Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Términos y condiciones [priv. Thoth +18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Términos y condiciones [priv. Thoth +18]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 29, 2018 6:30 pm

Cuanto tiempo había pasado desde que llegara a Senay? Algunos meses?
El frio de las celdas del rey halcón todavía estaba en su memoria demasiado fresco, no obstante desde ese primer momento, mil cosas habían ocurrido haciendo loco pensar que no había pasado un año desde su llegada.
Gaius, parado ante las puertas de palacio con su reluciente uniforme nuevo, se sentía como sapo de otro poso a la espera que los guardias le abrieran las puertas. Tenía cita con el rey ese día donde esperaba que se le explicara aquel extraño suceso que pasara en los pantanos hacía pocos días atrás.

El tuerto recordaba muy vivido toda la situación, aun así no l terminaba de entender, al igual que lo que pasara los días posteriores. Después que la batalla pasara y vencieran a los emergidos de aquella oleada, el monarca se había marchado rápidamente dándole la orden de permanecer allí y “hacerse cargo”. El tuerto, quien menos que nadie sabía como liderar una escaramuza a una carreta, mucho menos un torreón, se sintió desbordado cuando los locales empezaron a llenarle de preguntas y reproches, exigiéndole a él recompensas y retribuciones por los hombres caídos u heridas.
En una primera instancia pensó en escapar, y cerca estuvo, pero desecho la idea de momento ya que, a sus alrededores, solo había suelo pantanoso y emergidos en todas direcciones, así que para ocupar al populacho de disconformes con su reciente nombramiento, propuso organizar un sepelio digno para el barón fallecido, cosa que todos los locales aceptaron sin dudarlo, ya que el veterano era muy amado por todos en el lugar.
Eso les distrajo por un par de días, y antes de que tuviera tiempo de pensar en escapar de nuevo, llegó un emisario de palacio avisándole que su majestad deseaba reunirse con èl.

De nuevo al penitente, Gaius tironea de los bajos de su uniforme, el cual es meramente el traje de guardia clásico, solo que no ha tenido tiempo de ensuciar este todavía. Los únicos elementos nuevos eran un exuberante anillo de oro, el cual se niega a usar al aire por miedo a perderlo, y un extraño collar demasiado ajustado de cuero negro. Preguntaría a Thoth por los regalos en persona.
Un guardia, de los sub humanos, se le aproxima y le indica que lo siga, que el rey le está esperando en su recamara.
El ladrón asiente y camina tras los pasos del guardia, cargando todas sus dudas con él.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Términos y condiciones [priv. Thoth +18]

Mensaje por Thoth el Mar Abr 10, 2018 10:35 am

Había tenido que usar a Gaius como ultima baza para mantener el control de aquellas tierras, el joven ladronzuelo que habria llegado a Senay ya hace un tiempo, había pasado ya por mucho, incluso el cambio de las islas de Jehanna hasta Valentia. Aun recordaba el día en el que lo había atrapado en Nohr, en aquel momento seguramente había salvado su vida, sabía bien que en Nohr no eran tan benevolentes como en Senay, probablemente nunca hubiera salido de aquellas húmedas y apestosas cárceles. Lo cierto es que aquel territorio del que se encargaba el joven no eran nada, no aportaban nada...pero no podía dejar que ni si quiera un territorio así se perdiera y descontrolara, aun así comprendía lo confundido que debería estar el chico...con el como barón podría controlar mucho mejor el lugar y quien sabe...quizás mejorarlo y sacar algún beneficio, pero antes de nada tendría que enseñarle al joven de cabellos anaranjados, los términos y condiciones de aquel poder que le había entregado en circunstancias tan criticas.

Por ahora había recibido algún que otro informe de aquellas tierras, Gaius no había hecho nada especial, como era de esperar, después de todo no sabría que hacer por lo que decidió enviar algún que otro consejero para ayudar a que el joven se adaptara un poco. Decidió de todas formas llamarlo antes ante su presencia, para dejar todo mucho mas claro así que envió a un emisario al Nido de Moscas.

Su presencia se hizo rápidamente presente, uno de sus sirvientes lo aviso de que el barón ya había llegado, mientras le traía un racimo de uvas para comer en la cama. No iba a moverse hasta la sala de reuniones...para lo que iba a hacer estarían mas cómodos en sus aposentos así que decidió esperarlo allí tumbado en su cama. Estaba bastante cómodo, no llevaba ninguno de sus típicos accesorios y pedrería, por no llevar no llevaba ni ropa, dejando solo que una manta translucida tapara su cadera mientras comía aquellas delicias. Escucho como el joven empezaba a llegar, el guardia llamo a la puerta antes y después entró con el barón Gaius, una leve sonrisa apareció en el rostro del rey que observaba al joven saludándolo con la cabeza.-Barón Gaius, que grata visita... El guardia se despidió y dejo a ambos solos cerrando la puerta, dejando a los dos solos, el rey se acomodo un poco, entreabriendo un poco sus piernas y recogiendo una uva entre sus dedos. -¿Queréis?, Son frescas, aunque seguramente ya habrás probado mas de los viñedos... Sonreía de medio lado mientras aun se mantenía observándolo. -Que tal te va en Nido de Moscas? Te vas adaptando? Seguramente tengas muchas preguntas...pero la verdad es que yo pienso quitarte todas las dudas en este mismo día.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Hunter Hawk

