Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] ¡No! ¡No admitiré tal osadía! [Priv. Raigh]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] ¡No! ¡No admitiré tal osadía! [Priv. Raigh]

Mensaje por Invitado el Vie Nov 17, 2017 6:55 am

Inaceptable. No una vez he sido humillado, sino dos. ¡Y esta última vez ha sido por una don nadie plebeya! ¡Maldita sea! ¡Malditos sean todos! ¿Cómo es posible que yo, Berkut, haya sido superado en tales situaciones? ¡Soy el antiguo príncipe de Rigel! ¡Estoy llamado a recuperar mi patria! ¿Cómo puede ser que unos simples don nadies puedan hacerme pasar por esto? ¿Acaso El Padre así lo quiere? ¿Y si esto fuese una prueba impuesta por Él? No tiene sentido. El Padre nunca jamás había hecho tales cosas. Pero, por otro lado, superar esta situación me haría ser más fuerte, lo cual enlaza perfectamente con su deseo…

Veámoslo desde otra perspectiva. Los plebeyos de Sindhu tienen acceso a conocimiento y lo cierto es que, por alguna extraña razón, les está yendo muy bien con ese conocimiento. Son capaces de aprenderlo bastante rápido. ¿Será esta una señal de que El Padre quiere que tengamos poder, independientemente de nuestro estatus social? Tales pensamientos podrían son absurdos pero, ante tanta evidencia, ¿de verdad puedo negarlo?  Ello sería aún más absurdo.

Me duele admitirlo, pero los plebeyos de Sindhu se han ganado una ínfima parte de mi respeto. Su biblioteca es toda una prueba de ello. El conocimiento es otro tipo de poder, al fin y al cabo.

Fue por ello que, para no quedar en evidencia ante mis nuevos rivales que jamás admitiré a viva voz, volví a dirigirme a la biblioteca, a estudiar tácticas de batalla. También, puesto que no está de más tener más conocimientos, empecé a leer todo lo que pude sobre los laguz: sus fuertes, sus debilidades, sus orígenes… Todo lo que fuera necesario para poder trabajar mejor con ellos. Su existencia es todo un enigma para mí, después de todo. Incluso después de haber estado viviendo en Sindhu un tiempo, lo cierto es que no sé nada de ellos.

Concretamente, el libro que hablaba sobre los orígenes de los laguz decidí llevármelo de préstamo al templo de culto a Mila que recientemente había encontrado. Era mi pequeño santuario, donde apenas gente iba, y lo cierto es que era el lugar ideal para dedicarme a la lectura. La gente iba pasando, mientras que yo, por mi parte seguía leyendo, desconociendo por completo lo que pudiera suceder a mi alrededor.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡No! ¡No admitiré tal osadía! [Priv. Raigh]

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 18, 2017 1:10 am

-¡Ja! Este lugar es perfecto para la lectura... ¿Por qué nadie habrá usado este lugar antes?...-

Con una pequeña torre de libros a su lado (lo suficiente grande para que pudiera soportar el peso con ambos brazos), el joven Samán estaba enfrascado en la lectura de viejos textos sobre Mila,que había tomado de la biblioteca principal de aquel lugar.
Después de una larga investigación al Dios Duma de Valentia (una investigación casi necesaria para él, siendo un Shaman), había decidido tomarse un respiro e investigar sobre "el otro lado" de la religión en aquel continente, para ser especifico, sobre la diosa Mila.

Después de una visita a varias ruinas de lo que alguna vez fueron templos e iglesias en Valentia (todo permitido gracias a la buena relación entre Valentia y Elibe) para ambos dioses, había parado por un tiempo en la Universidad de aquel lugar. Por desgracia, el continuo sonido de cientos de voces de turistas y otros aventureros le impedía disfrutar de la lectura completamente.

