Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] ¿Por qué aquí? ¿Por qué ahora? [Priv. Vallum]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] ¿Por qué aquí? ¿Por qué ahora? [Priv. Vallum]

Mensaje por Makalov el Dom Mayo 13, 2018 1:48 am

Makalov nunca habría imaginado oír de cambios tan grandes en Tellius tras sus viajes, en los cuales navegó por los mares del mundo por una cantidad de tiempo que nunca se atrevió a contar.  Supo de todo al llegar a Sienne, la gran ciudad que lo había recibido en su temprana juventud, pero que entonces estaba vuelta solo un vestigio de su antigua gloria. Primero que nada, y lo más importante, Begnion se encontraba increíblemente inseguro tras los constantes ataques de los emergidos, habiendo llegado a oír de rezos masivos a Ashera que pedían la seguridad del país, un exceso de migraciones, y que incluso los senadores estaban escandalizados con la situación al punto de querer huir y dejar de lado a la mismísima Apóstol. Aparte de ello, Kilvas, una isla donde dominaban los laguz al sur, parecía estar completamente invadida por aquellos monstruos, lo que aumentaba el temor de la gente a niveles incomprensibles.
Como último, pero no menos importante,  la nación de Crimea había sido tomada por Daein como si nunca hubiera tenido dueño, pero, por horrible que sonara, parecían haberla levantado de sus cimientos, por fin haciéndola segura. Más segura incluso de Begnion, oyó decir en sus aventuras. Y sin duda sonaba interesante, considerando que una vez, hace mucho tiempo, había sufrido por el simple hecho de querer cruzar su frontera. Makalov, siendo el espíritu que era, se vio inmediatamente interesado ante la posibilidad de conocer esta nueva Crimea, pues era un cazador de oportunidades, y no había cosa más oportuna en el mundo que un país que empezaba de cero. Un día de tantos eligió una ruta, confiado en que por su propia cuentra lograría encontrar una ciudad, y así sin más partió sobre su yegua, cargando espada y armadura con él. Fue así que halló un pueblo pequeño muy cerca del límite con Daein, el cual por los alrededores estaba repleto de granjas, lo que indicaba que estaba habitado. Emocionado por las nuevas experiencias que podría encontrar allí, no perdió el tiempo y continuó por el camino que llevaba hacia él.

Lo primero que vio al entrar, y que lo obligó a detenerse en seco, fue una visión horrible. La cabeza de un animal en la punta de una estaca, la cual ya empezaba a demostrar claros signos de putrefacción. La sangre era negra y corría por debajo hasta llegar al suelo, haciendo una gran poza abajo de la cual las hormigas se alimentaban. Makalov, al ver esto, tuvo que quitar los ojos casi inmediatamente, y además cubrirse la boca y nariz por tan terrible olor. Hubiera podido digestionar el ver la cabeza de un gato muerto sin más, como si no hubiera gente lo suficientemente loca como para demostrar su morbo a todos los que pasaran. Sin embargo, aquella cabeza era grande, tenía marcas y colores brillantes, y resaltaba por sobre el camino más que todas las cosas. Era sin duda un acto de odio, una advertencia brutal para ellos, para los laguz que quisieran buscar refugio en Crimea. Imaginar que aquella cabeza, que parecía la de un animal tenía la capacidad de ser un rosto humano le revolvió el estómago, obligándose a pasar rápidamente por su lado y no volver la vista atrás.

Una vez dentro del pueblo estuvo varios segundos luchando por olvidar aquella imagen de su mente. No podía evitar mirar a ojos ajenos, los cuales le devolvían la mirada en confusión sin entender el por qué de su miedo. Para aquellas personas bastaba con vivir entre humanos, tener empatía entre sí mismos, y no ser interrumpidos nunca por nadie.

