Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Una Limosna Para un Arcano [Priv. Eliwood]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Una Limosna Para un Arcano [Priv. Eliwood]

Mensaje por Erk el Miér Nov 01, 2017 12:01 pm

Por fin había llegado a Pherae, después de tantas vueltas estaba un paso más cerca de Sindhu, Erk era un desastre en ese momento no solo él estaba muy desprolijo sino que toda su ropa estaba muy sucia, lo primero que hizo en ese lugar fue comprar algo de ropa para poder andar un tiempo, luego buscó hospedaje, un baño y un lugar donde le pudiesen lavar su ropa de mago, haber comprado una capa blanca hace un tiempo había sido una decisión bastante tonta por parte del joven de cabellos morados, con tantos viajes el blanco se ensuciaba muy fácilmente y, a esas alturas ya ni siquiera había rastro de color blanco, parecía una capa que se usa para camuflaje, un verdadero desastre.

Erk terminó gastando casi todos sus ahorros el primer día que llegó a Pherae, pero no tenía otra opción, no se presentaría ante el marqués de Pherae hecho un desastre con patas. El baño que tomó fue muy relajante, hacía mucho tiempo que no se daba un respiro de estar todo el tiempo en batalla, durmiendo poco y cuidando todo su alrededor el día entero, incluso a veces cuando dormía aunque la habilidad que había desarrollado recientemente era de gran ayuda para percibir enemigos. Luego de bañarse se vistió con su ropa nueva y fue directo a la habitación, estaba muy cansado, deseaba tirarse a la cama para dormir en ese momento pero le había llegado una carta y la contestaría en ese precizo instante. Al terminar de escribir, el hombre que le entregó la carta se estaba hospedando en la misma posada que Erk, entonces lo buscó y entregó la carta al mensajero para que se la llevara al Príncipe Pelleas.

Cuando Erk se acostó a dormir, apenas estaba anocheciendo, nunca había dormido tanto como en esa noche, cuando despertó el sol estaba alto y fuerte, era casi el miediodía, ni siquiera había despertado por si mismo sino que le habían golpeado la puerta y debía atender. -Ya va.- Dijo luego de un gran bostezo, luego se sentó en la cama y se paró para abrir la puerta de su habitación de la posada, una niña le había llevado la ropa que había mandado a lavar el día antes, era increíble ver que su capa era completamente blanca una vez más, tomó la ropa y agradeció a la niña quién salió corriendo sonrojada, Erk estaba tan dormido que no entendía qué había pasado aunque de haber estado despierto tampoco lo habría entendido. -¿Eh?-

Se acostó una vez más intentando dormir aunque fue en vano, luego de dar unas vueltas en la cama y pensar bastante, se preparó para visitar al marqués de Pherae y por lo menos pedir una cita para hablar con él. Erk salió tan apurado que ni siquiera desayunó, al salir de la posada corrió hacia el palacio donde debería estar el marqués, muchos decían que era uno de los nobles más amables que existían y Erk contaba con eso. En las puertas del palacio unos guardias lo detuvieron, le dijeron que se fuera de allí, que el marqués no tenía tiempo para niños, por suerte uno de los guardias que pasaba por ahí en ese momento había visto a Erk en acción unos días atrás cuando unos soldados habían atacado a la rubia noble. Al final, el mago pudo entrar al castillo pero solo porque el hombre que lo había ayudado mintió, había dicho que ahuyentó a todos los bandidos de la zona, lo cual solo era en parte cierto pero de todos modos se quedó callado. -Solo serán unos minutos... Pero necesito hablar con el marqués. ¿Puedes ayudarme? Ya sabes que soy un mago y necesito ayuda para continuar mis estudios.-
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Archsage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de tornado [2]
Tomo de Elfire [3]
Tomo de Meteor [2]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [2]
Tónico de res [1]

Support :
Mulitia
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
438


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Una Limosna Para un Arcano [Priv. Eliwood]

Mensaje por Eliwood el Lun Nov 20, 2017 10:39 pm

¿Qué podía decir un soldado de mediano rango para que el marqués viese con nulo aviso a un mago errante? Pherae no era tan grande ni sus tropas tan numerosas como para que cada hombre no hubiese tenido ya la oportunidad de cierto contacto con el marqués, por lo que su afable carácter era conocido por las tropas ya. No obstante, seguía siendo un noble, y uno tan apegado a sus protocolos y procesos como los existía en el mundo. Un poco rígido, en ese sentido. El soldado había oído que hasta en caso de que un caballero entrara gritando emergencias por los aires, todo el castillo le haría esperarse sentado mientras se le avisaba con propiedad al marqués, además de prohibirse estrictamente que pasara corriendo o que no saludara bien antes de hablar. Caso contrario, el marqués estaría deprimido por un par de días y luego mandaría a educar a toda la caballería en modales y protocolo otra vez. Todo tenía que ser perfecto. Ayudaría al mago con su cometido, estaba centrado en eso, pero sabía que la excusa para ver al marqués tendría que ser una muy buena.

