Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Marth el Mar Oct 31, 2017 11:05 pm

Muchos sabios guerreros habían dicho que la parte fácil era la guerra, que lo que venía después era lo complicado. La burocracia podía ser un dolor de cabeza, una pesadilla para muchos ¿qué más fácil que tomar una espada y pelear? El resultado era corto, o se ganaba o se perdía, o se salía con la victoria o la muerte terminaba con todo. Sin embargo el juego de la nobleza era mucho más complicado, una falla no era el final, si no un calvario que podía durar años, décadas... incluso generaciones. Un saludo mal realizado podía traer vergüenza y dependiendo a quien se lo hubiese mal realizado hasta podría perder estatus, olvidarse un nombre, ser torpe de palabras o incluso demasiado débil o fuerte de carácter. Y eso era solo la punta del iceberg, las negociaciones de territorios, los tratados de paz, de alianzas, eran danzas mucho más delicadas donde palabras educadas y gestos cuidadosos podían enmascarar palabras que no eran más que engatusamientos que como una trampa para osos atrapaba al otro para no dejarle salida y aceptar condiciones que normalmente no lo harían. Todo esto era lo que un hombre de espada era lo que más temía, pero no así el príncipe. Era su fuerte y era para lo que había sido criado desde su más temprana edad, incluso por delante de su entrenamiento físico. Tanto con la toma del mando de Altea con la ausencia de su padre al salir a combatir emergidos hasta la toma del trono como regente a la muerte del mismo había mostrado ser un gran líder, su país en prosperidad y recientes nuevas tierra ganadas bajo su bandera mostraban aquello, sin embargo se las había arreglado haciendo uso de su habilidad para liderar el mostrarse como un guerrero igualmente hábil a ojos desde fuera, incluso desde el mismo campo de batalla pero la realidad era que se apoyaba demasiado en sus caballeros, en su guardia real sobretodo para que le cubriese la espalda y sus costados mientras peleaba y tenía mucho camino por recorrer.

Era muy consciente de ello, en su conquista por territorio Feroxi había comprobado que sus habilidades en el campo de batalla no eran las mejores, que no servía para hacer una pelea uno a uno y si bien había tomado ventaja al aprender a pelear sobre lomos de un caballo seguía sin ser un oponente digno para un emergido en un combate uno a uno. Al regreso al castillo y organizando una gran fiesta para celebrar la toma del territorio del norte y la liberación de su vecino y aliado, Ylisse y como debía ser invitó a toda la nobleza correspondiente, familia real de Ylisse así como sus aliados de Elibe y nombres destacados de la corte de ambas coronas. La visita de su tío era una de las cosas que más le emocionaba y como tal había solicitado que viniese antes para poder pasar algo de tiempo con él.

Emocionado por la fiesta se levantó incluso antes que llegasen las criadas, exigió un desayuno de inmediato y atender cuanto antes cualquier asunto que tuviese en su lista, recibió su correspondencia y dictó rápidamente a su escriba las respuestas que no podían esperar. Abandonó su estudio a media mañana y solicitó que se llevase una invitación a su tío para tomar el té de la media mañana en el jardín. Recordando encuentros de la infancia con su tío vistió de manera cómoda, ropa con la que podía mostrarse aún elegante y pulcro pero las cuales le sentarían bien si decidía salir a explorar un poco antes del almuerzo. recordaba con mucho cariño sus pequeños momentos de diversión en su niñez, cuando en compañía del príncipe Chrom podía simplemente ser un niño, jugar con palos o correr detrás de alguna cabra, actos que si su padre le veía haciendo mínimo le enviaría a su habitación por el resto del día. Igual se mentalizaba, ya no era un niño, era un adulto, y Chrom no era un adolescente, ya era también un adulto. Quería mostrarle cuanto había crecido y todo lo que había logrado. Así que consideró que sería lo mejor esperarlo en la mesa de hierro y vidrio en una de las dos sillas bajo uno de los tantos árboles del jardín trasero. Desde allí podían ver a lo lejos una parte de las áreas de entrenamiento de la guardia real, justo dos caballeros entrenaban dando algo que mirar, el criado esperaba a la llegada del otro regente para traer el té.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Gema de Chispas
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1234


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Chrom el Vie Nov 03, 2017 1:37 pm

Las noticias sobre la conquista de Regna Ferox por parte del reino de Altea se habían expandido como si de espuma se tratase. Apenas habían transcurrido unos días cuando llegaron a oídos del príncipe las novedades en el escenario político de Akaneia, favorecedoras por una vez. Tras la caída de Hoshido a manos de los emergidos había aumentado su tensión al sentirse prácticamente rodeado por territorios hostiles o bien neutrales, pero la conquista del país con el que Ylisse compartía su frontera norte por un aliado mejoraba notablemente la situación, así como también su propia liberación. Por fortuna todos los esfuerzos habían conducido a un resultado más que favorable y su pueblo podía volver a respirar en paz.

Llegar a Altea siempre le traía buenos recuerdos del pasado, de aquellos días donde apenas tenía responsabilidades más allá de las lecciones que debía estudiar cada día y entrenar para ser el mejor guerrero de Ylisse; donde sus hermanas y él seguían siendo los jóvenes príncipes del reino, auxiliando a sus progenitores en sus tareas como regentes, pero sin sentir el peso sobre sus hombros en la totalidad; cuando podían visitar a sus familiares sin miedo de encontrarse sus tierras asediadas por emergidos. Extrañaba esos días más de lo que podía llegar a imaginar, pero durante un tiempo sería como regresar a aquellos momentos de disfrute y tranquilidad, donde el recreo ocuparía gran parte de sus horas. El viaje en barco le regalaba tiempo suficiente para poder pensar en todas las posibilidades una vez llegase junto a su anfitrión. La fiesta ocuparía gran parte de los últimos días de su estadía en Altea, pero por fortuna podía disfrutar de unos días más en compañía de su joven sobrino.

