Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de lib.] So Comes Snow After Fire [Priv. Ferid]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de lib.] So Comes Snow After Fire [Priv. Ferid]

Mensaje por Suryha el Vie Nov 24, 2017 5:44 pm

¡El día había ido estupendamente!

Mentía, mentía por completo, mentía cual un experto mentiroso a pesar de ser solo sus pensamientos. El sol ya llevaba horas alto en el cielo, a pesar de que el clima no cambiaba del día anterior: frío, frío como el mismo infierno. Pero se podía decir que estaba acostumbrado al frío, no como años atrás, cuando solo meter un pie fuera ya era motivo de sentirse los dedos congelados y ganas de volver corriendo en el interior de algún establecimiento, beber algo caliente y leer. No, claro que no, ahora era salir, dar dos pasos, y sentir como se congelaba. Podía dar dos pasos más fuera, eso ya era un avance. Y por esa simple regla de tres, dentro de medio siglo podría dar cincuenta pasos fuera sin congelarse en el intento. Que triste.

Pero el verdadero problema ahí no había sido el luchar con sus instintos para no temblar, sino la frustración de llevar gran parte de la mañana y lo que quedara de la tarde para buscar el puerto; y no uno cualquiera, sino el puerto en el que Ferid Eusford llevaba a cabo su trabajo. ¿Trabajo de que de todas formas? Había escuchado algo de Thane de Mitgard, dueño de Sleipnir, dudaba si el primero era la campaña mercantil o la segunda, pero algo le decía que tenía más pinta de serlo la segunda que la primera. Pero de todas formas, eso tampoco era relevante en realidad, sino más bien el hecho de que aún no hubiesen podido hablar en persona. Se había dado cuenta que era cosa de trabajo, demasiado ocupados para poder hablar tranquilamente y bromear un poco, pero, sinceramente estaba agradecido por el obsequio así que, consideró en su poca inocencia, que lo más correcto sería ir de persona a agradecer en vez de enviar una misiva, sobretodo cuando vivían en la misma isla.

¡Vivían en la misma isla! ¡Era imposible que no hablaran ni una sola vez!

Así que, tomando un día libre entre los muchos que tenía, decidió pasar su tiempo buscando el susodicho lugar para poder ir él con Ferid si Ferid no iba a él, antes o después, ambos estaban destinados a encontrarse y eso Suryha lo sabía bien. Pero, nadie le había advertido que encontrar el puerto donde el susodicho trabajara fuese tan complicado. Para empezar... ¿Brynjar no lo sabía? ¿Los demás no parecían querer darle más información al respeto? Haciendo caso omiso a la negación, partió por si mismo, difícil no debía ser. Pero, nunca contó con su propia mala orientación, o despiste. Acabó en uno de los puertos principales, preguntando por Ferid, por Thane, por Sleipnir, para descubrir que allí no ejercía nadie que llevase dichos nombres.

Armado entonces de una paciencia extraña en él, hizo todo el viaje de regreso y fue a al otro puerto, aunque eso significase ahogarse en la nieve y congelarse por segunda vez en un día. Fue así que su suerte quiso que, ya al mediodía llegase a encontrar el misterioso puerto y ya jadeante y con dolor de garganta por el frío aire que había llegado a respirar, se dejó caer en medio del camino extenuado. ¿Y ahora qué? Siquiera sabía en realidad si había llegado al lugar justo, o si el hombre estuviese trabajando a esas horas. Pero, seamos sinceros ¿tomarse el día libre el mismo día en que decidía visitarlo? Eso no tenía perdón. Inspiró hondo, dejó escapar el aire de sus pulmones en forma de vaho y descarado, levantó la voz:– ¿Alguien conoce al dueño de Sleipnir? ¡Llámenlo y díganle que un amigo lo está esperando! –Miró expectante a un lado y otro.

¿Eso bastaría? Sabía del miedo que le tenían algunos, de la casi reverencia que sentían por los de "su raza" más que nada por lo que habían hecho al castillo del Jarl. Igual sabía que si se aprovechaba descaradamente Brynjar se iba a molestar, pero dada la situación, se rehusaba simplemente a seguir buscando y tener lo que necesitara ante sus narices– Y –Comenzó– no hace falta deciros que sucederá si se atreven a mentirme ¿Verdad? –Sonrió a propósito de tal forma que uno de sus colmillos, más pronunciados, se viera perfectamente en la comisura de sus labios. Era solo una advertencia, ninguna amenaza ~ Mientras, solos e incorporó, limpiando parsimonioso  su clara capa que lo cubría del frío de la nevada isla. Permaneció quieto, no se movió, solo esperó, expectante.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :

.
.
.
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
261


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de lib.] So Comes Snow After Fire [Priv. Ferid]

Mensaje por Invitado el Mar Dic 12, 2017 3:49 pm

Lo evitaba cuanto podía y lo había logrado por bastante tiempo, había logrado llegar, asentarse y hasta volverse un visitante bastante asiduo en Asgard pero siempre excusándose por trabajo o compromisos antes de que el dragón se levantase o llegase, tenía a un par de mozos de cuadra de su lado, o más bien del lado de su bolsillo que le anunciaban cuando llegaba donde se encontraba el dragón y si estaba activo solo dejaba lo que sea que fuese a dejarle al Jarl y se retiraba o solo se retiraba y probaba suerte otro día. Últimamente había conseguido suficiente buena relación con el jarl como para que aceptase invitaciones a almorzar y poder tratar sus asuntos fuera del castillo y de paso mostrarle de primera mano el trabajo en el puerto.
No le agradaban los laguz, ni un poquito, únicas excepciones si había dinero de por medio e incluso así no perdía oportunidad de soltar algún comentario ácido, cosa que claramente no podía hacer con el dragón que era casi como un hermano para el jarl.... muy a su pesar. Por eso mismo prefería evitarlo.

