Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Entrar en razon (Privado Saabirah)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Gaius el Lun Nov 02, 2015 6:04 pm

Gaius empujaba la pesada carretilla por las vacías calles de la ciudad. Gruesas gotas de sudor le corrían por la frente. Estaba tan cansado que las piernas le pesaban al punto que le estaba costando cada paso. Había empezado a trabajar temprano hoy, y todavía le quedaba un largo tramo por hacer. Ah…esta iba a ser una de esas noches….
Finalmente llegó al almacén abandonado. Había tenido que dar una vuelta más larga para asegurarse de cruzarse con la menor cantidad de gente posible, pero había logrado llegar sin que nadie lo detuviera. Si tenia suerte, podría descansar un rato antes que comenzara la segunda parte de su trabajo.
Con cuidado, abrió una de las pesadas hojas de la puerta. aquella parte del muelle llevaba años abandonada, o eso le habían contado los locatarios. A pesar de eso, fue muy cuidadoso de no llamar la atención al entrar. Una vez adentro, después de haber trancado el viejo portón, se pudo sacar de encima esa vieja y raída capa marrón. Su disfraz esa noche había sido de viejo mercader transportando una carreta de heno. Sacudiéndose los restos de hierba de sus ropas habituales, se sentó en una vieja viga caída en el recinto. Dio una fuerte bocanada da aire y se acostó completamente sobre la viga. Le pesaba todo el cuerpo. Nunca más haría un trabajo así solo. Ya estaba muy viejo para estas cosas.
Mentalmente empezó a recapitular todas las acciones del día. Había tenido que esperar en ese frío callejón por horas. Había tenido que seguir a su “ cliente” por varias cuadras. Le había tenido que obligar a beber esa pócima que le había vendido un viejo tuerto en el mercado. Ni siquiera estaba seguro si una a funcionar, si no, cuanto iba a durar…. El bandido exhaló largamente. Si, había sido uno de esos días. Pero así era su negocio. Y a veces así era la única forma de hacer las cosas. “Todo por el gremio” se repetía mentalmente una y otra vez. Habían trabajos más simples y otros, como este, que lo hacían pensar en cosas que normalmente le generaban dolor de cabeza.
Un súbito movimiento alertó al cansado bandido que se enderezó de golpe. Aunque se relajó al ver que solo era su carromato de heno que había comenzado a sacudirse. Suspiro. El viejo tuerto le había vendido un buen producto después te todo, aunque hubiera agradecido que durara un poco más.
Se levanto y caminó tranquilamente hacia el carromato, el cual se sacudía más y más. Con total calma, retiró las primeras capas de heno, hasta que quedó descubierto su verdadero contenido. Tendida sobre un colchón de paja, atada y amordazada, con una capucha cubriéndole la cabeza, se retorcía su “cliente”. La nueva adquisición del gremio, una joven y prometedora hechicera.
Encendió primero una lámpara de aceite. Con cuidado, lentamente retiró la capucha sobre el rostro de la joven. Cuando sus ojos se encontraron, el bandido le dedicó una tierna y dulce sonrisa
-Buenas noches, linda. Bienvenida a la jauría gris- dijo al mismo tiempo que le retiraba la mordaza.


Última edición por Gaius el Mar Nov 10, 2015 5:39 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 02, 2015 6:35 pm

La pelirrosa había tenido un día mucho más ajetreado de lo que jamás hubiese podido imaginar. Y no había sido por voluntad propia, en absoluto, sino que había sido víctima de un acto vandálico del que sólamente sería consciente en el momento en que despertase de su profundo letargo, aparentemente causado por el embriagador efecto de las drogas.

Había partido confiada hacia su destino, esa tarde tenía que hacer unos recados y repasaba mentalmente las lecciones de magia que su padrastro -quien todos daban por hecho que era su padre biológico- le había impartido aquella misma mañana. Lo consideraba un proceso mecánico y ausente de peligros pero se equivocaba por completo. En el momento en que se desvió por una de las callejuelas, de aquellas no del todo transitadas, había sido abordada de algún modo por el individuo que le había dado el bálsamo adormecedor. Totalmente inesperado, sabiendo que no era conocida por su carácter sencillo o su inofensividad, todo lo opuesto.

Sorprendida, despertó y no podía ver nada a su alrededor. Comprobó que podía respirar perfectamente y rozó con la cabeza el material que la rodeaba, gracias a lo que supo que no estaba enterrada bajo tierra. Debía de tratarse de un secuestro, de tráfico de personas. Pero estaba sola, no escuchaba ni sentía la energía vital de nadie a su lado. Era incapaz de ver. Trató de forcejear con las sogas que apresaban sus brazos, encontrando escasa dificultad para liberarse. Pensó en usar su magia para romper la cuerda pero se hallaba en circunstancias complicadas. Nerviosa pero conteniendo sus emociones, pegó un fuerte tirón con sus manos que provocó un terrible crujido en el vehículo de madera que la portaba pero sí liberó su brazo derecho. Su mente se llenó de palabras malsonantes y apenas podía pensar otra cosa. Decidió disimular, al escuchar unos sutiles pasos en dirección hacia su persona, fingiendo estar completamente atada y guardando su ás en la manga para cuando pudiese necesitar darle una sorpresita al secuestrador. No había desenmarañado las cuerdas alrededor de su brazo, las había dejado para aparentar estar completamente presa. Esa persona se acercó, apartó el heno de encima del carro y se encontraría pronto con la mirada furiosa ambarina de Saabirah clavada en él. Procedió entonces a devolverle el don de la vista, apartando una capucha de su rostro. Ella respiró una bocanada de aire y fulminó con la mirada al individuo quien, valiente cretino, osaba sonreír.