Descansando en una de las múltiples habitaciones de invitados, acomodada a la perfección y a su gusto, recibió una invitación del joven príncipe. Sonrió para sí mismo, deseoso de comprobar cuánto había crecido y cambiado Marth desde la última vez que habían tenido la ocasión de verse, años atrás. Agradeció a la sirvienta por su buen y diligente trabajo y se dispuso a vestir con sus ropajes normales en lugar de unos más formales. Por normal general prefería presentarse como capitán del ejército y líder de los Custodios más que como príncipe, de la misma forma que prevería la espada a la palabra. Sabía utilizarla, había realizado tratos y alianzas con anterioridad, pero ello no significaba que fuera de su agrado. Prefería dejarle la parte política a Emmeryn, como Venerable, y él dedicarse a defender la paz que, nuevamente, reinaba en Ylisse. Se puso en marcha tras acomodar su espada, fiel compañera sobre la que depositaba toda su confianza. En el campo de batalla nada como un buen arma y un buen amigo.

Llegó a los jardines traseros en cuestión de minutos, pues recordaba el camino hasta el lugar. En ocasiones anteriores allí habían tenido lugar fiestas de verano y comidas, favorecidas por la privacidad del lugar así como por su bello paisaje. A lo lejos ya podía ver la silueta del joven peliazul, así que se apresuró, no quería que esperase más de lo debido –Parece que hace una buena mañana para poder desayunar al aire libre, ¿no crees? –Le miró fijamente a los ojos con una sonrisa de medio lado en el rostro, observando cómo el niño que conocía se había convertido en todo un hombre –El tiempo vuela, pero es bueno verte de nuevo –Prefería no utilizar un tono formal cuando estaba en confianza o en familia, como era el caso. Siempre habían tenido una buena relación y sería descortés, desde su perspectiva, si ahora empezaba a tratarle de forma diferente, porque aunque ahora ambos tuvieran nuevas y difíciles cargas sobre ellos, seguían siendo los mismos. Esperaba que el menor tuviera los mismos pensamientos, aunque quizás quisiera cierto reconocimiento por la gran empresa que había culminado con éxito recientemente. Le extendió la mano una vez se hubo sentado como único signo de saludo formal, entre iguales, mientras contenía una nueva sonrisa que trataba de expandirse sin su permiso.

Se fijó en los campos de entrenamiento que se extendían ante sus ojos, donde dos guardias ponían a prueba el manejo de la espada. Miró de reojo a su sobrino, mientras señalaba con la cabeza a ambos soldados –¿Los conoces? ¿Quién crees que ganará? –Iba a ser interesante observar el estilo de lucha de nuevo. Ahora tenía más capacidades para aprender tácticas y movimientos que pudieran resultar de utilizar durante sus batallas, así que prestaba atención al entretenimiento que gratamente tenía frente a sus ojos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Elixir [1]
Espada de madera [1]

Support :
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1206


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Marth el Lun Nov 27, 2017 11:10 pm

Hacía mucho que no veía a su tío y por un momento comenzó a sentirse algo nervioso al respecto, había hecho muchas cosas por Altea y había tomado decisiones muy pesadas que habían traído consecuencias en sus tierras y posiblemente a su aliado, como la conquista de Regna Ferox o los tratados comerciales con Nohr. Temía que Chrom fuese a recriminarle algo al respecto, que le exigiera explicaciones o hasta le llamase profano por hacer tratos con un reino de Grima. Absorto en sus pensamientos miraba fijamente a los caballeros entrenando mientras le llenaban una taza de té y ponía un cubo de azúcar dentro, la cucharilla apenas haciendo sonido al rozar las paredes de la taza en un movimiento quedo.

El saludo del hombre mayor le hizo alzar su mirada y al encontrarse con una sonrisa se relajó un tanto, el trato informal fue como quitarle una tonelada de peso de sus hombros, enseguida respondió la sonrisa, se levantó para recibirle haciendo una ligera inclinación por más que el otro no lo hubiese hecho, tenía demasiado arraigados sus modales raíz de una crianza sumamente estricta, se sentó casi enseguida. Imitó el trato más informal de su tío con agrado, recordando cuando era menor y aquello parecía más una travesura que una comodidad, pues su padre no le había permitido dirigirse a otro noble de esa manera, ni siquiera a su familia - Efectivamente, el clima está ideal para estar fuera. Espero que hayas tenido un viaje agradable y hayas despertado bien. - extendió su mano para estrecharla, un agarre no demasiado firme pero al menos seguro - Me alegra tanto poder contar con tu compañía, temía que estuvieras muy ocupado. - hizo un gesto con su mano al sirviente que se quedaba a una distancia prudente, este se acercó y sirvió una taza de té al recién llegado y le dejó a disposición tanto azúcar como leche y miel. Desde la platería hasta la porcelana era ostentosamente delicada e inecesariamente costosa, tanto las cucharillas como los pequeños tenedores para los postres eran de plata y por su mango en la punta se veía el escudo detallado de Altea, el resto del mango hasta la mitad estaba cubierto por un entramado decorativo, así también de trabajados estaba la porcelana, tanto la tetera, como las tazas, los platillos y los pocillos de azúcar y leche estaban pintados a mano, con paisajes en los más grandes donde se veían lagos y valles con pegasos en los cielos y uno bebiendo en el cuerpo de agua, en las tazas y en los platillos nuevamente estaba presente el escudo del país así como decoraciones con plumas y más pegasos.