 - Mejor... me voy a beber algo... -murmuro para sí mismo, sonriendo a la nada y buscando mientras algo que pareciera una taberna. Dio vueltas, necesitando urgentemente bajar sus ánimos con licor, pero no fue capaz de hallar lo que quería. Ese pueblo estaba tan seco que probablemente el trabajo era lo único que distraía a quienes vivían en el, totalmente deprimente, sin duda. No ayudaba saber que eran unos completos asesinos, los cuales seguramente también odiaban a los extranjeros. Makalov pensó que sería mejor no hablar mucho, quizá aparentar el acento de Daein le convenía, y así decidió que intentaría comunicarse mientras seguía paseando por los caminos a lomos de su yegua.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Paladin

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1064


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¿Por qué aquí? ¿Por qué ahora? [Priv. Vallum]

Mensaje por Vallum el Jue Mayo 17, 2018 11:49 am

Era curioso el cambio que se había producido en casi todos los países del mundo, el joven general no es que estuviera muy puesto en geografía, pero los reinos de los que había tenido constancia que habían caído parecían tener fronteras naturales o al menos estaban cerca de aquellos países que parecían irles bien...lo que le había advertido Eliwood parecía cumplirse, parecía que de alguna forma, ningún reino estaba a salvo, los emergidos no se extinguían, solo se movían a nuevas zonas, invadiéndolas. Para muchos reinos seguramente les era indiferente, después de todo sabía de países vecinos que se odiaban por lo que la táctica de tirarse emergidos de una frontera a otra debía de parecerles inteligente, manteniendo el problema en el mundo. ¿Pero que pasaba con los países conquistados? También había oído de que varios reinos habían realizado ya sus conquistas, pero no sabía a ciencia cierta si aquello también ayudaba a que los emergidos se movieran, en vez de acabar con ellos. Con Thracia intentando conquistar Manster para ayudarlos, y Nohr intentando conquistar Grannvale en Jugdral, necesitaba saber a lo que se estaban enfrentando, a si era una amenaza la conquista o si de verdad ayudaba.

Fue por esa razón que Vallum pidió un tiempo para recabar información. Su petición fue aceptaba con bastante rapidez, Vallum no imaginaba que sus superiores le dejaran viajar así sin mas, pero quizás tenía algo de sentido, Miletos se encontraba mas seguro que nunca, no se habían visto emergidos en ya un tiempo y no habían habido problemas tampoco por lo que dejar que el joven general recabara información sobre otros países quizás era buena idea. Así fue como Vallum puso rumbo a Crimea, el país conquistado por Daein. El viaje no duro mucho y no tuvo demasiados problemas en alta mar, esta parecía estar en calma y ningún barco de emergidos o de piratas los había interrumpido. El joven decidió que el mejor lugar donde recabar información eran en aquellos pueblos que se encontraban en la frontera de Crimea con Daein, seguramente siendo los que antes habrían visto el cambio. Fue por eso que espero hasta llegar al ultimo pueblo en el que paraba el barco antes de llegar a Daein en el que se paro.

Cuando era mucho mas joven, había leído que Crimea era de los pocos reinos humanos que respetaban y ayudaban a los laguz, pero aquella no era la imagen que vio el joven, en todas las entradas al pueblo parecían haber colocado cabezas cortadas...de laguz. Vallum no podía evitar sorprenderse por aquel hecho...¿Se habían convertido en personas tan racistas como los de Daein? El hedor...la visión de aquella cabeza empalada le producían arcadas, ¿Como podían tener algo así en su pueblo y sentirse orgullosos? Dejo de mirar aquellas cabezas en cuanto pudo y fue al interior del pueblo, debía instalarse en alguna posada antes de ponerse a recabar información. Mientras estaba paseando vislumbro una cabellera inolvidable de un rosado color, ¿Era Makalov? Sin poder controlarlo sus mejillas se enrojecieron en cuanto lo recordó y su corazón empezó a palpitar rápido, estaba realmente nervioso...recordaba lo que había ocurrido con el en Manster y...debía ser eso no? La vergüenza que sentía. Era aun así el único amigo que tenía allí por lo que se acerco hasta el, saludándolo con una amable sonrisa amplia. -Eh...Ho...Hola! cuanto tiempo, que agradable coincidencia encontrarnos aquí no? Menudo sitio...pero me alegro de volver a verte!

