Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Kagura el Vie Mar 02, 2018 11:34 pm

Con la espalda pegada siempre a la pared del muro de madera improvisado del campamento, Kagura se movía entre las sombras. Procuraba evitar hacer ruido o ser vista por los guardias que patrullaban por la zona, algo que contrastaba bastante con su conducta alborotadora habitual. Pero aunque el sigilo no fuese algo que se le diese especialmente bien, la temeraria misión que se traía entre manos era algo demasiado importante como para arriesgarse a llamar la atención de todo el mundo por accidente. Su objetivo era simple: debía infiltrarse en el lugar y llegar hasta la pequeña caseta en la que los soldados guardaban los víveres. La muchacha de cabello pelirrojo era consciente de que se metería en graves aprietos si la encontraban robando comida, y por esa razón procuraba poner en práctica todo lo que sus maestros le habían enseñado en el pasado. Aunque lo hacía a regañadientes para manifestar su descontento.

Aprovechando el amparo de la oscuridad nocturna, Kagura había optado por ataviarse con uno de los trajes shinobi de color negro que había encontrado mientras exploraba la mansión abandonada de su clan. Había tenido la intención de utilizar equipo de primera para el robo de esa noche, pese a que a diferencia del ceñido vestido rojo que solía llevar casi siempre, aquella prenda le quedaba bastante grande y la hacía tropezar de vez en cuando. La indumentaria consistía en una chaqueta tradicional de algodón y en unos pantalones algo holgados cuya tela se estrechaba a la altura de sus rodillas. Utilizaba unos calcetines tabi negros y unas sandalias del mismo color para proteger sus pies, mientras que ocultaba su rostro y su cabello pelirrojo bajo una capucha que tan solo dejaba al descubierto sus joviales ojos azules. Piezas sueltas de armadura cubrían algunas partes de su atuendo sin dejar entrever si su portadora era un hombre o una mujer, a la vez que a su espalda llevaba colgado su inseparable parasol de punta de acero en lugar de la típica katana corta.

Con cuidado, con cuidado… —susurraba la aprendiz de ninja para darse ánimos a la vez que se separaba de la pared para pasar a ocultarse detrás de una pila de cajas de madera. La mayoría de civiles y de soldados dormían al raso sobre sus futones, por lo que tenía que prestar atención para no pisar a alguno por error. Por fortuna, la caseta de la despensa se encontraba ubicada en un lugar bastante alejado del área donde descansaban los hoshidanos. ¡Ni siquiera había guardias cerca! Así que al llegar, Kagura se permitió relajarse un poco antes de entrar en el pequeño edificio con la intención de robar la comida.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Ninja

Cargo :
Kunoichi

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
Vunerary [3]
Kunais de bronce [3]
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1822


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Lun Mar 26, 2018 6:52 pm

Haber encontrado un reducto de la resistencia Hoshidiana fue un inesperado pero valioso suceso durante su peligrosa misión de la búsqueda de la colonia de Kitsune en el país. Había estado viajando junto con la compañía de Kheluin, jinete de pegaso y soldado del reino caído, durante varios días; compartieron diversas vivencias y aventuras por el camino, al igual que sufrieron la fatigosa tarea que suponía avanzar sin llamar la atención de las hordas emergidas. No había hectárea que no estuviera poblada o vigilada por esos seres, por lo que tuvieron que emplear el terreno boscoso y las horas de menor visibilidad para que el peligro del viaje fuera lo más bajo posible. No estuvieron exentas las escaramuzas con pequeños grupos exploradores, mas la fortuna había estado de su lado, de momento.

Habría sido poco inteligente por su parte no haber aprovechado el cobijo y la protección que ofrecía la fortificación tras sendas noches durmiendo en la intemperie, por lo que la pareja decidió tomar allí varios días de descanso. No sería gratuito, no obstante, pues ambos ayudarían al mantenimiento y protección del campamento el tiempo que estuvieran allí. Nunca sobraban soldados en el destacamento y dos pares de manos eran más que bienvenidas en la rotación. Eugeo no tenía ningún problema con aquello, el esfuerzo de guardia era mucho menor que la del viaje, y la comunicación con otras personas le permitía recabar información sobre el estado del país y la localización aproximada de los laguz zorro.

A pesar de que las expectativas eran alentadoras, jamás imaginó que su primera guardia fuera a traerle tantos quebraderos de cabeza. Noche cerrada, sólo el fuego de un puñado de antorchas y una hoguera casi extinta, acompañadas de la tenue luz de la luna, iluminaban el refugio. Aquello estaba planeado para que los emergidos que pudieran deambular por los alrededores no los detectaran. El héroe de Altea tomó aquella decisión como algo habitual y precavido, no obstante, no había calculado que aquél ambiente pudiera ser aprovechado por otros actores. El improvisado guardia caminaba a través de los pasillos dispuestos entre futones, tratando de que su armadura de placas retintineara lo menos posible con sus pasos y así no perturbar el sueño de los refugiados. ¿Su dirección? La empalizada trasera que protegía las cabañas de logística: víveres, armamento, cuadras... Su misión era la de vigilar el exterior para impedir intrusiones en el campamento, y dar relevo a los guardias que estaban acabando su turno.

