Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Entrenamiento] Misterioso corcel [Privado Khigu]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Misterioso corcel [Privado Khigu]

Mensaje por Lyndis el Miér Nov 08, 2017 11:12 pm

Aunque sabía que el amanecer se acercaba lentamente, la aparición de la niebla que iba en aumento y densidad conforme avanzaban las horas hacía parecer al sol como una existencia aun lejana, abstracta. El estar en vigía desde la medianoche tampoco ayudaban, haciendole dudar por momentos s aquello no sería tan solo un sueño... ¡Sus ropas mucho menos! Portando la armadura reglamentaría de guardia (reglamentaria de alguien, porque suya no era pero no había muchos respuestos) haciendo a su imagen un constraste muy severo a sus ropas actuales.

¡Todo en las ultimas semanas parecía un sueño! Había pasado tan rápidamente... al menos a su parecer. Si no fueran por los moretones y nuevos callos en sus manos (en lugares poco relacionados a blandir una espada, claro) no sería extraño asumirlo.

Pero el dolor y las cicatrices eran la mejor forma de recordar, de no olvidar... Tanto lo bueno como lo malo.

De la misma forma que podía aun sentir dura la piel alrededor de la herida de lanza recibida al cruzar la frontera, también podía frotar sus yemas y notar los puntos en que astillas, clavos y martillazos habían acabado en sus dedos... Con una mueca de dolor, encontró incluso una que no necesitaba siquiera imaginar, era aun un recuerdo muy vívido y vigente.

Un bufido de enojo sonó con fuerza en la parte interior de la precaria atalaya de madera, haciendo que Lyndis rápidamente se asomora y con susurros y gestos intentara calmar a la molesta yegua. Era un corcel blanco, de poderosas patas y un porte que desentonaba en sobremasía con la simpleza del Caelin actual. Un último presente de Eliwood antes de partir y su nueva compañera de batallas, que pese a ser un corcel de guerra y estar lejos de ser un animal delicado... Tenía un cierto estandar de vivienda, que ser atada y mojada por la niebla claramente no incluía.

Y le gustaba hacerlo saber ¡Estridentemente!

¡A esas horas aun la gente dormía! El gallo aun tenía tiempo antes de cantar y predecir la llegada de la luz que el padre cielo les proveía, y pese a tener ambas una tarea que cumplir defendiendo la puerta sur, Maribelle parecía poco deseosa de cooperar.

A falta de manos hábiles en el marquesado, había terminado tomando uno de los relevos rotativos en guardia. No era todas las noches pero ayudaba a sus pocos soldados a poder disponer de un par más de horas de sueño... Uno de los tantos problemas que parecían apilarse más y más, o que al menos, ella empezaba a notar más y más allí...

Desgraciadamente solo podía ayudar en aquella forma, y aunque pasar las noches en vela no era de sus actividades favoritas, cuanto menos no era su primera vez... Aunque en el pasado solían ir de la mano con vigilar guardias en un campamento bandido hasta encontrar el momento que se descuidaran y....

Nada más alejado de su presente, pero cuanto menos era algo en que tenía experiencia... Contrario a la carpintería.

Un relincho cargado de dolor resonó con fuerza en la noche, helándole hasta la medula.

Su primera reacción fue, no solo llevar una mano a su espada, sino que mirar por encima de la torrecilla a su compañera... No, no había sido ella, aunque el ruido sin duda le alteró a ella también.

Del sur... sonaba cerca...

Antes de siquiera terminar de pensarlo, ya había saltado de la baja torrecilla a lomos de Maribelle y desatado de un tirón las riendas de la misma, liberandola. Su corcel no se hizo esperar, y como una condenada se adentró junto a ella en la noche, su mente no queriendo pensar en las implicaciones de aquel sonido...
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [5]
Espada de acero [4]
Llave maestra [1]
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
395


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Misterioso corcel [Privado Khigu]

Mensaje por Khigu el Sáb Dic 16, 2017 11:17 pm

¿Qué era lo que estaba buscando? Ciertamente, muchas cosas habían sucedido a lo largo de esos últimos meses. Era una de las pocas veces en las que la cazadora no sabía exactamente qué camino seguir, por dónde empezar... Tal vez iba siendo hora de comenzar otro de sus largos viajes, abandonar las llanuras durante una larga temporada, tal y como había ocurrido en el pasado. Su crianza y educación a ser independiente tenía aquellos inconvenientes, no sabía a quien preguntar, aunque tampoco era como si a ella misma le gustara recurrir a otros en busca de segundas opiniones. Tal vez se había malacostumbrado demasiado a tener más de una persona de confianza, aquellas que había conocido este año. Pero le faltaba algo, le faltaba alguien, alguien que sabía que siempre estaría ahí, aunque físicamente no supiera dónde.

