Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Zifar el Vie Feb 16, 2018 9:22 pm

Spoiler:
Campaña de conquista en nombre de Renais.

Zifar había asumido un giro completo a los pensamientos iniciales que tenía al volver a su patria para unirse a la causa del Príncipe Ephraim. La república de Carcino había caído en manos de los emergidos pero se encontraba en plena guerra de liberación por el ejército de Renais, que eufórico por sus recientes victorias en su territorio habían decidido liberar a los otros países de Magvel.

El caballero, ahora dentro de esta causa, fue de utilidad gracias a su gran conocimiento del país y le fue encargada la ayuda de la evacuación de los poblados o pequeños asentamientos hacia los asentamientos custodiados y protegidos por el ejército de Renais. Su tarea fue la de, previamente estudiada la ruta más fácil para el movimiento, vigilar desde los cielos la retaguardia del grupo para alertar de posibles emboscadas de los emergidos.

-Sucios emergidos que os atrevéis a usurpar la soberanía de Carcino a sus gentes, ¡sabed que probaréis el bronce de mi lanza y la ferocidad de los rugidos de mi wyvern!- gritó al cielo sin un receptor claro, junto a un feroz grito de su wyvern, que pareció comprender las intenciones de su loco jinete. -¡Nobles gentes de Carcino y soldados de Renais! ¡Vuestra integridad está más que asegurada gracias a mi destreza con la lanza y a las múltiples bendiciones que he recibido a lo largo de mi historia!- volvió a gritar y nuevamente sin nadie que lo escuchase, ya que estaba a la suficiente distancia y altura para que las nobles gentes de Carcino no le oyesen, o si se daba el caso de alguien que tuviese un oído excepcional, lo confundiese con el graznido de un cuervo.

Con estas palabras dio inicio a su patrulla mientras volaba en círculos agudizando todos sus sentidos al máximo, que al contrario que su cabeza, se encontraban en buena forma. Sin embargo durante su patrulla no podía evitar murmurar ciertas frases frases que en otro contexto causarían risa como"Jeje, veréis cuando os pille sucias bestias sin alma" otras eran "Os exorcizaré a base del bronce de mi lanza" que hubieran causado que no se le tomará en serio a la hora de patrullar, por suerte estaba solo (como a él le gustaba) y no había nadie que pudiese dar parte de este extraño comportamiento.


Última edición por Zifar el Jue Mar 29, 2018 9:45 pm, editado 6 veces
Afiliación :
- CARCINO -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado retirado

Autoridad :
-

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
666


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Hrist el Miér Mar 07, 2018 12:45 am

Carcino sufría también los estragos de la beligerancia emergida, tal y como atestiguaban los llamamientos a hacer campañas de conquista en nombre de Renais. Como había hecho ya otras veces, en Kilvas y en Daein, Hrist se apuntó a la juerga. Y sus primeras órdenes fueron ¡Sorpresa! Patrullar determinada ruta en busca de presencia emergida, y prestar asistencia cuando se le ordenase.

Y así andaba, surcando los cielos de Carcino, a lomos de Logi, y canturreando en voz baja cancioncillas que recordaba de años atrás, y que, en momentos de sumo aburrimiento, le asaltaban la memoria para amenizarle la existencia… o atormentarla con risa incontenible en el peor de los momentos.

-"Una bella doncella había una vez…"

Sería muy bella, esa chica, pero seguro que no tenía un wyvern que era una ricura, como Logi. Su niño era muy capaz y estaba muy orgullosa de él.

-"… de turgente figura y muy blanca tez…"


Vamos, la típica posadera nohria de los cuentos no aptos para niños. Se decía que hacía que los curtidos mercenarios inmersos en duelos de pulsos dejasen plantados a sus rivales para perseguir los encantos de dicha mujerzuela.

-"Cantar no sabía, pero ¡Dioses! Qué boca tenía…"

Al parecer, la moza tenía una hábil y afilada lengua, siempre a punto para cuando podía serle útil. Recordó cómo se les iban los ojos (y cómo babeaban) a los chicos del pueblo de Hrist tras las chicas que encajaban en esa descripción. Ay, por Grima, cuánta hambre había en los ojos de aquellos desgraciados que tanto se habían metido con ella. Tan hambrientos, que una vez los pilló mirándola de arriba abajo… Total para luego volver a llamarla “caballote”.  

-"Butifarra y chorizo, huevos y nabos, de todo cabía…"

Seguramente todas les habían dado calabazas, andaban desesperados y habían bajado el listón, opinión que Hrist no tuvo reparos en hacerles saber. Desesperación que se tornó pánico cuando Logi los fulminó con la mirada, acompañada de unas fauces que se iban abriendo segundo tras segundo. Al final, aquellos memos empezaban a pagar su estupidez con la edad del pavo.

-"… en su cesta de mimbre, pues ¿dónde iba a ser?..."

Logi rugió a modo de aplauso, cualquier rima que medio entonara su jinete era bienvenida. Aunque no entendiese ni jota. Qué más daba. Pero de repente, algo captó la atención de ambos. Un misterioso ruido, traído por el viento, de entre las alturas. ¿Serían emergidos? Qué poco habían tardado en hacer acto de presencia. A lo mejor cantaba tan mal que los había atraído. Eso sí era un problema. O a lo mejor había cautivado el corazón emergido de alguno de aquellos misteriosos seres y uno de ellos se disponía a pedirle su mano en matrimonio. Ahora que lo pensaba… ¿Cómo vivían los emergidos? ¿Habría… niños y niñas emergidos?

Ese siniestro pensamiento, que estaba a punto de sacudir de su mente con unas cuantas espantadas de plumero en su mente, se interrumpió de nuevo. El extraño sonido se acercaba. Logi protestó con un gemido ronco.

-¿Qué? ¿No son emergidos, entonces?

Su montura no se había puesto tensa, con lo cual, no iban a ser emergidos. Cuanto más se acercaba al supuesto origen del sonido, más… perpleja se quedaba.

-¿He…? ¿He oído bien? –
pensó en voz alta, ordenando a Logi que redujese la velocidad. –Parece… alguien… ¿vociferando?

¿Quién leches iba a estar a tantos metros de altura soltando sapos y culebras a todo volumen? Porque la entonación parecía furiosa. O por lo menos, lo que le llegaba lo parecía. Entonces, sucedió. Un rugido lejano.

-¡¿Logi?! –El wyvern había emitido un fuerte grito, como si reaccionase a algo. -¡Logi! ¡¿Qué pasa?! ¡¿Es un wyvern lo que se ha oído?!

A medida que avanzaban, el viento arreciaba y el flequillo de Hrist volaba alborotadamente en su frente, cuál mercenario descamisado y sobrado a caballo con el fresquito en la cara. Asió su hacha larga de bronce con fuerza, por si acaso se trataba de un bandido a lomos de un wyvern. La mercenaria empequeñeció los ojos, intentando discernir lo que en la distancia parecía una lejana, muy lejana, silueta voladora.

-¿Crees que puede ser un bandido borracho como una cuba? –preguntó al wyvern, que soltó un escueto respingo en forma de ronquido. -Cuánto irresponsable a lomos de criaturas voladoras… -añadió, con un punto de hastío.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Wyvern Master

Cargo :
Mercenaria

Inventario :
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Hacha l. de bronce [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1443


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Zifar el Jue Mar 29, 2018 7:49 pm

El caballero Zifar seguía con su patrulla mientras hablaba consigo mismo dándose mensajes de apoyo, menos mal que volaba a gran altura donde poca gente podría escucharle porque si sus palabras fueran oídas causarían espanto entre las personas que lo escucharan, o risa dependiendo la empatía que estos sientan hacia una persona que evidentemente no está en sus cabales. Sin embargo sus estupideces obtuvieron "respuesta" si bien esta no era humana: un rugido de wyvern llegó al fino oído de Zifar, bien entrenado tras años de vuelo y que había resistido el paso del tiempo.

