Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Mensaje por Morgan el Dom Mar 11, 2018 2:43 pm

Morgan jamás había estado en el puerto de Valm, ni en Chon'Sin, ni en parte alguna del continente de Valentia, al menos hasta donde su mente embotada por la repetida amnesia le permitía saber. Su hermano, quien se encargaba de ponerla al día en cuanto a sucesos del pasado que ella necesitase saber, tampoco le había mencionado jamás ese sitio. Aún así, al arribar, Morgan sospechaba que lo que veía no era el modo en que el puerto comúnmente debía verse; callado, con la mitad de los barcos destruidos en sus atracaderos sobre un trasfondo de ciudad en abandono, además de un aroma desagradable permeando la enteridad de la zona. Parecía tierra muerta. No le sorprendía haber tenido tantos problemas para conseguir transporte hacia allí desde Renais, para lo que a fin de cuentas había tenido que ser llevada de forma particular a lomo de wyvern. Pidió a su transportista llevarla un poco más allá, pasando el puerto. El resto de la ciudad no lucía mucho mejor. Aún así, eligió el sitio más propicio para descender y fue dejada en las afueras, cercana a los templos consumidos por vegetación y sus grandes jardines. Cumplido el encargo, la jinete wyvern se separó allí de la estratega, dejándola a solas.

La joven mujer aún necesitaba alguna forma de hallar paso a Plegia y terminar su retorno a casa, cosa que no lucía del todo factible en Chon'Sin en esos momentos, pero por algún lado debía empezar a indagar. Con los pies finalmente en tierra firme, llevó una de sus manos a su mentón y giró con lentitud sobre sus talones, mirando con detenimiento derredor. El motivo por el que había elegido ese sitio como punto de partida a su husmeo era porque lucía como si contuviese algo que decir, a diferencia del puerto abandonado y silente. Eso se debía, por supuesto, a que en la extensión de jardín entre los templos había rastros de lo ocurrido todavía: cuerpos más o menos frescos esparcidos por doquier, insinuando una batalla recientemente perdida. El olor a carroña allí era acre, mas fuera de hacerle arrugar la nariz y cubrírsela con la mano, la plegiana suponía que podía soportarlo un rato. Echó a andar, observadora, al ritmo de un simple paseo dominguero y con un movimiento leve y animado de su larga chaqueta de estratega en torno a sus piernas. De momento le entretuvo seguir los caminos marcados entre la vegetación, cruzar sus pequeños puentes sobre riachuelos y apreciar las vistas, a la vez que las cruentas imagenes de muerte superpuestas a ellas. La posición de los cuerpos le decía que había sido un combate abrupto, sin tiempo a organizar una defensa sólida, pero bastante largo. La cantidad de sangre sobre la arenilla, mas la ausencia de cuerpos invasores decía otro tanto más, una revelación para nada sorpresiva pero siempre de interés.

- Mucha señal de resistencia, pero pocas bajas... síp, fueron emergidos. - Se habló a sí misma. Tendía a hacerlo cuando no había a quien llenarle los oídos alrededor, pues el silencio era algo que no le entretenía mucho. De cualquier modo, sólo los emergidos podían combatir hiriéndose de gravedad pero rara vez perdiendo tropas, pues su resistencia al dolor les hacía capaces de recobrarse de cualquier cosa. Salió del camino marcado para examinar más de cerca un par de los cuerpos, no atreviéndose a tocarlos pero sí a empujar un poco con la punta de la bota, que luego podría raspar o limpiarse con algo. Las armas todavía buenas no habían sido recogidas. Algunos de los caídos tenían pertenencias a plena vista, botellas de medicina brillando en sus cintos o sujetas en manos ensangrentadas. El ejército invasor no había terminado el trabajo, lo cual significaba que debían seguir por allí. Buscándolos con una mirada un poco más seria, Morgan volvió a erguirse en su sitio, posando la mano en el mango de su espada. Más abajo en el camino, en las pendientes periferales del jardín, atisbó algo de movimiento. Una escasa cantidad de sombrías figuras se agachaban cerca de los cuerpos, tomos de magia en mano, invocando hechizos oscuros que con languidez atravesaban lo tangible, confirmando la falta de vida antes de empezar lo que seguramente sería la recolección de recursos. Morgan reconoció su vestimenta en un instante.

- ¡SÍ! ¡Son ustedes! ¡Son ustedes, muchachos! ¡Estoy tan feliz de verlos! - Gritó en júbilo, su aguda voz femenina haciendo un amplio eco en las extensiones vacías del lugar. Como era de esperarse, los emergidos no le prestaron la más mínima atención. Eran plegianos, después de todo; a sus ojos Morgan, quien procedía del mismo reino y portaba inclusive la marca de su dios sobre el dorso de la mano, era invisible. No la atacarían. Quizás, de haber necesidad, hasta pudieran resguardarla. Era eso lo que la muchacha de corto cabello oscuro celebraba, un gran inconveniente menos. Relajándose, apoyó la espalda contra el barandal del puente en que se hallaba y alejó la mano del mango de su espada, alzando la vista al cielo encapotado. Quizás debería pensar en parar allí por más tiempo, tenía aspecto de poder lloviznar.


Última edición por Morgan el Mar Sep 11, 2018 11:40 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Escama Fosilizada
Concoction [3]
.
.
.

