Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] Reconociendo el silencio [Priv. Shizuo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Reconociendo el silencio [Priv. Shizuo]

Mensaje por Zephiel el Dom Abr 29, 2018 12:59 am

Habían sido ya semanas desde que la estabilidad de la capital se había restaurado a un estado que, aunque primitivo, poseía la imagen que levantaba de Bern su orgullo y fortaleza de antaño. Se debía, más que nada, al esfuerzo que el ejército puso en reconstruir y transportar civiles refugiados a través de la región, por fin pudiendo prestarse enteramente a los supervivientes que habían perseverado tras los ataques, siempre con la esperanza de que los abanderados de su propio reino fueran quienes los rescataran de entre las cenizas. El estado de la nación en general era aún muy frágil, pero poseyendo la ciudad que contenía dentro de sí el alto castillo vigilante, de donde su rey los observaba, llenaba de esperanza los corazones de quienes habían tenido su presente arrebatado por la plaga emergida. Sin embargo, no había día en que cesaran el trabajo, las órdenes, el movimiento de pies que escalaban y descendían por las cumbres empinadas de la misma ciudad. Eran tiempos fríos, de ventiscas, e incluso nieve, pero la gente entonces tenía la intuición de que el sol volvería a reinar en poco tiempo, trayendo bonanza en la ganadería y los cultivos. Por el momento, el trabajo era lo único que mantenía el calor de las personas durante el día, incluso dentro de los muros del palacio real. Más que nunca, militares marchaban entre los pasillos, trayendo y repartiendo información por doquier en un caos que tan solo ellos eran capaces de comprender. Había mucho que recuperar, comprobar y restaurar, y eso sin contar las demandas que provenian por todo el ancho y largo del mapa. Muchos hombres se dedicaban, por ejemplo, a reemplazar como fuera posible los estandartes reales, trozados cruelmente por los invasores que ocuparon dicho sitio, mientras que un par ya se había ocupado de colocar el arma reliquia de la casa de Bern detrás del trono, en lo alto, para que todo quien entrara pudiera observar su gloria.

El rey Zephiel, por supuesto, vigilaba aquel ejercicio con detenimiento. Había ocupado todo su tiempo hasta el anochecer a transitar por el castillo, responder a dudas y crear ordenanzas a quien las requiriera para proceder con alguna acción. Y aún así, incluso en aquel momento de alta exigencia, el agotamiento no le era familiar. No era posible siquiera, ¿Cómo podría estar cansado? Todo a su alrededor reclamaba su atención a gritos, por lo que la idea del descanso ni siquiera había rozado su mente. Pero, a pesar de todo, ocurrió un momento en que se encontró a si mismo de pie en la sala del trono, enfrascado en sus pensamientos.

Así como había atendido a lo largo del día los llamados, peticiones y preguntas de sus súbditos, había extrañado, en cierta forma, los momentos de silencio que se le presentaban. Y aunque deseara que fueran más numerosos y longevos, entonces había recordado que tenía pendiente un asunto de gran importancia. Porque al reestablecer los cimientos que constituían la nación, había ignorado en gran manera lo exhaustos que debían de encontrarse sus hombres, y las secuelas que debían de acarrear tras sus esfuerzos. En su mente, Zephiel los veía como armas de filos oxidados, las cuales debía reforjar con prontitud, antes de que quebraran por el peso que les imponía. Había ya compartido palabra con sus generales, aunque solo de manera superficial. Quedaba, entonces, comunicarse con quienes les seguían en rango, aunque fuera brevemente. Sin embargo, un nombre se impuso antes que los otros que ya conocía, obviando mencionar que su memoria le permitía recordar cada uno de ellos, habiendo de antemano coincidido con sus guardias incontables veces allá en las barracas. Recordaba al anteriormente mencionado por tratarse de un soldado que había mantenido su posición sin que supiera de él fatiga, a diferencia de varios otros que habían cedido a las inclemencias de las alturas.

