Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Mensaje por Mishael el Miér Mayo 02, 2018 11:03 pm

Nunca se hubiese imaginado que a sus aposentos llegase aquella pequeña figura siendo dirigida por el rastro de su líquido vital, producto de un ataque perpetrado por los aldeanos, al percatarse que aquel enorme canino se hacía con sus ganados. Pero ni aun en sus sueños más extraños y alocados, se daría la escena que se estaba dando ahora mismo en ese claro del bosque alejado de toda civilización de aquellos carentes de pelo sobre sus extremidades debido a que, la joven princesa, caería desmayada sin que el Laguz lo supiera en primera instancia. Se percato de que sus piernas dejaron de moverse como así también cesaron los golpes de puños hacia sus muslos, aunque nunca creería que aquel malestar estomacal seria lo suficiente apestoso, para provocar que el aire ingresado hacia sus pulmones fuese tan horripilante quedando fuera de combate. Su cola se empezó a moverse con rapidez golpeando sus delicadas mejillas hasta el punto de hacerle enrojecer e inflamarlas un poco. Su enorme cabeza intentaría observar hacia atrás para poder notar una especie de movimiento por parte de la humana algo negativo, ya que estaba tan tiesa como si hubiese pasado al otro plano terrenal. Su ser se elevó del frágil cuerpo ajeno para moverla, a la altura de sus pechos, con su hocico como si utilizara una segunda opción para cersoriarse de que no tuvo un apestoso final. Pero ni así tampoco reaccionaba. Tal parecía que su estómago había sido un arma tan potente que ni su misma persona conocía la magnitud del desastre que ocasionaría en otro ser vivo.

Se sentó sobre sus patas traseras mientras mastica el filete moviéndolo de un lado al otro en el interior de su hocico, pensando en que haría con aquel cadáver. Elevo su mirada hacia los cielos buscando una respuesta que nunca llegaría terminando de ser encandilado por los rayos solares, soltando un leve gruñido mientras cerraba sus parpados con fuerza y ladeaba para intentar minimizar el dolor en sus orbes. Cuando se encontraba cabizbajo, noto como las hormigas se movían de un lado al otro logrando que la respuesta a todos sus interrogantes llegase a su mente.- Hay que seguir con el ciclo de la vida -Finalizo, ya sabiendo lo que debía hacer para remediar su error. Comenzó a comer de forma apresurada la carne que tenía en sus dientes para tragar un enorme pedazo y ocasionando un sonido tan fuerte que haría helar la sangre a más de uno si se encontraba allí. Ya con algo de fuerza gracias a la comida digerida se dirigió hacia la niña para, agarrar con sus enormes dientes, la tela de su ropa a la altura de su pecho sin tener el menor cuidado y sin importar si mordía su piel o algo más allá de eso. Total, ella ya no estaba en este mundo y no podía sentir dolor. La traslado hacia el centro del claro donde nacían las flores más bella de ese humilde sitio, creyendo que sería un buen sitio para hacerle una tumba. No le fue tan difícil moverla ya que no pesaba mucho y su pequeña figura la hacía tan manejable para el enorme lobo albino.

La dejaría atrás suyo para hacer que sus patas delanteras empezaran a trabajar de manera ardua, excavando con aquellas claras uñas la dura tierra empezando a mover primero el césped. Sus patas traseras permanecerían abiertas dejando un camino libre para todos los restos que sacaba, los cuales irían a parar en diferentes áreas de aquel cuerpo femenino que yacía inerte. Sin darse cuenta ya la estaba sepultando a la vista de todos los animales del bosque que, curiosos, se acercaban a ver el espectáculo donde un Laguz de clase lobo andaba enterrando a un Beorc de la nobleza, algo que ni siquiera en los cuentos de niños ocurría.-
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Guía | Cazador

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
576


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Mensaje por Lissa el Jue Mayo 03, 2018 4:29 pm

Negro. Ese era el color que más predominaba delante de sus ojos. Todo se volvió obscuro alrededor de ella no importando a donde su vista celeste se dirigiese : derecha, izquierda, arriba, abajo. ¿Cómo había llegado allí? Lissa estaba confundida. Inclinó su cabeza y miró, está vez, sus pálidas manos por pura inercia. Aquello contrastaba con el tono sombrío carente de sombras a donde ella se encontraba parada. Sus pies comenzaron a moverse solos como si siguiesen una perfecta línea recta producto de su imaginación. De a poco, sonidos empezaron a llegar hasta sus oídos poniéndole un fin al silencio sepulcral de momentos atrás. Sin embargo, la rubia no lograba identificarlos. En aquel desconocido lugar le era imposible saber cuanto tiempo había ya transcurrido. ¿Unos minutos? ¿Unas horas? Ella lo ignoraba. Pero si podía decir que todo se le hacía eterno.

Uno de los ruidos se fue intensificando hasta volverse conocido. Era… ¿Tierra? Para ser más exactos, parecía que alguien cavaba a cierto ritmo y que la sonoridad que persistía eran los granos de esta chocando contra el suelo o sobre otras cosas. La ojiazulada frunció el ceño por reflejo. Sus cinco sentidos de a poco volvieron a activarse. A su nariz llegó el típico aroma de las flores más aquello obviamente no era el problema. El problema era que ahora sentía que la tierra siendo removida… ¡Caía toda sobre ella! – ¡Cof, cof, cof! ¡Puaj! – Tosió mientras escupía la tierra que se había introducido dentro de su cavidad bucal dejándole un sabor mineral sobre su lengua. La que hacía unos instantes se confundiría con una muerta, ahora había emergido de entre lo que se asemejaba a una sepultura improvisada. El peso de aquel elemento natural le entorpeció incorporarse ya que se había acumulado en diferentes partes de su menudo cuerpo. Automáticamente se pasó las mangas sobre su rostro y notó delante de su ser al inmenso lobo en plena tarea de excavación. – ¡¿Pero que…?! – No tuvo tiempo de finalizar su frase que un proyectil de tierra fue a dar contra su cara causando que se comiera sus palabras. – ¡Cof, cof, cof! – Tosió nuevamente sintiendo que en esa ocasión casi se ahogaba.

Dio un salto a un lado para evitar otro posible ataque a su persona para luego levantarse con algo de dificultad y sacudirse sus ropas de manera espontánea. – ¿Acaso intentaba… enterrarme? – Formuló aquella pregunta en voz alta cuando en sí, esta era producto de sus pensamientos. Su corazón latía al interior de su pecho de un modo desenfrenado. La suave brisa de la tarde desencadenó un inexplicable escalofrío y fue allí que se percató que una cierta humedad persistía en la anterior zona mencionada provocando que las telas se pegaran sobre su piel. Automáticamente se llevó sus manos hacia su busto como si quisiese confirmar aquella sensación no muy agradable y de inmediato sus labios pintaron una muy evidente mueca. – Esto es… ¿baba? – Soltó incrédula al posar sus orbes turquesas sobre sus dedos “baboseados”. Dio unos pasos acercándose un poco hacia el peludito causante de todo  – ¡Eres malo! – Puso sus brazos en jarras para luego proseguir – ¿Por qué intentaste enterrarme? ¡Casi sofoco! – Con una de sus extremidades superiores señaló las prendas mojadas – ¡Babearme de esa manera no estuvo bien! Deberías agradecerme mejor la comida que te dí – Concluyó a la vez que inflaba sus mejillas inconscientemente. Lissa parecía haber olvidado que se dirigía a una criatura que le sacaba más de 5 cabezas y que pesaba seguramente una tonelada si se le comparaba a ella. Lissa había olvidado muchas cosas.