Harto, había decidido explorar el lugar hasta encontrar algún lado más tranquilo, y finalmente lo encontró. Un pequeño templo, probablemente solo usado para rezar, era el perfecto escondite para quienes deseaban de la soledad. Y el la deseaba en esos momentos más que nadie
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡No! ¡No admitiré tal osadía! [Priv. Raigh]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 19, 2017 3:21 pm

Estaba tan enfrascado en aquella lectura sobre los laguz. Debía admitir que lo que aparecía en estos libros era una absurda generalización como introducción: me hablaba de cómo había distintos tipos de laguz. Sin embargo, lo que sí que no esperaba era que los manaketes, dragones divinos, pudieran ser introducidos en la misma especie. ¿Significa esto que Duma y Mila son laguz? No solo ellos, sino Naga misma. Desde luego, es una perspectiva muy interesante. Tenemos tendencia a discriminar a seres que tienen más parecido con nuestros dioses que nosotros mismos.

Desde luego, ello explicaría porque el Padre se encargó de tolerar su existencia. Son poderosos porque tienen relación con Él mismo. Siendo así… ¿Incluso ese halcón? ¿Hasta él tiene relación con El Padre? Menuda vergüenza… Mas puedo comprender por qué tantísimos nobles traicionaron a mi tío si consideramos únicamente el poder, por mucho que me humille.

¿Cuándo llegó aquel joven? Desde luego, era un ávido lector. Pronto recordé aquel encuentro tan tremendamente humillante con la otra plebeya. No debo subestimarlo incluso si es un plebeyo, especialmente si proviene de las tierras de Sindhu. Si ha venido hasta aquí es porque tiene el conocimiento necesario para… Padre bendito, ¿de verdad estoy pensando esto? ¿Tanto me ha afectado aquella derrota?

Independientemente del caso, pude observar que la inmensa mayoría de libros eran sobre la Madre Tierra. Interesante. Alguien que ha venido de visita o es de Sindhu y decide estudiar sobre la Madre Tierra y no sobre Naga. – Perdonad, pero no he podido evitar percatarme de los libros que habéis traído con vos – recuerda, Berkut. Incluso si es un plebeyo, todo aquel que encuentres en Sindhu puede ser una caja de pandora. No los subestimes. Por muy inferiores que sean a mí, hasta una cucaracha puede hacer frente a un elefante si la subestima demasiado. No volveré a cometer ese error. – La mayoría de los habitantes de Sindhu suelen leer sobre Naga. ¿Es correcto asumir que vos sois extranjero a estas tierras? Mi nombre es Berkut, por cierto.

Es humillante tener que mostrar respeto ante alguien que no sé si es plebeyo o noble. Y aún más lo sería que resultase serlo, porque tendría que forzarme a no subestimarlo más de la cuenta y verlo como un insecto aún inferior del que es. Pero eso no es lo peor. ¡Lo peor es que tenía que hacerlo porque debía asegurarme de evaluar su inferioridad tratándome como si fuera su igual! Maldita sea esa estratega… ¡Maldita sea mil veces!
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡No! ¡No admitiré tal osadía! [Priv. Raigh]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 19, 2017 4:33 pm

Sumergido en la lectura de alguno de los compendios de mitos escritos en base a la Diosa Mila, la voz de alguien frente a él presentándose le resulto de lo más molesta. Solo un suspiro que claramente el esperaba que escuchara, demostrando su molestia, y levanto la mirada de la lectura.

-¿Berkut?...Je, vaya nombre. ¿Tienes la costumbre de siempre molestar a las personas cuando están haciendo algo, o es que parezco especial?...-

Cerró el libro en sus manos y lo dejo a su lado, viendo a la persona enfrente suyo. Su aspecto parecía el de un Soldado de aquel continente, pero los libros entre sus manos demostraban que no era el típico miembro del ejército. Estaba interesado en otras razas, Laguz, Manaketes... ¿Estaría preparándose para algo...o para combatir a alguien?