El monarca, observando que habían un par de guardias cruzando el umbral que llevaba a la sala, alzó la voz una vez estuvieron lo suficientemente cerca para poder hablarles.

 - Traigan a Shizuo a mí. -exigió Zephiel.- He de tener con él palabra lo antes posible. -y así espero a que se le hiciera presente, tomando asiento en su trono.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
espada de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1903


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Reconociendo el silencio [Priv. Shizuo]

Mensaje por Invitado el Dom Abr 29, 2018 2:05 pm

Los días eran oscuros en Bern. Fríos y tenebrosos. Recuperar todo lo perdido podría llevar años y años. Sus gentes hacían todo lo posible para seguir en aquel lugar donde se refugiaban a manos del monarca, sin embargo el mundo de fuera era muchísimo peor de lo que estaban pasando. La vida era cruel, pero más podría ser aquellas bestias desconocidas. Seres sin alma que mataban sin cesar y sin piedad. Y eso es lo que hacía que los soldados del monarca de Bern luchase día a día, sacrificando su esfuerzo. Todos y cada uno de ellos hacían lo mejor posible para no decaer, sin embargo el cansancio hacia pellas en esas almas desgarradas por la tristeza. Todos estaban cansados, agotados.

Menos Shizuo.

Él era el soldado más eficiente de toda la guardia real. Si había alguien descansando, el luchador hacia su guardia después de haber hecho la de él; si pasaba algún problema entre los ciudadanos o algún altercado con emergentes que aparecían, él estaba ahí para hacer justicia; si su rey quería algún favor, él no dudaría en ir corriendo ha hacer lo que él quisiera. Y así sin apenas descanso. Apenas dormía, no tomaba vacaciones —ni tan siquiera tenía motivo— y los momentos que se tomaba para comer o cenar eran apenas escasos. ¿Y por qué? Ahora su vida dependía tanto de su trabajo que no quería ni pensar en todo lo demás. Su vida fue una mierda, no tenía a nadie y tampoco quería acordarse de lo que le arrastraba. Es por eso que antes que ir dando lástima, prefería estar entretenido o simplemente estar con sus compañeros de profesión.

Hoy era de esos días en los que Shizuo apenas había descansado. La noche estaba a punto de caer. Él estaba haciendo guardia en las puertas, blandiendo un hacha de bronce. En silencio, estaba delante del marco de la puerta principal con otro compañero suyo que estaba al lado diestro de la entrada. No hablaban, pero a veces se miraban de reojo para ver que seguían apoyándose mentalmente. El frío era la principal desventaja para ellos, pero Shizuo intentaba no hacer muecas ante esas bajas temperaturas; al menos iba abrigado con un gran abrigo de pelo y ropa térmica.
De la puerta salieron un par de guardias que llamaron la atención de Shizuo. Él se relevo con uno de ellos en cuanto supo que quien le llamaba era su rey. Si Zephiel le estaba llamando es que se trataba de algo importante.
Sin dudarlo, se puso en camino a la sala del trono sin distracciones. Llegó en apenas cinco minutos —se conocía a la perfección el lugar—, abrió la gran puerta del trono y se encaminó hacia el entronado. La sala estaba en silencio, la figura de Zephiel sentado en su trono en silencio mientras las luces de las velas lo iluminaban levemente.

Mi rey... —Le saludo una vez estaba delante de él, arrodillándose durante unos segundos. Volvió a ponerse en pie y, mirándole con seriedad, preguntó:— ¿Me ha mandado a llamar, mi señor? ¿Ha pasado algún problema?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Reconociendo el silencio [Priv. Shizuo]

Mensaje por Zephiel el Vie Mayo 04, 2018 10:18 pm

Esperaba Zephiel con ejemplar paciencia. Sabía que no se le haría estar por más de lo necesario, pero aún así, sabía apreciar lo que significaba, por fin, volver a poseer aquel trono que en sí significaba la enteridad de Bern, la corona, su orden. Sí, lo único que lo había llevado a luchar, la única cosa que había mantenido en mente mientras veía decaer a hombres y mujeres  a su alrededor tanto de cuerpo como de mente, era la ilusión de estabilidad. Dicho de la forma más cruda posible, había hecho lo posible para combatir la misma esencia del caos,  y aún así...