-Un gremio en el que carecéis totalmente de hospitalidad, si esto es a lo que llamáis bienvenida... -le espetó, con brusquedad, mientras suspiraba agresivamente y rodaba los ojos. -Desconozco lo que queréis de mi, pero te recomiendo que me sueltes. -le miró, mientras bajaba el mentón, todavía algo aturdida por los estupefaccientes, pero lista para tratar de estrangularlo a la primera de cambio.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Gaius el Mar Nov 03, 2015 4:35 pm

-Bueno, bueno, linda. No frunzas tanto el cejo, te vas a arrugar. - Dijo Gaius tratando inútilmente de calmar los ánimos de la muchacha.
-Puedo ofrecerte algo? Agua? Cerveza?... Pero creo que lo que realmente quieres es una explicación, verdad?-
Acomodó una banqueta enfrente al carromato y con cuidado, desato los pies de la muchacha.
-Bueno, verás, pertenezco a un gremio de mercenarios. Nos llamamos “el gremio de los ladrones” pero no creas que todos sus miembros son ladrones- Dijo terminando de soltar las piernas para que la muchacha se pudiera sentar mejor.
-Bueno… yo si soy uno, pero no soy la totalidad del grupo- Dijo al tiempo que se rascaba atrás de la oreja.
-Jum… por dónde empezar….- Gaius se había sentado enfrente al carromato, ahora los dos podían estar sentados a la par. Frente a frente.
-Bueno, antes que nada, perdón. Sé que fue un poco rudo traerte así hasta aquí. Y si cuando te suelto las manos, me das un puñetazo, estaría perfectamente justificado. – Dijo, y luego comenzó a reírse solo.-
-Pero bueno… me voy por las ramas. Debo explicarte porque esas aquí. Y porque nos vamos esta noche a Begnion. Eh….-
El confundido ladrón comenzó a rascarse la cabeza.
-Bien! Empecemos por el trabajo. El gremio necesitaba un mago. Empecé a preguntar por la ciudad, y fue ahí cuando di contigo. Como veras, no soy muy bueno con las palabras, así que decidí simplemente tomarte y probar suerte. Te necesito para completar una misión, mañana salimos al sur a primera hora. Como es un trabajo para mi organización, necesito afiliarte. Por lo que puedes tomar todo esto como un complejo rito de iniciación. Eres una hechicera, verdad? A ti te deberían gustar los ritos, no? Asi que de nada- Dijo poniendo los brazos en jarra y sacando pecho.
-Ejem, bueno el trabajo. No es nada difícil… O por lo menos para ti no debería serlo. Sabes leer magia verdad? Todos ustedes siempre están cargando esos pesados libros… supongo que los saben leer.-
-En fin! La cuestión seria entrar a una antigua biblioteca en esa ciudad. El cliente quiere uno de los poderosos libros de magia que hay ahí, pero como te podrás imaginar, yo no sabría identificar cual es. Es ahí donde te necesito. Yo puedo meterte dentro y sacarte sin problemas. Es mi especialidad. Yo te dejo adentro, y tu sacas el libro.
-Si en el proceso, quieres llevarte algún otro objeto…es decisión tuya.-
Quedó pensativo un rato, tratando de recordar si faltaba algún otro detalle.
-El dinero! Claro! Este mago está dispuesto a darnos cien piezas de oro a cada uno por dicho libro. Eh? Que dices? No suena mal para solo un golpe, no?-
Algo en la cabeza del bribón seguía diciendo que faltaba un detalle más… algo se le escapaba.
-AH! No me había presentado! Soy Gaius!- Dijo al tiempo que te extendía la mano.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Invitado el Mar Nov 03, 2015 7:20 pm

Tratando de apaciguar a la joven, el secuestrador le ofrecía palabras joviales y posibles refrigerios. Ella enarcó una ceja, anonadada, pues no esperaba en absoluto que fuese a tratarla mínimamente bien. Pese a ello, tras lo acontecido, no pensaba beber ningún líquido que proveniese del probable embaucador, quien era el principal responsable de adormecerla a base de brevajes. Le observó con recelo, asintiendo con la cabeza a su oferta de explicarle las circunstancias en que se hallaban.

-"Un ladrón que roba personas, como que me voy a fiar... Seguro que este pretende robarme las bragas y algo más por las buenas, por eso es amable." -pensó, para sí, convencida de que intentaba camelarla y de que sí que estaba interesado en propasarse con ella o, en su defecto, traficar con su vida. Aún así, agradeció con un gesto de cabeza que le desatase las piernas y las retrajo hacia su propio cuerpo, doblándolas. -¿Puñetazo? Descuida, es improbable que eso ocurra, no es lo suficientemente contundente como para escarmentarte. -respondió, con naturalidad, como si no acabase de soltar una auténtica bastada a su interlocutor. Se relajó un poco al ver que comprendía lo erróneo de sus maneras, pero seguía manteniendo una actitud prudente.

Esbozó una mueca de desagrado al oír que iba a tener que realizar un acto marginal en Begnion. Nadie la reconocería, gracias a su nueva identidad, pero estaba segura de que sentiría náuseas al volver a pisar el ambiente capitalista que le permitió morirse de hambre en las calles durante su infancia. Guardó silencio, no obstante, reservada, no era algo que le gustase compartir, ni siquiera su maestro lo sabía. Pero algo hizo que abrirse su boca de par en par. -No esperes que me vuelva una de vosotros. Cumplo con esto y me dejáis en libertad, ya os habré auxiliado. No tendré el menor problema en encontrar dicho libro pero no quiero tener que ver con la marginalidad en que estáis sumidos. -respondió, llena de razón y siendo plenamente sincera. ¿Dónde se había visto que los magos de provecho se dedicasen a ser rateros? En ninguna santa parte. Pues eso.

