Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Invitado el Jue Nov 05, 2015 9:37 pm

Edith había permanecido toda la tarde montando guardia junto al cuartel militar, siempre con una sonrisa y sin protestar por tan desagradable tarea. Saludaba a todo el que pasaba por las cercanías con una leve sonrisa y una inclinación de cabeza. No había trazas de ningún problema con respecto a la vigilancia, nadie osaba desafiarla a ella ni al otro individuo de gran armadura que custodiaba el lado opuesto del portón de madera. Eran como dos estatuas inquebrantables salvaguardando una propiedad privada que de por sí imponía respeto allanar. Es decir, nadie se atrevería a penetrar en los dominios que ambos protegían. Sin embargo, su compañero era lacónico y aburrido, no le seguía los temas de conversación. Igualmente, desde el silencio, ella trataba de que ambos se sintiesen cómodos mediante amables gestos y una alegre faz.

Aunque le caía bien igualmente, agradeció el momento de marcharse. No le gustaba custodiar, lo consideraba lo más aburrido de su rutina como miembro de la milicia y prefería cualquier labor que le hiciese demostrar su diligencia o sus habilidades marciales. Se despidió sacudiendo su mano con elegancia, sonriente como siempre, y se marchó. Abrió su sombrilla negra con volantes, a juego con el vestido que llevaba a la par que su armadura, y avanzó con paso lento pero seguro. Toda la gente le iba saludando a su paso, era excesivamente sociable. A veces le superaba pero ella lo disimulaba con el júbilo que le causaba contar con el apoyo de su pueblo, a quiénes protegía siempre con todas sus fuerzas.

-¡Dama Parthalán, dama Parthalán! Jugad al escondite con nosotros otra vez, por favor. Será divertido -le pidió un niño que se aferraba al borde de su faldar. Ella se inclinó con cuidado de no golpear a nadie con su estiloso paraguas y le acarició la mejilla. -Me encantaría, pastelito, pero hoy ha resultado un día sumamente agotador. Mañana os haré una visita, ¿de acuerdo? -le preguntó, a lo que recibió un gemido de acuerdo y vio cómo el pequeño regresaba con sus amistades, perdiéndose el grupo de infantes entre la multitud.
Ser querida le hacía sentir a gusto pero se veía atosigada por el bullicioso modo de vida de las zonas céntricas habidas en la marca de Pherae. Con la lanza a su espalda y la sombrilla en mano, siguió caminando hacia las afueras. Una zona de aspecto más rural le permitió comenzar a pasear a su ritmo y a su manera. No quería regresar con sus hermanas hasta haber logrado relajarse un poco. -Vaya, vaya, hay veces en que me cuesta mucho seguir el ritmo de mi padre. Me altero con facilidad, supongo que me queda mucho por aprender. -pensó la soldado, en voz alta pero suave y melodiosa, sin rastro de frustración, pero siempre impulsándose a sí misma a mejorar cuando se encontraba en soledad, puede que con demasiado ahínco.

Paseó con calma y elegancia mientras pudo, ya que vislumbró a la distancia cómo un jinete con un estandarte enemigo se acercaba hacia ella a gran velocidad. Debía de ser el primero de un grupo, ya había escuchado acerca de aquel proceso: los emergidos, eran llamados por los altos cargos. Se trataba de seres a medio fallecer que asolaban todas las marcas. Sin temor hacia el rival, encogió la cabeza y dejó que la espada que portaba impactase en su hombrera, ejerciendo daño nulo. Sin embargo, ella, pacifista por naturaleza, siempre intentaba solucionar los altercados sin derramamiento de sangre.

-Seguro que no puedes hacer nada, ¿verdad? Pobre adversario. Te doy la oportunidad de retirarte. -le dijo, inmóvil y sonriente hasta el punto de achicar los ojos, a la vez que replegaba su sombrilla. Pero éste no entró en razón sino que aparentó estar casi molesto por el condescendiente pero amable comentario. Cargó contra ella con todas sus fuerzas y volvió a suceder el mismo resultado, salvo porque Edith usó la lanza para tender la zancadilla al corcel y hacer que ambos cayesen al suelo. Se acercó. Su armadura chirriante anunciaba la distancia que se iba acortando, tras lo que insertó la lanza en el cuerpo casi inerte del soldado hasta rematarlo finalmente. El caballo se levantó, asustado, pero ella lo acarició sosegadamente y le dio un leve azote en la nalga para que partiese en dirección a la libertad. Un contingente de otros guerreros a caballo se acercaba, aunque no podía asegurar que no hubiese otros a pie desde tal lejanía, carecía de precisión visual. -Pero bueno, espero que no haya magos. Eso sería muy desfavorable, ¿no es verdad? -se dijo a sí misma, cruzada de brazos y con el rostro ladeado, mientras observaba el grupo rival, que no era abundante pero sí problemático. Ya era peligroso salir de la zona habitable, incluso sin alejarse. Era inconcebible. Tras poner fin a ese encuentro militar, debería informar a sus superiores para reforzar la seguridad y tomar otras medidas a modo de reacción al respecto.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Eugeo el Vie Nov 06, 2015 9:49 pm