Quien había llamado empujo las ya entreabiertas puertas, las cuales enfrentaban el trono directamente, y se presentó ante él con humildad. Acostumbrado a aquellas formalidades, el rey asintió acorde a su reverencia, y movió su mano derecha para permitirle el habla. Como era de esperarse, preguntó por qué le había hecho traer.

- Sí, bienvenido. -respondió tranquilamente. Hizo algo de silencio, observando detenidamente a aquel hombre. Distante como siempre, Zephiel incluso llegaba a ignorar la presencia de quienes por más tiempo permanecían a su diestra. En aquella ocasión, parecía dispuesto a cambiar esa realidad, y por eso continuó hablando.- Shizuo, si no me equivoco, has permanecido a mi servicio por más tiempo del que creo recordar. Desde que adopté la corona, has estado presente, ¿No es eso cierto? Siempre mano a mano con quienes incluso te superan en jerarquía, como lo son mis generales... -Zephiel introducía por su propia cuenta a su guardaespaldas pues simple y llanamente lo necesitaba. En su memoria nunca había sido una necesidad recordarlo, por lo que debía recurrir a su conocimiento más básico de aquel individuo para poder entablar cualquier clase de diálogo con él.- Al contrario de lo que podrás imaginar, no te he convocado por ninguna emergencia Es más, es ahora que ninguna alerta acude a mí lo que hace este momento propicio para comunicarme contigo. Podría divagar en detalles... pero haré claras mis intenciones desde un comienzo... -le miró a los ojos, y continuó.

- Quiero saber por qué. -dejo aquellas palabras en suspenso unos segundos, esperando que calaran dentro de los oídos del guardia. - ¿Estás tan solo cumpliendo órdenes, soldado, como un autómata sin consciencia? ¿Obedecerías acaso si te ordenara luchar por tu cuenta contra todo un ejército? ¿O quizás levantar de sus cimientos una torre sin ayuda alguna? ¿Por qué esta fe....tan exorbitante... por un rey que por poco tuvo su corona arrebatada de sus manos? -preguntó con una sonrisa incipiente, pero que nunca se dio. Sus palabras incluso habrían podido interpretarse como agresivas, si hablara ante alguien que lo desconociera. ¿Cómo se defendería su guardia de aquellas preguntas? Habían sido en extremo súbitas. Sin embargo, pudiendo admitir que desconocía su verdadera identidad, el rey se permitía esas palabras sin dudar ninguna de ellas.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
espada de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1903


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Reconociendo el silencio [Priv. Shizuo]

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 08, 2018 6:40 am

En el silencio del salón del trono estaba descansando su rey sentado en aquel gran trono, en silencio. Shizuo echó un vistazo rápido a la gran sala, comprobando que todo estuviera en orden. No le gustaría saber que después de haber estado trabajando tanto tiempo hubiera algún desperfecto. El guardia real era demasiado perfeccionistas hasta el punto de que si había algo fuera de lugar, aunque no fuese su labor, tenía que hacerlo. Shizuo no quería enojar a su monarca, sino complacerle. No buscaba reconocimiento en absoluto, sino porque era su deber. El honor de todo caballero es mantener el orden y que su majestad estuviera cómodo. Había estado cumpliendo esa ley años y años, viendo como otros fracasaban o preferían tomarse aquella lealtad más a la liguera. Él no. Con el simple título de guardaespaldas, se esforzaba como si fuera un general; incluso le había llegado rumores que estos mismos estaban impresionados por los esfuerzos del Illiano.

