Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] La defensora y la gotera [Hrist, Donnel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] La defensora y la gotera [Hrist, Donnel]

Mensaje por Donnel el Lun Dic 11, 2017 9:42 pm

La tierra del exterior al establo estaba humedecida a causa de la ligera lluvia que precipitó esa noche, la mañana era fresca debido a dicha humedad, con algún que otro charco por los diferentes desniveles del terreno. Donnel se despertó, a diferencia de otros días, por una gotera que se había formado en el techo con el paso del tiempo que no dejaba de gotear sobre su cacerola. El continuo sonido de las gotas provocó que terminara levantándose algo molesto. Esa mañana ni se molestó en lavarse la cara, se puso la cacerola en la cabeza y marchó a la casa del hombre que lo mantenía. Cuando entró por la puerta dio los buenos días, pero no hubo respuesta por parte del anciano, cosa que le extrañó demasiado. Al no recibir respuesta, pensó que igual seguía durmiendo, pues el sol todavía no daba señales de querer aparecer y los gallos no habían cantado. Como tampoco quería despertarlo, se dirigió a la habitación de cocinar, donde había una gran mesa que usaban para comer. Allí encontró una nota: "Pequeño Donny, hoy he tenido que madrugar para partir a una aldea cuanto antes. Está bastante alejada de aquí, cerca de Regna Ferox. Mi hija ha dado a luz y me voy para ver a mi nieta jijiji. Me imagino que sabes donde está cada cosa en la casa, te dejo a cargo de ella hasta que vuelva, no te preocupes por el resto de aldeanos, ya están avisados. Hasta pronto." Al terminar de leer la nota se alegró mucho de la noticia y empezó a dar saltos muy animado alrededor de la mesa.

Ahora que sabía lo sucedido no tenía que preocuparse por nada. Además de la nota, sobre la mesa había un mendrugo de pan y un botijo con aceite y aprovechando que lo tenía a mano, lo tomó como desayuno. Con la panza llena y siendo conocedor de la gotera, se dirigió al desván, la parte superior de la casa, para comprobar si había madera en condiciones para arreglar la gotera. Por desgracia no encontró nada que le sirviese y tampoco había mucha leña para hacer fuego, por lo que decidió bajar deprisa para coger una pequeña carretilla y salir al bosque en busca de leña y madera. La carretilla que usaba era de madera, con dos ruedas y una barra desde donde podía empujar hacia delante (ejemplo). Dentro de ella llevaba un hacha para cortar la madera necesaria, aunque teniendo en cuenta que estaría mojada, sería bastante incómodo. También había un par de cuerdas gruesas para atar el cargamento y prevenir su caída.

Durante su paseo hacia el bosque disfrutó el clima refrescante que era poco frecuente en la aldea, pero a la vez bienvenido. Las lluvias ayudaban mucho al crecimiento del cultivo y a su calidad. Eso junto al buen clima que abunda hace que Ylisse sea uno de los mejores países para el cultivo. Donnel pensó en lo felices que se pondrían los aldeanos cuando despertaran y viesen los campos regados naturalmente. Los primeros rayos de sol empezaron a brillar a medida que se acercaba al bosque con su carretilla, juzgando la intensidad de luz, iba a ser un buen día para trabajar. Por dentro del bosque la temperatura era menor y la humedad más alta, pero aun así no sentía frío. Mientras iba ojeando por aquí y por allá encontró un árbol caído, tal vez a causa del viento. Al acercarse pudo comprobar que las raíces estaban fuera de lugar y había muchas ramas astilladas, sin duda alguna era una buena pieza para cortar y llevar.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Villager

Cargo :
Campesino

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
370


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La defensora y la gotera [Hrist, Donnel]

Mensaje por Hrist el Jue Dic 14, 2017 7:53 pm

Hacía ya varias semanas que Hrist había dejado atrás Nohr. Tras pasar unas semanas en casa, salió de nuevo en busca de nuevos trabajos con los que ganarse el pan. En Nohr había trabajo como siempre, sí, pero era importante no descuidar otras zonas. Y para ello, iba de lugar en lugar, allá donde los rumores y los anuncios en tabernas la llevaban. A veces había alguna recompensa por traer la cabeza de algún líder bandido. Otras, algún adinerado individuo pedía escoltas para su viaje de tal punto a tal otro.
Esta vez, miraría de ir guiando sus pasos hacia las tierras de los continentes de más al oeste o el noroeste. Quizás algo interesante habría por hacer en Magvel, Valentia o Tellius, ahora que los emergidos se habían apoderado de alguna parte de esos continentes.

