Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Sáb Nov 04, 2017 12:09 pm

Era icónico que el final de la búsqueda de Eugeo, a las respuestas detrás de la gema que poseía, acabara en una universidad. El misterio no resuelto por nadie, buscara donde buscara, al final sería desvelado por alguien que participaba del conocimiento de forma activa. Y qué lugar mejor que una institución académica de tamaño calibre, tan vanguardista y compleja que se su número en el mundo se podía contar con los dedos de una mano. El exótico clima y cultura de Sindhu, tan distinto de Renais, Altea o Mitgard, le daba un aire más misterioso al suceso: Todo en ese lugar le era desconocido, incluido el nombre de aquél con el que se debía encontrar. Los detalles del mago los recibió por una carta de su hermana, escasos pero concisos, como el color de su pelo, su edad aparente y su estatura, así como el momento en el que debería reunirse con él en la universidad. Llegado el momento, Eugeo emprendió el viaje con todos los materiales necesarios y toda la información que había reunido hasta entonces. No tenía más datos aparte de los que le había dado Alice, y las posibilidades de que su viaje fuera fructífero eran igualmente inciertas, pero la confianza en su hermana era plena por lo que decidió honrar su buen gesto sin importar el riesgo del viaje.

La plateada armadura resonaba con eco en las grandes bóvedas y pasillos de la universidad, perturbando ligeramente el silencio que reinaba en los interiores de la academia. No podía hacer nada para evitarlo, pues el mago había indicado que debía traer el equipo consigo. Por lo tanto, intentó andar con todo el cuidado que pudo reunir con tal de no molestar a los incontables alumnos que estaban estudiando. Tomó una dirección concreta una vez reunió suficiente información acerca de la persona que estaba buscando. Algunos de los que estaban en la universidad reconocieron la descripción que brindó Eugeo sobre él, dándole indicaciones de donde podría encontrarse en ese momento. La tensión que tenía al inicio se alivió en gran medida una vez comprobó que encontrarle iba a ser tarea más fácil de lo que esperaba. También despertó en el la emoción de encontrarse con una persona que tenía un conocimiento sólido sobre el origen mágico de la gema y su posible manipulación. A pesar de aquello, debía mantener la calma, no se había demostrado nada por ahora, no quería crear unas expectativas imposibles de cumplir.

Cuando Eugeo llegó a la zona que le habían indicado esperó pacientemente a que el joven hiciera su aparición en ese lugar. Se solía dejar ver por allí a menudo, según le habían dicho, era un sitio que frecuentaba cuando no se encontraba estudiando. Confiaba que, en el caso de que no pudiera reconocerlo, la otra persona le estuviera esperando de algún modo y pudiera reconocerle por sus rasgos físicos, muy parecidos a los de su hermana.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Gema Escarchada
Escrito Mítico
Esp. de bronce [1]
esp. de plata [6]

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
101


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Mensaje por Erk el Lun Nov 06, 2017 9:48 am

Cómo lo hacían? Esa era la gran pregunta que Erk intentaba responder en ese momento en la biblioteca. Cómo hacían para meter magia tan poderosa en una gema? Eran magos increíbles eso era seguro, pero incluso con un gran poder necesitaban conocimientos entre otras cosas. Había muchos libros que hablaban de ello pero la mayoría apenas nombraba estás gemas de procedencia tan extraña, ahora Erk se estaba planteando una nueva pregunta. Habían estado dormidas hasta ahora las gemas? Las guerras las habrán despertado? Y si ese fuera el caso. El mal las habría despertado a todas? También había otra opción, y era que a algunas las hubiera despertado el mal y si había alguna "buena" esa habría sido despertada por las demás como si fuera un sistema en el cual si funciona una funcionan todas y, si no funciona una no funciona ninguna.

Ese día el joven mago se encontraba más cansado que lo habitual, por lo que se paso más tiempo en su taller haciendo algunas cosas que podrían ayudar a Sindhu en lugar de leer, también anduvo caminando por la ciudad y comprando algunos dulces de los cuales tenía bastante antojo. 

Caminando por una de las calles principales, uno de sus alumnos aprendices de magia de fuego, le aviso que había un rubio que lo estaba buscando en la universidad, está vez esperaba que sea el hermano de lady Schuberg porque ya se había confundido con otro rubio, aparentemente la gente empezaba a escuchar rumores de su poder, probablemente lo exageraban y por eso le llevaban gemas pero al final no importaba porque Erk era capaz de hacer mucho más de lo que la gente creía, había poderes que todavía no había demostrado.

Cuando encontró al joven que concordaba con la descripción de quién lo andaba buscando, se acercó hacia él y le hizo una seña con la cabeza para que lo siguiera. -Tu eres el hermano de lady Schuberg verdad? Sígueme, hablemos en otro lado, en mi taller estaremos seguros.- Erk empezó a caminar, su taller estaba bastante lejos del centro de la ciudad, solía practicar su magia allí así que era algo necesario para no asustar a nadie, camino por casi una hora hasta llegar a una puerta de metal con dos trabas afuera, las abrio entro y espero a que entrara el rubio antes de cerrarla, está vez con tres candados. -Muestrame la gema, para eso has venido.-
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Archsage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de tornado [2]
Tomo de Elfire [3]
Tomo de Meteor [2]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [2]
.

Support :
Mulitia
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
285


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Lun Nov 06, 2017 4:24 pm

Estuvo esperando un tiempo considerable en aquél lugar, contemplando el trasiego de los estudiantes aquí y allá, pero no mostró ni un ápice de impaciencia en ese lapso de tiempo. Por lo que recordaba de su infancia, las clases podían ser largas, tediosas, difíciles de seguir, por lo que el tiempo que se empleaba en cada lección podía abarcar más de una hora con facilidad. De todos modos, respirar el ambiente que había en la universidad, aunque fuera como un simple observador, era fascinante cuanto menos. Si hubiera cabido la posibilidad de estudiar en una institución como aquella, se lo habría pensado dos veces antes de seguir el camino de la espada, podría haber seguido los pasos de su padre y convertirse en comerciante. Emitió un suspiro mientras desechaba aquella utopía, pues haberse convertido en guerrero siempre había sido su aspiración desde que se le dio la opción de elegir. En sus momentos buenos, y sobre todo en los más desoladores, puede que se arrepintiera de sus actos pero nunca se arrepintió de su elección.