Sentía una extraña sensación en su pecho al hablar con el y poder verlo de vuelta, pero no lograba identificar que es lo que le ocurría.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1520


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¿Por qué aquí? ¿Por qué ahora? [Priv. Vallum]

Mensaje por Makalov el Sáb Jun 02, 2018 1:06 am

Sentía dentro de sí una ansiedad que no le permitía moverse ni doblar las riendas de su yegua, con la cabeza fija hacia un lado del camino e intentando sonreír, aunque ya se estuviera cansando de ello. Su montura caminaba lentamente por la calle principal, consiguiendo no llamar mucho la atención como si se quedara fijo allí. Lo que más temía entonces era, por supuesto, que le hablaran. Detestaría tener que explicar por qué estaba allí y que necesitaba ayuda de la misma gente a la que temía.  Su última opción, si es que en verdad ya no podía aguantar permanecer allí, era huir al bosque e intentar encontrar refugio, corriendo el obvio peligro de poder ser emboscado o encontrarse con un animal salvaje. Era un no rotundo... necesitaba estar allí, tenía que encontrar alojo y comida, pero, ¿Por dónde empezar?

Entonces, lo que más le preocupaba se hizó realidad al oír una vocecilla por detrás de él. El pelirosa se sorprendió como si en vez de hablarle lo hubieran tocado, girándose inmediatamente para ver de qué se trataba. Inmediatamente reconoció ese rostro, pues no hacía mucho tiempo que había estado donde lo había conocido, el lejano continente de Jugdral. ¡Y era lejano de verdad! ¿Cómo era posible siquiera ese encuentro? Aún sorprendido, Makalov tardó en atender que estaba cargando su peso hacia un lado, y fue demasiado tarde para reaccionar cuando acabó deslizándose de la silla, cayendo al suelo. Quedó sentado hacia delante, ambas manos sobra la tierra, mientras miraba al bien armado caballero delante suyo. Entonces por fin abrió la boca de la sorpresa, y empujándose hacia un lado, esquivando el enorme cuerpo de Nuez, se acercó rápidamente al castaño como si fuera un niño perdido que hubiera encontrado a un guardia.

 - ¡VALLUM, ERES TÚ! - exclamó con una sonrisa,  afirmándose de sus hombros mientras que con ojos asustados miraba a las personas que se cruzaban por sus espaldas.- ¡Qué bueno que eres tú! E-escucha... esta... esta gente me da miedo... -le susurró con aquella expresión aterrorizada, completamente hundido en el terror que se construía él solo.- ¡No tienen ni posada! -un par de cabezas se giraron a verlo, ante lo cual el pelirosa sufrió un terrible escalofrío en su espina. Volvió a voltear hacia el chico, intentando sonreír forzosamente como siempre acostumbraba. Tenía que ablandar su expresión, pues estaba a punto de ser lo más descarado posible. No tenía otra opción.- Vallum,  ¿Tienes oro, no? Dime que tienes oro, para comprar comida, o lo que sea... -decía esto aún con esa sonrisa maltratada, no sabiendo siquiera si al otro le importaría.- Mira, no puedo irme de aquí aún. Nuez no va a andar más, ya hemos viajado desde Begnion... -desesperado, en lo único que podía pensar era que el soldado de aquel lejano continente pudiera salvarlo. Ya era media tarde, y cuando anocheciera, parecía ser que habrían muy pocas antorchas por el camino que los pudieran proteger. Las alforjas de Makalov estaban casi vacías de comida, exceptuando su único consuelo, una botellita de licor escondida en alguna parte de Nuez, de la cual, milagrosamente, aún no había tomado ni un sorbo, siendo probablemente la razón por la cual seguía alterado.