Este rompió el mundo de locos en el que se encontraba y rápidamente se dirigió hacia donde creía localizar tal sonido que él podía asegurar no se encontraba extremadamente lejos, agarró su lanza con fuerzas y se mentalizó para un posible choque con fuerzas emergidas del que él estaba seguro de poder salir victorioso con asombrosa facilidad, Zifar, ¡el último caballero de Carcino! Su lanza perforaría la garganta (o lo que sea que tuvieran aquellas cosas) de innumerables emergidos en pos de una causa tan noble como el proteger la vida de inocentes civiles, además su leyenda se extendería en tierras extranjeras gracias a la presencia de tropas de distintos países y sería laureado por estas, siendo acogida su figura en el imaginario popular del continente para toda la eternidad con el nombre de... ¡Zifar el revientagargantas! O bueno, esa era la historia que rápidamente había desarrollado en su cabeza.

Sin embargo como es habitual su historia rápidamente fue destruida por la realidad y es que lo que se encontró distaba bastante de ser un emergido sediento de sangre civil, sino que era una chica montada a lomos de su wyvern que no parecía tener intención de atacar a los civiles.

-¡Noble joven, practicante del noble arte de montar wyvern al igual que un servidor, ¿qué le trae por estas peligrosas tierras atacadas por los emergidos? ¡Yo, el inigualable Zifar, en alianza con las fuerzas de Renais he decidido acabar con la amenaza que asola nuestro eterno continente! En mi condición de caballero y en pos de protegerte he de indicarte la dirección del campamento más cercano para refugiarte sin embargo tendrás que perdonarme ya que no podré escoltarte hasta el campamento ya que tengo tareas de vigilancia en este área.- le dijo a la joven con un tono un poco paternalista, si bien era bastante posible que la chica supiera apañárselas sola y por lo menos portaba un arma (detalle que Zifar omitió) no pudo evitar sacar a relucir su orgullo de caballero acompañado de su verborrea.
Afiliación :
- CARCINO -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado retirado

Autoridad :
-

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
666


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Hrist el Jue Mar 29, 2018 10:47 pm

-B-Buenos días, caballe…

Ante ella había aparecido, de repente, el que probablemente era el autor de aquella extraña cacofonía de vociferios e improperios que había oído hacía escasos segundos. Un hombre ya mayor, de la quinta de su abuelo, muy seguramente, y ataviado en armadura de caballero. Una frondosa barba blanca le enmarcaba el rostro, acompañada de una severa (a la par que vagamente desconectada de la realidad) mirada. Decía llamarse “Zifar”.

-E-Encantada, Don Zifar, soy Hrist, y me he apuntado a las campañas en nomb… -intentó responder, relajando el agarre a su hacha larga de bronce.

De nuevo, no logró acabar la frase. Así que decidió esperar a que el vetusto caballero con barba y wyvern a juego acabase de soltar toda esa diatriba sobre “el inigualable Zifar”, la alianza con Renais y la amenaza que asolaba el continente, así como el cometido de las tareas de vigilancia que le impedía acompañarla al campamento más cercano para que se refugiase. Diatriba que soltó, todo sea dicho, con espectacular entusiasmo. “Practicante del noble arte de montar wyvern”. Leches, el hombre tenía una elección peculiar del vocabulario.

-Encantada, Don Zifar. –Intentó de nuevo responderle. El tono con el que la mandó al campamento a hacer bondad le hizo pensar que la estaba regañando. Y temía que la interrumpiese para decirle que “ese no era lugar para un civil”.–Me llamo Hrist y soy mercenaria. Me he apuntado a las campañas en nombre de Renais para combatir a los emergidos aquí en Carcino.

En ese momento, Logi gimió de forma protestona, reclamando su lugar en la presentación.  

-Ah, y éste es Logi, mi compañero de viaje. –Añadió rápidamente, antes de que su montura se ofensdiese también de verdad.

Dio unos golpecitos afectuosos al cuello del wyvern, que en esos momentos saludaba al wyvern del tal Zifar con un energético rugido.

-Como le decía, me he apuntado a las campañas en nombre de Renais aquí en Carcino. Se me ha ordenado patrullar la zona, y prestar asistencia allá donde sea necesario. –le explicó, temerosa de una inmerecida reprimenda, si bien lo disimuló muy bien no moviendo ni un solo músculo de la cara que no fuese imprescindible para vocalizar bien, sin cambiar su expresión de cordialidad neutra.

A primea vista, era difícil discernir si realmente el hombre era así de apasionado en su forma de ver la vida, o si estaba ofendido ante la visión de una jinete de wyvern jovencilla sin espantosas cicatrices en rostro y cuerpo que atestiguasen su dureza y su saber hacer. Algo le decía que la veía como una niña pequeña que había sacado a pasear al perro de más de dos metros de estatura en una zona vedada a tales animales. Tampoco ayudaba esa mirada punzante con que la observaba, agudizada por la muy marcada edad que se delataba en su rostro, que endurecían aún más sus facciones.

-Así que no hay de qué disculparse, Don Zifar. –Prosiguió, con el corazón a punto de salírsele de la garganta. Pero hizo un buen trabajo aparentando calma y tranquilidad. –Yo también estoy de patrulla, y a su disposición si lo cree necesario.

Era como echar ingredientes a boleo en una gran olla, habiéndote leído las instrucciones de la receta pero viendo que el resultado no era el que se indicaba en los escritos. O bien salía como tenía que salir, o bien explotaba con un gran estruendo y lo dejaba todo perdido. O bien le decía que muy bien, buen trabajo por el bien de Carcino, o bien la reñía por apuntarse a una campaña de conquista teniendo todavía cara de niña.


Última edición por Hrist el Vie Mar 30, 2018 5:47 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Wyvern Master

Cargo :
Mercenaria

Inventario :
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Hacha l. de bronce [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1443


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Zifar el Vie Mar 30, 2018 5:22 pm

La chica, que se presentó como Hrist, pareció tomarse la actitud paternalista de Zifar mejor de lo que cabría esperarse,  puede que debido a la vejez de este, su locura o que en el fondo no había malicia al menospreciar sus habilidades no crearan las circunstancias necesarias para llevarse una merecida reprimenda, la chica  simplemente explicó su situación de la mejor forma posible.

-¡Oh la lamento la descortesía que he tenido hacia usted ahora que soy conocedor de su condición de guerrera!- gritó Zifar exhaltado cuando la joven desveló su cometido en aquellas tierras, al igual que él estaba al servicio de Renais pero mientras Zifar estaba defendiendo un convoy (desatendiéndolo un poco con aquella conversación, todo sea dicho) Hrist estaba patrullando la zona, por lo que podrían considerarse camaradas -En estos tiempos de incertidumbe los nobles caballeros como yo o vuesa altísima persona debemos extremar las precauciones con los civiles ya que el excedernos en la confianza hacia estos puede tanto su vida como la nuestra en peligro, aun así nada excusa el haber vilipendiando el honor y respecto que merece una compañera en el camino de la caballería y por ello merezco ser fustigado innumerables veces y juro que cuando el último emergido de Carcino haya sido expulsado cumpliré la penitencia necesaria para que su honor quede restablecido.- Volvió a dejarse llevar Zifar por su excesiva imaginación, posiblemente al acabar el conflicto (si sobreviviese a este) su senil mente hubiera olvidado aquella circunstancia a menos que el destino quiera que ambos volvieran a encontrarse y que Hrist le recordase tal promesa, lo cual es algo bastante improbable.

Antes de que pudiese seguir con su palabrería sintió algo que paró en seco el carácter dicharachero que tenía, su vista se clavó en un punto lejano donde tras el tupido velo que formaban las hojas y ramas de los árboles del bosque se abría un pequeño orificio apto para miradas indiscretas, pudo ver  una pequeña silueta que confirmó sus sospechas y rápidamente emprendió el vuelo hacia allí. Lo que vio Zifar fue un emergido  e instintivamente se lanzó hacia allí en picado, volvió a agarrar su lanza con la fuerza que había realizado antes de reconocer que la chica no era un emergido y se la clavó al emergido en la cabeza arrastrándola con él fuera de su cuerpo, lo que acabó con la vida de ese infeliz.

