Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] I was just passing by... (Priv. Chrom y Lissa)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] I was just passing by... (Priv. Chrom y Lissa)

Mensaje por Robin1 el Dom Ene 21, 2018 11:38 pm

La frontera entre Ylisse y Plegia, dos reinos que según había leído y escuchado, tenían sus diferencias religiosas las cuales eran el principal fundamento para que cualquier conflicto entre ambas pudiese estallar en cualquier momento, y por ende, aquel sitio característico el cual compuesto de vastas planicies despejadas, con apenas cúmulos de árboles cada cierto tramo, era uno bastante riesgoso de transitar. Robin no era alguien que practicara una actitud temeraria que arrasara como grandes olas contra cualquier desafío que la vida le tirara, su estilo era más frío y seguro de si mismo, no por exceder confianza, sino porque se aseguraba de que cada paso que diera fuera el indicado para conseguir lo que quería con el menor daño posible.

Curioso sería que su razón de estar paseándose en las cercanías de dicha frontera desde el lado de Ylisse en plena medianoche, no fuese por algo tan intrincado como un plan maestro para lograr algo...simplemente fue guiado por su instinto, de las pocas veces que ha sucedido, para hallar alguna pista sobre su propia identidad y memorias. Caminaba bajo la luz de una luna llena, siendo difícil apreciar al estratega adecuadamente gracias a su túnica negra mezclarlo en cierta medida con la oscuridad, aunque su punto más notable serían sus cabellos albinos, después de todo no estaba llevando la capucha puesta si no había Sol intenso del cual protegerse.

-Entonces aquí estoy, no me acercaría más a la frontera por si acaso-

Satisfecho con el acercamiento alcanzado, decide detenerse cerca de un árbol de unos 10 metros que aún conservaba la mayor parte de sus hojas, observándolo con detenimiento mientras se cruzaba de brazos, sumido en un mar de pensamientos.

-Este es el lugar...aquí es donde desperté hace años cuando lo olvidé todo-

Era una lástima ser incapaz de sentir algo como la nostalgia al rememorar tal escenario en su mente, más su objetivo no era emocionarse por algo en particular, sino analizar porqué es que estaba allí en ese momento, bajo aquel árbol. Evidentemente carecía de cualquier evidencia o información hasta que investigara más a fondo en pueblos u otros lugares, tal vez incluso reinos más lejanos, sobre su procedencia; sin embargo, ciertas interrogantes cobraban forma en su cabeza.

-¿Qué haría cerca de la frontera entre Plegia e Ylisse?...¿estaría solo pasando el rato o me estaba dirigiendo hacia una de las dos naciones?....-

Básicamente las dudas que le aquejaban en lo que fruncía el ceño de tanto escudriñar en su propia cabeza, eran en principio saber su procedencia, puesto que la idea de "disfrutar un descanso" no le parecía muy convincente como ser la precursora de una amnesia tan potente, de alguna manera algo debió ocurrir que le provocara dicha condición. Liberando un fragmento de preocupación en su cabeza, descarta esa pequeña hipótesis para dar paso a otras...

-Podría provenir de Ylisse y haber estado en camino hacia Plegia...o al revés, provenir de Plegia y haberme adentrado en Ylisse....no puedo determinar una procedencia con tan poco información igualmente, bien podría provenir de otro lugar en el mundo y solo haber viajado por este continente...pero lo más importante ahora sería, saber que razón llevaría a mi amnesia, ¿tendrá que ver con alguno de estos dos reinos?, bueno, podría ser una enfermedad incluso...-

El estratega cierra los ojos mientras se masajea la cien sintiendo como si su cabeza estuviera hirviendo de tanta energía utilizada en intentar sonsacar cualquier atisbo de memoria bloqueada en su mente. Más no recibía respuesta alguna de su propio interior, ni tampoco se le concedería más tiempo para pensar en lo que oía varios pasos acercarse desde detrás. Al darse la media vuelta se topa con la sorpresa de que un grupo de soldados se iban acercando hacia su posición mientras trotaban uniformemente, presumiendo de buena coordinación entre sus movimientos. Un ligero suspiro saldría desde su boca, el estratega comenzó a pensar que podría tratarse de una posible patrulla fronteriza, no sería raro que hubiera y si como parecieron verle, lo normal sería chequear que todo anduviera bien.

-Los esperaré en el árbol, supongo que si salgo corriendo o me desvío de su camino sería algo claramente sospechoso, siendo el único aquí....preferiría evitar problemas-

Unos pocos pasos le guían hacia el tronco de aquel árbol que lo recibió en su nuevo despertar, apoyando su espalda sobre éste y manteniendo los brazos cruzados en lo que aguardaba con una expresión un tanto hastía a que la caballería arribara. Serían sus ojos los que se abrirían de par en par incluso antes que el tiempo continuara corriendo, en una reacción ligeramente nerviosa que brotó al ver reflejado en sus orbes grisáceos las espadas desenvainarse y exhibir sus bien cuidados metales, apuntando hacia él.