Support :
Xander
Marc

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1460


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Mensaje por Onix el Mar Mar 27, 2018 10:17 pm

Onix jamás había estado en Chon’sin, pero acorde a los rumores que había escuchado en la frontera, sabía que era un reino que estaba en constante conflicto con los emergidos. Aun asi, eso no le impidió al chico cruzar volando el territorio, pues pensó que de esa forma se ahorraría unas cuantas monedas y tiempo de viaje. Y cuando ascendió a lo más profundo del territorio, observo con sus propios ojos que el reino destruido, tan destruido que apenas podía notarse que alguna vez estuvo habitado por personas. Un gran jardín se extendía a un par de kilómetros, tras la aldea, cruzado por pequeños arroyos y con caminos de piedra cuidadosamente marcados junto a sus bellos árboles. Siendo escenario de las últimas defensas desesperadas de los espadachines locales, cuyos cuerpos y sangre estaban esparcidos por la ciudad, la cual se veía a simple vista desde las alturas.

- “Uff… Me habían contado que este lugar estaba “en las ultimas”, pero pensé que estaban exagerando…” - Pensaba Onix, intentado de no prestar mucha atención en lo que estaba viendo, y de ignorar el fuerte olor que desprendían los cadáveres en descomposición- Joder, madre mía, estoy hasta las narices con los emergidos y sus planes  de conquistar el mundo… Estoy a dos velas de potar el desayuno…

Onix contuvo una arcada y se dispuso a volar más alto, usando las nubes que se encontraban en el cielo en ese momento para ocultar su presencia y así pasar desapercibido frente a los soldados que deambulaban por el sitio. El grito de júbilo de cierta jovencita no pasó por alto de los oídos del  cuervo, quien miro hacia abajo para descubrir a la chica que se había recostado contra el barandal del puente.

- “Mierda. Ahora una chica intenta ligar con los emergidos… Ok, ya lo he visto todo. Sabía que este día llegaría… Por fin se me ha ido la olla y ahora estoy escuchando y viendo cosas que no existen”- Suspiro el cuervo- “Vamos Onix, que si hubiera alguien vivo en este lugar, no estaría tan tranquilo como ella… ¿Pero, por qué una chica?”- Pensaba lógicamente el laguz sin quejarse demasiado, pero si un poco atento a aquella alucinación que había aparecido casi de la nada.

Se quedó mirando fijamente a la joven el suficiente para que ésta pudiese notar su presencia, pero al notar que estaba por lloviznar decidió no decirle nada, ignorándola por completo, y seguir su camino para buscar un sitio seguro donde pudiera refugiarse de la lluvia, volando una corta distancia y finalmente descendiendo por el agujero del techo de uno de los muchos templos abandonados que habían en la ciudad.

- Creo que estaré bien aquí, al menos hasta que pase la lluvia... Igual no me vendría mal tener algo de luz por aqui...- Comento, sintiéndose un poco intranquilo por la atmósfera.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Llave maestra [1]
Pócima Entumecedora
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
279


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Mensaje por Morgan el Miér Abr 04, 2018 3:15 pm

Iba a ser difícil hallar el método de hacer camino de regreso a Plegia, pero teniendo presencia emergida en Chon'Sin, Morgan se preocupaba un poco menos. Algo podría idear, de alguna forma podría resolverse, así fuera metiéndose en el transporte de ellos a donde fuera que estuvieran dirigidos y esperar suerte. Sin presión, sin estrés. Más aún, considerado que el clima no lucía del todo bien, la dama no veía problema con tomarse su tiempo; quizás resguardarse y esperar, ver si llovía fuerte o sólo lloviznaba con ligereza, antes de hacer cualquier otra cosa. Aquel plan le sonaba bien. Relajada y optimista, oteó los cielos unos momentos más, siguiendo la silueta alada que a lo lejos parecía un sólo pájaro de carroña más en los despojos del lugar, pero que con el paso de los momentos, al acercarse más, pudo distinguir como anormalmente grande. Morgan alzó una ceja. Por supuesto, la figura antropomórfica que luego fue capaz de identificar justificaba el tamaño y hacía más digna de atención aquella aparición, que tomaba rumbo a los pintorescos techos en niveles de los templos cercanos.

Ahora bien, la plegiana cuya memoria y capacidad de retención estaban severamente reducidas y afectadas, como un brazo tres veces roto que sólo entablillado seguía pareciendo un brazo, sabía lo que era un laguz. No lograba recordar si alguna vez en la bruma que eran la mayoría de sus años de vida había tenido ocasión de toparse con uno de carne y hueso, vivo, pero sabía más o menos en qué consistían; un hombre con alas de ave ciertamente era uno. No obstante, de la aparición no era esa curiosidad la que más llamaba su atención, sino algo mucho más práctico: el templo al que se había metido. Ameritaba preguntarse si el lugar estaba habitado o si era un refugio con recursos de lo que pudiera disponer también ella, fuera como fuese que tuviera que tomarlos. Cuanto menos, era un techo bajo el que mantenerse seca. Dejó su espada enfundada, inclusive torciendo un poco el cinto para que el arma quedara más detrás que a su lado, a modo de no representar con ella alguna clase de amenaza, y anduvo resuelta y confiada hacia el sitio, sin dedicar siquiera mirada a los emergidos que sabía que no la atacarían.

Su arribo fue todo menos discreto. Su introducción al templo constó de un empuje leve a las puertas dobles, que de buenas a primera no cedieron, luego un par de patadas mucho más enérgicas y eficaces. La entrada entonces se abrió de sopetón, azotando contra la pared a cada lado. - ¡Bam! ¡Inquisición emergida! ¡Entreguen su comida y agua! - Morgan clamó, a voz aguda inconfundiblemente femenina. Allí, en el recibidor, no aparecía a su vista persona alguna, sino la curiosa visión del templo prácticamente intacto, pero vacío; como si sus habitantes hubiesen sido borrados de existencia sin siquiera tocarlo en el proceso. Con el poco tiempo que habría transcurrido desde el ataque que eliminó a los chon'sineses fuera, no había siquiera polvo asentado sobre los muebles y superficies, todo aún en perfecto estado. Aunque nadie apareciera a su vista, de todos modos habituada a hablarse a sí misma, la plegiana de corta melena negra prosiguió en voz alta. - Mentira, es broma, sólo una pobre chica sin ganas de que le llueva encima aquí. Pero si en serio tienen algo de agua o comida así como para una más... - Completó. No estaba muriendo de sed ni famélica aún, pero viajando y viendo más tiempo de viaje por delante, era bueno ser constante con procurar recursos.

