Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Mensaje por Daraen el Miér Nov 08, 2017 5:40 pm

Había logrado llegar hasta Shindu en poco tiempo gracias a la amabilidad de Sury, que había accedido a llevarme volando después de la colaboración que habíamos llevado a cabo en el norte. Tendría que agradecérselo como correspondía en algún otro momento, aunque no sabía cuando volvería a encontrarse con el hermoso manakete, ni en qué circunstancias.

Esta vez me encontraba en la universidad de Shindu, famosa tanto por su increíble colección de tomos sobre la estrategias transcontinentales como por la dedicación de sus estudiantes al estudio y análisis de las mismas. Por esa fama me encontraba yo allí, caminando entre las interminables estanterías de la biblioteca, ojeando tantos tomos como me era posible hasta que, finalmente, había reunido una interesante cantidad de títulos en mis pequeños brazos. Busqué con la mirada una mesa cercana, para poder apoyar los pesados libros, encontrándome con una no muy alejada, ocupada únicamente por una persona que parecía haber ido también a estudiar.

Me senté, apoyando la inmensa pila de libros a mi izquierda y dejando un mínimo de distancia con el hombre de pelo castaño y armadura a mi derecha. Alargando el brazo no conseguía alcanzar el primer libro de la ridículamente alta pila, por lo que tuve que levantarme otra vez, aprovechando la oportunidad para observar la lectura de la otra persona en la mesa. Era un tomo escrito por un maestro estratega del antiguo imperio de Valm, donde se decía que habitaban los mejores, era algo que cualquiera en el oficio querría leer desesperadamente.
 
- Perdona, ¿cuando lo termines podría echarle un vistazo? -, le pedí amablemente al extraño, señalando el libro, - podríamos comentar impresiones, tienes buen criterio al elegir material de aprendizaje.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Desempleada

Inventario :
Tomo de viento [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
523


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Mensaje por Berkut el Mar Nov 14, 2017 4:46 pm

Desde aquel día de la escuela, aprendí que no podía consentir un segundo caso de vergüenza. Fue por ello que decidí ir a estudiar a la biblioteca de la universidad en cuanto tuve algo de tiempo. Personalmente, hubiese preferido comprar algún libro y alejarme de la plebe, pero lo cierto es que encontrar los libros adecuados en venta me resultó de lo más complicado. Tuve que resignarme y entrar, de nuevo, en aquel lugar en el que la plebe y la nobleza se relacionan entre sí como si no hubiese ninguna diferencia entre ellos. ¡Patético! Si no fuese porque fue la mismísima reina Sissi quien lo pidió así, no entendería por qué muchos nobles abandonan su orgullo de esa forma.

Por muy poderosa que fuera mi ahora reina, lo cierto es que a veces adolece de demasiada bondad. La educación de los plebeyos puede darle una ventaja sobre otros países haciéndolos un poco menos inútiles de lo que ya son de por sí. Pero esa fortaleza se pierde si no se hace una clara distinción entre nobles y plebeyos. Ni siquiera entraré en ese tema de laguz y beorc. Por desgracia, no tengo la suficiente información para juzgarlos salvo por el hecho de que son poderosos y, por ende, merecen mi respeto aunque se asemejen mucho a las bestias.

En la biblioteca, por supuesto, había muchas lecturas interesantes, pero en concreto hubo una que atrajo mi atención. Un escrito sobre las tácticas que el antiguo imperio de Valm usaba. Las tácticas que usaron contra las tropas de Rigel y que lograron diezmarlas hasta que los malditos emergidos decidieron darles el golpe de gracia. Si los estudiara, podría seguramente mejorar mi perspectiva. Si algo aprendí de esa clase aparte de no querer hacer el ridículo es el hecho de que no debo enfocarme en una sola visión.

Hubo, sin embargo, una voz de mujer que me interrumpió en mi lectura. ¿Una plebeya? Es perfectamente posible, considerando la mezcla cultural de Sindhu. Pero podría estar tratando con un noble. Por mucho que abandonase su orgullo, se merece mi mayor respeto. Al menos, hasta que lo descubriera. – No me importa – respondí. – Es más, llevo poco del libro leído. Si quieres, puedes leerlo un poco mientras continúo con este otro – este, en concreto era un libro escrito por un tal «Lord Gespenst», titulado «Estudios sobre los Emergidos». Cualquier información sobre ellos puede ser de utilidad. Además, podría corroborarlo con mi propia experiencia con ellos. Desde luego, una lectura útil. – Avísame en cuanto hayas leído el primer capítulo. Es la única copia, después de todo.

