Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Blazing Scales: Ishkar's ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Blazing Scales: Ishkar's ID

Mensaje por Ishkar el Lun Nov 20, 2017 10:00 am

Ishkar
Laguz Manakete
El niño ya no lo es, en su lugar, un joven cicatrizado.

Datos
Nombre: Ishkar

Edad: Entre 1200 y 1300 años, aparenta 18

Clase: Manakete

Especialización: Dragonstone

Afiliación: Etruria

Ocupación: Herrero

Personalidad
 Dedicado en demasía a sus objetivos y seres que aprecia, reservado en la mayoría de situaciones, pero no por ello ignora lo que pasa a su alrededor, el hecho de intervenir solo es posible si esto le involucra directamente o es de su interés.

Contiene un gran odio y resentimiento hacia los humanos y hacia los dragones de Goldoa, debido a varias experiencias del pasado. Ganarse su confianza es muy difícil en la enorme mayoría de los casos. A pesar de su imagen, tiene mucha paciencia, al igual que empatía, pero le es difícil de admitir que posee ambas cualidades.

Durante su ‘’infancia’’ en Goldoa, era muy abierto a conocer a otros (en respuesta a no querer estar en total soledad mientras estuviera ahí).  Pero dejó de serlo cuando lo secuestraron y en los años posteriores, siendo más selectivo a la hora de serlo.

Su estadía e Arcadia hizo que empezara a replantearse sobre su odio hacia los humanos, al menos hasta punto de dejar de verlos como una amenaza. Desconfía de los de Arcadia, pero la llama de su odio contra los demás de todo el mundo no ha perdido ni una pizca de intensidad.

Aprecia y valora muchísimo su oficio como herrero, hasta el punto de crear sus propias armas y armaduras, con su propio diseño, a nivel de fanatismo. Teniendo una gran curiosidad por los trabajos de herrería de otras personas, siendo esto lo único con lo que rompe la barrera que se impuso.


Historia del personaje
La Batida: la sangrienta guerra entre dragones y humanos de hace mil años. ¿Qué dio inicio a tan cruel conflicto? ¿Diferencias de perspectiva? ¿La avaricia? ¿El odio…? Nunca ha habido una respuesta clara.

Hijo de un manakete de fuego y de una de hielo, Ishkar no tenía la tan característica fuerza de la que todos los congéneres de su padre presumían, y menos aún de su tamaño en su forma dragónica, pero no por ello fue menospreciado por su familia y conocidos. Vivió feliz durante unos tres siglos en los que intentaría aprender a trabajar con los metales y minerales, el oficio de su familia, hasta que una humana mostró un interés peculiar en su progenitor, forzando a revelar su verdadera forma  con el objetivo de que se fuera, teniendo un peligroso efecto opuesto, pero  sin saber la tempestad que no solo azotaría su calma, sino la de todos.

Días después, en una noche de luna nueva, un grupo de dragones de hielo, entre otros, llegó al hogar para llevarlos a un lugar seguro. La guerra había comenzado, y querían alejar lo antes posible a los demás de los humanos y alejarlos del peligro. Pasaron los días, hasta que llegaron a un frondoso bosque, el cual debían de cruzar para llegar a su vía de escape, un portal a lo que consideraban otro mundo. Pero un grupo de humanos se habían agrupado, guiados por la misma mujer de antes. La misma ofreció la salvación al manakete mayor si abandonaba a todos los demás, refiriéndose a estos como  ‘calaña’, teniendo como respuesta una muy furiosa negación de un padre que no pudo contener su ira, mostrando su verdadera forma. Impulsados por el pánico, los humanos atacaron al padre y a los dragones que protegía, con el objetivo de darles muerte. Su madre, después de un lacrimoso abrazo, y de unas últimas palabras a su único hijo, se aleja del mismo mientras se forma un gélido muro tras ella, y un feroz rugido mientras se tornaba a dragón. ‘’Una corona de hielo que ocultó una marea de sangre y fuego’’.

El resto de dragones que quedaron fuera llevaron por la fuerza a Ishkar, quien, con todo su ser, se negaba a alejarse del lugar, pero consiguieron cargarlo hacia la entrada del portal que los llevaría al mundo al que llamaban Goldoa. El joven aún se resistía, sabía que le estaba forzando a dejar atrás todo lo que más apreciaba, pero el esfuerzo fue inútil cuando enfriaron su cuerpo, poniéndolo a  dormir, y para cuando despertó, ya habían cruzado al otro lado.  

Los adultos presentes intentaron calmarlo para poder explicarle la situación actual, extrañamente atendiendo a estos y, para cuando se alejó del grupo, después de escuchar todo lo necesario, su mente se inundó de muchos sonidos, entre ellos la ira de su padre, y las últimas palabras de su madre: vive, crece, y prospera, mi hijo, mi querido dragoncito… Ishkar contuvo las lágrimas hasta que contempló a los demás dragones con sus familias, alejándose de la multitud, pero su espíritu no se despedazó hasta que estuvo completamente solo. 300 años contemplando generaciones de humanos desaparecer con el tiempo le prepararon, en mayor parte, para tal pérdida, dejando una gran cicatriz y algunas lágrimas derramadas como testigos de lo sucedido.