Mantuvo la reverencia ante su amo hasta que levantó la mirada para poder ver el gesto que hizo con su mano. Shizuo obedeció, rigiendo su cuerpo y levantando su cabeza para mantener contacto visual con aquellos ojos tan potentes. Quien mirase a aquel monarca estaría impresionado por aquella seriedad que tenía de actuar, sin embargo para el guardia real eso no era nuevo. Llevaba años acostumbrado a aquella manera de ser del hombre, entendiendo que si él era así es por su reino. Para Shizuo que le mirase así significaba que no le estaba subestimando como a cualquier "Don Nadie".
Se mantuvo en silencio, dejando que el rey se explicase. Suspiró aliviado el guardia real cuando supo que no había pasado nada mal. En cierta parte de él estaba asustado y algo inseguro, pero cuando le aseguró que solo quería conversar con él eso le relajó más. Pero su tranquilidad no duró mucho más que segundos hasta escuchar aquellas preguntas de Zephiel después de haberle halagado, haciendo que el rubio volviera a estar inquieto. El recordar el motivo por el que estaba sirviendo a Zephiel se retornaba años atrás, cuando el rubio no era más que un simple herrero en las tierras de Illia. Tragó saliva. Ya iba siendo hora de contarle su triste pasado.

Mi rey, si usted me ordenase arremeter solo contra un ejercito en caso de emergencia, yo lo haría sin dudarlo. Cumpliría su palabra sin cuestión porque sé que usted es un hombre sabio y benevolente. No diga esas palabras de usted, su majestad. Todo el mundo tenemos errores, y yo el primero. —La mirada de Shizuo estaba clavada al entronado. Dio un paso hacía delante, colocándose frente a él. De mientras continuó hablando con naturalidad.— Si quiere saber el motivo real de porque le sirvo es porque usted es la única familia que me queda, mi señor. No tengo a nadie, los maté con mis propias manos el mismo día que me alistaron para el ejercito del anterior rey. Fue mi difunto mentor quien me trajo después de encontrarme en Illia. —Explicaba con seriedad, respirando con dificultad. Se notaba que Shizuo lo estaba pasando mal recordando el día donde su vida se rompió. Primero tuvo que abandonar a la única persona con la que soñaba hacer una vida, después sus padres murieron y, tras eso, se quedó completamente solo. Una triste historia que desembocaría en Bern.—  En cuanto su padre, el Rey Desmond, me otorgó el puesto de defenderle... pensé en que debía de hacerlo sin rechistar, aunque no estaba totalmente interesado. Después, al conocer mejor a su verdadero ser bondadoso, tuve la necesidad de protegerle para enmendar mis errores pasados. No pude defender a mi familia, ni a mi hermana, ni a nadie. —La voz del caballero se quebraba. Para evitarlo, carraspeó para aclararla. Sin dejar que el otro contestara, prosiguió:— Espero que con eso sea suficiente, su majestad.

No había nada más que decir. Shizuo se había sincerado, había abierto ese cajón de los recuerdos con llave. En apariencia estaba bien, ni tan siquiera se mostraban signos de que le hubiera dolido comentar nada —salvo porque su voz quebró—. Él era fuerte, podía ocultar el dolor que sentía para sus adentros. Aunque dentro de sí solo se le venían imagenes de su casa ardiendo o de ese fatídico día, no debía de preocupar más a su alteza. Debía de mantenerse digno por los principios de todo guardia real.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Reconociendo el silencio [Priv. Shizuo]

Mensaje por Zephiel el Miér Mayo 23, 2018 10:10 am

Tan grande fe de sus súbditos solía traspasar la voluntad de Zephiel como una brisa, sin afectarlo nunca en absoluto. El monarca sabía que, por cada vez que había conseguido acertar en algún hecho o decisión, peores habían sido sus fallas, como lo era la caída del mismo reino que ahora reconstruían. No había manera de que el rey razonara de otra forma incluso ante la humildad y respeto de su soldado, tan reales como el que ambos se encontraran allí en ese preciso momento, pero aún así no se contuvo de relajar su expresión al recordar que, como lo era Shizuo, muchos de sus hombres estaban dispuestos a entregarse a él por muy erróneas que fueran sus elecciones. Hacían su existir y el de Bern un peso más fácil de cargar, siendo ya una roca que lo superaba en tamaño y fuerzas.