-Tenía que ser...¿serán bandidos entonces?, a ver como me libro de esta, vamos Robin, hora de poner en práctica aquello que si logras recordar-

Tragó saliva en lo que tomaba su tomo dorado mágico desde un bolsillo de la túnica oscura, mostrando la tapa un dibujo del rayo, el elemento del mismo sería capaz de ser manipulado en una forma básica gracias al poder del libro, mismo que usaría para defenderse de los, si sus ojos no le fallaban, 15 soldados que se iban acercando. 10 de ellos portaban espadas, otros 3 llevaban lanzas, uno ostentaba un hacha y el último parecía ser el único que no estaba a juego, portando unas túnicas más ligeras como atuendo, sacando de la misma un libro que si no mal entendía sería como el suyo, un grimorio mágico, aunque por la carencia de suficiente luz no sería apreciable el color del mismo.

-Están todos muy juntos, podría poner a prueba sus reflejos y capacidad de coordinación intentando romper su formación...¡ve!, ¡trueno!-

Abriendo el libro e invocando la magia proveniente del mismo, varios círculos con todo tipo de símbolos rodearían el cuerpo del albino en lo que la energía mágica emergiente del grimorio sacudiría sus ligeros ropajes como si se tratara de una pequeña brisa. Y así otros patrones circulares de escrituras mágicas formarían una esfera delante suyo, en la cual prontamente se encenderían chispazos eléctricos hasta conformar rápidamente una esfera de electricidad dorada. Esa esfera cobra movimiento repentinamente, dirigiéndose directamente hacia el suelo delante de donde los enemigos irían a pasar a 15 metros delante del estratega. Una explosión de haces eléctricos surgiría haciendo añicos el silencio, y aquella formación se habría de dividir para evitar el impacto, demostrando que no eran ningunos incautos sus oponentes, más sus movimientos dejaron que desear al carecer de gracia o coordinación siendo más bien toscos, y duros en el caso del portador del hacha. Robin no aguardaría a que le alcanzaran todos, y rápidamente conjura otra esfera de electricidad para menguar el avance del flanco derecho de las tropas en lo que esperaba el momento adecuado mientras el primer soldado del otro flanco eliminaba la distancia restante para ser capaz de utilizar nuevamente otro conjuro eléctrico.

-Espéralo....espéralo....¡ahora!-

Apretando los dientes mientras intentaba mantener un temple sereno como voluntad que le empujase, la mirada del estratega pone especial atención en los movimientos físicos de aquel enemigo más cercano, evadiendo en el último momento la punta de la espada del mismo, la cual seguiría de largo para incrustarse en la madera del árbol detrás de si profundamente. Su cien se relajaría levemente, ya había terminado de conjurar la nueva esfera eléctrica, pero la misma sería creada al momento en que otros dos soldados espadachines estuvieran cerca uno del otro, y a 3 metros del albino, para lanzarles la esfera a una distancia más corta y que no pudieran evadirla a tiempo. Y fuese que lograran tal hazaña o no, la misma fue lanzada hacia el suelo, generando otra explosión que impediría el avance de las tropas, efectivamente dañando a ambos enemigos cuyos cuerpos se sacudían en el suelo debido al electrizante ataque.

-Heh, eso es lo que tienen por intentar robarme a estas horas, ¡deberían irse a dormir mejor!..y ahora que lo pienso, me estoy sintiendo bastante bien...mi cuerpo parece estar recordando esta sensación de estar en medio de una batalla-

Media sonrisa de satisfacción se dibuja en su rostro en lo que empieza a retroceder decisivo con un ligero trote, su cuerpo de verdad que había respondido bastante bien para ser su "primer" enfrentamiento en la vida, si es que podía decir que fuese así. Lamentable que su alegría no le durara mucho al encenderse sus ojos en el tono del fuego, corriendo el albino detrás del árbol y luego alejándose, escuchando pronto como la madera del mismo comenzaba a crujir bajo grandes llamas.

-Tsk, entonces el mago posee un grimorio de fuego, esto será complicado...me alegro de no estar en un bosque pero ser superado en número estando en una basta pradera tampoco pinta bien...-

Descartando su vitoreo interno anterior la mente del estratega empieza a hacer girar esas tuercas rápidamente, tratando de cranear cuantos movimientos y caminos fuesen posibles para salir de su predicamento, en lo que intentaba ignorar los....¿alaridos?, de agonía provenientes del pobre hombre que seguro estaría quemándose junto al árbol, eso sumado a los...bien, eso no se le puede llamar un grito, ¿o si?, más bien parecen potentes susurros cantando al unísono provenientes de esos soldados.