Última edición por Lissa el Mar Mayo 08, 2018 12:14 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
933


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Mensaje por Mishael el Lun Mayo 07, 2018 3:22 pm

Se encontraba absorto en su accionar por intentar acabar lo más rápido posible la tumba para la susodicha pues había pasado bastante tiempo del encuentro entre ambos seres que una tenue luz anaranjada parecía estar presentándose en el horizonte, dando a entender que el atardecer estaba llegando sobre ellos. De a poco el hueco estaba teniendo la profundidad adecuada para que un cuerpo humano pudiese ser enterrado sin problema, aunque aún quedaba darle el largor necesario, aunque eso no sería ningún tipo de problema con el pequeño cuerpo de la fémina. Pero un ruido de un leve quejido proveniente detrás suyo hizo que se detuviera, retrocediendo lentamente de aquella excavación para encontrarse con rizos de oros exasperada y elevando la voz, parecía estar molesta por algo y el lobo solo giraba su cabeza de un lado al otro, confundido no por sus palabras sino por cómo había resurgido de la vida. ¿Acaso había fallado en su intento por cersoriarse de que aún se mantenía en el plano terrenal? ¿O por el contrario se trataba de una bruja? Ella seguía con su regaño provocando que el canino solo continuase con su peculiar actuacion de confundido, creyendo que era el momento adecuado para revelar su otra parte. Gruño de forma potente para que retrocediese unos pasos mientras este avanzaba y se detenía apenas a unos dos pasos.

A continuación, su morfología comenzaba a cambiar de manera rotunda: Su hocico de a poco comenzó achicarse en dirección hacia su rostro para demostrar lo que parecía ser una nariz humana. Su columna se iba estirando e irguiéndose tomando una altura que rondaría los 2 metros aproximadamente. Los dedos de su pata se estiraban e iban tomando una forma alargada para que el pelaje albino de todo su cuerpo fuese disminuyendo permaneciendo solo en la parte trasera de su ser donde se encontraba su cabeza y nacía su pelo largo. Su piel ahora seria morena y brillaba en cuanto los rayos solares daban contra está, producto de algunas gotas de sudor que escapaban de sus poros por el trabajo arduo de enterrarla. Sus uñas serian oscuras para que la mirada azul intensa aun permaneciera sobre sus orbes que no tardaron en posarse sobre su interlocutora. Su fisionomía se encontraba como su madre lo trajo al mundo y a medida que avanzaba lo hacía de forma segura, como si no tuviese pudor de que una mujer lo viese en esa condición. Ella seguiría mirándolo por apenas unos segundos desnudo porque, como si el destino no quisiese que su inocencia fuese más corrompida por el lobo, su cabello se dirigió hacia adelante tapando su entrepierna pudiéndole ahora verle a la cara.- No soy un ser malo. -Mascullo entre dientes el individuo que portaba una figura bastante trabajada y por encima de la media de los Beorcs, pues sus pectorales y abdominales estaban bastante marcados.- Creía que estabas muerta luego de aquel apestoso ataque de mi persona. Parecía que apenas respiraba y como no encontraba otra manera de trasladarte, lo hizo mordiendo a la altura de tus escasos pechos. -Prosiguió para rascarse su nuca como si se encontraba avergonzado, no por haberle dicho eso ultimo o haberle tocado sin que ella hubiese querido, sino como un ser salvaje y en armonía con la naturaleza se le haya escapado ese detalle de si estaba con vida.-

Los seres vivos provenimos del poder de la tierra y cada uno de estos le debemos la vida. Una vez que nuestro periodo sobre ella culmina, es hora de devolverle ese favor dándole nuestra energía a la tierra y a todos los seres que la componen. Si es que me entiendes. -Utilizando palabras algo bonitas para referirse a la muerte intentaba no sonar tan brusco a la hora de hacerle entender que su cuerpo, iba a ser devorado por otras criaturas y así continuar con el ciclo mismo de la vida. Aunque toda aquella explicación se vio opacada al recordar como esa niña lo trataba como un perro domesticado dándole de comer o incluso, tratándole como un buen chico. Ahora que podía entender cada una de sus palabras era momento de hacerle saber ese malestar. Así que acortando la distancia sobre ella, acerco su rostro hasta el punto de pegar su frente contra la otra frunciendo su ceño mientras la empujaba, con fuerza, hacia atrás y se separaba un poco para golpearla en reiteradas ocasiones.- Oye niña ... ¿Acaso crees que soy un perro domesticado? -Mascullo entre dientes y por la cercanía entre ambos, podía ver como los colmillos sobresalían de sus labios a medida que su lengua los remojaba en un intento por intimidar a su interlocutora.- Eso de darme comida y regañarme no va con los Laguz. Si quiero ahora mismo puedo comerte o hacerte miles de cosas y nadie podrá venir en tu rescate. Así que piensa muy bien lo que harás o dirás ... porque podrían ser tus últimas palabras.
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Guía | Cazador

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
576


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Mensaje por Lissa el Mar Mayo 08, 2018 11:56 am

Cada palabra que salía de entre los labios de Lissa se encontraba cargada de mucho reproches. Más no lograba entender la expresión confusa que tenía el lobo cuando este posaba su mirada eléctrica sobre ella. De repente, tomándola totalmente desprevenida, un fuerte e intenso rugido resonó por todo el claro causando que se estremeciera y que por simple instinto, retrocediera de unos pasos tragándose cualquier otro comentario. Automáticamente había cerrado sus ojos y cuando los abrió, se percató que la distancia que la separaba del contrario era escasa, casi nula. Lo que ocurriría posteriormente la dejaría boquiabierta, un poco más, y su mandíbula iría a estrellarse contra el pasto. Sus ojos se abrieron grandes como platos dando la impresión que en cualquier instante estos se saldrían de sus órbitas. Su mente se quedó en blanco como si algo hubiese echo “CLIC" y nuevamente sus piernas se movieron solas, retrocediendo por inercia mientras que el ser delante de ella avanzaba matando el espacio que los separaba.

Tragó grueso sintiendo su garganta seca. ¡Era un hombre! ¡El lobo se convirtió en un hombre! En el libro no se mencionaba ese ENORME detalle de esa especie llamada “laguz”. Lissa había jurado que sólo eran animales de una especie de gran tamaño. Pero no, tal parecía que su conclusión fue errónea, DEMASIADO errónea. De manera inevitable su vista viajó hacia el cuerpo ajeno queriendo cerciorarse que no estuviese siendo víctima de algún tipo de alucinación. Y fue allí que se dio cuenta de la realidad : Aquello no era producto de su loca imaginación y para rematarla, estaba presenciando, por primera vez, la anatomía masculina desnuda por completo. La cercanía entre ambos era tal que la rubia casi podía sentir el cálido aliento del moreno sobre su pálida piel. Y luego, como si hubiese sido un efecto retardado, se escondió la cara entre sus manos claramente avergonzada de haberle visto hasta la vida a lo que resultó ser un muchacho. Sus pensamientos eran confusos y en su interior se decía que cuando ella lo estaba girando para curar a este en su forma lobuna, esta llegó a tocar “esa” parte. Lissa quería morirse… ¿Del estupor? ¿De la vergüenza? ¿Del susto? ¡Quizás era todo a la vez!