Por unos segundos se volvió para cerrar las puertas a sus espaldas, separando aquel ambiente de la presencia emergida fuera. Aún si sólo el hombre ave que había visto estaba por allí, lo más probable era que no le agradase estar expuesto a esas criaturas. Hecho eso, Morgan comenzó a andar distraídamente al interior del lugar, dispuesta a husmear. Nunca había estado en un templo como aquel, ninguno no grimleal.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Escama Fosilizada
Concoction [3]
.
.
.

Support :
Xander
Marc

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1460


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Mensaje por Onix el Lun Abr 16, 2018 12:04 am

Onix comenzó a explorar aquella especie de templo en el que había aterrizado, siendo discreto, cuidadoso y silencioso al caminar. Mentiría si no dijera que estaba nervioso, pues el lugar estaba completamente a oscuras y en un estado deplorable debido a la cantidad de polvo y telarañas que se habían acumulado en el lugar por la falta de mantenimiento. Las estatuas e imágenes de dragón que encontraba con frecuencia en su camino era lo que más escalofríos le producían al cuervo, pues la mayoría de los ídolos tenían una presencia destacable y las imágenes que se encontraban intactas en las paredes parecían seguirle con una mirada acusadora.

El cuervo se paseó por el lugar sin decir una palabra, silbando ocasionalmente para distraerse pero tan solo consiguiendo sentirse aún más incómodo cuando su voz se escuchaba en eco en aquel lugar vacío. Reviso por un par de cuartos en busca de una cama donde descansar y en cuanto entro a una de las habitaciones, escucho un fuerte ruido provenir desde el piso de abajo.

- ¡Mierda! ¿Me siguieron?- Se preguntaba Onix, intentando mantener la voz baja mientras se disponía a escuchar escondido por detrás de la puerta, en el interior del cuarto. Guardó silencio, y luego de un rato soltó un suspiro- Juraría que escuché algo ahora. Bueno, tal vez debería revisar. Pero hacerlo sería algo muy estúpido. Quiero decir, un emergido pudo haber entrado, y podría estarle prendiendo fuego al edificio ahora, mientras hablo, yo solo. Diciendo algo como: “¡Espero que mueras, subhumano!”, o algo así.

El cuervo se calló por un momento, frunció el ceño, y tras vacilar un poco moviéndose a los lados, se deslizo completamente con un suave movimiento hacia fuera de la habitación, para investigar y satisfacer su curiosidad.

- ¡Hombre, no puedo creer que haya dado todo ese discurso de mierda y literalmente voy hacia las fauces del tigre! Es la cosa más triste que pude haber hecho, jajaja… Es perfecto, solo yo, y lo que sea que está esperándome en lo oscurito, el sonido de los truenos, el viento frío pasando por mis rodillas… ¿Qué soy, un idiota?- Siguió murmurando para sí mismo para darse confianza, cuando claramente le temblaban las piernas al caminar. Aquella costumbre de hablar consigo mismo la había adquirido después de varias semanas estando solo en un Kilvas invadido por emergidos, y en situaciones así, le tranquilizaba un poco- Meh. Que se joda todo, nunca he tenido suerte. Si huyo, me disparan una flecha en la rodilla. Si me escondo, me quemaran con todo y escondite. Si digo: “Eh. Necesito un poco de ayuda, eh. Te pagaré por eso, eh.” Solo conseguiré gastar mis energías, porque es claro que no hay nadie aquí y solo estoy perdiendo mi jodida cabeza.

Dicho esto, se metió las garras en los bolsillos y siguió su camino. Después de caminar un poco por uno de los pasillos del templo, Onix se topó con la joven que había visto hace un rato, justo antes de haber volado al templo en el que los dos se encontraban ahora.

- ¡Ostia! Pero si es la alucinación que estaba ligando con los emergidos hace un rato…- Dijo el cuervo, manteniendo el tono que llevaba hace un rato-…Hey, ¿se te perdió algo?- Preguntó, llamando su atención.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Llave maestra [1]
Pócima Entumecedora
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
279


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Mensaje por Morgan el Jue Mayo 17, 2018 4:13 pm

Escuchar plática ininteligible a la distancia no era motivo de sobresalto cuando esperaba justamente que apareciera gente, refugiados de lo que acababa de suceder en la zona. Manteniendo su aire relajado, pues, la estratega sólo se volvió en dirección al sonido, esperando que vinieran a ella. En breve cayó en cuenta de que el ligero eco la había confundido y no era más que una persona la que aparecía a recibirla, el mismo hombre pájaro que había visto antes. Ladeó la cabeza contemplativamente. De lejos ya había sido una aparición llamativa, pero de cerca era aún más extraño; Morgan no pudo evitar quedárselo mirando sin tapujo o verguenza alguna, desde el arco de las alas hasta los rasgos más o menos normales de la cara. Inclinado el cuerpo hacia un lado o hacia el otro, buscó los detalles con algo más de ahínco y claro interés. Tan prendida quedaba de la rareza parada ante ella, que casi se perdió por completo lo que le decía, tardando unos segundos de sobra en reaccionar. Casi no había esperado que pudiera hablar de forma normal.