Sin embargo tras ese acto heroico se escondía una fuerte imprudencia ya que incapaz de determinar cuantos emergidos había juntos se encontró atrapado en el bosque, bajo la atenta mirada de los emergidos sorprendidos por la espontánea decapitación de su camarada que analizaban a su nuevo enemigo de manera minuciosa, determinó unos seis enemigos restantes, sin embargo lo preocupante no era la cantidad de enemigos sino las circunstancias en la que los enfrentaba: al encontrarse en un bosque tan frondoso no podía gozar de la maniobrabilidad que tantas ventajas conferían a su clase en batallas a campo abierto, a su vez quedaba atrapado en este recinto ya que las grandes ramas impedirían una salida simplemente elevándose ya que estas causarían heridas a su wyvern o a él mismo y por si esto fuera poco, dos jientes wyvern emergidos bloquearon la zona del bosque que ZIfar había usado como entrada. Aunque le doliese en el orgullo su integridad física dependía de las aptitudes de Hrist para la batalla y de que esta quisiera ayudarlo.
Afiliación :
- CARCINO -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado retirado

Autoridad :
-

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
666


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Hrist el Sáb Mar 31, 2018 12:35 am

¡Guerrera! ¡Zifar se había referido a ella como guerrera! Madre del Amor Hermoso, hacía tiempo que no la trataban con tanta deferencia.

-¡Oh! ¡No se preocupe, en serio, no ha sido descortés para nada!

La joven jinete de wyvern intentó quitarle hierro al asunto, pues el honorable caballero a las puertas de la jubilación parecía habérselo tomado muy a pecho. Los ojos se le iban abriendo de par en par a medida que el veterano wyvern rider iba avanzando en su discurso de caballerías, honor y compañeros en el camino de la caballería.

-¿A-Altísima persona? –repitió, visiblemente apabullada por lo que a ella le parecía un halago arrollador.

¡Ella! ¡Una humilde pueblerina que sólo había tenido la suerte de ser hija de mercenarios! Jolines, si hubiese tenido unos cuantos bastantes menos de años, lo mismo se prendaba de él (pero sólo un poquito).

-Sí, hay que extremar las prec… -notó el inicio de un leve tic nervioso en el párpado superior del ojo izquierdo.

No pudo acabar la frase, el hombre siguió con su imparable retahíla. Logi roncó por lo bajo, en tono de burla. Hrist lo notó y lo amonestó con una severa mirada. Pero el wyvern no la miró. No quiso mirarla. Evitó mirarla. Puesto que, si no veía la mirada, no había amonestación.

-No, no, ¡Ni por asomo me siento vilipend…! -La sonrisa se le congeló.

¡Pero bueno! ¡¿Qué novela caballeresca se estaba montando el buen hombre?! ¡No se sentía vilipendiada en absoluto, sólo había tenido la sensación de que la iba a reñir! ¡Nada más!

-¡¿Qué… Qué?!

La imprevisibilidad de la vida la traicionó y una mueca de incredulidad se dibujó en su joven rostro. ¡¿FUSTIGARSE?! ¡¿INNUMERABLES VECES?!¡Por el divino escote de Grima! ¡¿Eran todos así en Carcino?! ¡¿Se les iba a todos la pinza de esa manera?!

-¡No hace falta que se fustigue innum…!

La frase quedó, otra vez, a medias, pues el honorable “compañero del camino de la caballería” salió disparado en dirección a algo. Logi gimió molesto.

-¡¿A dónde va ahora?!- preguntó a voz en grito para que la oyese mientras se alejaba. -¡¿Y tú qué?! –inquirió a su montura. -¡No me digas que te has quedado con ganas de saber cómo acababa esa penitencia de marras!

El wyvern volvió a gemir, con un tono grave y lánguido, cuál aullido de lobo en medio de la noche. Eso era un “SÍ”.

-¿A dónde ha ido? –masculló, empequeñeciendo la vista para seguirle el rastro.

Al cabo de pocos minutos lo identificó en la lejanía, empalando su lanza en algo. Un emergido. O eso esperaba. Porque si se había precipitado y se había cargado a un civil por error, no se quería ni imaginar la “fustigación” a que se sometería “innumerables veces”.

-Si es un emergido, seguro que habrá más. –pensó en voz alta, sabiendo que volvía a estar sola. -¿Cómo se ha metido entre tanta copa de árbol?

De un golpe de rienda, Hrist se encontró dirigiéndose hacia donde se hallaba Zifar. Pero antes de lanzarse de cabeza, paró unos instantes a observar el panorama. La espesa capa de hojas y ramas dificultaba muchísimo la visión (por lo menos, para una extranjera como ella), pero acertó a ver unos cuantos emergidos más. Cuatro, para ser exactos. Voló un poco más sobre la zona, tan silenciosamente como pudo, sospesando por dónde irrumpir para ayudar a Don Zifar y luego recordar el camino de vuelta.

-¡Mierda! ¡Le va alcanzar! –gritó, al ver a un emergido con hacha abalanzarse sobre él. -¡Detrás de usted, Don Zifar!

Se lanzó a toda velocidad para interceptar al objetivo, pero temía no llegar a tiempo. A lo mejor lo que salvó la situación fue el rugido de Logi, que hizo frenar momentáneamente al emergido, confuso. Con apresurado tajo del hacha larga, la mercenaria alcanzó a tiempo al fighter emergido. Quiso asestarle un segundo golpe, pero el malnacido lo esquivó por los pelos. Lo que no pudo esquivar fueron las fauces de Logi, que lo apresaron por las piernas y lo sacudieron de lado a lado cuál muñeca de trapo, tal como había hecho aquél anochecer de ventisca en Daein.

Cuando soltó al emergido, éste fue incapaz de levantarse del suelo, momento que aprovechó ella para darle el golpe de gracia y finiquitarlo de una vez por todas.

-¿Estáis bien, Don Zifar? –preguntó, buscando al vetusto caballero con la mirada preocupada. –Ah, mierda… -murmuró para sus adentros.

Y es que había calculado mal. Desde fuera, sólo había alcanzado a ver cuatro emergidos. Pero eran seis. Cinco, si descontaba el que acababa de despachar. Cinco contra dos. Habría que medir muy bien los movimientos, puesto que una huida precipitada hacia el cielo era poco recomendable, a menos que uno de los wyverns se dedicase a arrancar ramas con la boca para abrir camino hacia el exterior.

-¡Ándese con ojo! ¡No sé si habrá más escondidos! –acertó a decir, colocándose al lado del anciano wyvern rider.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Wyvern Master

Cargo :
Mercenaria

Inventario :
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Hacha l. de bronce [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1443


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Zifar el Vie Abr 27, 2018 10:39 pm

¡Tuvo suerte de haberse encontrado con aquella mujer y que fuera apta para el combate con armas! Ya que si no hubiera sido así su vida corría peligro, y si bien seguía encontrándose en una situación peliaguda la ayuda de su nueva conocida, que no dudó en ir a apoyarle acabando con otro emergido en el acto. -¡Oh! No tengo lágrimas para expresar la felicidad en la que me hallo ahora mismo, ser testigo de tu arrebato de valentía por ayudar a un pobre caballero como yo me da un poco más de esperanza por las generaciones venideras, y cuando deje el mundo para fundirme con la madre tierra sabré que está en buenas manos.- declamó, pareciendo no ser consciente de que en esa situación lo más innecesario era distraer (y distraerse) con sus ridículos soliloquios.

-Sugiero que ataquemos primero a los jinetes que bloquean la salida, con esta despejada podremos movernos con más libertad y aprovecharnos de la ventaja que nos confiere el aire, yo cargaré, tú encárgate de que si hay algún arquero que no me moleste demasiado.- le sugirió sin preocuparse mucho de que los emergidos pudieran oírlo, a fin de cuentas, criaturas tan monstruosas no hablarían su lengua, ¿no? Si bien había hecho partícipe de su plan a su camarada a Zifar no le interesaba demasiado su opinión, y tenía la experiencia de que si actuaba espontáneamente sin dejar espacio a réplica o siquiera a que la otra persona sospese el plan, por falta de opciones lo acabarían siguiendo a él.