Eugeo había estado recorriendo el aglomerado de marquesados de la liga de Lycia por algo más de una semana. Una misión de escolta fue lo que le hizo abandonar Grannval rumbo al continente de Elibe y una vez allí decidió hacer tiempo antes de coger otra embarcación de vuelta a Jugdral. Cada región que visitaba tenía un gobierno independiente, velado por una fuerza militar propia y bien organizada. A pesar de ser dominios muy poco extensos su poder militar era más que considerable sin suponer tensión alguna a los marquesados vecinos, hecho que despertó la admiración de quien fue miembro del ejército de Silesse.

El joven mercenario había recorrido un largo trayecto en uno de los caminos que conectaban las poblaciones de la zona, hasta tal punto que el sol estaba a punto de entrar en la fase de crepúsculo. No tenía especial interés en pasar una noche en la intemperie, y menos cuando las bestias no eran las únicas formas de vida que acechaban aquellos días. Se vio obligado a acelerar sus pasos y concentrarse en encontrar un lugar en el que refugiarse hasta la luz del alba. Agradeció encontrar un cruce de caminos, pues en estos solían haber señales que ayudaban a orientarse. Las cuatro ramas del cruce cortaban perpendicularmente simulando los ejes de una brújula, pues el sol estaba perfectamente alineado con una de ellas.

Eugeo se vio sorprendido por un caballo desbocado que pasó por el cruce a toda velocidad, ningún jinete lo estaba montando. No muy lejos de allí pudo ver a una persona fuertemente blindada parada en medio del camino, un cuerpo yacía en el suelo justo a su lado. Algo raro había sucedido y no iba a irse de allí sin haberlo investigado. A medida que iba acercándose iba teniendo una imagen más nítida de la escena. Una figura femenina era la que estaba dentro de toda esa parafernalia de acero mientras que la victima de su lanza parecía llevar muerta mucho más tiempo de lo normal, eso solo podía tener una explicación: - "Emergidos" - y no era el único en la zona, pues un grupo de ellos se estaban aproximando rápidamente a la posición del primero.

Finalmente llegó al lugar en el que tendría lugar la escaramuza. - Parece ser que vienen con la intención de arruinarnos la tarde. - Fue la primera frase que se le ocurrió para establecer comunicacion. - Mi nombre es Eugeo. - la espada dejó salir un fuerte sonido metálico a la vez que era desenvainada. - Esas pobres almas están apresadas dentro de sus cuerpos, démosles el descanso que se merecen. - añadió haciendo alusión a la avanzadilla de emergidos que estaban a punto de abalanzarse sobre los dos. - que Forseti nos proteja.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Esp. de bronce [1]
Blue Rose Sword [3]
.
.

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
249


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 07, 2015 9:22 pm

La general no encontró satisfacción alguna en ensartar al emergido, pero sus sentimientos nocivos hacia asesinar a una persona fueron mitigados por conocer que ya se encontraba muerto. Era probable que ni quisiese agredir a nadie pero algún tipo de sortilegio le estuviese obligando. Aquella horda de seres le harían poder debatir sobre el tema consigo misma, podía observar. Lo que sí sabía a priori es que no le gustaba el asunto en lo más mínimo.

Alguien se aproximaba hacia la escena y ella estuvo a punto de golpearle con su lanza también. Por fortuna, frenó en el mismo instante en que percibió que existía rastro de vida en aquel cuerpo animado. Respiró hondo y retrajo su arma, dejándola mirar hacia el cielo y mostrando expresión de seriedad. Desconocía las intenciones de aquel individuo pero sabía que no era de la zona porque todos le eran lo suficientemente afines como para conocer sus rostros e indumentarias. Antes de que pudiese preguntarle qué se le ofrecía, él mismo se presentó y dio a entender que no estaba relacionado con los seres mortecinos.

Hubo un detalle de su introducción que sorprendió increíblemente a Edith pero cuya prudencia le impidió compartir. -"¿Fo-Forseti?" -se preguntó, confundida. Sabía que había oído ese nombre, que no dejaba de reberberar en sus oídos. En realidad, lo había leído en historias mitológicas acerca de otros continentes. No era una adepta de la lectura pero su condición militar le exigía un mínimo de cultura general antes de ascender. Pese a recordar tal detalle, podría tratarse de una persona religiosa de cualquier parte que conservase la costumbre de venerar a esos dioses que, a su modo de ver, eran valdíos y no les proporcionarían una victoria que ellos debían ganarse. Omitió el asunto.

