Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

{ Krishna } · Canciller de la Universidad de Sindhu

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{ Krishna } · Canciller de la Universidad de Sindhu

Mensaje por Krishna el Miér Mar 28, 2018 7:42 pm

Krishna
Mage
The wise call him a sage, for whatever he undertakes is free from the motive of desire, and his deeds are purified by the fire of Wisdom

Datos
Nombre: Krishna

Edad: En torno a 360, aparenta entre 24 y 26 años beorcs.

Clase: Mage

Especialización: Tomo de Trueno

Afiliación: Reino de Sindhu

Ocupación: Canciller de la Universidad de Sindhu

Personalidad

La personalidad de Krishna se puede empezar bocetando mencionando su actitud en general tranquila y comportamiento pausado. Sus ojos azules y semblante plácidos así lo reflejan, al igual que sus gestos. Quienes le conocen muy pocas a veces le han visto perder la calma.

Krishna lleva en su sangre una característica inherente propia de su familia materna transmitida casi por biología de generación en generación, su avidez por el saber más. Desde antes que diese sus primeros pasos, la curiosidad era la principal fuerza que movía su interés y cuando comenzó a caminar nada podía parar su voluntad de conocerlo todo. Su curiosidad puede despertar una faceta más impetuosa y apresurada de él. Todo en lo que se fijan sus ojos y no comprende se convierte en objeto de estudio al instante. La expresión se le ilumina cada vez que descubre un concepto o una idea nuevas, emocionandose como un niño pequeño que da sus primeros pasos. Sabe que siempre que se sumerge en una investigación puede correr el riesgo de obsesionarse hasta tal punto de dejar de lado sus necesidades básicas.

Lector compulsivo, considera los libros tanto almacén de conocimiento como entretenimiento. Considera que el primer sitio donde buscar una respuesta es entre los pergaminos y la tinta. Es lo más común verle ir y venir con su actual lectura debajo del brazo para no desaprovechar el tiempo si algo no es de su interés. Tiene una memoria prodigiosa para almacenar información, que sin embargo flaquea más que de vez en cuando para las cuestiones cotidianas del día a día. Criado en la meca del conocimiento de Sindhu, se ha convertido en un erudito indiscutible de la comunidad académica de la Universidad y con ello se ha ganado el respeto de la misma. Ama el debate y la reflexión en teorías, de prácticamente cualquier tema.

En su trato hacia las personas se comporta distante y un tanto frío. Le es reconocido su forma de hablar directa a cualquiera sin aparentemente importarle cuán duras sean sus palabras, siendo en ocasiones hasta parecer grosero. Es alguien que aprecia mucho los lazos de amistad y amor, considerando esa confianza como la forma más importante del honor de una persona. El mismo es incapaz de verlo pero suele tender a comportarse más como lo haría una figura paterna a como lo haría un amigo.

Un hombre terriblemente observador, que no pierde de vista apenas algún detalle. Su mente analiza y estudia todo lo que pueda encontrarse a su alrededor. De pensamiento astuto, calculador y de tendencia fría, dibuja con compás, escuadra y cartabón sus acciones antes de realizarlas y sus palabras antes de pronunciarlas. Dentro de su forma de pensar cabe destacar con especial atención que Krishna es sumamente pragmático y práctico. No es en su naturaleza ser insensible, al contrario, empatiza con suma facilidad con los demás. Sin embargo, al analizar las situaciones lo hace sin tener en cuenta esos sentimientos si cree que así puede conseguir lo mejor para el beneficio común.

Historia del personaje

Todos tienen una historia pasada anterior a su nacimiento. Unos hechos, una herencia transcurrida de generación en generación. Esta historia tiene sus raíces hace muchos siglos cuando se fundó la ahora afamada Universidad de Sindhu. La historia de la institución que se convirtió en el tesoro y joya del ducado escondido entre las arenas de Hatari siempre estuvo ligada a la historia familiar de Krishna, y por ende a la suya propia.

Una maga humana, de nombre Sarasvati, nació en el seno de la sociedad de refugiados previa de la fundación del ducado en Hatari. Su madre era una marcada que encontró y unió a la caravana de refugiados que luego se establecieron en Hatari. Entre estos refugiados encontró al que se convirtió en padre adoptivo de Sarasvati, un erudito que huía de las guerras. Gracias a él Sarasvati recibió una educación privilegiada en varias ramas del conocimiento y la magia. Una vez que se establecieron en Sindhu la maga comenzó a formar parte de diversos círculos intelectuales. Extremadamente preocupada por la enseñanza, era conocido su deseo de enseñar a todo aquel que estuviera dispuesto todo el conocimiento que poseía. Fundó junto a un reducido grupos de maestros en diversas artes un primer espacio donde poder almacenar, preservar y transmitir los conocimientos que tenían y habían adquirido. Empezaron en un humilde edificio de madera de dos pisos a la que llamaban la “Casa de la Vida”, pues era un lugar dinámico donde parecía que la sabiduría tenía su propia conciencia.