Y, eventualmente, una figura de cabellos morados había entrado en el campo de visión del espadachín. Antes de que pudiera hacer un amago de llamar su atención, él ya estaba observándole y parecía haberle reconocido. No se sorprendió, no después de las incontables preguntas que hizo a otros estudiantes sobre él, y posiblemente su parecido con su hermana también ayudó. Aquello último quedó patente cuando el mago le formulo la pregunta. - Así es, soy hermano de Alice. - Afirmó correcto, con una sonrisa medida, a pesar de la emoción que sentía al haber encontrado a la persona, no se mostraría tan efusivo sin una presentación formal previa. No se produjo, pues el chico le instó a que le siguiera. - D-de acuerdo. - No sabía cómo, todos los encuentros que había tenido con conductores habían sido excéntricos. No seguían de la misma forma la conversación, o quizá fuera el espadachín quien no pudiera entenderlos. Sea como fuere, siempre que hablaba con ellos acababan sacándolo del flujo habitual de conversación, estando ellos evidentemente un paso por delante de la misma. Para el Schuberg siempre fueron misteriosos, inteligentes, fascinantes, y siniestros si recordaba ciertos sucesos del pasado.

La emoción por el encuentro se tornó en leve intranquilidad. - “¿Por qué estamos caminando tanto?” - Pensó, pero no quiso exteriorizar sus dudas hasta que viera que era el momento de hacerlo. El mago se veía algo cansado, pero sobre todo, concentrado. Tras caminar por un periodo de tiempo que se le hizo eterno al espadachín -debido a la expectación del momento- llegaron a un edificio custodiado por una sólida puerta metálica. Cuando el conductor le hizo el gesto de que entrara, Eugeo caminó hacia el interior. - Con permiso... - Libros por todos lados, artilugios que nunca había visto, y otros enseres arcanos decoraban el taller. La panorámica le arrebató el aliento por unos instantes, intentando abarcar la mayor superficie posible con su mirada, la cual se movía junto con el giro de su cuerpo.

El momento de distracción fue aplastado por la orden del chico, rápidamente volvió a la realidad y asintió con la cabeza. - Oh, sí, por supuesto. Lo siento. - Rebuscó en una pequeña bolsa que había dispuesto para llevar los materiales necesarios -además del equipo que llevaba puesto-. El pergamino permanecería en la bolsa por ahora, primero, extrajo un pequeño saco de tela blanca, el cual irradiaba una tenue luz azul. La gema estaba dentro, la cual tenía una sutil luminiscencia. Además, el saquito estaba abultado, la piedra expulsaba una pequeña corriente de aire, viento tan frío que hacía que la humedad en contacto con la piedra se congelara. Deshizo los nudos de los delicados cordeles de la bolsita, sacando la gema, ahora envuelta en una fina cobertura de seda. Cuando Eugeo la desarropó por fin pudieron verla: La gema escarchada, como su nombre indicaba, un caparazón de hielo perpetuo envolvía a la piedra. No importaba el cálido clima de Sindhu, es más, la temperatura del taller descendió unos grados desde que sacó la gema de la bolsa.

- No hemos tenido el momento de presentarnos. Me llamo Eugeo.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Gema Escarchada
Escrito Mítico
Esp. de bronce [1]
esp. de plata [6]

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
101


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Mensaje por Erk el Miér Nov 08, 2017 11:47 am

Esta vez era diferente porque la gema no lo llamaba y le pedía que liberase su poder, tampoco lo amenazaba de muerte, aunque debía admitir que hacía lo mismo que la magia de viento, al principio todo estuvo frio pero rápidamente el cuerpo de Erk se acostumbró y, al tocar la gema, esta dejó de enfriar el lugar porque el poco poder que liberaba por si misma pasaba a través del joven mago. Dejó la gema sobre la mesa y empezó a dibujar un círculo en el suelo con una tiza celeste, era diferente a la primera vez con la gema negra porque ahora sabía qué hacer, por lo menos sabía cómo empezar, la magia se liberaría de una forma bastante similar a la de un tomo.

Tardó bastante tiempo dibujarlo completamente quizás un par de horas porque debía ser todo perfecto, el ambiente de su taller era muy diferente esa vez, no era el caluroso húmedo de siempre, aquella gema había provocado un ambiente fresco y agradable, el mejor ambiente para pensar, de hecho, Erk había leido numerosas veces que en el frio se piensa mucho mejor que en el calor por lo que estaba muy a gusto en ese momento.

-Muy bien... Ahora quiero el pergamino o lo que sea que tengas, según tengo entendido es un escrito propio del mago que selló su poder en la gema, pero también existe la posibilidad de que cada escrito reaccione al poder de la gema misma... Aunque... Es díficil decirlo si la cosa se consume a medida que se forja el arma.- Bostezó. -Ah si... Y necesito ver el arma porque si no es digna el poder que meta en ella la terminará quebrando o algo...- Volvió a bostezar, todo ese tiempo Erk había estado mirando el círculo mágico que abarcaba casi todo el suelo libre de su taller, luego se volteó hacia Eugeo y le tendió la mano. -Espero que disculpe mis modales mi lord, a veces con la magia olvido todo lo que está a mi alrededor, me llamo Erk fui discípulo de Lord Pent de Reglay. Ya he hecho un arma con un gran poder... Probablemente serás puesto a prueba por el arma, aunque yo creo que eso depende de si el mago que le hizo es o no malvado, aunque también es un buen modo de evitar que caiga en manos equivocadas. Volvió a bostezar aunque esta vez se tapó la boca con la mano. -¿Dónde la has encontrado? No ubico ninguna de las letras que tiene tallada esa piedra.- Se acercó a la gema que empezó a brillar con mayor fuerza, en ese momento Erk entrecerró los ojos. -¿He dicho piedra? Si... Puede ser... Tendría sentido... Las gemas más allá de ser piedras suelen ser frágiles ¿o no? La verdad eso todavía lo tengo que estudiar pero... Si tomas una piedra te aseguras que pueda contener poder... Interesante, interesante.-

Círculo:
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Archsage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de tornado [2]
Tomo de Elfire [3]
Tomo de Meteor [2]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [2]
.