El príncipe bebió un trago de su té y se quedó con la taza entre sus manos, apenas humeante - A uno lo conozco, el de cabello rojo es uno de mis caballeros reales, mi más cercano y hombre de confianza, es un guerrero de temer. El otro solo sé que es un escudero que está entrenando para mejorar. Debido a la actividad creciente del ejército se han reclutado muchas más personas, mis caballeros han adoptado más de un escudero para entrenar a parte del que ya tenían. Mi caballero ha tomado a tres bajo su brazo, es muy fuerte y dedicado, nunca conocí hombre más fiel a su patria... claro, obviando a la propia familia real. Pero es único y no me gustaría perderlo. Es bastante obvio quien ganaría si fuese una pelea real. - un poco sobreprotector y quizás demasiado apegado a uno de sus guardias. Se acomodó un poco en la silla carraspeando para desviar un poco el tema - ¿Cómo está todo en Ylisse? Asumo que con la paz estará mucho más tranquilo en la capital y el mercado volvió a ser lo que era antes. - bajó su mirada a la taza un poco preocupado - ¿Han tenido problemas con Plegia? - bajó mucho la voz, siendo casi un susurro cargado de preocupación y culpabilidad.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Gema de Chispas
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1234


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Chrom el Miér Dic 06, 2017 10:36 pm

Podía haber comenzado aquella conversación con temas que no eran del agrado de ninguno de los dos, o por lo menos se imaginaba que no eran demasiado plato de buen gusto. Por una parte, la conquista de Regna Ferox, el país que se encontraba pegando en la frontera Norte con Ylisse había traído como consecuencia de innumerables hordas de emergidos se desplazaran hasta su propio reino, buscando un nuevo cobijo al haber sido expulsados de donde se hallaban. Había tenido que emplear grandes esfuerzos en erradicar la plaga tan ingente y que se había extendido como la espuma así como recursos, tanto armas como humanos. Afortunadamente, Naga les había sonreído y con el transcurso de las semanas habían logrado que su territorio quedara prácticamente limpio de la plaga gracias al esfuerzo invertido. Tampoco estaba de acuerdo con las políticas expansionistas que estaban llevando a cabo no solo Altea, sino otros reinos, en especial su vecino Nohr. A su parecer, para preservar la paz era necesario atender sus propios asuntos, pero no los de terceros países, a quienes se debería ayudar en lugar de doblegar, aunque podían existir excepciones de vez en cuando especialmente si se encontraban bajo el yugo de los emergidos.

Por otra parte, los tratados comerciales con Nohr lo dejaban en una posición intermedia y seguramente de desventaja. En cuanto a minerales y metales no había duda sobre quién contaba con mayor materias primas, pero un intercambio que beneficiara a Nohr podía ser contraproducente. No era un experto en comercio, tampoco conocía en detalle y profundamente a los otros reinos, así que supuso que Altea tendría una razón de peso para realizar semejante trato.

No tenía intenciones, o no por el momento, de estar allí para tratar temas que podían ser ligeramente espinosos, sino para congratular al menor por las habilidades que había demostrado y ofrecerle su apoyo en caso de ser necesario. Esbozó una sonrisa al observar la inclinación del príncipe, sentándose en la silla contigua –No he podido estar más cómodo, casi se sentía como estar en casa –El viaje había sido un poco más largo de lo esperado, intentando alejarse lo más posible de las aguas territoriales de Plegia y descartando el paso por Regna Ferox, que alargaría en varios días el trayecto. Agradeció con un gesto de la cabeza la taza de té al sirviente que la dejó en la mesa mientras se echaba un par de azucarillos. Lissa le estaba contagiando  el gusto por lo excesivamente dulce, eso iba a ser un problema –Habría intentado conseguir tiempo para venir, sabes que de no haber estado tan ocupado por culpa de la plaga de emergidos que azotaba Ylisse habría venido mucho antes, como solíamos hacer –Suspiró para probar el té, el cual poseía unos toques de sabor diferentes a los que acostumbraba a disfrutar en su reino.

Le daban cierta envidia los dos soldados, en ese momento. Observó al caballero pelirrojo, que contaba con clara superioridad sobre el joven escudero. Hacía muchos años ya desde que él había estado en aquella misma posición, así que le resultó curioso observar la torpeza de unos gestos que antaño habían caracterizado los suyos propios –Si es tu mejor hombre entonces es afortunado, pronto contarás con otro gran soldado entre tus filas, que es siempre de agradecer, ¿sueles supervisar los entrenamientos de los más jóvenes o prefieres dejárselo a personas de confianza? –No había percibido nada fuera de lugar. La pregunta podía tener una respuesta completamente diferente dependiendo del territorio donde la cuestionara. Ylisse no tenía un ejército especialmente grande, y confiaba especialmente en la capacidad de los Custodios para hacer frente a las amenazas más serias. De esta manera él si podía encargarse de los jóvenes con talento que conseguían un exclusivo hueco entre las filas de sus hombres y mujeres de confianza.

Comentar sobre la situación actual de Ylisse siempre conseguía mejorarle el humor. Estaba especialmente orgulloso de cómo su tierra había luchado para ello, ajeno a cualquier tipo de ardid que se hubiera producido –¡Exacto! Ver la capital de nuevo poblada y tranquila y el mercado bullicioso es la mejor de las recompensas, esos emergidos habrán vuelto por donde habían venido, los pocos que lograron sobrevivir –dio un sorbo más largo a su té, todavía lo suficientemente caliente como para casi quemar el cielo del paladar –Los asuntos con Plegia son más… extraños –No pudo sino fruncir el ceño al escuchar hablar del reino vecino, y enemigo –He observado más movimiento de lo común en sus fronteras, sin embargo no hemos tenido ningún percance con ellos, no lo comprendo –Se cruzó de brazos, intentando hacer memoria, pero no había ningún acto de notoria importancia que hubiese perturbado la tan esperada paz en la tierra sagrada –¿Es que ha ocurrido algo en Altea? –Tenía la sensación que si había propuesto el tema, era por un motivo en específico, esperaba que esos necios leales a Grima no estuvieran dando problemas de nuevo.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Elixir [1]
Espada de madera [1]

Support :
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1206


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Marth el Mar Ene 23, 2018 5:59 pm

