Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Kagura el Vie Mar 02, 2018 11:34 pm

Con la espalda pegada siempre a la pared del muro de madera improvisado del campamento, Kagura se movía entre las sombras. Procuraba evitar hacer ruido o ser vista por los guardias que patrullaban por la zona, algo que contrastaba bastante con su conducta alborotadora habitual. Pero aunque el sigilo no fuese algo que se le diese especialmente bien, la temeraria misión que se traía entre manos era algo demasiado importante como para arriesgarse a llamar la atención de todo el mundo por accidente. Su objetivo era simple: debía infiltrarse en el lugar y llegar hasta la pequeña caseta en la que los soldados guardaban los víveres. La muchacha de cabello pelirrojo era consciente de que se metería en graves aprietos si la encontraban robando comida, y por esa razón procuraba poner en práctica todo lo que sus maestros le habían enseñado en el pasado. Aunque lo hacía a regañadientes para manifestar su descontento.

Aprovechando el amparo de la oscuridad nocturna, Kagura había optado por ataviarse con uno de los trajes shinobi de color negro que había encontrado mientras exploraba la mansión abandonada de su clan. Había tenido la intención de utilizar equipo de primera para el robo de esa noche, pese a que a diferencia del ceñido vestido rojo que solía llevar casi siempre, aquella prenda le quedaba bastante grande y la hacía tropezar de vez en cuando. La indumentaria consistía en una chaqueta tradicional de algodón y en unos pantalones algo holgados cuya tela se estrechaba a la altura de sus rodillas. Utilizaba unos calcetines tabi negros y unas sandalias del mismo color para proteger sus pies, mientras que ocultaba su rostro y su cabello pelirrojo bajo una capucha que tan solo dejaba al descubierto sus joviales ojos azules. Piezas sueltas de armadura cubrían algunas partes de su atuendo sin dejar entrever si su portadora era un hombre o una mujer, a la vez que a su espalda llevaba colgado su inseparable parasol de punta de acero en lugar de la típica katana corta.

Con cuidado, con cuidado… —susurraba la aprendiz de ninja para darse ánimos a la vez que se separaba de la pared para pasar a ocultarse detrás de una pila de cajas de madera. La mayoría de civiles y de soldados dormían al raso sobre sus futones, por lo que tenía que prestar atención para no pisar a alguno por error. Por fortuna, la caseta de la despensa se encontraba ubicada en un lugar bastante alejado del área donde descansaban los hoshidanos. ¡Ni siquiera había guardias cerca! Así que al llegar, Kagura se permitió relajarse un poco antes de entrar en el pequeño edificio con la intención de robar la comida.
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Ninja

Cargo :
Kunoichi

Autoridad :

Inventario :
Vunerary [3]
Dagas de acero [2]
llave maestra [2]
Kunais de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Daga%202[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Iu4Yxy1

Gold :
1370


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Lun Mar 26, 2018 6:52 pm

Haber encontrado un reducto de la resistencia Hoshidiana fue un inesperado pero valioso suceso durante su peligrosa misión de la búsqueda de la colonia de Kitsune en el país. Había estado viajando junto con la compañía de Kheluin, jinete de pegaso y soldado del reino caído, durante varios días; compartieron diversas vivencias y aventuras por el camino, al igual que sufrieron la fatigosa tarea que suponía avanzar sin llamar la atención de las hordas emergidas. No había hectárea que no estuviera poblada o vigilada por esos seres, por lo que tuvieron que emplear el terreno boscoso y las horas de menor visibilidad para que el peligro del viaje fuera lo más bajo posible. No estuvieron exentas las escaramuzas con pequeños grupos exploradores, mas la fortuna había estado de su lado, de momento.

Habría sido poco inteligente por su parte no haber aprovechado el cobijo y la protección que ofrecía la fortificación tras sendas noches durmiendo en la intemperie, por lo que la pareja decidió tomar allí varios días de descanso. No sería gratuito, no obstante, pues ambos ayudarían al mantenimiento y protección del campamento el tiempo que estuvieran allí. Nunca sobraban soldados en el destacamento y dos pares de manos eran más que bienvenidas en la rotación. Eugeo no tenía ningún problema con aquello, el esfuerzo de guardia era mucho menor que la del viaje, y la comunicación con otras personas le permitía recabar información sobre el estado del país y la localización aproximada de los laguz zorro.

A pesar de que las expectativas eran alentadoras, jamás imaginó que su primera guardia fuera a traerle tantos quebraderos de cabeza. Noche cerrada, sólo el fuego de un puñado de antorchas y una hoguera casi extinta, acompañadas de la tenue luz de la luna, iluminaban el refugio. Aquello estaba planeado para que los emergidos que pudieran deambular por los alrededores no los detectaran. El héroe de Altea tomó aquella decisión como algo habitual y precavido, no obstante, no había calculado que aquél ambiente pudiera ser aprovechado por otros actores. El improvisado guardia caminaba a través de los pasillos dispuestos entre futones, tratando de que su armadura de placas retintineara lo menos posible con sus pasos y así no perturbar el sueño de los refugiados. ¿Su dirección? La empalizada trasera que protegía las cabañas de logística: víveres, armamento, cuadras... Su misión era la de vigilar el exterior para impedir intrusiones en el campamento, y dar relevo a los guardias que estaban acabando su turno.

A unos metros de la empalizada, en el lugar donde se encontraban los suministros, un inesperado crujido lo sobresaltó. - “¿Qué ha sido eso?” - Inquirió mentalmente, mas todo lo que lo rodeaba estaba en completa penumbra. Se relajaría un instante, suponiendo que él había sido el responsable del ruido.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [4]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [2]
.
.

Support :
Marth [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Artemis [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Alanna [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Espada-4

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  YvwSTdF

Gold :
702


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Kagura el Mar Mayo 15, 2018 11:12 pm

Frotándose las manos con insaciable avaricia —o más bien las mangas, puesto que el traje de shinobi le quedaba exageradamente grande—, Kagura empezó a introducir en su saco todo cuanto captaba su atención en aquella destartalada cabaña hoshidana, fuesen víveres o no. No tuvo reparos en llevarse bolsas repletas de granos de arroz, algas maceradas dispuestas en cajas o paquetes con pescado fresco. Procuraba actuar deprisa y sin hacer ruido para no alertar a nadie que pudiese deambular por los alrededores, aunque le costaba reprimir una traviesa risilla incitada por la emoción del momento. Como la aprendiz de ninja que una vez fue, sus labores del pasado no solían consistir en hurtos tan vulgares como aquel que tenía entre manos. La sustracción de documentos importantes de un ejército enemigo era una tarea mucho más noble y digna que la de robar la comida de un campamento de supervivientes y, pese a las graves repercusiones que traerían sus actos para los hoshidanos del asentamiento, se sentía mucho más viva de lo que se había sentido en las semanas posteriores a la caída del reino oriental. Quizá fuese el sentir la existencia del riesgo a ser descubierta por alguien mientras "trabajaba", o el hecho de que sus acciones podrían considerarse una afrenta al orden y la autoridad que tanto detestaba. Fuera como fuese, si de algo estaba convencida, era que debía aprovechar que al parecer no hubiese guardias cerca para llevarse todo lo que pudiese. Su plan era perfecto, ¿qué podía salirle mal?