Support :
Mulitia
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
285


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Miér Nov 08, 2017 9:34 pm

Eugeo se sorprendió al ver como el mago tomaba la gema, sin siquiera presentarse, y se dispuso a hacer un dibujo en el suelo sin dedicarle ni una palabra. Le resultaba muy inquietante su comportamiento, mas no hizo ninguna pregunta o comentario al respecto. Estaba decidido y enfocado, aparentaba que sabía lo que estaba haciendo en todo momento, esbozando cada runa del círculo de forma perfecta aún siendo una simbología muy diferente a la de la escritura común. Una escritura similar a la que se podían encontrar en tablillas o vidrieras de los templos, llevando a que el caballero de Altea estableciera una conexión religiosa en la existencia de las piedras. Pasó el tiempo observando cada movimiento del mago dibujando mientras su mente rezaba de vez en cuando a Forseti. Eugeo tenía la creencia de que su deidad, parte de ella o su poder estaba contenida en aquella gema.

El círculo, de estructura caleidoscópica, fue finalizado a las casi dos horas de preparación, momento en el cual el mago volvió a requerir materiales al espadachín. La explicaciones que daba el joven pelimorado sobre el escrito mítico y su interacción con la gema sacaban a Eugeo de contexto, incapaz e entender todo lo que decía de una sola vez. Desde el inicio incluso, pues no veía posible que una gema hallada en Grannvale tuviera relación directa con un pergamino obtenido en el desierto fronterizo de Plegia con Altea. - Mago creador... reacciones... No se qué quieres decir, pero si sabías que hacía falta un pergamino entonces no puedo dudar de lo que dices. - Entonces sacó el escrito de la bolsa, haciéndole entrega del mismo. - No pude entender nada de lo que dijiste antes, pero, la gema y el papiro reaccionan cuando estan cerca la una de la otra. Como ya dije, no se por qué ocurre esto, he estado buscando respuesta hasta ahora. - Explicaba el rubio mientras llevaba ambas manos a su cintura. El objetivo: desabrochar el cincho del que colgaba la funda de su arma, para poder entregar también su espada.

- No te disculpes, por favor. Soy yo el que debe de estar agradecido por disponer de su tiempo y esfuerzo. Es un placer conocerle, Erk. - Antes de darle el arma la desenfundó para que el mago pudiera evaluarla visualmente. Era algo que podía hacer por él mismo, a priori, mas Eugeo no pudo evitar la necesidad de echarle un último vistazo a su querida espada. - Ésta es mi Espada de la Rosa Azul, es una reliquia que define a cada miembro de la familia. Ya sea guerrero o comerciante, cada Schuberg tiene su propia espada, con forma, material y acabado únicos. - Un modelo muy lejos de lo estándar, estando más cerca de una obra de artesanía que de herrería. Hace unos meses había recibido un ejemplar con mayor calidad que la que tenía su primera espada -ceremonial, decorativa-. Un regalo del príncipe Marth, hecha de plata de la mayor calidad y cuidando cada detalle a la perfección. Se había convertido en su fiel compañera, en un amuleto de la suerte, había estado manteniéndola como recién forjada desde el primer día, únicamente empleándola en entrenamientos de técnica. - No se muy bien qué quieres decir con ponerme a prueba, aunque es cierto que esta espada me ha supuesto dificultades. Su peso hizo que me costara manejarla de forma fluida, pero ya me he acostumbrado a ella.

- Encontré esta gema en el gran lago de Verdane, Grannvale. En el continente de Jugdral. - Explicó con tranquilidad, aunque su rostro se mostró algo serio al recordar el crudo contexto en el que había hallado la gema. - Gemas, para ser más exacto. Había otra más blanca y luminosa junto a la que yo tomé, era pura luz, esa está en poder de los templarios de Grannvale.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Gema Escarchada
Escrito Mítico
Esp. de bronce [1]
esp. de plata [6]

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
101


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Mensaje por Erk el Sáb Nov 11, 2017 10:07 am

Levantó una ceja intentando entender por qué el joven decía eso pero pronto lo olvidó porque después de tener el papel en sus manos por fin lo comprendió, tinta mágica, de esa forma tenía mucho sentido lo que estaba diciendo, con el otro rubio pasaba de la misma forma pero como Erk siempre vio a la gema cerca del escrito era difícil pensarlo adecuadamente, estas cosas eran tan escasas que hasta quizás sería una buena forma de rastrearlas andar por ahí con uno de estos papeles porque podía suponer que el rango de reacción que tenía la tinta mágica era bastante alto, lo suficiente como para que pueda usarse como una herramienta para encontrarlas, si todos los escritos reaccionaban a cualquier fuente de poder concentrada puede que esos magos poderosos hayan tenido alguna clase de convenio o quizás una idea, que la gema use ese pedazo de papel con tinta mágica para guiar al mago que la fuera a liberar.