Sentía gran alivio al constatar que las noticias de la liberación de Ylisse eran ciertas y no solo eso si no que gozaban de tanta prosperidad como la que cantaban los bardos. Sentía el peso de que su tío no le visitase pero era un joven racional y comprendía las obligaciones de alguien como Chrom - No tienes razón para sentir peso de lo ocurrido, la situación en Altea tanto como en Ylisse eran muy delicadas en los últimos tiempos y se nos necesitaba en nuestros puestos de autoridad para dar orden y guiar a nuestras respectivas tierras a tiempos más prósperos. No diré que no extrañé tu compañía, siempre es un placer estar a tu lado, pero es completamente comprensible... Con la muerte de mi padre, la alianza con Lycia y la conquista de Regna Ferox apenas esta semana he podido tener más de un par de horas de descanso en toda una semana. Es agradable compartirlas contigo ahora. - alzó su taza y apoyó el borde en su labio inferior, su mirada estaba en el combate delante de ellos. Negó suave con su cabeza y sonrió cerrando sus ojos por un momento antes de mirar al otro varón de cabello azul - Oh, querido tío... no soy un guerrero tan experimentado como para ponerme a mi mismo en papel de maestro. No soy como tu por más que quisiera. Tengo mucho que aprender aún y mi guardia real está mucho más capacitada para ello. Cada hombre que recibe su título de caballero sé que puedo poner mi vida en sus manos con total confianza, sus entrenadores son hombres con mucha experiencia y que nunca dejan de entrenar. - hacía relativamente poco había aprendido a ser humilde con sus habilidades al encontrarse demasiadas veces muy cerca de la muerte... tampoco demasiadas, pero cualquier número mayor a cero eran demasiadas para alguien como él. Había caído en cuenta que él en soledad no era tan buen guerrero como había creído y a raíz de esto comenzó a notar más el trabajo de sus caballeros reales siempre atentos a cualquier peligro que se acercase al príncipe, incluso en medio de una batalla.

Con alegría recibió noticias más felices, saber que todo volvía a su rumbo anterior le llenaba de dicha. Ylisse era su reino hermano, casi que las fronteras entre ambos era una formalidad ya que de no ser por el gran cuerpo de agua que los separaba seguramente la gente pasaría todo el timpo de un lugar a otro sin preocupaciones como un solo país. - Es una alegría tan grande escuchar eso. La gente que vive bajo la luz de Naga tiene fuerzas para retomar su vida y volver a salir adelante, los pobladores no quieren nada más que volver a una vida próspera y tranquila por lo que harán todo lo posible por retomarla. Una vez que el trabajo de las armas permite un poco de aire a la gente, esta regresará de inmediato al trabajo y todo volverá a fluir a su cauce original. - una situación muy similar había ocurrido con Altea meses atrás, cuando finalmente habían podido eliminar a la plaga de los campos aún estaban las brasas de la guerra ardiendo cuando los granjeros ya estaban labrando la tierra y reconstruyendo sus hogares. La economía no tardó en volver a ponerse en pié con varios empujones del gobierno abriendo sus puertos más de lo necesario, no tanto ganando dinero en un principio pero si generando movimiento que daría variedad de productos a la gente y ayudaría a su estabilidad. Los cimientos eran lo más importante en cualquier cosa que se quisiera construír, era una lección que su padre le había dejado y Marth respetaba como ley primera ante cualquier proyecto.

La realidad era que la guerra normalmente era destructiva pero algunas cosas buenas habían salido de esta invasión: Altea había formalizado sus lazos con Lycia y había estrechado estos lazos a pasos agigantados al punto de crear una ruta directa desde el puerto de la isla capital hasta el puerto de Pherae donde fuese seguro viajar tanto para mismo la realeza de ambos países como para los buques mercantes. Otra sorpresa que dejaba la guerra era el inusual lazo comercial entre Nohr y Altea, sin dejar de lado sus diferencias religiosas habían logrado hacer un trato comercial que beneficiaba a ambos y se mantenía en equilibrio aunque pendiendo de un hilo.

El asunto de Plegia le ponía la carne de gallina al peliazul. Decidió no dar vueltas en el asunto ni engrandecerlo más de lo que era, solo soltó un suspiro corto y miró su taza de té antes de beber un corto trago para humedecer su garganta, la bebida estaba caliente por lo que solo bebía de a tragos muy pequeños - No exactamente... al menos no por ahora. En la frontera vemos mucha actividad, emergidos y magos oscuros por igual pero no se han atrevido a poner paso en territorio Alteano aún... sin embargo hace unos días recibí una carta de Morgan, una mujer que clamaba ser la hija de Grima. Sabía de los movimientos militares de Altea en Regna Ferox por lo que dudo que haya sido alguien cualquiera y su escritura era demasiado buena como para no ser una letrada... maga quizás, noble... ¿sacerdotisa de los templos de Grima? No lo sé. Pero agradecía de los emergidos enviados desde Regna Ferox e Ylisse... y que serían de mucha ayuda para ellos... - habló mirando fijamente la taza entre sus manos, obviamente afligido por el tema. Se sentía en parte culpable de las desgracias de Hoshido, pero sin fronteras tenía que pisar si o si territorio de Nohr para acceder o rodear por territorio marítimo, y no es que tuviese alguna clase de trato con el país del este, por el contrario nunca intercambió siquiera una carta con nadie de allí pero por empatía de religión y por la simpatía a su aliado en Lycia que parecía tener alguna clase de relación con Hoshido le pesaba ver al país caer en desgracia. No ayudaba aquella carta que literalmente le señalaba como parte culpable.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Gema de Chispas
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1234


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Chrom el Mar Feb 27, 2018 8:52 pm

Miró de reojo a su joven sobrino mientras le daba un sorbo más al contenido de su taza. No es que fuera un bebedor asiduo de té, pero de vez en cuando le reconfortaba una taza de aquella sustancia. Sonrió y asintió cuando de las palabras del menor se desprendía lo importante que era para él su presencia en Altea. Mentiría si dijera que él no había echado de menos aquellas visitas entre ambos reinos, pero el destino que Naga les había deparado parecía no querer que disfrutaran demasiado de la compañía del otro. Posó nuevamente la vista sobre los soldados que tenían de frente, entrecerrando ligeramente los ojos –Yo me siento afortunado de que hayas podido dedicarme estas horas precisamente a mí, pero a decir verdad creo que podríamos sacar algo más de provecho de esta situación –Le dijo sin más. No se paró a pensar en que el joven podría malinterpretar sus palabras creyendo que la conversación estaba siendo aburrida, por lo que tras unos segundo se giró hacia él –Quiero decir, podemos hacer dos cosas a la vez, ¿no? Porque debo admitir que esos soldados tuyos están dándome cierta envidia… y si dices que todavía tienes mucho que aprender, puedo ofrecerte ser tu tutor durante estas horas que vamos a poder disfrutar juntos –Un brillo travieso a la vez que lleno de entusiasmo apareció en sus ojos. Ya desde pequeños habían jugado a veces, pero hasta ahora su sobrino no había tenido ni la edad ni el cuerpo necesario como para ser un digno oponente. Pero como todas las personas, había crecido, y sus propias ganas de hacer algo más que entablar una conversación puramente política, también.