-Os agradezco por vuestra asistencia, Eugeo. Veo que sois un experimentado combatiente, ¿estoy en lo correcto? -preguntó, basándose en su modo tan correcto de empuñar la espada. Además, cuando un guerrero mecanizaba su estilo de combate, comenzaba a funcionar de forma prácticamente instintiva. -Yo soy Edith Jinevra Parthalán, general de la milicia. Haré cuanto esté en mi mano para que no puedan alcanzaros con sus armas. -le dedicó una leve sonrisa, tan diligente como siempre y dispuesta a ser la mejor defensora que hubiese existido jamás. No en vano, su potencial era resaltado por todos y ello la inspiraba a desarrollarlo.

Escuchó el trote de los caballos a lo lejos, un sonido al que estaba acostumbrada. En medio del grupo, había un caballero emergido mucho más aventajado y que se dirigía de nuevo hacia ellos. -Vaya, vaya, parece que no pierden el tiempo. ¿Habrá algo por lo que un cadáver pueda estar "muerto de prisa"? -dejó escapar una risilla por lo bajo, divertida por su propia gracia improvisada, mientras se desplazaba a paso lento pero seguro a interceptar la ofensiva. Interpuso su hombrera en la trayectoria del caballo, haciendo que la fricción le causase una pequeña herida, reduciendo movilidad. Entonces, la espada se dirigió hacia el rostro de Edith y ella interpuso su lanza, conteniéndole sin precisar de gran esfuerzo y manteniendo la tensión. De este modo, el caballero cadavérico se hallaba con la guardia baja.


Última edición por Edith J. Parthalán el Sáb Nov 07, 2015 11:38 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Eugeo el Sáb Nov 07, 2015 10:46 pm

Es un placer conocerte, general Edith. - contestó, ofreciéndole un breve esbozo de su sonrisa. El inicio de la contienda estaba próximo, eso impregnaba en su comportamiento con cierta tensión y seriedad, haciendo que la mayoría de su concentración quedase reservada para la batalla. - Así es, sólo espero que mi esgrima esté a la altura de nuestros adversarios. - Añadió con brevedad, a la par que alineaba su espada en una perfecta posición vertical, como si estuviera calibrando la hoja con su centro de vision. Después del particular ritual bajó el brazo y siguió los pasos de la miliciana. El sonido metálico de la armadura de Eugeo contrastaba con el paso majestuoso de su compañera, quedando en segundo plano. Sin duda era una de las personas más fuertemente blindadas que había conocido.

La mujer hizo un comentario jocoso mientras caminaban, una especie de pregunta retórica que el espadachín no consiguió entender. Afortunado de él, pues no tuvo que ofrecer respuesta alguna ya que ella Misma había satisfecho su sed cómica, dejando soltar una pequeña risilla. Aun así logró sembrar cierto desconcierto en Eugeo quien, después de pensarlo bastante, llegó a la conclusión de que no llegó a entender la broma. Mientras tanto el segundo de la avanzadilla alcanzó su posición, pero fue interceptado por la general miliciana.

No pudo evitar asombrarse al ver cómo aquella mujer fue capaz de bloquear una carga a caballo con la única ayuda de su lanza y su coraza. El jinete se encontraba inclinado a su derecha forcejeando con Edith, algo de lo que Eugeo decidió sacar ventaja. Se aproximó al costado derecho del caballo y con su mano izquierda tiró con fuerza del brazo izquierdo del agresor, haciendo que éste terminara de perder el equilibrio. Cuando el cuerpo del emergido quedó paralelo al suelo, justo en el momento en el que estaba cayendo de la montura, con su mano derecha ejecutó un potente corte vertical descendente. La falta de escrúpulos de Eugeo quedó patente en el momento en el que la hoja impactó en el gaznate del emergido, haciendo que cuerpo y cabeza cayeran al suelo en lugares distintos.

Sí Edith era capaz de despachar fácilmente a un enemigo solitario, con Eugeo era imposible que se vieran sobrepasados. Pero la siguiente oleada constaba de más de un oponente. Uno de ellos disparó con un arco antes de cambiar a un arma de cuerpo a cuerpo. El proyectil se aproximaba peligrosamente al cuerpo del mercenario, con la guardia baja justo después de ejecutar al anterior emergido.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Esp. de bronce [1]
Blue Rose Sword [3]
.
.

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
249


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 07, 2015 11:33 pm

Aunque ella no se había fijado al avanzar y enzarzarse en un duelo de armas que casi echaban chispas, llevaba consigo a Eugeo, que mantenía una distancia prudencial tras ella y que no dudó un instante a la hora de despachar al enemigo que ella bloqueaba con la mayor letalidad posible. Le hizo caer del caballo y seccionó su cadáver. No era amante de la brutalidad en absoluto, pero no se podía saber si aquellos seres habían llegado siquiera a ser personas.