A ver, a ver… creo que ya no me caben más cosas en la bolsa —pensó en voz alta mientras procedía a cerrar el saco de tela. Ahora lo único que le quedaba por hacer era escapar del campamento antes de que saliese el sol, y los hoshidanos despertasen solo para descubrir el hurto. La aprendiz de ninja esbozó entonces una sonrisa radiante que, por desgracia, no podía verse a través de la capucha del traje. “Con toda esta comida, ¡no volveré a pasar hambre durante algunos meses!”, se dijo a sí misma a la vez que se echaba el saco al hombro y empezaba a andar hacia la puerta. El peso adicional de los alimentos robados forzaba a que hiciese más ruido del habitual al moverse, provocando que la endeble madera del suelo crujiese con cada paso que daba. Sin embargo, a Kagura no le preocupaba tanto ese hecho. En el camino de ida había descubierto que los supervivientes dormían bastante lejos de las cabañas de logística, por lo que era bastante improbable que alguien la escuchase.

Convencida de que aquel era su día de suerte, la muchacha pelirroja extendió alegremente su mano para abrir la puerta corredera de la caseta, y salió de nuevo al exterior solo para encontrarse a un joven de cabello rubio frente a la entrada. Vestía con una tintineante armadura plateada, y sus ojos eran de un color más azul incluso que el de los suyos. Aunque su apariencia era más similar a la de un soldado nohrio que a la de uno hoshidano, Kagura clavó su mirada en el desconocido, y enseguida supo que la habían pillado.

Lejos de huir para intentar ocultarse entre las sombras, o de acabar con el guardia lo antes posible para que no pudiese alertar al resto, la aprendiz de ninja notó cómo el miedo hacía que su cuerpo se quedase tenso e inmóvil de repente.

¡E-esto no es lo que parece! —se atrevió a balbucear pasados unos incómodos instantes de quietud. Pero el pesado saco que cargaba a sus hombros, y el hecho de que se encontraba saliendo de la caseta en la que se almacenaban las provisiones del campamento, bastaban para delatar cuáles eran sus verdaderas intenciones.
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Ninja

Cargo :
Kunoichi

Autoridad :

Inventario :
Vunerary [3]
Dagas de acero [2]
llave maestra [2]
Kunais de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Daga%202[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Iu4Yxy1

Gold :
1370


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Lun Jul 16, 2018 4:21 pm

Acabó relajándose, no sin antes expirar un inaudible suspiro a la par que dejaba que la tensión de su cuerpo se disipara levemente. Mantuvo el agarre de su mano izquierda en la empuñadura, eso sí, con el fin de mantener cerca su herramienta de defensa personal lo que quedaba de vigilia. La tranquilidad le duro poco pues, antes de que pudiera darse cuenta nuevos sonidos comenzaron a surgir de una de las cabañas del campamento. El caballero se sobresaltó y llevó rápidamente su mano derecha al agarre de la espada, manteniendo una prudencial postura de desenfunde, mas no llegando a desnudar el acero hasta estar seguro de lo que estaba ocurriendo. No pasó mucho tiempo hasta que una figura en ropajes negros apareciera detrás de una puerta. La oscuridad de la noche no hacía fácil reconocer los rasgos físicos de la persona que los portaba, y la tela ajena lucía extremadamente holgada para poder discernir el cuerpo a través de la deformada silueta. Ni siquiera pudo reconocer su género, tuvo que esperar a escuchar su voz para hacerse una primera idea de a qué se estaba enfrentando.

Por su habla pudo concluir provisionalmente que se trataba de una mujer, aparentemente joven, aunque su rostro completamente cubierto impedía analizar sus rasgos faciales. A su espalda, un enorme saco con el botín usurpado que no lo veía directamente pero parte de la tela, donde lo sujetaba, sobresalía por el hombro. Estaba muy claro que estaba pasando ahí una vez la pilló infraganti saliendo de una de las cabañas de aprovisionamiento. La verdadera pregunta, la que más tensión evocaba en el espadachín, era el proceder que debía seguir entonces. Estaba claro que su deber era impedir el robo, pues las consecuencias serían muy graves para los refugiados del campamento. El estado de Hoshido era de emergencia, de tremenda escasez, los recursos como el agua o el alimento se volvieron más valiosos que el dinero mismo, el cual se volvía un metal inservible a la hora de comprar el sustento para la vida. El robo de la comida se volvía, por tanto, un crimen capital. Tras sopesarlo en absoluto silencio por unos segundos decidió no dar la voz de alarma, no conocía la desesperación con el que la ladrona estaba perpetrado el robo pero podía imaginársela. Supuso que para ella también era una cuestión de vida o muerte, por lo que prefirió resolver el conflicto por su propio pie y evitar así un ajusticiamiento que se antojaba radical. Separó sus manos de la empuñadura y mostró sus palmas a la chica, con los brazos en bajo, tratando de transmitirle toda la tranquilidad posible.

- No me importa lo que parezca... Puedo entenderlo, pero también debes comprender que aquí hay gente que depende de todo lo que has cogido. Te pido, no, te ruego que dejes eso en el suelo para que pueda ayudarte. - Trató de convencerla denotando tranquilidad a pesar de que sus extremidades se tensaron para prevenirse de una posible respuesta agresiva. - Colaborar es tu mejor opción, créeme. Hay comida de sobra si todos compartimos. - Con sus palabras intentaba sonsacarle si había venido acompañada, o si había personas que esperaban su regreso en otro lugar.

¿Y qué debía hacer si no colaboraba? Detenerla, obviamente, pero por su propio bien no la entregaría directamente a las autoridades competentes, trataría de reencaminarla a la senda de la comprensión. El peor escenario que aceptaría sería con ella huyendo del lugar con las manos vacías, pues lo que no conseguiría sería zafarse de él con ese enorme y pesado saco a sus espaldas. Debería pasar por encima de él primero, y aunque no la subestimara en combate confiaba en que su habilidad sería suficiente para doblegarla.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [4]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [2]
.
.

Support :
Marth [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Artemis [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Alanna [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Espada-4

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  YvwSTdF

Gold :
702


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Kagura el Mar Ago 07, 2018 9:35 pm

“¡Jo, no es justo! ¿Pero por qué siempre que intento hacer algo me termino metiendo en problemas?”, se quejó en silencio mientras mantenía la esperanza de que su pobre excusa calase milagrosamente. Todavía amedrentada por haber sido descubierta en el peor momento posible, Kagura retrocedió algunos pasos con la intención de distanciarse del guardia extranjero. Le costaba asimilar la situación. ¡Había estado tan cerca de salirse con la suya! Pero ahora no le quedaba otra alterativa que defender su botín. Necesitaba tiempo para pensar en su siguiente movimiento, por lo que sus ojos azules recorrieron de forma fugaz los alrededores en busca de una vía de escape. Pero todo cuanto veía terminaba en ese odioso muro de madera que separaba el campamento del resto del bosque. Tratar de huir por donde había entrado sería igual de infructífero, ya que en la carrera terminaría por despertar a los hoshidanos que dormían plácidamente al raso. Además de que tampoco deseaba ser perseguida por un forastero de armadura plateada protestando detrás de ella. Sus opciones parecían ser tan pocas, que en ese momento deseó con todas sus fuerzas tener cerca a alguno de sus maestros para recibir consejo.