Miró de reojo al menor, esperando alguna señal o alguna palabra acerca de su propuesta. Además, tener una espada en la mano no significaba que no pudieran seguir hablando mientras realizaban unos cuantos manodobles con sus armas, o con las que estaban utilizando los valientes soldados en su entrenamiento. Dejó la taza sobre la mesa, pues solamente quedaban los posos del té tras el último trago largo que acababa de darle.

Tuvo que sonreír mientras miraba hacia el cielo. Era el mismo que bañaba toda la extensión de Ylisse cada día, de su querido reino, no importaba cuán lejos estuviera de su hogar, esa bóveda azulada siempre estaría en el mismo lugar. Y por suerte Altea estaba bendita también por la voluntad de Naga –Nosotros somos fuertes, nos sobreponemos a cualquier penuria que nos asole, ya sean emergidos, ya sean bandidos o intrusos de otros reinos. Que Naga esté de nuestro lado nos otorga la fuerza necesaria para luchar por lo que es nuestro y volver a restablecer la paz –Sacudió ligeramente la cabeza. Por mucho que prefiriese el uso de la espada al de la palabra, sabía que eso significaba que su país estaba pasando por un mal momento. Cuando solamente tenía que ahuyentar a algunos bandidos su presencia no era tan requerida como lo estaba siendo desde hacía unos cuantos meses, pero afortunadamente lo peor había pasado.

Sin embargo, unos temores siempre dejaban paso a otros. Ahora que podían patrullar más tranquilamente las fronteras con Plegia su extraño comportamiento solo servía para aumentar su desconcierto –Por lo menos debo admitir que es bueno escuchar que no se han atrevido a invadir Altea, no sería la primera vez que intentan hacerse con territorio ajeno –Se llevó una mano al mentón, intentando recordar si había escuchado ese nombre en algunas de las reuniones con su hermana mayor, pero tuvo que chasquear la lengua cuando no obtuvo la respuesta que quería –Lo cierto es que no puedo ayudarte, no me suena para nada ese nombre, ¿la misiva estaba firmada solamente por ella? Es extraño que alguien sin cierta posición se arriesgue a un acto así, podría interpretarse como una declaración de intenciones –O incluso una declaración de guerra, en el peor de los casos. No obstante, esas últimas palabras le hicieron parpadear –…¿Agradecer por los emergidos de Ylisse y de Regna Ferox? ¿Por qué motivo alguien se alegraría de esa plaga inhumana? No tiene ningún sentido, definitivamente esos plegianos no están bien de la cabeza –Se cruzó de brazos, aunque la calma que hasta ahora había mantenido se había turbado ante aquella sugerencia. Sabía de las desgracias del otro reino vecino de Nohr, ¿pero qué tendría que ver Plegia en todo ese asunto? Las piezas del rompecabezas no terminaban por encajar en su mente, sino que se hallaban todas descolocadas.

En realidad, solo tenía una pregunta urgente en ese preciso momento, las demás podrían esperar –¿Has respondido a la carta? ¿Crees que tenía intenciones secundarias o que solamente quería que quedases en evidencia? –Teniendo en cuenta que Ylisse era el reino con el que Plegia había tenido más conflictos históricamente, se le hacía sumamente extraño que una misiva con dicha procedencia hubiera llegado a manos de su sobrino, y a saber con qué motivo.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Elixir [1]
Espada de madera [1]

Support :
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1206


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Marth el Dom Abr 15, 2018 2:58 pm

Al ver a su tío levantarse alzó su mirada algo sorprendido, temiendo haber dicho algo mal bajó su taza con un ligero tintineo al ser apoyada sobre el platillo y se levantó también. Ambos hombres de pie dejaban en evidencia la diferencia de altura aún visible entre el menor y el mayor, a Marth aún le quedaba bastante por crecer apenas pisando la mitad de su adolescencia. Su preocupación marcaban un poco las facciones de su rostro pero se suavizaron cuando comenzó a escuchar la explicación del otro, un brillo de ilusión nació en su mirada y sus labios formaron una sonrisa ansiosa, mas su cuerpo se mantuvo un tanto tenso para no demostrar demasiado entusiasmo que rompiese su perfil serio y elegante que siempre debería mantener. No pudo evitar que su voz sonase emocionada al hablar - Sería un honor para mi que aún quisieras enseñarme, tío. - miró hacia la zona de entrenamiento - Vamos, entrenaremos en aquella área, allí hay diferentes tipos de armas para que escojas la que te acomode mejor. - y sin más se adelantó con ansias.

Con la seriedad volviendo a su rostro asintió a las palabras sabias de su tío - Es crucial para nosotros el apoyo de Naga cuando estamos hablando de la presencia de fuerzas oscuras como ser Plegia. - temía de la magia oscura más que de cualquier otra cosa en su vida, era algo que no entendía y por ende llegaba a helar su sangre sin saber donde huir o como enfrentarla. La magia de ánima era sencilla, fuego, viento y trueno, los encontraba en la naturaleza, tenían poder destructivo como también ayudaban en la vida diaria, la luz era la magia divina, regalo de Naga, purificadora y presente en el día. En cambio la magia oscura era una criatura rastrera que parecía tener vida propia persiguiendo a su enemigo hasta alcanzarle, y una vez que lo hacía podía verse como la masa de oscuridad asfixiaba o quitaba la vida del cuerpo sin lógica aparente más que lo sobrenatural. Le estremecía solo de pensarlo y apresuró su paso - Hay que tener muy vigiladas las fronteras y estar alertas. No permitiré que nos tomen por sorpresa. Sea quien esa la mujer que se proclama la hija de Grima no es más que una provocación que nos ayuda a mantener nuestras defensas altas. Que agradezca por los emergidos no hace otra cosa que confirmarnos que son de allí que provienen, no hay duda que esa plaga fue creada y esparcida desde la oscuridad de ese pozo de perdición y oscuridad... lo mejor sería extirpar ese país del mundo pero no es lo que Naga querría... aunque sería un alivio para la humanidad. - había algo de resentimiento claro en su voz y una contención que se le hacía casi física de no expresarse fuertemente sobre ese maldito país.