- Ehh, sí. Pero, ¿sólo estás tú aquí dentro? - Fue lo primero que preguntó. Ni siquiera era acertado, no había perdido nada, sólo estaba de carroñera, pero era más fácil decir que sí. Además, sabiendo que el hombre cuervo acababa de llegar también, no se figuraba que el refugio fuera suyo ni nada, por lo que no se preocuparía mucho de su aprobación. No necesitaba exactamente la respuesta, sus ideas ya estaban definidas. Sonriéndole y poniendo sus manos inocentemente tras su espalda, sólo prosiguió. - Bueh, como sea. Con permiso, voy a revolver por aquí. - Avisó, antes de dar un par de pasos rodeando al sujeto, indiscretamente todavía ojeándolo por doquier, y pasarle de largo. La piel al final de sus brazos lucía rara, aunque la vista de sus manos se perdía al interior de los bolsillos, pero fuera de eso, su cuerpo parecía más o menos normal. Era de lo más curioso. Como fuera, Morgan buscaría comida, agua limpia y cosas útiles ella misma, con libertad, y quizás luego intentaría entrenerse más con el laguz.

Sin embargo, había algo más, primero. Algo más que le interesaba del hombre cuervo, fuera de las cosas que estaba enfocada en conseguir. No todos los días podía una plegiana encontrarse con una rareza así y Morgan difícilmente podía resistirse a la curiosidad, por lo que al pasar a su lado en su animado y seguro andar, estiró la mano un poco para pasar los dedos por el plumaje de las alas negras. Pese a la llovizna, no se sentían húmedas. Al llegar al final de la hilera, atrapó entre el índice y el pulgar una pluma por el duro raquis y con un certero tirón la sacó. No pensaba que el hombre ave fuera a sentirlo realmente, tampoco le preocupaba en demasía la sensibilidad del asunto; no se sentía como si tratara con una persona al completo, lo diferente la separaba todavía más de la poca empatía que usualmente tenía. Además, creía que sería un souvenir genial que llevarle a su hermano, sumado a la historia en sí de lo que se había encontrado y donde. Miró la pluma negra con alegría mientras seguía andando, girándola entre sus dedos, al tiempo que se metía en la primera habitación que hallaba en el camino para empezar a husmear.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Escama Fosilizada
Concoction [3]
.
.
.

Support :
Xander
Marc

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1460


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Mensaje por Onix el Vie Jun 29, 2018 5:31 pm

Onix continúo observando a la muchacha fantasma, manteniendo el cuerpo ligeramente tenso y una mirada bastante neutra, esperando una respuesta por parte de ella a la pregunta que le había hecho. Intentó no moverse de su sitio mientras era observado detenidamente, e intentó no parecer nervioso.

- ¿Solo? No, no estoy solo... Como mi abuela solía decir: “Uno nunca está solo mientras las voces en tu cabeza te dicen que te aman.”- La ironía de todo sería que de repente aquella alucinación le dijera eso, pero no le dio esa oportunidad- ¿No crees que es gracioso? Hay abuelas que dan consejos como si te estuvieran pasando vulnerary. Otras abuelas les salen barba. Cuídate de las abuelas con barba pequeña, a ellas tambien les salen pelo en el pecho.

El cuervo sonrió un poco a la joven, todavía pendiente de sus movimientos y su forma de hablar, después de apartarse un poco para cederle el paso vio como ella acercaba sus manos tras su espalda, pero no hizo ningún movimiento raro al respecto, y dejo que lo tocasen sin esperar sentir algo de sus manos.

Los dedos pasaron por el plumaje de las alas negras del cuervo sin ningún problema, dejando Onix ligeramente sorprendido y perturbado al mismo tiempo. Casi se perdió por completo en lo que la otra estaba haciendo, tardando unos segundos de sobra en reaccionar cuando lo desrabaron.

-Espera, que carajos estás haciendo… ¡Ay! ¡Mierda!

Después de moverse un poco hacia adelante, Onix se dio la vuelta y se quedó mirando a Morgan por breve instante, con ambas garras frotándose la cola. Miró la pluma negra que la chica sostenía alegremente, reconociendo rápidamente como una de las suyas, la vio girándola entre sus dedos al tiempo que la chica se metía a la primera habitación que se hallaba en el camino.

Onix volvió a maldecir hasta que finalmente dejar de frotarse la cola y también de quejarse.

Así que, ella no era una alucinación…”- Pensó entonces tras analizar la situación- “Pues, esto es incómodo… ¿Ahora qué?”- ¿Se supone que debía seguirla?

Onix estaba un poco desconfiado sobre querer acercarse. Después de todo, la chica se había llevado una de las plumas negras de su cola y se había ido rápidamente hacia otro cuarto antes de que hubiese dicho una palabra. Eso, sin contar lo que había le había visto hacer anteriormente y lo consciente que él estaba sobre lo peligroso que era quedarme mucho tiempo este lugar. No obstante, esta era la primera vez en muchos días que había hablado con alguien, así que una gran parte de él le decía insistente que no dejará pasar esta oportunidad.  

…Dijo que buscaba algo”- Continuó en su proceso de pensamiento, mirando entonces hacia el techo para prestar atención al sonido de afuera- “Todavía está lloviendo, así que puede que ella se quede por aquí un buen rato… Estará muy ocupada…

De ser así, necesitaba hacer algo al respecto, por lo que inició con breve recolecta. El cuervo dio una serie de pasos largos para alejarse del cuarto por la que Morgan había entrado, procurando no ser visto. Buscó un par de sacos de tela que había visto en una de las habitaciones que había explorado en el templo, en el camino también recogió un par de sogas y cargó todo dentro de una cubeta, antes de sacar todo para llenar la cubeta con agua de lluvia.

