Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Marth el Mar Oct 31, 2017 11:05 pm

Muchos sabios guerreros habían dicho que la parte fácil era la guerra, que lo que venía después era lo complicado. La burocracia podía ser un dolor de cabeza, una pesadilla para muchos ¿qué más fácil que tomar una espada y pelear? El resultado era corto, o se ganaba o se perdía, o se salía con la victoria o la muerte terminaba con todo. Sin embargo el juego de la nobleza era mucho más complicado, una falla no era el final, si no un calvario que podía durar años, décadas... incluso generaciones. Un saludo mal realizado podía traer vergüenza y dependiendo a quien se lo hubiese mal realizado hasta podría perder estatus, olvidarse un nombre, ser torpe de palabras o incluso demasiado débil o fuerte de carácter. Y eso era solo la punta del iceberg, las negociaciones de territorios, los tratados de paz, de alianzas, eran danzas mucho más delicadas donde palabras educadas y gestos cuidadosos podían enmascarar palabras que no eran más que engatusamientos que como una trampa para osos atrapaba al otro para no dejarle salida y aceptar condiciones que normalmente no lo harían. Todo esto era lo que un hombre de espada era lo que más temía, pero no así el príncipe. Era su fuerte y era para lo que había sido criado desde su más temprana edad, incluso por delante de su entrenamiento físico. Tanto con la toma del mando de Altea con la ausencia de su padre al salir a combatir emergidos hasta la toma del trono como regente a la muerte del mismo había mostrado ser un gran líder, su país en prosperidad y recientes nuevas tierra ganadas bajo su bandera mostraban aquello, sin embargo se las había arreglado haciendo uso de su habilidad para liderar el mostrarse como un guerrero igualmente hábil a ojos desde fuera, incluso desde el mismo campo de batalla pero la realidad era que se apoyaba demasiado en sus caballeros, en su guardia real sobretodo para que le cubriese la espalda y sus costados mientras peleaba y tenía mucho camino por recorrer.

Era muy consciente de ello, en su conquista por territorio Feroxi había comprobado que sus habilidades en el campo de batalla no eran las mejores, que no servía para hacer una pelea uno a uno y si bien había tomado ventaja al aprender a pelear sobre lomos de un caballo seguía sin ser un oponente digno para un emergido en un combate uno a uno. Al regreso al castillo y organizando una gran fiesta para celebrar la toma del territorio del norte y la liberación de su vecino y aliado, Ylisse y como debía ser invitó a toda la nobleza correspondiente, familia real de Ylisse así como sus aliados de Elibe y nombres destacados de la corte de ambas coronas. La visita de su tío era una de las cosas que más le emocionaba y como tal había solicitado que viniese antes para poder pasar algo de tiempo con él.

Emocionado por la fiesta se levantó incluso antes que llegasen las criadas, exigió un desayuno de inmediato y atender cuanto antes cualquier asunto que tuviese en su lista, recibió su correspondencia y dictó rápidamente a su escriba las respuestas que no podían esperar. Abandonó su estudio a media mañana y solicitó que se llevase una invitación a su tío para tomar el té de la media mañana en el jardín. Recordando encuentros de la infancia con su tío vistió de manera cómoda, ropa con la que podía mostrarse aún elegante y pulcro pero las cuales le sentarían bien si decidía salir a explorar un poco antes del almuerzo. recordaba con mucho cariño sus pequeños momentos de diversión en su niñez, cuando en compañía del príncipe Chrom podía simplemente ser un niño, jugar con palos o correr detrás de alguna cabra, actos que si su padre le veía haciendo mínimo le enviaría a su habitación por el resto del día. Igual se mentalizaba, ya no era un niño, era un adulto, y Chrom no era un adolescente, ya era también un adulto. Quería mostrarle cuanto había crecido y todo lo que había logrado. Así que consideró que sería lo mejor esperarlo en la mesa de hierro y vidrio en una de las dos sillas bajo uno de los tantos árboles del jardín trasero. Desde allí podían ver a lo lejos una parte de las áreas de entrenamiento de la guardia real, justo dos caballeros entrenaban dando algo que mirar, el criado esperaba a la llegada del otro regente para traer el té.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Sello Maestro
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
252


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Chrom el Vie Nov 03, 2017 1:37 pm

Las noticias sobre la conquista de Regna Ferox por parte del reino de Altea se habían expandido como si de espuma se tratase. Apenas habían transcurrido unos días cuando llegaron a oídos del príncipe las novedades en el escenario político de Akaneia, favorecedoras por una vez. Tras la caída de Hoshido a manos de los emergidos había aumentado su tensión al sentirse prácticamente rodeado por territorios hostiles o bien neutrales, pero la conquista del país con el que Ylisse compartía su frontera norte por un aliado mejoraba notablemente la situación, así como también su propia liberación. Por fortuna todos los esfuerzos habían conducido a un resultado más que favorable y su pueblo podía volver a respirar en paz.