La observé con más detenimiento. Su pelo era único hasta ahora. Jamás había visto un cabello de esos colores. – Es la primera vez que veo un cabello como el vuestro, mi señora. Mi nombre es Berkut. ¿Podría tener el honor de conocer el nombre de tan avezada lectora de libros de estrategia?
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Knight

Cargo :
Ex-príncipe de Rigel | Soldado

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
153


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Mensaje por Daraen el Miér Nov 15, 2017 5:45 pm

No me molesté mucho en analizar la conducta del hombre con el que había establecido un inicio de conversación, aunque él si parecía hacerlo conmigo. No me importó, después de todo, yo era una extranjera en aquel país, era normal que llamase un poco la atención. De hecho había llegado a lomos de un manakete... Aunque más bien me había estrellado a lomos de un manakete... Así que si la noticia se había propagado, lo más normal sería mirarme con algo de incertidumbre. Recordé como Suryha se quedaba dormida en el aire con un pequeño escalofrío... - Al menos me sacó viva de aquel pantano... -, pensé para mis adentros.

Berkut, así se llamaba... Iba bien vestido, con ropa típica de Shindu, aunque mi intuición gritaba que no era de por allí. - Aquí todos tienen un semblante increíblemente tranquilo... de igualdad... -, pensé para mis adentros, - el suyo es más bien de cautela y desconfianza... Por mucho que trate de esconderlo -. Igualmente decidí no darle mayor importancia. Todos tenemos nuestros secretos y problemas, es importante respetar los de los demás.

Para mi sorpresa, el hombre me había dejado el ejemplar que estaba ojeando, cambiando a otro del cuál jamás había oído hablar... Bueno, en realidad estaba demasiado emocionada pensando en leer los motivos tácticos del antiguo imperio de Valm como para pensar en más libros. Lancé una mirada a la inmensa pila de volúmenes que había dejado sobre la mesa... Probablemente todos juntos harían una montaña más alta que yo... Pensando esto solo logre esbozar una tímida sonrisa depresiva por la mala opinión que tenían mis propios pensamientos de mi misma.

Ni siquiera había abierto la tapa del volumen cuando la voz de Berkut volvió a retumbar en mis oídos... - ¡Ups! Es cierto, se me ha olvidado presentarme... -, dije sobresaltada, con la emoción y mis propios pensamientos me había quedado ensimismada. - Mi nombre es Daraen, soy estratega de Ylisse -, dije con el orgullo que ese título confería en mi. - La estrategia es algo que siempre me ha gustado... Realmente es lo único que tengo claro de mi pasado -. Mi semblante cambió de la felicidad a una profunda seriedad. - Hace unos cinco meses me encontraron desmayada en una pradera a las afueras de Ylisstol, poco después conocí a Chrom, el príncipe del país... Aun sin ser noble, dejó que me convirtiese en su estratega personal... -, en mi rostro se dibujó una pequeña sonrisa nostálgica al pensar en el príncipe que me había ayudado sin esperar nada a cambio y del cuál me había separado dos meses atrás para iniciar esta aventura. - Definitivamente volveré a Ylisse cuando abandone este país... Pero ya es suficiente de hablar de mi -, hice una pausa y miré el rostro de Berkut, que parecía haber cambiado, aunque no le di mucha importancia, - ¿Qué hay de ti Berkut? ¿Qué puedes contarme? -. Estaba intentando ser agradable con aquel extraño, al que le había contado una parte de mi vida casi por accidente.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Desempleada

Inventario :
Tomo de viento [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
523


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Mensaje por Berkut el Vie Nov 17, 2017 10:25 am

Era una mujer que parecía mostrar cierto respeto y educación. El hecho de que dijera que fuera la estratega de Ylisse me resultó extraño. No recordaba haberla visto cuando fui a recibir al príncipe Chrom y la princesa Lissa. – No debí haberos visto, pues. Fui uno de los encargados de recibir a vuestros príncipes. Siento ese descuido por mi parte, milady.

Sin embargo, no pude evitar consternarme en gran medida cuando escuché que desconocía su pasado. Empecé a imaginarme todo tipo de posibilidades hasta que lo confirmó.

Ella no era noble.

Ella, una plebeya, era la estratega personal del mismísimo príncipe de Ylisse. Para rematar, lo cierto es que Ylisse había sido capaz de hacer frente a los emergidos mucho mejor que Sindhu. ¿Acaso esta… esta plebeya había sido capaz de unir a las tropas? No tiene sentido. ¡Es una maldita plebeya! Ya es un milagro que sepa leer pero, encima, ¿dirigir tropas? ¿A qué hemos llegado que permitimos que unos sucios plebeyos hagan las tareas destinadas a los nobles? Sabía que el príncipe Chrom era bien diferente del concepto normal de príncipe desde el momento en que lo vi, mas creía que no llegaría a tal ofensa contra todo noble.

Volví a mi estado natural cuando preguntó por mí. Es imposible. Mas, aquí estamos. ¿Por qué mentir? No tenía sentido. Por ahora, intentaré actuar como si no me importara. Ya me encargaré de ponerla en su sitio. – Provengo de uno de los países atacados por los emergidos. Desgraciadamente, no fuimos capaces de superar su ataque y ahora está siendo gobernado por una persona que no tiene relación alguna con la familia real – expliqué, intentando no dar nombres a propósito. – Hasta donde sé, un plebeyo ha asumido la posición de monarca y los otros nobles lo han aceptado como tal en lugar de seguir a su legítimo heredero.

