Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Astrid Amhdal / Generala de Mitgard [Ficha]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Astrid Amhdal / Generala de Mitgard [Ficha]

Mensaje por Aura Delmar el Vie Mayo 11, 2018 4:22 am

Astrid Amdahl
Wyvern Ryder
Somos gente dura. Nacimos en uno de los lugares más inhóspitos del mundo y aún así, cada día, nos seguimos levantando. Volveremos a levantarnos con la misma fuerza, tarde o temprano.

Datos
Nombre: Astrid Amdahl

Edad: 24 años.

Clase: Wyvern Ryder

Especialización: Lanzas.

Afiliación: Mitgard

Ocupación: General Menor de Mitgard

Personalidad
Consciente del mundo que la rodea y de su situación actual, Astrid no es una mujer que se ande con rodeos sino que, muy por el contrario, es alguien excesivamente directa que trata, por lo general, de aproximarse a las cosas de forma certera y directa. Esta caracteristica de ella se ve amplificada debido a su crianza tanto militar como nobiliaria, por lo que pese a poseer maneras elegantes sus actitudes son, comunmente, certeras, precisas y marciales.

Es perfeccionista, generalmente se da poco espacio a los errores y aunque comprende que la improvisación en ocasiones es necesaria siempre prefiere darle una y mil vueltas a las cosas antes de arriesgarse por el azar y el momento. Así mismo, toma la disciplina y la educación como partes fundamentales e integras de una persona y, pese a que no discrimina a quienes no la posean, no tolera a las personas que a pesar de tener el deber de poseer estos rasgos simplemente los eviten por mera desidia.  Gracias a su posición militar, no hay nada que valore más que a un soldado disciplinado y, por ende, que deteste mas que a uno sin disciplina.

Una dicotomía muy notoria se demuestra en ella durante la realización de sus deberes y durante sus espacios de ocio, siendo una persona muy fría, seria y calculadora al momento de encontrarse en el campo de batalla o en los diversos aspectos de su trabajo pero, al mismo tiempo, bastante amigable y solidaria cuando se encuentra simplemente compartiendo en un ambiente más relajado. Trata por igual a todas las personas, sin importar su rango (siempre que no sean sus superiores) y prefiere mantener un trato ameno sobretodo con  aquellos que son sus subordinados. Aún así, sigue considerando el respeto como algo importante y no tolera cuando alguien se excede con la confianza.

Posee cualidades muy importantes para un general. Capacidad de liderazgo, carisma y temple, sin embargo, y muy por contrario a su edad, en la intimidad es capaz de mostrar actitudes y pensamientos casi infantiles. Es inexperta y tosca frente al amor y desconoce completamente como manejar esos temas, tampoco sabe llevar bien cuando algo logra sacarla de quicio y muy rara vez controla bien su nerviosismo si está en una actitud de trabajo. Además, una curiosidad considerable se deja ver sobretodo cuando se encuentra frente a alguien de tierras lejanas pues pese a sus logros y sus conocimientos teóricos Astrid no es una mujer de mundo. Desconoce todo lo que se encuentra al exterior de Mitgard e incluso desconoce bastante del propio país, siendo uno de sus objetivos darse el tiempo para conocerlo una vez todo mejore.

Por último, podemos encontrar en Astrid a una persona extrañamente empática y amigable, sobretodo para alguien perteneciente a la nobleza. Se preocupa de las personas de una forma en la que siempre busca intervenir y ser ella quien les brinde una ayuda directa, sin esperar que sea otro quien solucione las cosas. Por desgracia, no sabe medir del todo hasta que punto debe involucrarse y podrían darse ocasiones en las que su involucración llegue a ser un tanto excesiva y, tal vez, molesta. De todas formas, pese a que no siempre conozca los mejores métodos, por lo general siempre son buenas sus intenciones.