Sin embargo en defensa de Zifar, tampoco había demasiado tiempo para pensar una estrategia, ya que los emergidos no entrarían en un shock eterno y debían aprovechar la ventaja que les confería la iniciativa. Así, siguiendo su estrategia cargó contra los dos jinetes que bloqueaban la salida, esperando que su compañera cubriese bien la retaguardia, por ejemplo si se encontrara solo no podría haber empleado un ataque así, ya que quedaría a merced de los emergidos que se encontraban en el suelo.

Mientras la distancia entre él y los emergidos enemigos elevó la tensión de sus manos y espero a que la distancia fuera mínima para situar su larga lanza en posición horizontal bloqueando ambas lanzas, con un ataque de punta no habría podido defenderse de los dos emergidos a la vez, y si bien podría resistir un par de estoques si finalmente no le servía para dañar al emergido deseado (lo cual no era algo ni de lejos seguro) habría quedado en un ataque inútil que además minaría su autoridad frente a la joven y, lo más importante, su honor.

Con un rápido movimiento de lanza acompañado de un empuje hacia arriba de su wyvern alejó las lanzas de los emergido y atacó al de más a la derecha, logrando alcanzarle, sin embargo el ataque estuvo lejos de ser mortal al tratarse de una maniobra rápida y complicada, no pudiendo así aplicar demasiada fuerza en realizarla.
Afiliación :
- CARCINO -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado retirado

Autoridad :
-

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
666


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Hrist el Dom Abr 29, 2018 9:20 pm

La intervención de Hrist no pasó desapercibida para los emergidos. Ni tampoco para Zifar.

-Oh, no, ¡No hace falta! ¡En serio, no hace falta que derrame ninguna lágrima! –se apresuró a declarar la mercenaria, visiblemente apurada por el ataque de veterano desencantado de la vida que ve de nuevo la luz, que parecía sufrir Don Zifar.

Por el momento, el emergido que había aniquilado al entrar a socorrer al jinete de wyvern con barba seguía muerto. Uno menos a derrotar. Todavía quedaban cinco en pie.

-¡Don Zifar! ¡Aún quedan cinc…!

Pero no pudo acabar su recuento de enemigos restantes. El vetusto caballero a lomos de un wyvern había sugerido su estrategia con un tono de política de hechos consumados. O lo que era lo mismo: Iba a hacerlo sí o sí, si es que el hecho de que no prestase atención a lo que la chica decía era pista alguna de ello. Logi parecía verlo así, también.

-¿A qué ha venido eso? –Respondió Hrist con una severa mirada de reojo  al ronquido burlón del wyvern, que se hizo el despistado con un bufido al suelo: de repente, el emergido derrotado se había vuelto un punto muy interesante al que desviar su mirada. –Te he oído, Logi. –sentenció, arrastrando su severa voz, lentamente. El wyvern resopló de nuevo.

Tampoco es que sobrase el tiempo para reflexionar detenidamente el siguiente paso a tomar. O atacaban a unos, o atacaban a otros. Y si no, serían los enemigos los que atacarían. Y dado que Don Zifar decidió ir de cabeza a por dos jinetes que obstaculizaban la salida, a la wyvern rider no le quedó otra que seguirle y cubrirle las espaldas.

-Hala, allá vamos… ¡Sí, sí, yo le cubro!...

A esas alturas, la mercenaria ya se había resignado a seguir el rocambolesco rastro que dejaba tras sí tan peculiar wyvern rider. Mientras éste bloqueaba el ataque de dos jinetes, un tercero intentó alcanzarle por la espalda. Hrist interceptó el ataque por los pelos, si bien sólo pudo hacer eso. El jinete emergido retrocedió al ver su ataque bloqueado, con lo cual salió rápidamente del alcance del wyvern y de la mercenaria.

-Vaya, no son tontos del todo… -masculló. Logi soltó un intenso rugido de advertencia, a la vez que escarbaba con las patas, como una especie de toro gigantesco con escamas y alas.

Vigiló de reojo a Zifar, que había hecho retroceder a los dos jinetes que le atacaban, y se había centrado en uno de ellos, el de más a su derecha. Le pareció que le había alcanzado, pero aún faltarían algunos ataques más hasta derribar al enemigo. Por el momento, no parecía haber ningún arquero cerca. Y si lo había, tenía su trasero emergido a muy buen recaudo. Casi prefería tenerlo de espectador, en vez de que estuviese sospesando cuándo dispararles una maldita flecha que no haría otra cosa que despistarles, herirlos, y dificultarles los movimientos.

No quedaba otra que tomárselo con paciencia y no precipitarse. Y sobre todo, no perder de vista a Zifar, que lo mismo decidía cambiar la fustigación por penitencia si no acertaba más de dos veces seguidas, en un arranque de honor caballeresco y complejas interpretaciones de los conceptos de “autoridad” y “credibilidad”. O ese hombre se tomaba las cosas muy a pecho… o simplemente tenía un carácter peculiar. Muy peculiar.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Wyvern Master

Cargo :
Mercenaria

Inventario :
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Hacha l. de bronce [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1443


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Zifar el Lun Mayo 21, 2018 10:47 pm

El repentino ataque de Zifar volvió a ser seguido por su improvisada compañera, que volvió a ser vital para su supervivencia salvándole de un imprevisto ataque dirigido por la espalda y, aunque era innegable que el caballero tenía dotes naturales como guerrero y un gran dominio tanto de su montura como de su lanza, sin embargo tras su retorno a la vida guerrera se había convertido en un maldito kamikaze y de un estilo de combate imprevisible, cosa que podía poner de los nervios a sus compañeros.

-Oh que gusto tenerte como compañera, tu destreza ha vuelto a salvarme de nuevo de una segura visita a los cielos de la que no podría volver, como recompensa tendrás el gusto de ver mi técnica secreta de combate.- le agradeció a la chica mientras desviaba los ataques de los dos emergidos que tenía delante con relativa facilidad -Tenía pensado guardar este ataque para mi batalla final contra el Dios de la destrucción pero para proteger a la joven Hrist me veo obligado a usarla contra vosotros y acabar lo antes posible para beneficio de todos.- dijo dándose aires de grandeza.

Así mientras desviaba ataques esperó a ser atacado por el jinete de la izquierda e hizo un fuerte bloqueo que lo desequilibró, cuando el otro emergido iba a aprovechar este aparente descuido para golpearle le dio dos palmadas a su wyvern que rápidamente descendió mientras Zifar se impulsaba con un salto desde el lomo del jinete pasando por encima el ataque que le había dirigido el ahora sorprendido emergido y antes de que pudiera reaccionar - ¡Técnica ignota de la caballería de Carcino.- dijo mientras dirigía su lanza contra la cabeza del emergido en un golpe fulminante, aunque con un nombre tan largo tuvo que acabarlo mientras volvía a ser recogido por su fiel wyvern.

El emergido, que ya había recibido daño de antes (aunque con un ataque tan directo seguramente no hubiera sido necesario) cayó del wyvern, emprendiendo su montura una errática huida que no fue perseguida por nadie, a fin de cuentas una montura sola no era demasiado peligrosa y había más cosas en las que centrarse, en concreto los cuatro emergidos que les quedaban por derrotar.

Tras la caída de este último emergido recordó su misión - Oh gran Hrist, tenemos que darnos gran prisa en despachar a estos pecadores ya que para cumplir con esta lucha estoy dejando de lado la misión que me fue asignada... ¡Oh como he podido ser tan egocéntrico para abandonar a mi gente por la gloria de la lucha!- dijo fustigándose, y si no estuviera en mitad de un combate era muy posible que, viendo sus experiencias anteriores, hubiera acabado por autolesionarse.
Afiliación :
- CARCINO -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado retirado

Autoridad :
-

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
666


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Hrist el Vie Mayo 25, 2018 12:15 am

-Eh… G-gracias…

Zifar le reconoció el esfuerzo a Hrist. Un tímido rayito de orgullo se coló en su interior. Que otro jinete de wyvern alabase su técnica y su perseverancia era algo especial, un reconocimiento especial… Hasta que llegó a la parte de la “segura visita a los cielos de la que no podría volver”. La pelea por controlar la tirantez del rictus en sus labios se endurecía. Empezaba a dudar de si aquél hombre estaba realmente en sus cabales, o si solamente era así de exagerado.