Llegar a Altea siempre le traía buenos recuerdos del pasado, de aquellos días donde apenas tenía responsabilidades más allá de las lecciones que debía estudiar cada día y entrenar para ser el mejor guerrero de Ylisse; donde sus hermanas y él seguían siendo los jóvenes príncipes del reino, auxiliando a sus progenitores en sus tareas como regentes, pero sin sentir el peso sobre sus hombros en la totalidad; cuando podían visitar a sus familiares sin miedo de encontrarse sus tierras asediadas por emergidos. Extrañaba esos días más de lo que podía llegar a imaginar, pero durante un tiempo sería como regresar a aquellos momentos de disfrute y tranquilidad, donde el recreo ocuparía gran parte de sus horas. El viaje en barco le regalaba tiempo suficiente para poder pensar en todas las posibilidades una vez llegase junto a su anfitrión. La fiesta ocuparía gran parte de los últimos días de su estadía en Altea, pero por fortuna podía disfrutar de unos días más en compañía de su joven sobrino.

Descansando en una de las múltiples habitaciones de invitados, acomodada a la perfección y a su gusto, recibió una invitación del joven príncipe. Sonrió para sí mismo, deseoso de comprobar cuánto había crecido y cambiado Marth desde la última vez que habían tenido la ocasión de verse, años atrás. Agradeció a la sirvienta por su buen y diligente trabajo y se dispuso a vestir con sus ropajes normales en lugar de unos más formales. Por normal general prefería presentarse como capitán del ejército y líder de los Custodios más que como príncipe, de la misma forma que prevería la espada a la palabra. Sabía utilizarla, había realizado tratos y alianzas con anterioridad, pero ello no significaba que fuera de su agrado. Prefería dejarle la parte política a Emmeryn, como Venerable, y él dedicarse a defender la paz que, nuevamente, reinaba en Ylisse. Se puso en marcha tras acomodar su espada, fiel compañera sobre la que depositaba toda su confianza. En el campo de batalla nada como un buen arma y un buen amigo.

Llegó a los jardines traseros en cuestión de minutos, pues recordaba el camino hasta el lugar. En ocasiones anteriores allí habían tenido lugar fiestas de verano y comidas, favorecidas por la privacidad del lugar así como por su bello paisaje. A lo lejos ya podía ver la silueta del joven peliazul, así que se apresuró, no quería que esperase más de lo debido –Parece que hace una buena mañana para poder desayunar al aire libre, ¿no crees? –Le miró fijamente a los ojos con una sonrisa de medio lado en el rostro, observando cómo el niño que conocía se había convertido en todo un hombre –El tiempo vuela, pero es bueno verte de nuevo –Prefería no utilizar un tono formal cuando estaba en confianza o en familia, como era el caso. Siempre habían tenido una buena relación y sería descortés, desde su perspectiva, si ahora empezaba a tratarle de forma diferente, porque aunque ahora ambos tuvieran nuevas y difíciles cargas sobre ellos, seguían siendo los mismos. Esperaba que el menor tuviera los mismos pensamientos, aunque quizás quisiera cierto reconocimiento por la gran empresa que había culminado con éxito recientemente. Le extendió la mano una vez se hubo sentado como único signo de saludo formal, entre iguales, mientras contenía una nueva sonrisa que trataba de expandirse sin su permiso.