-Y respondiendo a su pregunta, si, provengo del continente de Elibe .Y usted es un soldadito de este reino. ¿Me equivoco?...-

Su mirada se le notaba tranquila, sin apartar la mirada del tal "Berkut". Había algo en sus ojos extraño. Y también podía sentirlo en su cuerpo. Como si la forma en la que estará actuando no concordara con la verdadera persona que era él. Como si estuviera cubriéndose detrás de una máscara. ¿Qué clase de experiencia lo habria orillado a eso?.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡No! ¡No admitiré tal osadía! [Priv. Raigh]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 19, 2017 6:06 pm

¿Que si parece “especial”? Oh, desde luego que lo parece. ¡Parece un especial mocoso arrogante de pacotilla que se lo tiene creído por poder leer unos pocos libros! ¡Menudo insulto a hasta a los plebeyos! De noble este mocoso no tiene absolutamente nada. No sé ni para qué he intentado ser relativamente agradable con él a pesar de lo claros que ya son sus orígenes.

No pienso ser respetuoso con un mocoso como él. El Padre me maldeciría por no demostrar nuestra diferencia. – Creo que has querido hablar de otra forma, mocoso – le puse la mano en la cabeza, apretando un poco pero sin hacerle daño. – Cuando alguien se presenta, es de pura cortesía presentarte tu también y no burlarse del nombre que le han dado. ¿O es que acaso te da tanta vergüenza tu nombre que no puedes siquiera pronunciarlo?

Pero, por supuesto, aquello no era lo único que podía hacer para acallar a aquel mocoso. Sobre todo cuando existe aquí alguien que, comparado con él, es toda una enciclopedia en lo que se refiere a información sobre la Madre Tierra. – Después de todo, la amabilidad puede abrir muchas puertas, jovenzuelo. Por ejemplo, creo que leer todos esos libros sería mucho menos provechoso que preguntar a alguien que conozca sobre el culto a la Madre Tierra, ¿no? – aquello era una indirecta clara que decía «ya puedes estar disculpándote por tu actitud y puede que si lo haces bien te hable sobre lo que te interesa, mocoso de las narices». – ¡Denle un premio al cerebro! ¡Ha deducido cuál es mi oficio! ¡Quizá sea hasta un adivino! Veamos, pongámoslo en práctica… Ya que has podido deducir mi oficio, ¿eres capaz de deducir también mi procedencia considerando lo poco que hemos conversado?

Me quedé observándolo con una sonrisa burlona. Tanto si acertaba como si no, tenía una respuesta preparada para él. Iba a controlarlo como era debido. Mocosos como él necesitan un castigo cuando es necesario. Y él no iba a ser una excepción. Por El Padre que pienso darle una buena lección de humildad al mocoso. Así aprenderá a tratar a sus mayores al menos. Luego lo educaré en cómo tratar a los nobles, pero iré paso a paso.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡No! ¡No admitiré tal osadía! [Priv. Raigh]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 28, 2017 1:05 am

-  Mocoso…¡Ja! La Oveja vestida de Leon tiene que levantarez la voz a un niño…-

Tomando el libro que tenia en su mano,dio un golpe con el dorso a la mano de aquel hombre que lo tomaba de la cabeza. Esa acción le había molestado demasiado,y podía ver que hacer explotar a su acompañante era bastante fácil.

-¿No crees que deberías aplicar la cuestión de la amabilidad tu también? Por que no creo que un caballero fuera bien visto por lastimar a alguien de mi edad…que poco honorable tu actuar...-

Cruzado de brazos,no corto la mirada con el aunque tuviera que levantar su rostro para verlo a los ojos. Su mirada se veía seria,y la sonrisa burlona de el resultaba bastante irritante. Arreglando su cabello después de que el arruinaría su peinado,dejo el libro a su lado. Parecía que esa discusión iba para largo.  