-Dinero, ¿eh? He de reconocer que no me vendría nada mal. Asumo que tú no le haces ascos. Muy bien, seamos un equipo por esta vez. -y se levantó hacia la mano extendida del pelinaranja, quien no le había desatado más que las piernas, y le dio una sorpresa al ver que su extremidad derecha se hallaba en total libertad. El no pedir ayuda lo tomó como una demostración de que podría haber vuelto la situación en contra del ladrón, de haber querido, o haber creado problemas por seguro. -Saabirah, maga de rayo. -le estrechó la mano, para luego descender de un salto de la cama del carromato, apoyando su peso en su compañero, a quien se quedó mirando con tez relajada pero expectante.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Gaius el Miér Nov 04, 2015 4:05 pm

Gaius estrechó gustoso la mano de la joven. “Bien, bien. Hay un par de detalles a pulir, pero viene bien encaminada la cosa”.
-Me permites?- dijo señalando las ataduras de las manos, y lentamente comenzó a desatarle las muñequeas. “Valla, que nudo más endeble he hecho” se dijo mientras terminaba de desatarla y comenzaba a doblar la soga.
Exhalo y miro airoso a la joven. Todo estaba saliendo bien. Sacó su viejo mapa de sus saquillos, extendiéndolo en la vieja viga. Si bien Gaius no sabía ni leer ni escribir, se había marcado claramente el trayecto que debían hacer hasta la capital del reino vecino. Señalando el que ya sabía era el “punto de salida”, continuó su explicación.
-Saldremos esta misma noche. Así nos aseguraremos de llegar a la capital en poco tiempo. Es de vital importancia que salgamos ahora mismo, o no llegaremos antes del equinoccio de verano. Esa biblioteca hace un gran festival durante esa fecha, por lo que la seguridad será triplicará.-
Se quedó pensativo un breve momento. La muchacha tendría todo para viajar? Necesitaría recoger algo de su casa? Él, acostumbrado a siempre estar listo para cualquier cosa, acostumbraba a llevar todas sus pertenencias consigo, pero ella? Sería un grave problema si así fuera. Si bien venía cooperando estupendamente, no podía confiar que no la delatara con los guardias de la ciudad no bien pusieran un pie en la calle. “Jum… que dilema”.
-Tu necesitas algo para el camino?- dijo levantando una ceja interrogante.
Pero antes que la joven pudiera responder, Gaius recordó que había olvidado algo importante.
-Ah! Espera! Olvide darte algo.- Y extrajo de sus ropas una pequeña moneda de oro, a la cual previamente le había limado el logo de su ciudad natal Ylisse, y se la dio a la joven.
-No la vallas a gastar! No es ese tipo de monedas. Jejeje- rio solo
-Piensa en ella como en una llave, si? Te abrirá un sinnúmero de puertas en los caminos.- dijo dando una guiñada.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Invitado el Miér Nov 04, 2015 8:57 pm

La pelirrosa sonrió levemente cuando el ladrón se ofreció a desatarle las manos y se giró para facilitarle la operación. Jamás le hubiese prestado sus costados a nadie que acabase de conocer, pero él parecía muy interesado en contar con su ayuda como para estropear el bello arco de neutralidad que durante su encuentro se había construído. No estaban para jueguecitos y ambos lo sabían, o eso era lo que ella consideraba.

Nada más hallarse libre, estiró ambas manos, olvidando por completo los modales y disfrutando de la comodidad en todas las posiciones articulares posibles, incluso llegando a explotar el aire que se había concentrado en los huecos de sus huesos. El estruendo no había sido salientable sino de baja intensidad. Respiró hondo y ya se encontraba lista para prestarle toda su atención, parecía haber un elaborado plan para el asalto de aquella noche. Suerte que la muchacha adoraba fastidiar a los ricos, por lo que su moral al respecto podría considerarse laxa.

Clavó sus ojos en el mapa con gran concentración, memorizando la ruta que iban a seguir. Conocía gran parte del camino debido a recuerdos de infancia, por lo menos, recordaba la zona de Begnion a la que acudiría. -Sí, comprendo. ¿Y en tu gremio no están de moda las monturas o algo así? ...En fin, ya sé, tenemos que pasar desapercibidos pero la pereza es inmensa... Bueno, no me quejo más. Vamos allá, antes de que la seguridad aumente y los planes se echen a perder. -rodó los ojos, sabiendo que tenían un largo camino por delante y que no le quedaba más remedio que tomárselo con optimismo para que le fuese mas leve, tales eran los mecanismos defensivos de la mente para atenuar los procesos tediosos. Aunque la pelirrosa no destacaba por sus aptitudes físicas y tendría que hacer alguna paradita.

-¿A-algo? -preguntó, anonadada, justo antes de darse cuenta de que iba desarmada a un lugar peligroso. Revisó el bolsillo interno de su capa, que solía ir muy bien camuflado, y se sintió algo más aliviada al ver que contaba con el bebedizo curativo que solía llevar consigo. No obstante, algo faltaba para que su equipamiento fuese el adecuado. -Gaius, yo llevaba un tomo de Trueno cuando me trajiste aquí, ¿es posible que lo hayas puesto cerca de mi localización en la carreta? -preguntó, poniéndose un poco nerviosa ante la perspectiva de verse indefensa en un edificio importante, vigilado, al que iba a desvalijar.

Éste le tendió una especie de moneda lisa, algo muy inusual en una época en que toda suerte de monarcas trataban de insertar un molde de su faz en el dinero. Perdió de vista el tema y se quedó mirándola entre sus dos manos, asombrada, para luego escuchar la explicación. -¿Cómo dices? ¿Que esto es una llave? ¿Dónde se supone que debo insertarla? Oh...¿Quieres decir que es una llave maestra, o algo de similar naturaleza? Tenía entendido que con llevar a un ladrón era más que suficiente para allanar por doquier. -expuso, alterada por la curiosidad que le causaba aquel extraño misterio. Observó el guiño de ojo que le dedicó el pelinaranja y su intriga aumentó de golpe, era incapaz de concebir que el capitalismo de Begnion les llevase a construír llaves de forma monetaria. Algo le parecía extraño y quería desentrañar el enigma, aunque era posible que fuese otra de las sorpresitas de aquel día.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Gaius el Jue Nov 05, 2015 4:48 pm

Gaius forzaba una sonrisa nerviosa cada vez que la muchacha hablaba del gremio y de como no se uniria a él. “Ya habrá tiempo para explicarle, ya lo habrá” se decía mentalmente. “La acabas de secuestrar, es normal que se resista y nos rechace. Ya se calmará y le podré decir que ya es miembro”.
Tomo una fuerte bocanada de aire y exhalo suavemente y despacio.
Con la misma sonrisa tonta en el rostro, le siguió respondiendo a la muchacha.
-Jejeje, Me temo que los caballos son un lujo no alcanzado por la mayoría de nosotros todavía- respondió.