-¿T-Técnica secreta? –la voz le sonó una octava más aflautada de lo que hubiese querido.

Que Anankos los pillase confesados. La única “técnica secreta” que Hrist era capaz de concebir para Zifar era que éste se sacase de algún bolsillo oculto una fusta maciza con la que fustigar innumerables veces a sus enemigos (hasta que derramasen lágrimas de profundo arrepentimiento y vergüenza).

-¿Dios de la destrucción? ¿Qué Dios de la destrucción? –Atinó a repetir, alternando miradas fugaces al Zifar y al jinete emergido que vigilaba. -¿Hay un Dios de la destr…?

Al verle abalanzarse sobre el emergido, Hrist contuvo la respiración. Aquello no podía acabar bien. O sí, viendo que acertó a ensartar la cabeza del emergido cuál pinchito plegiano. De lo que no estaba segura, era de en qué consistía exactamente dicha “técnica”. Si es que se le podía llamar “técnica”. No lograba decidirse entre pensar que había hecho un placaje suicida que había salido milagrosamente bien, o que el hombre realmente había esquivado el ataque SALTANDO por encima del arma del enemigo. Durante unos instantes, tuvo la tentación de pensar que aquello era un sueño lúcido, y que por lo tanto tenía vía libre para ponerse de pie sobre Logi, gritar “¡PILAR NEGRO DE ANANKOS, DAME EL PODER!”, y proceder a transformarse en una bella y grácil bailarina en medio de un remolino de niebla brillante como la purpurina, y posteriormente, patear traseros emergidos a golpe de cadera. Pero una vocecita, que se parecía a la de su abuelo, que clamaba cosas como “¡LOCURA!” y “¡DELIRANTE!”, la ayudó a aferrarse a la realidad en aquellos oscuros momentos de necesidad. Eso, y que el nombre de la técnica secreta era tan largo que no logró acabarlo antes de finalizar su ejecución.

-… Ignota… De la caballería de Carcino… -Acertó a musitar Hrist, ocultando su perplejidad tras su querido rictus labial. -¡Ufff!...

El jinete emergido volvía a la carga, con una estocada por sorpresa. Hrist tenía su interés puesto en otra cosa, pero aún así desvió la lanza con un golpe desganado. Esta vez, Logi consiguió pegarse lo suficiente como para que no se les escapase el jinete una segunda vez. Hrist le sacudió un golpe en las muñecas (aunque más bien estaba apuntando a su cintura), provocando que la lanza se le escabullese momentáneamente de las manos. En esos precisos instantes, le propinó un segundo golpe que lo tiró del caballo, que salió corriendo por patas, levantando algo de tierra a su paso. Remató al jinete emergido con un tajo en la espalda.

“Gran Hrist”. Era la primera vez que ponían “Gran” antes de su nombre. Aún acabaría creyéndoselo. A lo mejor tendría que plantearse hacerse escudera de algún caballero rocambolesco.

-¡Vale! ¡Vale! –concedió la mercenaria, acercándose raudamente a Zifar. -¡Deje de fustigarse! ¡Lo está haciendo muy bien, no tiene de qué lamentarse! –Dijo apresurada, deteniendo la lanza con la que se estaba, efectivamente, fustigando -¡Entonces vuelva a perseguir el dieal de luchar por su gente! –apostilló, mirando de reojo cómo los emergidos que quedaban volvían a reorganizarse. -¡Por cierto, ya sólo quedan tres emergidos!

Ya no sabía qué esperar de la vida. Tan pronto se veía haciendo de niñera a un clérigo insoportable y malcriado, como se enrolaba en un trabajo que consistía recuperar papeles emergidos con compañeros de lo más variopintos, para acabar topándose con caballeros de peculiar código de honor. Si después de todo lo que tenía que aguantar no encontraba un novio con el que asentar bien la cabeza, Anankos iba a tener que darle muchas explicaciones al respecto.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Wyvern Master

Cargo :
Mercenaria

Inventario :
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Hacha l. de bronce [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1443


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Zifar el Sáb Jun 30, 2018 5:43 pm

Tras su éxito derrotando a uno de los emergidos Zifar comenzó a preocuparse del destino de las personas a las que había jurado proteger, ¿no era un acto de vanidad abandonar la escolta para derrotar a una patrulla de emergidos con las que podría haberse enfrentado más tarde en un momento más oportuno para no descuidar su misión? Esto le llevó a protagonizar uno de sus episodios de arrepentimiento, sin embargo fue interrumpido por una llamada a la sensatez que hizo su nueva compañera.

-Tiene usted razón, no es momento ahora de lamentarse ni de arrepentirse por las malas decisiones tomadas en el pasado, lo hecho hecho está y debemos atenernos a otro, ¡oh gracias por abrir el entendimiento a este pobre viejo caballero!- respondió recuperando la compostura y, en seguida, su mente empezó a maquinar un plan para acabar con los emergidos lo antes posible, ahora además de derrotarlos (cosa que no iba a suponer demasiado problema) estaba la llamada de volver a su deber que sentía Zifar, por lo que intentó dar rápidamente con un plan maestro -Tengo una idea Hrist para acabar con los emergidos con la máxima premura, puesto que no son humanos carecen de razón por lo que deberíamos poder engañarlos fácilmente.- comenzó, aportando unas razones sacadas de la manga pero que su tono tan convencido harían dudar hasta al máximo conocedor de los emergidos del continente -Aprovechando que tenemos vía abierta hacia fuera del bosque, el legendario caballero Zifar, entretendrá a los tres emergidas mientras que vuesa merced fingirá huir y tras un tiempo prudencial volverá para hacer un golpe sorpresa demoledor que no esperarán en sus cabezas inhumanas.-

El plan podía tener éxito, sobre todo sabiendo que jugaban con la sorpresa y que los emergidos no habían mostrado una gran capacidad táctica, sin embargo, como se dice, correlación no implica causalidad y que el plan tuviera éxito o no no confirmaba las tesis del viejo loco, ya que hay testimonios de emergidos desarrollando un alto nivel estratégico, aunque como siempre esto puede ser fruto de rumores infundados y, Zifar desde luego, no era consciente de estos.

Dadas las órdenes, el caballero descendió a despistar a los emergidos mientras esperaba a que Hrist acatase la otra parte del plan, por suerte no parecían contar con enemigos capaces de atacar a distancia, por lo que se limitó a marearlos aprovechando la ventaja de poder volar para mantener una distancia prudencial: estocada sin pretensiones por aquí, subir la altura por allá... Sin embargo, contra toda previsión del viejo, los emergidos parecieron cansarse de ser vacilados y decidieron emprender una rápida huida hacia una zona del bosque más frondosa. Zifar reaccionó rápidamente (e imprudentemente, como era típico de él) para detenerles y salvar el plan, sin embargo con gran celeridad uno de los emergidos se giró y le propinó un lanzazo que, si bien no le causó grandes daños, causó que el caballero se desequilibrara y cayese al suelo donde estaba a merced de la furia emergida, sin embargo, el hecho de que hubieran parado para atacarle significaba que no eran conscientes del plan que se estaba maquinando contra ellos, Zifar solo podía aguantar y rezar porque su compañera llegara antes de que acabasen con él.
Afiliación :
- CARCINO -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado retirado

Autoridad :
-

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
666


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Hrist el Miér Jul 18, 2018 7:07 pm

Sus palabras parecieron surtir efecto. Ni que fuese temporalmente. Lo justo para que Don Zifar se repusiese de su arrebato de epifanía de errores pasados y volviese a la carga de nuevo. Esta vez, con un nuevo plan sin el sello de aprobación de la unidad de evaluación de riesgos del trabajo.

