Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento]Cuando el sol se pone [Priv. Seimei, Jakob]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento]Cuando el sol se pone [Priv. Seimei, Jakob] Empty [Entrenamiento]Cuando el sol se pone [Priv. Seimei, Jakob]

Mensaje por Invitado el Dom Dic 03, 2017 4:05 am

Con una a aguja en mano el peliblanco, lento y seguro, atravesó la fabrica del pijama, las yemas se alejaron del metal para luego tomarla de la punta  y tirar. - ¿Como pudo pasar? - El rosado y pálido hilo formo un nudo en la tela del mismo color, repitió la misma acción varias veces cerrando el corte en la manga de la camisa - Ya esta - Exclamo con orgullo, un lado de sus labios levantado mientras sostenía la majestuosa prenda de manera que le permitía ver como se vería si su alteza la usara - Perfecto - la dio vuelta para revisar que no fallara su juicio antes doblar cuidadosamente tan hermosa prenda y dejarla sobre la mesa con igual sino mayor cuidado. "¿Como pude cometer tal error? ¿Como pude ser tan torpe?" pensó tomando su frente y levantando sus plateados cabellos "Debí haber recordado mantener la distancia de tal desastre de criada" Fuera de la habitación, en el corredor, pasos se escuchaban. "Es imposible trabajar, ni hablar concentrarse, con esa muchacha cerca" Dos golpes, un pestañeo y la mirada cayo en la puerta.

- Sigh ¿Que sucede? - apenas abrirla se encontró con una cola de caballo rojizo con forma de taladro aun imitando un péndulo "Veo que tu gusto sigue siendo el mismo Srt.Maria" Una dama mayor a el, aun que solo por dos años - Igual que ayer y mañana - Exclamo con el ceño fruncido después de unos segundo de confusión - ¿Oh? Entonces supongo que eso también incluye a Ozie - Jakob deslizo su pie fuera de peligro y soltó una sonoriza al escuchar el tacón en la madera - ¡Ugh! - durante toda la conversación la mirada de la criada no se separo de la del mayordomo hasta ese momento - Hmm ¿Cuando se dignara a crecer Srt.Maria? - la garra de su indice junto a su pulgar levantaban la pera de un Jakob pensativo -¡E-esas cosas no le incumben!- Pero la criada corto el tema (como seguramente deseaba cortarlo a el) con solo un sonido - Ajem, como me pidió, vine a relevar mi deber de limpieza - una de sus cejas se levanto antes de un ligera reverencia - Ah, tu problema es una bendición para mis oídos - Maria volvió a mirar a un lado - ¿Cerca de la entrada si no me equivoco? - asintió y el vasallo alejo a la dama con un "Si me disculpa" para abrirse paso con tranquilidad, ojos cerrados y una notable sonrisa ... pero al escuchar un suspiro se encontró con una mirada llena de disgusto sobre su hombro, la ignoro con indiferencia en su expresión y no paro por un segundo.

A Pesar de su tranquilidad y las interminables escaleras, no tardo en llegar a su destino. Allí se encontró con dos hombres, con una armadura oscura como el castillo con la excepción de los ornamentos dorados demostraban su rango. - Ajem - Los gigantes percataron la presencia del vasallo y este podía jurar que uno de ellos se sobresalto al escucharlo - Señores, si no se encentran ocupados, y veo que ese es el caso, necesitaría que me guíen a los restos - Se podía sentir el disgusto debajo de sus cascos. Después de una discusión entre los guardias y unos comentarios similares a "Si les gusta tanto hablar seguro podrán hacerlo mientras caminamos" finalmente se decidieron. Con resignación uno de los guardias, el mas joven, dio un paso al frente - Vamos Jakob - el mayordomo se detuvo unos segundos, su nombre.. lo tenia al borde de su lengua "¿Marcos? ¿Marcelo? ¿Mariano..?" recordaba que estaba entrenando con Gunter el día anterior - ...Usted primero - Pero no importaba, no es como sí fuera a dirigirse a el por nombre.