Erk empezó a leer lo que le había entregado Eugeo, estaba todo en idioma antiguo pero por alguna extraña razón podía leerlo a la perfección, incluso había oraciones sueltas que las entendía por su cuenta, la magia empezaba a ayudarlo cada vez menos, poco a poco estaba aprendiendo a leer idioma antiguo lo cual era muy extraño. El mago se quedó leyendo hasta que el rubio lo interrumpió para mostrarle la espada, lentamente estiró una de sus manos y la sacó de la vaina. -Es pesada... ha sido reforjada varias veces... La persona que la hizo fue muy cautelosa eso está claro, no será fácil de romper y es claro que tienes un lazo fuerte con tu espada... Es perfecta.- Con la espada en mano se acercó al centro del círculo y la clavó en el suelo sin dificultad alguna, luego volteó hacia Eugeo porque le empezaba a molestar el ruido que hacía cuando hablaba pero hubo algo que le llamó la atención a Erk, algo que evitó que le dijera simplemente "cállate". -Antes de seguir con esto... Te aclararé que estas armas siempre deben ser usadas para defender a una mayoría y para conseguir paz, jamás para la guerra... Si intentas hacer guerra portandola me aseguraré de ir a matarte yo mismo, si intentas terminar la guerra con ella no habrá problemas pero... Están hechas para acabar con el mal y solo para eso, no son para luchar entre humanos.- Erk suspiró. -Los motivos humanos para luchar son estúpidos, cruzadas, guerras solo por diferencia de intereses o por miedo. No la uses para eso y... Espero que quien sea que tenga la otra gema no la use para matar a otros, la luz es doblemente especial, es lo que va a calmar toda batalla sin luchar... Si usa la luz para lo mismo que se usa la oscuridad mataré a quién porte la espada de la luz. ¿Entendido? Las armas mágicas son similares a las de la leyenda, no son para que la usen templarios.- Todo el tiempo que habló miraba fijo a Eugeo con una mirada de desaprovación, no veía nada malo en él, sin embargo no le gustaba la idea de que la otra gema estuviera en manos de agentes de guerra, esos eran los primeros en ser corrompidos por el poder. -Continuemos.-

Erk se acercó a la espada y empezó a murmurár algunas palabras que eran acompañadas por diferentes posiciones de mano, poco a poco el círculo mágico empezaba a brillar desprendiendo una luz celeste casi blanca muy leve. El mago se desabrochó la capa y la arrojó a un lado haciendo que caiga sobre una silla, ahora todo estaba listo, solo faltaba la gema. Erk se acercó a la mesa para tomar la gema y una vez más se paró frente a la espada, continuaba murmurando palabras pero esta vez solo sosteniendo la piedra. En ese momento una gran luz blanca impregnó toda la habitación y la temperatura bajó drásticamente. -Ahora debo reforjarla.- Dijo por lo bajo, luego volteó hacia Eugeo con la gema en manos. En todo el taller de Erk empezó a aparecer escarchar y, de un momento para otro las lámparas que tenía prendidas se apagaron dejando el lugar solamente iluminado por la luz del círculo. -No se cómo son las prubeas puesto que nunca tuve que pasar por una pero... Esta será la primera de ellas, te lo explicaré. Habrás notado que a pesar de la baja temperatura yo no estoy temblando, es porque dejo que la magia fluya por mi cuerpo, siento el frio pasar por mi interior y darme poder, así está perfecto, el frio es poder. Cuando uses este arma harás magia, cada vez que des un golpe con ella la magia pasará por tu cuerpo, debes soportarlo, de eso tratará la primera prueba te enseñará a hacer fluir la magia en tu interior y... Si no lo logras... Probablemente solo te espere la muerte.-
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Archsage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de tornado [2]
Tomo de Elfire [3]
Tomo de Meteor [2]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [2]
.

Support :
Mulitia
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
285


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Sáb Nov 11, 2017 4:33 pm

El rostro serio que había mostrado al hablar de las gemas se agravó cuando Erk le contestó. Sobre el uso que le debería dar a la espada: Su finalidad debía ser la de proteger a la población del conflicto emergido, no la de promover guerras entre ellos. Eugeo estaba de acuerdo con los ideales del mago, siempre había actuado bajo esa filosofía, no hacía falta responderle para que supiera que lo había entendido, su mirada fue más que suficiente. Sin embargo, no esperaba amenaza de muerte inmediatamente después; no viniendo de un niño a todas las de la ley, pero su tono y semblante indicaban que no sólo hablaba en serio, si no que tenía la confianza de poder matarle superando su técnica y supuesta espada mágica. Una exhalación de perplejidad escapó de su cuerpo, sus ojos se abrieron como platos por la amenaza que no esperaba. Finalmente, su expresión se relajó cuando el comentario quedó en segundo plano por la siguiente explicación del mago. - Entendido. - Respondió con seguridad y seriedad absoluta, aunque tenía algunas dudas. La más importante, no entendía por qué lo había amenazado de muerte cuando simplemente podía no ayudarle en el asunto de la gema, no le habría extrañado que le hubiera negado tal ayuda por tratarse de un desconocido. No exteriorizó la pregunta, pues podría ser confundida por un comentario condescendiente y, sobre todo, de un modo inconsciente e inofensivo ansiaba que el mago hiciera su ritual para poder tener sobre sus manos la espada legendaria. Era la historia principal de la mayoría de los cuentos infantiles que escuchó, contar con una hoja con vida propia y capaz de moldear la naturaleza misma. Hasta el más humilde se veía hipnotizado por un poder que sobrepasaba los límites naturales.

De nuevo, su asombro sobrepasó el límite actual cuando el conductor activó el dibujo rúnico que había trazado en el suelo, dotándolo de propiedades mágicas y haciendo que la tiza tomara luminosidad propia. Eugeo observó la escena maravillado, sin palabras, la magia siempre había evocado su más profundo respeto. Entonces, su límite de incredulidad fue elevado de nuevo cuando Erk hizo algo parecido pero con la gema en sus manos. El efecto fue mucho más “agresivo” que antes, cubriendo la totalidad del taller en un gélido invierno, tan intenso que el clima de Silesse se antojaba templado si lo comparaba con la glacial temperatura de la sala. En su armadura y cabellos apareció escarcha, al igual que un denso vaho en su aliento, a pesar de haber crecido en las frías tierras de Jugdral le era imposible dejar de tiritar. Todo parecía indicar que el ritual estaba a punto de comenzar: El mago estaba muy próximo a su espada con la gema en sus manos, después de murmurar algo que no pudo entender se dio la vuelta y volvió a hablar a Eugeo. - Quieres decir que... ¿La espada sería un catalizador mágico como lo son los tomos? - Eugeo entendía la magia de un modo peculiar: Como si de un circuito se tratase, los tomos eran los catalizadores del poder del mago, también llamado conductor, que hacía fluir el poder contenido en el libro y lo amplificaba con el suyo propio, Finalmente, ese poder se manifestaba extracorporalmente por una salida o punto de fuga del propio mago. Por lo que Erk insinuaba y lo que el caballero de Altea deducía, la espada sería catalizador y punto de fuga al mismo tiempo, pero antes la espada se “alimentaria” de la voluntad del espadachín para potenciar su poder mágico. - ¿Y yo sería un conductor? - Muy pocos tenían esa capacidad, eso creía Eugeo. Con un tomo, ese poder no se manifestaría al no existir un punto de fuga en el cuerpo humano, pero.... Con la espada pasaría de todas formas, si su cuerpo no estaba preparado para soportar el torrente mágico, éste colapsaría, pudiendo llegar a la muerte.

