Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberación] ¡Hoy te toca pagar el pato! [Chrom, Lissa, Donnel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] ¡Hoy te toca pagar el pato! [Chrom, Lissa, Donnel]

Mensaje por Donnel el Dom Dic 10, 2017 6:57 pm

Era una tarde como cualquier otra, con un agradable clima acompañándola. La zona de entrenamiento estaba repleta de lo que tal vez serían futuros soldados para el ejército Ylissense. Todos eran entrenados por un oficial del ejército, quien tenía una gran reputación por sus enseñanzas. Se dedicaba a proponer ejercicios físicos la mayor parte del tiempo, pues de nada servía aprender a combatir si caías rendido al suelo por no ejercitar el cuerpo.

El primer ejercicio que mandó hacer fue dar cinco vueltas a la gran muralla para mejorar la resistencia de las piernas y la respiración, algunos de los compañeros del campesino quedaron tirados por el suelo exhaustos al termiar de dar las vueltas, pero él seguía de pie, sudando y algo cansado. Durante la carrera muchos de ellos se pasaban el rato hablando entre ellos y se les volvía más pesado el entrenamiento, era el motivo principal por el que no podían seguir más adelante.

El segundo ejercicio trataba de bajar el cuerpo y mantenerlo subido con las manos. El cuerpo debía estar bien estirado mirando hacia el suelo. Este ejercicio decía que era muy útil para levantar peso cuando hiciese falta, pero eso a Donnel no le resultaba tan pesado como la carrera, estaba acostumbrado a llevar sacos llenos de peso tanto en brazos como en lomo. Cada palmada que daba el oficial era una bajada, si alguien se retrasaba hacía dos en vez de una. El oficial se dio cuenta de que el campesino casi ni se inmutaba, por lo que decidió ponerle peso extra para que trabajara como los demás.

Finalmente, bajo la supervisión de otros soldados más veteranos, se emparejaron los diferentes alumnos para enfrentarse un uno a uno con espadas y lanzas de madera. El campesino prefería el uso de la lanza, se sentía más seguro manteniendo la distancia con el rival y le permitía pensar mejor en las acciones que debía tomar. Cuando el duelo empezó, su rival lanzó un ataque directo con la punta redondeada de la lanza, muy fácil de interceptar con el cuerpo de la lanza y lanzar un contraataque. El contraataque no surgió efecto, pues la posición de su contrincante era bastante buena, ambos dieron un paso atrás para mantener nuevamente la distancia. El siguiente ataque lo inició Donnel, con el mismo desenlace que el anterior. Durante el encuentro no hubo mucha variación de movimientos ya que se trataban de los más básicos, después cambiaron de rivales.

Cuando estaban a nada de empezar, algo impactó en la cacerola del joven. —¿!Pero qué...?! —exclamó sorprendido por el golpe mientras se giraba— ¡Un pato! ¡Parece que se ha escapa'o un pato! — la sorpresa no sólo le afectó a él, al exclamar de esa froma todos se voltearon a ver que sucedía, contemplando al pato correteando por el patio. El pato no estaba solo, habían un par más de ellos revoloteando entre las personas que se encntraban allí reunidas. Sin pensarlo dos veces, Donnel empezó a perseguir a uno de los patos para atraparlo y buscar a su dueño. El resto empezó a hacer lo mismo y el entrenamiento quedó en el olvido. —¡Quietos todos! ¡Dejad a los patos en paz y seguid con lo vuestro! —terminó diciendo el oficial algo cabreado. Los patos terminaron por huir volando a la zona comercial, donde seguro que armarían otro escándalo, pero los alumnos recibieron un pequeño sermón por entretenerse a perseguir a los patos.