Cargo :
Rey de Senay

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [7]
Elixir [3]
Pócima Ligera
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Sera
Azazel
Gaius

Especialización :

Experiencia :

Gold :
6671


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Términos y condiciones [priv. Thoth +18]

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 15, 2018 12:43 am

El camino ascendente por la escalinata hasta las habitaciones privadas del rey fue más rápidas de lo que el bandido se pudo percatar. Ansioso como estaba, inseguro y lleno de dudas, pensó que el trayecto se le iba a hacer más corto, pero se ve que sus pies se movieron veloces de lo usual.

Ya dentro, echado en un gran lecho el cual podría hospedar a tres o cuatro personas, descansaba el rey alado al cual servía en este momento.
Ligeramente avergonzado por la escena, Gaius no pudo evitar que la sangre se le agolpara en las mejillas como si de una mozuela se tratara, ya que la imagen del rey echado cómodo sobre almohadones de seda, cubierto con una sábana que revelaba su piel canela en donde lo tocaba.. . No, Gaius tendría que haber sido de piedra para no reaccionar a lo provocativa de la imagen. Mas pese a lo embelesado que le resultaba todo, no se movió y se quedó parado firme aparentando ser un buen soldado mientras esperaba que se le dieran sus órdenes. Aunque con un sabor a situación ya vivida en la boca.
Todo esto le retraía a la otra ocasión en la que había estado en la misma recamara de un noble, allá en el ahora lejano Nohr. En aquella ocasión había mal interpretado las acciones del príncipe y por ello se había ganado un peligroso enemigo. Queriendo aprender, fue cauteloso y no se adelantó a los hechos, o por lo menos no reveló en voz alta sus conclusiones. Aunque la poca ropa aparente de su majestad y que el guardia hubiera cerrado la puerta detrás de si no le daba brechas de pensar en otras opciones.

-M-majestad-

Saludó un tanto nervioso. Sus mejillas todavía no habían recuperado el color normal, aunque si había conseguido que sus labios no tuvieran ninguna mueca graciosa.

-Gracias, pero ya he comido majestad.
He viajado de regreso a palacio desde Nido de moscas como me lo pidió, pero también quisiera agradecerle todo lo que su majestad ha hecho por mí.-

Dicho esto, hincó una rodilla en el suelo, emulando a los nobles caballeros que hubiera visto antes. Fue torpe y su postura no era la correcta del todo, pero sentía que era lo correcto imitar ese tipo de accionar en esta situación. Que era lo que el monarca estaba esperando.
Ya fuera humano o sub humano, Gaius respetaría la autoridad de cualquiera que pudiera echarle un ejército arriba con solo chasquear los dedos.

-Todo está en … orden en nido de moscas… aunque me temo que no termino de entender la tarea que se me ha encomendado.
Es por mucho diferente a mis guardias habituales….
Si, majestad. Le agradeceré que quite este centenar de preguntas que cargo conmigo desde que me dejara en el pantano.-


Dijo todavía con una rodilla hincada sobre la alfombra.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Términos y condiciones [priv. Thoth +18]

Mensaje por Thoth el Mar Jun 12, 2018 11:10 am

No quería seguir alargando la situación de confusión del pelinaranja, debía estar completamente extrañado por sus nuevos cargos, responsabilidades que seguramente nunca habría tenido, el halcón sabía que alguien como el aun debería aprender a tener mas responsabilidades y que dárselas todas así de repente quizás no era la mejor opción, pero había sido una decisión desesperada, necesitaba a alguien que controlara aquel territorio y Gaius era la persona idónea para controlarlo. Como parte de su reinado, muchos de los nobles de Senay formaban parte de los antiguos clanes y tribus que habitaban aquellas tierras, que aunque lo apoyaban, no podían controlarse con facilidad y muchas veces ponían las cosas muy difíciles en las reuniones y decisiones gubernamentales, por eso tener un territorio mas con alguien fácilmente manipulable era una jugaba ventajosa para el halcón soberano.

Y allí se encontraba el, arrodillado delante suya, en una postura bastante incorrecta pero que demostraba su lealtad y pasividad, aquello hacia que el rey asintiera con una leve sonrisa en su rostro, ya era hora de que supiera la verdad. El halcón termino de comer aquellas uvas y se fue levantando de la cama tranquilamente, no importándole para nada que su cuerpo al completo estuviera desnudo, mostrando cada centímetro de piel que no mostraba de por si. El laguz agarro una correa que tenia en uno de los muebles de la habitación y se coloco frente a Gaius mientras este estaba arrodillado. -Si, eres barón, pero quiero que sepas que sigues siendo un sirviente, alguien leal, deberás hacerme caso en todo, a pesar de tu titulo... El halcón entonces levanto el rostro del chico para que lo mirara bien estando cada vez mas cerca frente a el. -Serás un sirviente ejemplar y obediente? Estas son las condiciones que te doy, los términos para que puedas ser un barón, tener esas tierras.