Sarasvati reconocida como líder del grupo, fue su primera Gran Maestre. Al morir su única hija crecida, educada y creyente en los mismos valores que su madre, tomó el relevo en el mando. Luego su nieta y su bisnieta.Todas en su respectivo tiempo fueron reconocidas como grandes eruditas y por sus aportaciones al saber común. La Gran Maestre Scheherazade, hija de la bisnieta de Sarasvati, diseñó la ampliación y fue creadora de la organización que re-convirtió la biblioteca y escuela que fundó su tatarabuela en la Universidad de Sindhu, convirtiéndose en su primera Canciller. Auspiciada por la preferencia a la cultura y las ciencias dentro de la sociedad del ducado, con el beneplácito y mecenazgo de los Duques de Sindhu la Universidad se convirtió en una parte importantísima de la Ciudad Redonda. La Canciller Scheherazade también mandó la construcción de la Biblioteca de la Universidad de Sindhu, un gran edificio que tardó más de treinta años en estar totalmente construido y ella no vio terminado, siendo sus sucesoras quienes terminaron su construcción.

En el reglamento escrito en su fundación se establecía que el nombramiento de Gran Maestre, posteriormente Canciller, era por votación del claustro de profesores y cualquiera podría ser elegido las descendientes de Sarasvati ocuparon el cargo con el reconocimiento de la comunidad. Parecía una regla no escrita que tener sangre de la fundadora daba más legitimidad a su candidatura. La mayor parte de las mujeres descendientes de la línea principal de Sarasvati han ocupado el puesto de más poder de la institución y fueron consejeras en el gobierno del ducado, como si de una monarquía interna se tratase.

Las generaciones pasaron hasta llegar a Devaki, primogénita de la canciller de su época, hace unos cuatrocientos años. La tradición de la familia era brindar una educación de élite donde primaban los valores de la prudencia y la serenidad pero ella era todo lo contrario. La maga seguía el deber familiar de búsqueda del conocimiento a su manera, prefería moverse y no estando leyendo libros. Su corazón rebelde deseaba conocer más allá de lo que los libros de la Biblioteca de la Universidad contaban, abandonó el ducado para irse de viaje a ver mundo. Su meta era hacerse ser reconocida por su madre y llegar a poder ser una digna sucesora haciendo las cosas de forma diferente a como se le había establecido. Observó y aprendió cosas fascinantes pero a la vez experimentó la crueldad de la sociedad fuera del idílico Sindhu. Sin embargo, esto nunca la paró. Realizó varios viajes, idas y vueltas, y registró en sus diarios sus periplos y descubrimientos. Sus distintas expediciones, como a ella le gustaba llamarlas, le llevaron a todos los rincones del continente de Tellius.

Su octavo viaje fue el más largo y duró tantos años sin tener noticias de ella que todos pensaron que había desaparecido para siempre. Pero no fue así, volvió y esta vez no lo hizo sola. En su espalda cargaba a un pequeño ser, un bebé que aún no caminaba. A pocas personas contó los hechos de cómo su hijo fue concebido. Su bebé de cabellos y ojos azules fue el fruto de la relación que mantuvo con un miembro perteneciente a la raza laguz de los manaketes. Se conocieron cuando le salvó de ser cazado por esclavistas. Viajaron juntos durante un tiempo pero su vida conjunta terminó cuando este fue finalmente capturado para proteger a Devaki ya embarazada de ese mismo destino. La maga consciente del peligro decidió volver a Hatari para proteger a su futuro hijo.

A su regreso se encontró con que su madre había muerto en los años de su viaje y su hermana menor Prithá había sido elegida canciller. Devaki vio que había perdido la oportunidad de ser la heredera de su madre, lo más probable para siempre. Relegada de la comunidad académica y considerada una investigadora de segunda en su época, Devaki se dedicó al cuidado de su hijo bastardo. Le dio el nombre de Krishna. El tiempo de felicidad con su hijo le duró poco años. Le empezó a obsesionar la idea del reconocimiento que merecía tener, creía que todo el mundo estaba contra ella y le querían mal. Su hijo de cinco años veía con miedo como su madre se volvía cada vez más paranoica.Pasaba el tiempo escondido en la biblioteca para no estar con su madre. El resto de su familia se encargaba de él en las ausencias de Devaki. Ella desapareció cuando Krishna tenía diez años beorcs. Su cordura pareció perderse y retó a la Canciller Prithá a un duelo en el que si ganaba se le entregaría la cancillería de la universidad, contraviniendo los valores de la comunidad tanto académica como del propio ducado. Consiguió forzar la pelea terminando derrotada y posteriormente exiliada. Devaki juró venganza pero jamás regresó.