Se fijó en los campos de entrenamiento que se extendían ante sus ojos, donde dos guardias ponían a prueba el manejo de la espada. Miró de reojo a su sobrino, mientras señalaba con la cabeza a ambos soldados –¿Los conoces? ¿Quién crees que ganará? –Iba a ser interesante observar el estilo de lucha de nuevo. Ahora tenía más capacidades para aprender tácticas y movimientos que pudieran resultar de utilizar durante sus batallas, así que prestaba atención al entretenimiento que gratamente tenía frente a sus ojos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
754


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Marth el Lun Nov 27, 2017 11:10 pm

Hacía mucho que no veía a su tío y por un momento comenzó a sentirse algo nervioso al respecto, había hecho muchas cosas por Altea y había tomado decisiones muy pesadas que habían traído consecuencias en sus tierras y posiblemente a su aliado, como la conquista de Regna Ferox o los tratados comerciales con Nohr. Temía que Chrom fuese a recriminarle algo al respecto, que le exigiera explicaciones o hasta le llamase profano por hacer tratos con un reino de Grima. Absorto en sus pensamientos miraba fijamente a los caballeros entrenando mientras le llenaban una taza de té y ponía un cubo de azúcar dentro, la cucharilla apenas haciendo sonido al rozar las paredes de la taza en un movimiento quedo.

El saludo del hombre mayor le hizo alzar su mirada y al encontrarse con una sonrisa se relajó un tanto, el trato informal fue como quitarle una tonelada de peso de sus hombros, enseguida respondió la sonrisa, se levantó para recibirle haciendo una ligera inclinación por más que el otro no lo hubiese hecho, tenía demasiado arraigados sus modales raíz de una crianza sumamente estricta, se sentó casi enseguida. Imitó el trato más informal de su tío con agrado, recordando cuando era menor y aquello parecía más una travesura que una comodidad, pues su padre no le había permitido dirigirse a otro noble de esa manera, ni siquiera a su familia - Efectivamente, el clima está ideal para estar fuera. Espero que hayas tenido un viaje agradable y hayas despertado bien. - extendió su mano para estrecharla, un agarre no demasiado firme pero al menos seguro - Me alegra tanto poder contar con tu compañía, temía que estuvieras muy ocupado. - hizo un gesto con su mano al sirviente que se quedaba a una distancia prudente, este se acercó y sirvió una taza de té al recién llegado y le dejó a disposición tanto azúcar como leche y miel. Desde la platería hasta la porcelana era ostentosamente delicada e inecesariamente costosa, tanto las cucharillas como los pequeños tenedores para los postres eran de plata y por su mango en la punta se veía el escudo detallado de Altea, el resto del mango hasta la mitad estaba cubierto por un entramado decorativo, así también de trabajados estaba la porcelana, tanto la tetera, como las tazas, los platillos y los pocillos de azúcar y leche estaban pintados a mano, con paisajes en los más grandes donde se veían lagos y valles con pegasos en los cielos y uno bebiendo en el cuerpo de agua, en las tazas y en los platillos nuevamente estaba presente el escudo del país así como decoraciones con plumas y más pegasos.

El príncipe bebió un trago de su té y se quedó con la taza entre sus manos, apenas humeante - A uno lo conozco, el de cabello rojo es uno de mis caballeros reales, mi más cercano y hombre de confianza, es un guerrero de temer. El otro solo sé que es un escudero que está entrenando para mejorar. Debido a la actividad creciente del ejército se han reclutado muchas más personas, mis caballeros han adoptado más de un escudero para entrenar a parte del que ya tenían. Mi caballero ha tomado a tres bajo su brazo, es muy fuerte y dedicado, nunca conocí hombre más fiel a su patria... claro, obviando a la propia familia real. Pero es único y no me gustaría perderlo. Es bastante obvio quien ganaría si fuese una pelea real. - un poco sobreprotector y quizás demasiado apegado a uno de sus guardias. Se acomodó un poco en la silla carraspeando para desviar un poco el tema - ¿Cómo está todo en Ylisse? Asumo que con la paz estará mucho más tranquilo en la capital y el mercado volvió a ser lo que era antes. - bajó su mirada a la taza un poco preocupado - ¿Han tenido problemas con Plegia? - bajó mucho la voz, siendo casi un susurro cargado de preocupación y culpabilidad.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Sello Maestro
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
252


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Chrom el Miér Dic 06, 2017 10:36 pm

Podía haber comenzado aquella conversación con temas que no eran del agrado de ninguno de los dos, o por lo menos se imaginaba que no eran demasiado plato de buen gusto. Por una parte, la conquista de Regna Ferox, el país que se encontraba pegando en la frontera Norte con Ylisse había traído como consecuencia de innumerables hordas de emergidos se desplazaran hasta su propio reino, buscando un nuevo cobijo al haber sido expulsados de donde se hallaban. Había tenido que emplear grandes esfuerzos en erradicar la plaga tan ingente y que se había extendido como la espuma así como recursos, tanto armas como humanos. Afortunadamente, Naga les había sonreído y con el transcurso de las semanas habían logrado que su territorio quedara prácticamente limpio de la plaga gracias al esfuerzo invertido. Tampoco estaba de acuerdo con las políticas expansionistas que estaban llevando a cabo no solo Altea, sino otros reinos, en especial su vecino Nohr. A su parecer, para preservar la paz era necesario atender sus propios asuntos, pero no los de terceros países, a quienes se debería ayudar en lugar de doblegar, aunque podían existir excepciones de vez en cuando especialmente si se encontraban bajo el yugo de los emergidos.