-Muy bien hecho. -afirmó, con una leve sonrisa. Saltaba a la vista que el hombre subestimaba sus habilidades de combate, tanto por el hecho de considerar que los adversarios podrían abatirle como por sentir la necesidad de encomendarse a falsas deidades, amigos imaginarios de los adultos. Ella todavía celebraba internamente la victoria cuando uno de los compañeros del recién abatido no se lo tomó con el mismo buen humor y decidió tomar represalias. Cargó en su arco una flecha que se dirigía hacia el mercenario. Ella solo alcanzó a verlo por el rabillo del ojo y sabía que no llegaría para meterse completamente en medio. Sin embargo, su escudo era lo suficientemente largo como para interrumpir la trayectoria del arma. No podía permitir que un proyectil le alcanzase, su trabajo era proteger a sus aliados de ese tipo de cosas. Lanzó su escudo un par de centímetros en el aire y tomó su asa entre los huecos de sus dedos. Era la posición incorrecta y se situaba en horizontal en lugar de su habitual verticalidad, pero eso serviría de muro entre las zonas vitales de Eugeo y el peligro.

Percibió el impacto de una flecha en su escudo, como si alguien hubiese insertado una ráfaga de viento en su metal. Se aseguró visualmente y suspiró. -Gracias al cielo. ¿Os encontráis bien? -preguntó, habiendo pasado automáticamente a una expresión plagada de preocupación. Le dirigió una mirada efímera, recolocó su placa defensiva y se acercó un par de pasos hasta el jinete para no estar demasiado lejos. Era común en algunos generales llevar su arma encadenada al brazo por alguno de sus ornamentos y la albina no era ninguna excepción. Dejó que la lanza se extendiese y le diese en toda la mandíbula al emergido. -¡Caramba, vas lanzado! Jejejeje. -bromeó, recobrando su alegría habitual y volviendo a recuperar el arma por medio de la cadena. La lanza retornó a su mano atravesando un itinerario semicircular que mantuvo a los enemigos a raya. El jinete arquero, por su parte, se había caído al suelo, pero desconocía si derrotado o sólamente aturdido.

Quedaban un par de jinetes y desde el horizonte se empezaban a vislumbrar dos individuos encapuchados que caminaban con excesiva tranquilidad. Edith rogó internamente por que fuesen ladrones pero no: Portaban grimorios, eran magos capaces de debilitar su inexpugnable armadura. -No me gusta decir las cosas así, pero me parece que tenemos un ligero problemilla... -avisó a su compañero. Aunque los jinetes eran infinitamente más veloces en el avance, habían de ser precavidos con el dúo de listillos que podrían ponerle en un aprieto. Edith temía a los magos enemigos, desde siempre. Aunque no lo exteriorizaba sino que dejaba ver su vivaz sonrisa.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Eugeo el Lun Nov 09, 2015 9:44 pm

Todo hacía pensar que el proyectil finalmente alcanzaría su objetivo, cuando Eugeo percibió el silbido de la flecha cortando el aire comprendió que ya era demasiado tarde para evitarlo. Pero Edith demostró unos extraordinarios reflejos y agilidad desplazando una de sus placas metálicas para proteger a su compañero. Si bien esa flecha era capaz de atravesar la coraza del mercenario solamente suponía un pequeño rasguño para la armadura de un general. Finalmente todo quedó en un susto.

El proyectil provenía de su retaguardia, el joven se volteó para comprobar su integridad y la de su salvadora. Su sorpresa fue mayor cuando observo la expresión preocupada de Edith, contrastaba con el aspecto colosal que le otorgaba la armadura. Eugeo no quiso mantener su desvelo ni un segundo más de lo necesario. - Si, estoy bien. Gracias. - sentenció, con una expresión agradecida.

Eugeo pudo tomarse un respiro mientras su compañera despachaba al tercer jinete, pero pudo observar dos figuras a pie en la lejanía. Portaban grandes libros en sus manos, algo que a la lancera no le agradó ver en absoluto. - me temo que sí, son conductores. - afirmó, dejando escapar su particular forma de llamar a los hechiceros. Considera que los magos son personas capaces de redirigir el poder de los dioses, presente en todas las cosas. El poder no reside en el mago, sólo su capacidad de transmitir la magia a través de su cuerpo. De ahí que los llame conductores mágicos o simplemente conductores.

- Vale, no perdamos la calma. - comentó. - aún tenemos tiempo de pensar en algo hasta que estemos en su linea de tiro. Primero hay que encargarse de los jinetes que faltan. - añadió mientras observaba el terreno en busca de algún tipo de cobertura, justo después miró a Edith a los ojos. - no intentes protegerme de los sortilegios, ya sabes porqué. - dijo con un tono imperativo y una mirada seria. - yo no podría auxiliarte, ni siquiera arrastrándote. Puede que si me muevo lo suficientemente rápido pueda evitarlos, sólo espero que no manejen el rayo...

Había perdido la noción del tiempo entre especulaciones, el cuarto jinete estaba abalanzándose sobre la pareja. Éste portaba una lanza que, junto a la montura, le convertían en un contrincante imposible de hacer frente para el espadachín. Saltó lateralmente justo cuando se percató de su desventaja, evitando el filo de la lanza en el último momento. De hecho no pudo evitarlo del todo y una pequeña pieza de la hombrera se desprendió con el contacto. Eugeo contraatacó con un espadazo que partió la madera de la lanza, haciendo que perdiera gran parte de su alcance.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Esp. de bronce [1]
Blue Rose Sword [3]
.
.