Así el soldado accedió, indicándole al joven que le siguiera, mas no muy de cerca. Un poco tieso le guió por el castillo de impecables alfombras, luminosos pasillos con ventanas a un pequeño patio interior y un área enorme de caballerizas atrás, paredes con numerosas pinturas y alguna que otra decoración de aspecto extranjero. El hogar de un noble con interés en arte y en coleccionar, y dinero que gastar en ello. Escaleras arriba, en el segundo piso el soldado se encaminó hasta el despacho del marqués, por cuya puerta cerrada se oía apenas amortiguado el murmullo de una pluralidad de voces, señalizando que el gobernador no se hallaba a solas. Pausó un momento entonces, mas no fue sino en el mismo minuto que la puerta se abrió y las voces se escucharon con más claridad despidiéndose, antes de que saliera del lugar un caballero entrado en años y dos jovenes en uniformes etrurianos de aprendices o estrategas recién graduados. Con eso, el marqués debía de haber quedado a solas. Volviendo la cabeza hacia Erk para dedicarle una sonrisa amplia y aliviada, el soldado entonces se apresuró a asomarse a la puerta de su señor. En efecto, continuó usando la excusa de los bandidos de los que el joven sabio se había encargado, exaltando más la historia cada vez que la contaba; ahora, había sido él a solas contra algunos de los más peligrosos bandidos de toda Lycia, y no pedía más que unos humildes minutos con el marqués a cambio, por motivos desconocidos.

Escuchando tales proezas, Eliwood no pudo sino coincidir en que merecía su atención, aunque hacerle el tiempo resultaba un tanto complicado. No era que tuviese más asuntos que atender, no los había en concreto, pero debía de partir en viaje al vecino marquesado de Tania en cuanto pudiera, si acaso no esa misma tarde. Desde que administraba la reconstrucción de los marquesados contiguos y auxiliaba a todos aquellos cuyos gobernantes habían fallecido o desaparecido, no había estado teniendo mucho tiempo libre, menos aún de mero asueto o descanso. Esa tarde, según había supuesto, sería su oportunidad de terminar temprano, beber con calma algo cálido e ir a recostarse un rato antes de su viaje, mas parecía que tendría que estar rindiendo lo último. No había opción; un hombre que había prestado notorios servicios a Lycia no podía ser ignorado. Se recordó a sí que de todos modos los trabajos de reconstrucción estaban cercanos a terminarse, y apenas la heredera que había enviado al trono de Caelin asumiera cargo, la Liga de Lycia se vería bastante más organizada otra vez. Por lo pronto, debía de esforzarse un poco más. - Muy bien. Hágale pasar entonces, por favor. Veré qué es lo que aquel caballero desea consultar conmigo. - Dijo, algo curioso él mismo, alzándose de la silla tras el amplio escritorio. La narración del vasallo le había dejado pensando en un sabio como los que había visto en su juventud, tan solemnes como barbudos, pero levantando ventiscas que remecían hasta a las montañas con sólo toque de un báculo y un par de hechizos. Esperaba que el asunto que tal hombre tuviera con él fuese uno que no atrasara en demasía sus ocupaciones.

Mientras el soldado se volteaba a indicarle a Erk que podía pasar, Eliwood aprovechó el mínimo intervalo privado para frotarse los cansados ojos con las manos, además de estirar el cuello y los brazos un poco, al fin soltando un largo suspiro; ninguna de esas cosas era una que el señor de Pherae, intachable caballero por donde se le analizara, haría en presencia de otro ser humano. Compuestro otra vez, se cercioró de no hallar una sola arruga o desacomodo en sus ropas, un traje de un azul casi negro con detalles en brillante bordado dorado. Con todo en orden, para el momento en que el soldado sostenía la puerta abierta para el sabio, el pelirrojo ya se hallaba parado recto junto a sus escritorio, sonriendo con medida amabilidad al recibir al visitante. Sonrisa que se ensanchó un poco, ambas cejas alzadas, al verle tres veces más joven de lo esperado. - Buenas tardes, joven sabio. Mi nombre es Eliwood y soy el marqués de estas tierras. Le agradezco los servicios prestados, en nombre de toda Lycia. - Inclinó la cabeza en saludo. El soldado ya había cerrado la puerta tras de sí al dejar al mago en el despacho, mas esta no tardaba en volver a abrirse, ahora por las criadas que traían en un par de bandejas un servicio de merienda excesivamente decorado para su señor, incluyendo en este algo de aromático vino especiado; la merienda que había pedido para cuando sus reuniones terminaran. - Espero me disculpe-- estaba por detener mi trabajo para beber algo. Estaría encantado de que me acompañe, si a usted no le molesta, aunque... - Lo miró otra vez, con detenimiento. Sólo quienes más cercanamente le conocían habrían detectado que aquel no era su tono para asuntos oficiales ni su mirada más seria, sino su tono de atento padre, al hallarse ante alguien que rondaba la edad de su propio hijo. Se dirigió a las criadas de inmediato. - Será mejor sólo té. No hemos de ofrecerle algo tan fuerte al muchacho, no quisiera arriesgarme a afectar su estómago. Traigan té y una taza adicional en su lugar, por favor. -
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
520