Historia del personaje
Realmente la simpleza de la historia inicial de Astrid puede llegar a ser sujeto de envidia o de odio para muchas personas, incluidas aquellas de noble cuna pues pese a la dureza de la vida en Mitgard ella jamás pasó frío ni hambre durante su infancia. Además, pese a ser la segunda de tres hermanos, nunca estuvo falta de amor y de cuidados, lo que incentivó que fuera desde pequeña una muchacha bastante agradecida y alegre. Afortunadamente, aunque jamás faltó el cariño y los mimos por parte de su familia, Astrid no llegó a formular jamás la típica petulancia que tan comunmente distingue a los nobles mimados. Muy por el contrario, en base a trabajo duro y esfuerzo comprendió desde pequeña el valor de las cosas.

Mitgard es un lugar inhóspito, donde solo la gente dura nace y la gente dura sobrevive. Un lugar donde el mérito personal y el esfuerzo lo son todo y es así como Astrid fue enseñada a comprender el mundo, bajo las enseñanzas típicas Mitgardianas y, además, las enseñanzas típicas de la nobleza. Fue educada para ser una dama, pero también para llegar a ser un soldado de categoría y aunque siempre estuviera, por herencia, destinada a ser la subordinada de su hermano mayor, jamás renegó de esta condición y la portaba, más que como un símbolo de las injustas vueltas de la vida, como un símbolo de entrega y orgullo.

Básicamente, poseía una vida perfecta. Tenía lo que quería y se encontraba satisfecha, jamás se preocupó por nada más que su condición dentro de su familia y la responsabilidad que tenía hacia Mitgard, pero fue poco antes de la llegada de los emergidos que las cosas comenzaron a salirse de control.

Desde joven Astrid demostró sus dotes de guerrera y su capacidad de mando, superando incluso a su hermano mayor en estas cualidades. Esto le propinó muchos elogios y rápidos ascensos dentro del circulo militar, aunque jamás se esperó la sorpresa que le darían poco después de uno de sus ascensos. Fue llamada bastante temprano a presentarse ante sus superiores, generales curtidos y de renombre que le informaron de una de las noticias más grandes de su vida. Uno de los tantos generales de Mitgard había muerto esa misma mañana y ella había sido designada para ser su reemplazante debido a sus capacidades y a su cercanía. Esto la llenó de emoción, aunque al mismo tiempo de curiosidad pues la palabra "cercanía" no llegaba a cuadrarle. Tristemente pronto lo supo: Aquel general era su padre.

Asumiendo estas responsabilidades a una edad bastante temprana, pero no tanto si consideramos su posición y la época, comenzó la instrucción de Astrid para poder desempeñarse adecuadamente como generala. Por desgracia esta instrucción no duró todo lo que ella hubiese deseado, pues la repentina amenaza de los emergidos la obligó a ponerse manos a la obra muchísimo antes de que estuviera preparada y fue designada casi de inmediato a una de las zonas mas inhóspitas de toda Mitgard. Por un lado, una posición casi honorable, por otro, nadie se cuestionaría si fallaba en su tarea. Era un lugar horrendo, casi un matadero donde, si la suerte designaba que el grueso de los emergidos decidía cruzar por esa zona, no tendrían más opción que esperar una rápida muerte. Por suerte, a día de hoy, ha logrado mantener a duras penas su posición.

Actualmente, en una posición cada vez más desventajosa, Astrid mantiene una ardua lucha contra el avance de los emergidos para la que en múltiples ocasiones se ha visto obligada a realizar llamados de auxilio al Jarl para que este de la orden de enviar algún tipo de ayuda. Por desgracia, estas llamadas no han sido escuchadas y la escasez tanto de recursos como de efectivos la han obligado a replegarse en una fortaleza abandonada desde hace años.

Extras

EXTRAS
.

Mitgard: Posee una gran devoción por Mitgard y por sus responsabilidades militares al punto de que haría cualquier cosa, incluso entregar su vida, por defender a su nación y a su gente, además de cumplir con las expectativas que se tienen de ella como generala.