Ok, ahora..

Cuando terminó con todos los preparativos, fue hacia el vestíbulo, escondido en la oscuridad, el cuervo voló, se sentó sobre una de las vigas del techo y llamó a la chica.

- Kelyn, cariño ~♪ La cena está servida ~♪
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Llave maestra [1]
Pócima Entumecedora
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
279


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Mensaje por Morgan el Dom Jul 15, 2018 11:12 pm

Fue riéndose en el camino, en voz clara y femenina que rebotaba en eco de las paredes desnudas de tan amplia edificación. El cuervo estaba tocado de la cabeza en alguna forma, de eso no le cabía duda, y quizás hasta fuese asunto de los laguz tener esos patrones de conversación tan raros, pero le causaba suficiente gracia oírlo. Si reír fuera descortés y se suponiera que lo tomara en serio, no sabía ni le preocupaba mucho; no tenía esa sensibilidad o ese respeto con las personas a su alrededor, menos la tendría con algo que no terminaba de sentir ni humano ni tan parecido. Pero apreciaba, en cualquier modo, que fuera un sujeto gracioso. La podría entretener luego.

Sí fue para ella una sorpresa que reaccionara con una exlamación de dolor por la pluma arrancada. En retrospectiva debía de ser obvio que las sentiría, no obstante algo había parecido tan surreal, tan desconectado entre la parte animalesca y la antropomórfica, que la estratega no lo había asumido. Pausó un momento, contemplando si disimular, disculparse o algo, pero era tarde de todas formas. Sólo metió la pluma en un bolsillo interior de su chaqueta, no fuese a ser que se le ocurriera al cuervo pedirla. - ¿Yo? Nada, nada, es sólo que nunca había visto un hombre pájaro tan de cerca. - Mintió con sumo descaro, no obstante lo último fuera bastante cierto. Acto seguido, con un encogimiento depreocupado de hombros, siguió su camino. De cualquier modo estaba asumiendo que el laguz la seguiría, no había nadie más por ahí y a saber cual de los dos se hallaba más perdido en ese sitio. Nuevamente sorprendiéndola, no procedió de ese modo el sujeto cuyo nombre había olvidado pedir, mas le escuchó deambular por otro lado y se quedó con la idea de que algo resolverían entre ambos.

Buscó, pues, cualquier cosa que pudiera servirle para el resto del viaje. Armas no esperaba hallar allí, podía venirle a bien cargar una espada adicional, pero aquello lo hallaría fácilmente afuera, en los restos del campo de batalla. Antes le interesaba comida y agua, o la segunda quizás no tanto, considerando que echaba a llover. Revolvió en cabinetes, abrió cuanto mueble halló y hasta tiró algunos libros de estanterías, sólo por constatar que no fuesen estanterías profundas, de las que guardaban cosas detrás. No rescató mucho. Dos botellas de vulnerary que, apenas al destaparlas, despedían un olor del que no confiaba ni un poco. Prestándole más atención a los libros dio con un par que llamaron su atención, aparentemente versados sobre el arte y filosofía del combate, que fueron lo único que pudo llevarse bajo al brazo al seguir andando. Al llamado de la voz ajena, respondió esperanzada y alegre, sin demorar en asomar la cabeza al pasillo principal.

- ¿Eehh? ¿Encontraste algo de comer, pajarito? ¡No soy Kelyn, por cierto! ¡Me llamo Morgan! - Aclaró, sin recordar si se lo había dicho antes, aunque mal no venía. Debía ser otra excentricidad laguz aquello de cambiarle el nombre. Al salir aprisa escuchó un estruendo distante y puntualizado, el azote de una puerta quizás. Revisando de inmediato las ventanas a su paso halló pequeños grupos de emergidos dispersándose, algunos aproximándose a las entradas del edificio, mas lo descartó con la misma familiaridad de antes. En voz alta, avisó. - Oh, tendremos más invitados llegando. Pero nada de qué preocuparse, creo, seguramente también están buscando alguna cosa. Lo usual. -

Desembocó entonces en el vestíbulo, donde a primera vista no distinguió al cuervo, mas sí, eventualmente, por el rabillo del ojo. Estaba allí arriba, entre las vigas. Levantando la cabeza, la joven avanzó por el largo trecho que los separaba, ya hablando animada y distraídamente. Bien hacía el cuervo, empezando tan rápido a divertirla otra vez con sus cosas de ave. - ¿Qué haces ahí? ¡Ah, ya, te habrás subido volando! ¡Habría estado mejor verlo! -
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Escama Fosilizada
Concoction [3]
.
.
.

Support :
Xander
Marc

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1460


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Mensaje por Onix el Lun Jul 16, 2018 12:57 am

Después de escuchar el estruendo que vino desde alguna parte del interior templo, Onix supo que no le quedaba mucho tiempo para poner en marcha su plan. Pero para que este tuviera éxito, tuvo que ser paciente y esperar el momento en el que la “chica fantasma” acudiera a su llamado. Desde lo alto de las vigas en la que él se encontraba escondido, pudo escuchar como ella se acercaba al vestíbulo y vio como luego lo buscaba con la mirada.

La primera fase de su plan había sido un éxito, ella estaba tan animada observándolo que parecía que todavía no se había percatado de la trampa que el laguz le había preparado. Pero él no podía culparla, ya que el cuervo había tratado de no crear un mecanismo tan complejo y había escondido todos los materiales para que no pudiesen notarse a simple vista, para mayor ventaja, la poca iluminación que había en el lugar era la clave para que no se diera cuenta.