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
249


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Invitado el Mar Nov 10, 2015 1:35 pm

Las ideas de su compañero temporal no dejaban de sorprenderle, pues parecía concebir a los magos como si fuesen un gremio de aurigas. -¿Co-conductores?" -se preguntó, mientras un lapsus mental inundaba su mente con la imagen de un montón de magos dirigiendo carromatos entre risas y desprendiendo brillos espléndidos. ¿Serían aquellas las experiencias que tenía Eugeo? Vaya si era extraño por su parte haber visto una escena como aquella. La general no cabía en sí de asombro.

No obstante, el hecho de estar rodeada de enemigos poderosos contra ella le intimidaba el doble. Agradeció enormemente poder contar con la ayuda de un diestro mercenario a la hora de afrontar la amenaza. La magia no le gustaba en lo más mínimo, a excepción de cuándo se usaba para sanar sus heridas.

-Entiendo, no seré un problema. Iré a por los caballeros y os dejo a vos la tarea de atajar a los magos en cuanto les haya despachado. -afirmó, sabiendo que debía suplir su carencia grupal haciendo lo que se le daba bien. No comprendía por qué tanto temor a los rayos, cuando no era la primera vez que le habían alcanzado y tenía mucho más pavor hacia otro elemento. -Lo prefiero antes que el fuego. -afirmó, medio susurrando, mientras se estremecía notablemente. Tenía malas experiencias con las llamas.

Edith se dirigió hacia el impactado emergido, que había quedado desarmado, y le inscrustó la lanza en una zona del cuello que no poseía la menor protección y que era ya incapaz de cubrir. El caballo corrió asustado, con el cuerpo del rematado colgando por un lateral. Quedaba un último jinete, hacia el que se dirigió, pero este usaba hachas y eso suponía una pequeña dificultad añadida. Iba a recibir un hachazo que a su arma no le sentaría bien, por lo que incrustó la lanza bajo el ángulo muerto del hacha, sudando por la tensión de haber elegido una maniobra tan arriesgada. Hizo palanca y esto causó que él se viese volcado ligeramente hacia atrás, teniendo que invertir parte de su tiempo en recuperar el equilibrio.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Eugeo el Vie Nov 13, 2015 8:05 am

El joven espadachín escuchó con atención el plan de Edith y asintió una vez acabó de argumentar el plan a seguir. El objetivo era sencillo, atajar rápidamente a los emergidos a caballo para lidiar con los hechiceros en igualdad numérica. Su destreza cuerpo a cuerpo permitió a Eugeo defenderse de la carga del emergido y allanar el camino a su compañera, que puso punto y final a su existencia. Esto dejaba una situación aparentemente favorable para la pareja. El último jinete parecía tener el mismo destino que sus compañeros, pero el verdadero peligro estaba cada vez más cerca. Ningún elemento cercano les podía proporcionar cobertura, por lo que les tocaba correr y esquivar todos los proyectiles hasta alcanzarlos.

- "Esto es problemático." - lamentó en sus adentros mientras fruncía el ceño con violencia. Pero ya era demasiado tarde para adelantarse a las acciones de los dos magos, que finalmente se detuvieron. Uno de ellos se adelantó unos pasos y abrió su libro de hechizos con parsimonia. El hechicero extendió un brazo mientras que con el otro sostenía el grimorio. Luces violeta empezaron a aparecer debajo de los pies del invocador, dibujando un círculo que lo rodeaba. Se estaba preparando para lanzar magia negra de gran alcance. El segundo mago se mantenía justo detrás de éste, sin intención de lanzar hechizos por el momento. - "Quizás no pueda atacar desde tan lejos." - no dio tiempo a más especulaciones. - Intentaré distraerlos. - añadió justo antes de cargar contra los hechiceros. Edith estaba teniendo un duelo complicado, pero ayudarla solo resultaría en beneficio del enemigo  - ¡Uooooh! - acompañó la carrera con un grito que se mantuvo durante varios segundos.

La intención era ganar tiempo y desviar su atención del general, si era capaz de acabar con alguno antes de que ella se incorporara mucho mejor. El poder oscuro se fue concentrando en el chamán, hasta generar un proyectil oscuro de un diámetro considerable. Aunque la esfera estaba flotando en el aire siguió la mano de su invocador como si éste fuera capaz de tirar de la bola físicamente. La magia oscura es extremadamente poderosa pero su velocidad era notablemente inferior al resto de artes. Todo eso unido a la distancia permitió a Eugeo predecir su trayectoria y evitar el primer proyectil. Ya había acortado la mitad de la distancia, por lo que el mago negro se vio obligado a cambiar al repertorio de sortilegios más rápidos que conocía. Preparó casi al instantes tres esferas, mas pequeñas y rápidas, pero la prisa hizo que fueran terriblemente imprecisas. El mercenario sólo tuvo que ladearse levemente para evitarlas, escasos cinco metros le separaban del primer conductor. Su último hechizo impactó contra el suelo, levantando una columna de polvo y tierra entre ellos, impidiendo la visibilidad.