-Bueno, aspecto humano sí tienen… -murmuró por lo bajo. –Eh… razonar sí que raz… -intentó, nuevamente, y sin éxito, apuntar que el hecho de ser emergidos no quitaba que a veces le daban a la sesera con asombrosos resultados. -¿T-Tres contra uno? ¿Estáis seguro de que podéis c…? –Otra vez, su respuesta a medias. -¡EH! ¡UN MOMENTO! –El caballero barbudo se fue a llevar a cabo su plan, ajeno por completo a si Hrist se había enterado de la copla. -¡¿”VUESA MERCED” SOY YO?!

El rictus de Hrist se acentuó, su labio inferior, tieso, estaba ya por encima del nivel de su dentadura. Supuso que sí, en vistas a que el vetusto jinete de wyvern no respondió. Probablemente, ni la oyó, absorto en la fantasía caballeresca y heroica que acababa de improvisar, y que acababa de incluir en su política de hechos consumados. Logi resopló profundamente, viendo a su semejante alejarse sin decir ni mú.

-Sí, Logi. –le comentó Hrist. –Parece que son tal para cual. –Concluyó mientras hacía dar media vuelta a su montura para irse por el claro que permitía acceder, de nuevo, a cielo abierto.

Salió volando por la vía de escape, pero no vio claro cómo esconderse sin llamar la atención. Una cosa era aterrizar en la nieve, mullida y amortiguadora, pero otra muy distinta era hacer que un trasero pesado de wyvern tocase tierra en silencio cuando ésta estaba llena de ramitas y arbustos (que crujirían descaradamente en cuanto los pisasen). Por no hablar de que el aire que levantaban sus alas haría ruido y movería las alfombras de hojas caídas que había esparcidas alrededor. Así que optó por lo que le pareció que se parecía más. Ganar altura, y vigilar la zona cual buitre buscando una oportunidad.

-¿Pero cómo me lo monto para meterme en estos berenjenales? –se preguntó en voz alta, vigilando a aquel hombre tan imprevisible. Logi le respondió con un suave ronquido. –Si me hubiese dedicado a ama de casa, esto no estaría pasando. –rezongó, dando vistazos alrededor, por si las moscas.

Su montura dio un fuerte resoplido de disgusto.

-¿Qué pasa? –le inquirió. –Igualmente estarías en la familia, no te habrías quedado en aquel criadero. –le aseguró.

Pero de repente, se imaginó a sí misma en el pueblo. Muerta del asco. Viéndole el careto a aquellos idiotas. Con el tiempo no habían mejorado. Habían ido a peor. Claramente no tenía futuro en el pueblo. No si lo que ella buscaba era no vivir amargada por el cotilleo endémico del lugar, no estar acosada por las viejas del visillo, ni resignarse a estar sola cuando Papá y Mamá ya no estuviesen. Antes acabaría en el calabozo por romperle las piernas y los brazos a media juventud del pueblo. Un buen golpe de rodillo podía finiquitar burlas y fantocheos como agua de mayo, pero allí… aquello era una pescadilla que se mordía la cola.

-Bueno, igual tienes razón. –Admitió, viendo cómo Don Zifar hacía amago de dar una estocada. –Quizás es mejor hacerle de niñera al estúpido “Señorito” de Seliora, que te persigan emergidos de camino a Nevassa, o que Don Resaca se te suba al ala porque “no le dejas ver”. –Apuntó con una sonrisa socarrona en los labios, imitando el apático tono de voz que recordaba del mago. Logi gimió suavemente. –Hehehehe… Te quedaste con ganas de quitarle el sombrero, ¿eh?

Entonces le pareció mala idea, pero en esos momentos tenía que reconocer que le entraba una risa tonta incontrolable cada vez que pensaba en ello. Logi buscaba ese sombrero con la misma naturalidad que una polilla se sentía atraída por la luz en medio de la noche.

-Vale, soy mala persona. –farfulló, recomponiéndose de la risa floja mientras veía a Zifar ganar altura. –No tendría que reírme de estas cosas… -se rascó un poco la cocorota, al recordar lo poco que parecía disfrutar el chico cuando tenía que intercambiar palabras con nadie. -¿Eh? ¡Leches! ¡Ahora sí que nos toca espabilar!

Don Zifar se había precipitado hacia la zona más espesa del bosque. Por unos instantes que se le hicieron eternos, le perdió de vista. Un lejano repiqueteo metálico resonó entre el verde de las copas de los árboles. Al cabo de unos segundos, le pareció reconocer al wyvern del jinete… sin éste encima.

-Ay madre…

No quedaba otra que entrar a saco. Si estaba el jinete estaba en el suelo, estaba totalmente a merced de los emergidos. Por más que una lanza fuese apta para el combate a pie, un tres contra uno iba a ser difícil de aguantar mucho rato. Ordenó a Logi sobrevolar las copas de los árboles más de cerca. Hasta que pudo localizar al hombre de peculiar código de honor en el suelo, presa fácil de la lanza del emergido que se le venía encima.

Su entrada no fue precisamente discreta. Los crujidos de las ramas de los árboles se cargaron el factor sorpresa. Pero lo hizo lo suficientemente rápido como para que el emergido sólo pudiese detenerse antes de ver cómo un wyvern le pasaba por al lado y un hacha larga lo mandaba a tomar vientos de un golpe en la cara.

-¡¿Está herido?! –quiso saber Hrist. Aunque un rápido vistazo le confirmó que sí.

El emergido al que le había dado el hachazo en la cara estaba a unos cuantos metros, con espasmos. Hrist se acercó a comprobarlo, aprovechándose de la falta de reacción de los otros dos emergidos. No estaba muerto del todo, pero tenía suficiente sentido para retorcerse penosamente, dando sus últimos estertores. Hrist lo observó unos fugaces instantes, antes de decidir ahorrarle el sufrimiento (si es que aquellos seres podían padecer como los humanos).

-Quedan dos. –Informó, poniéndose delante de Zifar, esperando a ver si su wyvern volvía. -¿Y su montura? ¿Sabe dónde está?

A decir verdad, le preocupaba también qué se había hecho del otro wyvern. Era cierto que un wyvern adulto era extramadamente difícil de neutralizar sin el equipo adecuado y sin un buen temple, pero aquel ejemplar parecía llevarle bastantes años de ventaja a Logi, muchísimos, en lo que a existir se refería.

-¡¿Puede aguantar hasta que vuelva su montura?! –preguntó mientras bloqueaba un golpe de lanza de uno de los dos emergidos que quedaban. Si supiese cómo se llamaba el animal, podría intentar llamarlo, por si acaso le oía en la distancia.

Lo que sí tenía claro era que, si se añadían más emergidos a la reyerta tendría que coger a Don Zifar, subírselo detrás, y alzar el vuelo para refugiarse en la seguridad de las alturas, ya fuese para huir, o para seguir buscando al otro animal.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Wyvern Master

Cargo :
Mercenaria

Inventario :
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Hacha l. de bronce [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1443


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Zifar el Vie Jul 27, 2018 5:25 pm

Caído del wyvern Zifar perdió casi toda aptitud de combate, si bien todo jinete wyvern es mínimamente diestro con la lanza aun con los dos pies en tierra, sus habilidades se ven reducidas considerablemente puesto que son entrenados en un estilo de lucha pensado para ser utilizado a lomos de aquellos colosos voladores, a eso hay que tener en cuenta que si te ves obligado a luchar sin tu wyvern es que las cosas no van demasiado bien y los nervios y los errores empiezan a aflorar.

El caballero resistió el avasallamiento de los tres bichos como pudo, sin embargo en su cara se iba haciendo poco a poco evidente que no podría aguantar mucho más, ¿dónde se había metido su maldito wyvern? ¡Pam! Una estocada cuyo impactó absorbió su armadura hizo que su lanza saltara por los aires, encontrándose el caballero totalmente desprotegido, ¿cuánto iba a tardar aquella mujer?