Por otra parte, los tratados comerciales con Nohr lo dejaban en una posición intermedia y seguramente de desventaja. En cuanto a minerales y metales no había duda sobre quién contaba con mayor materias primas, pero un intercambio que beneficiara a Nohr podía ser contraproducente. No era un experto en comercio, tampoco conocía en detalle y profundamente a los otros reinos, así que supuso que Altea tendría una razón de peso para realizar semejante trato.

No tenía intenciones, o no por el momento, de estar allí para tratar temas que podían ser ligeramente espinosos, sino para congratular al menor por las habilidades que había demostrado y ofrecerle su apoyo en caso de ser necesario. Esbozó una sonrisa al observar la inclinación del príncipe, sentándose en la silla contigua –No he podido estar más cómodo, casi se sentía como estar en casa –El viaje había sido un poco más largo de lo esperado, intentando alejarse lo más posible de las aguas territoriales de Plegia y descartando el paso por Regna Ferox, que alargaría en varios días el trayecto. Agradeció con un gesto de la cabeza la taza de té al sirviente que la dejó en la mesa mientras se echaba un par de azucarillos. Lissa le estaba contagiando  el gusto por lo excesivamente dulce, eso iba a ser un problema –Habría intentado conseguir tiempo para venir, sabes que de no haber estado tan ocupado por culpa de la plaga de emergidos que azotaba Ylisse habría venido mucho antes, como solíamos hacer –Suspiró para probar el té, el cual poseía unos toques de sabor diferentes a los que acostumbraba a disfrutar en su reino.

Le daban cierta envidia los dos soldados, en ese momento. Observó al caballero pelirrojo, que contaba con clara superioridad sobre el joven escudero. Hacía muchos años ya desde que él había estado en aquella misma posición, así que le resultó curioso observar la torpeza de unos gestos que antaño habían caracterizado los suyos propios –Si es tu mejor hombre entonces es afortunado, pronto contarás con otro gran soldado entre tus filas, que es siempre de agradecer, ¿sueles supervisar los entrenamientos de los más jóvenes o prefieres dejárselo a personas de confianza? –No había percibido nada fuera de lugar. La pregunta podía tener una respuesta completamente diferente dependiendo del territorio donde la cuestionara. Ylisse no tenía un ejército especialmente grande, y confiaba especialmente en la capacidad de los Custodios para hacer frente a las amenazas más serias. De esta manera él si podía encargarse de los jóvenes con talento que conseguían un exclusivo hueco entre las filas de sus hombres y mujeres de confianza.

Comentar sobre la situación actual de Ylisse siempre conseguía mejorarle el humor. Estaba especialmente orgulloso de cómo su tierra había luchado para ello, ajeno a cualquier tipo de ardid que se hubiera producido –¡Exacto! Ver la capital de nuevo poblada y tranquila y el mercado bullicioso es la mejor de las recompensas, esos emergidos habrán vuelto por donde habían venido, los pocos que lograron sobrevivir –dio un sorbo más largo a su té, todavía lo suficientemente caliente como para casi quemar el cielo del paladar –Los asuntos con Plegia son más… extraños –No pudo sino fruncir el ceño al escuchar hablar del reino vecino, y enemigo –He observado más movimiento de lo común en sus fronteras, sin embargo no hemos tenido ningún percance con ellos, no lo comprendo –Se cruzó de brazos, intentando hacer memoria, pero no había ningún acto de notoria importancia que hubiese perturbado la tan esperada paz en la tierra sagrada –¿Es que ha ocurrido algo en Altea? –Tenía la sensación que si había propuesto el tema, era por un motivo en específico, esperaba que esos necios leales a Grima no estuvieran dando problemas de nuevo.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
754


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] A noble lineage [Privado Chrom]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.