Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de conquista] En el nido de los cuervos [Priv. Sindri][Durban]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] En el nido de los cuervos [Priv. Sindri][Durban]

Mensaje por Artemis el Vie Mar 09, 2018 10:14 pm

Cuantos días habían sido de viaje?, no estaba seguro, no contaba siquiera los minutos. Como se le había ocurrido que aquella fue una buena idea?. Encerrado en su camarote la mascota real de la casa de Altea sufría de mareos constantes y poco apetito debido a las nauseas…. como detestaba esos trastos humanos flotantes y bamboleantes!. Hacia no mucho el encontró entre paseo y paseo un aviso de Durban para liberar un país caído, su querido humano parecía estar con las manos llenas de trabajo nuevamente por lo que el zorro pensó que esa era una buena oportunidad para "desaparecerse" una buena temporada para entrenar y fortalecerse para sorprenderlo en el futuro… eso y que la información que encontrase de ese reino caído siempre podría venir bien en un futuro.

Llegaron a donde debían y Artemis, al ser quien era, debió de tomarse su tiempo para salir del camarote pues tenía entendido que otro Alteano estaba con en esta misión… no podía tener un aspecto lamentable, eso hablaría mal de su amo y no podía permitírselo. Se acicalo, se arreglo y acomodo el pelaje e incluso se roció un par de lociones antes de salir, manteniendo un porte digno y elegante en cada uno de sus movimientos.

- Así que esto es Kilvas… va a ser difícil movernos por aquí al ser tierras altas -

Comento el zorro con ojo crítico mirando a sus alrededores, aun en la costa había indicios de destrozos por parte de los emergidos por lo que mantenía sus orejas bien alzada y sus sentidos bien alerta por si las dudas. Tenían, por supuesto, el permiso de la reina que previamente solicitaron para tal labor por lo que el barco también pertenecía a Durban, si no fuera que detestaba tanto esos medios de transporte halagaría lo bien hecho que estaba y el diseño tan peculiar que tenia.

- Necesitamos hacer un reconocimiento rápido del área para descartar futuras emboscadas, me ofrezco a ello pues tengo los sentidos bien desarrollados y puedo detectar enemigos a una buena distancia, sería bueno si alguien me acompañase, por si las dudas. -

La verdad era que solo buscaba una excusa para bajarse inmediatamente del barco y así darle un respiro a su pobre estomago pues aun su había comido poco lo sentía revuelto y dando señales de lo poco que aguantaría su porte digno de continuar así.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [3]
Beaststone+ [5]
Vulnerary [1]
Elixir [1]
Pócima Metalizada
Escrito Mítico

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1032


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] En el nido de los cuervos [Priv. Sindri][Durban]

Mensaje por Sindri el Dom Mayo 20, 2018 8:11 pm

Los grandes poderes en este mundo no tienen principios, sólo intereses”.

Aquellas palabras retumbaban en la mente del Hechicero que esperaba pacientemente en el puerto sentando sobre un barrilucho maltrecho vacío en el puerto militar de Kilvas (ocupado por Durban por el momento). Las noticias corrían como la pólvora por los campamentos militares y el hecho que un contingente de Altea había zarpado del puerto de Durban para ayudarles en la campaña de conquista de Kilvas fue un rumor de los más jugoso durante varias horas. Los soldados gruñeron con hastío y se preguntaron qué estaba pasando ahí. Entre ellos, claro, ninguno de ellos era tan estúpido como para preguntarlo a su superior ¿Acaso Altea no era uno de los poderes de Akaneia? ¿Y los estandartes de los Emergidos que ondeaban a la cabeza de sus ejércitos no eran de Akaneia? El mismo país que les enviaba aquellos seres para quemar sus campos y destrozar sus hogares ahora, por alguna razón del destino, parecía querer “ayudarles”. La sospecha podía instaurarse fácilmente en el corazón de los hombres y las hipotéticas “verdaderas razones” de la ayuda de los alteanos eran, lógicamente, desconocidas. Pero despreciar tal ayuda en aquel momento no era una actitud sabia, por lo que los altos mandos del campamento comenzaron a pensar en “candidatos” para dar la bienvenida a la comitiva extranjera.

Y mira tú qué casualidad, que en un banco al lado la hoguera cercana a la tienda de los comandantes había un practicante de las Artes Arcanas leyendo un libro pacíficamente y sin molestar a nadie. Salvo a aquellos a los que la Magia Arcana no les hacía mucha gracia que haberlos, los hay. Un muchacho que había vuelto de su misión de reconocimiento y estaba haciendo algo de tiempo hasta que su contrato expirara. No sabían mucho de él salvo que no tenía afiliación alguna y que era un Mago Arcano de alto orden, por lo que por norma ocupaba un escalón por encima de la mayoría de mercenarios que pululaban por aquellas islas. Alguien con algo de nivel, pero tampoco tanto como para dar problemas si algo iba mal. Alguien sin ninguna ocupación en el momento. Alguien que, aparentemente, no tendría mucho interés en los líos políticos entre Elibe y Akaneia. Quizá en eso último se equivocaban, pero realmente no tenían manera de saberlo. Dos de tres no estaba tan mal, ¿no?

No les costó mucho convencer a un aburrido joven con un trabajito extra para el que necesitaban alguien con mucha, muchísima cualificación. Obviamente, un trabajo extra implicaría un pago extra al fin del día, pero Sindri no lo hacía por el dinero, no (aunque era una ayuda al final del mes). La verdad es que, si bien había convenido con cierta profesional y metódica mercenaria el ir hasta Elibe para una determinada expedición en una biblioteca, también era cierto que para ello debían acabar ambos sus tareas en Kilvas. ¿Qué mejor modo de hacer pasar el tiempo que una nueva oportunidad de probar sus nuevos hechizos con los malvados Emergidos de Kilvas?

Todo sea dicho de paso, no es que Sindri estuviera libre de prejuicios contra la gente de Tellius o la de Akaneia. Simplemente que el ex bibliotecario prefería poner cara y ojos a la gente antes de someterlos a sus prejuicios. Absolutamente todas las personas que había conocido habían sido Laguz y… bueno, jamás nadie oyó hablar de un Emergido Laguz, ¿cierto? Seguro que si alguno de aquellos misteriosos invasores se hubiera transformado en un enorme dragón o en un tigre el doble de grande que uno normal ya habría historias circulando por todo el continente al día siguiente. Era algo indicativo que los Laguz, al menos por ahora, no tenían absolutamente nada que ver con los Emergidos. El hecho de no poder usar magia, pero, definía en gran medida su opinión de aquellas personas tan especiales.

Observó con atención como el barco que le habían descrito atracaba en el puerto sin problemas, tal y como cabía esperar de los avispados capitanes y marineros de Durban. La comitiva del navío no debía estar muy lejos de desembarcar ya, por lo que comenzó a hacer aspavientos desde su asiento para contar con su atención – ¡Ah del barco! ¡Ah del barco! – repitió algunas veces para asegurarse que lo veían a pesar del ajetreo del puerto. Era sorprendente el ruido que la carga y descarga de cajas de madera podía llegar a causar – ¡Bienvenidos a Kilvas y a la campaña de Durban! ¡Si tienen cualquier pregunta yo soy su hombre adecuado… y de confianza además! Ahuhuhu~
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [3]
Tomo de Archfire [6]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1264


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.