-Oh! Nonononono! No es …. Ese tipo de llave. Es más como un… eh….- El bandido lamentaba no ser tan ducho con las palabras. Porque le tocaba a él explicar algo tan complejo como el emblema del gremio de los ladrones, sin anunciarlo como tal.
-Eh… Solo digamos que si estas con hambre y sin dinero, con solo mostrar esta moneda a un tabernero, este te dará comida y alojamiento esa noche.- Dijo continuando con esa estúpida sonrisa en los labios. Lo tenso y nervioso de la situación le hacía difícil deshacerse de ella.
-Esa es una de las “puertas” que puede abrir.-Se aplaudió internamente por tan soberbia y resumida explicaron. “Bien! Bien! Estas haciéndolo bien”, se felicitaba.
-Puede que una bella dama como tú, nunca haya sabido lo que es el hambre.- continuó.
-Pero yo mismo, al crecer en las calles, encuentro muy valioso siempre poder contar con un techo y un plato caliente. Pero bueno, como he dicho, ese es solo uno de sus usos! Tiene más! Muchos más!- Dijo tratando de dar misticismo con sus manos. A los magos les gustaban los misterios, las intrigas y secretos. En ese sentido eran parecidos a los ladrones. Por eso creía que sabría llevar el interés de la joven a conservar a buen recado tal objeto.

Abrió repentinamente los ojos cuando la muchacha pregunto por su libro. Pestañó un par de veces.
-Libro? Qué libro?-
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 05, 2015 7:43 pm

Parecía que las quejas de Saabirah habían incomodado a su interlocutor, quien mantenía una sonrisa afable pero que denotaba tensión mientras le explicaba un montón de cosas. Hacía tiempo que no recibía información interesante de alquien que no fuese su maestro y encontró refrescante el provecho que ocasionaba. El primer dato que había atesorado de su respuesta era el hecho de que aquel gremio no poseía un gran presupuesto, no les alcanzaba la economía para usar monturas. No obstante, aquella "llave" servía para que ciertos contactos, aparentemente aleatorios, tuviesen en cuenta sus necesidades. Descubrió en aquella contradicción la ventaja que paliaba sus defectos monetarios.

-Una red secreta... -dedujo, contemplando el brillo que desprendía la moneda y viéndolo como un objeto valioso. Había llegado a la conclusión correcta y era del todo provechosa. No quería perder la llave -identificador de ser miembro del colectivo privilegiado por esta red- y decidió guardarla en un sitio seguro. Sin el menor rastro de decoro, elevó la parte superior de la tela que componía su top y dejó entrever su escote, insertó la moneda en la parte baja de su canalillo con la otra mano y acomodó el ropaje sin que dejase ningún bulto ajeno a sus senos. El ladrón remató su explicación con una frase ingeniosa y digna de elogio, ante lo que tuvo que contener una sonrisa, quedando a medias. -Lo tendré en cuenta. -asintió con la cabeza, mirando unos instantes hacia el suelo, pensativa.

Aunque metió la pata inmediatamente después, al tomarla como si no le hubiese faltado de nada en la vida. Se quedó cabizbaja, escuchando su discurso sobre su vida de relativa pobreza. No hizo alusión ni ningún comentario sino que esbozó una mueca de conformismo ante el misterio que le exponía de los múltiples usos de aquella llavecita tan misteriosa que ahora se encontraba entre los pechos de la pelirrosa. Se acercó mucho a él, mirándole fijamente a los ojos y apenas dejándole espacio vital. -No soy una señorita remilgada, todo lo contrario. Ya que has compartido un secreto conmigo y tenemos muchos otros, te confieso que he sido mendiga en el país al que nos dirigimos durante toda mi infancia. Eres el único que lo sabe, así que, si se propaga y alguien más se entera... Te mataré. Confío en tu confidencialidad. -y esbozó una sonrisa forzada de oreja a oreja. Su dedo índice rozó la nariz del pelinaranja con una suave y leve caricia, tanto como señal de falsa alegría como de intimidación física. Ninguna otra persona lo sabía, pero él era un igual en ese sentido.

-Olvídalo, ya robaré algún libro de hechicería allí. -dijo, ya que era a lo que iban a aquel lugar. Qué menos que reponer aquello que habían extraviado, a ésos ricachones les salía el dinero por las orejas como si incubasen huevos de oro. Pero, cuando se dio cuenta de la actitud que estaba tomando, se dio una sonora palmada en toda la frente. -...Vaya. Ugh, estoy empezando a hablar como haría uno de vosotros, démonos prisa antes de que sea permanente. Te sigo, Gaius. -le dijo, mientras se sacudía la capa y se colocaba en posición de avance, justo a su lado, para seguirle e ir tras él. Cuanto antes comenzasen, antes terminarían aquella misión forzosa a medias.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Gaius el Vie Nov 06, 2015 6:19 pm

