Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social]El gusano madrugador... [Priv. Daraen, Lenka]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social]El gusano madrugador... [Priv. Daraen, Lenka]

Mensaje por Lenka el Lun Nov 13, 2017 2:25 am

Podía escuchar como la madera crujía por la brisa... bueno "brisa" era mas que eso si la hacia crujir, los puertos y barcos debían tenerme mal acostumbrados. Pero eso no me despertó, culparía al galope de los burros o caballos allá afuera, o a el costal de.. papas (¿creo que habrá sido papas?) que lanzaron a un carro.

Pero al menos me distraía, no era algo normal tomando en cuenta que tome dos bebidas sin nada en el estomago, pero lo prefería al dolor de espalda que esta escusa de banco me causo. - Ahghh necesito una bebida... - El dorso de mi mano cubría mis ojos de la cruel luz que me quería de píe y trabajando, levante mi gabardina para tapar mi cara dejando a la luz mis píes.

No abrí mis ojos, conté ovejas en desesperación. Intente pensar en cosas que normalmente soñaba como amoríos, comida, caballos, ten- Oh que mierda.. - No había caso, tomando mi rostro como intentara mantenerlo junto me senté - ¡hmnghh! - ruidosamente me estire, intentando quitarme el dolor y de recuperar la sensación de mi brazo, cual había estado en el suelo todo este tiempo. Después de unos cuantos golpes volvió - Como odio eso - Susurre, mire alrededor de la caballeriza en la que me encontraba, heno, heno y mas heno formaba el suelo. "Que suerte que este limpio" pensé, los dueños (y también clientes) me permitieron dormir en un rincón del lugar. Según entendí estaba reservado para un caballo que murió en un choque con otro carro, un día antes que me contrataran curiosamente... "Que golpe de suerte" dije con una sonrisa apenas saberlo.

Finalmente encontré lo que buscaba una vez pensé en buscar debajo del banco -¡Ah!- exclame al ver mis botas junto con mi morral el cual se encontraba a unos centímetros lejos de esta. Me calce y me puse mi gabardina, mirando las grietas del techo de por donde el sol me espiaba, volví a estirarme mientras tomaba mi morral para irme de ese lugar y no volver.

- ¡Oh! ¿ya se va? - Un joven de pelos negros y piel morocha estaba frente a mi, justo en la puerta con cepillo en su mano izquierda - Así es, ¿como esta tu brazo? - Mire a la extremidad cubierta por la tela de su camisa y por debajo múltiples vendajes - ¡Mucho mejor ahora! - exclamo aparentemente apunto de saltar - Calma peque, no querrás que la herida se habrá otra vez - Lo detuve apoyando mi mano derecha en su hombro - Aunque no debería de pararte.. - mire alrededor mientras pronunciaba estas palabras, el pelinegro negó con la cabeza (posiblemente por mi expresión mas que por sentido común) y me sonrió - Gracias, no se en que estaba pensando Daisy - Y ahí vamos de nuevo - Cuando escucho el- Levante mi mano frente a su rostro en protesta - No necesito oírlo de nuevo, debo irme - El pelinegro se movió a un lado y yo escape a paso lento de ahí, agitando mi mano para despedirme.

- ¿Y ahora que? - si me hubiera quedado un poco mas tal vez habría conseguido un carro con facilidad, pero ademas de que estar entre ese tipo de gente jamas me agrado, esa familia estaba compuesta por cotorras. Un bar tampoco era una opción, lo único que podría afrontar seria un vaso de agua, y no soy ninguna ne- Oh.. - Ya estaba enfrente de un bar sin siquiera saberlo.

Era tentador e de admitirlo, pero lo mejor era moverme y conseguir dinero, o eso pensé antes de ver a un ebrio salir de el edificio, paso torpe y todo, incluso balbuceaba. "Maldito tendedero" y "¿Como que no tocar?" era lo que llegaba a entender, por su ropa podía decir que no era de Yllise y por su vocabulario que era capas de herir a alguien para desquitarse - Y ya encontré con que entretenerme - Pensé en voz baja y lo seguí por la calle viendo como tambaleaba por los alrededores. "Vamos vamos" rogaba en mi cabeza esperando que cayera en un buen lugar y en cruz, si tenia suerte tendría unos cuantos dorados para mi bolsillo. Pero mi suerte no seria tal, se peleo verbalmente varias veces con gente en el camino, después de todo con un cuerpo ancho como el suyo era difícil no chocar, pero no fue nada serio, con la agridulce excepción del ultimo encuentro.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Archer

Cargo :
Curandero

Autoridad :

Inventario :
Arco de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
576


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social]El gusano madrugador... [Priv. Daraen, Lenka]

Mensaje por Daraen el Lun Nov 13, 2017 1:30 pm

El día anterior había sido divertido, Artemis había resultado ser un oponente lo suficientemente astuto como para considerarlo un igual en la materia. Había logrado ponerme contra las cuerdas en más de una ocasión e, incluso, forzarme a utilizar mi grimorio para superar su juego. Si tuviese que darle un adjetivo, sería el de brillante. Finalmente acabamos siendo amigos, pero fue en ese momento en el que decidí tener cuidado con los zorros en un futuro. - Agh... El mundo de los laguz es increíblemente fascinante... -, pensé soltando un suspiro al aire mientras caminaba con la mirada perdida.