Entreabrió sus dedos situados sobre su rostro al escuchar como el peliblanco se dirigía a su persona en un lenguaje que ella entendía. Todo esto le costaba creerlo a la joven princesa. Lissa parecía anonada, estuvo atenta a los argumentos que sostenía el lobo no pudiendo fiarse de sus oídos más las últimas palabras que este soltó parecieron traerla nuevamente al mundo terrenal. Tomó una gran bocanada de aire intentando calmarse a la vez que retrocedía. Se encontraban demasiado cerca para su gusto. Enfocó su atención en la cara del contrario no queriendo arriesgarse a mirar más abajo y dijo – ¡Es tonto si quiera pensar que voy a morir por algo así! Ni que fuera tan débil. – Balbuceó algo ofendida por aquel último cometario. Su corazón latía con fuerza dentro de su pecho y una vocecita dentro de su cabeza le pedía que se calmase, que no dijese nada que pudiese hacer enfadar a aquella criatura que jamás había visto en su corta vida, que ya era tarde y que si no regresaba sus hermanos se preocuparían. Pero como siempre, Lissa pocas veces hacía caso a su parte racional, de lo contrario, no sería Lissa. – Y además… ¡¿Realmente era necesario precisar eso sobre mis pechos?! – Reprochó inflando sus mejillas mientras se ruborizaba apenada y llevaba una mano hasta la zona mencionada. Visto que estaba charlando con un hombre carente de ropas, Lissa tenía otras razones para ruborizarse.

De repente, a una velocidad desconcertante, el ojiazulado se aproximó hacia ella provocando que ambas frentes entraran en contacto con una cierta violencia y no sólo una vez, sino en repetidas veces.  – ¡¡Kyaa!! – Se quejó la joven entretanto era empujada hacia atrás a la vez que intentaba aminorar el “daño” retrocediendo. De un modo automático, colocó sus palmas sobre su frente buscando protegerse de cualquier otro ataque. Al final dio un tropezón y terminó cayendo al suelo trasero primero de una manera poco elegante. Sus orbes turquesas se llenaron de lágrimas para a continuación comenzar a sollozar y a frotárselos en reiteradas ocasiones. – ¿Ves? ¡Eres… malo! – Barboteó con cierta dificultad debido a que reniflada ruidosamente de vez en cuando. – Dijiste que no eras malo, pero… ¡me hiciste daño! – Lloriqueó como si fuese una niña pequeña sentada sobre el piso. – Yo sólo quería ayudarte… ya que parecías muy mal herido... – Murmuró en voz baja agachando su cabeza con un semblante doloroso.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
933


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Mensaje por Mishael el Vie Mayo 11, 2018 11:33 pm

La verdadera personalidad del lobo dejaba entreverse un poco con cada palabra expresada hacia la niña, sintiendo molestia al ser tratado como un animal doméstico que dependía de los Beorcs para su supervivencia. Esto lo fastidiaba, de hacerle bullying a su interlocutora sin saber que esta sería tan sensible a cada una de sus frases, sintiendo molestia hacía unos dichos refiriéndose a su pecho para luego oír como los lloriqueos incesantes de su ser hacían acto de presencia. El mitad hombre y bestia no podría aguantar un timbre tan agudo provocando que sus orejas se pegasen contra su cabeza, elevando sus manos a dichas zonas y aplastarlas con fuerzas mientras se sacudía de un lado al otro, intentando apaciguar esa intensa molestia.- ¿Pero tampoco para llorar de esa manera niña! -Vocifero con un ojo entre-abierto mientras se acercaba hacia ella e inspirando para soportar aquella tortura, le propino un fuerte golpe sobre la parte superior de su cabeza.- Si quieres un motivo para llorar te lo daré. Pero si sigues con esa actitud, no me quedara otra que golpearte hasta que te canses. Tus lloriqueos son tan molesto que apenas puedo soportarlo. -Mascullo mientras largaba todo el aire acumulado en sus pulmones, exhalando tan largo que se agitaría unos momentos, regresando a la normalidad luego de unos cuantos segundos.-

Y no soy una criatura malévola. -Se defendió antes las acusaciones de la pelirrubia. Algo extraño para un ser que gritaba a los cuatros vientos y golpeaba a pequeñas niñas indefensas sin que ellas lo hubiesen provocado.- En realidad, la única víctima de todo esto soy yo. Yo debería estar llorando. Y no estaría herido sino fuera por tus compañeros. -Para Mishael el mundo funcionaba de la misma manera que una manada: todos estaban conectados con el resto, si es que Vivian en la misma zona sin saber de las reglamentaciones humanos con respecto a la privacidad y el espacio personal. En pocas palabras, creyó que las personas que lo atacaron tenían alguna relación con la muchacha.- El egoísmo y la avaricia que hay en tu manada es algo nunca antes visto. Poseen numerosas de esas gordas de blanco y negro que seguramente no pasarían hambres durante meses; y ni asi, se molestaron en compartir una con un hambriento Laguz que está por demás de lejos de sus tierras. Sino todo lo contrario ... intentaron matarme con esas inútiles armas y osaron llamar a esos Beorc con una piel tan dura como la roca. -En este caso, el moreno se estaba refiriendo a los caballeros que llegaron ante la solicitud de los aldeanos al merodear un enorme lobo por la zona, temiendo más que nada por sus niños y mujeres.- Así que ... Quien es el malvado y el responsable por el cual te golpee son esos Beorcs avarientos y gordos. -Grito para cruzarse de brazos y girar bruscamente su mentón hacia la derecha, como una señal de desprecio creyendo que había ganado la batalla.- Espero que esas gordas y enormes de blanco con negro, se revelen contra ustedes y los esclavicen como ustedes hicieron con ellos. -Murmuro con un tono perceptible para su interlocutora, observando de costado y forma disimulada.-

Aparte ... -Volvería a su posición original lanzando su cabello hacia atrás mientras se ponía en cuclillas sin ninguna preocupación porque su "pudor" estuviese al aire libre meneándose de un lado al otro.- ¿Quién demonios eres niña? Eres la primera de tu clase que veo tan temerosa por la presencia de un enorme Laguz tipo lobo y aun así decidiste "ayudarme" según tú. -Aquello de ofrecerle su ayuda lo diría con un tono sarcástico tan notable que incluso el más despistado de este mundo se daría cuenta.- ¿Como me seguiste hasta este escondite? Estuve seguro de que nadie me seguía y por ello me digné a descansar. Aparte, no esperes ninguna gratitud de mi persona. No cuento con nada de valor encima y mucho menos te daré las gracias por curarme las heridas hechas por los tuyos cuando yo ni siquiera he comenzado una pelea. Lo entiendes ¿Verdad?
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Guía | Cazador

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
576


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Mensaje por Lissa el Sáb Mayo 12, 2018 8:33 pm

Las lágrimas se deslizaban en el rostro de Lissa como sí fuesen cascadas cayendo a un profundo abismo. El volumen de sus sollozos se amplificaban dando las impresión de ser chillidos de un animal herido con la urgente necesidad de que lo sacaran de su miseria. Y el hecho de que la voz de la rubia fuese bastante aguda… no ayudaba en nada para sonar de todo, menos agradable, a los oídos ajenos. Al escuchar el potente grito que su interlocutor le dirigió, la ojiazulada no pudo evitar sobresaltarse y levantar su vista desconcertada hacia este. De inmediato, cerró sus ojos zafirinos con fuerza, casi haciéndose un ovillo, al notar las evidentes intenciones del moreno. – ¡Ay! – Se quejó al recibir de lleno el daño sobre su pobre cabeza para luego sobarse aquella zona a la vez que intentaba contener su renaciente llanto.