-Tal vez me haya quedado dormido en el tronco del árbol y esto es solo una pesadilla, ¿no?...bueno, no me quedaré a que me empalen o incineren para averiguarlo de todas formas....-
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Tactician

Cargo :
Estratega (desempleado)

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Trueno [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
285


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] I was just passing by... (Priv. Chrom y Lissa)

Mensaje por Chrom el Mar Feb 20, 2018 3:07 pm

La calma comenzaba a ser una característica propia de Ylisse desde que los emergidos habían abandonado, por lo menos en su mayoría, el reino; no obstante, siempre había que tener cuidado. Que Plegia y Nohr compartieran frontera siempre había sido un verdadero quebradero de cabeza, y más aún desde que la plaga de esos demonios de ojos rojos estaba asolando no solo todo el continente, sino incluso tierras más lejanas. Era una desgracia general, continental, mucho mayor de lo que pensaban sus estrategas en un primer momento. ¿Qué habrían hecho para enfadar a Naga de esa manera?

Era el momento de comenzar una nueva ronda. Hacía apenas unos días que había vuelto a la tranquilidad, y al aburrimiento, de palacio para ocuparse de asuntos que únicamente él podía hacerse cargo. No podía dejar de lado todas sus tareas, así que debía dividir su tiempo entre el papeleo y la vida en la capital con los viajes para vigilar las fronteras de posibles amenazas.

No había que ser especialmente inteligente para suponer que la que más problemas daba era la frontera con Plegia. Sus vecinos adoradores del monstruoso Grima se hallaban en una extraña situación de paz, de hermetismo, que no solo resultaba sospechoso sino también descorazonador. Tenía la sensación de que la paz por la que tan arduamente habían peleado sus padres y sus antepasados, siempre con intermitentes, no iba a durar demasiado en el tiempo. Aunque quizás los plegianos también estaban sufriendo las consecuencias de los emergidos y ese era el motivo de que últimamente hubiera movimientos ligeramente extraños en el área fronteriza. No obstante, era momento de movilizarse hasta allí, como hacía rutinariamente cada poco tiempo. El viaje desde Ylisstol no era excesivamente largo, por fortuna, no se podía comparar a cuando debía vigilar las montañas que separaban su reino de Regna Ferox, completamente al Norte, aunque tampoco es que la distancia le supusiera un problema.

Además, esa vez no solo contaba con la ayuda de los hombres en los que más confiaba sino que también traía consigo a su hermana menor, Lissa. No era la primera vez que peleaban juntos, ni tampoco sería la última. Confiaba en ella y en sus habilidades como ya había demostrado, pero sí que era la primera ocasión en la que se alejaban tanto de su hogar en vistas a un posible enfrentamiento –¿Cómo vas? –Le preguntó a la menor, con una ligera sonrisa dibujada en el rostro. Todavía no habían encontrado ningún altercado a pesar de estar una zona bastante propicia para ello. Podría relajarse por el momento, a pesar de que siempre una parte de él estaba pendiente de cuanto sucedía a su alrededor, por nimio que fuera.

Cuando parecía que la zona estaba libre de peligro, uno de los jóvenes soldados que había enviado junto a otro más experimentado se apresuró hasta su lado, haciendo que una arruga le surcara la frente. No necesitaba escuchar sus palabras para comprender lo que sucedía, por lo que se giró, alzando la voz –Están cerca, ¡todos atentos, tomad vuestras armas! –Miró de reojo la vieja espada que portaba en ese momento. No importaba cómo fuera, siempre que su filo estuviera lo suficientemente afilado como para enfrentarse a los enemigos.

Liderando a los suyos, se aproximaron rápido pero silenciosamente hasta donde habían sido avistados los emergidos, pero hubo un detalle que no le habían dicho sus hombres, quizás incluso ni lo supieran: No estaban solos. O más bien, no eran los únicos que se enfrentaban a aquellas bestias, ya que un joven de blancos cabellos acababa de lanzar un hechizo en su contra. Abrió los ojos por el resultado, pero terminarían siendo demasiados para él –Lissa, ve siempre por detrás de mí y no te separes, pero espero que lo hagas tan bien como la otra vez –Le dedico una nueva sonrisa, transfiriéndole confianza. Su espalda iba a depender de ella así que sin más dilación se apresuró a situarse al frente, no muy lejos del mago. Y es que aunque parecía haberse defendido bien, esa batalla no iba a terminar tan pronto.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Elixir [1]
Espada de madera [1]

