Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] Jugando al escondite [Priv. Lloyd]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Jugando al escondite [Priv. Lloyd]

Mensaje por Ninian1 el Lun Ene 15, 2018 6:11 pm

Escuche que mi hermano había ido a Lycia. Concretmente a la parte noreste. Ni siquiera me planteé por qué podría ir allí mi hermano. Lo único que sé es que no podía dejar pasar esa pista. Aquellos hombres que me dieron la información en Bern fueron muy agradables cuando me lo dijeron. Fueron expresamente a decirme que me parecía mucho a un niño que viajaba solo. Aunque me chocó que me preguntaran si era su madre. O una de dos: o Nils sigue siendo exactamente igual que cuando nos separamos o ellos tienen una visión muy rara de nosotros dos. ¡Cualquier humano que me viera pensaría que soy muy joven para tener hijos!

O, al menos, eso creía al principio, mucho antes de darme cuenta de que algo iba mal. En un pueblo de Lycia, de camino a donde en teoría estaba mi hermano, sentí un escalofrío en mi espalda y decidí esconderme en el primer lugar que encontré: el interior de un barril vacío. Tras asomarme un poco, pude ver que uno de los hombres que tan amablemente me habló sobre Nils estaba ahí. También supe que él era uno, pero no el único, de los causantes de mi malestar.

Cuando se fue, decidí salir de mi escondite. Mi hipótesis había cambiado por completo en aquel momento. Conocían a Nils, pero no como un niño que viajaba solo. Debían conocerlo de otra forma. Sentí otro escalofrío cuando llegué a la conclusión de que podía ser porque habían descubierto el secreto de mi hermano. Y, ahora, me estaban buscando a mí porque les dije que éramos hermanos. Y yo aquí, escondida. Menuda ironía: estar buscando a Nils porque quiero ponerlo a salvo y ahora encontrarme por casualidad a humanos que quieren capturarnos a mí y a mi hermano.

¿Y si el lugar al que me dijeron que fuera no se tratara de otra cosa que una trampa ideada por estos humanos crueles? ¿Y si mi hermano había sido ya capturado? ¿Y si es por eso que en Bern nadie lo vio? De ser así, ¿cómo se supone que voy a salvarlo?

Me siento tan inútil… Tan completamente inútil que es hasta de risa. Si tan solo pudiera transformarme en dragón… Si tan solo pudiera hacer eso, podría al menos proteger a mi hermano. Pero nunca pude. De pequeña estuve cerca, pero tampoco lo logré. Y desde que huimos al paraíso desde el que nos separaron a nosotros y a nuestro amigo, no pude volver a hacerlo. ¿Qué podrían querer de mí y de mi hermano? Y… ¿qué puedo hacer yo para proteger a mi hermano?

Recordé ciertas palabras que cierto mercenario me dijo en su momento. Quizá el señor Lloyd podría ayudarme. Era un mercenario. ¿Y si lo contrato para escoltarme en mi viaje mientras busco a Nils? Pero, de hacerlo, debería decirle que sé que me persiguen. No quiero meterlo en esto… Es un hombre amable. Odiaría que le pasara nada. Es uno de los pocos humanos que he conocido que ha mostrado verdadera amabilidad. Si algo le pasara por mi culpa…

¡Ahí esta! ¡A por ella! – la voz de un hombre me sorprendió. Me giré. Era otro de los que me dieron la falsa información.