- "¿Ha vuelto a fallar o fue a propósito?" - se preguntó, pero tampoco tenía elección. Aceleró su carrera para atravesar la pantalla con la mayor velocidad posible y acabar con su enemigo. -  "Espera un momento... Esto que huelo es... ¿Azufre?" - ya era demasiado tarde, el segundo mago le estaba esperando detrás de la cortina de humo. Con la palma abierta, apuntando el cuerpo de Eugeo, una pequeña esfera incandescente acababa de formarse en su mano. A pesar de su pequeño tamaño irradiaba una gran fuente de calor, una réplica a minúscula escala del sol. El proyectil era demasiado rápido para que pudiera evitarlo con tan poca distancia, y acabó impactando en su pecho. Eugeo fue envuelto en una explosión de llamas que se extinguieron en una nube de ceniza negra.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Esp. de bronce [1]
Blue Rose Sword [3]
.
.

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
249


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Invitado el Dom Nov 15, 2015 5:59 pm

No tenía mucho más que hacer para debilitar a su enemigo. Aprovechando que tenía su guardia baja, hizo un gancho con su lanza y la elevó hasta que chocó con la parte dorsal de su armadura. Empezaron a saltar chispas y no podía penetrar con la misma facilidad con la que contaba. El hacha del enemigo impactó en ella y trató de frenarle con una de sus hombreras metálicas. Sin embargo, el hacha se escapó y movió la cabeza para esquivarla. Incapaz de evadir el golpe completo, una cicatriz horizontal se formó en su mejilla y comenzó a brotar más sangre de la que se correspondía con el dolor en sí. En un arrebato de adrenalina, cortó las cintas del peto del jinete con el pico de su lanza y se la clavó en el dorso, con lo que cayó repentinamente.

Solo quedaban los magos. Jadeó, alterada y fatigada. Se acordó de las palabras de su compañero acerca de que debía de mantener las distancias. Tenía razón. Registró los cadáveres de los emergidos que no habían partido a caballo y encontró hachas de mano -que no se atrevía a usar debido a su inexperiencia-, así como jabalinas. Se hizo con un trío de ellas y empezó a caminar con la lentitud contundente que la caracterizaba. Había logrado ver las destrezas de los magos a los que Eugeo se aproximaba. De hecho, tanto se había acercado que uno le había sorprendido con un impacto ígneo.

-¡Oh, no, tenía que haber ido yo desde el principio! -de buen corazón, abnegada, se sentía culpable por no haber servido de cobijo al mercenario con su armadura. Cuando se hubo acercado, lanzó una jabalina al mago oscuro, que la esquivó sin problema, para desgracia de la albina. Sin embargo, el tiempo que invirtió en ponerse a salvo le dio la oportunidad de evitar su conjuro de largo alcance. A quien sí logró atravesar fue al mago de fuego que había quedado expuesto al realizar aquel gran ataque. Se acercó a su compañero y se agachó a su lado.

-Eugeo, ¿os encontráis bien? -preguntó, sin poder mirarle directamente pero vigilando al individuo más peligroso a su modo de ver. Para evitar otro ataque imprevisto, le lanzó la última jabalina pero su imposibilidad para apuntar correctamente hizo que pudiese esquivarla correctamente. Echó de menos un par de armas arrojadizas prestadas más.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Eugeo el Dom Nov 15, 2015 9:36 pm

Sintió una gran presión en el pecho, después una fuerza enorme en todo su cuerpo. La armadura amortiguó la potencia del hechizo y protegió la mayoría de su cuerpo del fuego, pero no pudo evitar que quedara aturdido por unos segundos. La explosión frenó su carrera, perdió la coordinación y acabó arrodillado en el suelo. Quedó traspuesto unos instantes, luchando por recuperar por completo sus sentidos. Edith había conseguido acabar con su agresor justo antes de ancanzarle. Hizo una pregunta al mercenario, el cual aún se encontraba desorientado. - ¿qué ha pasado? - su duda se convirtió en una pregunta retórica, volvió a percibir con claridad la situación: estaba enfrentando a un grupo de emergidos. El último de ellos con vida, si es que se podía decir que lo estuvieran, era el mago negro que estaba persiguiendo antes de ser sorprendido por un hechizo de fuego.

La lancera arrojó una jabalina al emergido que no consiguió dar en su objetivo, pero logró ganar algo de tiempo. La distracción le dio a Eugeo el margen suficiente, aprovechó que el mago se distrajo esquivando la lanza. Se impulsó con uno de sus pies para levantarse en carrera, para cuando el hechicero dejó de prestar atención a la jabalina tenía al mercenario demasiado cerca cómo para reaccionar. Le atravesó con su espada y no la retiró hasta que la luz que emanaba de sus ojos desapareció, estaba muerto.