Uno de los emergidos se adelantó con la intención de mejorarle la cara con un par de lanzazos, cuando la distancia entre su cara y la lanza era casi mínima cuando un gran alboroto desvió la atención del atacante, que sin embargo causó gran impresión en el anciano corazón del caballero que entró en shock pensando que eran los servidores de los dioses que venían a llevárselo al cielo. Sí que podría considerarse aquello como algo de carácter celestial, pero desde luego no venía para llevarse a Zifar, sino para asegurar su permanencia en este mundo, con un rápido hachazo la compañera del anciano repelió al emergido y puso a salvo la integridad del barbudo.

-¡Oh! ¿Así es como huele la muerte? Hrist, lamento decirle que me queda poco en este mundo, abandonado hasta por mi propia montura también he sido despojado de mi vitalidad, sin embargo en este corto lapso de tiempo en el que mi presencia se hace todavía tangible, ¡juro que acabaré con hasta el último emergido para asegurarme de que tu destino sea mejor que el mío, joven Hrist!- dijo Zifar, fuertemente conmocionado por un ataque que si no hubiera sido parado hubiera cumplido el delirio en el que vivía ahora.

Si bien las intenciones de Hrist parecían ser que el caballero aguardara tranquilito hasta que ella acabar con los emergidos eso no iba a suceder, sin heridas demasiado graves e imbuido en un estado de éxtasis y de adrenalina al pensar que estaba muerto y que no podía sufrir daños, cogió su lanza para lanzarse en un ataque berserker.

-Ahora que he muerto mi wyvern ha decidido comenzar una nueva vida, sin embargo no necesito de montura para llevarme a los emergidos conmigo al infierno.- respondió a la chica y comenzó a ayudarla a repeler los ataques de los emergidos, ahora liberado de todo miedo tenía mayor éxito, si bien seguía contando con las limitaciones naturales de ser un jinete sin montura, por lo que no pudo encontrar ningún hueco para asestar un golpe letal, tarea que le dejaría a Hrist.
Afiliación :
- CARCINO -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado retirado

Autoridad :
-

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
666


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Hrist el Sáb Jul 28, 2018 10:38 pm

Sólo quedaban dos emergidos, una cantidad manejable para ella sola con Logi. Sin embargo, Hrist empezaba a darse cuenta de que era más difícil tener a Don Zifar a salvo, que acabar con los emergidos.

-¿Cómo que si así es como huele la muerte? –preguntó extrañada, frunciendo ya el ceño mientras el otro soltaba otra diatriba de aleatoriedades. –No le entiendo…

¿Despojado de su vitalidad? Eso sería que estaba herido… Ta… ¿Tangible? ¿Qué puñetas significaba eso? Debía de ser otra palabreja de gente culta, fuera del alcance de una humilde pueblerina…

-¡No! ¡NO! ¡Déjemelo a mí! ¡Usted espere a cubierto hasta que vuelva su wyvern! –Se apresuró a dejar claro antes de que volviese a iniciar otra perorata de las suyas.

Sucedió tan rápido que apenas tuvo tiempo de reaccionar. Intentó detenerle y pillarlo de la armadura con la cabeza de su hacha larga a modo de gancho, pero aquel abuelete guerrero le ganaba la batalla al reúma con asombrosa facilidad. Escapó incluso a la boca de Logi, que iba a agarrarlo para soltarlo detrás de nuevo, como el granjero que pilla al gallo que se escapa del corral y lo devuelve a su sitio. Al ver que falló, emitió un gruñido de frustración.

-¡QUE VUELVA AQUÍ, LE DIGO! –gritó mientras el vetusto caballero se le escapaba de las manos otra vez, como un niño travieso que desobedece a su madre. –Por Grima… ¿Es esto lo que me espera si tengo hijos algún día? –rezongó entre dientes. –Menos mal que usa lanzas y no hachas largas…

El jinete sin wyvern se lanzó a lo loco, lanza en ristre, quién sabía si buscando un final glorioso en batalla, lo que no dejó otro remedio a Hrist que seguirle. Cosa no muy complicada, puesto que aunque hubiesen estado a oscuras, sólo tenía que guiarse por los complejos e inexplicables arranques de filosofía y delirio del hombre.

-Ahora que he muerto, mi wyvern ha decidido comenzar una nueva vida…

-¡Que no está usted muerto! ¡¿Me está escuch…?!

-… para llevarme a los emergidos conmigo al infierno.

-¡QUE DEJE DE HABLAR COMO SI ESTUVIESE MUERTO!

Aprovechó el resquicio en la defensa del emergido que se había metido Don Zifar entre ceja y ceja, y le asestó un golpe que le alcanzó el brazo zurdo. Logi le arrancó el arma de las manos y la lanzó fuera de su alcance. El siguiente paso era rematarlo con un par de golpes más, pero Hrist tuvo que modificar el plan y bloquear el ataque del otro emergido restante, que intentó darle con su arma a Logi. Cuando ambas armas chocaron, el wyvern embistió al emergido con el hocico y lo estampó contra el tronco del árbol más cercano.

-¡Don Zifar, por favor! ¡Quédese a cubierto! –Decidió intentar volver a las buenas maneras por enésima vez. -¡Sin montura es más vulnerable!

Tras unos cuantos estira y afloja con el emergido, complicados por la insistencia de Don Zifar de meterse en medio, Hrist logró asestarle el golpe final para que dejase de ser una amenaza. Ya únicamente quedaba un emergido, el que había estampado Logi contra un árbol y que se lanzaba hacia ellos de nuevo.

-¡¿Y si llamase a su wyvern?! ¡Puede que ande cerca y le esté buscando! –intentó sugerirle, para que hiciese algo menos peligroso pero a la vez tremendamente útil. Si ella se encontrase en su situación, lo primero que hubiese hecho habría sido usar su silbato para llamar a Logi. Si ella no podía verle, él seguro que podría oírla.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Wyvern Master

Cargo :
Mercenaria

Inventario :
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Hacha l. de bronce [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1443


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Zifar el Lun Ago 20, 2018 5:58 pm

A pesar de su estado de locura sus intenciones no eran irrealizables, ya que la desesperada Hrist se las apañaba para asestar golpes a los emergidos, dejando fuera de combate a uno de ellos; todo esto mientras el loco Zifar, de forma inexplicable, no recibía daños extremadamente graves.

-Joven Hrist, aunque estés ducha en el arte del combate no parece que lo estés tanto en el conocimiento del pasado, que si bien lo hemos dejado atrás no debemos olvidarlo ya que su estudio nos puede traer muchas cosas buenas...- mientras intentaba explicarle a aquella joven el motivo por el cual Zifar creía que su wyvern no iba a volver un fuerte rugido se oyó desde un flanco y apareció el desaparecido wyvern dispuesto a que su jinete volviera a tomar sus riendas. Y, es que, el pensamiento de el caballero contradecía todo registro guardado durante siglos sobre el comportamiento de los wyvern hacia sus jinetes, demostrando aquí su faceta desatinada, siendo que los wyvern son conocidos como monturas que muestran un gran respeto hacia sus jinetes. Su wyvern, desorientado por el ataque, seguramente hubiera acudido diligentemente ante su jinete al poder localizarlo gracias a la discusión que estaban manteniendo ambos guerreros.

-¡Esto es inaudito! ¡Prueba de que este humilde caballero está destinado a hacer historia!-dijo, lejos de rectificar sus incorrectas apreciaciones siguió difundiéndolas -Muy bien joven Hrist, ahora que tengo mi wyvern este emergidillo no tiene nada que hacer.-dijo mientras se subía a su fiel wyvern, una vez montado se preparó y cargó contra el emergido que intentaba defenderse como buenamente pudo, sin embargo la velocidad que llevaba Zifar era complicada de parar con una simple lanza, por lo que al producirse el contacto la lanza del emergido quedó atravesada no pudiendo salvarlo de una estocada en el cuello. Una vez el jinete recupera a su wyvern un simple emergido no era rival para él.