¡Que chico tan vil resultó ser aquel lobo! ¡Mira que pegarle de esa manera a ella! Ni siquiera sus hermanos le habían levantado una mano desde que tenía memoria. No tenía perdón, ¡Oh, que no! Su ceño se frunció al posar sus orbes turquesas sobre el muchacho buscando fusilarlo con la mirada. De un modo inconsciente, sus mejillas se inflaron de disgusto como un globo y sobre sus labios se manifestó un muy contrariado puchero. Posteriormente se frotaría los ojos con sus mangas intentando borrar el rastro de agua salada sobre su cara y tragaría grueso como si de este modo buscara engullir sus sollozos. – Yo… – Hizo una breve pausa a la par que simulaba palmear su pecho debido a un nudo que sentía en su garganta para al instante proseguir – … no entiendo porque me culpas de algo que personas desconocidas hicieron. ¡Siquiera los conozco! – Balbuceó con cierta dificultad y dando a entender su indignación con cada palabra formulada. – ¿Manada? ¿A que te refieres con ese término? – Ladeó su cabeza confundida no captando lo que quería decir. La cultura de ambos era muy diferente tal parecía. – ¿Cuando dices “gordas de blanco y negro” te refieres a las vacas? – Interrogó media extrañada por aquella descripción por demás de infantil.

Lissa tomó una gran bocanada de aire en una vana tentativa de calmarse. ¡En que enredo se había metido! Sólo a ella le pasaban estas cosas. Al final esta decidió esperar a que aquel gruñón terminara una parte de su discurso -más bien quejas- para responderle.  – Mmmm… Espera, creo que tienes una visión errónea de lo que pasa aquí. – Comentó algo pensativa mientras llevaba su mano a su entrecejo y soltó – Digamos que eres algo… ¿inusual? Dentro de estas tierras. Supongo que la mayoría, así como yo, ignora lo que es exactamente un “laguz”. Y seamos sinceros, ¡pareces una bestia salvaje! Cosa que no está muy lejos de la realidad visto como me tratas. – Aquello último dicho lo pronunció entre dientes con un tono más bajo como si no quisiese que el otro la oyera. – Ajem, ¡A lo que quiero llegar! Es que aquí todos temen a que les hagas daño. Y además, también estabas tomando un animal sin permiso de los dueños lo cual no ayuda a que te reciban con flores y los brazos abiertos. ¿Entendiste? – Concluyó esperando haber sido lo más clara y razonable posible. – Y te vuelvo a repetir, ¡Yo no tengo la culpa de lo que esos “beorcs” te hayan hecho! Yo no controlo a la gente por magia para que hagan lo que a MÍ me apetezca. ¡Jum! – Recalcó imitando el gesto del contrario al entrelazar sus brazos delante de su pecho y llenando de aire nuevamente sus buches para voltear su cara a un lado. Mas el irritado murmuro sobre “Las vacas esclavizadas” que hizo el canino provocó que todo el aire se le saliera bajo la forma de una pequeña risita. Rápidamente se llevó ambas manos sobre su boca al darse cuenta de la estupidez que acababa de hacer.

La joven princesa se puso tiesa como un palo al ver como el peliblanco se ponía de cuclillas en frente suyo. Sus palmas aún sellaban sus labios cuando  respondió – Yo soy Lis… – Sus ojos se abrieron grandes como platos al notar una cosa por demás de sospechosa que colgaba entre las piernas del supuesto laguz. Lissa casi se atraganta. Un rojo intenso se apoderó de toda su cara y de un salto, no sin antes tambalearse un poco, terminó levantándose del suelo para así evitar una vista DEMASIADO clara para su gusto. – ¡Por los dioses! ¿No podrías al menos ponerte algo de ropa encima? – Se dio la vuelta dándole la espalda a aquel hombre entretanto llevaba sus manos sobre sus ardientes pómulos. – C-Como decía, me llamo Lissa. Y pude seguirte hasta aquí gracias a el rastro de sangre proveniente de tus heridas. – Recitó precipitadamente como si fuese una especie de etiqueta. Prefirió ignorar la manera con la cuál el anterior susodicho formuló “ayudarme” y continuó simplemente su diálogo –  Y respecto a eso… no te recomendaría moverte mucho si deseas sanarte lo más rápido posible, de lo contrario, tus heridas se van abrir de nuevo. – Al decir aquello, era la clériga quien hablaba. A pesar de todo, ella no deseaba la muerte de nadie. Lissa dejó escapar un suspiro – Si no quieres agradecerme, está bien, nadie te está obligando. No es como si murieeeeera por tener un agradecimiento de tu parte. – Era claro que esta vez era ella quien le respondió sarcásticamente. Sin embargo, una cierta curiosidad la picaba desde hacía ya un rato – Por cierto, ¿los laguz como tú también tienen nombres? O sea, ya te dije mi nombre, ¿cuál es el tuyo? –
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
933


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Mensaje por Mishael el Lun Mayo 14, 2018 7:41 pm

Parecía que aquellos Beorcs se juntaban, pero sus actos no implicaban la totalidad de la manada o eso parecía estar diciéndole aquella niña, al negar alguna relación con esos seres que la atacaron a pesar de que compartían el mismo espacio, suelo, cielos e incluso la comida. ¿Como era eso posible? Se interrogo a si mismo a medida que la situación iba tornándose más confusa para el ser salvaje.- Entonces ... los Beorcs a pesar de convivir juntos o sea, en una manada ¿Lo que haga uno no repercute en la existencia o en el accionar del resto? O sea, nuestra raza convive en una manada que está integrada por diferentes individuos y a pesar de todo lo que surja, nosotros compartimos las cosas que cazamos con otros lobos si estos los necesitan a la vez que peleamos por nuestros territorios. Pero no creí que los de tu clase no supieran ni con quienes convivan en el mismo bosque o pradera, veo que el egoísmo y la gula son sentimientos negativos mucho más latentes en ustedes. -Se explayo el moreno al no saber muy bien como estaba conformada una sociedad humana puesto que, como se dijo antes, este creía que todo estaba conformado como lo es una manada, con una Matriarca al frente y el resto sabiendo con quien compartía el día para la confianza a ciegas. Su ceño se frunció, su mirada se dirigió al suelo y su mano hacia su mentón como si estuviese pensando y analizando toda la información nueva que le estaban dando, haciéndose un dibujo muy infantil en su mente siendo su manera algo retorcida y sencilla de entender las cosas. Aunque sus orejas se movieron al oír como aquellos animales gordos y con dos tonalidades de color parecían tener un nombres.- ¿Vaca? Ya veo ... eso explica muchas cosas. -Recordó varias cosas en su época de cachorro donde los grilletes fueron puestos en cada una de sus patas y apenas tenía la movilidad necesaria para realizar sus necesidades fisiológicas en un sitio diferente.-