Eché a correr. Por suerte, en medio de las calles era más fácil mezclarse. Fui de callejón en callejón, pasando de vez en cuando por alguna calle con más personas. No quería meter a más en este asunto. Cada vez me iba alejando más de la gente. Aquello era hasta bueno. No iba a acabar metiendo a nadie en esto. Si me persiguen a mí, solo irán a por mí. Si me persiguen…

¿Y si me capturan? No… No quiero volver a pasar por eso. Aquella vez Lord Elbert me salvó. No… No… no… no… no, no, no, no…

¡Más rápido! ¡Debo correr más rápido!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Dancer

Cargo :
Bailarina ambulante

Autoridad :
-

Support :
Nils

Experiencia :

Gold :
1341


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Jugando al escondite [Priv. Lloyd]

Mensaje por Lloyd el Sáb Ene 20, 2018 2:41 pm

¿Estás seguro de que se les vio por aquí? —Lloyd arrugó la cara en una expresión de cansancio y miró de soslayo a su cómplice de su pequeña reunión a escondidas. Les había tocado ir a la parte trasera de una posada, con cajas de suministros desperdigadas por el angosto callejón y con la única presencia de algún que otro gato callejero. Nadie más debería poder molestarles allí, no era un tema de conversación que se pudiese tratar tan a la ligera si sus sospechas eran ciertas, aunque… Ese era el problema; dudaba de que pudiesen ser ciertas. —Eso es lo que contaban la última vez que los hombres a mi cargo pasaron por aquí. Claro que, tan solo eran habladurías sin pruebas en las que fundamentarse. —El hombre, un joven oficial del Colmillo, torció el gesto de la boca y se encogió de hombros—. De momento es lo único que tenemos.

Por eso detestaba trabajar tan solo con rumores. Eran fuentes de información inconsistentes, fáciles de malinterpretar, y que podían obligar a dar demasiadas vueltas para no sacar nada de provecho. Dicho de otra manera, eran la mejor forma de hacer a cualquiera perder el tiempo. ¿Y qué era lo peor de todo? Que su labor se regía en gran parte por ellos al ser una cofradía clandestina que no podía permitirse el lujo de exponerse más de la cuenta. Normalmente, tomaba bastantes medidas en estos casos y procuraba no precipitarse. Pero allí estaba, mandando al garete sus premisas y política de extremar las precauciones y andarse con pies de plomo. Todo, por un mero rumor que le quemaba las entrañas de solo pensar en ello.

Hace unos días que un par de miembros del Colmillo recibieron noticias de un pequeño grupo movilizándose por el noreste de Lycia. El problema radicaba, básicamente, en que varios gremios con los que trabajaron antaño alegaron que se trataba de miembros del mismo Colmillo Negro al reconocer varios rostros. Por lo pronto, Lloyd no tenía constancia de que se mandase ningún equipo a esa zona de Lycia concretamente. Ahí fue cuando empezaron a formársele sospechas bastante preocupantes sobre quienes podían ser esos supuestos miembros del Colmillo, y por qué les confundieron.

Tenía que habérselo imagino, demonios. Antes, en los tiempos que su padre seguía inspirándoles con su presencia, se organizaban escuadrones tanto con los miembros más antiguos y con el personal que gestionaba ella. Había confiado demasiado en que la facción que se sublevó contra Brendan Reed no se movilizaría tan pronto. A fin de cuentas, ellos también salieron escaldados tras la reyerta en los antiguos cuarteles de Bern. Pero maldita fuese la coincidencia de que también tuviesen la idea de volver a las andanzas por Lycia. Se imaginaba que en Bern se arriesgaban demasiado al encontrarse en un estado muy sensible tras la liberación y con el ejército más alerta que nunca.

Pero hasta el momento, no habían conseguido nada más que seguir un rastro que no conducía a ninguna parte. Lloyd se masajeó la sien mientras pensaba en qué hacer al respecto. Ya habían perdido demasiado tiempo allí, y de llevar a cabo una inspección más exhaustiva se arriesgaban a llamar la atención. Como capitán, tenía que poner por delante la seguridad de la cofradía. —Ya llevamos mucho tiempo con esta caza de brujas, Daian. Suficiente es que estemos andando por arenas movedizas y que, encima, no hayamos sacado nada en claro de todo este asunto. —Echó un exasperado suspiro por la boca y negó con un gesto vago de su diestra—. No voy a permitir que sigamos exponiéndonos hasta que no obtengamos más información. Reúne a los demás y diles que nos marchamos. —El oficial se limitó a asentir a la orden de su superior y encaminarse a las calles peatonales del pueblo.