A Gaius se le iluminaron los ojos cuando la delicada muchacha se acercó a él y lanzo su mortal amenaza. La fría sonrisa que le dedico, junto con los delicados bucles que le caían por los costados de la cabeza, hicieron que el bandido se ruborizara.
Toda esa situación era como mágica para él. La bella y, en apariencia, delicada muchacha le estaba confiando uno de sus más grandes secretos. Lo acababa de conocer, y ya se estaba abriendo ante él, tal demostración de confianza no hizo más que conmover al bandido. Había tenido suerte en reclutar a tan capaz miembro para el gremio? O había sido el destino que había pedido que sus caminos se cruzaran? Gaius cerró los ojos y agradeció mentalmente a su diosa por permitirle conocer a tan cautivante mujer.
Esa mujer estaba demostrando tener todo lo que él siempre había admirado: auto confianza, talento, valor, ego y un pasado humilde y tortuoso. Gaius se sentía encantado por ella. Lo habría embrujado de alguna forma sin que el bandido se percatara? Si era así, no le importaba en lo más mínimo.
Tomo las manos de la muchacha entre las suyas y suavemente las beso.
-Descuida linda, tu secreto está a salvo conmigo.
Soltó suavemente las manos de la joven pero nunca de mirarla a esos lindos ojos color miel que recién ahora notaba. Embobado con el bailar de sus rosados bucles la vio recorrer la habitación recogiendo sus cosas y preparándose para el viaje.
Cuando mencionó con desprecio parecer “uno de vosotros” no pudo evitar soltar una risita tonta. Gaius no sabía que le estaba pasando, pero de pronto quería saber todo de esa persona. Tenia la necesidad de tocarla, abrazarla… besarla? No! Se dijo cinchando de sus propias riendas. Debía controlarse. Ella era ahora un miembro del gremio, y se iban a encaminar en una peligrosa misión juntos. Debía mantener la mente fría y serena. Pero ciertamente la idea de pasar varios días en el camino junto a ella, resultaban más motivadores ahora.
Con una tonta sonrisa en los labios, el bandido se puso su pesado equipaje al hombro.
Varios días los separaban de ese viejo almacén y la biblioteca. Y el ladrón sentía que iba a disfrutar cada uno de ellos.

Caminaron casi toda la noche siguiendo el trayecto marcado en el mapa. Cuando estaba por amanecer, Gaius invitó a la joven con un desayuno de provisiones al costado de la ruta. Aprovecharía la ocasión para averiguar más de esta enigmática y adorable mujer.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Invitado el Vie Nov 06, 2015 7:49 pm

Pese a haber pactado de mutuo acuerdo la utilidad de la muchacha con respecto a la misión, ella sentía que él estaba siendo demasiado amable con alguien que sólamente era una herramienta, que iba a utilizar igual que cuando le negó la posibilidad de decisión al raptarla. Él le caía bien pero no podía fiarse tan fácilmente, había algo extraño en su forma de actuar desde que le dijo aquel secreto. Incluso le había besado la mano. Era obvio que aquellos arrebatos de caballerosidad no le disgustaban en lo más mínimo, lo que le preocupaban eran las posibles intenciones ocultas del pelinaranja.

Decidió fiarse porque ella también conocía aspectos privados de él que era poco favorable revelar. Poseía una garantía que le hacía poder relajarse mínimamente a su lado como no lo hacía con el resto y eso era un punto a favor de que se diese a conocer tal y como ella era, incluso si se trataba de un ladrón. Éste se pasó gran parte del trayecto con una sonrisa en la faz, supuso que para procurarle un viaje agradable, y ella se la correspondió la mayor parte de las veces. Pese a que la noche había sido agotadora y machacante, poseían esa íntima y agradable atmósfera para hacer la caminata más reconfortable.

Cuando llegó el amanecer, el cambio de temperatura comenzó a afectar a la flaca muchacha, que se cubrió al completo con la capa a modo de manta como si fuese un rollito y siguió caminando un poco. Por suerte, ya era la hora de descansar y ambos se pararon a desayunar. Estaba invitada, lo que siempre era una alegría. Se sentaron a un lateral de la ruta a tomar un respiro. Ella, todavía envuelta en la tela blanca y con toda la inocencia del mundo, se recostó sobre el hombro de Gaius. -Jo, hay que ver el sueño que tengo. Vaya que estás en buena forma para aguantar el ritmo. -comentaba, mientras ahogaba los bostezos que le iban asaltando. Cerró los ojos durante un par de segundos en que le usó como almohada, al menos hasta que se dio cuenta de que se dormía y cabeceó, nerviosa. Se percató de que la ingesta de nutrientes podría hacer que espabilase un poco. -¿Esto es el desayuno? Vaya, gracias, es muy amable por tu parte. -preguntó, al contemplar una selección de alimentos que, aparentemente, habían sido transportados por él. Le hubiese gustado fijarse mejor pero su adormilamiento era muy poderoso.

-Bueno, ¿y hay algo más que se pueda saber de ti o es todo sumamente secreto? Lo respetaría, de ser así, pero me gustaría conocerte, ya que vamos a ser compañeros. -pidió, en un tono amable pero insistente de voz, mas procurando no llegar a ser cargante. Dejó la petición en el aire y que el respondiese lo que gustase compartir. -¿Y sobre el gremio? Prometo no decir nada a nadie, soy una mujer de palabra. -y en esta pregunta clavó sus ojos en los suyos, ávidos de información y esperando poder encasillar por fin en un perfil psicológico concreto a ese individuo en quien confiaba hasta cierto punto pero que le hacía sentir una inquietud imposible de comprender.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Gaius el Sáb Nov 07, 2015 8:42 pm