- Eso suena... Peligroso. Pero... Cómo encontré la gema, y cómo he llegado hasta usted... Siento que este momento no ha sido mera casualidad. Esto es... El destino. No he llegado tan lejos para acobardarme ahora. Aunque la prueba me atemorice... Si el único propósito de Forseti es el de haber reunido los materiales para poder hacer la espada... Si no soy digno de ella y muero en el intento... - Meditó por unos segundos, cabizbajo, con los ojos cerrados. Después, miró al mago con decisión, había aceptado su destino. - Que así sea. Por favor, continúe.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Gema Escarchada
Escrito Mítico
Esp. de bronce [1]
esp. de plata [6]

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
101


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Mensaje por Erk el Mar Nov 14, 2017 10:40 pm

Erk suspiró al escuchar a Eugeo. -De hecho eso es lo que investigo pero... Es muy incierto todo... Te podría decir que si porque siento la magia fluir pero... Estoy sgeuro de que es mucho más complejo todo, esa es la parte que la magia no nos revela a los magos, está en nosotros investigar y descubrirlo aunque estoy seguro de que tendría que remontarme a libros muy antiguos quizás ni siquiera escritos de hombres muy poderosos.- Al final hizo un ademán con la mano quitándole importancia. -Como sea... Si estás de acuerdo pues sigamos.- Suspiró y volvió a mirar la espada, acercó la gema lentamente hacia ella, Erk podía ver como iba perdiendo volúmen esa cosa extraña hecha de magia pura. -Ahora controlaré un poco el poder para que no lo tomes todo de golpe, te advierto. Yo no veré lo mismo que tú, probablemente estés solo y te sientas extraño por la magia que fluirá por tu cuerpo, si sientes demasiado frio deberás buscar la forma de controlarte o te morirás de hipotermia.- Erk cerró los ojos y murmuró algo, luego una gran luz iluminó toda la habitación, el joven mago permaneció con los ojos cerrados usando su cuerpo para absorber gran parte de la magia de la gema y mandársela a Eugeo de a poco, tres orbes aparecieron arriba de la cabeza de Erk y empezaron a girar. -Lo que estás sintiendo ahora es magia de viento, lo mismo que una persona que hace magia por primera vez... Escucha al viento y entiéndelo, él te revelará todos sus secretos, el viento está vivo y si lo desprecias se enojará, debes sentir lo mismo que el viento, debes escucharlo y quererlo... Escucha su nombre, sus nombres, descubre a donde te quiere llevar y síguelo... Yo solo veo tu espada pero con la rosa completamente roja, ten cuidado.-

Pasaron algunos minutos y Erk entregaba cada vez más magia a Eugeo, el poder que en ese momento solo sentía por parte del elemento viento era mucho mayor al poder que casi lo mata meses atrás cuando usó mancomunidad por primera vez, cuando todos los magos presentes de Durban pusieron de ellos para fortalecer el ataque, el joven de cabellos morados empezó a perder la esperanza y estaba preparándose mentalmente para ver morir a Eugeo, la gema cada vez se hacía más pequeña y empezaba a actuar por su propia cuenta, ignoraba al mago y se dirigía directamente hacia el joven rubio, al final toda la magia se esfumó y quedó una simple piedra con una runa dibujada, fue entonces que Erk abrió los ojos y la espada había desaparecido, se sentía débil y cayó de rodillas apoyándose con su mano derecha mientras con la otra sostenía la piedra, los tres orbes se esfumaron. -Me pregunto si seguirá vivo.-

Piedra:
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Archsage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de tornado [2]
Tomo de Elfire [3]
Tomo de Meteor [2]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [2]
.

Support :
Mulitia
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
285


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Miér Nov 22, 2017 10:11 pm

El rubio asintió al momento de que Erk dijera de retomar el ritual, situándose instintivamente al lado de la espada. El mago no dijo nada en ningún momento, pero por cómo miraba al arma y después a su dueño hizo entender que debía hacer contacto con ésta para poder llevar a cabo el encantamiento. Si bien podía ser mera coincidencia, la intuición de Eugeo sobre el funcionamiento de la magia estaba bien encaminada. De no ser necesaria la interacción con un humano, Erk le habría indicado que esperara a que imbuyera la espada con el poder de la gema, pero hacía falta que ésta se retroalimentara con su potencial dueño durante el proceso. Eugeo era consciente de los riesgos que esto conllevaba, la movilidad de su cuerpo estaba entorpecida por el temor que inconscientemente se manifestaba. Su voluntad y determinación, por otro lado, relucían a través de la mirada decidida hacia aquello que podría matarlo, la piedra. Inspeccionó por última vez la forma y propiedades de la misma, intentando comprender su incierta naturaleza, preparándose para enfrentar a la energía que contenía en su núcleo. Suspiró, expulsando todo el nerviosismo acumulado con el fin de afilar su concentración. Entonces, se arrodilló para estar a la altura de su espada y la agarró por el mango con las dos manos. Cerró los ojos, tratando de abstraerse sensorialmente de todo lo que le rodeaba y dedicó una rápida plegaria antes de que la prueba comenzase.

Y, entonces, una descarga arrolladora pasó a través de sus brazos.