Se adaptó fácilmente a su nuevo hogar como todos los demás.  El aprecio y cuidado que recibió por parte de los mayores alivió lo poco que quedaba del dolor pasado. Pero no fue eso lo que determinó que sanara su corazón, sino la presencia de dos hermanos, ambos manaketes de hielo, que casualmente pasaron una situación similar para llegar a lo que algunos llamaban ‘’paraíso’’. Estaba con el par casi todo el rato conviviendo con ellos, disfrutando de su compañía y teniendo alguna que otra experiencia curiosa, hasta el punto que los consideró su familia con el paso del tiempo.

Por desgracia, lo que veían como una utopía que no terminaría se esfumó igual de rápido de como empezó y  de la misma manera que antaño. O igual…no tanto. Un numeroso grupo de humanos asaltó lo que era el refugio de los que huyeron hace años. Masacraron a los más grandes y a parte de los jóvenes que intentaron poner resistencia contra ellos, pero la mayoría fueron atrapados. Entre ellos Ishkar, a pesar de que les hizo frente todo lo que pudo. Pero no fueron ellos los más culpables de esa tragedia. Los dragones nativos de esas tierras observaron desde lo alto, ajenos, a todo lo que ocurrió, sin intervenir en ayuda de quienes la necesitaron. La cicatriz que una vez se cerró se abrió, dejando una herida más grande que ya no pudo contener como en el pasado, y tiene de recordatorio de su odio y rencor  hacia Goldoa y a los humanos.

Durante muchos años fue mantenido en condiciones casi adversas, intentaron venderlo como esclavo, pero nunca lo consiguieron debido al hecho de que era un manake rojo, de los que se sabía que fueron los más fieros de toda La Batida. Los posibles compradores decidieron priorizar sus vidas antes que tener un sirviente muy potencialmente peligroso.
El que ya era un muchacho de apariencia adolescente aún agonizaba en el silencio por lo que pasó. Su único consuelo eran los recuerdos de quienes le trajeron al mundo y de los dos manaketes con los que convivió. Nada más. Varias generaciones del mismo comerciante siguieron con los intentos, pero con un resultado que ya no era ninguna sorpresa. El último de tal familia intentó simpatizar con él y lo cuidó mejor que sus antecesores, pero nada cambió en Ishkar. Al final, él mismo lo liberó al verlo más como una carga que no merecía la pena llevar. No le importaban las consecuencias que se le pasaran por la cabeza. Solo le importaba lo que era de su conveniencia, igual que cualquier otro.

No hubo palabras por parte de ninguno, solo el sonido de los pasos del joven manakete alejándose acompañaron ese momento.

Era libre, pero no encontró la paz que necesitaba.

Empezó a ganarse la vida como herrero, intentando mantenerse fijo en un solo lugar, aunque con el tiempo siempre era rechazado debido a su longevidad así que siendo errante pero siempre intentando ganar lo suficiente como para sobrevivir.
Así fue hasta que un día en una ciudad denominada Aquleia un humano( o al menos parecía serlo) notó qué era el joven pelirojo, y le habló de una ciudad oculta en el desierto, en la que dragones y humanos aún conviven desde que La Batida llegó a su fin.
Esa información acabó con la rutina de pensamiento que el manakete rojo había tenido durante siglos, preparándose para partir en busca de susodicho lugar, Arcadia, con la esperanza de, posiblemente, encontrar los hermanos que conoció y así tener un mínimo consuelo en su corazón. Al fin tenía un impulso para querer seguir viviendo, uno que no era ni el odio, ni el rencor. Desde que llegó a tal, ha podido calmar sus pensamientos, y, tanto pare bien como para mal, nunca olvidó ni su sufrimiento, ni a quienes apreció.

 

Extras
-Le encanta los sabores salados, no por ello dejando los dulces de lado.

-Tiene una fuerza física elevada debido a la constancia de su oficio.

-De pequeño se referían a él como Ishk.

-Conserva un colgante que hizo en Goldoa en recuerdo a los manaketes de hielo que conoció.

-Posee un gran manejo de los utensilios de herrero, al igual que con las armas que forja para hacer pruebas de funcionalidad de tales (aunque no las usa para el combate).

-Entre desconocidos, habla con el registro más formal posible. En cuanto a conocido deja de lado.

-A pesar de odiar a los humanos, aprendió, por necesidad, a vivir entre ello y a cómo tratarlos(a nivel de comercio) con tal de sobrevivir  especialmente después de su liberación.

Procedencia


Última edición por Ishkar.. el Lun Nov 20, 2017 8:48 pm, editado 3 veces
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Manakete

Cargo :
Herrero

Autoridad :

Inventario :
Dragonstone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
48


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blazing Scales: Ishkar's ID

Mensaje por Eliwood el Lun Nov 20, 2017 8:56 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
500


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.