Con este último comentario, intenté dejarle bien clara la diferencia que hay entre nosotros. Por mucho que Rigel no exista, sigo siendo un noble. Por ende, soy superior a esta mocosa que a saber siquiera de dónde viene. – Mas es algo que no debe preocuparos, Daraen. Por otro lado, habéis dicho que sois estratega. Tiene sentido, considerando que habéis acudado a leer un libro de tal envergadura. ¿Qué me decís si, después de consultar este libro hacemos una pequeña partida de ajedrez? Aunque no lo parezca, también estudio estrategia. Ver las opciones que una profesional como vos escoge me ayudarían a ampliar mis horizontes, sin duda.

Hice especial hincapié en la palabra ‘profesional’. Bah, como si esta mocosa pudiera llegar a ser nada en su vida salvo una simple sirvienta con la capacidad de la lectura. Me encargaré de darle una lección. El mundo de la guerra no es para gente como tú, mocosa engreída.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Knight

Cargo :
Ex-príncipe de Rigel | Soldado

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
153


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Mensaje por Daraen el Vie Nov 17, 2017 1:31 pm

Bien, me había quedado claro, no estaba hablando con un hombre tranquilo, estaba hablando con un déspota ilustrado camuflado de persona competitiva y normal. Si bien su pasado era quizá algo triste y tenía derecho a sentir furia por el, no era algo que le justificase a creer mal de todo aquel que no hubiese nacido en su misma condición de ventaja social. Simplemente la idea de que alguien pensase así me ponía de los nervios, pero no porque yo fuese una plebeya, sino por el hecho de que los cretinos como él solían jugar con ventaja. Mi semblante no pudo evitar contraerse, aunque poco visiblemente, en una mueca de asco hacia el sujeto con el que mantenía, aparentemente, una conversación sana sin ninguna muestra de malicia. Claro que esto solo se debía a que la gran mayoría de la población no poseía la misma presencia analítica de la que yo daba uso casi inconscientemente.

Recompuse la expresión de mi rostro en cuestión de un fracción de segundo, al tiempo que serenaba mis pensamientos para lograr un análisis y resolución más precisos de la situación en la que me encontraba. De nada serviría enfadarse con uno solo de ellos cuando no era el único en su especie. - Ya veo, conque un noble de Rigel... -, dije al tiempo que tejía una falsa sonrisa de complicidad con los labios, - debe ser difícil conciliar el sueño sabiendo que no lograste marcar una diferencia en la expulsión de los emergidos... -. No había querido insultar al país caído, tan solo minar un poco las ideas de superioridad que rondaban por su heredero destronado.

Pero no parecía haber sido suficiente reprensión para mi sobre él, realmente ese tipo de personas me enervaban. - Tienes razón, no debería preocuparme sobre eso -, hice una pequeña pausa mientras volvía a enfocar la mirada sobre el libro, abriendo la tapa por primera vez desde que me había sentado en aquella mesa, - después de todo, un noble de un país que ya no existe y ha sido sustituido por otro... Ya no es noble en absoluto -, dejé claro que la diferencia de la que tanto se jactaba el hombre no era más que una cortina de seda que fácilmente podía ser rasgada con el tirón adecuado. - Ambos somos plebeyos en este país, ¿no? -, quizá no terminó de gustarme aquel comentario, pues no quería degradar la categoría de la plebe con un espécimen como él.

- Me acaba de retar... ¿Eh? -, sonreí de medio lado, casi en una imitación perfecta de las típicas sonrisas de Sion. Desde luego, si decía que también estudiaba estrategia, podría llegar a ser divertido aplastar sus convicciones con una derrota en su campo. - ¿Una partida de ajedrez? Me temo que no conozco el juego, pero estaré encantada de aprender las normas y aceptar la propuesta -, dije al hombre con la sonrisa más amable que pude fingir, aunque no dudaba que hubiese visto la retorcida mueca que había llevado a cabo segundos atrás. Tendrían que faltarle muchas cosas en la cabeza como para no entender que ya le había calado hasta los huesos. - En cuanto terminemos los libros, entonces -. Comencé a devorar las páginas del libro, con recorridos rápidos de vista sobre las letras y diagramas. Un ávido lector no necesita concentrar toda su capacidad óptica sobre lo que lee, tan solo debe adquirir la idea general de cada párrafo, razonando con cada pasada de vista sobre el papel todo su contenido en cuestión de segundos.

Al cabo de, aproximadamente, media hora, ya había terminado el tomo. Había sido increíblemente productivo haber tenido semejante ejemplar entre mis manos, ahora entendía mejor como había prosperado tanto el antiguo imperio de Valm, expandiéndose por casi la totalidad del continente de Valentia en poco tiempo. Lo que todavía no entendía era como había podido caer, pero ya conseguiría ese conocimiento algún día.