El bandido sintió mariposas en el estómago cuando la muchacha se permitió apoyarse sobre él. Tuvo que levantar la cabeza y mirar hacia otro lado para disimular que estaba ruborizado.  Que era lo que le había encantado tanto de esa hechicera? Su belleza? Su prepotencia! El hecho que compartieran un pasado humilde. El bandido empezaba a cuestionar seriamente si no lo hubieran hechizado.
Cuando la muchacha elogio su fuerza, Gaius no pudo evitar hinchar el pecho de orgullo. Pero la verdad era que él debía estar más cansado que la muchacha. Había estado trabajando desde temprano esa noche. Ahora parecía que había pasado hace mucho tiempo, pero esa misma noche la acababa de secuestrar. Y el hecho de cargarla dormida por la ciudad, ya habían dejado cansado al bandido.
Esa frase le resonó en la mente, “yo secuestre a esta mujer esta noche”. Por primera vez en la vida, sentía una sensación de cansancio y pesadez que no eran físicas. Ya no pudo contemplar a la muchacha. La había secuestrado. La había atacado en un oscuro callejo, adormecido, maniatado, y anotado en una asociación la cual la muchacha nunca había escuchado nombrar antes. La estaba arrastrando a una peligrosa misión, de la cual no podía garantizar que la traería de regreso, y no la había dejado despedirse de su familia. Se le hizo un nudo en el estómago. Que era esta nueva sensación? Era lo que le habían nombrado antes como culpa?.
La muchacha seguía hablando animosamente. Preguntándole más sobre él, más sobre el gremio. Todo con una dispuesta y agradable actitud, disfrutando una comida apoyada sobre él. No se sintió merecedor de tanta confianza y amabilidad.
Lentamente poso su brazo sobre su hombro y la trajo ligeramente hacia él.
-Descansa. – Le susurro suavemente.
-Quieres saber sobre mí? Solo soy poseedor de un único gran secreto, y te lo he dicho no bien nos conocimos.- El tono del bandido era triste. Ahora le costaba hablar con ella. No se sentía digno. Pero a pesar de ello, aun asi sentía la necesidad de su proximidad.
-Después mi vida no ha sido la gran cosa. Mis padres murieron y quedé solo en las calles. Al principio solo podía mendigar y manotear comida de las mesas del mercado. Pero luego fui apadrinado por el gremio. Ellos me ayudaron a sobrevivir y a ser quien soy hoy. No es elegante, no es refinado. Pero bueno… - Dijo levantando ligeramente los hombros. –Es lo que me gano por nacer del lado equivocado del portón del castillo. –
Trato de mirar hacia otro lado. Esto de la culpa era nuevo para el ladrón. Si bien no quería separarse de ella, le costaba mirarla a la cara.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 07, 2015 10:13 pm

La pelirrosa estaba comiendo apoyada en Gaius, dando bocados sin preocuparse por el sabor y con el objetivo de ingerir nutrientes. Estaba rico pero ya se sabía que, aunque no lo hubiese estado, a buen hambre no hay pan duro. Esa era una frase que ambos habían conocido muy bien durante un tipo de infancia que parecían poseer en común. Como si comprendiese también su agotamiento, le pasó el brazo por el hombro y la trajo hacia sí, diciéndole que descansase. Ella cerró los ojos, calmada e inhaló el aroma de su cuerpo al pegar el rostro a su torso. -"Huele... Muy bien. Como a hogar". -pensó, algo más calmada, mientras respiraba hondo. Pero luego abrió los ojos de golpe, de par en par. -"Espera, espera, espera...¿Qué acaba de pasar? ¿Yo acabo de pensar eso? Será el cansancio. Sí, exacto, con sueño se hacen muchas tonterías. No le dés importancia, sabes que serás una de esas magas solteronas que morirán entre calderos gigantes de pociones y mascotas extrañas. Eso es." -se dijo a sí misma, aunque no era precisamente la perspectiva más alentadora del mundo, pues era lo que siempre había pensado, que había nacido sola y moriría sola. No quería renunciar a las barreras que había erigido ella misma ante su ser y toda instrusión era rechazada a base de excusas, incluso si era que alguien empezaba a gustarle. Tenía miedo de la pérdida y eso no le dejaba ganar nada. Pero, a pesar de todo, no podía decirse que ella se comprendiese tan bien como en tal exposición sino que se engañaba a sí misma contínuamente.

Sin dejar el cómodo lugar a su lado, remolona, escuchó su relato. Se sintió algo mal, de repente, como si hubiese cometido un acto erróneo al preguntar. Para colmo, él no le dirigía la mirada y eso le hacía sentir que estaba enfadado. Nunca le había ocurrido, ¿cómo iba a desempeñar una misión con un compañero que se sintiese molesto con ella? Se sentía insegura de repente y le hubiese gustado rehacer su última acción, pero no poseía tal capacidad ni sabía cómo enmendar su equivocación.

-Lo entiendo, yo he pasado por lo mismo. La diferencia es que en tu caso han sido los del gremio y en el mío ha sido un hechicero. Esa es la diferencia entre nuestras vidas. -expuso, asombrada por la paradoja que suponía ser secuestrada por alguien que era tan similar a ella. Estaba al borde del Síndrome de Estocolmo, se llevaba demasiado bien con él como para ser desagradable. -Entonces, eso quiere decir que eres un miembro veterano. Debes de conocer a todo el mundo y han de ser gente agradable, si te han brindado su ayuda. -reconoció, impresionada por ver que alguien tan influyente como para poseer una red secreta tan confidencial y bien estructurada se preocupaba en lo más mínimo por un huérfano cualquiera, agradable a la vista y con un cabello llamativo, pero uno más de la calle.

-Oye Gaius, ¿he dicho o hecho algo malo? Estás tan distante de repente, que no sé qué pensar. Si te caigo mal o si te he ofendido, prefiero que me lo digas. A veces soy un poco pesada. Pero no me arrepiento de nada, que lo sepas. Yo actúo como me siento. Así que di la verdad tú también. -atajó el tema de la forma más basta que jamás a nadie se le pudo haber ocurrido pero, como ella había afirmado, totalmente de corazón. Se acordó de todos esos años en que estuvo sola, repudiada por todos, y la posibilidad de que el ladrón la viese como a una herramienta petarda que no se callaba ni para respirar le parecía cada vez más plausible. Aún protegida por su brazo, no obstante, se encogía ligeramente sobre sí misma y dejaba que su media melena rosa cubriese sus facciones inseguras. No haber dormido y el cansancio le hacían estar algo más extraña de lo normal. Muchas emociones encontradas que ya daba por perdidas.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Gaius el Lun Nov 09, 2015 5:09 pm

El bandido sonrió al escuchar por primera vez a la muchacha halando positivamente del gremio.Estaría por fin contentando la idea de entrar