Pero entonces, mientras debatía consigo misma en un diálogo interno que no la llevaba a ninguna parte, el otro joven habló. Su voz y sus gestos reflejaban un matiz conciliador, a la vez que mediante palabras amables le ofrecía una oferta tan inocente que parecía sospechosa. ¿Colaborar? ¿Compartir? A la aprendiz de ninja oír todo eso le daba ganas de vomitar. El tono condescendiente del chico delataba lo mucho que ignoraba de la situación en Hoshido, y eso era algo que la enfurecía en gran medida.

¡Yo no necesito ayuda, hombre de hojalata! —le espetó con una furia desmedida y señalándole con un dedo índice acusatorio. No temía que sus gritos alertasen a los otros guardias debido a que ella y él se encontraban en un área bastante distante del resto del campamento, pero aun así procuró ser cauta y no exclamar con todas sus fuerzas como lo habría hecho en otras circunstancias. Pero antes de que pudiese seguir increpándole al extranjero su ingenuidad, su estómago hambriento rugió inoportunamente, dejando entrever la razón principal por la que Kagura había decidido cometer el hurto.

Iba a intentar sobornarte, pero es que ahora me caes mal —explicó con expresión enfurruñada, negándose a dejar la bolsa de comida en el suelo—. Luché por Hoshido desde el principio, ¡así que yo creo que es muy justo que me lleve mi premio ahora!

En el fondo, la muchacha pelirroja dudaba de si estaba intentando persuadir al guardia de que hiciese la vista gorda, o si en realidad trataba de convencerse a sí misma de que lo que estaba haciendo era lo correcto. Tenía mucha hambre, pero sus manos no servían para trabajar en los pocos campos que aún quedaban en el reino. Tampoco sabía coser para remendar uniformes de soldados, o forjar armas que vender a los soldados en los campamentos de supervivientes. Lo único que sabía hacer era luchar, y si de algo estaba segura, era de que lo hacía condenadamente bien. Pero Hoshido ya no necesitaba ninjas que velasen desde las sombras por la seguridad del reino. En cambio, ella sí que necesitaba comida. O dinero. Quería sobrevivir, por lo que temiéndose que solo le quedaba una única alternativa para librarse del extranjero, depositó con cuidado su bolsa en el suelo e hizo aparecer dos dagas de bronce en cada una de sus manos.

No mientas. No hay comida para todos. Nunca la hay… —dijo con expresión sombría.
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Ninja

Cargo :
Kunoichi

Autoridad :

Inventario :
Vunerary [3]
Dagas de acero [2]
llave maestra [2]
Kunais de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Daga%202[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Iu4Yxy1

Gold :
1370


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Dom Ago 26, 2018 8:20 am

Comprobó rápidamente la terquedad de la mujer con sus descalificaciones. - ¿Hojaqué? - Había más confusión que ofensa en su pregunta, pues jamás había oído una palabra como aquella. Después, escucho el lejano gruñido de su estómago, confirmando las sospechas del alteano, si es que en algún momento hubo duda alguna de las motivaciones de la ladrona. En época de abundancia, aquella interrupción habría sido cómica, seriedad fue lo único que evocó en aquella situación. Como esperaba, la razón de su hurto era el hambre, aunque en ejecución estuviera dispuesta a poner en peligro la vida de muchas personas por llevarse los víveres que abarcaban lo de varios en sendos días.

Y después, lo siguió increpando. Su honor se vio ofendido por la insinuación de soborno, mas abandonó esa actitud al concluir que era la forma más fácil para ella de salir impune. - No podrías haberme sobornado, compañera. Pero quizás te habría dado mi ración diaria si hubieras sido honesta. - Respondió con el mismo atrevimiento, preparando la segunda réplica, la verdaderamente importante. - Es muy hipócrita por tu parte, si tanto dices que luchaste por Hoshido, el llevarte lo único que garantiza la supervivencia de esta gente. A veces, por mucho que hagas, no es suficiente para cumplir el objetivo. Nadie os va a reprochar eso. Pero, al final, fracasasteis. Si crees que mereces un pago que bien vale la vida de decenas, me temo que tu soberbia no te deja ver más allá de tu propia persona. - Espetó a la intrusa con la mirada, mostrando su lado hostil ahora que sabía que ella no iba a dar su brazo a torcer. No le agradaba enfrentarse a personas, pero al final, los criminales podían ser igual que perjudiciales que los emergidos mismos. Cuando la chica dejó caer el saco y preparó sus armas, Eugeo no titubeó en hacer lo mismo.

Aún así, siguió manteniendo el nivel de ruido al mínimo para no alertar a otros guardias. Con sumo cuidado, desenvainó el filo de su espada y la sostuvo con ambas manos paralela a su tronco, por delante de su propio cuerpo. - Es tu última oportunidad, chica. Deja eso, vete, únete como refugiada y márchate del país. Hay oportunidades más que de sobra en otros reinos, no eches tu vida a perder por un puñado de raciones. - La amenazó con tono severo. Comenzó a inclinar su espada de forma más agresiva al llevar la empuñadura hacia su clavícula derecha y bajando la punta de su espada hasta formar un ángulo de treinta grados -verticales- con su tronco. - Sigo intentando ayudarte, estoy a un grito de que tengas una docena de guardias detrás tuya. Y ellos no van a dudar en matarte por esto. - Y si chocaban aceros con suficiente fuerza, llamarían la atención de todos, pero daba por supuesto que ella ya lo sabía. Y si no, tampoco le daría esa ventaja táctica. - Acéptalo, no puedes ganar. No queda nada para ti aquí. No arriesgues tu vida por un futuro aquí que ya no existe.

Sabía lo que iba a venir después, y no era algo con lo que el caballero de Altea estuviera satisfecho. Se supone que había ido a Hoshido para ayudar a los refugiados y combatir la plaga emergida, no para enfrentarse directamente con sus ciudadanos. - No me obligues a hacerlo. No me hagas tu enemigo. - No sabía que más decir para convencerla, y sin embargo, más claro tenía que acabarían cruzando aceros.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [4]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [2]
.
.