Onix sonrió levemente mirando a la chica, antes de ponerse de pie y estirar sus brazos hacia arriba, moviéndolos un par de veces hacia adelante y hacia atrás, para así tomar impulso, dar un gran salto hacia atrás y caer de manera elegante y lenta con ayuda de sus alas. Justo para darle tiempo para que pudiese transformarse en un cuervo grande y caer en el suelo enfrente de Morgan. Delante de él había una cubeta visible que no representaba una mayor amenaza o sospecha, pero que estaba llena de agua de lluvia. Onix metió completamente su pico dentro del balde y sorbió una buena cantidad del contenido dentro de su boca (sin tragarlo) justo antes de elevarse unos centímetros del suelo y pasar ágilmente por encima de Morgan, escupiéndole toda el agua, ahora viscosa, encima de ella. Pero no se detuvo ahí, continuó volando y tomó los dos sacos de tela que había colgado en el techo (con ayuda de las cuerdas), y los rompió con las uñas afiladas de sus garras por encima de la chica, revelando lo que contenían uno de ellos: Una mezcla de tierra recogida del suelo, y el otro sacó la había llenado con varias de sus plumas de cuervo.

Después de que Onix se diera una vuelta por el vestíbulo y se riera un poco por su travesura, aterrizó sobre la viga en la que antes se encontraba, adoptando entonces su forma humana una vez más.

- ¡Ta-da! ~♪ Haz sido servida~♪ - Exclamó muy orgulloso de su gran hazaña- ¿Qué te pareció eso? No es exactamente comida, pero podríamos decir que te hecho morder el polvo, o en este caso, te he dado una probada de mis plumas de cuervo…- Más que la apariencia de la chica, lo que más disfrutaba el laguz era lo irónico de la situación- Pero no te preocupes, que esto es solo una parida por quitarme la pluma de antes. Todo apesta ahora, pero eso se te quitará muy fácilmente con un poco de agua y jabón, ya verás.

Dicho eso, decidió tomarse un respiro, aprovechando la distancia entre ellos para relajarse un poco. Sin embargo, esto no duró mucho, ya que los emergidos no tardaron en llegar a su ubicación gracias a todo el ruido que habían hecho.

- ...Carajo, casi me olvidaba de estos tipos- Masculló, ligeramente fastidiado y molesto- ¡Hala! Pues a ver que se le va hacer, ni modo…- Tendría que pelear y quizás sacar al chica del edificio- Oye, Kelyn, hagamos una tregua…- El cuervo no esperaría una respuesta y bajaría del techo en su forma de laguz para proteger voluntariamente a la pelinegra y unirse a la acción- ¿Puedes decirles a esos emergidos que dejen de atacar?
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Llave maestra [1]
Pócima Entumecedora
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
279


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Mensaje por Morgan el Dom Sep 02, 2018 10:46 pm

Debía estar de suerte; se le había antojado ver a un laguz de verdad volar y el rubio muchacho de las alas de cuervo ya le estaba dando en el gusto. Le pareció incluso que se esforzaba por hacerlo bien, haciendo movimientos de preparación antes de un buen salto y una transformación en el aire, cual espectáculo. Siguiéndole el juego en eso, la joven soltó un "ooohh" de público atento. El cambio en particular había ocurrido demasiado rápido para apreciarlo bien, pero ese detalle no importaba cuando era tanto mejor ver al cuervo en sí, increíblemente enorme y andando por ahí con sus finas patas de ave. Morgan se acercó enseguida, midiendo el tamaño del animal en comparación a ella con gracia e interés. Si no estuviera ya llevándose una pluma suya de recuerdo, en ese momento habría puesto todo de sí por quitarle una.

Sucedió luego todo el proceso de meter el pico en agua, de abrir las alas para volar otra vez en la amplitud de la estancia de techo alto y de aventarle sorpresas a la plegiana, a lo cual Morgan, primero, recibió desprevenida el agua sobre la cabeza. Bien que se había resguardado de la lluvia en el edificio, pero ahí estaba, con el cabello mojado de todos modos. De lo siguiente supo ya poner cuidado, y encorvando todo el cuerpo hacia adelante para cuidar los libros que se había elegido, se subió la capucha a la cabeza, recibiendo en la chaqueta la tierra que hizo una leve nube de polvo y las plumas que cayeron lentamente detrás. Al echar la capucha de regreso atrás, más tierra fue sacudida, al igual que al enderezarse ella, cayendo la tierra que tenía en la espalda. Se sacudió entera, agarrando el borde de su chaqueta para agitarla también, echando polvo por doquier. De alguna forma, con todo, algo le había llegado a quedar en la cara.

- ¿Para qué se tapa una de la lluvia si la mojan igual? - Se quejó, ofendida por su cabello, más que nada, que seguro iba a secar desordenado y poco adorable. Frunció el entrecejo, encarando al relajado cuervo con una mano en la cadera y los labios torcidos en mueca descontenta. - ¡Sujeto resentido! Sólo fue una pluma, uuuuna, ni se siente. - Aseguró, sacudiendo la mano con los libros y todo; aunque, desde luego, no era nadie para saber que un laguz no sentía las partes animales, e inclusive quedaba demostrado que así no era. Su nivel de sensibilidad seguía siendo de poco a nulo. Y para complicarle más la jornada se les venía ya encima un asunto consistente en viente o más armados ingresando al edificio, así que no podía darle más pensamiento a todo eso.