El puerto al oeste de la bahía tenía vista al puerto este, con mucha más actividad este al ser comercial y estar casi todo el tiempo recibiendo barcos con mercaderías. Tenía tratos con un buen puñado de países a lo largo y ancho del mundo y sus rutas tocaban puerto en casi todos los países. La actividad a esa hora estaba en lo más alto, sobretodo con la llegada de un barco desde Sindhu, la bandera con el elefante se veía en lo alto del mástil principal y bajaban pesadas cajas cerradas con especias, libros y joyas en bruto, mientras que un joven de apariencia avispada discutía con un marinero por un encargo especial de insectos que habían llegado varios muertos, la discusión era sobre el precio final del producto, pues “fallado” no podría pretender el pecio completo pero el marinero en parte también tenía que responder ante el gobierno de Sindhu y no tenía pruebas de que la mercadería entregada no hubiese estado en buenas condiciones. Sus voces se mezclaban con la de varias conversaciones y los gritos de indicaciones de la descarga del barco. Otro se acercaba ya por el horizonte y preparaban uno de los muelles para su atraco, hombres bajaban a la zona congelada del agua para picarla y permitir a la embarcación acercarse sin romper su casco. En todo aquello al llegar el dragón fue recibido con miradas extrañadas de verle allí. Al pobre hombre que interceptó sonrió con algo de burla ante la pregunta, el logo de la compañía, el caballo de ocho patas, se encontraba en la mayoría de las construcciones que rodeaban el puerto y todos allí conocían al hombre que les daba trabajo, incluso las posadas y tabernas, panaderías, herrerías y demás negocios que habían nacido en la periferia del puerto que conectaba con la ciudad. Fue a responder de manera jocosa como acostumbraban a estar en un buen humor en el trabajo pero la actitud un tanto amenazante le hizo borrar su sonrisa y dirigirse a uno de los edificios donde un cartel escribía en runas “Control”.

No tardó mucho, apenas un par de minutos hasta que de aquella puerta salió el hombre de largo cabello gris. Vestía con una larga capa de piel blanca que se estaba aún ajustando cuando se encaminó hacia el dragón, el cuello de largo pelo acariciaba sus mejillas de lo largo del mismo y la amplia capucha formaba una suerte de segunda capa corta sobre sus hombros. A cada paso que daba asomaban las altas botas negras llegando hasta sus muslos, ideales para montar y para cortar el viento de la costa. Al acercarse le extendió una mano enguantada en blanco e inclinó un poco su cabeza como saludo - Herre Suryha. - dijo con educación llamándole por un formalismo - ¿A que debo el placer de su visita?- no iba todos los días al puerto, de hecho cuando podía evitarlo se quedaba en su mansión en las afueras de la ciudad pasando el bosque espeso. Lamentaba que ese día no hubiese sido uno en los que pudiese prescindir de su parecencia.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de lib.] So Comes Snow After Fire [Priv. Ferid]

Mensaje por Suryha el Mar Feb 13, 2018 3:38 pm

Esperó pacientemente en su lugar hasta que la clara figura se apareció ante sus ojos. Efectivamente, él en lo personal solo había visto de lejos al dueño de Sleipnir y lo poco que sabía de él, era de cosas que le había escuchado decir a Brynjar. Cierto, culpa suya por no haber preguntado más al respecto, pero tampoco le interesaba.

Habían cosas que solo Bryn sabía, porque nunca se había parado a preguntar como tal, en parte sin sentir interés por lo que conllevaba ser un señor y controlar tierras, en parte porque siempre había encontrado cosas mejores que hacer, y en parte también porque no iba a mezclarse demasiado con todo aquello, sabiendo que no todos lo aceptarían, y a pesar de ello, simplemente ignorando los deseos de los demás como en aquél preciso instante.

¿Que no tuviese tiempo para cruzar dos palabras con él? ¡No lo creía! Él siempre tenía tiempo para todos y dudaba que aquél señor fuese tan ocupado con su trabajo como para no encontrarse con él... Porque estaba la mayor parte del tiempo con Brynjar, porque pasaba la mayor parte de su tiempo en el palacio... Y parecía ser como si el dueño de Sleipnir no quería, simplemente, toparse con él... A pesar del regalo tan ostentoso que le había hecho...

Avanzó un paso más hacia él, extendió su brazo y estrechó su mano con cortesía– Simple curiosidad –Fue honesto al respecto, ladeó suave hacia un costado su cabeza y avanzó un paso hacia el susodicho tras soltar su mano– Parece ser que su trabajo lo mantiene lejos de mi, así que vine yo hacia usted para agradecerle en persona su obsequio –Sus ojos se entrecerraron suavemente.

Se tomó el atrevimiento y extendió una mano hacia uno de los albinos mechones del otro, sujetándolo entre sus dedos antes de dejarlos caer, lentamente, de entre sus dedos– Casi parece que está intentando escapar de mi... –Levantó su mirada hacia él, buscando un contacto directo entre ambas miradas antes de sonreír, jocoso y alejarse un paso del otro, juntando ambas manos detrás de su espalda– Pero me di cuenta que sería imposible ~ –¿Verdad, verdad?

Y entonces, simplemente avanzó en dirección al puerto, observando a su alrededor con curiosidad antes de voltear en dirección a Ferid– Y ya que estoy aquí... ¿Qué es lo que hay de nuevo? –¡No iba a irse ahora mismo! Y presentía que, como no encontraría un motivo para quedarse, acabaría por ser echado... Cosa que no aceptaría, claro que no.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :

.
.
.
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
261


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de lib.] So Comes Snow After Fire [Priv. Ferid]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.