El cambio de ambiente y de clima era obvio a más no poder. De los cielos encapotados y mayoritariamente oscuros de Nohr, había pasado a un firmamento claramente despejado y sereno, de un azul muy relajante. La tierra lucía mucho más fértil y sembrada, dónde iba a parar. Definitivamente, era otro mundo. No es que Nohr no tuviese sus cultivos, pero el clima era harto arisco con la tierra, y ésta, a su turno, poco amigable con sus habitantes. Tenía entendido que Hoshido era parecido, lleno de color y de luz diurna con más asiduidad.

Había sobrevolado ya bastante extensión de terreno desde que había amanecido. Quizás iba siendo el momento de hacer una paradita en algún sitio y reponer fuerzas. Al fin y al cabo, aún quedaba un buen trecho hasta la próxima ciudad. Y aún más hasta la capital.

-¿Qué te parece si nos tomamos un descansito en algún sitio, Logi? –preguntó a su wyvern. Éste respondió con un chillido corto de afirmación. -¿A que sí? Seguro que hay alguna aldea o pueblo por aquí con alguna taberna o posada donde descansar un ratito… -Después de unas cuantas noches durmiendo al raso junto a su montura, un rato de descanso en una zona con presencia humana les venía como agua de mayo.

No debía de andar muy lejos del próximo pueblo. A lomos de Logi, casi todo estaba a tiro de piedra. Pese a ello, todo lo que alcanzaba a ver era verde y más verde. Verde que te quiero verde, como decía mamá. Árboles por allí, más árboles por allá. Vastos prados donde algún animal y sus compañeros de manada pastaban en paz y tranquilidad. Así que concluyó que aún le quedarían unas horas de viaje hasta llegar a donde pudiese hacer un alto en el camino.

Sin embargo, tanta monotonía en el transcurso del viaje acababa pasando factura. Las interminables praderas, con algunas colinas y ríos enmarcándolas, una vez se alejaban de las montañas, acababan por atraer recuerdos y reflexiones que Hrist se guardaba para sus ratos de paz y tranquilidad.
Empezaba a darle vueltas a cosas menos relacionadas con su trabajo, y más ligadas a su vida personal. ¿Cómo le iría dentro de unos cuantos años? ¿Seguiría Nohr libre de emergidos? ¿Seguirían siempre todo igual en el pueblo? Eso último no la animaba mucho. En su pueblo natal poco había que hacer y que encontrar. Vamos, si hasta su madre tuvo que buscar marido fuera del pueblo. Bueno, más exactamente, fuera de Nohr, pues papá también era nohrio… Eso la llevaba a preguntarse… ¿Encontraría algún día a alguien ella también? Realmente, no es que estuviese mucho por la labor, pues tenía otras cosas en la cabeza en ese momento, pero… lo que había en el pueblo no era nada deseable, desde su punto de vista. Una panda de memos que se habían pasado gran parte de su infancia metiéndose con ella. La adolescencia y la edad del pavo sólo lo habían empeorado. De hecho, desde que ya no se acercaban a ella por miedo a Logi, casi que estaba más descansada emocionalmente.

-¿Qué pasa, Logi? –el wyvern había soltado un gruñido de queja. Por la manera en que oscilaba de lado a lado en el aire, sólo podía significar una cosa. -¿Tienes hambre? ¿O sed? –Otro gruñido, corto y seco. –Bueno, pues busquemos algún río o riachuelo…

No tardaron mucho en dar con un arroyo, un poco en el interior de un bosque cercano que sobrevolaban. Las copas de los árboles aún no eran muy tupidas, por lo que se veía perfectamente parte del recorrido del río. Aterrizaron sin problemas, y Hrist desmontó a su wyvern. Le quitó las riendas para que no le estorbasen al beber.

-Hala, cielo, a beber. –le dijo, dándole unos golpecitos suaves en el cuello.

Se recostó en la orilla, con expresión perezosa, mientras miraba a Logi como una madre orgullosa de su niño que ya sabe vestirse solo. El aburrimiento del viaje le había dado ganas de echarse una siesta. Pero no era lo más recomendable, aún quedaba mucho día por delante. Dejó escapar un bostezo mientras su montura hundía el morro en el arroyo.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Mercenaria

Inventario :
Hacha L. De bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
462


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.