La plática continuaría con un monologo por parte de rizos dorados, dándole una explicación mas profunda de lo ocurrido y tal vez, siendo una manera para disculpar el accionar de los humanos hacia Mishael.- ¿¡Como puede ser eso posible?! ¿¡Yo?! ¿¡Una criatura nunca antes vista?! -Vocifero con enojo y el entrecejo fruncido.- Pero si más de uno de esos Beorcs se dirigía a las mujeres como vacas ... ¿Acaso no hay Laguz Vaca por estos rumbos? O ¿Por alguna razón se mantienen ocultas por tienen miedo a que las lastimen igual que a mí? -Interrogo con toda la inocencia de un ser salvaje, al no saber que aquello parecía tratarse de un insulto o en algunas ocasiones como un apodo cariñoso entre las parejas de esos rumbos.- No es que sea una criatura salvaje sino que los de tu clase son unos seres bastantes sensibles y temerosos. Aparte te lo vuelvo a repetir, el egoísmo y la avaricia que pueden tener los Beorcs de estas tierras es impresionante. Tienen más comida de lo que son capaces de consumir y aun así se rehúsan a compartir un poco de ella con un simple lobo hambriento, perdido y solitario. -No entendería toda la explicación proporcionada por su interlocutora debiendo a su naturaleza ignorante y salvaje que llevaba con respecto a sus iguales. Mas la risilla que salió de sus labios solo provoco que las venas sobresalieran un poco más de su frente a medida que levantaba las comisuras de sus labios, dejando entre ver sus colmillos acompañado por un leve gruñido.-

Su cabeza rápidamente se movió hacia los costados ante la petición de la fémina.- ¡No! ¡Desde mi época de cachorro aquellos nobles me han torturado de diferentes maneras para hacer que use esas pieles de otros animales y nunca lo han logrado! Así que mi respuesta es un no rotundo. -Se apresuro a contestar para finalizar con un gesto algo exagerado, levantando sus brazos a la altura de su cabeza y cruzándolos hasta formar una equis. Se dio al silencio al ver que las palabras aun salían de aquellos labios escuchando como lo siguió por algo que nunca tuvo en mente y aun así era importante. Allí se percató de que había sentido un tirón a la altura de su trasero, llevando a que su mano palpase la zona que le ardía y verificar que parecía tener una herida abierta, puesto que las yemas de sus dedos salieron manchadas con su líquido vital. Este rápidamente se limpió en sus muslos sin darle mucha importancia. - De hecho, ya es tarde para tu advertencia. La herida se me abrió y en esta forma no alcanzo a lamerme la herida por lo cual la atenderé luego. -Su timbre sonaba calmado y armonioso como si estar perdiendo sangre no fuese ningún problema, o por lo contrario, estaba más acostumbrado que no le era raro para su ser.-

Para no sentir como aquella parte seguía escurriendo la sangre, decidió sentarse sobre su trasero en el pasto logrando que su cabello cubriese su intimidad, por si la pequeña dama decidía volver a mirarle a la cara.- Obvio que si niña. -A pesar de que la muchacha le había dicho su nombre, ese ser insistía en llamarle por su rasgo más característico. Y ahora que le tocaba su presentación, inflo su pecho con orgullo a medida que una sonrisa bastante burlona y de costado se dibujaba en su rostro finalizando con unos golpecitos intensos y sonoros con su puño cerrado, como si de un gorila se tratase.- Mi nombre es Mishael, Él Laguz lobo más fuerte y más increíble que podrás encontrar por estas tierras. -Clamo a los cuatros vientos con una postura por demás de confianzuda, para abrir sus orbes y percatarse que esas últimas palabras le habían hecho caer en cuenta algo interesante.- Oye, niña tonta. -Realizo una tenue pausa para cersoriarse de aquellos pensamientos que le venían dando vuelta hace un buen rato y por circunstancia de la vida, habían quedado en un segundo plano.- ¿En qué sitio me encuentro? ¿Qué tan lejos me encuentro de las calientes arenas de Hatari?
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Guía | Cazador

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
576


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Mensaje por Lissa el Mar Mayo 15, 2018 12:31 pm

Lissa pestañeó varias veces tratando de captar la extraña lógica de su interlocutor. ¿Por qué las acciones de una persona, entre las miles que vivían en la capital, tendría que influenciar algo en su existencia? De manera inconsciente, ladeó su cabeza rascándose el cuero cabelludo y uno de sus rubios rizos cayó sobre su rostro confuso. – Y no, supongo que no. Lo que haga la gente que vive en la misma ciudad no te afecta en nada mientras no sean familia o tengan algún otro tipo de relación. Al menos para mí es algo normal y lógico. Digamos que somos demasiadas personas viviendo en un enorme territorio para poder tener la suerte de conocernos cada uno. ¡De seguro a mi me encantaría conocer a nuevos amigos! Pero el sistema de la sociedad humana es más complejo que eso. – Afirmó intentando ilustrar sus dichos de la mejor manera posible.

Lissa nunca se había tomado la pena de analizar el modo de vivir que tenía la humanidad. Ahora que trataba de verlo desde el punto de vista del moreno, le parecía curioso. Hizo una breve pausa tomando un aire de reflexión para luego proseguir – Un individuo no puede hacerse responsable de los actos de un completo extranjero entre los miles que allí habitan. ¡Y no tiene nada que ver con el egoísmo o sentimientos negativos! – Concluyó a la vez que fruncía levemente el ceño. – Sin embargo, según lo que me dijiste, los laguz tienen una linda manera de vivir. ¡Debe ser una civilización muy pacífica si son capaces de compartir todo hasta ese punto! Pero si son capaces de convivir de ese modo, puede que no sean muy numerosos, ¿no? – Dijo no pudiendo ocultar su interés hacia lo que para ella era algo desconocido. Mas tampoco olvidaba su molestia, ¡Oh, que no! – Y hay un detalle que me llama… para tu información, nosotros no nos llamamos “beorcs”. Si a nuestra raza te refieres, me parece que la palabra correcta sería “humanos”. ¿De donde salió eso de “beorc”? Es la primera vez que escucho algo parecido. – Interrogó con un poco se curiosidad.

La joven princesa miró al lobo con los ojos grandes como platos no sabiendo a ciencia abierta si reírse o burlarse de este último después del comentario sobre las “vacas". Si su interlocutor seguía diciendo tales tonterías… le terminaría dificultando el trabajo de seguir enfadada – ¡Cof, cof, cof! – Disimuló toser para camuflar sus ya nacientes carcajadas para luego soltar – ¡Ejem! Creo que estás algo confundido. Están las vacas y las “vacas”. Está el término para referirse al animal y… otro para referirse a mujeres algo… eeeeh…  ¿rellenitas? Un poco así… ¿Ves? – Para sostener su argumento puso ambos brazos al lado de su menudo cuerpo, pero manteniendo una cierta distancia de este,  dando a entender que allí debería haber aún más masa. Después los llevó cerca de su escaso busto y con sus manos simuló tener una cantidad de carne que obviamente no tenía. Sus mejillas se sonrojaron un poco al hacer aquel gesto y tosió nuevamente para ocultar su vergüenza.– Dudo mucho de la existencia de laguz “vacas” como dices. Como te había dicho, aquí de laguz no se conoce mucho. Yo pensaba que eran criaturas más grandes de lo normales según lo que decía el libro pero realmente no me esperaba que… – … se transformaran en humanos. Su frase la finalizó en sus pensamientos. Ya que después de todo, todavía tenía que procesar tal información.  