-Cualquier idiota podría ver el enorme escudo de armas en tu armadura. Y si todos los demás soldados de Valentia son igual que tu…espero el día en el que los Emergidos ataquen estas tierras…-

Ahora el tenia una sonrisa burlona en el rostro. Como si su mirada lo retara a responderle.
Como si sus ojos pudieran decir: “Tu también deberías disculparte soldadito. Tal vez así aprenderías un poco sobre la humildad”.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡No! ¡No admitiré tal osadía! [Priv. Raigh]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 04, 2017 9:39 am

Oh, este niño me está sacando de quicio. Ignoremos ya que es un plebeyo y yo un noble. Ignoremos ese respeto que tendría que sentir hacia mí simplemente por esa diferencia de estatus. ¿Acaso sus padres no le enseñaron a tratar a los demás con un mínimo de educación y respeto? Menuda vergüenza de mocoso. Alguien debería enseñarle una lección. Y si es necesario, ese seré yo. – ¿Levantar la voz? Habló el que no ha hecho otra cosa que faltar el respeto desde que se le ha empezado a regañar.

Y una lengua afilada tenía, sí señor. El Padre podría demostrar cierta predisposición hacia él. Al menos, su labia tenía gran poder. Eso se lo concederé. Sin embargo, no pude dejar escapar un bufido de risa. – Amabilidad, ¿dices? ¿De verdad esperas que se responda a la osadía y la burla con amabilidad? Desde luego, lo parece. En estos momentos no estoy “lastimando”, mocoso. Estoy “disciplinando”, ya que parece que tus padres no quisieron o no pudieron hacerlo a tiempo contigo. O puede que hasta abandonaran la esperanza.

Y tuvo que hacer un comentario muy hiriente. Me quedé en silencio durante unos segundos, conteniéndome para no darle un buen golpe. Seguíamos en un templo de la Madre Tierra. Suspiré. Incluso si mi culto no era a ella, lo cierto es que ella nunca aprobó la violencia. Por respeto a ella y sus creyentes, por pocos que sean, no recurriré a la violencia. – Con ese comentario precisamente has probado lo que he dicho. ¿Siempre actúas así, enano? Supongo que recurres al conocimiento limitado en muchas ocasiones que ofrecen los libros porque no eres capaz de pedir nada, ¿no?

Suspiré. Si quería intentar hablar con alguien interesando en los cultos de Rigel y Zofía, debía mostrarme más tranquilo. – Sin embargo, incluso si el Padre y la Madre Tierra estuvieron muchos años combatiendo, respetaré este lugar. Si, tal y como sugieren tus palabras y tu mirada, quieres que me disculpe por intentar disciplinarte,  más te vale hacer lo propio. La Madre Mila se caracterizó por su bondad, precisamente. En ocasiones, demasiada. Incluso si no es mi culto, haré lo que pueda por respetar este lugar sagrado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡No! ¡No admitiré tal osadía! [Priv. Raigh]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 13, 2017 4:17 am

Estuvo a punto de hablar, pero la mención de la palabra "padres" había dado justo en el clavo. Su garganta se cerró por un momento, pero se recrimino a si mismo por dejarse afectar por algo tan tonto como eso. Ellos se habían ido, no tenía por qué importarle.

-Bah, si tienes que discutir con un niño, que tú mismo has dicho que no tiene disciplina, entonces que patético soldado eres-

Dejo el libro que tenía en mano devuelta a la torre, tomando asiento y acomodando la ropa que llevaba puesta, que aquel militar había arrugado al levantarlo del suelo. Bien, aquel hombre lo había logrado callar por un segundo. Le daba un punto por ello.

-No necesito nada de nadie. Y creo que tú eres igual...pero no pareces muy inteligente. ¿Por eso has elegido el camino de las armas, verdad?...-

Al estar lejos de él, pudo ver la armadura que llevaba puesta. Esta parecía ya usada, demostrando que había participado ya en suficiente batallas. Incluso podía ver pequeños restos de sangre en ella, probablemente residuos de algunas limpiezas hechas rápidamente.