Estrategia: Posee conocimientos de estrategia bastante amplios debido a su cargo militar y a la constante participación que tenía en las mesas militares junto a su hermano. Aún así, se suele mostrar un tanto insegura respecto a estos y prefiere tomar las opiniones de la mayoría en su circulo de mando antes de tomar una decisión. Además, aprecia mucho más la opinión de un especialista estratega que la suya propia, pues reconoce que tiene más de soldado que de estratega.

Música: Curiosamente disfruta mucho la música, sobretodo de instrumentos de aire. Conoce muchos instrumentos y posee conocimientos básicos de como tocar otros varios, aunque tampoco está cercana a ser ninguna experta. Es capaz de tocar una pieza bonita, pero nada demasiado complicado.

Artes Marciales y Lucha con Armas: El manejo de armas y el combate cuerpo a cuerpo fue una de las primeras cosas que aprendió incluso antes de aprender a leer o escribir con propiedad. Conoce de pies a cabeza su cuerpo y sabe como utilizarlo casi tan bien como su lanza, con al cual guarda un cuidado bastante especial. Sabe, también, como manejar minimamente una espada pero no se siente tan cómoda con ellas como con las lanzas por lo que rara vez se le vería usándolas.

Literatura: Como todo noble, Astrid posee un conocimiento cultural superior a la media y, especialmente ella, posee un amor particular hacia la lectura. Al ser inexperta en el mundo y desconocer muchas cosas, suele preocuparse bastante por su educación y leer lo suficiente para poder mantener un tema de conversación de cualquier tipo según la situación que lo requiriese. De todas formas, el mayor foco de su lectura son novelas y tonterías de enfoque más lúdico que libros duros de enfoque plenamente informativo.

Comida: Adora las comidas calientes y los platillos de carne, aunque posee una escasa habilidad para cocinar casi cualquier cosa. Casi lo único que sabe preparar son postres, para los que además de adoración posee cierto talento, aunque debido a su posición y propia vergüenza seria incapaz de revelarlo públicamente sin un buen motivo.

Herencia: Durante la guerra contra los emergidos su hermano mayor, Heim, fue asesinado en una contienda. Debido a esto, es Astrid quien toma su lugar como cabeza de la familia. Aún así, pese a un linaje noble y antiguo e incluso posesión de cierta cantidad de tierras, la familia Amhdal no deja de ser una familia fiel a las costumbres de Mitgard y por ende no posee ningún título además de su propio título militar labrado por su propia cuenta. De todas maneras, entre las riquezas heredadas por Astrid, podemos encontrar un hermoso Wyvern blanco que perteneció a su tatarabuela y que ha ido pasándose entre las mujeres de su familia, en especial porque la criatura, al igual que un Pegasus, parece mostrarse especialmente agresiva entorno a los hombres.

Awa: Awa

Procedencia
Nombre original del personaje: Jeanne D'Arc (Original, no Alter)
Procedencia: Fate/Apocrypha

Spoiler:






Wyvern



Sobra decir... Que quisiera pedir un cambio de nombre al de mi personaje (Astrid Amhdal) y, si la clase (Wyvern Ryder) no corresponde al la Ocupación que indiqué (General Menor de Mitgard) cambiarla por "General" creo que seria lo más adecuado. Gracias por leer <3


Última edición por Aura Delmar el Sáb Mayo 19, 2018 4:22 am, editado 3 veces
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
22


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Astrid Amhdal / Generala de Mitgard [Ficha]

Mensaje por Eliwood el Lun Mayo 14, 2018 2:42 pm

La revisión de la ficha queda en suspensión por prontos cambios a la meritocracia de Mitgard, a raíz de la partida de su gobernante (al ser un reino Original creado por usuarios en lugar de ser parte del foro, el borrado del líder conlleva a modificaciones).
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2253


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.