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Una Limosna Para un Arcano [Priv. Eliwood]

Mensaje por Erk el Dom Dic 10, 2017 11:12 pm

El soldado fue muy amable con Erk aunque no era nada agradable la forma en que parecía mirarlo o el respeto extraño que le tenía, la forma en que ese hombre miraba al joven de cabellos morados era la misma forma con la que Erk miraría a un dios o quizás a Athos, en fin, una mirada que él no se merecía en absoluto pero con el pasar del tiempo aprendió que a veces era mejor aprovecharse de esas extrañas situaciones en las cuales uno es sobreestimado.

Cuando Erk entró hizo una reverencia hacia el marqués y una hacia el soldado para luego darle las gracias a ambos por las molestias que se estaban tomando. Por educación esperó que el pelirojo terminase de hablar antes de decir cualquier cosa. -Estaré encantado de acompañarlo con un té Lord Eliwood, lamento las molestias que le causo, un descanso después de un duro día de trabajo es necesario para mantener la eficiencia, aunque a veces se me olvida descansar... En fin... Me hubiese encantado esperar, sin embargo, me temo que la razón por la que he venido tiene cierta... Urgencia...- Esperó a que ambos estuvieran solos para acercarse al escritorio y correr una silla hacia atrás. -Espero que no le moleste que tome asiento.- Dijo antes de sentarse. -Aunque asumo que la invitación estaba implísita con la invitación para tomar té...- Erk cerró los ojos y carraspeó levemente, luego los abrió y miró a los ojos a Eliwood. -Primero déjeme decirle que el ser llamado sabio es algo que todavía creo me quede grande... Acepto que soy un mago poderoso...- Hizo una pausa. -Muy poderoso.- Corrigió. -Sin embargo todavía hay muchas cosas que debo aprender, tengo varios proyectos aunque primero me centraré en descubrir el origen de la magia de anima, con el conocimiento viene el poder por lo que es muy probable que mientras más sepa sobre su orígen más poderoso me haga... Creo que puedo aprender de ello en Sindhu, el ambiente de allí es óptimo para estudiar y se que hay gente que me podría ayudar con mi investigación...-

Erk se quedó en silencio unos momentos, había estado tan concentrado en caerle bien al marqués que no se percató de dos cosas, la primera era que ya casi le estaba pidiendo oro sin siquiera haberse presentado adecuadamente, la segunda era que había una gran fuente de magia en la habitación, pero claro, era una fuente tan común para él que quizás podría haber pasado por algo normal, el fuego que tanto comprendía estaba allí, en el escritorio de una forma extraña, una forma que ni siquiera él podría haber imaginado, pero entonces recordó que Alice había descrito algo bastante similar que había encontrado su hermano, lo primero que pensó fue ¿quién sería tan cruel de sellar una cantidad de fuego casi tan grande como la que Erk podía generar? El fuego estaba vivo y se merecía respeto, definitivamente alguien muy poderoso y cruél. El joven mago apuntó a la cosa que tenía fuego y dijo: -¿Y eso? ¿Qué es? No... Eso no... Se perfectamente que es...- Los ojos de Erk estaban bien abiertos y eran de un solo color morado, como si estuviera hipnotizado por esa extraña cosa. -Es fuego... Es mucho fuego... El suficiente para destruir el palacio en un abrir y cerrar de ojos... ¿De dónde sacó tanto fuego? No debería tenerlo tan a mano, mucho menos sin un mago muy poderoso en Pherae, estoy seguro de que muchos magos de alto cargo de Etruria temerían a esa cosa... Muchos...- Bajó la voz. -Le temen al poder...- Luego volteó para mirar a Eliwood y volvió en sí.

Erk ladeó levemente la cabeza y se sonrojó levemente, había hecho lo mismo en Sindhu en su encuentro con la duquesa, se había olvidado de presentarse adecuadamente, un maleducado total. Bajó la cabeza y cerró los ojos. -¡Lo siento! ¡Mis modales! Soy Erk, antiguo aprendíz de Lord Pent de Reglay, general mago de Etruria. Llevo tres años estudiando magia con mi maestro y actualmente tengo quince años. Mi meta es conocer todo lo que esté a mi alcance, quiero encontrar respuestas a todas mis preguntas y quiero ver la parte del mundo que no puedo ver con estos ojos... Esa parte que nadie ve.-
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Archsage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de tornado [2]
Tomo de Elfire [3]
Tomo de Meteor [2]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [2]
Tónico de res [1]

Support :
Mulitia
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
438


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Una Limosna Para un Arcano [Priv. Eliwood]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.