-Pues sí, es a lo que se dedica. Durante años hemos apadrinado a todos los niños sin hogar y les hemos dado sentido a su vida. No creas que todos son como yo, mi gusto por la “cerrajería” es mi casa excepcional. Muchos de ellos han terminado siendo dueños de tabernas, otros se han dedicado a la agricultura, y los más diestros con la espada casi siempre terminan siendo mercenarios. Pero todos siempre recordamos que pertenecemos a la misma jauría. Por eso buscamos abrir nuestras fronteras, llegar a más lugares. Porque sabemos que hay miles de niños en las calles que no tienen la suerte que tuve yo. Y que no siempre aparecerá un alma bondadosa como la de tu maestro.-

Suspiro. Hacía tiempo que no pensaba en cosas tan profundas Por lo general su mente siempre estaba abocada a cosas más triviales como seguir chismeríos, buscar objetos brillantes y ver en qué tienda vendía los mejores dulces. Su pasado no se le hacía tan traumático como parecía ser el de su compañera. Pero si entendía la importancia de su labor, y porque era tan importante que la jauría creciera cada vez más.

Cuando la joven empezó a notar tu relativa distancia, Gaius se ruborizó y trato de esconder su rostro de ella. Incluso llegó a cubrírselo con la mano. La culpa crecía más y más. Como podía permitirse estar y mostrarse tan cercano a ella, después de lo que le había hecho.

-N-no no has hecho nada malo…- Dijo mientras seguía esquivando su mirada. El color de su rostro empezó a tornar cada vez más rojo.

-Soy yo justamente el que se ha portado mal… Y ahora no sé qué hacer…-

Viendo que la muchacha tenia la vista hacia el otro lado, el bandido aprovecho para apoyar la frente sobre el hombro de la joven. Sintió el perfume de sus rosados cabellos.

Ahí, en esa posición se quedó. Sintiéndose el hombre más insignificante y pequeño del mundo.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 09, 2015 7:48 pm

Nunca había pensado en su maestro de forma tan bonita como él elogiaba la labor del gremio. Casi podía percibir en sus ojos la emoción que sentía al ver que un proyecto así seguía a flote. Aquello le hizo pensar que no eran gente tan diferente a ella, sobretodo sabiendo que se pasaba la vida ayudando a los mendigos -especialmente a los más jóvenes. Su padrastro había hecho lo mismo por ella cuando había irrumpido en su casa sin siquiera haber pedido permiso y no vio en ella a una pequeña delincuente sino a una pobre chiquilla pasando necesidad, había sido como un ser celestial para ella y no podía sentir más gratitud ahora que Gaius le había mostrado una forma madura de enfocar el asunto. Ambas historias tenían algo de bonito.

Tras su arrebato de sinceridad, él se había cubierto la mano con el rostro y trataba de evitar el contacto visual, como si fuese cierto que hubiese hecho algo malo. Pero nada más lejos de la realidad, ya que era él quien se sentía culpable por haberla secuestrado tan abruptamente. Refugió su rostro avergonzado en el hombro de Saab, cuya sorpresa por no haber sido despreciada la había paralizado por unos instantes. Decidió abordar el tema ya con mayor respeto hacia sus emociones, pues se había precipitado con su falta de tacto.

-¿Sabes? Una vez leí un libro muy interesante que hablaba de un concepto oriental llamado karma, que vendría a ser una energía que proyectamos, tanto cuando actuamos de mala o buena fe, y que luego nos devuelve lo que hemos entregado. -expuso, mientras llevaba una mano hacia su hombro y se lo acariciaba, tratando de reconfortarle. -Resulta que, si has hecho algo malo, no tienes más que enmendarlo y el karma te absolverá. Es genial, lo sé. Pues yo funciono como ese karma, así que aún estás a tiempo de compensarme. -le dijo, en tono de voz animoso, esperando que su desánimo disminuyese en un porcentaje aceptable. No tenía nada en su contra pero comprendía que había veces en que la mente castigaba a las personas que no creían haber hecho lo correcto. Le había pasado.

-No tengo nada en tu contra, ni albergo rencor hacia tus actos, me resultas agradable. Y tenemos secretos profundos. ¡Eso debe de indicar que somos amigos! Hagámoslo oficial. -y le expuso su mano libre, sabedora de que los amigos muchas veces se daban las manos en señal de confianza y respeto, de apoyo. Si eran amigos, se cubrirían las espaldas y se perdonarían las faltas, o así era en el mundo interior de un ser con el puro corazón de Saabirah, que creía en la bondad innata de las personas que poseían la voluntad de ejercerla. No desconfiaba salvo por precaución y él se había mostrado fiable.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Gaius el Mar Nov 10, 2015 5:48 pm

El bandido se animó a levantar la cabeza del hombro de la muchacha y la miro a los ojos. Estaban demasiado próximos, mantenerle la mirada desde tan cerca hizo que se pusiera como un tomate casi en el acto. Aparto la mirada rápidamente, mientras respiraba hondo para apagar el color de sus cachetes.

Karma, que concepto más delicioso. El hecho que le estuviera ofreciendo redimirse, la convertía en una persona de una luz infinita. Si, así la veía a ella. Como una especie de ser de luz. Que había crecido en su mismo ambiente, pero que se había logrado moldear de mejor manera. Más pura que él. Se forzó a calmarse. Claramente nunca llegaría a poder aspirara a una persona así. Pero el mero hecho de estar en su presencia, lo hacían querer ser una mejor persona. Y si quería ser una mejor persona, debía empezar por la honestidad, no?

Tomó aire y aceptó la mano que le ofrecían.

-Bueno, me parece bien. Y si ese concepto de Karma que dices… es aplicable. Me gustaría contarte un poco más sobre la moneda esa que te he dado.- dijo mientras se apartaba un poco de la muchacha para poder que lo viera y comprendiera mejor.

-Es el emblema de nuestro grupo: Jauría gris. Cada vez que quieras presentarte como un miembro de nosotros, muéstrala discretamente. Un externo, solo verá una moneda gastada. Pero los miembros sabemos bien que significa. -Dijo siempre con una cálida sonrisa en los labios.

