Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] La Dama y el Vagabundo [Priv. Corrin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] La Dama y el Vagabundo [Priv. Corrin]

Mensaje por Kmone el Dom Abr 15, 2018 2:52 pm

Empezaba a acostumbrarse al lugar por pura resignación, esperaba pasar el resto de sus días allí hasta que el príncipe Leon considerase lo que había dicho y lo convierta en su retainer o cambiara de opinió y por fin acabara con su vida. Los momentos más amenos que tenía Kmone mientras dormía eran en sus sueño, después de varios días su sueños dejaron de atormentarlo siendo reemplazados por momentos felices que pasó con Ches, desde que la conoció en esa ciudad en ruinas en Renais cuando la había confundida con una niña, el mismo día que la hizo llorar, el mismo día que fue corriendo solo para salvarla de los emergidos y le cumplió su primer capricho. El albino sonreía mientras observaba el techo acostado sobre su manta que llamaba "Glacialefalfa". -Así empezó todo.- Murmuró.

Cuando se abría la puerta que daba a la escalera por la cual se bajaba al calabozo, esa era la luz que le daba esperanza a Kmone, cada vez que se abría podía ser para terminar con su sufrimiento o para alimentarlo, esa vez fue diferente porque bajaron unos guardias con muchas antorchas iluminando el lugar, la luz era tan fuerte comparada con la penumbra a la cual se había acostumbrado que el albino quedó ciego por un momento, dejó los ojos cerrados para no sentir la luz de nuevo, tres hombres habían bajado solo para insultarlo y burlarse de él. Sin abrir los ojos el albino se paró e intentó cargar contra los guardias y la celda pero cuando quiso dar el primer paso pisó su manta provocando que se resvalara y la rompiera, al caer al suelo se dio un fuerte golpe en la cabeza abriéndosela un poco lo cual provocó que su blanco cabello se tiniera levemente de rojo.

Despertó algunas horas después, estaba mareado y su vista necesitaba adaptarse a la oscuridad una vez más porque no había más luz que una antorcha con el fuego muy bajo frente a su celda. Kmone tenía hambre, estaba cansado y herido, ya no lo soportaba más, no importaba que en otros momentos haya estado en peores situaciones, no importaba esos días que pasó en el frio de Ilia sin abrigo y con poca comida pero hace tanto tiempo que estaba viviendo bien que ya casi no podía soportar. El albino estaba tirado en el suelo boca abajo sobre su brazo derecho cuando empezó a llorar al mismo tiempo que la puerta se abría y dejaba entrar la luz que había pasado de ser "luz de la esperanza" a "luz de la perdición.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Concoction [1]
Crossbow [2]
Vulnerary [1]
Tónico de def. [2]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
680


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La Dama y el Vagabundo [Priv. Corrin]

Mensaje por Corrin el Lun Abr 16, 2018 7:24 am

Durante uno de sus muchos paseos que realizaba por el pasillo una vez terminaba sus quehaceres, o casi todos, había escuchado a dos guardias hablar sobre un desquiciado que había puesto en peligro la vida del príncipe Leon. Frunció el ceño al conocer tales hechos, pues desconocía que hubiera sucedido un acto como ese. Las palabras que Leon solía ofrecerle nunca eran sobre él mismo, por lo que si había recibido algún tipo de ataque muy seguramente ocultaría la información, ya fuera por orgullo, por no querer preocupar a los demás o, más bien, una mezcla de ambas. Procurando parecer despistada en vez de totalmente interesada en la conversación, escuchó que todavía se encontraba el sujeto causante del revuelo en los calabozos del castillo. No iba a conseguir que su hermano menor habla del accidente, por lo que se mordió el labio antes de tomar una decisión.

La primera de las opciones versaba sobre caminar con paso decidido hasta la puerta que daba lugar a los amplios y profundos calabozos del castillo de Krakenburg. Los soldados, que poco a poco se habían acostumbrado a su presencia en el lugar, preguntarían sobre sus intenciones, pues “aquel no era el lugar apropiado para una princesa”, muy seguramente responderían. Si insistía, terminaría por conseguir su objetivo, pero era bastante posible que después se lo notificaran a Xander o a su padre. No quería molestar a ninguno de los dos, por lo que necesitaba pensar en otra manera de descender.

Pronto cayó en un detalle que a ella siempre le pasaba desapercibido. Fijó la mirada en sus pies descalzos, sonriendo cuando dio un par de pasos sin hacer el más mínimo ruido. Si conseguía despistar a los guardias de la puerta, solo necesitaría pasar a través de ella tan sigilosamente como acostumbraba a caminar. No necesitaría llaves, ya que no tenía intenciones de abrir la celda a un sujeto peligroso.

Calculó mentalmente. Pronto sería el cambio de guardia. Normalmente los soldados dedicaban unos minutos para ponerse al día sobre las novedades, o simplemente comentaban sus planes para el resto de la jornada, así que se aprovecharía de ese momento de despiste. Así lo hizo. Con completo sigilo, bajó las escaleras cada vez más frías y húmedas que parecían transportar hasta un lugar completamente diferente. Al fondo, una nueva puerta separaba los peldaños del lugar en el que los prisioneros estaban recluidos. La abrió, dejando que la luz de las antorchas que iluminaban la sinuosa bajada adornara la estancia. Tomó una en la mano para poder ver mejor.

Buscó con la mirada entre varias celdas, pero no tardó demasiado en encontrar lo que buscaba. Una cabellera blanca, bastante similar a la propia. Había sido el único detalle que había escuchado de labios de los guardias sobre su aspecto físico, pero no había nadie más en aquel espacio con tal rasgo. Se acercó a su celda despacio, sin hacer ruido, aunque con el ceño ligeramente fruncido. Era la primera vez que descendía a los calabozos, por lo una mezcla de precaución y asombro la invadían —¿Sois el culpable del atentado al príncipe Leon? —Su tono había intentado sonar firme, decidido, pero en realidad también estaba cargado de duda y una pizca de miedo.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Great Lord | Manakete

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
208


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.