Support :
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
625


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] I was just passing by... (Priv. Chrom y Lissa)

Mensaje por Lissa el Mar Abr 17, 2018 1:32 pm

Lissa no podía sentirse mucho más alegre que en aquel día. Su hermano mayor le había pedido en esa ocasión de acompañarlo a vigilar las fronteras, este último solía partir solo con los soldados, pero está vez, ¡ella si pudo acompañarlo! Últimamente Chrom solicitaba más seguido de su presencia si se le comparaba a tiempos atrás. ¿Tal vez era debido a que ahora había menos riesgos afuera del Castillo de Ylisse? Con la amenaza de emergidos reducida a casi nada dentro de las tierras ylissenses, uno podría ya sentirse con un cierto nivel de seguridad. Sin embargo, pese a que aquellas criaturas aterradoras ya no eran tan frecuentes, aún quedaban los bandidos y los “amigables” vecinos de Ylisse. ¡Por lo tanto, hacer unas cuantas recorrida de vez en cuando seguía siendo muy importante!

Al comienzo de la ronda, la ojiazulada estaba que desbordaba de energía: Daba sus típicos saltitos y volteretas, honoraba con sus bromas a unas pobres almas en desgracia - incluido su hermano, claro - una sonrisa risueña se dibujaba sin cesar sobre sus labios. ¡Todo iba bien! Pero toda una jornada más tarde las cosas no fueron taaaan bien… por lo menos para los pequeños pies de Lissa. A pesar de que el viaje de la capital hasta allí no era algo enorme, horas y horas caminando alrededor de la frontera de Plegia provocaba estragos en el humor de la rubia. Digamos que la joven aún no se acostumbraba a “ejercitar" con tanto esmero su cuerpo y tampoco dudaba mucho en expresar su insatisfacción. La luna llena era lo único que iluminaba cada paso que daba y un suave viento fresco hacía balancear sus coletas así como las telas de su vestido. Un escalofrío recorrió su columna vertebral. ¿Aquello fue debido la brisa nocturna o un mal presentimiento? No estaba del todo segura. Pero tampoco ayudaba a hacerla sentir mejor.

Casi arrastrando sus pesadas piernas detrás de Chrom, levantó su melena dorada mostrando unas mejillas infladas al oír al anterior susodicho dirigirse a su persona – ¡Adolorida! – Soltó aquella palabra como si fuese el fin del mundo – Chrom… casi no siento mis pies – Se quejó poniendo muchas ganas – ¡¿Acaso ustedes no conocen la palabra “descanso”?! – Refunfuñó levantando las manos al cielo para darle más dramatismo a su disgusto. Más su mini drama se vio interrumpido por algo que parecía ser portador de malas noticias. ¡Uy, el recién llegado daba la impresión de haber visto un verdadero fantasma por lo pálido que estaba! Con la respiración agitada y el labio inferior sacudido por leves temblequeos, el soldado no lograba articular lo que quería, más no era necesario. No hacía falta ser un adivino para entender que ya no estaban solos. Sus orbes turquesas se depositaron sobre su hermano nuevamente, pero esta vez, con una expresión muy alarmada. El sonido ya reconocible del metal siendo tomado, o desenvainado, no tardó mucho en llegar a sus oídos. Lissa tragó grueso, hasta había olvidado cuán seca había sentido su garganta.

Un silencio sepulcral cayó sobre ellos durante unos cortos instantes tras las órdenes de Chrom provocando revolver el estómago de la pequeña princesa. ¿Tenía miedo? ¡Obvio! Ya había experimentado aquella sensación unas varias veces pero aún no lograba habituarse a ella. Casi de manera inconsciente, apretó contra su pecho el báculo que traía entre sus manos. Levantó su mirada para mirar al peli-azul y sin agregar nada, sólo se limitó a asentir con decisión a su diálogo mientras se posicionaba con rapidez tras su retaguardia. Habían a penas avanzado un par de pasos, que unas criaturas sedientas de sangre emergieron de entre los escasos arbustos bañados por la luz lunar. El emergido que se encontraba en el medio elevó su hacha con furia y dejó escapar un fuerte rugido cargado con todo menos ganas de compartir una charla amical entretanto compartían una taza de té. Sí, una taza de té le vendría perfecto a Lissa en ese momento. Nada mejor que una taza de té. Los ruidosos pasos de aquellas bestias se acercaban peligrosamente entre las sombras de la noche. La muchacha cerró sus ojos y se dio una bofetada mental por andar pensando en tonterías visto lo grave de la situación.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1551


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] I was just passing by... (Priv. Chrom y Lissa)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.