Support :
Marth [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Artemis [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Alanna [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Espada-4

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  YvwSTdF

Gold :
702


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Kagura el Mar Ago 28, 2018 9:16 am

El rostro de Kagura iba frunciéndose conforme el extranjero hablaba. Cada palabra que este pronunciaba atravesaba su conciencia con la misma fuerza que una lanza. Decía con hostilidad que era hipócrita y que la cegaba la soberbia. Que su pago no merecía la muerte consecuente de varias personas del campamento de refugiados. La muchacha pelirroja sabía que existía razón en lo que el hombre de metal estaba diciendo, pero aun así, oír toda aquella sarta de tonterías se le antojaba insoportable. Hoshido ya no existía como reino, por lo que la nación antaño bendecida por el Dragón del Alba se regía por la más completa anarquía. Primaba la voluntad del más fuerte. Del que sabía defenderse y sobrevivir. No era su culpa que los habitantes más débiles, que ni siquiera osaron a tomar las armas cuando se les necesitaba, se organizasen formando asentamientos tan vistosos como aquel en el que se encontraban en esos momentos. Si no era ella quien entrase furtivamente a robarles, serían otros quienes lo intentasen más adelante. Los campos estaban destrozados por culpa de la marcha de los emergidos, y la comida escaseaba lo suficiente como para sumir a hoshidanos más humildes en la desesperación. Kagura creía que sus convicciones eran firmes, y por ese motivo fue la primera en sorprenderse al notar que la reprimenda del muchacho rubio la molestó sobremanera. Apretaba sus puños y sus dientes con fuerza, tratando de contener por unos instantes más las ganas de arremeter contra él. De alguna manera, se sentía obligada a replicarle. Sabía que no era inocente, que sin la protección de la familia real una aprendiz de ninja era poco más que una ladrona y una asesina. Pero necesitaba excusarse. Sentía que justificar sus acciones ante el otro muchacho le servía para justificárselas ante sí misma, pero a cambio estaba recibiendo un reproche que endurecía su corazón y aumentaba su convicción en que ya no había vuelta atrás. No para ella.

Cállate, cállate, cállate… ¡¡Cállate!! —le ordenó de repente en un tono desquiciado mientras se agarraba la cabeza con sendas manos. Odiaba desde lo más profundo de su ser que le diesen órdenes, pero el hombre de metal seguía reprendiéndola sin piedad. Insistía en que quería ayudarla, pero esas eran palabras vacías en la boca de un forastero que jamás había experimentado el dolor de perderlo todo—. No sabes nada de mí. ¡¡NADA!!

Su semblante, normalmente tranquilo y vivaracho, se veía ahora deformado por una expresión sombría e impropia de ella. Ya le daba igual el saco de comida que había dejado en el suelo. Ni siquiera que sus gritos anteriores hubiesen podido alertar a los guardias hoshidanos que patrullaban en los alrededores. Su mirada felina estaba tan solo fija en el filo de la espada que sostenía su rival, como si estuviese preparada para lanzarse contra él en cualquier momento. Morir a manos de los soldados del campamento tampoco le importaba demasiado. Como había dicho el otro joven, ya no le quedaba absolutamente nada en Hoshido. Pero Hoshido era su todo. Sentía poca simpatía por sus habitantes, pero aquellas eran las tierras que le habían dado su identidad y una familia peculiar a la que pertenecer. Renunciar a Hoshido y huir de la nación como otros refugiados significaba algo peor que traicionar a unos endebles ciudadanos incapaces de defenderse por su cuenta. Significaba traicionarse a sí misma.

Pero yo sí que conozco bien a los que son como tú. Tú eres una buena persona, o eso creo —le espetó entonces de una manera inquietantemente seria para alguien como ella. La Kagura que hablaba ahora parecía diferente de la antes, como si el escuchar las amenazas del forastero hubiese servido para que una de sus facetas más oscuras aflorase de repente—. Pero yo no soy una buena persona, así que somos enemigos. No puedes ayudarme.

Entonces, y sin intención de darle tiempo a responder, arrojó a su rival las dos dagas de bronce que sujetaba en sus manos. Apuntaba a cabeza, que era la única zona que parecía abiertamente desprotegida.
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Ninja

Cargo :
Kunoichi

Autoridad :

Inventario :
Vunerary [3]
Dagas de acero [2]
llave maestra [2]
Kunais de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Daga%202[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Iu4Yxy1

Gold :
1370


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Miér Abr 03, 2019 8:10 pm

Cuando la ladrona le recriminó, exigiéndole que se callara, consiguió que cesaran sus palabras por temor a que la discusión terminara por alertar a los que estaban dormidos. Su aptitud combativa no desapareció, y en su rostro se reflejó la molestia de que ella hubiera levantado la voz. Podía ver desesperación en sus actos, mas no entendía su obcecación por complicar su situación. Su ignorancia era cultural, pues, nunca se esperaría de un criminal menor el que tuviera una voluntad tan férrea. La vía fácil era la que entendía: Robar y huir, evitar la pelea, pero con ella era distinto. Lo que debió entender es que sus palabras ofendieron su honor, mas lo que vio era alguien enagenada, tozuda y/o lo suficientemente confiada como para pensar que la recompensa estaba a la altura de del riesgo que asumía.

Su percepción errónea se vio reforzada en sus últimas dos frases, en las que rechazaba una vez más las condiciones de Eugeo. Empezaba a ver que la conversación terminaría por estancarse, sin embargo, no previó que la ladrona se adelantara a ese suceso. Cuando pensaba en sus siguientes palabras, en un parpadeo, vio como las pequeñas armas de la contraria fueron lanzadas a volar en su dirección. Eran peligrosas, directas a la cara, y que obligaron al caballero a evitar de reflejo los proyectiles. Ladeó la cabeza hacia la derecha mientras proyectó la hoja de la espada hacia la izquierda. El silbido de un puñal pasó muy cerca de su mejilla izquierda y el otro fue interceptado por su arma.

Con el peligro evitado, al menos de momento, Eugeo tuvo unos segundos para espetar a la ladrona con la mirada. Su expresión facial había cambiado por completo, dejando atrás todos los rasgos bienintencionados y conciliadores para dar paso a un semblante que sólo reflejaba ira  y frenesí. - ¡Insolente! - Gritó y empezó a correr en su dirección con intención de acortar distancias. Podía decirse que se dejó llevar por la provocación, aunque su intención siguiera siendo la de disuadir a la criminal. Dos zancadas fueron suficientes para aproximarse, y entonces se elevó un metro y medio del suelo con un impulso hacia arriba. Aprovechó la inercia para iniciar la blandida por encima de la cabeza, empuñando la espada con las dos manos para que golpeara en el momento que sus pies tocaran el suelo.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [4]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [2]
.
.