Al llegar donde los soldados entrenaban estos pararon, sudorosos y agitados se pararon derechos y saludaron con sus armas, una corta orden fue necesaria para que cedieran el espacio a los príncipes. Marth se quitó la capa y esta fue tomada de inmediato por uno de los sirvientes que los había seguido por el patio, de inmediato se acercó a Chrom para recibir la prenda de ropa que quisiera deshacerse para entrenar mejor - Claro que he respondido la carta. Y la carta en si la envié enterrar en tierras lejos de Akaneia, sé que las maldiciones y los hechizos arcanos vienen en infinidad de formas y puede que viniese cargada con alguna de esas basuras, lo mejor era alejarla de Altea lo antes posible. El territorio de Valentia fue ideal para ello. - hablaba con soltura y orgullo por su gran decisión aunque fuese errada. Se aproximó al estandarte de madera con varias armas de entrenamiento tomando un florete de hoja delgada y algo flexible, rápida y ágil como se había especializado en los años que habían pasado separados.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Gema de Chispas
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1234


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Chrom el Vie Mayo 11, 2018 8:19 am

A pesar del tiempo que había pasado desde la última vez que los caminos de ambos se cruzaron, su joven sobrino no había parecido perder el toque de travesura que todo adolescente, miembro o no de la realeza, poseía. Él tampoco había sido una excepción, pues en más de una ocasión había realizado actos que no eran propios de un individuo con un papel a desempeñar tan importante como el suyo, pero existen ocasiones en los que ni los educadores, ni los propios progenitores podían solucionar los actos impulsivos de los menores de la familia –¡Pues en ese caso perfecto! –No había perdido en ningún momento su sonrisa, pues de alguna manera se esperaba la respuesta del menor. Siguió sus pasos, dejando que se adelantara unos metros y así no equivocarse de camino –¡Oh! Eso será perfecto, entonces incluso si queremos practicar con nuevas armas podríamos hacerlo –Se llevó la mano al mentón mientras se dirigía al lugar señalado por el menor: ¿debería utilizar un arma con el que no estaba tan acostumbrado o, por el contrario, al haberse proclamado su tutor durante las próximas horas, sería recomendable utilizar la espada?

Se acercó hasta el estandarte de madera labrada, con motivos incrustados que representaban el escudo de la casa alteana. Todos los objetos del lugar, o por lo menos su mayoría, se encontraban perfectamente ornamentados, con miles de detalles, haciendo eco de la importancia y grandiosidad de la realeza del lugar. Sobre ella, un sinnúmero de armas de diferentes clase, tipo, tamaño y resistencia se mostraban ante sus ojos, dispuestas a acompañarlo en su sesión matutina de entrenamiento –Conocer la existencia de una persona con semejantes ideas en la cabeza añade un mayor grado de seriedad al problema de las fronteras con Plegia –Dejó que sus dedos se pasearan sobre la empuñadura de cada espada, hacha y lanza, con los ojos cerrados y el ceño fruncido. No utilizar su propia espada supondría un reto al que no estaba acostumbrado, pero un experto en combate conocía la, más que frecuente, posibilidad de tener que usar un arma diferente en combate, cuando las necesidades apretaban y la vida de sus seres queridos pendían de su destreza.

Pero declararse hija de Grima es una posición demasiado grande como para exponerlo libremente sin que haya ninguna repercusión –abrió los ojos, con su mano rodeando la empuñadura de una espada. No estaba sorprendido por la elección, pues a fin de cuentas era el arma de cuyo dominio podía presumir, pero el peso y la largura parecían ser dispares a la propia –Y tampoco me sorprende que de las tierras oscuras de Plegia sea de donde proceden esos demonios… no son más que un reflejo de la tierra que les da vida, con un alma tan oscura como el de los sacerdotes que le son, neciamente, leales a un dragón asesino –Apretó con fuerza y rabia contenidas el arma, adoptando una semblante más serio que apenas unos minutos atrás, cuando había propuesto alegremente el combate con el joven peliazul.

Lo primero había sido lo primero, así que tras la elección del arma se giró hacia el sirviente, cuya presencia apenas había notado, y le ofreció también su capa. Asintió con la cabeza, dándole las gracias con el gesto por su servicio -Hiciste bien en mandar lejos cualquier tipo de misiva o paquete que provenga de esas tierras, incluso leerlo supone un peligro, por si existe cualquier tipo de hechizo oculto en sus meras palabras -Resopló con desdén, manteniendo la arruga en el ceño debido a los acontecimientos que narraba el menor –¿Valentia? He escuchado de zonas que son completamente salvajes, donde el impacto de una maldición no tendría ni siquiera consecuencias –Esperaba que el lugar donde lo hubiese enterrado fuera uno similar, y no otros territorios donde sí había población –No obstante, todo esto hace que me plantee una duda importante… ¿pretenden comenzar una lucha? La carta de la supuesta hija del demonio tiene alma de provocación, pero más allá de los emergidos ningún plegiano parece haber cruzado la frontera, ¿pretenden que seamos nosotros quienes demos comienzo a las represalias por su comportamiento? –Se trataba más de una reflexión en voz alta que en una cuestión dirigida al príncipe.