La fatiga y el calor le sofocaban hasta el punto que se le hacía difícil respirar. Las gotas de sudor que expulsaba su frente bajaban por su rostro hasta precipitarse en su armadura, donde desaparecían casi al instante emitiendo un sonido de ebullición. Su pechera había absorbido el impacto del hechizo y con éste su calor, tenía un color incandescente y lo estaba quemando por dentro. Eugeo expresó una mueca indescriptible cuando se dio cuenta de la situacion. Rápidamente desenganchó las juntas de su coraza para dejarla caer en el suelo, después fueron los guanteletes. El jubón que le cubría estaba muy dañado, especialmente en los hombros, ya que estos cargan la armadura y es donde más contacto se produjo.

Suspiró aliviado al separarse de su principal fuente de ignición y dedicó una inspección visual a su compañera. - Gracias a Dios que no os ha pasado nada. - comentó agradecido al ver que no tenía heridas graves. - Aunque lamento ver ese corte en su pómulo, pero no temáis. Ese percance no ha dañado vuestra belleza. - Añadió sonriente justo antes de proceder a quitarse el jubón. La tela estaba adherida a las quemaduras, especialmente la de los hombros, mostró una mueca dolorosa mientras desnudaba su torso.

- Parece ser que mi armadura absorbió el máximo calor que pudo y desvió el resto, menos mal que es fácil de quitar... En su caso tendría que haberla ayudado para despojarse de su coraza más rápidamente... Ehm, mejor olvide eso último que dije.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Esp. de bronce [1]
Blue Rose Sword [3]
.
.

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
249


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Invitado el Lun Nov 16, 2015 9:21 am

A pesar de parecer estar notablemente desorientado, el mercenario dejó atrás su trasposición y emprendió la carrera hacia donde se encontraba el hechicero. Había sido lo suficientemente raudo como para ensartarlo y hacerle perecer definitivamente. Sin embargo, parecía molesto con respecto al calor que desprendía su indumentaria y tuvo que deshacerse de ella sin tardanza. Se quitó la parte de la armadura que había sido calcinada, pues se estaba abrasando y aquella reacción era razonable bajo tales circunstancias.

-Sois muy amable, caballero, mas es sólamente superficial. Sanará en un par de días. Más lamento yo haberos dejado correr peligro hasta llegar a tales circunstancias. -dirigió su seria y violácea mirada hacia las prendas de las que él se había despojado. -No tengo excusa. Mis más sinceras disculpas. -y le dedicó una formal reverencia que hizo chirriar las juntas de su armadura en todas y cada una de las posturas que adoptó para ello.

Echó a reír, con el puño delante de la boca, ante el comentario acerca de su armadura y lo embarazoso que resultó después. -No os preocupéis, llevo un vestido debajo. Por si algún día os viéseis en la urgencia de... Quitar capas al asunto. -entre bromas lo explicó, mientras sostenía el borde interior se un vestido que llevaba por dentro del revestimiento metálico que la guardaba de todo mal y que en el mundo contemporáneo encajaría a la perfección en el estilo gothic lolita. Ante todo, era una mujer refinada con un sentido de la moda muy propio, probablemente adelantada a su tiempo en asuntos de tal índole. Se colocó bien la diadema y retrajo el pico que solía hacerle de casco, así como abrió su sombrilla con tranquilidad.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Eugeo el Mar Nov 17, 2015 10:51 am

- Por favor, señorita Parthalán. No os disculpéis. - Contestó . - Ya dije que prefería ser yo el que recibiera  el impacto. No eres la única que desea proteger a los demás, ¿sabes? - añadió sonriente. - De verdad, todo está bien así. No se preocupe. - sentenció, dando el tema por zanjado. En ese momento se agachó para recoger sus piezas de armadura del suelo, aún estaban calientes pero no lo suficiente cómo para que pudieran quemarle la mano. Cogió una de las togas de los hechiceros y depositó la armadura encima de la tela, los envolvió e hizo una serie de nudos para crear un bártulo improvisado. Después de asegurarse de que todo estaba bien guardado echó otro vistazo al estado de sus heridas. Tenía quemaduras en buena parte de su torso y rostro, especialmente en la zona de la clavícula.

Edith se tomó con humor el pequeño desatino en las palabras de Eugeo, aunque su respuesta sembró más desconcierto en el mercenario. El jubón seguía en el suelo, con daños irreparables, no le había quedado otra opción que desprenderse de éste y dejar su pecho al aire. Se preguntó si la lancera era tan despistada cómo para no ver lo evidente o de verdad confiaba en las propiedades ignífugas de su vestido, pero tampoco iba remover el asunto, pues quería abandonar ese tema. Su frase final puso de manifiesto su peculiar sentido del humor, esta vez su juego de palabras tenía sentido y en un momento ideal para rebajar la tensión. - Haha. - Eugeo acompañó la carcajada del general. - Bueno, espero que nunca nos veamos en una situación de peligro similar. - Añadió con una sonrisa mientras un pensamiento travieso inundaba su mente. - "Aunque disfrutaría de ello en otras circunstancias"

-  Entonces, general... ¿Que hacemos ahora? - Preguntó, mirando los cuerpos de los emergidos.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Esp. de bronce [1]
Blue Rose Sword [3]
.
.