A unos metros de la empalizada, en el lugar donde se encontraban los suministros, un inesperado crujido lo sobresaltó. - “¿Qué ha sido eso?” - Inquirió mentalmente, mas todo lo que lo rodeaba estaba en completa penumbra. Se relajaría un instante, suponiendo que él había sido el responsable del ruido.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def. [1]
Esp. de bronce [1]
Elixir [1]
.

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1379


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Kagura el Mar Mayo 15, 2018 11:12 pm

Frotándose las manos con insaciable avaricia —o más bien las mangas, puesto que el traje de shinobi le quedaba exageradamente grande—, Kagura empezó a introducir en su saco todo cuanto captaba su atención en aquella destartalada cabaña hoshidana, fuesen víveres o no. No tuvo reparos en llevarse bolsas repletas de granos de arroz, algas maceradas dispuestas en cajas o paquetes con pescado fresco. Procuraba actuar deprisa y sin hacer ruido para no alertar a nadie que pudiese deambular por los alrededores, aunque le costaba reprimir una traviesa risilla incitada por la emoción del momento. Como la aprendiz de ninja que una vez fue, sus labores del pasado no solían consistir en hurtos tan vulgares como aquel que tenía entre manos. La sustracción de documentos importantes de un ejército enemigo era una tarea mucho más noble y digna que la de robar la comida de un campamento de supervivientes y, pese a las graves repercusiones que traerían sus actos para los hoshidanos del asentamiento, se sentía mucho más viva de lo que se había sentido en las semanas posteriores a la caída del reino oriental. Quizá fuese el sentir la existencia del riesgo a ser descubierta por alguien mientras "trabajaba", o el hecho de que sus acciones podrían considerarse una afrenta al orden y la autoridad que tanto detestaba. Fuera como fuese, si de algo estaba convencida, era que debía aprovechar que al parecer no hubiese guardias cerca para llevarse todo lo que pudiese. Su plan era perfecto, ¿qué podía salirle mal?

A ver, a ver… creo que ya no me caben más cosas en la bolsa —pensó en voz alta mientras procedía a cerrar el saco de tela. Ahora lo único que le quedaba por hacer era escapar del campamento antes de que saliese el sol, y los hoshidanos despertasen solo para descubrir el hurto. La aprendiz de ninja esbozó entonces una sonrisa radiante que, por desgracia, no podía verse a través de la capucha del traje. “Con toda esta comida, ¡no volveré a pasar hambre durante algunos meses!”, se dijo a sí misma a la vez que se echaba el saco al hombro y empezaba a andar hacia la puerta. El peso adicional de los alimentos robados forzaba a que hiciese más ruido del habitual al moverse, provocando que la endeble madera del suelo crujiese con cada paso que daba. Sin embargo, a Kagura no le preocupaba tanto ese hecho. En el camino de ida había descubierto que los supervivientes dormían bastante lejos de las cabañas de logística, por lo que era bastante improbable que alguien la escuchase.

Convencida de que aquel era su día de suerte, la muchacha pelirroja extendió alegremente su mano para abrir la puerta corredera de la caseta, y salió de nuevo al exterior solo para encontrarse a un joven de cabello rubio frente a la entrada. Vestía con una tintineante armadura plateada, y sus ojos eran de un color más azul incluso que el de los suyos. Aunque su apariencia era más similar a la de un soldado nohrio que a la de uno hoshidano, Kagura clavó su mirada en el desconocido, y enseguida supo que la habían pillado.

Lejos de huir para intentar ocultarse entre las sombras, o de acabar con el guardia lo antes posible para que no pudiese alertar al resto, la aprendiz de ninja notó cómo el miedo hacía que su cuerpo se quedase tenso e inmóvil de repente.

¡E-esto no es lo que parece! —se atrevió a balbucear pasados unos incómodos instantes de quietud. Pero el pesado saco que cargaba a sus hombros, y el hecho de que se encontraba saliendo de la caseta en la que se almacenaban las provisiones del campamento, bastaban para delatar cuáles eran sus verdaderas intenciones.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Ninja

Cargo :
Kunoichi

Autoridad :

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
Vunerary [3]
Kunais de bronce [3]
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1822


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Un tentempie a medianoche no le hace daño a nadie, ¿o quiza si? [Priv. Eugeo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.