- Hmmm... ¿que hable con los emergidos? - Repitió lo que el cuervo acababa de decir, abriendo los ojos más ampliamente en curiosidad. Sus pasos se escuchaban ya cerca, las puertas abiertas y cerradas podían confundirse con las de esa misma habitación. Morgan, sin prisa ni agitación, sólo continuó pensativa. - ¿Te han atacado a ti hoy? Primero que nada, la cosa va por ahí. - Preguntó, enfocándose con algo más de seriedad. Restaba poco tiempo, después de todo, y no querría errores cometidos a causa de prisas. Si los emergidos eran de Akaneia a ella no la atacarían; si el laguz era de Tellius, de donde entendía que venían todos los laguz, sólo lo atacarían bajo provocación, por lo que mucho dependía de si ya hubieran intercambiado ataques. Recordando detalles y cautelas, se aseguró también de tapar su espada con su chaqueta cuidadosamente, sólo por si las dudas. - Aunque mira, yo no es que sepa hablar emergido, así que a menos que tú sepas no sé qué tienes en mente, pajarito... -

Y se encogió de hombros. Tras ella, las puertas se abrieron al fin y las criaturas marcharon dentro. Sistemáticamente se repartieron por el lugar, revisando cada rincón, abriendo cada puerta y cada mueble, considerando cada objeto antes de dejarlo o cargarlo. La plegiana les lanzó sólo una mirada de reojo, veloz, antes de volver a ver al cuervo. - Sshh. Quédate por ahí. Quietito. - Le indicó con un rostro ahora serio, extendiendo la mano hacia él como si tratara precisamente con un animal que fuera a comprender mejor lenguaje corporal. Debían ver cómo se comportaban las criaturas. Si no hallaban ellos contra qué pelearse, quizás no se produjera nada de eso.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Escama Fosilizada
Concoction [3]
.
.
.

Support :
Xander
Marc

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1460


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Mensaje por Onix el Miér Sep 05, 2018 4:56 pm

- Si, hablar con los emergidos- Respondió el cuervo con un tono más serio para la chica no pensase que estaba bromeando- Te vi haciéndolo antes. Si eres capaz de entenderles, diles que se vayan- Agregó, mientras se colocaba un poco más cerca de la chica y observaba fijamente hacia la puerta- …Jaja. No, no me han atacado. Me las ingenié para volar hasta aquí sin problemas- Expresó el cuervo con un aire de soberbia que era más bien una tapadera para ocultar su nerviosismo. Después de escuchar las palabras de la chica, y enterarse de que ella en realidad no sabía hablar emergido, como él había pensado, el laguz se quedó muy quieto en su sitio, parpadeó un par de veces y luego la miró fijamente antes de reprocharle- ¿Lo dices en serio?

El cuervo le vio encogerse de hombros y tras de ella las puertas se abrieron finalmente. Onix rápidamente tomó a la chica de los brazos con sus dos garras y voló hasta una de las vigas del techo (donde hubiera poca luz que pudiera delatar su presencia), depositando cuidadosamente a Morgan sobre una de ellas antes de plantarse al lado para también observar en silencio cómo se desarrollaba el panorama. Conforme como iban entrando los emergidos al edificio, se fueron repartiendo sistemáticamente y comenzaron abrir puertas y muebles mientras ellos avanzaban, revisando cada rincón y cada objeto que encontraban en su camino antes de decidir si dejarlo o cargarlo fuera del edificio.

Onix se quedó al lado de Morgan, mirando totalmente inmóvil lo que los emergidos hacían, girando solo sus ojos un poco cuando ella le susurró que se quedara quieto, pero él no le dijo ni pío porque precisamente en ese momento no debían hacer ruido.

Me sorprende que todavía no nos hayan atacado…” Pensó el cuervo, cuestionando la suerte que tenía en este momento dado a todas las cosas por las que había pasado antes de encontrarse atrapado en aquella situación “…¿Quizás la lluvia tenga algo que ver?” Podría ser el ruido de las gotas cayendo, la falta de luz en el cielo que iluminase el lugar… Tantos factores que el cuervo no contaba “¿O quizás sea porque estoy con “ella”?

Independientemente de lo que fuese, la tranquilidad no duró mucho, pues al cabo de unos minutos comenzó a escucharse ruidos viniendo del exterior y algo hizo que los emergidos pararan con lo que estaban haciendo y comenzaran hablar entre ellos en una lengua que el cuervo desconocía. Cada uno de ellos comenzó a sacar sus armas y atacaron a un segundo grupo de emergidos que comenzaron a invadir el edificio de repente. ¿Qué estaba sucediendo? ¿Qué razón habría para que los emergidos se atacaran entre sí? Con sus sentidos agudos, Onix percibió los finos detalles de la armadura y arma que llevaba una de las criaturas, la cual pudo notar que era diferente a la de los emergidos que habían entrado antes.

- ¿Soldados de Chon’sin?- Preguntó en voz baja para sí mismo, mientras todavía intentaba comprender lo que sus ojos veían. Recordó en ese momento haber visto en el camino a algún cadáver llevando el mismo tipo de atuendo, pero la verdad es que todo resultaba tan conveniente que era difícil de creer. Se quedó callado por un rato y miró por unos segundos a Morgan para ver cómo ella estaba reaccionando ante la situación. Por cómo se veía todo, parecía que tendrían que quedarse un tiempo escondidos hasta que la batalla acabase - Oye… ¿Quién crees que de los dos bandos gane, Morgan?- La chica parecía muy lista, dado al grosor de los libros que le había visto llevar hace un rato- Mientras esperamos, ¿quieres que apostamos un poco?- Preguntó divertido, sin poder contenerse ante aquella oportunidad de jugar que se le había presentado- Sólo por diversión- Explicó.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Llave maestra [1]
Pócima Entumecedora
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
279


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Mensaje por Morgan el Sáb Sep 29, 2018 10:43 pm