Posteriormente a su huida de una vista poco decente para una dama. Lissa estaba parada aún ruborizada intensamente como también dándole la espalda al contrario temiendo girarse y caer con lo mismo o… peor. No obstante, al oír lo que diría el ajeno, la rubia se sentiría algo apenada por él – Oh… eso debió ser horrible. Esas personas no tenían corazón por hacer algo así. Pero… ¿Por qué ropas de pieles de otros animales? La ropa que tengo en mente son de material hecho de telas, tipo algodón. – En la mente de Lissa se dibujaron unas ropas por demás de extrañas hecha de pieles y pellejos de pobres e inocentes criaturitas del bosque. Una mueca de disgusto se manifestó sobre sus labios. – ¿Eh? – Fue lo primero que soltó, incrédula, cuando el moreno confirmó sus temores. – ¡Dioses! ¡¿Se abrió?! – Exclamó mientras se daba vuelta encarando al muchacho toda agitada. – ¡Déjame ver! ¿A dónde se abrió? – Interiormente la ojiazulada agradecería que su… su… su desnudez ya no estuviese al aire ya que así no se desconcentraría. – ¡¿Dónde narices he dejado mi bastón sanador?! – Gritó entretanto giraba sobre su propio eje buscando con la mirada lo anterior mencionado. Al verlo tirado al otro lado del claro, salió disparada hacia aquella dirección. Sin embargo, para  su desgracia, casi se desboca debido a un tropezón pero al final logró tomarlo en mano.

Cuando regresó a la altura del laguz, la chica se encontraba algo sofocada mientras que este último se encontraba sentado sobre el suelo. Lissa se llevaría una mecha de su pelo detrás de la oreja a la vez que se inclinaría un poco pinchando el pecho ajeno con un dedo para desinflarlo – Pareces muy orgulloso de tu nombre, Mishael, ¡pero ahora déjame ver la herida! ¡Te estás desangrando! – Recalcó para a continuación inflar sus mejillas contrariada y contestar – ¡Mi nombre es Lissa! ¡No niña! ¡Y tampoco soy tonta! – Dejó escapar un largo suspiro irguiéndose y apretando su báculo contra su pecho. – Lo siento. No sé decirte. “Hatari” es un país del cual nunca oí hablar. Ahora mismo estamos en Ylisse dentro del continente de Akaneia. Y si yo no lo conozco eso quiere decir que probablemente… “Hatari” se encuentre al otro lado del mar. – Lissa estaba segura por completo de lo que decía. De algo le habrían servido los aburridos estudios que constantemente le obligaban a hacer. – ¡Pero ese no es el caso! ¡Muéstrame la herida no vaya a ser que se infecte! – Volvió a repetir ya sintiendo como la paciencia la abandonaba.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
933


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Mensaje por Mishael el Mar Mayo 15, 2018 9:55 pm

La sociedad compuesta por los humanos le era algo incomprensible para el lobo pues, en su mente, no cabía la posibilidad de desconocer lo que su vecino o compañero de aventura estaba haciendo puesto que estaban la gran parte del tiempo compartiendo la comida, bebida, el caminar o incluso el espacio en donde realizar el mínimo accionar posible. Se mantuvo en silencio dejando que las palabras fluyan por esa pequeña boca, dándole una explicación más detallada del porque ella no era culpable de los problemas ocasionados hacia su persona, provocando solo una enorme confusión en la cabeza de ese Laguz.- Tienes razón. Al convivir uno con los otros, por lo menos mi manada apenas era unos 30 o 35 lobos sin contar a la Matriarca. Todo compuesto por los ancianos, cachorros, los machos y las hembras. Donde uno daba un paso en falso podría perjudicar al resto por lo cual, uno debía pensar dos veces las cosas antes de actuar. Aunque siempre había algún alocado que hacía caso omiso a esa advertencia y hacia lo que quisiese. -Y como era de esperarse, nuestro protagonista seria aquel revoltoso que, en más de una ocasión, sometió a su grupo familiar en numerosos problemas.- Aunque tampoco éramos tan tranquilo como crees. Al vivir en las calientes arenas de Hatari a veces el alimento escaseaba y debíamos combatir con otras manadas por el territorio. Pero, aun así, el perdedor podía unirse a la ganadora sometiéndose a las reglas de la misma. Nada extravagante y raro. Solo debía iniciar desde abajo en la vía jerárquica de la manada e ir ganando su lugar. -Se explayo un poco el moreno, entendiendo que ninguna civilización era pacifica en todas había caos y pelea, pero en los Laguz Lobo y más específicamente entre los suyos, aquello también poseía un orden para no convertirse en seres sedientes de sangre y muerte.-

¡Es verdad! Nunca se había cuestionado así mismo porque los de su clase le habían puesto ese nombre a los sin pelos, cerrando sus orbes y frunciendo su ceño en un intento por recordar alguna conversación con los ancianos. De forma abrupta los abrió, donde su pupila se contrajo haciendo aún más pequeña y clavando aquellos orbes eléctricos sobre la fisionomía ajena. Parecía que al fin había dado en el clavo.- Esto se data desde hace mucho tiempo, incluso antes de que mis propios ancestros vieran la primera luna sobre ellos. -Su voz sonaba grave y se tomaba las cosas con calma, dejando entre ver un aire misterioso y enigmático.- Na ~, en realidad estoy mintiendo. Ni yo mismo sé el porque le pusieron Beorcs a lo de tu clase, solo que los mayores de mi manada y los otros Laguz le dicen de esa forma. Así que yo solo seguí a la corriente. -Lo que parecía ser una importante revelación para la niña, solo fue una manera de gastarle una pequeña broma por parte del lycan que veía en ella una inocencia nunca antes presenciada. En cuanto una risa algo exagerada terminase al notar que estaba expectante a sus dichos, escucho como allí no existían los Laguz. ¡Sacrilegio! ¿Como era eso posible? Si ellos prácticamente estaban en cada rincón del mundo, escondidos algunos pero merodeando entre ellos.- Entonces tu al no tener carne en tu carne ni pechos sobre tu persona, no eres lo que ellos llaman vaca. -Susurro sorprendido pero a la vez adoptando una posición pensamente, mientras sus ojos recorrían el cuerpo femenino intentando buscar algo.- Si tuviese que clasificar con un animal seria un ave. -Comento de forma apresurada con una sonrisa algo maliciosa sobre su rostro.- No tienes carne con el cual disfrutar. Igual que tu, ellos no tienen pechos, senos o ubres como quieras llamarle. E incluso tu voz suele ser molesta como el canto de esos emplumados. -Concluyo echándose a reír nuevamente por la descripción de su persona, visualizando a ella con un enorme pico saliendo de su nariz, patas huesudas y largas; en vez de brazos alas emplumadas. Aquella imagen mental solo hizo que volviese a reír hasta el punto de que las lágrimas florecieron y caían lentamente por sus mejillas.-