Exhaló un quejido de forma forzosa, debido a que todo su cuerpo se contrajo abruptamente con la circulación de la magia a través de él. Su naturaleza, la del viento, empezó a enfriar su cuerpo desde dentro hacia afuera, siendo el foco de congelación el mismo hueso a excepción de las palmas de sus manos, las cuales estaban siendo arropadas por una capa de escarcha que se estaba generando en la espada. Aquella sensación era indescriptiblemente dolorosa, entumecía sus músculos, era como si acabara de caerse dentro de un lago helado. La magia a través de su cabeza le producían fosfenos, trazas luminosas -imaginarias- aparecían en su campo de visión, el cual debía estar apagado ya que ni siquiera era capaz de abrir los ojos en ese estado. El resto de sentidos se vieron alterados del mismo modo, como si una enorme ventisca lo estuviera engullendo. Frío, cansancio, sueño... Estaba perdiendo el conocimiento. Sonidos indescifrables y voces resonaban en su cabeza, el murmurar de mil hombres, pero una voz se alzó por encima de las demás - [...]si sientes demasiado frio deberás buscar la forma de controlarte o te morirás de hipotermia. - Conocía vagamente el origen de aquellas palabras, las de aquél mago que conoció en Shindú, se le hacía lejano ese momento debido a la confusión. - ¿Cómo? - Abrió los ojos buscando el origen de aquella voz, pero no encontró a nadie, solo un vacío invernal. Era preso de su propio subconsciente.

La fina tela de su jubón no era suficiente para abrigarlo de la inesperada tormenta, cualquier intento de mantenerse templado, frotando sus brazos con fuerza o utilizando su propio aliento para calentarse la cara, era inútil. Los escalofríos se hacían más intensos, así como la necesidad de sucumbir en el sueño. Caminaba con celeridad a través de la tundra, pero allá a donde iba solo encontraba nieve. “Piensa, piensa...” Se suplicaba, intentando hallar una manera de abandonar la sensación de frío. “Si encontrara madera u hojas secas... Pero tampoco tengo con qué encender una hoguera.” Añadió desesperado, chasqueando sus dientes, con la vista cansada y los párpados apesadumbrados. “El frío es sólo una sensación, ¿Cierto? Como lo es un sueño, si imagino en algo cálido... En el verano... En una comida copiosa....

Esos recuerdos le evocaron un momento de su infancia, un cuento, una leyenda. Las vivencias se entremezclaron en el subconsciente de Eugeo, en una medida desesperada de controlar el frío que recorría su interior.

[…]
“- Fue muy buen almuerzo, pero quisiera disfrutarlos más lentamente. ¿Por qué la comida se daña más rápido cuando hace calor? - Inquirió un infante Eugeo, tumbado sobre un mullido manto de hierba. Era Renais, en la estación más calurosa del año. - En serio dices cosas raras, la comida se estropea de todos modos, no importa si estamos en verano o no. - Una voz femenina, aparentemente más joven, aparecía con cada intervención del chico, reaccionando perfectamente a cada una de las frases que enunciaba Eugeo.
- Por eso pregunto, si fuera invierno se mantendría más tiempo.
- No digas eso como si fuera fácil hacer que hiciera más frío. El verano es verano porque hace calor. 
- Hay una forma más fácil, hielo. Si tuviéramos mucho hielo podríamos hacer que el almuerzo sea lo suficientemente frío.
- Oye, es verano aún, ¿Dónde vamos a encontrar hielo?
- Bercouli y el dragón del Norte.
- Oye, ya, ¡para! ¡Estás bromeando! ¿Verdad?
- Abuelo nos dijo una vez que nuestro antepasado fue un espadachín de élite, nos contó uno de sus heróicos cuentos de sus historias, hace trescientos años:

“Era un día en medio del verano. En el río Ruhr, que fluye al este de la villa de Ruild, Bercouli descubrió una piedra transparente que no se hundía. En realidad era un pedazo de hielo. Aturdido, él siguió el río intencionalmente, sin parar. Eso le llevó a la Sierra montañosa, allí encontró una enorme cueva. Moviéndose con el escalofriante viento, él continuó hasta el interior. Adentro, había una caverna con incontables tesoros, tanto grandes como pequeños. Entonces vio eso. Dice la leyenda que el reino era protegido por un dragón colosal. Entre todos las riquezas, Bercouli descubrió una hermosa espada, él quería esa espada de entre todas las cosas. Así que, sin despertar al dragón durmiente, el logró sacar la espada.”

- Oye, oye oye... quieres ir al río y esperar a que venga hielo flotando, ¿Verdad?
- Si nos quedamos esperando, el verano se acabará. No vamos a buscar al dragón, de acuerdo con la historia, hay grandes trozos de hielo en la entrada de la cueva. 
- Pe-pero...
- ¡De acuerdo, está decidido! Iremos a buscar al dragón blanco... No, erhm... ¡Iremos a buscar la cueva del hielo!

- “Años antes, Alice se unió a la práctica de espada conmigo. Ella ha practicado mucho. Si siguiera así, de seguro se convertiría en la primera espadachina de la familia. Soldado, eh...” -


Un tiempo después, unos minutos en la vida real, fueron varias horas en la fantasía del Rubio. Un lapso de tiempo difícil de calcular, ya que su mente abstrajo los recuerdos de la travesía, la cual no era segura de que fuera producto de su imaginación o de un verdadero recuerdo.



- ¿Ya llegamos? Ya hemos llegado... Hemos caminado casi cuatro horas. ¡Woah! El agua de aquí está muy fría, es como si estuviéramos en... Invierno...
- ¡Mira! ¿Eso es un lago helado? Así que el origen del río es este lago congelado. Con esto seríamos capaces de enfriar la comida de la aldea completa, ¡o mas bien hacer que parezca invierno!
- ¿O... Tal vez el dragón esté aquí?
- ¿Qué es eso? - Unos enormes restos óseos estaban situados en el centro del lago. Dispuestos de forma semicircular. - ¿Los huesos del dragón blanco? ¿Ya murió?
En el centro de aquella semicircunferencia de huesos, una brillante espada reposaba enfundada.
- ¡Mira esa espada! ¿Es la espada de la leyenda? Pero... Espera un momento...