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
249


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Invitado el Jue Nov 19, 2015 8:14 pm

Era casi imposible que ella se quedase conforme con la respuesta obtenida, pues consideraba que era el deber natural de su clase en la milicia el servir de escudo para los demás. Sin embargo, no quiso alentar discusiones infructuosas que sólo volverían más tenso el ambiente. Asintió con la cabeza, aunque fue a regañadientes, pues lo que quería en realidad era asumir la responsabilidad. Pese a todo, no era necesario que Eugeo reconociese que ella era la culpable, su mente ya la castigaba lo suficiente como para buscar un verdugo de ferocidad mayor.

-Es improbable que ocurra, estos encuentros no son frecuentes por la zona, no con contingentes tan poco erráticos. -reflexionó en voz alta, todavía anonadada por que aquella fuerza se dirigiese directamente hacia el marquesado de Pherae. Ella, pese a ser originaria de Ostia por parte de madre, poseía en Pherae su vivienda principal y le molestaba saber que no poseían total seguridad. Lo notificaría, especialmente a sus hermanas menores, con la esperanza de que extremasen sus precauciones.

-Por supuesto, dejarlos ahí. Podemos ir a alguno de mis bares preferidos, o a mi casa, o a alguna tienda de ropa... -observó, al recordar que el pobre había terminado medio desnudo y no por vocación no como algunos clérigos que su álter ego SABE. Era una buena idea mirarle algo o dejarle algo que restase de su padre en su casa, pues sus intenciones eran plenamente inocentes al invitarle.

-Sea como fuere, nos merecemos un buen descanso. Hemos cumplido por hoy y no nos vendría mal un refrigerio. -sonrió, satisfecha, mientras juntaba las yemas de los dedos y achicaba los ojos. Sin duda, de llegar a saber que Eugeo no era de la zona, le hubiese ofrecido alojamiento porque sentiría que es lo menos que podía hacer por un camarada de guerra.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Eugeo el Mar Nov 24, 2015 9:21 pm

- Parece que el comportamiento de estos seres es similar al de las otras regiones... - meditó Eugeo ante la respuesta de su compañera, haciendo una breve pausa antes de seguir hablando. - Actúan de forma extraña cuando están solos... Cómo si estuvieran desorientados. Pero cuando se agrupan son muy disciplinados, cómo si participaran en una guerra... - seres atados al mundo entre la vida y la muerte, escaramuzas generalizadas - especialmente contra gentes de distintos países -, una invasión sincronizada en todos los continentes... Su intuición le guiaba a la teoría de seres que estaban reviviendo una antigua guerra, pero no había constancia de conflicto alguno antes de que las fronteras del mundo fueran rediseñadas, cada continente vivió aislado del resto hasta ese momento. Las conjeturas quedaron reducidas a meras divagaciones. Agitó su cabeza para hacer desaparecer sus pensamientos. - Lo mas importante es descubrir quién o qué han hecho que se levantasen, supongo...

Pero había algo que no podía abandonar sin alterar su integridad moral en el proceso, era el no capaz de abandonar los cadáveres en medio del camino. Por mucho peligro que habían supuesto al dúo, entre las creencias de Eugeo se incluía la necesidad de dar un trato digno a los muertos. Ya fuera por entierro, incineración o cualquier otro rito funerario, su alma seguiría intranquila si no daban descanso eterno a las de los emergidos. El mercenario se revolvió internamente después de la tajante respuesta de Edith, pero no habría sido capaz de abrir una zanja con sus propias manos, tampoco reunir madera suficiente para construir una pira. Su única opción era resignarse y acatar la decisión de la lancera, aferrándose a la seguridad de que otros gestionarían ese tema por ellos.

Mentiría si dijese que no lo necesitara... - asintió ante el argumento expuesto, pues Eugeo necesitaba mucho más que un simple descanso. - Siendo sincero, todo lo que propusisteis suena de maravilla. - Añadió con una sonrisa. - Muchas gracias por la oferta, la acepto gustosamente.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Esp. de bronce [1]
Blue Rose Sword [3]
.
.

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
249


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Eliwood el Miér Nov 25, 2015 3:05 pm

Tema cerrado.

80G a ambos participantes. [Campaña.]

Eugeo ha gastado un uso de su espada de bronce.
Edith ha gastado un uso de su lanza de bronce.

Ambos obtienen un incremento de +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
500


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las afueras {Campaña// Privado: Eugeo}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.