Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de conquista] Pon tu corazón a descansar [Priv. Xander]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Pon tu corazón a descansar [Priv. Xander]

Mensaje por Seimei el Sáb Dic 09, 2017 12:53 am

El desierto podía parecer un gran mar de arena y terreno rocoso muy repetitivo, como una masa uniforme en la que un camino se veía exactamente igual que otro, pero Seimei no había perdido el sentido de la orientación. Jehanna había sido su hogar por mucho tiempo. Sabía muy bien el camino a las tierras de sus viejos amos, los que le habían criado por tantos años para formarlo como era. Aunque claro, las pequeñas comunidades en el camino no estaban exactamente como uno las recordaba, también habían muchas más carretas destruidas y el ocasional cadáver solitario... Jehanna era un desastre en esos momento, no lo iba a negar, pero todavía estaba bien así, podía guiarse. Obviamente, viendo lo que veía en esa miserable tierra de nadie cabía preguntarse si valdría siquiera la pena tanto camino, si al final encontraría que la gran familia estaba a salvo o sólo quedaría más de la muerte y desolación que había estado observando hasta ese entonces, pero eso no lo sabría hasta no llegar. Había que seguir adelante y no creer demasiado en ningún producto de la imaginación, hasta no ver con sus propios ojos.

Además, su actual señor había tenido la amabilidad de ir con él, tenía que honrar ese esfuerzo de su parte. Si ya estaban encaminados al país, era porque el príncipe Xander tenía sus propios asuntos de gran importancia en ese lugar, alguna especie de trato con un tal Ephraim de Renais que el gato estaba vigilando muy de cerca, muy interesado. Pero el hecho de que aceptara la petición de Seimei de tomarse un tiempo para dirigirse a la propiedad de sus amos, y además de eso ofrecerse a acompañarlo, había salido sólo de la gran gentileza en su corazón. Aah, hombre tan noble... no dejaba de sorprender al esclavo. Pero, por más que le hubiera gustado cuestionarlo un poco para entender mejor lo que pensaba, no lo hacía. El hecho era que no estaba hablando mucho en total en todo ese viaje. Y no era exactamente por practicidad, si bien llevaban ya un par de horas yendo, con los caballos al galope a toda prisa, presionando a los pobres animales. El felino de pelaje y cabello azabache estaba demasiado enfocado como para ser gentil con eso, sabía cual era el límite de un caballo entrenado y no era ese, así que, que sudaran y siguieran corriendo. No se había puesto en particular pantalones de montar ni se había llevado la fusta y al caballo más ágil para ir de a poco. No se trataba de nada de eso. Sólo estaba callado porque sí. Inclusive sin mirar a su señor, cosa que usualmente estaría haciendo de forma casi constante. Claro que sonreía como siempre, no era Seimei si no mantenía una cara apacible y perfecta y una sonrisa. Pero no estaba siendo capaz de mantener plática. Tenía tanto en la cabeza, tantas ideas en las que adentrarse, que no le quedaba espacio para hablar.

"¿Qué haré si encuentro que han muerto? Seguiría perteneciendo a Nohr, ahora no sería hasta la muerte del príncipe Xander sino siempre, supongo... ¿y el pago diferido? ¿Los derechos sobre la mina de oro? A mi no irá, obviamente. Sería asunto perdido. Mi estadía en Nohr no sería lo mismo, me pregunto en qué condiciones..." Pensaba. Quería tener todas las posibilidades calculadas desde antes, mientras podía pensar a la larga. "Y si están con vida, ¿por qué será que no me habrán dicho nada? ¿Ni para bien, ni para mal? Por otro lado, debería pensar también... si la situación no es buena, ¿qué es lo que yo prefiero? ¿Que prosperen? ¿Que peligren y tengamos que salvarlos? ¿Dejarlos a su suerte por no haber mantenido contacto conmigo, llorándome lo mucho que tienen que estarme extrañando? ¿Qué haría yo? Tienes que aclarar tus ideas pronto, Seimei, qué impropio de ti tardar tanto..."

