el tomo con una sola mano mientras la otra la apoyaba sobre las paginas. Sus ojos se clavaron en el puente,sus labios comenzaron a moverse. Recitando esas palabras tan conocidas que no hacia falta leerlas, un susurro apenas audible, ahogado por el sonido de fondo,saliendo de sus labios.Las letras sobre las paginas comenzaron a moverse y desaparecer,a acumularse en torno a su mano en una masa oscura que pareció ser absorbida por su pálida piel. Noto la oscuridad despertar,con mas fuerza que antes, recorrer todo su cuerpo mientras el mismo se enfriaba y de ser posible hubiese palidecido. Un sudor frió recorriendo su nuca. Una sonrisa formándose en la comisura de sus labios ante la familiar sensación de su cuerpo,ante el frió conocido y el escalofrió que le recorrió de arriba abajo,señal de que la oscuridad clamaba por salir mas que nunca.

Separo su mano del tomo,apunto la misma al suelo. La oscuridad de su interior recorrió el camino marcado por su mano,la cual comenzó a trazar un camino imaginario únicamente visible ante los ojos de la reina,una leve y casi imperceptible sombra recorriendo dicho camino a la par. Recorrió el puente con su dedo indice señalando el recorrido,alzo su mano ,hasta el momento dirigida al suelo. Su mano ahora alzada señalo uno por uno todos los objetivos en el puente,todos los que estaban directamente ante sus ojos. Movimientos rápidos,precisos.Giro la muñeca y cerro el puño, y al mismo tiempo que esos últimos movimientos eran realizados la oscuridad se alzo.Desde la madera .entre los pies de aliados y enemigos. Todos aquellos señalados por su mano fueron rodeado por dicha oscuridad,por una gran masa de ella,siendo atrapados desde sus pies.Subiendo la oscuridad por sus cuerpos,hasta cubrirlos por completo. Sus armas cayeron al suelo y solo quedaron oscuras siluetas. Algunos de sus propios hombres, no habiendo nunca presenciado aquello se quedaron paralizados en el lugar por la sorpresa.Otros,sabiendo lo que eran aprovecharon para atrapar a los objetivos que no habían sido capturados por la magia,aprovecharon para adelantarse y comenzar a acercarse poco a poco al navío con la intención de embarcar en el mismo. Las victimas de la oscuridad alzaron sus brazos,llevándolos a sus gargantas,intentando desgarrar en vano el manto azabache que los rodeaba y los ahoga. Algunos perdieron la fuerza antes que otros. Los cuerpos comenzaron a temblar,a contraerse y a tambalearse.Alguno perdió por completo el equilibrio y cayo al mar. Cuando la reina supo que era el momento abrió la palma de la mano,cerrada en un puño desde que la oscuridad atrapo a su enemigo.

La oscuridad se libero con fuerza. Los cuerpos de los emergidos cayeron inertes,con sus pieles y ojos en blanco, mas esqueléticos que antes. Consumidos por el poder que antaño estuvo apunto de consumirle a ella.

La batalla continuaba,las esferas ígneas seguían siendo usadas, los saldos ante sus ojos en movimiento.Los civiles,esperaba,que siendo evacuados.



Tomo usado:
Tomo de Worm
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Pelleas
Sion
Craig

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2520


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo que mata es la humedad [Privado Yuuko]

Mensaje por Poe el Mar Mar 05, 2019 9:49 pm

No había tiempo para discutir y la monarca lo sabía, y dando de inmediato su permiso de permanencia evitando así cualquier retraso le había dado una alegría al civil que le llenó el pecho y mostró en su amplia sonrisa. En la pequeña interrupción que había ocasionado la oscuridad se había disipado, regresando por un momento la claridad de su mente el pelinegro agradeció con una inclinación de cabeza y esperó a las instrucciones, que como era de esperarse, eran básicamente que se quedase detrás y no molestase… y claro, cualquier cosa que pasara sería total responsabilidad suya. - No seré molestia alguna, Majestad, ni tampoco reclamaré nada sin importar lo que pase. - Aseguró y volvió su mirada al peligro.

Era un escenario infernal, los emergidos desembarcaron y enseguida eran atacados por los soldados, los ataques mágicos de anima pasaban por sobre su cabeza sacudiendo su ropa por el viento caliente que el fuego, trueno y viento creaban a su alrededor. Tuvo que repetirse la razón por la que se quedaba en aquel lugar de locura y volvió la vista al libro de la reina, quería ver de primera mano la utilización de la magia arcana. Quería ser útil en aquel caos también, pero sobretodo perseguía el conocimiento por sobre todo lo demás y no pensaba perder esa oportunidad. Y allí la tenia.

A apenas un metro de distancia de él la oscuridad se despertaba y así como se envolvía alrededor de su dueña, pequeñas hebras se desprendían y curiosas se acercaban al pelinegro que miraba con la vista vacía. Un acto de iniciación fallido, tanto estudio y llamado a la oscuridad, encantamientos, maldiciones, pociones y por sobretodo el deseo ferviente de aquella persona llamaba a la oscuridad con gritos que sólo ésta podía oír, y alimentada del deseo de poder de los mortales, acudía al llamado como un perro hambriento olisqueando alrededor del escritor que sus ojos apenas podían ver una sombra alrededor de la reina, ni cerca de tener la visión clara de un arcano en lo oscuro como para ver cómo su sola presencia, su solo deseo llamaba tanto a la masa oscura de vida propia.

El ataque de la reina era exitoso, controlaba con precisión a la oscuridad que se movía guiada por aquel imperioso dedo. El escritor parecía ido de si mismo, respirando pesadamente por su boca seguía los movimientos de aquella masa oscura con su mirada sin percatarse de que algunos emergidos habían nadado sorteando los peligros que presentaban la milicia de Durban y dos de ellos subían trepando por el muelle, pasando por el fuego como si no les importase que este abrazase su piel, no prendiendo en llamas por el agua que saturaba sus ropas. El grito de uno de los soldados del otro lado del muelle alertó al pelinegro que se giró para encontrarse cara a cara con un emergido que blandía una daga. Soltó un grito y con un movimiento torpe usó su bolso para golpear la mano del emergido haciendo que perdiese el arma. El otro de inmediato fue hacia la reina pero fue interrumpido por el escritor que usó su cuerpo para embestirlo. No era especialmente macizo pero siendo un hombre alto pudo empujar al emergido, que por su apariencia parecía ser un asesino de contextura delgada y pequeña. Ambos rodaron por el muelle, si bien no había logrado mucho si había sido suficiente tiempo ganado para que los soldados de la reina pudieran actuar.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Villager

Cargo :
Escritor | Estudiante de mago

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Katana de bronce [3]
Tomo de Ruina [2]

Esp. plata [6]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2147


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Lo que mata es la humedad [Privado Yuuko]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.