Mientras tanto, se posicionó en un extremo del área de entrenamiento, sosteniendo de manera relajada la hoja que había tomado prestada. Nuevamente una sonrisa se extendió de medio lado mientras le hacía un gesto con la mano a su adversario –¡Enséñame qué has aprendido en este tiempo!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Elixir [1]
Espada de madera [1]

Support :
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1206


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Marth el Vie Ago 03, 2018 5:49 pm

Recibir aprobación por alguien que no tenía que dársela solo por ser el príncipe regente le aumentaba en su seguridad. Si bien era algo ingenuo e idealista muchas veces se torturaba pensando que cuando por mucho tiempo nadie le llevaba la contraria no era que él estuviese bien si no que no se atrevían a mostrarse en desacuerdo. En temas mundanos no le molestaba, de hecho le molestaba lo contrario interrumpiendo su día para tener que discutir sus decisiones, pero en temas más importantes como los militares o sociales, muchas veces temía del silencio de los más sabios. En cambio con su tio no tenía que temer de eso. Eran iguales en título y tenían la confianza que la sangre les brindaba, sobretodo con la personalidad del peliazul mayor que confianzudo y compinche siempre había dejado su mente hablar frente al joven. Así que si estaba de acuerdo con la gravedad del asunto de la jovencita de Plegia es por que lo consideraba igual de importante. Tomó un aire más grave en su voz mientras se dirigía al espacio destinado al entrenamiento - ¡¿Quienes se creen que son?! Autoproclamandose hijos del dragón oscuro como si fuese siquiera lógico... - se llevo su mano a su clavícula, donde la marca de Naga descansaba y miró la de su tío, mucho más evidente y vistosa en su brazo - Son una burla... se atreven a burlarse de nosotros, de nuestra historia y tradiciones. No tiene sentido lo que dicen... es como si alguien se proclamase hijo de Naga... es ridículo. Claramente es una burla, y si no lo es, la magia oscura les terminó de romper la mente. - declaró con seguridad.

Miró el arma que escogía su sangre, aquel tipo pesado de espada que le había intentado enseñar a utilizar cuando era joven pero Marth nunca había podido terminar de controlar. Sus brazos eran delgados aún, ni parecido a los músculos que torneaban la piel de los brazos del otro como si fuesen cuerdas de marinero anudadas. No era un enclenque pero la genética no había despertado aún en su cuerpo, o quizás compartía más con su madre y hermana que con su padre y la rama familiar de su tío. Por su parte había seguido el camino de la espada, pero había optado por un modelo más liviano y acentuar más su velocidad por sobre la fuerza. Implementar a esto un caballo le había dado la libertad de movimiento que había necesitado para hacer sus ataques más veloces aún. Eran dos estilos de pelea diferente pero no por ello no significaba que no podrían pelear, a fin de cuentas uno no se enfrentaba a enemigos que tuviesen la misma arma que uno normalmente. Las palabras de su tío le avivaron más el coraje en su pecho - ¡Son la causa de todo el mal en Akaneia! No por nada los emergidos caminan libres por sus calles sin atacarlos. Por fieros y rabiosos que parezcan para un enemigo los perros de ataque, para sus dueños no son más que cachorros fieles que duermen a sus pies. Lo mismo son los emergidos para Plegia. - al ingreso del príncipe en el área de entrenamiento le hizo extender su brazo con su espada y esperarle, sin querer abandonar la charla - Hay muchas áreas en Valentia donde no hay derechamente población, tengo un servidor que es ideal para el trabajo. Un laguz que sirve como mascota de la casa real, un kitsune, como los vistos en los libros, en las tierras de Hoshido. Es muy ágil y fuerte, le he encargado con la misiva para que la enterrase lejos de la civilización. - no quería causar mal a nadie, menos con magia del mal.

No atacó de inmediato, si no que algo pensativo, turbado incluso en su postura, le hizo temblar la mano antes de aferrar su puño para contener aquel gesto. No podía ser en peor momento que Plegia decidía comenzar con movimientos hacia su tierra - No lo sé... pero estoy preparándome para lo peor... y te aconsejo que hagas lo mismo. Sería lo más sensato que esperen que nosotros hagamos el primer movimiento ofensivo que inicie la guerra, tendrían la ventaja estratégica y seguramente conseguirían fácilmente el apoyo de otras naciones de su misma afinidad. - claramente se refería a Nohr, la otra nación adoradora del dragón oscuro y que estaba mostrando una creciente de poder conquistadora en tierras de Naga - Ejem... Nohr... - dijo finalmente y suspiró - Altea ha tenido tratos comerciales con Nohr en el pasado, puramente comerciales pero que nos garantizan una carta de buena fé. Aún mantenemos los tratos comerciales por más que han bajado mucho su frecuencia, pero con antecedentes de buenos tratos podemos apelar a un trato de buena fé con el pais si Plegia decide entrar en guerra. Cuanto menos que consideren la neutralidad. Tenemos Regna Ferox bajo la bandera Alteana así como aliados fuera del continente que puede hacer dudar de involucrarse en algo que no les incumbe. Claro, esto si Plegia comienza la guerra ellos solitos, si nosotros atacamos les damos el papel de víctima y la carta de pedido de ayuda perfecta. - era un asunto que tenía sobrepensado y hablando como si el otro ya estuviese involucrado ya se aseguraba de no estar solo en el asunto sin tener que pedirselo directamente. El príncipe aliado parecía haberse incluído solo sin embargo.

Se adelantó ante el llamado del otro, no necesitaba abandonar su seriedad para comenzar con el duelo amistoso. Sin ir totalmente agresivo de primera solo buscó medio rodear al príncipe e intentar tocarlo con el costado no filoso del rapier en sus costillas. Se movía con velocidad y de manera natural, sus músculos estaban entrenados en esos movimientos y buscaba cualquier abertura en la defensa del otro para poder meter la delgada punta de espada - ¿Qué opinas de lo que te acabo de decir? - no se detenía para hablar si no que solo lo interponía con sus movimientos.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Gema de Chispas
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1234


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Chrom el Sáb Nov 03, 2018 1:16 pm