Miré a Berkut, que apenas había avanzado en su lectura. No podía negar que estaba esforzándose en ello, pero tampoco que todavía le faltaba mucho para llegar a llamarse buen lector, mucho más para el título de estratega. - Por mi parte esto ya está, Berkut -, no tenía reparos para llamarle por su nombre a pesar de lo que opinase sobre la diferencia entre noble y plebeyo, es más, quizá lograse molestarle un poco. - Veo que te cuesta avanzar... ¿Prefieres que me ponga con otro libro antes de comenzar la partida? -, le dije con una más que perceptible sonrisa maliciosa, mientras le tendía el libro que él mismo me había dejado casi una hora antes.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Desempleada

Inventario :
Tomo de viento [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
523


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Mensaje por Berkut el Vie Nov 17, 2017 8:45 pm

Su lengua era tan afilada como asqueroso debía ser sus orígenes. Sin embargo, pocas palabras podía decir ante verdades tan grandes como las que había anunciado. Era un hecho que no pude evitar el avance de los emergidos. ¿Cómo hacerlo, cuando ya el imperio de Valm nos estaba invadiendo? Fue completamente imposible. – En una batalla hay muchas variables que hacen que se gane o se pierda. ¿Acaso no sois consciente de ellas? Tenía entendido que saber reconocerla era una de las obligaciones de un estratega.

Pero estaba claro que quería jugar a la guerra de las palabras. Esta mocosa no tiene ni idea de la idea que implica ser noble. ¿Quizá debería educarla un poco? Desde luego, parece que le es necesario. – Supongo que eso es lo que diría aquel que nace como plebeyo. Interesante. Creéis que simplemente el nacer en alta cuna otorga nobleza y que esta se extingue junto con su patria. Permitidme que os ilumine: no importa el estado en el que acabe la patria de uno, el estado de nobleza sigue ahí, presente. Ser parte de la nobleza es un estilo de vida que implica ciertas acciones. Supongo que no me comprenderéis – añadí, visto que un cerebro plebeyo inferior no llegaría a tal nivel. –Estoy convencido de que el príncipe Chrom ha debido ser un modelo ideal al respecto, visto que es el príncipe de Ylisse.

O eso quería creer. Una pequeña parte de mí me decía que debía tener fe en que, al menos, en el castillo se comportara como el noble que es y que el hecho de aceptar a plebeyos es simplemente por una cuestión de afición o sentirse poseído por el deseo de hacer una obra de bondad. Después de todo, tenía entendido que Naga era muy similar a la Madre Tierra. La compasión debía ser una cualidad común. – Es por ello que, por mucho que mi estatus oficial sea plebeyo, mi corazón como noble no dejará de latir, independientemente de lo que suceda en el futuro. Aunque quizá sea demasiado complicado.

Ese último comentario, aunque muy fácilmente se podría malinterpretar, era quizás el único comentario que dije con total sinceridad. Dudo que siquiera un noble de estas tierras pudiera comprender todo por lo que estoy pasando. Sería absurdo. Más aún es, por ende, que sea una simple plebeya la que me comprenda.

Más aún cuando se trataba de una mujer que no sabía siquiera jugar al ajedrez. – Oh, eso es un problema – dije, pensando al mismo tiempo un método para ponerla en su sitio. – Esperad un momento. Debe haber algún libro sobre ajedrez para principiantes – caminé por la biblioteca. – Podéis leer si así lo deseáis. Odiaría interrumpiros.

Al cabo de unos veinte minutos, retorné con unos tres libros sobre ajedrez. No iba a ser suficiente las bases. El primero de ellos eran las instrucciones básicas, mientras que los otros dos eran más avanzados. – Por ahora, os recomiendo estudiar esto un poco. Yo continuaré leyendo...

¡Ha avanzado demasiado! Es imposible que una persona, noble o plebeya, sea capaz de leer toda esa cantidad de páginas en tan poco tiempo. Admito que en mi caso debido a la rememoración de las batallas que libré contra el imperio, me demoraba. Pero eso no hacía que fuese normal lo de esta creída de pacotilla. Solo había una conclusión posible.

Ella no sabe leer.
Me ha mentido desde el principio para que no me burlase de ella.

Sin embargo, no iba a sacarlo todavía. Ya me encargaría de hacerlo ver durante la partida. Siempre era posible que leyese informaciones salteadas. – Lo cierto es que sí, me cuesta – admití. ¿Por qué no? – Leer estos libros me hacen ver exactamente qué errores se cometieron en su momento, pues Rigel estuvo enfrentándose al Imperio de Valm. También me trae recuerdos que preferiría olvidar. Supongo que ello hace que mi velocidad de lectura sea menor a la media.

Sin embargo, decidí leerlo en general, no pensando demasiado en cada libro. Después di un ligero vistazo al libro de Lord Gespenst. Definitivamente, debía echarle un vistazo después de este… acontecimiento, por así llamarlo. – Siento la tardanza, quería asegurarme de que este libro era de tanto interés como así parecía ser. Efectivamente lo es. He de confesar que me gustaría conocer al tal Lord Gespenst. En cuanto a la partida, fuera de la biblioteca hay una sala de juegos para los estudiantes. Estoy aquí como tal, así que podemos acceder y jugar una partida de ajedrez y, así, de paso, podéis ver las distintas figuras.