Tras la desaparición de su madre Krishna fue adoptado por su tía y familia. Sin embargo, el hecho de ser hijo de Devaki “la loca” le perseguía allá donde fuese. Dentro de su familia incluso también había gente que le repudiaba. Era apartado y tratado como una vergüenza para los descendientes de Sarasvati. Una mancha que esconder cuando había visitas. En esta situación sólo una persona se apiadó de él y le acogió: Kala, una joven vivaracha hija de una prima de su madre. También educada en la Universidad se empeñó en enseñar a Krishna de la misma forma que cualquier miembro de la familia, a pesar de que otros querían negárselo por no creer ser merecedor por su sangre. Algunos incluso le consideraban como un signo de mal augurio y mala suerte.

Dada su sangre manakete su crecimiento se ralentizó y alargó durante muchos años en comparación con sus parientes beorc. Fue lo que heredó de su padre junto con un fuerte don para la magia. Kala murió por vejez cuando él aún aparentaba tener 12 años beorcs. Tras eso a Krishna sólo lo terminaron por cuidar los sirvientes y criadas de la casa. Aunque ellos no podían darle la educación que Kala sí podía, Krishna a esa edad ya estaba suficientemente capacitado para poder aprender por sí mismo. Pasaba horas leyendo en la biblioteca, ávido de aprender nuevas cosas y saciar la misma curiosidad que su madre también había tenido, llevado por la pasión por los libros y la palabra escrita que Kala le había inculcado y que por ser hijo de la rebelde Devaki nadie pensó que desarrollaría. Krishna se dedicó por completo al estudio y la búsqueda de conocimiento. Ingresó en la Universidad muy joven, pues a pesar de su sangre ninguna norma lo impedía. Todo libro que caía en sus manos era conocimiento que memorizaba con sumo interés. Convirtió su habitación en un laboratorio de ideas y teorías donde únicamente su cama no era de papel. Aprendió sobre todas las materias que en la Universidad se daban.

Por supuesto, no sólo lo hacía por el mero hecho de emocionarse por adquirir nuevo conocimiento. Desde ya pequeño sentía el deseo de poder superar el pecado de su madre por lo que él mismo podía hacer. Toda su sabiduría lo volcó en aportar a la Universidad lo que su madre no hizo o no se le reconoció en vida. Poco a poco recibió reconocimiento propio dentro de la comunidad académica con sus propias investigaciones y teorías, ganándose cierto respeto dentro de la institución. Por algunos era considerado como un prodigio. La maldición y mancha del pecado de su madre permaneció pero con el paso de las generaciones tras siglos el prejuicio y odio tan fuertes se fueron diluyendo hasta quedar sólo como recuerdo y una historia entre los que nacieron mucho después. No así entre quienes los que aún viven y recuerdan a su progenitora.

Poco después de la tragedia del ducado hace cien años se le concedió un puesto como profesor en la Universidad. Aunque siguió siendo solitario comenzó a trabajar poco a poco con algunos de los descendientes de  aquellos que desde que había nacido prácticamente le habían repudiado. En especial tuvo una buena y cercana relación con Radha, profesora perteneciente a la familia que luego posteriormente se convirtió en canciller de la Universidad. Ella aún conociendo todo su pasado le perdonó y aceptó como un miembro de la familia a la cual pertenecía por llevar también la sangre de Sarasvati en sus venas.

Cuando los emergidos atacaron el Ducado de Sindhu por primera vez, la tragedia también sacudió a la familia de la Canciller, que también Krishna consideraba suya. El hijo y nietas mayores perecieron en el feroz ataque. En medio del caos Krishna consiguió salvar a la nieta más pequeña de la Canciller Radha. Su única heredera luego de la batalla. Tras salvar Sissi con su despertar a la Ciudad Redonda de ese ataque, los quehaceres no volvieron a ser normales dentro de la Universidad. Los dos años siguientes se vieron obligados a adaptarse a los nuevos cambios y políticas del ducado. Se aceleró la investigación aplicada para la defensa de las murallas y se preparó la Universidad para algo totalmente inusual: la aceptación de miembros de otras partes del mundo, gente de fuera del desierto. Krishna que nunca había salido del ducado se encontró de pronto con lo que su madre siempre había soñado, plasmado en sus diarios cuando era joven: la apertura de la Universidad al conocimiento extranjero en su forma más abierta, y no sólo por lo que contaban libros.

Como miembro del claustro junto a otros profesores, Krishna con más ahínco estuvo apoyando desde su posición a la Canciller en los nuevos tiempos de la Universidad viendo los cambios, como siempre hacía, con inmensa curiosidad. Sin embargo, sus intenciones con ello no eran del todo altruistas. Con más años a sus espaldas que la mayoría conocía bien cómo funcionaban las relaciones personales y de poder dentro de la Universidad y también sabía que a su amiga Radha no le quedaba mucho tiempo entre ellos.