- Esa es mi espada... -


La distintiva rosa que decoraba la guarnición del arma se coloreó de un intenso carmín, envolviendo toda la caverna de un implacable vendaval de hielo. El cuerpo de Eugeo volvió a su edad actual, así como la compañía de su hermana había desaparecido. Volvía a estar cara a cara con el poder de la gema. Las fuertes rachas de viento dificultaban su avance hacía la Blue Rose Sword, el frío volvía a aparecer en su cuerpo a una velocidad peligrosa. - Si vuelvo a caer ante la hipotermia, seguro que... - Negó con la cabeza decididamente, alejando aquellas oscuras predicciones. Casi un minuto le llevó realizar los pasos que le separaban de su espada. - Vamos... vamos... - Por mucho que intentaba levantar la espada, ésta se negaba a ser alzada, demostrando un peso titánico. - ¡Venga! - Seguía tirando, demostrando cierta desesperación, sintiendo cómo el frío comenzaba a penetrar nuevamente en sus huesos. Se le acababa el tiempo, la espada terminaría consumiéndolo por completo. Sin embargo, un nuevo recuerdo afloró en su mente.

- Lo que estás sintiendo ahora es magia de viento, lo mismo que una persona que hace magia por primera vez... Escucha al viento y entiéndelo, él te revelará todos sus secretos, el viento está vivo y si lo desprecias se enojará, debes sentir lo mismo que el viento, debes escucharlo y quererlo... Escucha su nombre, sus nombres, descubre a donde te quiere llevar y síguelo... -

- ¡Ya estoy donde me ha querido llevar! Sus voces... ¡No las entiendo! ¡Intento levantar la espada pero no me obedece! No se qué quiere decir... No se qué quiere que haga... No puedo querer nada si estoy encerrado... - Mientras sus fuerzas empezaban a flaquear, un detalle en su propia frase hizo que se percatara de algo. - Para salir de aquí, mi voluntad debe de ser más fuerte que la propia gema. - ¿Como podía conseguir algo así? No importaba cuan pesada era el acero que se aferraba en el suelo, no se trataba de fuerza, si no de voluntad. De imaginación. La gema no tenía identidad propia, o mejor dicho, ya tenía una identidad encerrada en la piedra. Cambiar de recipiente no era suficiente, debía darle una nueva forma y significado al poder de la gema, una nueva identidad. A medida que construía la imagen de una rosa en su mente, la espada empezó a reaccionar en consecuencia. Desde la rosa del mango, varios tallos de hielo empezaron a formarse y enredarse alrededor del brazo de Eugeo. Con sus espinas, éstas se clavaron profundamente en su cuerpo, a través de las lianas empezó a fluir la magia de vuelta a la espada. Consecuentemente, las alucinaciones se desvanecían, la azulada espada estaba clavada en el suelo y no reposando sobre el piso.

- ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH! - Tirando hacia arriba con las dos manos de la espada, el enorme bloque de hielo que se había formado alrededor de la misma empezó a crujir a la vez que un intenso destello emanaba del filo plateado. La escarcha cedió en una violenta explosión de hielo en todas direcciones, desatando una pequeña ventisca en el taller de Erk. Hojas revoloteando por toda la sala, fragmentos helados clavados en enseres poco resistentes y nieve por todas partes. En el centro del vendaval, la figura empalidecida del caballero había conseguido ponerse en pie. La estela azulada de la espada aún permanecía reminiscente en el aire, junto con un eco agudo de la deflagración anterior. Los ojos del espadachín emanaban la misma luz que emitía el filo de su espada, aún incandescente.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Gema Escarchada
Escrito Mítico
Esp. de bronce [1]
esp. de plata [6]

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
101


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Mensaje por Erk Hoy a las 1:31 pm

La concentración de Erk necesitaba ser cada vez mayor, si bien la piedra que había traido Eugeo era muy diferente a la del rubio nohrino, porque ahora comprendía el tipo de magia y podía manejarla, pero llegó un momento en que la gema empezó a revelarse, la temperatura bajó de golpe a una que ni siquiera el joven de cabellos morados podía aguantar, empezó a temblar y apretó fuerte sus ojos cerrados intentando controlar ese poder como si eso le diera más concentración pero no pudo, en un momento la magia de viento al final hizo lo que quiso e ignoró completamente al mago, la temperatura dentro del taller era cada vez más baja y de alguna forma extraña empezó a nevar de a poco.

Erk tardó unos momentos en controlar su temperatura corporal, Eugeo todavía no volvía en si pero no parecía dañado ni que le faltara magia, más bien parecía que le sobraba, el mago conocía muy bien ese sentimiento pero lo único que le quedaba por hacer era esperar. Se sentó con las piernas cruzadas intentado calmarse y buscar paciencia hasta que el rubio volviera, no fue una tarea muy difícil ya que se encontraba algo somnoliento, lo único que lo mantenía despierto era su voluntad para seguir vivo, si llegaba a dormirse en un lugar con una temperatura tan baja probablemente se congelaría y moriría.