En el fondo, me daba hasta pena. Ser machacada hasta tal punto en un juego al que nunca ha jugado sería cruel hasta para mí. Pero el hecho de tratarse como un igual frente a mí debe ser castigado como es debido. Me encargaré de mostrarle quién es el superior aquí humillándola como es debido.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Knight

Cargo :
Ex-príncipe de Rigel | Soldado

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
153


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Mensaje por Daraen el Vie Nov 17, 2017 10:23 pm

No tenía remedio, si dedicase un mínimo de su determinación por discriminar a la plebe a estudiar o incluso mejorar su capacidad lectora, probablemente le iría mucho mejor. Miré la enorme pila de libros amontonados a mi izquierda, calculaba que tardaría al menos unas tres o cuatro horas en leerlos... Era demasiado tiempo como para hacer esperar al noble caído en desgracia que tenía al otro lado. - En fin, tendré que leer los tomos al volver... -, dije algo resignada mientras agarraba uno de los volúmenes sobre el juego que había traído Berkut. - Normas básicas del ajedrez -, leí de la tapa. Di la vuelta al libro, leyendo el reverso, - En este volumen se recogen las normas y movimientos más básicos del juego, jugar con este único conocimiento no es recomendable -, dije en voz baja... Prácticamente, el autor indicaba que aquel no era material suficiente para que una persona normal se convirtiese en un buen jugador. - Será suficiente, si explica las normas no necesito más para entender el juego -. No dudaba de las palabras del autor del libro, pero realmente creía que no sería necesario un completo conocimiento del juego para lograr vencer a aquel hombre. Sobre todo si el juego estaba directamente relacionado con la estrategia.

Seguí a Berkut hasta la enorme sala repleta de material lúdico... Realmente no entendía como aquello podía complementar la enseñanza de los alumnos, pero no osaría blasfemar sobre la sumamente completa universidad de Shindu. Por el camino había estado ojeando el libro, llegando a la conclusión de que el juego no era muy distinto del tic tac toe, un juego que consistía en relacionar la palabra de otra persona con una tuya para que tuviese sentido. Lo mismo se aplicaba en el ajedrez. Observé el tablero y comencé a llevar a cabo una compleja simulación, si lograba imaginar y relacionar en mi cabeza todos los posibles estados del tablero, obtendría una victoria segura en cada encuentro que realizase con cualquier persona.

Me quedé así aproximadamente diez minutos, memorizando cada posibilidad que se fuese a dar durante la partida. Terminé con la primera parte, ahora solo faltaba relacionar las posiciones, pero aquello sería sin duda más sencillo. Levanté la cabeza y miré a Berkut, era probable que hubiese pensado que me había arrepentido de la idea de aceptar el reto, quizá que estaba avergonzada o, incluso que pensaba en alguna forma de escapar del encuentro. Todas aquellas opciones no eran posibilidades para mi, y jamás lo serían. - Bien... Que empiece el juego -, dije lanzándole una sonrisa maliciosa al noble. - Cómo es mi primera vez, me reservo el derecho de elegir color -, por supuesto, me daba igual, pero quería provocar a Berkut. Desde el principio de los tiempos, esta había sido una táctica más que aceptada por estrategas de renombre, y debía ser tanto aprovechada y resistida por todo aquel que quisiese atribuirse semejante título.

Con el derecho que yo misma me había conferido, elegí las piezas blancas, dándome la primera jugada. No es que quisiese comenzar, realmente pensaba ir a remolque de lo que hiciese el hombre hasta que estuviese suficientemente segura de que entendía el juego. Mis jugadas eran tranquilas y despreocupadas, al menos en apariencia, fingía no prestar demasiada atención a los movimientos en el tablero. Más que llevar a cabo una estrategia de juego, mi plan se basaba en hacer que Berkut se pusiese de los nervios ante mi actitud, forzando algún fallo en su juego agresivo contra el mío, perfectamente posicional. - A pesar de que ya conocías el juego... Parece que te cuesta buscar algún ataque que surta efecto... -. Lo que más parecía cruzarle los cables al hombre eran las aparentemente inútiles jugadas que llevaba a cabo con mi rey, que en algún momento acabarían pasándole factura.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Desempleada

Inventario :
Tomo de viento [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
523


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Mensaje por Berkut el Sáb Nov 18, 2017 1:06 pm

Entonces, sí que sabía leer. Entonces debe haber ignorado por completo lo que había en el otro libro. ¿Demasiado complicado para ella, quizá? Probablemente fuese por ello que hubiera pocas mujeres en el gobierno de Rigel durante toda su duración. De hecho, incluso si es incuestionable su poder, la misma reina Sissi es un claro ejemplo de cómo se suelen dejar llevar más por las emociones. Su bondad es contagiosa, no lo negaré, mas ello no significaba, sin embargo, que no fuese una muestra de debilidad. Debo reconocer que esta mujer, incluso si es plebeya, se encargó de no mostrar esa debilidad, por muy clara que fuese su percepción.