-Y si, dije nuestro. Del tipo “tú y yo”. Veras, este tipo de misiones son exclusivas para miembros del gremio. Por lo que no bien te…- Dio una pausa y bajo la cabeza. Otra vez le dolía verla a los ojos.

-Te.. te secuestre… pase tu descripción al gremio como una nueva integrante.-
Se quedó ahí, muy quietito, esperando la reacción o el castigo de su compañera.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Invitado el Miér Nov 11, 2015 9:47 am

Se congratuló al ver que él aceptaba su mano, contenta por lo que parecía un feliz desenlace. Sin embargo, era inusual en ella tanto contacto físico, incluso saliendo de lo más profundo de su alma, por lo que sus mejillas se sonrosaron ligeramente, así como sus pupilas anaranjadas se dilataron al ver ante sí a alguien hacia quien sentía una especie de afecto que no alcanzaba a describir.

Pero entonces fue cuando se dio cuenta de que él se alejaba de repente en actitud, de nuevo, esquiva. Le miró en actitud interrogante, ladeando la cabeza. ¿Qué sucedería ahora? Parecía ser que había algo más que contar antes de dejar la conciencia en paz, algo referente a la moneda limada que había obtenido de sus manos no mucho tiempo ha.

-Te escucho. -afirmó, siendo todo lo agradable que pudo para instarle a soltarlo, fuera lo que fuese, algo de lo que se arrepentiría próximamente. El rostro del pelinaranja mostraba gran consternación a la hora de tratar el asunto, lo que le hacía sentir un mal presentimiento acerca del mismo. Suspiró suavemente, mientras escuchaba cosas aparentemente normales como el significado del emblema que habían tratado anteriormente. Ahora conocía el nombre de su gremio y... Que ella pertenecía al mismo también. Sus ojos se abrieron de par en par y se puso roja de furia, agarrándole por las solapas de la camisa.

-¿¿Cómo te atreves?? ¿No podías pedirme opinión? Ahora seguro que ni es reversible y ni siquiera sé lo que implica ser parte del gremio. ¡Pero si yo tenía pensadas otras afiliaciones! -le soltó, mirando hacia el suelo mientras apretaba la mandíbula, casi rechinándole los dientes de la tensión. Estaba al borde de perder los papeles, creyendo que su vida como maga honorable tocaba a su fin para siempre por culpa de estar condenada a la marginalidad. -Esto no es real, esto no está pasando, esto es todo un malentendido o una broma. -entró en negación, mientras echaba a caminar por el alrededor, dando vueltas sobre sí misma. Estaba tremendamente nerviosa.

Entonces fue cuando resopló y se sentó en una roca cercana, con la frente apoyada sobre las palmas de la mano. -Bueno, he decidido perdonarte, y yo siempre mantengo mi palabra. Siento haberme excedido. -le dijo, mientras ponía una expresión atribulada y hablaba con poca potencia de voz. Se avergonzaba por haber perdido los papeles pero ese imprevisto era una de esas cosas a las que ella no sabía enfrentarse y le hacía sentirse como un punto diminuto del universo. Se autoabrazó durante unos segundos.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Gaius el Dom Nov 15, 2015 8:43 pm

Cuando la muchacha lo tomó por la solapa el bandido cerró los ojos pensando que por fin llegaría el golpe que tanto se merecía. Mas la enojada hechicera  lo soltó y comenzó a dar vueltas caminando y refunfuñando molesta. Incrédulo de su propia suerte, el bandido solo la pudo observar ir y venir por el claro. El bandido se sentía diminuto, pro su culpa la pobre muchacha estaba sufriendo todos estos inconvenientes.
Cuando la joven finalmente se sentó, el bandido gateó hasta ella, dando su mejor cara de cachorro.
-Hey! No creas que es en fin del mundo. Quizá no seamos el grupo más honesto, pero nos cuidamos mucho entre nosotros, sabes? Tenemos un dicho: en una jauría, nadie caza solo. Siempre podrás contar con alguno de nosotros – el bandido tomó un segundo para replantearse la frase que acababa de decir – bah, casi siempre-. Añadió con una sonrisa torpe.
-No por estar en este grupo serás marcada o excluida de nada. El gremio tampoco te cortará las alas, podrás seguir creciendo! Solo que ahora tendrás amigos. Miles de amigos alrededor del mundo entero!-
- Así que animo-
agregó y abrazó suavemente a la muchacha.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
.
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Invitado el Dom Nov 15, 2015 8:57 pm

Se encontraba en ese momento en que todos sus esquemas se habían roto, ya que no sabía cómo reaccionar a todos aquellos sucesos impredecibles. Sin embargo, tras haberse sentado en actitud depresiva, el ladrón tuvo algo que decir al respecto del gremio que tanto le intimidaba y que pensaba que iba a encadenar su futuro.

-¿Amigos? -se sorprendió, pues nunca había tenido tal cosa. Lo más cercano eran los colegas que surgían cuando se embarcaban en alguna que otra campaña, pues defenderse creaba lazos. Se suponía que con la jauría pasaba algo similar, pero era algo que pensaba investigar largo y tendido al llegar a Begnion. Además, eso adelantaría su llegada a La Guardia, pues parecía que podía seguir con su camino. Lo único que podría ir mal es que no había podido avisar a su padre, pronto lo haría. El destino la quería en la capital.

Sintió el abrazo de Gaius dándole ánimos y entendió que sí que podía contar con él. Reposó unos segundos en la unión hasta sentirse con fuerzas y se levantó. -Bueno, vale, gracias. Vamos. Todavía tenemos algo que hacer. -asintió, mientras retomaban el ritmo de la travesía en rumbo al lugar del robo. Tales eran los términos del acuerdo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Eliwood el Miér Nov 25, 2015 5:21 am

Tema cerrado.

50G a ambos participantes.
Saabirah obtiene una "Moneda de oro lisa" en su inventario.

Ambos obtienen un incremento de +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar en razon (Privado Saabirah)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.