Tras el sermón, dio por finalizado el entrenamiento y cada uno se volvía a sus casas. Como todavía era temprano para volver a la aldea, Donnel se acercó a la zona comercial para preguntar si a alguien se le habían escapado unos patos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Villager

Cargo :
Campesino

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
370


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¡Hoy te toca pagar el pato! [Chrom, Lissa, Donnel]

Mensaje por Chrom el Jue Dic 14, 2017 6:28 pm

Como todas las mañanas en el palacio de Ylisse, después de un copioso desayuno llegaba el momento de lidiar con los problemas que suponía ser príncipe, muy diferentes a los que podría tener cualquier otra persona. Su mente solamente estaba puesta en la práctica con la espada que tendría después con alguno de sus hombres, pero primero debía terminar el trabajo aburrido, el papeleo, que últimamente se había acumulado más de lo que le gustaba reconocer. Por este motivo, intentaba que el entrenamiento que le esperaba le motivase lo suficiente como para terminar pronto con su tarea.

Con pocas ganas, se sentó en su cómoda silla. No era demasiado adornada, sino más bien simple y resistente. Tiempo atrás había tenido una mucho más propia de un príncipe, un miembro de la familia real, pero además de provocarle dolores de espalda había sufrido un grave percance. Durante uno de sus juegos con Lucina, había tenido la mala suerte de encontrarse en medio de la espada de ambos, con nefasto resultado. Su despacho no era el mejor lugar para jugar a las peleas o entrenar, por los importantes papeles que se hallaban en él así como por su cuidada decoración, a manos de los criados del palacio, pero no solía pasar nada. O por lo menos no demasiado a menudo. En realidad no le había importado mucho deshacerse de aquel mueble tan poco práctico que solo servía para recrearse la vista con ella. Estaba mucho mejor con su silla cómoda, de madera de roble, una de sus favoritas. Y encima no se clavaba ningún adorno cuya única utilidad parecía ser torturar espaldas reales.

Habían pasado un par de horas cuando la pequeña torre de papeles había quedado reducida a unos cuantos decretos que revisar y varias correspondencias por contestar. Frotándose la nuca, decidió levantarse a estirar tanto piernas como brazos, dirigiéndose a la amplia ventana que iluminaba por completo la habitación. La decoración con tintes dorados predominaba en las juntas y en el asa, pero dejando el protagonismo a los grandes cristales que se alzaban brillantes hasta cerca del techo. Abrió con cuidado una de ellas, dejando que la brisa de media mañana inundara la estancia. Cerró los ojos y respiró hondo, profundamente. Solo un poco más y podría salir a entrenar, lo que verdaderamente le importaba.

Tras un par de minutos en los que pudo despejar la mente, estaba a punto de cerrar la ventana cuando un proyectil grisáceo se introdujo como un rayo, golpeando con las alas al peliazul. Defendiéndose con las manos del ataque enemigo, no tardó demasiado en percatarse para su sorpresa que se trataba de un pato. ¿Cómo un animal como aquel había sido capaz de volar hasta su ventana? Cuando se dio la vuelta para buscarlo se encontraba sobre su escritorio, graznando y revoloteando sin control, llenándolo todo de plumas.

Mirando hacia los lados trató de buscar algún objeto que pudiera ayudarle a dar caza al atemorizado animal, pero antes de darse cuenta el ave huía corriendo por la puerta, que había dejado semiabierta. Pero además de pato, era un ladrón. Justo antes de que escapara, vio pegando a una de sus patas una de las cartas que segundos antes reposaban sobre su mesa.

Abriendo mucho los ojos y con un peso grande en el estómago, corrió para perseguir a tan rebelde animal –Detened a ese pato, ¡es importante! –Se apresuró a ordenar a todos los que se encontraban en el pasillo. Ninguno de ellos reaccionó a tiempo, sino que más bien huían del animal, que corría y revoloteaba a partes iguales. Girando en más de una ocasión, se acercaba a la gran entrada del palacio –¡Cerrad las puertas, no permitáis que escape! –Ordenó a los soldados que se encargaban de custodiar la entrada, con poca fortuna. Las puertas eran pesadas y se encontraban completamente abiertas por lo que la astuta ave había logrado salir. Oh, no. Esto puede ser un problema, pensó. Ni siquiera sabía qué había dentro de la misiva, ¿y si se trataba de un asunto importante? –No, no, no, ¡vuelve! –Solo restaba salir corriendo, siguiendo el camino que marcaba la sombra lejana del animal.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
Llave de puerta [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
998


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.