Ojalá no estuviesen tan limitados en opciones y recursos, pero no le quedaba otra. Si al menos tuviese un atisbo de certeza, aunque fuese ínfimo, de que se podía tratar de los insurrectos que trataron de destruir años y años de trabajo que le costaron sudor y lágrimas a su padre, se atrevería a implicarse más. Mente fría; tenía que mantener el talante y no dejarse llevar por sentimientos que le hiciesen tomar una decisión precipitada.

Ahora, su prioridad era la de asentar de nuevo las bases del Colmillo Negro. Entonces ya tendría la ocasión de ajustar cuentas con quienes tuvieron la osadía de mancillar la Ley del Colmillo.

Emprendió, pues, su marcha a la plaza del pueblo para reunirse con los demás y ponerle punto y final a aquella pantomima que ponía a prueba su paciencia con cada segundo que pasaba. Sin embargo, todavía tenía la cabeza en otra parte como para darse cuenta de lo que cruzó la esquina de la posada a toda velocidad. Como mucho, pudo captar un efímero destello azulado antes de que lo sorprendiera y se chocará contra él. Lloyd apenas retrocedió, llevándose la peor parte la figura que le salió al paso. Cuando bajó un poco la vista para comprobar que o quien había sido el culpable…

Alzó las cejas de lo surrealista que se le hizo. Dos veces que se la encontraba; dos veces que lo hacía de la misma forma. —¿Doña Ninian...? —pronunció, contrariado. Hubiese indagado un poco más, pero nada más verle el rostro a la muchacha, se cercioró de que algo no iba bien. Por lo pronto, tenía toda la pinta de haber estado corriendo sin parar por lo que le estaba costando respirar. Demasiadas coincidencias, aunque… No le gustaba ni un pelo el estado en el que se encontraba la pobre Ninian. Su intuición le decía que esta vez era algo más serio que un camorrista cualquiera.

¡La he visto colarse por aquí! ¡Más rápido! —Y ahí estaba el supuesto problema, haciéndose oír con sus berridos y acompañado de varias pisadas. Lloyd aceró la expresión y llegó a la conclusión de que, fueran quienes fuesen los que estuviesen persiguiendo a la chica, no iba a poder solucionarlo de “forma rápida” con tantos civiles de por medio. Su primer impulsó fue el de coger del brazo a la chica y alentarla a que le siguiese. —Por aquí. Vamos. —Dada la situación, prefería sacarla de allí antes de que sus perseguidores llegasen. Lo que quisiesen de ella, ya lo averiguaría cuando pasase la tormenta.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Capitán del Colmillo Negro

Autoridad :
★ ★

Inventario :
.
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
14


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Jugando al escondite [Priv. Lloyd]

Mensaje por Ninian1 el Lun Ene 22, 2018 9:40 am

Dejé escapar un grito en cuanto choqué con alguien. Algo lógico, considerando que estaba corriendo demasiado rápido y en más de una ocasión estaba mirando hacia atrás, para ver si había perdido a mis perseguidores. Aquel golpe me dejó en el suelo. Asustada, miré hacia arriba y no pude evitar sentir una mezcla de alivio y agobio cuando vi que se trataba del señor Lloyd. De hecho, antes incluso que por su rostro, lo reconocí por su voz. No… ¡No, no, no, no! Si me ven con él… Si me ven con él irán a por él. Esto ya es demasiado peligroso para…

Probablemente fuera por el estrés, pero lo cierto es que no me alarmó en absoluto aquel momento en que me tomó del brazo. Corrí con todas mis energías una vez más, sacando fuerzas de no sé dónde. Había dejado de sentir mis piernas a causa de toda la huida. Pero aún tenía que seguir corriendo. – ¡Vamos! ¡Por aquí! ¡Ha tenido que esconderse por aquí!