Suspiró, ladeando la cabeza un par de veces hacia los lados mientras rumiaba una respuesta que verdaderamente transmitiera sus preocupaciones –Es una verdadera desfachatez, en primer lugar por considerarse “dignos” de ser llamados hijos de un dragón, ¡de un dragón!, si dejamos de lado el que se trate de uno oscuro, pero en segundo lugar el sentirse orgullosos de llevar la maldad en las venas, en seguir los credos de quien estuvo a punto de destruirlo todo de no haber sido por los esfuerzos de la divina Naga… simplemente no tiene coherencia, algo debe haberse roto dentro de sus cabezas y de su alma como para querer portar un estigma semejante, de pretender seguir los pasos de las mismísima muerte y oscuridad –Chasqueó la lengua al finalizar sus palabras con claros tintes de resentimiento, de rencor hacia la población que se encontraba al otro lado de sus propias fronteras. Antaño la guerra entre las dos naciones había dejado una serie de cicatrices que habían tardado en sanar, lenta y dolorosamente, pero la llegada del nuevo rey de Plegia no había hecho sino empeorar todo cuanto conocían hasta el momento. El peligro era palpable, más a cada día transcurrido, y sin embargo no contaba una prueba irrefutable de los ataques que sus fronteras estaban soportando, uno que le llevare a exigir responsabilidad al otro reino.

Siguió los movimientos del joven con el rabillo de los ojos, más pendiente en esa ocasión de las palabras del príncipe alteano que de la pelea en sí. Tampoco es que necesitase depositar toda su atención en una batalla contra un ser querido, con quien solamente buscaba disfrutar de un desayuno ligeramente diferente, lejos del aburrido protocolo de la realeza, sino más bien un pasatiempo activo y con una mejor finalidad que la de comer pastas de té.

Se mantuvo tranquilo al escuchar que la carta había sido enviada lejos y por una persona distinta a la del propio príncipe. También, conocedor de la geografía valentiana después de su viaje al lejano continente, respiró con alivio cuando las tierras no coincidían con las del reino aliado, sino que se trataba de una de las muchas zonas desérticas y asalvajadas. Quizás también hubiera caníbales. En el fondo esperaba que, de haber existencia de cualquier ser vivo inocente, la misiva plegiana no les hubiera hecho daño, pese a todo eran inocentes de acontecimientos que tenían un lugar en un continente que ni siquiera era el suyo propio –De acuerdo, entonces si ya te has desecho de la carta no hay motivos para preocuparse más allá de las claras intenciones de su remitente. Si como expresa son capaces de convivir pacíficamente con la plaga de emergidos… bueno, en ese caso sí, deberíamos prepararnos para lo peor, no hay más que ver de lo que son capaces esos seres, por lo que si son ayudados por las mentes de Plegia… –Un largo escalofrío le recorrió toda la columna. No podía permitirse pensar en las consecuencias de una posible guerra, de un enfrentamiento contra un bando que contaba con un ejército prácticamente invencible.

No podemos dejarnos tentar por sus estratagemas, solo están buscando una excusa para que saltemos ante sus incitaciones y así poder tomar nuestros actos como una declaración de guerra, ¡son unos sucios y vulgares! –Odiaba especialmente cuando, militarmente hablando, otros territorios buscaban las cosquillas a sus adversarios simplemente para contar un pretexto para comenzar la contienda. Incluso en el arte de la guerra sentía que debía prevalecer la sinceridad, la objetividad y la importancia de dar la palabra, a pesar de que en la mayoría de las ocasiones dichos buenos actos y sentimientos acabasen pisoteados por la codicia ajena. El fin justifica los medios, muchos comentaban. Esas palabras solo hacían que sintiera repulsión hacia quienes lideraban un territorio, y se compadecía de sus pobres gentes. A cuántos infiernos los sometería un gobernante como tal únicamente para complacer sus propios y egoístas deseos.

Justo en el momento en el que volvió a mencionar el menor los tratos de su reino con Nohr, fue cuando decidió contraatacar, a leve modo de protesta indirecta. Con un rápido movimiento de espada, utilizó la superficie plana de su arma más ancha que la del contrario para frenar la estocada de este, haciendo fuerza con ambas extremidades para mantener la posición unos segundos más –Lo sé, aunque he preferido mantenerme alejado al respecto, lo mismo puedo decir de Emmy, no es algo en lo que podamos opinar porque pese a todo somos dos reinos independientes –En ese momento utilizó su propio peso, bastante mayor en comparación, para intentar desestabilizar al joven príncipe. A diferencia del refinado estilo de lucha del menor de los peliazules, el propio era mucho más directo, más férreo. Era consciente de su propia fuerza y empapaba cada uno de sus hábiles golpes con ella.

Buscó una de las piernas del menor, un punto fácilmente defendible pero a la vez lo suficientemente alejado como para obligarle a ser dicho en la defensa –No obstante… nos hallamos entre la espada y la pared, cualquier acto por nuestra parte será considerado como una ofensa y lo utilizarán en nuestra contra, pero tampoco podemos mantenernos constantemente de brazos cruzados, pues son nuestras gentes y nuestros soldados quienes sufren las consecuencias, sobre todo aquellos ubicados en los puestos fronterizos –Suspiró, frunciendo el ceño conforme buscaba encontrar algún tipo de solución, aunque fuera a corto plazo, al pequeño gran problema que se formaba justo delante de sus narices –Debemos ser los primeros en encontrar pruebas de actos vandálicos, necesitamos ser nosotros quienes tengamos la posibilidad de hacer o no hacer la guerra, pues por mucho que la odie… lo que no pienso permitir es que nuestros pueblos sufran la consecuencia de nuestra inactividad.

Dio un salto hacia atrás, estableciendo varios metros de distancia entre ambos mientras adoptaba una pose de ataque. Bajo su punto de vista, no hay mejor defensa que un buen ataque, aunque dicho ataque debía ser meditado y realizado en el momento justo y preciso –Aumentaré la presencia de soldados en las fronteras con Plegia y, a pesar de todo, también vigilaré las de Nohr. Tus hombres tendrán un permiso especial para cruzar desde Regna Feroz si es necesario, aunque atravesar las montañas no es rápido, sí es uno de los pasos más seguros actualmente. Estemos preparados para reaccionar al instante.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Elixir [1]
Espada de madera [1]

Support :
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1206


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.