Su mente era un torbellino inquieto a esas alturas. Lo peor era que no debía perderse demasiado en pensamientos, cuando también tenía que mantener los oídos, la vista y el olfato aguzados por cualquier cosa alrededor. Su señor Xander era un guerrero como Seimei nunca había conocido en su vida, estaba seguro de que nada podría hacerle frente, pero esos monstruos en toda Jehanna tenían la inteligencia de tomar por sorpresa así como de no atacar a solas. Tenía que tener algo de cuidado igual. Además estaba seguro de que por un tiempo las criaturas los habían estado siguiendo, su nariz lo mantenía muy consciente de su aroma, los habían llegado a perder en un punto pero de a ratos parecía que ganaban terreno y se les olía cerca otra vez. ¡Qué insistentes eran! Harto de ellos, respiró profundo y con delicadeza le dirigió las primeras palabras en horas a su señor, aunque no lo miraba.

-
Vamos a tener que apresurar el paso, cariño mío. -







un premio portado con honor:
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [1]
Concoction [3]
Pócima Sanguinolenta
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1080


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Pon tu corazón a descansar [Priv. Xander]

Mensaje por Xander el Lun Dic 11, 2017 1:43 am

Cuidaba de su gente, siempre lo hacía dentro de sus posibilidades. No necesitó decir demasiado el gato para que Xander se ofreciese para acompañarlo a ir a su viejo hogar. Seimei estaba mostrando ser un compañero inigualable, no habia nadie más tan fiel a él y que pese a no ser un soldado acompañarlo tan fieramente en el campo de batalla. Creía que era porque el gato estaba muy cerca suyo y le veía entrenar y poco a poco se había acercado a la batalla obligado a saber defenderse, el príncipe de rubia cabellera creía fervilmente en capacitar a todo hombre y mujer de Nohr, no solo en lo que era su función laboral si no también en pelea y primeros auxilios, el mundo era un lugar peligroso y él era consciente que no podía salvarlos a todos ni estar siempre cuidando de todos, en alguna ocación podría ser de vida o muerte que un cocinero supiese usar el cuchillo para algo más que cortar verdura y un mozo de cuadra tendría que saber usar el tridente para defenderse. Igual no iba a dejar que el gato hciera una travesía tan peligrosa solo y sentía que se lo debía.

Después de hacer sus asuntos con el prícnipe Ephraim habían marchado hacia el sur donde estaría el ducado al cual Seimei había pertenecido en antaño. El calor era agobiante para él, el sol ya quemaba su piel pálida y calentaba su armadura a punto que en algunos lugares era imposible tocarla. Sentía el sudor correr por su espalda, ya siendo demasiado para que su camisa lo contuviese y mismo su caballo mostraba su pelaje brilloso y mojado por el sudor. Eran tierras peligrosas así que llevaba su armadura completa y su espada, solo había seguido el consejo de los soldados locales del príncipe Ephraim y se había puesto una tela blanca en su cabeza sujeta por su corona contra su frente para que el sol no le quemase tanto, aunque se notaba colorada y sensible ya su piel sobre sus pómulos y nariz. Se enontraba un poco preocupado por su montura, no era un caballo de correr largas distancias, un caballo de guerra estaba acostumbrado a exigencias muy fuertes pero por periodos cortos de tiempo y tampoco a correr tantos kilómetros con tanta carga, pues llevaba un buen peso en agua y algo de comida a parte de su usual armadura. Estaba preocupado él mismo midiendo a su caballo, escuchando el resoplar y agitación, tocando su costado para sentir el fuerte latir de sus venas y la temperatura de su piel. Preocupado e incomodo por el calor no le había extrañado lo silencioso de Seimei creyendo igual de molesto que el.