-Si quieres disculparte, adelante. Nada te lo impide ahora mismo…-

Hizo un además con su mano para otorgarle la palabra, mientras tomaba otro libro de una torre diferente. Lo veía aun de reojo, por si intentaba hacer algo contra él, con un rostro aun tranquilo, pero que intentaba parecer imponente.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡No! ¡No admitiré tal osadía! [Priv. Raigh]

Mensaje por Invitado el Lun Ene 08, 2018 10:11 am

Este mocoso no había recibido ni el más mínimo grado de educación. Menuda vergüenza. Ni siquiera un plebeyo sin modales actuaría así. A saber dónde ha crecido. Ah… Quizá lo haya educado un laguz. Eso explicaría su comportamiento tan agresivo o, en ocasiones, hasta salvaje. – Parece ser que no entiendes nada. Estoy discutiendo con este niño precisamente porque ese niño carece de la disciplina que debería tener. Definitivamente, no has debido recibir nada de utilidad por parte de tus educadores. O quizá lo intentaran y fuese inútil. ¿El típico crío rebelde?

Pero claro, el comentario que hizo entrever cierta predisposición del mocoso no se me pasó por alto. Parece ser que piensa que fortalecer el cuerpo es una cosa que la gente “no inteligente” hace. Este mocoso o bien es un mago o está entrenando para ser uno. Interesante. Justo el tipo de persona que no soporto. No se cree igual a mí, sino encima superior. Me pone enfermo. – Habló el mocoso que no tiene ni la más mínima intención de lo que la palabra “modales” siquiera significa. Impresionante. Admito que me has dejado completamente sorprendido.

El sarcasmo era claro en mi voz. Aquella actitud tan pedante era insoportable. Sin embargo, uno de nosotros dos debía actuar como el adulto civilizado que es. Desde luego, el niño no tenía intención de hacerlo. Pude observar el libro al que estaba prestándole atención. Si no recuerdo mal… ¿No había una versión más actualizada? Supongo que eso es lo que sucede cuando eres un extranjero. No digo que lo que esté en ese tomo en concreto no sea de fiar, pero desde luego un estudio más actualizado sería mejor. – ¿Imagino que ese es el primer libro que has cogido que trata sobre ese asunto? – pregunté, a modo de burla. – Desde luego, no te recomendaría escoger ese en concreto – dije, con el mismo tono todavía. – Parece ser que no sabes que ese libro está un tanto desactualizado, mocoso. Lo que está escrito en sus páginas no es del todo falso, pero existe cierto tomo que ha demostrado que hay ciertos puntos que este destaca como erróneos. Y, a juzgar por los otros libros… - empecé a tomar cada uno de ellos, leer los títulos y luego devolverlos a donde escoltaban en el mismo orden. – Diría que no está entre los que has escogido. Menuda “inteligencia”, has demostrado poseer, enano. No me importaría iluminarte, según qué circunstancias.

Porque debía demostrar mi clara superioridad respecto a él. Sobre todo considerando cómo encima ha insultado en cierto sentido mi propia fe. El poder lo es todo y el entrenamiento con las armas era, sin duda, la mejor forma de acercarme Al Padre. Y este enano no va a salirse con la suya así, sin más. – Sobre eso, antes has mencionado que me considerabas menos inteligente por haber escogido el camino de las armas. Haré oídos sordos a esa ignorancia supina que has demostrado con ese comentario que podría considerar como herejía. ¿Estudias magia, acaso?

De serlo, sería, además, un humano que se niega a fortalecer su cuerpo. Justo el tipo de persona que va en contra del Padre por decisión propia. Sí, en Rigel había magos oscuros y eran los principales del culto a Duma, pero nunca entendí como ignoraban su principal enseñanza con el fin de estudiar las artes arcanas. Para mí, todos los magos son iguales, aunque he de confesar que debe haberlos algunos que sean especialmente dados a otros campos relacionados con la batalla, en cuyo caso puedo tolerarlos. Dudo que este niño sea parte de ninguno de los grupos.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡No! ¡No admitiré tal osadía! [Priv. Raigh]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.