Support :
Marth [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Artemis [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Alanna [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Espada-4

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  YvwSTdF

Gold :
702


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Kagura el Sáb Abr 06, 2019 7:20 pm

Las dagas de bronce cruzaron el aire nocturno produciendo un silbido característico. El metal de sus superficies filosas brilló reflejando la luz de la luna, antes de precipitarse implacablemente contra su objetivo. No obstante, el caballero ataviado con armadura plateada supo reaccionar a tiempo y esquivar los cuchillos con ayuda de sus reflejos y de su espada. Kagura ladeó inevitablemente la cabeza al igual que su oponente, con una expresión de sorpresa dibujada en el rostro con la que reconocía la habilidad de aquel joven de cabello rubio. Ella nunca lanzaba ataques de advertencia, y su puntería en el campo de batalla no tenía parangón. Por lo que, si de algo estaba segura, era de que no cualquier persona habría sido capaz de detener una arremetida tan certera y letal. Quizá en otras condiciones habría bromeado con la situación, pero no era tan estúpida como solía dar a entender a aquellos que sufrían la desventura de toparse con ella. Podía notar la tensión en el aire tanto como lo hacía el caballero alteano, y aunque ya no luchaba por la comida, sino por el orgullo, su mano no vacilaría a la hora de dar muerte a aquel que había osado juzgarla con palabras petulantes. Olvidar o ignorar que debajo de su apariencia infantil se escondía una auténtica asesina adiestrada específicamente para semejante labor, era el motivo por el cual muchos perdían la vida al desafiarla. ¿Cuál sería, entonces, el destino del muchacho extranjero que se atrevía a alzar la espada contra ella?

La reacción no se hizo esperar. El caballero tensó los músculos de su cara, pasando a esbozar una ira que poco tenía que ver con el temple bondadoso que había poseído hasta ese momento. Su expresión delataba lo que pretendía hacer a continuación antes de que diese el primer paso para llevarlo a cabo, por lo que Kagura previó la arremetida y se preparó en consecuencia. Ni se inmutó al escuchar el grito que la tildaba de insolente, limitándose a hacer aparecer una daga en su mano derecha. Su mirada fiera e implacable estaba posada sobre su contrincante, a la espera de una oportunidad apropiada para herirle de muerte. Por fortuna, ni siquiera tuvo que esperar una milésima de segundo de más antes de que el caballero cometiese dos errores: el primero, saltar estando tan cerca de ella. El segundo, creer que ella no sería lo bastante rápida como para leer sus intenciones desde el principio. La muchacha pelirroja tan solo necesitó coger impulso y retroceder con un salto breve y rápido para alejarse del peligro.

De no estar protegido por una armadura metálica que impedía que atravesasen con una daga alguno de sus órganos vitales, Kagura ya habría puesto fin al combate en ese mismo instante. La muchacha pelirroja ignoraba el tipo de esgrima que se enseñaba en otros reinos, pero en Hoshido rara vez un samurái se elevaba más de un palmo del suelo. Estar suspendido en el aire, aunque solo fuese durante un breve instante, significaba quedar completamente vulnerable por más de un flanco. Por otro lado, supuso que el caballero extranjero podía permitirse ignorar esa regla de oro gracias a las placas de metal que cubrían su cuerpo.

¿Eso es todo lo que tienes? —se burló de él cuando los pies ajenos tocaron el suelo. La armadura que llevaba le restaba movilidad, así que sin duda alguna era mucho más lento que ella, que había sacrificado cualquier tipo de protección pesada para ser ágil y rápida. Era una pena que la indumentaria shinobi que vestía aquella noche le quedase tan holgada, pero estimaba que aun así no le costaría demasiado mantener las distancias con el caballero.

¡Más! ¡Enséñame más! —exclamó arrojándole la daga que sujetaba en la mano otra vez al rostro. No obstante, con el ataque no pretendía herirle de gravedad, sino distraerle el tiempo suficiente como para soltar las ataduras que unían su parasol azul a la espalda. La muchacha pasó a sujetar la herramienta acabada en punta de acero en su mano izquierda, y la alzó frente a su adversario como si fuese una espada hoshidana.

¿Qué ocurre, hombre de metal? ¿Por qué no pides ayuda a tus amigos? —le preguntó curiosa, ya que siempre podía elevar la voz con la esperanza de que sus gritos llamasen la atención de los demás guardias del campamento.
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Ninja

Cargo :
Kunoichi

Autoridad :

Inventario :
Vunerary [3]
Dagas de acero [2]
llave maestra [2]
Kunais de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Daga%202[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Iu4Yxy1

Gold :
1370


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Dom Abr 07, 2019 12:21 pm

Su alarde de fuerza no pareció sorprender a la mujer, quien apenas se esforzó en evitar el ataque. Antes de que los pies del caballero alteano tocaran el suelo, la silueta de su oponente se había escurrido unos metros más adelante, resultando su ataque en una blandida al suelo y un aterrizaje de pies que levantó algunas trazas de hierba. Lo que frustró al caballero no fue el fallo, pues esperaba que ella pudiera evitar su arremetida, si no que aquello no sirviera como advertencia. - Apenas he empezado. - Respondió de una forma sobria, mientras clavaba su mirada en la encapuchada. Consciente de que su estilo de dos manos era demasiado lento, su siniestra abandonó la empuñadura para compensar la nueva postura del espadachín: Con el lado izquierdo adelantado, el centro de gravedad bajado y la espada paralela al suelo, a la altura de la cintura.

Un nuevo proyectil se apresuró hacia su cabeza, aunque su peligrosidad había disminuido con respecto a los primeros ataques. Se inclinó sobre su espalda para alejar la cara del acero, salvando así el corte a distancia. Eugeo comprendió la finalidad del mediocre lanzamiento cuando volvió a fijar la vista en la ninja, quien desmontó la sujeción de su sombrilla y la blandió en su contra. En el extremo de ésta esperaba un filo. El caballero se habría maravillado por la doble utilidad del parasol de no haber sido amenazado con éste. Su forma de esgrimirlo, del mismo modo, era desconocido para él, así que trataría de no dejarse llevar por sus propios prejuicios. Eso sí, los verbalizaría para estudiar la reacción de su oponente. - No parece muy práctica en un combate con armas convencionales. ¿Estarás bien con eso? - Alardeó, dejando escapar una tensa sonrisa. - No quiero ayuda. Aunque acabarán por oírnos si sigues así. Entonces, la culpa será sólo tuya. - Su postura se tensó, bajó un poco más su centro de gravedad para así tomar impulso para ejecutar su ataque. - Hace tiempo que me prometí no cargar con más muertes innecesarias. Así que...

Esta vez dejaría los movimientos acrobáticos, centró todas sus fuerzas en ejecutar y mantener el frenesí en su esgrima. Un arte de espada rápido y contundente pero abierto a las fintas de su enemigo y lo suficientemente flexible para encadenar ataques en un minúsculo intervalo de tiempo. El objetivo: avasallar el arma de su rival para estudiar sus movimientos naturales e impedir un efectivo contraataque por su parte. En el mejor de los casos le arrebataría la sombrilla y se vería forzada a huir. - ¡Ha! - Expiró para que su tórax acompañara el esfuerzo de la blandida. Encontrando el acero enemigo, ambas armas chirriaron y soltaron una fugaz chispa que se diluyó en la penumbra. El filo de la sombrilla era más pequeño de lo que le gustaría, era muy improbable que se produjera un forcejeo. Las respuestas de la ladrona eran vertiginosas, mas el esfuerzo y técnica del espadachín fueron suficientes para aplacar los ataques más peligrosos mientras confiaba que su armadura aguantara el resto de impactos.