El guardia restante abrió el portón lentamente, dejando que una ligera brisa y los pocos rayos de un cielo naranja se asomaban mientras esperaban.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento]Cuando el sol se pone [Priv. Seimei, Jakob] Empty Re: [Entrenamiento]Cuando el sol se pone [Priv. Seimei, Jakob]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 23, 2017 12:30 am

Todos los guerreros de Nohr eran fantásticos para el gusto del gato, desde el príncipe Xander hasta las personas que le asignaba para cuidarlo cuando tenía que trabajar separadamente. Todos eran en verdad muy destacables. Tenaces, fuertes, se adaptaban a las situaciones, se manejaban bien... ¡pero por todos los dioses, que no eran ordenados! Definitivamente no como al mayordomo que ya bastante tiempo tenía ahí le gustaría que fueran. A veces sucedía que regresaban las armas y no daban el mismo conteo que a la salida. A veces, al combatir, terminaban mojados de pies a cabeza en sangre y no se entendía ni cuanta era suya y cuanta ajena. A veces como justo en ese momento, lo que dejaban de cuerpos después de vencer no tenía nombre. Era demasiado. Era bueno que fueran tan fuertes y que no les temblara la mano para encargarse de los asuntos, bien encargados en verdad, pero... ¿no podían matarlos a todos en línea? ¿O más lejos?

Esa era la situación a la que se enfrentaba Seimei. Recientemente había tomado lugar un combate un poco inesperado con algunas criaturas cerca del castillo, algunos atrevidos o simplemente rezagados desde que habían despejado la zona central de Nohr de sus sucias presencias. Obviamente, buenos guerreros de Nohr habían salido a liquidar el problemita. Y como resultado ahora, tenía veinte... treinta o poco más de cadáveres (o trozos de) frente a sus ojos, en toda la salida trasera del castillo. Justo donde él pensaba que se podía llegar a construir un corral o investigar qué clase de plantas soportarían el clima de Nohr, algo agradable, civilizado y lindo de ese estilo, pero no. Por un buen tiempo no. Primero, había que retirar todo eso de allí. Y, obviamente, era a la servidumbre del castillo a la que le tocaba esa parte. Ya no estaba tan seguro de cuanto amar el ascenso que su señor le había dado para terminar encargándose de tanto del castillo de esa forma. Fue calzándose los guantes (cómo odiaba con toda el alma ensuciarse las manos) mientras esperaba la llegada de la ayuda que supuestamente tendría para eso, otro u otros miembros del personal, quedándose de pie allí. Sus orejas ya estaban algo echadas hacia atrás con desagrado por lo que veía adelante, pero mantenía su postura, como le habían enseñado a hacer. Cuando la puerta se abrió seguía allí, aunque ya con los dedos en la barbilla, pensando. Se aproximó al otro mayordomo.

-
Caballero... - Suspiró. No era correcto que inclinara la cabeza frente a alguien de su mismo trabajo, pero tenía un tono educado de todos modos. Una voz gentil, sin fuerza. Para él todos los demás sirvientes eran lo mismo de todos modos, o competencia de la que preocuparse o gente que tener bien ganada. No era que recordara demasiado a ese, pero lo haría pronto si hacía falta. Tenía un color de cabello muy particular al menos, diría que bien cuidado, eso siempre llamaba su atención. ¿De qué sección sería? Como fuera, se volvió de regreso hacia la escenita que les tocaba, sin más remedio que ir empezando. Esperaba que esa persona fuera ayuda decente, o que hubiera más gente libre después de todo.

-
Como ve, esto es un poco... bueno, no he decidido todavía por donde comenzar. No diré que es demasiado trabajo para pocas manos, no sería digno de este castillo si esto me abrumara, pero es... - Se puso la mano en el pecho y bajó la voz. - ¿En serio la guardia de Nohr dejó esto así después de un combate? Habría que tener consideración con uno que es sensible y se impresiona de ver tanta sangre. -
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.