Aparte de todo eso, en ningún momento el pelirosa se había parado a pensar cuál sería el motivo de Vallum allí. Lo más probable es que estuviera de paso y ni siquiera planeara quedarse en ese pueblo, cosa que sería fatídica para el viajero errante que le suplicaba. No importaba, de todas formas, pues ahora que estaba allí sus planes cambiaban. ¿Cuál sería la mejor opción si se iba y no lo ayudaba? Pues seguirlo, obviamente. Mucho mejor que el suicido que era intentar viajar por los campos a oscuras y a solas.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Paladin

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1064


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¿Por qué aquí? ¿Por qué ahora? [Priv. Vallum]

Mensaje por Vallum el Dom Jun 24, 2018 12:05 pm

La verdad es que encontrarse con Makalov allí era toda una sorpresa, pero una agradable sorpresa desde luego, en un lugar tan alejado de la mano de cualquier dios benévolo...allí estaban los dos, perdidos y sin saber realmente porque estaban en un lugar tan sumamente desagradable, desde luego el reencuentro los había beneficiado a ambos. Tener un conocido en un pueblo donde todos parecían mirar raro a los extranjeros debía ser de ayuda, muchos no se atreverían a incordiarles al ver que estaban acompañados y que eran dos, en solitario quizás si que se podrían atrever a molestarlos. No esperaba encontrarse a nadie conocido allí y desde luego con Makalov recientemente se habían reunido y se habían divertido mucho, este le había conseguido emborrachar por primera vez..recordaba bastante de aquel encuentro anterior, acabo sin su camisa, teniendo otra nueva mucho mas estropeada...la de Makalov, intento identificar entre los ropajes de Makalov su camisa, pero la armadura no le lograba ver bien si era realmente la camisa que le había dado.

La reacción del pelirosa a su encuentro fue muy exagerada y sin duda graciosa, verlo caer de Nuez de aquella forma tan ridícula provoco que el joven general soltará una suave risotada, tapándose la boca por respeto, Makalov siempre lograba eso...hacerlo reir, que se divirtiera como nadie lo lograba, no sabía si lo hacía a propósito o no, pero le gustaba encontrarse con el por eso, porque sabía que junto a el podría ser feliz y habrían risas aseguradas, algo que lograba disipar por momentos las dudas y preocupaciones de su mente. Después de reír un poco se acerco a ayudarlo para que pudiera levantarse sin problemas, la gente seguía observándolos, sobretodo por las reacciones tan exageradas del jinete que se había caído recientemente, pero a Vallum no le importaba, prefería mirar a Makalov y ver si estaba bien y que no se había hecho ningún rasguño. -Si claro! Soy yo, yo también me alegro de que seas tu y no un...bueno un desconocido de esta aldea tan extraña... Eso ultimo lo susurro mirando hacia los lados por si alguien lo escuchaba, no quería problemas con aquellos asesinos de laguz. -Desde luego son...muy desagradables, no sabía que esto fuera lo que estaba pasando en Crimea, venía para ver...y desde luego que todo es diferente a lo que leí en libros de Crimea antes de ser conquistada. Suspiro de forma pesada negando con la cabeza, había cambiado a peor...y no quería eso tampoco para Manster, ¿El gobierno de Thracia haría algo parecido con Manster? ¿Acabaría con la cultura de Manster? Todas aquellas preguntas se disiparon en cuanto volvió a escuchar a Makalov hablar...le estaba pidiendo dinero, aunque realmente si que parecían cansados, no tenía ningún problema en usar su dinero, mucho menos para gastarlo junto a una persona a la que conocía y que le hacía sentir bien. -Claro, vamos, no se si habrá posadas pero...parece que al menos hay puestos de comida.

Empezó a caminar entonces por las calles con el jinete en busca de comida, encontró un puesto de frutas y compro unas cuantas para que ambos pudieran comer por el camino, también compro algunas frutas para Nuez. Le pregunto a la señora frutera si sabía de un lugar donde pudieran quedarse, ya que venían de lejos. La señora los miro un poco raro pero después les explico que no tenían posadas, pero que había algo parecido, alguien alquilaba una habitación para los pocos viajeros que se acercaban allí, pero solo tenía una habitación para los dos. Vallum se quedo mirando al otro joven para ver si aquello le servía. -Al menos podríamos descansar tranquilos...
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1520


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¿Por qué aquí? ¿Por qué ahora? [Priv. Vallum]