Tardó un poco en reaccionar y razonar en lo que le decía, levantó un poco su cuerpo, hasta el momento inclinado hacia adelante para hacer mejor equilibrio y acompañar mejor el movimiento del caballo y miró sobre su hombro. El calor hacía que fuera difícil mirar al horizonte, todo se movía de manera extraña y a veces creia ver cosas que no habían, pero notó unas manchas oscuras algo ondulantes separadas del piso. Todo efecto de la distorcion de la luz por el aire caliente que subía de la arena hirviendo al sol. Miró a su caballo - No. No podemos ir más rápido, mi caballo ya se encuentra en su límite, no está acostumbrado a este calor ni en correr sobre una superficie tan blanda, ni yo. Dentro de poco tendríamos que detenernos incluso para que beban agua y descansen un poco, al menos que baje un poco su agitada respiración. - miró con preocupacion al gato - Si son enemigos los que sientes es mejor enfrentarlos ahora. Con mi caballo agotado no tendremos chance y sin caballos estaremos atrapados en este infierno en tierra. - no quería ofender la tierra donde el gato habia crecido pero se sentía bastante molesto ya con el clima.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [4]
Concotion [7]
Espada de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
390


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Pon tu corazón a descansar [Priv. Xander]

Mensaje por Seimei el Dom Dic 31, 2017 12:35 am

Para Seimei el calor no era tanto problema. Había vivido tanto tiempo en ese clima, que se había acostumbrado. Claro, también lo había tenido en cuenta para el viaje, por lo cual a diferencia de su señor, además de los pantalones de montar no se había puesto ropa nada pesada. Una camisa bastante abierta, blanca para no juntar tanto el calor, nada más. Su príncipe había hecho todo lo contrario, poniéndose el tipo de ropa de siempre y encima la armadura, que encima de eso era negra... al no estarlo mirando, el gato no fue muy consciente de esos hechos. Fue cuando el nohriano le dio un no, algo que no se había estado esperando, que tuvo que mirarlo. ¡Qué imagen era esa que veía! El pobre hombre sudaba, sus blancas mejillas se estaban enrojeciendo de una forma particular y tanto él como el caballo parecían que necesitaban algo de aire. Nada similar al gato tan bien adaptado. Bueno, entendía el problema en que estaban. A él tampoco le agradaría empezar a sudar. Pero parar justo en ese momento...

"No, ¿qué estás pensando, Seimei? Es mejor demorar. Más tiempo para ver este asunto."

-
Estamos bastante cerca ahora, mi señor, falta poco para llegar a nuestro destino. Por otro lado sí, hay un par de molestas criaturas que vienen tras nosotros desde casi el principio, lo más probable es que al parar eventualmente lleguen. - Explicó con suavidad. - Pero no hay remedio. Se hará como dice... -

¿Sonaba poco conforme? Era posible, por una vez su tono de voz estaba soltando cosas que él no quería. Sentimientos que no eran estar de perfecta disposición y humor totalmente estable, como era lo normal de su parte. Aún así, no pensaba desobedecer a su actual señor, el que sí había pagado por él y por el que velaba ahora. Desvió a su caballo hacia una de las paredes rocosas de los altiplanos de por ahí, hasta ponerlos enteros dentro de la sombra. Allí paró, midiendo el estado de su propio caballo por unos momentos. El estar allí, quieto, hacer una pausa... hacía a sus pensamientos moverse todavía más rápido preguntándose si hacía lo correcto. Si tendría que estar apurándose, o lo que podía pasar si perdía tiempo, o si era mejor así mismo y que pasara lo que tuviera que pasar. Antes que seguir con eso prefirió mantenerse ocupado, ocuparse siempre le hacía bien, por lo que bajó de inmediato de su montura,con un ágil saltito. Al tocar suelo se pasó las manos por debajo del cabello, levantándolo fuera de su nuca para que dejara de acalorar por unos segundos, suspirando de alivio. Ese era todo el gran estrago que el calor hacía en él, un par de gotitas brillantes en el cuello y el pecho y una necesidad de moverse el cabello, nada más. Acto seguido se acercó al caballo de su señor para desenganchar de su montura los contenedores de agua que cargaba, bajarlos al suelo, como también sacar de la alforja grande un par de cosas que necesitarían. Aunque su atención estaba en eso, su cabeza asomada a la alforja mientras sacaba cosas, sus orejas se movían de un lado a otro todo el tiempo, muy atento a los sonidos alrededor.