La charla de ese día seria por demás de interesante en ciertos aspectos ya que su mente estaba procesando nueva información que nunca creyó que existían, como lo era la siguiente revelación.- Bueno, sea de animal, planta, roca, del aire o incluso del agua no me interesa cubrir mi cuerpo. Se siente incomodo, me aprieta todo y me dificulta la movilidad. -Nuevamente su testarudez hacia acto de presencia, negando aquella posibilidad de verlo cubierto mas que unas simples ramas, hojas o su cabello tapando aquello que lo diferenciaba del sexo opuesto. Y tan opuesto eran el uno con el otro pues ... ¿Como decirlo? Una gota caería sobre la sien de Mishael al ver como la mujer se tropezó, vaya a saber uno, cayendo pesadamente contra el suelo buscando aquello que decía llamarse báculo.- Realmente eres una niña tonta. Y no puedes negar luego de que paso. -Se burlo otra vez de ella.- Creo que eres, lo que decían en mi manada ... "Si no tuvieras la cola pegada a tu cuerpo, la perderías". -Concluyo en ese aspecto dando divertidos golpecitos contra el suelo.-

Aunque si esa escena hubiese un cartel para quien se lo llevara el más tonto de los dos, ahora estaría sobre el peli-blanco al oír como parecía estar lejos de su hogar. Demasiado para su gusto.- Entonces esa carne que me dieron o incluso el agua podría tener algo que me ocasiono ese repentino sueño. No puedo creer que me encuentre mucho más allá del horizonte de ese basto mar. -Analizo un poco la situación, buscando los causante de ese misterioso viaje al fin del mundo.- Yo tan solo quería viajar para ver un viejo conocido. No que me mandase al fin del mundo. Aunque ... eso explica demasiadas cosas como por qué no conocía este bosque, el aroma extraño que rondaba en el aire. O incluso esas gordas con negro y blanco sobre su cuerpo. -Estúpido, idiota y algo lento eran algunas de las características que ganaban lugar en el cuerpo trabajado de ese masculino. También el hecho de no poder leer o escribir, le había provocado tomar el barco equivocado; o solo fue alguna broma por parte de esos pueblerinos. Fuese cual fuese la causa, ya no tenía solución, encontrándose lejos, mucho más de lo que sus antepasados habrían querido viajar.- Ahora tendré que buscar la manera de regresar a Hatari ... -Mascullo y volviendo en si, al escuchar como la pelirrubia le gritaba porque le dejasen ver aquella herida abierta. Sin vacilar mucho y para seguir bromeando con su persona Mishael adopto una posición de cuatros patas en su forma humanoide. Sus piernas se abrirían un poco dejando que su cola abriera en dos su cabello cayendo hacia los costados de su trasero, revelando algo más que la herida.- ¿Así tienes una vista clara o deseas que me acerque más? -Grito para ir retrocediendo acercando cada vez mas y mas su moreno, brillante, sucio por el pasto y la sangre, trasero hacia el rostro de Lissa.-
-
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Guía | Cazador

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
576


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Mensaje por Lissa el Jue Mayo 17, 2018 6:05 pm

Lissa dejó escapar un suspiro de alivio. Al fin aquel muchacho entendió la razón por la cuál ella no era culpable de lo que le pudo haber pasado en manos de otros humanos. La explicación era simple: así la sociedad humana estaba compuesta. Mas los argumentos que salían de entre los labios del peliblanco mantendrían a la rubia interesada en aquel relato. Una forma de vida que ella desconocía totalmente comenzaba a tomar forma de a poco, estimulando la imaginación de la joven. Esta parecía absorber cada palabra ajena a la vez que en su cabeza pintaba una imagen mental bastante infantil de los hechos : Un lobito mordisqueaba un palito y en una de esas lo rompe. ¡BUM! Todo explotaba. ¡Desgracia sobre los lobitos de la manada! Estos salían disparados corriendo en círculos aullando debido a la desesperación. La ojiazulada sacudió su cabeza obligándose a salir de sus particulares reflexiones provocando que sus coletas siguieran aquel movimiento.

Pensativa, se rascó la mejilla con el dedo índice y soltó – ¿Entonces los perdedores serían considerados como esclavos? ¿Es eso? – En el rostro de la chica se había dibujado una mueca involuntaria al formular aquella interrogante. Nada más representarse aquel cuadro mental, un sentimiento de incomodidad se apoderó de la joven. Lissa tosió y se aclaró la garganta. ¿Tal vez hacía más preguntas de las que debería? ¿Tal vez estaba olvidando que la criatura delante de ella la había tratado todo feo? Sin embargo, el intercambio de diferentes puntos de vista que llevaban, la hacía de a poco pensar, que este último no llevaría acabo la amenaza de hace unos momentos atrás. Hablaba mucho por hablar pero al final no la ejecutaba, se dijo la ojiazulada. – Mmmm… Cuando dices “Matriarca”… ¿te refieres a una especie de líder para ustedes? Tipo como un rey o una reina dentro de la sociedad humana. ¿De esos que están coronados, cargan con muuuchas responsabilidades y tienen el respeto de su pueblo? –Dijo levantando una ceja. Inevitablemente, el elegante perfil de su hermana Emmeryn pasó fugazmente delante de sus ojos convocados por aquella descripción. Sin duda alguna, Lissa poseía la ventaja de conocer el soberano de aquel país de una manera profunda. Tal vez demasiado profunda. Los lazos de fraternidad que los unía permitían tal cosa.

Lissa miró al laguz extrañada y expectante a la respuesta que vendría. Esa reacción con tanto misterio de este último provocó que su curiosidad se multiplicara el doble.Tragó grueso esperándose a algo totalmente increíble pero al segundo terminó llevándose una enorme decepción. Aquel sentimiento no tardó en ser expresado por sus facciones : Posó sus ojos entrecerrados cargados de reproches sobre el contrario, en donde sólo eran visibles dos finas líneas de largas pestañas. A ella no le parecía para nada gracioso. ¡Le estaba tomando el pelo! Sin embargo, lo dejó pasar y simplemente se limitó a girar su cara a un lado y sacar un puchero. ¡La venganza era un plato que se comía frío! Pero al final, Lissa se lo terminó comiendo caliente ya que el aire desconcertado de su interlocutor luego de procesar su réplica, lo decía todo. ¿Tan difícil le era creer que en Akaneia no existían esa raza llamada laguz?  – ¿Eh? – ¡¿Estaba insinuando que era plana?! ¡¿La estaba llamando un ave?! ¿Era ella o la estaba insultando? Uno de sus ojos se quedó levemente abriéndose y cerrando, en una serie de parpadeos incompletos, casi un tic al ver como se reían de una forma tan descarada de su persona. Un tono rojizo cubrió todo su rostro claramente sintiendo de nuevo el enojo emerger de su interior y exclamó – ¡Cuidadito con lo que dices, bocazas! Ya no soy una cría y no pienso quedarme de brazos cruzados mientras te burlas de mí. – Sus mejillas se inflaron de aire tal ardilla llenándose de nueces.

Era increíble como en un período tan corto, alguien había hecho rabiar tantas veces a la menuda y juguetona ojiazulada. – ¡Y mi voz no tiene nada de malo! – De un modo automático colocó su mano sobre su garganta dándose a entender mejor. Mirándolo desde este punto de vista, aquel laguz no parecía ser ni la mitad de peligroso de lo que hubiese imaginado. Ahora se sentía tonta por haberle temido aunque sea un poquito. A parte de escasear de una adecuada decencia y de poner en peligro la “pureza” de sus orbes turquesas, Lissa ya no lo veía capaz de cometer otro crimen. – ¡Tampoco exageres! – Masculló exasperada por tal testarudez del muchacho. Mira que formar tanto drama para ni siquiera cubrirse sus partes íntimas. A Lissa ya le parecía raro el hecho de que Mishael ignorara hasta el suelo donde se encontraba parado. Mas todo se volvió más evidente y traslúcido como el agua con la explicación que este le dio. Durante todo el monólogo ajeno, Lissa puso la palma de su mano en su cara no creyendo que aún ahora, el moreno no se hubiese dado cuenta que su vida corrió semejante peligro. – Según lo que dices, creo que salta a los ojos que te han secuestrado… Lo más probable es que aquellos alimentos estuviesen cubiertos de algún tipo de sustancia somnífera. – La rubia era clériga, y poseía conocimientos en hierbas que tenían el efecto de causar un abrupto sueño en su consumidor.