- ¿Por qué? ¿Por qué sigues luchando por nada? - Inquirió después de que interceptara la sombrilla con la mano durante una estocada peligrosa hacia su cabeza. El cuero que cubría la palma era de gran calidad pero fino para que el agarre de la empuñadura no se viera perjudicado. En ningún momento estaba pensada para frenar el empuje de un filo, por lo que no tardó en rasgarse dejando al descubierto la mano izquierda el caballero. - ¿De que vale perder la vida aquí? ¿Para matarme? ¡No ganas nada! - Cuando comenzó a sentir el acero cortando su mano, la soltó para que siguiera su trayectoria. Con el estorbo de las placas de su brazo y una torsión forzada del cuello consiguió que el acero ajeno no llegara a su destino, pero quedó cercano a la mandíbula y el cuello. - ¡AAAH! - Gritó con rabia  y tensión. Su brazo izquierdo rodeó el arma ajena e inmovilizó la muñeca del rival. Aunque la situación era muy delicada, estaba confiado en que no podría culminar su movimiento. - Y ahora qué, ¿Huh? - Acomodó su espada como un estoque y apuntó a la clavícula, buscando un daño no letal pero sí lo suficientemente doloroso para desarmarla.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [4]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [2]
.
.

Support :
Marth [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Artemis [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Alanna [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Espada-4

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  YvwSTdF

Gold :
702


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Kagura el Dom Abr 07, 2019 8:30 pm

La inminencia del peligro siempre hacía que su corazón latiese muy deprisa, impulsando su sangre con vehemencia a través de todo su ser. La tensión que se acumulaba durante el fragor de una batalla solía hacerla sentir muy bien, hasta el punto de incitarla a tomar muchos más riesgos de los que la razón aconsejaba. No sabía si atribuirlo a que desde muy pequeña la habían acostumbrado al peligroso mundo en el que ahora se movía, o a si su condición mestiza era parcialmente responsable de su gusto primitivo por la violencia. Pero podía garantizar, casi con total certeza, que batirse en duelo con aquel caballero extranjero se estaba volviendo cada vez más emocionante desde el instante en el que cruzaron sus armas por primera vez. Kagura no era una espadachina consumada como sí lo habían sido algunos de los miembros de su clan, pero tampoco se consideraba una principiante a la hora de batirse en duelo contra un oponente que sí lo era. La muchacha pelirroja blandía su rígido parasol azulado como si fuese un estoque, arremetiendo constantemente contra su adversario con la esperanza de atravesar sus defensas y de golpearle en alguna zona desprotegida. La esgrima del caballero rubio parecía haber cambiado, pues ya no llevaba a cabo movimientos tan abiertos que le dejasen tan vulnerable como el de su primer embate. No obstante, el peso de su armadura seguía entorpeciéndole lo suficiente como para impedirle atacar y defenderse de la kunoichi al mismo tiempo.

A Kagura no le extrañaba que el caballero le hubiese dicho instantes atrás que su parasol no parecía muy práctico para luchar, pues estaba acostumbrada a que muchos de sus rivales la subestimasen por ese mismo motivo. Por mucho que la herramienta acabase en una punta de acero, ésta no cortaba en realidad; y el palo de madera que unía la empuñadura a la sombrilla parecía lo bastante frágil como para poderse partir en dos mediante un corte certero. Sin embargo, tal y como indicaban las historias y rumores que se transmitían mediante el boca a boca en las posadas extranjeras, los ninjas de Hoshido eran especialistas en el arte del engaño. La muchacha pelirroja no pudo evitar sonreír maliciosamente al pensar que la arrogancia del joven rubio sería al final su perdición. En efecto: su querido parasol azulado escondía algunos trucos bajo su apariencia inofensiva, y el caballero alteano estaría a punto de descubrir el primero de ellos.

Bastó el primer choque entre sendas armas para que la caperuza plateada que cubría la punta del parasol cayese, dejando expuesta la afilada hoja de una daga de bronce que se escondía debajo. La propia Kagura había sido artífice de aquella inteligente modificación durante los meses de la guerra hoshidana contra los emergidos, en los que se vio obligada a desarrollarla para poder plantar cara a cualquier enemigo armado con lanza más fácilmente. El cuchillo atado a la punta de la sombrilla le permitía ampliar el alcance y la letalidad de sus ataques, y así se lo demostró al caballero de armadura plateada durante el intenso intercambio de golpes que precedió la peculiar revelación. La fricción producida por el roce entre las armas hacía que, de vez en cuando, saltasen chispas incandescentes que no tardaban en desvanecerse en mitad de la oscuridad imperante. Fue entonces cuando su rival consiguió predecir una de sus estocadas y bloquear la sombrilla con la mano. “¡¿Cómo?!”, pensó la kunoichi en ese mismo instante, creyendo que el caballero debía de haber perdido la cordura. Solo a un loco se le ocurriría detener el filo de un cuchillo de esa manera. Lo peor vino después, cuando encima se atrevió a juzgarla con una pregunta que no la dejó indiferente.

¡¿Acaso eres bobo?! ¡Si hubiese puesto veneno en la daga ya serías hombre muerto! —exclamó Kagura exasperada, intentando tirar de su parasol para que el joven, ante la existencia del riesgo de perder dos o tres dedos, lo soltase de inmediato. No obstante, la maniobra que su oponente llevó a cabo a continuación fue lo suficientemente desconcertante y suicida como para tomar desprevenida a la kunoichi. En un abrir y cerrar de ojos, el caballero le había inmovilizado el brazo con el que sostenía la sombrilla de color azul, y se preparaba para lanzarle una rápida estocada cerca del cuello.  “¡Esto es malo! ¡Esto es malo! ¡Esto es malo!”, se dijo Kagura mientras veía la hoja ajena precipitarse sobre ella. Si no reaccionaba rápidamente, bien podría perder la vida en ese mismo instante. Pero antes de que se le ocurriese algún plan magistral con el que librarse del agarre de su contrincante, su cuerpo se movió por su cuenta haciéndole extraer de repente una nueva daga, con la que cortó de inmediato las cuerdas que unían el guante kote de su armadura shinobi a su muñeca atrapada. Aprovechando la holgura del traje, Kagura fue capaz de zafarse rápidamente antes de que la espada ajena pudiese alcanzarla, dejando a su rival agarrando solo el kote en cuyo interior había estado su muñeca tan solo unos segundos atrás. La muchacha pelirroja se apartó todo lo que pudo de su oponente, jadeando por una mezcla entre el cansancio y el susto.