Por otro lado, en cuanto al material de la sala, lo cierto es que poco uso se le daba salvo la forma de aplicar lo aprendido. Mi juego favorito, sin duda, se encontraba en donde estaba el pequeño mapa en relieve que había de Sindhu. Ese era el material perfecto para poder estudiar estrategias de combate porque, incluso si es pequeño en comparación con el país, lo cierto es que es lo suficientemente grande como para hacer prácticas en él. Sin embargo, incluso si hubiese querido darle una lección a la jovencita que se hacía llamar estratega, lo cierto es que ya había otros alumnos usándolo. Una pena. – Por supuesto, adelante – sabía que elegiría las piezas blancas.

Dicho esto, empezamos a jugar lo que debería haber sido una partida de ajedrez que debería haber terminado hace ya quince minutos. Sin embargo, ya estábamos aquí 20 y no parecía que hubiese forma de superar las defensas que había creado la plebeya. Debía concedérselo, su suerte es más que envidiable.

Y está claro que era suerte. ¿Cómo, si no, se podría pensar de esa manera de alguien que movía al rey de esa manera? Si el rey cae, es el fin del juego. Simplemente absurdo. Sin embargo, por muy aparentemente inútil que fuese, debía haber una solución…

¡Ajá! Ya lo entiendo. Quiere usarlo de cebo para deshacerse de mi torre. Es algo lógico. Lo admito, un buen plan. Si se ocupa de ella, mi flanco izquierdo estaría expuesto. Una muy buena estrategia para una vulgar plebeya. Quizá hasta funcionaría contra algunos emergidos. Una absoluta pena que la haya visto venir por completo. Todavía le queda mucho que mejorar a la jovencita. – Lo admito, no se os da mal este juego.

Dicho aquello, acabé moviendo mi alfil para deshacerme de su caballo, quedando así yo en una posición claramente aventajada. – Jaque – fue lo único que dije, conteniendo la sonrisa.

Los siguientes pasos estaban claros. Se pondría ahora nerviosa y cometería más errores, permitiéndome así atacar con mi reina sin ningún tipo de problema. Luego ya todo sería cuestión de ir poco a poco destrozando sus tropas, diezmándolas sin darle siquiera la oportunidad de defenderse como es debido. Alguna pieza tendré que sacrificar, pero merecerá la pena…

¡Ya puedo imaginarme su cara cuando su derrota sea clara! ¿Verá venir su fracaso y abandonará? ¿O decidirá seguir hasta el final, conservando la esperanza inútil? ¿Y bien, Daraen? ¿Cuál será tu opción? ¡Venga! ¡Entretenme, sucia plebeya!
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Knight

Cargo :
Ex-príncipe de Rigel | Soldado

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
153


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Mensaje por Daraen el Sáb Nov 18, 2017 4:00 pm

No me lo podía creer, sabía que Berkut era impulsivo y tenía pocas luces, pero jamás hubiese esperado tal cosa de alguien que se jactaba de conocer el juego de antemano. Se había dejado un error propio de alguien que únicamente conocía el movimiento de las piezas, un error que le costaría la pérdida de su alfil atacante, junto con su dama y su torre... Quizá se había confiado, pues jugaba contra alguien que no había visto un tablero como aquel ni una sola vez en su vida. Aunque a partir de aquel momento lo utilizaría mucho más.

Miré a los confiados ojos del noble caído en desgracia. Era obvio que no se había dado cuenta de que su inminente derrota sería inevitable, es más, quizá confiaba en ganar. Suspiré, dejaría que pensase que tenía el control hasta que fuese demasiado tarde para rectificar su tremendo error. Por lo de pronto, debía salvar a mi rey de aquella amenaza febril. Fingiendo un breve temblequeo en mi mano derecha, que era la que utilizaba para mover las piezas, lo suficiente como para hacer pensar al caballero que mi siguiente movimiento iría cargado de dudas. Recuperé el alfil con uno de mis peones, asegurándome de que todas mis piezas estuviesen bien defendidas, si él estaba pensando en sacrificar piezas para buscar una victoria, yo le demostraría que podría hacer lo mismo sin quedar en desventaja, como era su caso. - Gracias, aunque aún no estoy muy segura de lo que hago -, dije fingiendo doblemente, en primer lugar simulando debilidad, y en segundo intentando disimular un poco aquella debilidad, pues aquel era el truco de un buen engaño. La segunda mentira haría que la primera fuese más creíble.

Sus jugadas se volvían desesperadas y repetitivas, dando a entender que el plan que había diseñado con anterioridad no funcionaba. Era en ese momento, cuando el oponente estaba frustrado, cuando estaba acorralado en su propio orgullo, el momento en el que debía tentarle. - Los animales enseñan los dientes cuando están contra la pared... -, musité demasiado bajo como para que nadie pudiese escucharme. Durante todas aquellas jugadas frustradas, mi mentira se había disuelto, no... se había transformado, creando un aura de seguridad en cada una de mis jugadas, dando a entender que todo lo que había ocurrido momentos antes era simple fachada, que la partida ya estaba resuelta... Y en realidad lo estaba desde el momento en que me había retado a un juego de estrategia. La situación idónea se estaba dando, mi rey se encontraba perfectamente protegido, mis piezas menores mejoradas y avanzadas en una posición ventajosa, su rey constreñido en una cortina de peones que no le dejarían escapar. Tan solo faltaba el cebo, algo que apartase aquella molesta única pieza defensora que me impedía dar un mate en condiciones. Debía ser algo que no participase en el jaque mate pero fuese tentador. Moví la dama en la posición idónea. Se la estaba ofreciendo, le estaba dando mi pieza más fuerte para acabar con el último rastro de defensa que le quedaba.