A pesar de los esfuerzos de todos, el ducado no pudo resistir frente a la cada vez más fuerza emergida que asolaba el país de Hatari. Tras dos años de resistencia a la Canciller Radha comenzó aquejar una enfermedad que deterioraba su salud poco a poco sin que ninguna de las medicinas y conocimiento que poseían pudieran salvarla, solo paliar sus síntomas como mejor podían. Coincidió casi con la gran migración y evacuación del ducado a unas nuevas tierras donde volver a comenzar. Una dura decisión que la Duquesa manakete se vio obligada a tomar ante la imposibilidad de seguir protegiendo su hogar. Trasladar la Universidad hacia la nueva tierra será siempre considerada como la última obra de la Canciller Radha pero Krishna actuando como su mano derecha fue el que instaló la nueva Universidad en el punta más al sur del mundo. Numerosos barcos transportaron el material académico y a estudiantes y profesores al nuevo asentamiento. Krishna fue uno de los dirigentes en la construcción de la nueva Universidad, un lugar que se expandería nuevamente sus horizontes hasta ser una ciudad.

Radha murió a los siete días de pisar el reino de Sindhu. La vieja canciller que había ocupado el puesto durante más de treinta y cinco años sólo pudo imaginar cómo sería aquella nueva Universidad. Esto causó una gran conmoción entre los profesores que en ese momento se encontraban enfrascados en la nueva Universidad. Había que elegir un nuevo canciller. Por primera vez desde hacía cinco siglos no había un candidato claro para ello: la única heredera directa de Radha era una niña de seis años. Krishna no dejó pasar esta oportunidad y presentó su candidatura a ocupar el puesto de Canciller. Se trataba realmente del final de un plan que había estado cuidando meticulosamente durante muchos lustros. Heredaría el puesto que su madre nunca pudo obtener. Él también era un descendiente de Sarasvati, tenía experiencia y contaba con algo que siempre se cuidado de tener de su parte: la plena confianza de la anterior Canciller. A partes iguales algunos profesores le apoyaban, otros por el contrario le tenían recelo. Los profesores se mantuvieron reunido encerrados durante seis días al final de los cuales el humo de la fogata fue negro. Al séptimo día se encendió la fogata de la que salió humo rosa anunciando el nombramiento de Krishna como nuevo canciller.

El hijo de Devaki, la sangre maldita, había alcanzado el puesto que ella tanto había deseado en su obsesión. Su victoria no estuvo exenta de polémica: había ganado con los votos justos al parecer y corrieron rumores de trampas. Sin embargo, nadie podía demostrarlos. Tomó así el puesto de mando de la cátedra de cátedras, convirtiéndose en el primer Canciller de la Universidad del Reino de Sindhu bajo el reinado de su Reina Manakete Sissi.

Extras
೦ La marca que lleva su frente se trata de un símbolo que portan dibujado en tinta de color rojo oscuro los miembros de su familia, identificándolos como descendientes de Sarasvati.

೦ La Canciller Radha dejó en su testamento su deseo de que Krishna fuese el tutor legal de su nieta Scheherazade. Tras su muerte Krishna ha asumido la educación de la niña aunque relegada la mayor parte del tiempo dada sus ocupaciones como canciller y su poco manejo con los niños.
೦ La lectura es prácticamente su único pasatiempo. Aprecia mucho el silencio (en especial, si está leyendo) y la soledad no le es un problema, al menos es lo que él mismo dice.

೦ Es capaz de dormir largas siestas.

೦ Tiene sus rivalidades, buenas y malas, con varios profesores en el ámbito intelectual y teórico. Otra razón por la cual no todos le apoyaron.

೦ Cuando fue profesor enseñaba asignaturas sobre magia. Tiene escritos varios tomos sobre este tema y también de otros campos. Aunque la mayoría de sus teorías las deja sin terminar.

೦ Kala le instruyó de pequeño en el arte de tocar el venu. A día de hoy en ciertos momentos a veces vuelve a tocar pues le transmite calidez y recogimiento.

೦ Sigue una dieta casi vegetariana evitando la carne. Le encanta la cebolla.


Procedencia
Nombre original del personaje: Salomón Jehoahaz Abraham
Procedencia: Magi: The Labyrinth of Magic

Spoiler:

Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Mage

Cargo :
Canciller

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
122


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: { Krishna } · Canciller de la Universidad de Sindhu

Mensaje por Marth el Mar Abr 03, 2018 10:06 pm

• Ficha aceptada •


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Sello Maestro
Espada de plata [6]
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
196


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.