No hizo más que asentir varias veces cuando el cuervo preguntó si iba en serio, confirmando que las cosas eran tal como las decía. No sabía hablar emergido ni podía interceder por ellos en forma alguna, más allá de sus conocimientos estratégicos; respecto a los cuales no le apetecía poner al tanto al otro, cuanto menos no de inmediato. Le gustaba demasiado verle esa confianza desmedida y tensa, le entretenía contemplarla y esperar a ver qué más querría hacer él, cuando el momento crucial llegara. Por eso se quedaba donde estaba y no ofrecía mayores explicaciones que las instrucciones ya dadas, sonriente y a la espera, hasta cruzando sus brazos en seña de que nada haría y ladeando la cadera para pasar su peso a su pierna derecha. Aquello, en particular, ya no tenía nada que ver con que el cuervo le hubiera hecho una jugarreta ni con el asunto de la pluma, con cualquiera que la acompañase habría sabido gozar de la situación, esperar a ver una reacción mientras ella permanecía tranquila. Después de todo, sabiendo que Onix no había tenido altercados con ese grupo emergido en particular, ya podía estar segura de que no lo atacarían a voluntad, así que nada pasaría. Se trataba sólo de unos momentos de incertidumbre, que no le hacían daño a nadie. Ni siquiera pensaba dejar que se pusiera en verdadero peligro.

Las criaturas entraban ya, se esparcían por la habitación en lugar de moverse hacia la joven y el laguz al centro de la misma, y la esperada reacción del cuervo se apresentó: tomándola por los brazos, en un par de fuertes aleteos la hubo separado del suelo y se la llevaba consigo, a lo que ella profirió un corto grito de asombro. Ni indigno ni gracioso en su forma de actuar, sólo los ponía a ambos a resguardo con rapidez, dejándola ubicarse en una de las vigas decorativas del techo, colmadas de labrados dorados en madera rojiza. La estratega apenas llegó a agitar un poco los pies antes de poder plantarlos con firmeza en la viga, estabilizándose. - ¡Pero qué atrevimiento, eh! - Rió al verse allí arriba, sin pensar en controlar un ápice el volúmen de su voz. Había resultado precavido el cuervo, suponía que así es como había durado tanto vivo. Ella, por su parte y sin mostrar gran preocupación, sólo revisó los libros que cargaba, asegurándose de no haber perdido alguno en el camino. - Igual vas a ver que no pasa nada, nada. - Prosiguió. Contraria a su propia queja inicial, ahora que estaban separados de la escena y no quedaba más que hacer, ella misma apoyó su codo en el hombro del joven laguz, apoyándose contra él al posar la vista en la escena desenvolviéndose abajo.

En efecto, los emergidos ni siquiera miraban hacia arriba. Por largo rato no hicieron más que ocuparse en sus propios asuntos, indagando y saqueando hasta que los ruidos desde el exterior los alertaron. Morgan abrió los ojos de par en par al oírlos proferir palabras entre ellos, ininteligibles para sus oídos pero palabras, en voces todo menos agradables, sino disparejas y ásperas. Eso, para ella, era nuevo. - Hmmm... ¿eso por qué...? - Susurró para sí, parpadeando repetidas veces ante el novedoso desarrollo. Debería agregarlo a sus notas. Por lo demás, un nuevo grupo de emergidos había ingresado al recinto, presumiblemente enemigos de los primeros. Sacándose a sí misma del estupor pensativo, se enfocó en intentar discernir de qué origen eran los otros, cuyo estilo de armadura correspondía a la perfección con muchos de los cuerpos aún yaciendo fuera. Cuando Onix murmuró la conclusión más razonable, Morgan asintió en acuerdo. Ambos bandos eran enemigos naturales, entonces; era razonable que entraran enseguida en hostilidades.

No obstante, pese a lo racional de su primer comentario, los que dio a continuación fueron cada vez más sorpresivos. - ¿Eh? ¿Apostar sobre ellos? - Respondió instintivamente imitando la voz baja que el laguz usaba, nueva sonrisa esparciéndose en sus labios, una ceja alzada en interés. Primera vez que oía tal cosa, y repentinamente se preguntaba donde había estado ese brillante juego toda su vida. Tomó aire, mas se esforzó por no gritar de júbilo, no echar a reír a carcajadas, aunque no pudo contenerse de reaccionar dándole una seguidilla de palmadas en el hombro al otro, emocionada. - ¡Sí, sí! Ohh, hombre, ¡qué buena idea! - Respondió, aún sin poder estarse quieta. Su vista recorrió el escenario del combate debajo. - Lo siento, pero los plegianos tienen esto demasiaaado en la bolsa, no es ni competencia. Pero mira, te lo pongo así: ¿ves al emergido de allá, el de pelo negro, con el bastón? - Estiró el brazo para apuntarle a uno de los sacerdotes emergidos, en completos atavíos plegianos. Se hallaba un poco demasiado cercano a la acción para ser un sanador, pero parecía que se defendía bien de momento. - Ese tiene cara de inteligente. ¿Cuanto te apuesto a que termina vivo? -

Los chon'sineses eran pocos, después de todo. Una resistencia que se hubiera quedado rezagada, oculta, o quizás refuerzos llegados de forma tardía. La estratega no dudaba que estarían aniquilados en poco tiempo. Lo cual no quitaba, desde luego, que hubieran formas de apostar y divertirse con el asunto, mientras esperaban a que pasara. Se aseguró de memorizar en qué área se hallaba su héroe selecto antes de volver la vista expectante y alegre hacia su compañero, esperando que eligiera él a alguien.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Escama Fosilizada
Concoction [3]
.
.
.

Support :
Xander
Marc

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1460


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Las Malas Personas Sobreviven más Tiempo [Privado | Onix]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.