Aquello era un tema serio pero no el más importante en esos momentos. Lissa nunca abandonaría a su suerte a alguien en necesidad si bien pudiese hacer algo. ¡El problema era que él se desangraba! La rubia no captaba el como Mishael podía permanecer tan tranquilo ignorando el dolor y la sangre que perdía. Al notar como por fin cambiaba de posición para hacer caso a su demanda, Lissa, se relajó un poco pero al segundo se crispó y tuvo que sostener con fuerza su báculo para que no se le resbalara de entre las manos. La visión que se llevaba frente a su ser la dejaría privada de habla, prácticamente incapaz de soltar ni el más mínimo sonido. Sus ojos nuevamente se abrieron grandes como platos no sabiendo si seguir mirando o salir corriendo tal desquiciada como bien lo hizo horas atrás, pero esta vez, sería debido a una causa diferente. No obstante, entre tanta confusión dentro de la mente de la muchacha, sólo una pregunta surgió fugazmente de la nada : ¡¿Cómo era que se las arreglaban los hombres para caminar con tal cosa entre las piernas?! Porque seamos sinceros … si ella tuviera dos manzanas y una banana así como el lobo… ¡Siquiera podría moverse! Sacudió su cabeza de un lado a otro negando rotundamente el comentario de Mishael. – ¡No! ¡No te acerques más! ¡Quédate allí! – Gritó casi con desesperación, recuperando de paso su voz perdida. Retrocedió lo suficiente intentando alejarse lo más posible del laguz entretanto extendía su báculo aproximándolo al multicolor trasero  ajeno. A continuación cerraría con intensidad sus ojos y una cálida luz cubriría la zona deseada por la rubia. ¡Dioses! ¡Que día tan loco!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
933


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Mensaje por Mishael el Jue Mayo 17, 2018 10:18 pm

¿Esclavo? -Interrogo extrañado ante la pregunta de la pequeña que parecía malinterpretar sus palabras.- Claro que no, niña tonta. Nosotros no somos tan idiotas para cometer el crimen de robarle a otro ser vivo su libertad y hacer con él lo que se nos plazca. Esos sentimientos negativos son propios de los Beorcs, pues esclavizar a alguien es sacarle su libre albedrio: tanto como sus pensamientos, habla e incluso dirigir cada uno de sus movimientos. -Haria una breve pausa para que pudiese comprender su definición, volviendo a retomar luego de unos pocos segundos.- Nosotros dejábamos libre con quienes combatíamos, permitiéndole decidir si querían permanecer con la manada o por el contrario, decidían buscar su propio camino hacia un rumbo desconocido. Por ninguna de las cosas los lobos podíamos cortar aquel lazo fundamental y que todo ser vivo nace en esta tierra, poder desplazarse a donde él quisiese sin necesidad de dar explicaciones. -Concluyo con ese tema, queriendo ser lo más claro posible. Pero como ambos provenían de culturas, regiones y leyes diferentes era de esperarse que no pudiese comprender a la primera o por las palabras, tal vez poder verlo con sus propios ojos sea lo más adecuado para una criatura como lo era Lissa.- La Matriarca es la loba más fuerte que puede haber en una manada. No necesariamente su fortaleza provenga de la física, claro que no. Esta también puede provenir de sus conocimientos de la naturaleza, de la vida, de la historia. Ella es la encargada de dirigir la manada hacia nuevos rumbos y buscar el bienestar de la misma. Ver que los cachorros se estén desarrollando dignamente; que los lobos machos tengan el entrenamiento necesario para combatir, cazar o defender sus territorios. Ella es la medula espinal de una manada, todo lo que una Loba fuerte anhela y aquello que merece el respeto de todo lobo. Ya sea proveniente de otra manada o de un lobo solitario. -Agrego a su explicación referida a quien tenía la obligación de ser la cabeza de la manada, siendo su representante en distintos conflictos o la opinión en cuanto algún desastre ocurría en Hatari.-

La conversación entre ambos continuaría siendo fluida y algo hostil, pues Mishael no tenía ningún reparo en burlarse de la fisionomía ajena resaltando algo que haría molestar demasiado a de cabellos rubios, denotando un notable malestar en su habla siendo la primera vez que lo noto, desde que la charla inicio entre los dos (O tal vez, su mente ya no se encontraba en otro plano y por fin se dignó a prestarle atención).- ¿Que puede hacer una niña como tú? Con solo utilizar una garra de mis patas, sería suficiente para dejarte K.O. Así que no busques una pelea que no puedas combatir, niña tonta. -Mascullo mientras su mirada se dirigía a la ajena, retándola a que hiciera algo. Incluso realizo el característico movimiento de su mentón, dirigiéndolo hacia adelante como si la estuviese incitando a poner manos a la obra sus dichos. Pero este no se quedaría de brazos cruzados puesto que, en cuanto notaria algo raro en sus movimientos abriría su boca para dejar escapar un gruñido tan largo y tan grave que haría escapar a las criaturas del bosque a un refugio. Siguiendo con el rumbo de la historia, la clériga utilizaría un término desconocido para el lobo ocasionando que girase su cabeza hacia los lados y sus orejas se moviesen, como si de un cachorro se tratase.- Es más que obvio que quisieron secuestrarme para venderme a algún noble como una exótica mascota. No sería la primera ni la última vez que lo hacen. Pero ... ¿Sustancia ... Somni ... Que? -Era obvio que Mishael no comprendía el lenguaje con clase, que utilizaba su interlocutora siendo de una clase más salvaje. Aunque en la anterior explicación, utilizo términos finos y enriquecedores debido a que escucho a los ancianos y a algunos nobles utilizarlos, creyendo que era el momento para parecer un poco más inteligente.-

No podría observar que estaría haciendo la curandera en la retaguardia. O sea, si ella decidía golpearlo con el bastón en las partes nobles, solo se percataría de eso por el inmenso dolor que le provocaría ese accionar, como también si decidía introducir ese báculo en el único orificio que estaría a su merced. En cuanto sus labios se abrieron para articular unas palabras, se tuvo que detener pues una cálida sensación hizo acto de presencia en su trasero.- Es extraño ... -Pensó para sí mismo, mientras cerraba sus ojos y su cola comenzó a menearse con intensidad revelando que le estaba gustando el tratamiento que estaba recibiendo.- Pero ... la sensación cálida se siente bien. -Concluyo para dejar que su enfermera personal trabajase a su libre albedrio con su trasero.- Oye, tengo una pregunta que hacerte. ¿Acaso las mujeres de este sitio son todas como tú? Es decir, tan idiotas como para ir detrás de un lobo blanco, enorme y todo lleno de sangre capaz de matarla de un mordisco; o ¿La estupidez es solo propio de tu persona?
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Guía | Cazador

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
576


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un apestoso inicio [PASADO][FLASHBLACK]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.