Pero con aún más razón, tras los últimos acontecimientos, tenía que encontrarla... Y también acabar con los emergidos. Tenía que hacerlo, se habían metido en medio de sus cosas preciadas, siempre lo habían hecho. Y algo le decía, tal vez su intuición, que debía salir de Sacae, y probar a tomar el camino al suroeste. ¡Eso era! Iría hasta Lycia, no era la primera vez que visitaba aquella región, tal vez allí encontraría su respuesta.

Mas la situación no era nada favorable desde que cruzó las fronteras. Llevaba algunos días ya allí y todo habían sido contratiempos, de aquí para allá persiguiendo a unos contrabandistas de caballos que según los pueblerinos no eran más que bandidos que estaban rondando por allí las últimas semanas y se robaban a sus caballos ¡e incluso mataban a los más viejos! Eso no le había sonado nada bien, de hecho... ¡era una barbaridad!... Estaba claro que ella jamás permitiría algo así contra tan sagrados animales.

El clima estaba también algo loco, hacía sol y al rato llovía... al parecer había una oleada de frío que si bien no se comparaba en nada a las temperaturas de Ilia, sí que era extraño sentirlas en aquel lugar. De hecho, le había tomado tan desprevenida que por ello, traía su garganta dañada, su voz sonaba más rasposa de lo normal por el clima. Frío que no sería nada para ella, si no fuese porque ahora le causaba reuma en aquellas costillas dañadas. Maldecía por ello al hombre rubio, soltando a modo de quejidos, insultos hacia el monarca que le había provocado aquello y aún traía sus huesos rotos, así como las cicatrices de su cara que no desaparecían.

Se había colocado un protector de cuero en la cintura y abdomen por ello, pero eso sólo le ayudaba a impedir que sus movimientos bruscos le pasaran una mala jugada de nuevo, no la cubrían de que el frío llegara hasta sus interiores.
Y no era lo único extraño en su apariencia, ella traía rota su diadema. Su cuerno, por suerte, aún lo portaba consigo, metido a buen resguardo en el bolso de su cinturón. No podía colocárselo en ninguna otra parte, y ya de por sí no sentirlo sobre su cabeza la ponía de mal humor, si no fuera porque lo tenía fijado a su diadema, ¡de otro modo lo llevaría con orgullo!

Pero ella debía seguir su camino, incluso si ya estaba oscuro, bien adentrada a altas horas de la noche solía ser el momento perfecto para darle "caza" a sus presas... Y más si aquella niebla ayudaba a hacer que pasase desapercibida, junto a su capucha. ¡Si el cabeza de paja estuviera ahí no podría negarle que fuera una buena cazadora! ¡¡Mejor que él incluso!!

Pero entonces, escuchó un grito.

Y aquel grito... no había sido de alguien, un grito animal... y no uno cualquiera. Ella conocía perfectamente aquel sonido, ¡eso había sido un relincho de dolor proveniente de un caballo!
Corrió sin dudarlo en la dirección en la que había sonado, siguiendo incluso el camino cuando se encontró con pisadas de caballos en la tierra.

Sin embargo, cuando llegó ya era demasiado tarde. No estaba segura de si había sido obra de aquellos bandidos o incluso emergidos... en cualquier caso, ya no parecía haber rastro de ellos.
La albina, ignorando el cadáver de su montador a unos pocos metros más allá, se acercó al caballo, tirado de lado sobre el piso.

Se agachó en silencio y posó su mano con delicadeza sobre el costado del animal, comprobando así, que efectivamente ya no había vida en su interior, a pesar de que su calidez aún se mantenía ligeramente en la piel de éste.
Las lágrimas recurrieron a sus ojos carmín, la mujer no soportaba cuando les arrebataban la existencia a estos seres tan divinos, sin que fuera la propia naturaleza la que hacía de justiciera del tiempo.
Se maldijo a sí misma por no haber podido ser más rápida en haber acudido el lugar. Y por supuesto que pensaba ir detrás del culpable, sea quien fuera, cuanto antes. Sería una buena idea, pero el ritual de despedida siempre tomaba prioridad, en aquella ocasión.

Miró hacia los lados para comprobar si tenía a mano lo justo para procesar aquel ritual funerario de su tribu, aunque fuera de una forma improvisada. Ahí avistó entonces el cuerpo de su montador, un hombre, no vestía con armadura, pero aún así parecía de ciudad. Seguramente un viajero que no pudo defender a su corcel ni a sí mismo.
Pero entocnes, en medio de su búsqueda de grandes ramas sueltas, sintió una presencia que se acercaba rápidamente, escuchando el chocar del hierro contra las piedras, tal como el sonido de las herraduras de un caballo al galope.

Rabiosa, se levantó preparando su arma al frente, para atacar en cuanto llegara, sin importar quien fuese realmente su enemigo. No permitiría nada más.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Fighter

Cargo :
Cazadora

Inventario :
Vulnerary [1]
Crossbow [4]
Hacha de bronce [1]
Hacha de bronce [2]
Gota de Veneno [3]
Vulnerary [2]

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
633


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.