Pero entonces, la explicación del guardia tomó un rumbo inesperado. Habría bastado para el rey con aquella demostración de lealtad, pero entonces su guardia había encontrado el momento de justificar sus acciones, tal como la primera pregunta de Zephiel suponía que debía hacer. Su historia atrajo su atención, sobre todo al referirse a él tan fácilmente como su "familia", palabra ante la cual por poco respondió con una sonrisa burlesca, sin embargo nunca dejándola emerger. Se preguntaba entonces el rey cuándo había dado la impresión de tener aquella clase de cercanía con él, la cual , en cierto modo, no tenía ningún sentido, pues poco después se había referido al "asesinato" de sus propios familiares. Entonces la mofa interna de Zephiel cesó, abriendo sus ojos y observando fijamente a aquel que decía ser su fiel guardia. Nunca había evaluado con tanta rapidez y severidad a otro individuo, pues ante él poseía un respeto gris, el cual con aquellas simples palabras se derrumbaba. No significaba que hubiera tenido jamás algún tipo de fe en aquel soldado como para ser impune en la vida, nadie lo era, sin embargo... siendo que se trataba de uno de sus guardias más allegados, esperaba que al menos sus crímenes fueran sus órdenes, y su pasado, olvidado. Shizuo contenía dentro de sí la memoria de sus actos, lo cual sin duda disturbaba a Zephiel de manera profunda.  El rey ignoraba las reacciones del guardia al relatar su pasado, aunque sin dudas había podido verlas claramente, percibiendo una tensión, mas no un cambio de actitud, en aquel hombre. Simplemente no causaban ningún efecto en él, no había forma de que pudiera empatizar con su obvio dolor y angustia.  Claro que, a medida que el otro contaba su relato, comprendió que la muerte de sus cercanos no había realmente ocurrido por mano propia, anque eso no parecía detenerlo de apropiarse de la culpa.

Y, a pesar de ya poseer una teoría de por qué la fe de su soldado y la persistencia de esta  durante los años -más allá de la necesitad de enmendarse, como lo definía el mismo Shizuo-, Zephiel no pudo sino detenerse en el detalle de que su guardia hiciera una diferencia entre el reinado antiguo y el actual, entre quienes habían portado la misma corona durante generaciones y habían muerto con ella, hasta llegar a él. Curioso, sin duda.

 - ...Tu devoción es sorprendente, y tu fidelidad aún más, Shizuo. No hay manera de que puedas decepcionarme entonces. -comentó Zephiel.- Y es cierto que tu relato basta y sobra para comprenderte. Sin embargo... -entonces no pudo evitar sonreír.- ... No acabo de entender tu empatía hacia mí. Sobre todo, la razón por la cual tu lealtad fue mayor hacía mi que al antiguo rey. No comprendo en qué momento he dado la apariencia de necesitar la socialización de uno de mis soldados, o de haberla yo prestado hacia ellos. Me parece un fenómeno cuanto menos interesante, del cual me gustaría oír explicación.

La pregunta que ahora hacía se volvía infinitamente más personal y, como no, mucho más interesante. Zephiel, se acomodò contra el trono y esperó su respuesta con expectativa, sosteniendo con sus dedos su barbilla mientras miraba a Shizuo como si de un raro espécimen se tratara.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
espada de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1903


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Reconociendo el silencio [Priv. Shizuo]

Mensaje por Eliwood el Dom Ago 19, 2018 11:18 pm

Tema cerrado. 30G a Zephiel.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3245


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Reconociendo el silencio [Priv. Shizuo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.