Cuando solté la pieza me tomé un momento, quería que pensase que había sido un descuido, así que hice un pequeño gesto con la mano, como si quisiese reconsiderar mi opción, acompañado de una pequeña exclamación con la boca. Era la trampa perfecta, por lo que había podido ver de aquella partida, Berkut no dominaba en absoluto ninguna de las técnicas que conformaban a un estratega. Si bien tenía el potencial, porque lo tenía, no lo aprovechaba. La causa de esto se basaba en su orgullo, tan inflado como traicionero, que le impedía ver más allá de la falsa realidad que él mismo se había impuesto, negando con ello la voz de la razón que quería salir.

Finalmente, llegó el momento. Su sonrisa se había ensanchado, recordándome exactamente la comparación que había hecho unos minutos atrás, era el rostro de una bestia que busca desesperadamente la victoria a través de cualquier método sin pensarlo dos veces. Era el rostro de alguien que tardaría mucho en llegar a ver fríamente la realidad... Sin duda volveríamos a encontrarnos en mejores circunstancias y para entonces habría madurado un poco, pero sigo pensando que tenía razón en aquel momento. En fin, Berkut cayó en mi trampa, comiéndose mi dama sin pensarlo dos veces, incluso mostrándome la pieza en su mano cuando fue presa de su alfil de casillas blancas, como si quisiese regodearse en su logro que en realidad hubiese sido mi descuido, si hubiese sido un descuido. Le devolví la mirada con una sonrisa y un gesto despreocupado con las manos. - Qué se le va a hacer, ¿no? -, dije sin esperar una respuesta, moviendo un instante después la torre a la que sería la última posición de aquella partida. - Check Mate -, dije, haciendo alusión a las palabras del libro que comentaba las normas del juego, y me permití incorporarme con una increíblemente satisfactoria sonrisa de vencedora sobre el noblecillo de tres al cuarto.

- Debiste haber visto a través de mis múltiples engaños -, dije al hombre, mirándolo con complicidad, hasta me daba pena, no lo había visto venir hasta el final. - Si pretendes decirme que he usado métodos rastreros... Permíteme que te recuerde tus propias palabras... ¿Cómo eran? -, hice una pausa, aunque las tenía muy claras, - "En una batalla hay muchas variables que hacen que se gane o se pierda. ¿Acaso no sois consciente de ellas? Tenía entendido que saber reconocerla era una de las obligaciones de un estratega" -, relaté con algo de burla escondida.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Desempleada

Inventario :
Tomo de viento [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
523


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Mensaje por Berkut el Dom Nov 19, 2017 3:37 pm

Todo iba bien. Podía destrozar su defensa. Sí, todo iba perfectamente…

Hasta que descubrí que, efectivamente no lo iba. Pero ya era demasiado tarde. Para cuando yo ya me percaté, estaba sólo con el rey, en jaque mate.

¿Por qué? ¿Qué ha sucedido? Espera, debe haber una razón para ello. ¿Cómo he podido perder de esta forma? Todo iba perfecto. Había encontrado su punto débil en su defensa. Un punto débil que debía aprovechar. Hasta ella había actuado más a la defensiva por haberse visto bajo presión.

No, espera… – No puede ser… – Las palabras que usó en mi contra fueron las que me dieron la respuesta.

¡Todo era una trampa! Dejó aquel hueco a propósito para que pudiera destrozar mis defensas! ¡Los movimientos inútiles del rey eran precisamente para hacerme ver ese hueco en su defensa! ¡Hasta me dejó eliminar algunas de sus fichas precisamente para eso! ¡Todo era una red que fue tejiendo para destrozarme después! Esta mujer… ¡Maldita sea! ¡Maldita sea todo! ¡Fue una estrategia brillante! ¡Maldita seas, Daraen! – No pienso recurrir a tales pullas. Vuestros métodos, si bien poco convencionales, han sido perfectamente válidos y nada más cercano a la honradez, por mucho que me duela admitirlo.

¡Maldita sea! ¡No puedo creerme que yo, Berkut, haya caído en algo tan patético y tan de principante! ¡Es humillante! ¡Es exactamente como lo que pasó con los emergidos! ¡Sigo siendo el mismo debilucho de antes! Necesito más poder… Más fuerza. ¡Más inteligencia! ¡Necesito superar a esta maldita plebeya que me ha machacado de forma completamente unilateral en planteamiento de estrategias! ¡Maldita seas, Daraen! – Maldita sea. Creía que tenía la partida. No pude ver que empezasteis vuestra treta con los movimientos del rey. Menudo fracaso… – lo último lo dije a modo de susurro.