-
Me parece que hay tiempo para atender un par de cosas, querido. Tal como su rostro. ¡Pobre! Está tan rojo. Lo siento, le he descuidado un poco y ahora se ha quemado... - Levantó la mirada a Xander, sonriéndole con normalidad. Tenía que reconocer que podía haberlo preparado mejor. Hasta a él le daba calor solo viéndolo entre todo ese metal negro. Pero primero, su precioso rostro, tenía preparados para todo y una buena pomada herbal sería el rival adecuado para esas quemaduras de sol. Se quedó con el pocillo de pomada en la mano y con la otra lo animó a acercarse. - Venga, lo solucionaré. Si quiere aliviarse de esa pesada armadura también, ahora sería buen momento. Sé que soy ignorante en esto, cielo mío, pero creo que puede estar bien o mejor sin ella... -







un premio portado con honor:
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [1]
Concoction [3]
Pócima Sanguinolenta
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1080


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Pon tu corazón a descansar [Priv. Xander]

Mensaje por Xander el Miér Ene 10, 2018 6:55 pm

El andar de su caballo se hacía irregular de a momentos, el rito de sus pisadas cambiaba cada tanto cuando pasaban de un terreno mas arenoso a otro mas rocoso y la agitacion de la respiracion del caballo negro se hacía ya muy sonora. Bajo un poco la velocidad y guio su caballo detras del de Seimei contra la ladera protegida por las rocas planas, incluso habian algunas plantas creciendo aprovechando la sombra de algunas horas del dia y el sol de otras. Un ligero viento pese a ser calido fue bien recibido cuando se detuvieron y bajó aflojando un poco silla de su caballo y quitando la manta que lo protegia para que la piel mojada del sudor respirase un poco - Si son pocos puedo hacerles frente y será mucho mas conveniente detenerlos en el camino que guiarlos hacia su viejo hogar. - dijo mientras se quitaba el paño claro de la cabeza junto con su corona y se sacudía un poco el cabello para que el aire le refrescase un poco.

La tranquilidad y parcimonia con la que trabajaba el gato incluso en un momento donde tendrían un encuentro con el enemigo de manera inminente, le sorprendía. Quizas sería que confiaba demasiado en su protección o estaba confiado de sus nuevas habilidades en batalla, o tal vez ya los había detectado y realmente eran muy pocos y muy débiles. Se acercó hasta quedar junto a él y asintió con la cabeza aunque dudando aun de como proceder, pese a que miraba en todas direcciones aun no veia a nadie acercarndose aunque el calor hacia que el horizonte se viese difuminado y reflejase movimeintos que sus ojos no terminaban de comprender - Claro, arde bastante en la zona bajo los ojos y en la nariz, ¿Podria ponerme de la crema refrescante que carga? - pregunto sin dejar de estar atento a su entorno. Su caballo poco a poco normalizaba su respiración y bebió con animo cuando se le ofreció agua - Tu que les sientes, ¿Puedes saber cuantos son o que tan lejos viene? Quizas puedas decirme con cuanto tiempo contamos. - ya se notaba un poco mas preocupado, el calor afectaba mucho su desempeño.

Las palabras del gato que era lugareño eran sabias, el calor le afectaba mas de lo que quería admitir y lo habia sentido en carne propia desde que habian pisado ese lugar. Si pelear en el dia bajo el sol en otras tierras habia sido duro, en ese lugar semi desértico era un infierno, peleando dentro de un volcán seguro le iría mejor. Se abrió el costado de su pechera y se quito la pesada pieza de armadura, con aquel peso menos y la ropa de abajo húmeda por el sudor pudo respirar con mas alivio estando a la sombra. Seria mucho mas cómodo pelear así pero las partes de armadura de sus hombros, brazos y piernas no las tocaría, con ellas podría bloquear a sus enemigos y ahorrarse heridas que entorpecerian su viaje en tan aridas tierras.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight | Lord

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Siegfried [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de acero [4]
Concotion [7]
Espada de bronce [1]
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia
Laslow
Morgan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
390


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Pon tu corazón a descansar [Priv. Xander]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.