Hombre de metal, me preguntas por qué sigo luchando… —empezó a decir tras recobrarse un poco de lo sucedido. Aunque tenía muchas ganas de gritar, habló en un tono de voz calmado para no alertar a más guardias—. Lucho porque mis manos no sirven para trabajar en el campo o en la forja. Lucho porque esto es lo que me enseñaron, y porque no tengo nada más que perder.  ¿A mí qué me importa morir hoy o mañana? Lo único que importa es que ahora estoy viva, y que quiero disfrutar del tiempo que me quede al máximo.

A pesar de que sus palabras podían carecer de sentido si uno no las analizaba en profundidad, Kagura no quiso perder más tiempo intentando explicarse. Aferrándose a su parasol con mayor fuerza que antes, repitió exactamente la misma estocada que había conseguido detener su contrincante. Imaginaba que el joven rubio trataría de volver a interceptarla, pues era su mejor baza para evitar que la kunoichi siguiese lanzándole una lluvia intermitente de ataques. Mas allí radicaba la trampa: ni bien detuviese el caballero alteano su parasol, ella lo desplegaría por completo delante de sus narices, aprovechando la confusión para situarse rápidamente tras su espalda y rebanarle el cuello con una de sus dagas. Sería veloz y certera. Justo como su difunto maestro le había enseñado.
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Ninja

Cargo :
Kunoichi

Autoridad :

Inventario :
Vunerary [3]
Dagas de acero [2]
llave maestra [2]
Kunais de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Daga%202[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Iu4Yxy1

Gold :
1370


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Mar Abr 09, 2019 8:56 pm

Eugeo sentía el eco de su corazón palpitando en todo su cuerpo, especialmente en la zurda después de haber frenado la hoja de su oponente. Hasta hace un instante tenía una muñeca aferrada, más ahora sólo sostenía tela oscura. Se había zafado de su ataque con muy poco margen y eso le provocaba cierta frustración, pero estaba tranquilo. Tiró los jirones de ropa, y recordó que le dijo poco antes que su armas podría haber contenido veneno. No pudo evitar comprobar con sus propios ojos que el único tajo que había recibido lo había evitado su guante. Memorizó el fotograma de su palma izquierda intacta en menos de un segundo antes de el temor subconsciente desapareciera. El caballero dio por gastado ese temerario comodín, consciente de que la próxima ocasión podría no sorprender y se arriesgaría a perder algún dedo si no la mano entera. Un torrente de pensamientos y valoraciones recorrían su mente en la pequeña tregua que se habían dado el uno al otro.

El frenesí que demostró momentos antes estaba apagado, devolviendo un recuerdo del aspecto gentil en su mirada, aderezada con matices de tensión del momento. Su rostro se agravó nuevamente al escuchar las palabras de la contraria, las cuales entendió como egoístas, aunque sonaron más cercanas de lo que le gustaría reconocer. De estar él en una situación similar, no veía inverosímil que se viera tentado por desvincularse, mas firmemente creía que sería capaz de mantener sus ideales. - ¿Te crees que eres la única? Yo tampoco se hacer otra cosa aparte de esto. También podría haber tomado el atajo cómodo como tú haces, quedarme en un país liberado ignorando la necesidad del vecino, pero he venido aquí a intentar ayudar. ¿De que vale disfrutar si todo a tu alrededor está en ruinas? - Sentenció con una mezcla de rabia y determinación. - No ganarás hoy, quien lucha sin propósito no no puede sobreponerse a la voluntad de su rival.

Tras replicar a la guerrera extranjera, no se hizo esperar un nuevo intercambio de golpes. La velocidad de la encapuchada era claramente superior a la del caballero alteano. A pesar de la intensidad de las estocadas los dos conservaban la frescura sorprendentemente bien debido a las dosis de adrenalina que propiciaba el combate. El rango del parasol era molesto para el espadachín porque le impedía hacer contraataques a corta distancia, por lo que la guerrera de Hoshido tenía espacio suficiente para evitarlos y lanzar una nueva estocada. Cuando el filo de la so,brilla se avalanzó hacia su cabeza, Eugeo ejecutó un bloqueo con su espada, desatando un evento que pilló de sorpresa al caballero. Los extremos de la herramienta se expandieron, cubriendo superficie más que suficiente para obstaculizar la visión entre él y su agresora e impidiendo que pudiera obtener información de su nueva ofensiva. Por supuesto, toda posibilidad de respuesta por parte del alteano quedó denegada en ese instante.

Su primera acción instintiva fue la de mirar al suelo, en busca de los pies de la shinobi, mas eso fue un error de decisión. Lo único que pudo distinguir en aquella perspectiva fue la sobra fugaz de sus pies en movimiento, haciéndose a un lado para... ¿rodear la sombrilla? - “¿¡como!?” - gritó en su mente, alarmado. En realidad era a él a quien estaba rodeando. En menos de un segundo había creado una distracción y la aprovechó para hallar una debilidad que aprovechar. La única pregunta era donde apuntaría su peligroso ataque. Por suerte tenía una gran coraza que protegía sus puntos vitales de ataques de armas pequeñas como las dagas y flechas. Es por eso que siempre trató de herir su cuello y cabeza, más expuestas, obligándolo a mantener una guardia alta para bloquear sendos ataques. Siguiendo aquella lógica, Eugeo pivotó sobre su pie izquierdo en un ángulo de más de noventa grados y oriento su espada para bloquear la puñalada a dicha altura.

El giro fue confuso y la defensa algo imprecisa. El sonido de las dos hojas raspándose resonó por un instante y el desvío de la daga se saldó con un corte superficial en el pómulo. Con la situación de peligro manejada, sabía que tenía poco margen para contraatacar antes de que ella se zafara de su alcance, pero en aquella ocasión se había acercado demasiado a él y sería imposible huir de todos sus golpes. - ¡AHHH! - Soltando un grito para canalizar su esfuerzo, comenzó lanzando un puñetazo con la zurda hacia su viente. En contraparte a su gancho ascendente, precipitaría la diestra a la zona pectoral usando el pomo de la espada con el fin de limitar sus movimientos. Finalmente, antes de que sus reflejos le dieran información sobre la reacción de su oponente, sujetó la empuñadura con las dos manos y ejecutó un corte diagonal ascendente. El ataque fue medido, buscando una o ambas manos con el fin de golpear las dagas que empuñaba y así desarmarla para seguir hostigándola.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [4]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [2]
.
.

Support :
Marth [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Artemis [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Alanna [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Espada-4

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  YvwSTdF

Gold :
702


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Kagura el Lun Abr 15, 2019 9:21 pm

Escuchar las siguientes palabras que pronunció el caballero alteano le resultó realmente desagradable. Tras la capucha negra que ocultaba parcialmente sus rasgos, Kagura no pudo evitar fruncir el rostro con sumo disgusto ante las inagotables críticas de su oponente. Se le antojaba osado asumir de forma tan gratuita que ella había tomado el camino fácil tras todo lo ocurrido en Hoshido, pues a pesar de lo mucho que había intentado explicarle sus motivaciones, el joven de cabello rubio seguía sin entender que lo único que ella quería era sobrevivir. ¡Parecía más interesado en acusarla de ladrona que en comprender que en realidad estaba tan solo reclamando una pequeña parte de lo que merecía! El clan de la muchacha pelirroja lo había arriesgado todo para salvar el reino de la repentina invasión de emergidos. En un desesperado intento de acabar con la guerra, los líderes no titubearon a la hora de invertir toda la fortuna familiar para financiar la adquisición de armas para el ejército o para la contratación de mercenarios dispuestos a luchar por Hoshido. A diferencia de muchos de los refugiados que dormían tranquilamente en los alrededores de ese campamento, que en su día prefirieron quedarse de brazos cruzados mientras el reino caía, Kagura había arriesgado su vida en el frente con tal de proteger a las mismas personas que seguramente la repudiarían si llegaban a ver su marca.