Agarro el collar que le había entregado junto con su nuevo uniforme y tiro un poco de este para apegar la cabeza del chico hasta su entrepierna mientras que el se encargaba de colocar la correa en aquel collar. -Esto lo pedí especialmente par ti... Después de colocarle la correa se aparto del chico y se sentó en la cama, tirando de la correa para que se acercara. -Ven, veamos si de verdad eres obediente...
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Hunter Hawk

Cargo :
Rey de Senay

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [7]
Elixir [3]
Pócima Ligera
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Sera
Azazel
Gaius

Especialización :

Experiencia :

Gold :
6671


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Términos y condiciones [priv. Thoth +18]

Mensaje por Invitado el Mar Jul 17, 2018 9:11 pm

Todo aquello era un espectáculo para el ojo del pelirrojo.
Haciendo fuerza para que el cabello no le hiciera color con el rostro, observó como el imponente monarca se incorporaba y se detenía frente a él sin ninguna clase de pudor, al contrario, mostrándose con gran soberbia ante él. Esto, además de generarle un rubor intenso en las mejillas, despertó gran admiración en el bribón ante tal demostración de auto confianza.  
Todavía arrodillado frente  al lecho, el bandido se limitó a mirarle y escucharle moverse, prestando gran atención a las palabras, y haciendo fuerza para que su vista no se clavara en la entrepierna de su rey.

La correa se balanceo delante del bribón, y este quedó un tanto pasmado viéndola bambolearse  frente a él. La idea corrió lenta, muy despacio por su mente, pero estaba claro en la mente del ladrón que su condición de prisionero no se había modificado demasiado desde que llegara a este extraño país, Simplemente su celda era ahorra mucho más espaciosa y cómoda que antes.
Lejos de perturbar la calma del bribón, o de indignarle, le hizo soltar un suspiro. No saber que era lo que pasaba a su alrededor le dejaba intranquilo, pero ahora que tenía el panorama claro y, literalmente, alrededor del cuello, no podía sino sentir un gran alivio.
Si, era un sirviente, pero eso jamás había molestado al pelirrojo. La mayor parte de su vida había trabajado para alguien más, ya fuera una gran organización en las sombras, como pequeños contratistas y mercaderes pagando por sus servicios de forma particular. Siempre se había movido siguiendo el plan trazado por alguien más, de lo contrario solo había tonteado de un lado a otro, metiéndose en líos de manera natural.
Miro a su alrededor, y sintió el tirón en la correa, sin poder evitar sentir un cierto regocijo con ello.
“no está mal… no está nada mal…” se dijo contemplando la posición en la que estaba, como estaba siendo tratado y en las lujosa pieza que se encontraba. No era lo que conscientemente le rogaría a Naga, pero si lo que sabía que le iba como anillo al dedo.

En la correa se produjo un nuevo tirón y el ladrón dejó de perder el tiempo. Gateo sobre sus cuatro extremidades, acercándose a su rey con lentitud, mas en ningún momento dando señales de resistencia. En su mente nunca apareció tal idea, todo lo contrario, aquel panorama le emocionaba tanto o más que a su señor. Por lo que con una línea de rubor de oreja a oreja se acercó sin vacilar hacia el miembro de su alteza, deseándolo con todo su ser, sintiendo como el suyo propio se apretaba contra el cuero de su pantalón.
Dejando que la saliva se acumulara en su boca, calentándola, aproximó el rostro hacia la entrepierna de su señor ya completamente descubierta ante él.
Cerrando los ojos le dio primero una larga lamida a todo lo largo. Que ya estuviera a media asta, permitió que el bandido pudiera acariciarle con su lengua sin necesidad de usar sus manos. Lamio el miembro unas cuantas veces hasta dejarlo lo húmedo y caliente, delicioso al punto que antes del gran festín el ladrón se relamió ante su manjar.
Comenzó entonces despacio, dando lamidas cortas y besos primero en la punta, y luego, cada vez con más prisa dejando que ese se deslizara sobre su lengua hacia el interior de su boca.
Era grande, demasiado para la pequeña boca del ladrón, por lo que tuvo que usar una de sus manos al poco tiempo para no lastimar su garganta, pero disfrutando cada momento.
Se hincó más cómodo delante del halcón y siguió con su tarea mientras que con la mano hábil y esperando no ser muy notorio, jugó con el suyo propio, frotando por arriba del cuero de su pantalón.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Términos y condiciones [priv. Thoth +18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.