-No quedan más emergidos, ¿verdad? Uf, que gran combate, aunque a veces hecho en falta un poco más de riesgo, ¡esos emergidos no pueden hacer nada contra mí! ¡Ja, ja, ja!- gritó Zifar, lo cual serviría como un gracioso comentario irónico para romper la tensión causada por el combate sino fuera porque lo decía totalmente en serio -Ya lo ve usted Hrist, tan fuerte es el vínculo que la historia ha querido para mí con mi wyvern que hasta después de muerto sigue a mí lado, esto nos enseña a todos una valiosa lección.- dijo empeñado en la sandez de que estaba muerto, abriendo el interrogante de cómo siendo un combate tan fácil había acabado pensando eso, aunque esto quizá sea absurdo también, hay gente que ha nacido para vivir sin un sentido claro.
Afiliación :
- CARCINO -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado retirado

Autoridad :
-

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
666


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Hrist el Lun Ago 20, 2018 9:21 pm

Zifar volvía a relatar la historia del mundo en verso, sin bajar del burro de que estaba muerto, y Hrist tenía que duplicar el esfuerzo por prestar atención a los dos emergidos que quedaban y no perder de vista al abuelete con lanza.

-¿Qué pasado? ¿A qué se refiere? –medio preguntó mientras derrotaba de un hachazo al emergido que Logi había estampado contra el tronco de un árbol. –Hablando del Rey de Hoshido… ahí está su wyvern.

El animal había aparecido de entre la espesura, de improvisto, con un intenso crujir de ramas y de sacudir de arbustos colindantes, probablemente guiado por el griterío que tenía lugar en aquellos momentos: una joven hablando recio constantemente a un anciano guerrero que iba completamente a su historia, y un wyvern joven que daba bufidos de tanto en tanto para amenizar el espectáculo. Logi lo recibió con un “Ya te vale” en forma de ronquido. Hrist respiró tranquila al ver a Don Zifar subirse de nuevo a su wyvern. Pero poco le duró el sosiego al ver que éste se lanzaba de cabeza hacia el último emergido que quedaba. “Emergidillo”, lo había llamado.

-¡¿Pero a dónde va usted tan flechado!?

El tiempo se detuvo en los instantes en que el vetusto jinete de wyvern pasaba por al lado de Hrist como una exhalación viviente, lanza en ristre, despeinando el flequillo de ella y causando un gruñido molesto en Logi. “Este hombre no va a durar mucho solo”, concluyó con un intenso cerrar de ojos, sin ni siquiera saber un pizca del pasado del dicho hombre. Se peinó un poco el flequillo de nuevo, mientras Don Zifar proclamaba su victoria entre tintes épicos y leves alteraciones fácticas del relato acaecido.

-No, no quedan más emergidos. O eso parece. –repuso rápidamente, antes de que tuviese tiempo de ponerse hablar y cortarle. -¿Más riesgo? –acertó a musitar, mirándolo fijamente. -¿Más riesgo que caer de la montura y quedar a merced de un puñado de emergidos? –preguntó, tan educadamente como el pato histérico que lo ponía todo patas arriba dentro de su cabeza le permitió. –Creo que un poco menos de riesgo no hubiese estado mal. ¡Podría no haber llegado a tiempo y usted no estaría ahora tan triunfante!

Hrist no lograba concebir cómo un hombre hecho y derecho, alguien que habría estado en innumerables batallas (a juzgar por el hecho de ser jinete de wyvern podía sugerir, si combinaba eso con su aparente edad avanzada), y que cargaba con la responsabilidad de tener un wyvern a su cuidado, podía comportarse como un niño pequeño después de una tarde lluviosa escuchando historias caballerescas. Se frotó la cara con ambas manos. Sentía el bajón de adrenalina, el descenso del ritmo cardíaco, y unas ganas irrefrenables de coger de la mano al hombre y llevarlo al puesto de guardia más cercano para que sus hijos y nietos se lo llevasen a casa. Estaba absolutamente segura de que su abuelo clamaría “¡Vuelva a casa y sea un hombre de familia!”.

-¿Se encuentra bien? ¿Le han herido? ¿Y su wyvern? –preguntó intentando hacerse oír entre el mar de carcajadas que salían de la barba de Don Zifar. A la vez, lo rodeaba, subida sobre Logi, buscando por su cuenta signos que delatasen alguna lesión que puediese necesitar de unos simples primeros auxilios -¡Que no está usted muerto! ¡Está vivo! ¡Como yo! ¡Como los dos wyverns!–exclamó con unos ojos como naranjas, gesticulando poco a poco, llevando el dedo índice hacia ella, hacia Logi y hacia el wyvern de Zifar. -¿Me está escuchando? –inquirió con un tic incipiente en el párpado inferior del ojo izquierdo.  

Logi soltó un enérgico rugido, iniciando su propia conversación post batalla con el wyvern del otro jinete. Hrist lo observó, compadeciéndole mentalmente por tener que seguir durante vete a saber cuántos años a un jinete tan… tan… “echado para adelante”. Aunque inmediatamente la asaltó la posibilidad de que el animal se pareciese al jinete.

-Deberíamos dar parte de estos emergidos en el puesto de guardia del ejército. –Sugirió, contando los emergidos caídos. –Creo que llevamos… ¿Seis? Sí, creo que van seis.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Wyvern Master

Cargo :
Mercenaria

Inventario :
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Hacha l. de bronce [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1443


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Zifar el Dom Sep 16, 2018 11:34 am

-Hrist, cuando una persona es docta en las batallas una pequeña escaramuza contra seis emergidos no deja de convertirse en un paseo, las caídas de wyvern y el sentirse acorralado son cosas que simplemente pasasn y en el fragor de un pequeño combate te hacen flaquear, pero mirar estos hechos con perspectiva nos revela que no son para tanto y que son simples trámites para la gloria que nos tiene reservada la historia.- dijo Zifar confiriéndole un tono épico al discurso, si estos discursos motivadores surgieran con más frecuencia el caballero podría dedicarse perfectamente a brindar apoyo y moral a los mercenarios, ¿pero de verdad alguien pagaría por un viejo soltando discursos motivadores y épicos? -Además confiaba en usted Hrist, sabía que iba a venir, tener en cuenta la variable del camarada es vital para el combate ya que la confianza en su habilidad permite a uno asumir riesgos, ¡tiene que aprender a disfrutar el riesgo ya que es lo que templa el acero que conforma nuestro corazón de guerreros!- sentenció.

Su improvisada compañera siguió haciéndole preguntas seguido de una posterior conversación entre los wyvern de ambos jinetes, sin embargo Zifar estaba fuera de esta ya que su cabeza se encontraba en otra tarea... ¡Claro! Tenía que escoltar al convoy de refugiados que buscaban traspasar la frontera huyendo de la amenaza emergida, a los que había descuidado demasiado tiempo con tal de acabar con el grupo de emergidos encontrado.

-Hrist, me encantaría seguir con esta plática sin embargo tengo una misión que cumplir, ¡la vida de cientos de personas pende de un hilo que necesita de mi agarre para no romperse! Por eso le pido el favor de que dé parte de nuestra pequeña victoria, ¡oh cómo en mi ausencia les haya pasado algo a las personas que he jurado proteger no sería capaz de volver a subirme a un wyvern! ¡Nos vemos joven mercenaria!- le dijo Zifar mientras alzaba su vuelo cuidadosamente para no estrellarse contra los árboles, pero tampoco permitiendo a la joven a que se despidiera de él como era debido.

Una vez alzado el vuelo y salido de aquel bosque siguió la ruta que sabía que iba a llevar el convoy a gran velocidad, no tardando demasiado en dar con él no pareciendo haber ocurrido ningún problema, si bien se sentía mal de haber descuidado sus responsabilidades brevemente, estas le otorgaron la gloria de una batalla ganada contra aquellas bestias que de otra forma no podría haber obtenido.
Afiliación :
- CARCINO -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado retirado

Autoridad :
-

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
666


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Salvar a soldado Zifar [Privado Hrist]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.