Mensaje por Makalov Ayer a las 9:47 pm

Makalov esperaba con un poco de fe que le diera el oro en sus manos, pero al parecer Vallum no cedió tan fácil, comprando las cosas que necesitaban por cuenta propia. "Buen intento, idiota", se dijo a sí mismo, por creer siquiera por un momento que las cosas iban a ir a su favor. Igual sonrió todo el camino para mostrarse agradecido, tan solo estando desesperanzado, pero sin nunca perder su calma al saber que conseguía por fin comida. Dio las frutas a Nuez, la cual se tragó cada una de un solo mordisco, casi mordiéndole los dedos. Siempre incorregible, por supuesto, pero no había por donde molestarse con eso tampoco. Cuando les sugirieron una posada, la vendedora les señaló la casa que estaba detrás de ellos, por lo que Makalov se encogió de hombros y tocó la puerta, pensando aún en que solo había una habitación. Desde allí miró al caballero y rodó los ojos por la inconveniencia.

 -  Bueno, no queda de otra... -se rascó la cabeza con una mueca desanimada. Uno tendría que dormir en el suelo, y bueno, había dormido en lugares peores, incluso sobre piedras, y peor, sin sabes siquiera que acababa inconsciente. Pero igual quería darse la oportunidad de dormir bien, incluso si no era correcto, siendo que él era un mercenario perdido, mientras que el otro, todo un caballero. Al fin y al cabo podían ordenarle que se fuera al rincón y él no tendría por donde protestar. Pero bueno, al menos Vallum le tenía algo de respeto. Seguramente era porque se sentía demasiado solo, y él era el único que estaba allí, aprovechándose de que fuera generoso con todo el mundo. Fue entonces que le abrieron, estando allí de pie otra mujer a la cual el pelirosa explicó lo que querían. No tardó hablando mucho con ella, dirigiéndose nuevamente al castaño. Makalov se le acercó y le pidió una moneda sola.- Apostemos quien se queda con la cama, ¿Cara o sello? -le preguntó con una mirada decidida, aunque un poco nervioso. Siempre conseguía ponerse nervioso al proponer un juego a quien no los acostumbraba, pues cabía una alta probabilidad de que lo calificaran como infantil. Pero Makalov no alcanzó a que le aceptaran la pequeña apuesta, pues la voz de la mujer detrás de ellos le erizó la piel y le hizo girarse hacia allá inmediatamente.

 - ¡Apuestas! -exclamó la mujer, poniéndose las manos en el pecho, como si fuera en verdad lo más sorprendente que hubiera oído. Makalov la miró un poco boquiabierto, asustado, claro. Estuvo a punto de decir que no lo haría para no recibir un castigo, pero ella escapó rápidamente a la trastienda. Se podía escuchar entonces cómo murmuraba.- ... pero tú me dijiste... igual los invitaré...

 -  Uhhh, Vallum, creo que preferiría dormir hasta en un hoyo cavado en una zanca. -susurró Makalov al otro, completamente incómodo. Sin embargo tampoco le dieron la oportunidad de irse, pues la señora volvió rápidamente, agitándose entera por la prisa que tenía.

 -  ¡No, no, no! No se vayan... -casi gritó, cogiendo aliento y continuando.- hah... osea, quería decir que prepararé dos camas para ustedes, no una. Por favor, quédense, no tiene que dormir nadie en el suelo. -sonrió ella, al parecer intentando ser lo más accesible posible. Makalov le miró con preocupación, pero olvidándose un poco de que Vallum estaba allí, y considerando que traía a la yegua consigo y debía guardarla en algún lado, asintió a lo que decía, ante lo cual la mujer sonrió complacida y alegre.- ¡Sí, sí! No tenemos muchas visitas, así que son muy bienvenidos. Por favor, entren. -les invitó a la puerta, la misma por donde había salido corriendo. Sin saber mucho qué hacer, Makalov buscó una asta en donde atar a Nuez, desatando un par de sacos de la montura de la yegua y pasándoselos a Vallum.

- ¿Puedes llevar estos dentro? Ya voy yo. -le pidió suponiendo que no se negaría.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Paladin

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1064


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¿Por qué aquí? ¿Por qué ahora? [Priv. Vallum]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.