Sentí un escalofrío de pronto. Gracias también a mi experiencia en Bern, podía ya más o menos dilucidar cuál era el peligro, más aún considerando que en este caso el origen del peligro es mucho más fácil de localizar. – ¡Recto no! ¡Derecha!

No podía decir frases largas. Estaba demasiado angustiada como para poder hacerlas. Además, me faltaba el aire. Lo único que podía era dar indicaciones muy leves. “Recto no. Hay más allí delante. Tenemos que ir por la derecha. Por ahí no hay nadie”, era todo el mensaje que quería decir. Esperaba que el señor Lloyd lo captase.

Tras una huida que se me hizo eterna (incluso con la ayuda del señor Lloyd) pude por fin reposar y fue en ese momento cuando me separé de él. Quizá lo hiciese demasiado rápido. Pero mi piel helada debía ser un problema para él. – ¿Estás bien? Sé que… mi piel está muy… fría siempre… No te habrás… enfriado… ¿no? – dije, jadeando.

Me dejé caer al suelo. Estaba completamente exhausta. Tomé aire para, al menos, poder tener una conversación normal Esta era la segunda vez que me salvaba, y esta vez era de un grupo que, sin duda, tenía que ser tremendamente peligroso. Y ese grupo conoce a Nils. – Gracias por salvarme, Lloyd. Esta es la segunda vez…

Se merecía una explicación de lo sucedido. Debía dársela. Lo he acabado involucrando en esto. Y este asunto es mucho más peligroso de lo que en principio un humano podría pensar. Lo que no sé es si debería contarle mi secreto… No lo sé, la verdad. Pero, ¿cómo voy a protegerlo si no le cuento todo? – Perdona que no me levante. Las piernas no me responden – dije, para intentar ganar un poco de tiempo para pensar cómo explicarlo todo. – Antes de que me pregunte, le contaré por qué me perseguían.

Volví a respirar. Tenía todavía la respiración agitada, pero lo cierto es que no tenía problemas para hablar ni me sentía tan débil como el día que llegué a Bern. – Viajé hasta Bern porque escuché rumores de que mi hermano había ido hasta allí. Buscando información sobre él, hubo un par de personas – tuve especial cuidado con no decir humano – me dijeron que un chico muy parecido a mí había sido visto en el noreste de Lycia… Pero era una trampa. Esas mismas personas que me dijeron eso son las mismas que ahora me están persiguiendo.

Me sentía completamente inútil. Se supone que yo debía proteger a Nils con todo lo que tenía. Sin embargo, ¿qué hago? ¿Meterme en problemas a la mínima de cambio? – Al menos, con esto sé que mi hermano está vivo. O, al menos, hasta hace poco. Ni siquiera les llegué a preguntar cuando ellos me hablaron de Nils. Debían haberlo visto antes.

Tampoco creo que lo hayan capturado. Si lo hubiesen hecho, debería estar en la base de este grupo, cualquiera que sea. Y este pueblo no parece ningún lugar en donde haya una base de secuestradores. ¿Un pueblo en un país completamente distinto de Bern? No le veo el sentido, al menos. Aunque sea algo raro, lo cierto es que me sentí aliviada. – ¿Qué hace usted por aquí, Lloyd? Debe tener una suerte muy extraña para encontrarse dos veces conmigo en situaciones similares.

Reí un poco, pero lo cierto es que todavía seguía aterrada con la idea de que quisieran venderme como esclava. No quiero volver a pasar por aquello. Fue horrible. Pasaron muchísimos años hasta que pude ser libre… ¿Cuántos tendrán que pasar para la próxima?
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Dancer

Cargo :
Bailarina ambulante

Autoridad :
-

Support :
Nils

Experiencia :

Gold :
1341


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Jugando al escondite [Priv. Lloyd]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.