Me preguntaba qué sería lo que ocurriese ese día, y si tendría algún día tranquilo alguna vez... Por supuesto, eso no pasaría hasta dentro de mucho tiempo, aunque no lo sabía entonces. Volví a suspirar, cosa a la que ya me estaba acostumbrando cuando no estaba distraída con algo, pues era en esos momentos en los que me volvían las dudas sobre mi pasado, todavía difuso, sobre si tenía algún tipo de familia, si era una buena persona antes de perder la memoria... No podía evitar creer que recordar me serviría de alivio. Por supuesto y para variar, no podía estar más equivocada, recordar solo haría que el sufrimiento se volviese insoportable para la versión cuerda de mi misma.

Mis pensamientos fueron completamente cortados cuando noté un tirón en la manga de mi capa, lo que desvió mi mirada a la zona en cuestión. Abrí los ojos como platos, consternada ante lo que estaba viendo... El forro que cubría la capa, el que estaba hecho de la tela impermeable de Shindu, se había rasgado a lo largo de todo el brazo. La capa estaba bien, era de una calidad extrañamente perfecta. Muchos sastres parecían deseosos de analizar secciones de la misma cuando preguntaba en sus tiendas si se podría llegar a reparar, sus respuestas solían coincidir, "sería imposible, es una tela que no conozco... Pero sería raro que se rompiese, ¿sabes quién diseño la capa?", yo no podía contestar a eso, porque no lo recordaba.

Busqué, cabreada, a la persona culpable de semejante estropicio, con la intención de pasarle una buena factura que cubriese el viaje y un forro nuevo. Di con un borracho, tambaleante, que caminaba haciendo eses por la calle, sin duda el que pagaría como fuese por el daño causado. - ¡Eh! ¡Tu! ¿¡A dónde crees que vas?! -, le grité, aunque hizo caso omiso y siguió caminando. Las ganas de derribar a aquel grandullón y exigirle lo que debía crecían por momentos, estaba completamente fuera de mis casillas. Corrí hacia el hombre, dándole un empujón para que prestase atención, no demasiado fuerte, aunque solo fuese porque con mi peso y estatura, eso sería complicado.

El grandullón perdió el equilibrio por un momento, pero lo recuperó enseguida, iba increíblemente ebrio... Se volteó y miró al frente, de forma que lo único que veía era el fondo de la calle, así que agité los brazos para que bajase la cabeza y pudiese verme... No me estoy sintiendo orgullosa de contar esto... No os riais demasiado... Ser bajita no es algo malo. En fin, bajó la cabeza, misión cumplida. Ahora tenía que pasar a la segunda fase del plan... Un plan que todavía tenía que idea, pues estaba tan preocupada de no perderle de vista que se me había pasado lo de pensar en qué hacer después. Su aliento, para colmo, no ayudaba... - Apesta a pescado, ¿por qué siempre apestan a pescado? -, dije en bajo tapándome la nariz con una mano mientras intentaba apartar el tufo con la otra.

La verdad, no sé qué se habría pasado por la cabeza del borracho en aquel momento, podría haber sido cualquier cosa. Se volvió agresivo de repente, como si se le hubiesen cruzado los cables por algo que habría pasado tan solo en su cabeza. Lanzó un puñetazo hacia abajo que, al no esperarme, apenas pude esquivar. - ¿Qué narices...? -, pensé casi instintivamente mientras perdía el equilibrio y caía al suelo, justo a tiempo para que el gigante ebrio levantase el pie derecho, provocando que en mi cabeza saltasen todas las alarmas de peligro. - Si me pisa con eso y apoya su peso en mi... Me mata, estoy segura -, pensé a una velocidad tan rápida como peligroso era el apuro en el que me encontraba. Intenté rodar hacia un lado, para evitar un golpe fatal, pero una de mis piernas se quedó atrás. Había sido tal y como había pensado. Sentí como los huesos de mi pierna derecha cedían ante el peso del gigante, que se retiraba para preparar la siguiente acometida, que esta vez no podría esquivar. El dolor de la pierna era punzante, definitivamente me la había roto. El dolor bloqueó por completo mi cuerpo, pero mi mente seguía funcionando. Miré el tomo de viento en mi cintura y pensé en utilizarlo para defenderme, pero no podía moverme... - ¿Por qué siempre parece que acabaré muriendo en las situaciones más absurdas? -, pensé, preparando mi mente para el golpe final.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Desempleada

Inventario :
Tomo de viento [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
556


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.