¡Y sí! ¡Sé que la cita que hizo fue a propósito para burlarse! ¡Maldita seas! ¡No creas que no me he dado cuenta! ¿Significa esto que un plebeyo puede llegar al mismo nivel que un noble o, directamente superarlo? ¡No! ¡Me niego a creer eso! ¡Es imposible! ¡Nosotros somos los superiores! ¡Por eso somos nosotros los que dirigimos las tropas! ¡Por eso los plebeyos tienen que centrarse en los campos! ¡Así ha sido y así debe seguir siendo!

Sin embargo, aquí estaba la muchacha, desafiando todo aquello en lo que el mundo se sostiene y con una clara sensación de superioridad, estoy convencido. ¡Maldita sea! Por otro lado, sé que una segunda partida será inútil, pero necesito descubrir qué tipo de estrategias realizan los plebeyos. – Habéis jugado de forma magnífica…

Deplorable. ¡Derrotado y humillado por un plebeyo! Es imperdonable. Y, aun así, ¿qué se supone que puedo hacer en su contra? Sindhu no funciona con las mismas leyes que Rigel. No puedo tratarla como si esto fuese Rigel. Sin embargo, aunque me arrepentiré de esto toda mi vida, debía decir esto. – He de confesaros que creía que Chrom era un príncipe con decisiones cuestionables al elegir a alguien de trasfondo plebeyo. Puedo ver que ese no era el caso.

Maldición... – Sin embargo, esto no quedará así. Si algo odio es una derrota aplastante como la que me acabáis de propinar. Os aseguro que estudiaré y aprenderé de los errores cometidos. Entre ellos, aprenderé a no ser tan efusivo al mover a las tropas.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Knight

Cargo :
Ex-príncipe de Rigel | Soldado

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
153


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Mensaje por Daraen Hoy a las 9:01 pm

La sorpresa en el rostro del hombre se intensificaba por segundos, llegando al punto en el que la sorpresa se escapó de sus labios, que minutos antes se contraían en una sonrisa triunfal pero ahora solo volvían a una posición entre la frustración, el asombro y la tristeza. Quizá había sido demasiado dura con él, quizá me había pasado recordándole sus propias palabras, quizá no debía haber criticado su falta de participación en la caída de Rigel... Pero ahora todo estaba hecho. - Lo siento -, pensé para mi, aunque no dijese nada.

Berkut había perdido, eso era innegable... Y aún así no pensé en aquello como una derrota, sino como en una posibilidad para el noble caído en desgracia, que ahora maldecía y juraba sobre aquel tablero de ajedrez en el que había aprendido que incluso alguien sin sangre noble podía vencer a alguien que la poseía... Incluso podía ser que hubiese visto a través de sus debilidades y recapacitase sobre las mismas, aunque no tenía tantas esperanzas en esto último.

Por un momento me sentí conmovida por la determinación ardiente que se podía percibir en las palabras y mirada del hombre, haciendo que un sentimiento maternal despertara en mi interior. Sin duda me sentía identificada con el sentimiento de derrota que inundaba al guerrero, aunque yo disimulaba mejor mis arrebatos de ira. - Gracias por el alago sobre mi modo de juego -, dije humildemente, aunque sabía que el juego no tenía excesiva dificultad, afirmarlo en este momento tan solo haría que la tensión entre ambos creciera más, - sin duda yo también practicaré más para perfeccionar mi juego -. Era una sentencia sincera, buscaría oportunidades para poner en práctica lo aprendido aquel día.

- Esto... Berkut, ¿no? -, comencé, recordando el nombre del hombre, - no olvidaré tu nombre -. Eran palabras orgullosas, aunque quizá me avergonzase un poco mientras me rascaba el lateral de una mejilla con el índice y apartaba un poco la mirada. - Tienes un gran potencial para la estrategia, es algo que se puede intuir por la pasión y la dedicación que le dedicas... a pesar de que tus motivos no sean los más honorables... -, esto último no lo dije tan alto, pero seguro que lo había escuchado.

- Puedo reconocer que los nobles y los plebeyos son diferentes, no en la misma medida de lo que crees tu, pero si que son distintos -, quería captar un poco la atención del hombre que discriminaba al mundo por la nobleza de su sangre. - Aún así, hay algo que todos comparten, la determinación para alcanzar sus metas... Estoy segura de que algún día serás un gran estratega si aceptas la ayuda y conocimiento de los demás, sean quienes sean -. Habían sido palabras serias, sin ningún ápice de duda que las enturbiase, pero faltaba la bomba final. - Entonces seré yo la que te rete, así que espero que estés preparado -.

Tendí una mano al noble en señal de respeto, aunque no tenía ninguna fe de que fuese a aceptar aquel gesto.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Desempleada

Inventario :
Tomo de viento [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
523


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del papel a la espada se llega en una patada (Priv. Berkut)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.