Al final Erk terminó dormido y fue despertado por un fuerte viento que lo empujó hasta una estantería, al chocar con ella escupió algo de sangre producto del golpe en la espalda y le costaba respirar. -¿Qué carajos?- Dijo mirando todo su alrededor, seguía estando en su taller pero el lugar era muy parecido a una montaña en la que había una ventisca de noche, su nariz ardía por el frio del lugar, al dejar escapar aire se veía un pequeño vaho, por la nieve y objetos volando por todos lados no podía ver nada. -Basta...- Murmuró mientras se paraba con mucho esfuerzo y apoyaba todo su peso sobre su pierna derecha. -Este frio... No es nada comparado al calor que puedo genera.- Murmuró, luego uno de los libros que estaba volando por la habitación se abrió y empezaron a pasar las páginas rápidamente hasta que llegó a una y esta empezó a brillar, Erk murmuró algunas palabras en el idioma entiguo, su intención era formar un muro de fuego que detuviera la ventisca pero cuando el fuego se expandió provocó una gran tormenta de fuego consumiendo al principio algunos papeles que estaban en el aire, pero Erk non uvo problemas en controlar el fuego rápidamente, la orden era que proporcionara calor y solo calor, no tenía permitido hacer daño ni quemar nada, el fuego era alimentado por la magia restante en el cuerpo del mago. No suficiente para volver la temperatura a la temperatura ambiente ya que el poder frio de la piedra era muy poderoso, pero si para calentar un poco el ambiente y hacerlo soportable para un humano. -¡EUGEO! Controla tu arma ahora, llamala por su nomrbe y debe obedecerte... ¡SI NO LO HACES MORIREMOS!-

Skill:
Estasis
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Archsage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de tornado [2]
Tomo de Elfire [3]
Tomo de Meteor [2]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [2]
.

Support :
Mulitia
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
285


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Mensaje por Eugeo Hoy a las 7:36 pm

Al arrancar la espada del suelo también había conseguido escapar de la cárcel mental en la que se encontraba, mas la realidad aún no era todo lo clara que debería ser. Tal y como lo había experimentado en el inicio, sus sentidos seguían afectados por la tormenta mágica que circulaba en su interior, la cual estaba manifestándose a través de su arma. El filo irradiaba un aura azulada y un intenso sonido agudo, su superficie estaba tan fría que era capaz de precipitar el agua del ambiente en copos de nieve. La congelación se estaba extendiendo por toda la sala y era capaz de vencer a las llamas que invocaba Erk con facilidad. A pesar de la agresividad con la que la espada estaba modificando la naturaleza, tal y como había explicado el mago cuando sujetó la gema, al fluir la magia por el cuerpo de Eugeo estaba protegiéndolo de algún modo de los efectos que ésta desencadenaba. Su sensación no era muy distinta a la que tenía en Silesse: Frío intenso pero calmado, éste era del gusto del espadachín. Por otra parte, aunque notaba que aún no era capaz de acostumbrarse del todo a la magia, su cuerpo ya no reaccionaba negativamente a la misma. De hecho, el dolor y agotamiento se habían revertido por completo, como si la espada estuviera mejorando su condición física. - Este poder... Esta sensación... estaba absolutamente fuera de mis expectativas. - Sin haberse movido y sin haber desplegado conscientemente el poder de la espada era capaz de vislumbrar los nuevos límites de lo que podía y no podía hacer. - Es cierto, no soy capaz de controlarlo, aún no me he acostumbrado. Sin embargo, desde que he podido soportar la influencia de la gema ésta ha dejado de intentar matarme. Créeme que podría conseguirlo si se lo propusiera, ojalá pudiera explicarlo con palabras. - Explicó mientras caminaba con notables limitaciones hacia la funda de su espada. - De hecho, soy yo el que no sabe controlar su poder, no ella la que trata de escapar. Creo que me está aceptando...

- Sin embargo... - Cerró los ojos, rebajando a propósito la concentración y determinación que le había sacado de su propio subconsciente. Quería volver a aquella cueva, quería volver a hablar con el ente que ahora residía en su espada.

- No creo que merezca este poder. No es algo que deba estar en manos de alguien como yo, un humano, pero... Se me está dando una oportunidad imposible de rechazar. - El eco que provocaba la cueva de su recuerdo, el cuento, la fantasía, había vuelto de nuevo. Cuando abrió los ojos, la información visual era la misma: el lago subterráneo helado, los restos del dragón blanco, la funda de la espada reposando en el suelo, todo estaba igual que antes con una excepción: Eugeo empuñaba la espada. - Por el simple hecho de haber llegado hasta este punto, sólo puedo expresar mi más sincero agradecimiento. - Enunciaba a los huesos del dragón, esbozando una humilde sonrisa. - Es irónico, desde el momento en el que nací, es como si hubiera estado huyendo de este tipo de cosas. El poder, la responsabilidad, el renombre... Y aún así el destino se empeña en darme caza, me coge una y otra vez. He querido hacer de este mundo un lugar mejor, no quería nada a cambio además de los recursos necesarios para seguir desempeñando mi labor... Bueno... Esto es el mayor recurso que podría haber recibido, supongo... - Suspiró audiblemente, aceptando de alguna forma la situación en la que se encontraba. - Esto es el destino, ¿no? Aunque no lo fuera, me gustaría creer que sí. Todo lo que está pasando, los emergidos, todo el sufrimiento que se está experimentando en este mundo... Quiero creer que este poder sólo se me ha dado para poder aplacar todo el mal que se ha generado.

Mientras se movía por el hielo, su cuerpo también se movía en el mundo real. Agarró la funda de la espada con su izquierda, preparando para dar cobijo al filo de su espada. - Por favor, ayúdame. Ayúdame a proteger a aquellos a quienes quiero, a quienes admiro, a todos los que necesiten mi ayuda aunque no los conozca. Te lo suplico, ayúdame a restaurar la integridad del mundo. - La tempestad que se estaba desbordando en el arma estaba calmándose a medida que refugiaba la espada en su funda. - No osaré ponerle nombre a un dios, no quiero doblegar su poder, no quiero que me obedezca si no está de acuerdo con mi voluntad. - Respondió a Erk, mirándolo de reojo por unos instantes. - Él ya conoce su nueva forma, el de mi espada, su espada. - Un chasquido cristalino se produjo en el momento en el que la guarda chocó con el borde superior de la funda, los residuos de la ventisca fueron absorbidos por la rosa de la guarnición en pocos segundos. Todo rastro de magia de viento había desaparecido, la luminiscencia azul de sus ojos fue apagándose poco a poco. - Ella es el lazo que nos une, la Blue Rose Sword.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Hero

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [2]
Gema Escarchada
Escrito Mítico
Esp. de bronce [1]
esp. de plata [6]

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
101


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blue Rose Sword {Social} [Erk, Eugeo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.