Todavía tenía pesadillas en las que recordaba toda la sangre derramada, y el cruel final que llegaron a encontrar muchos de sus hermanos por culpa de la guerra. ¿Y al final tanto derroche para qué? El país había quedado en la ruina de todas maneras, y los pocos habitantes que quedaban en él preferían huir en lugar de tomar las armas y morir con honor en el campo de batalla. La muchacha pelirroja ya había perdido mucho. Vivía sola en la gran mansión de su clan que, antaño lleno de vida, ahora permanecía completamente vacío y en ruinas. Qué osado era el joven vestido con armadura para criticarla desde su posición de extranjero. Decía que había venido a intentar ayudar. “¡Ja!”, rio Kagura en silencio, “Es un mentiroso. ¡Viene de un reino que no acudió al auxilio de Hoshido cuando más lo necesitábamos, y espera que ahora, cuando ya no hay nada que rescatar, encima le veamos como un gran salvador!”. Aquel forastero debía de tener un ego desmesurado si se creía tan digno de criticarla con tanta libertad. Parecía como si se considerase moralmente superior a ella, y eso era algo que le hacía hervir la sangre. Por ese motivo atacó con más furia que nunca, y cuando procedió a cortarle el cuello con su daga, lo hizo decidida y con un pulso firme. Fue una desgracia que su rival supiese leer su arremetida final lo suficientemente rápido como para contraatacar, y así, tras un abrir y cerrar de ojos, Kagura estaba ahora de rodillas, desarmada y con sendas manos apretándose el vientre. La empuñadura de la espada ajena la había golpeado en esa zona con bastante fuerza, y su filo rasgado parte de las ataduras que unían la armadura shinobi a su cuerpo. La capucha negra se le había soltado, y ahora yacía a sus pies dejando libre su largo cabello pelirrojo.

¡C-cerdo arrogante! ¿Has venido aquí porque realmente querías ayudar? ¿Dónde estabas durante la masacre del lago divisorio? ¿O repeliendo las guerrillas enemigas en el santuario Sevenfold? ¿Acaso hiciste algo cuando los emergidos prendieron fuego al Shirasagi? —llegó a decir de repente, clavando sus feroces ojos azules en el caballero alteano—. Te crees un ejemplo de virtud, ¿no? Piensas que eres mejor que yo, ¿verdad? ¡Pero solo has venido aquí para seguir inflando tu enorme ego de niño rico! ¡Te odio! ¡¡Te ODIO!!

Kagura sabía que la comida no abundaba en los campamentos como aquel en el que ellos dos se encontraban, pues los arrozales habían quedado destrozados por culpa de la incansable marcha de las tropas emergidas, y muchos de los ríos estaban contaminados por la sangre derramada de aquellos caídos en batalla. No obstante, los supervivientes al menos tenían algo que llevarse a la boca tres veces al día como mínimo, aunque solo fuese arroz con un poco de soja. El orgullo le impedía abandonar la mansión ruinosa en la que vivía para unirse a los otros hoshidanos, y encima todos sus intentos anteriores de pedirles comida habían sido infructíferos. ¿Por qué ella, tras luchar tanto por Hoshido, tenía que pasar más hambre que aquellos que solo se le limitaban a quejarse y a huir del país como cobardes? ¡No era justo! ¡No era justo para nada! La muchacha quiso seguir luchando, pero antes de poder incorporarse de nuevo, oyó el ruido de varias pisadas acercándose, junto al tintineo del metal de las espadas. Alertados por el ruido procedente del combate entre el caballero alteano y la kunoichi, los guardias del campamento acudían a la zona para averiguar qué estaba ocurriendo. Kagura apretó los dientes de pura rabia y salió corriendo en dirección contraria, no sin antes aprovechar la confusión para recuperar su parasol azul de los pies del caballero. Había perdido, por lo que abandonó resignada la bolsa con los víveres robados, antes de adentrarse de nuevo en el bosque para desaparecer en la oscuridad de la noche.
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Ninja

Cargo :
Kunoichi

Autoridad :

Inventario :
Vunerary [3]
Dagas de acero [2]
llave maestra [2]
Kunais de bronce [2]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Daga%202[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Arco1

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Iu4Yxy1

Gold :
1370


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eliwood el Dom Abr 21, 2019 2:21 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Eugeo ha gastado un uso de su espada de bronce.
Kagura ha gastado un uso de sus dagas de bronce.

Ambos obtienen +2 EXP y +1 Bonus EXP! Por efecto de Parangón, Eugeo obtiene +1 EXP adicional.

Gracias al incremento de experiencia, Kagura obtiene un nuevo skill de la rama Ninja:

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Letalidad Letalidad - Técnica consistente en atacar de forma directa al punto débil del enemigo, ya sea el pecho, el cuello o similar, en un devastador ataque que en NPCs (oséase, enemigos u otros) es letal pero en usuarios (personajes con nombre y ficha) deja un daño muy grave que necesitará ser curado de inmediato. El personaje quedará en 1 HP y si no se cura al 100% en el mismo turno, desfallecerá o morirá. Sólo puede usarse una vez por tema.

Además, la barra de EXP de Eugeo ha sido maximizada.

Eugeo puede ahora subir de la clase Myrmidon a la clase Swordmaster.

>Ascender a la clase Swordmaster.
>No ascender, conservar la clase actual.

Favor de responder seleccionando la decisión.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.
.

Support :
Marth [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Iwzg0SR
Lyndis [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Nils [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Espada%202

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Iu4Yxy1

Gold :
874


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Dom Abr 21, 2019 2:22 pm

Subir a swordmaster.

Muchas gracias.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [4]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [2]
.
.

Support :
Marth [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Artemis [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Alanna [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Espada-4

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  YvwSTdF

Gold :
702


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eliwood el Dom Abr 21, 2019 4:48 pm

- Class Change -

¡Eugeo ha ascendido de Myrmidon a Swordmaster!

La barra de EXP es reseteada. De ahora en adelante, sólo los temas tipo Campaña, Entrenamiento y Misión darán incrementos de EXP.

¡¡Felicitaciones!!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.
.

Support :
Marth [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Iwzg0SR
Lyndis [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v
Nils [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Espada%202

Experiencia :
[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Iu4Yxy1

Gold :
874


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]  Empty Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.