Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Sion el Mar Oct 31, 2017 11:58 am

۰•● Campaña de Conquista en nombre de Durban ●•۰
_____________________________________

Había pedido que acostaran el barco en una zona bastante oculta de Kilvas, allá donde se hubiesen asegurado que los emergidos no merodeasen. Había enviado unos cuantos de sus hombres a vigilar la zona, les pidió que no actuaran, que simplemente avisaran de ver algo sospechoso y, con una confiada sonrisa había dado media vuelta sobre sus propios talones y se había alejado hacia el interior del navío tras pedirle a Daraen que lo acompañara en el interior.

Tenía sus propias sospechas, como por ejemplo... ¿Cómo habría podido ser que aún no se habían dado cuenta de su presencia allí? O... ¿Acaso habían encontrado un pequeño hueco en el campo de vigilancia que tenían los emergidos? ¿Quizás no eran tan inteligentes como habían pretendido serlo desde un principio? Eso no cambiaba que para él fuesen sin lugar a dudas luchadores mucho más oportunos que los humanos, que los mismos magos que confiaban en sus palabras quizás por ser el guardián de la reina más que por lo que había conseguido.

Daraen... Quisiera consultar algo contigo... –Musitó en bajo, suave mientras cerraba la puerta detrás de él. Avanzó unos pasos más hacia la mesa en medio de la habitación pobre iluminada e inspiró. Olor a mar, a madera, a velas, a antigüedad– ¿Qué sabes de los emergidos y su forma de actuar? –Con la misma calma apoyó ambas manos sobre la mesa, se apoyó en ella y la miró fijamente, con un brillo seguro de si mismo, pero al mismo tiempo dispuesto a escuchar consejos.

Estuve pensando... Los emergidos actúan de forma extraña, pero esquematizada... Luchan entre ellos, atacan poblados que consideran enemigos de la bandera que alzan con orgullo... –Se enderezó, se cruzó de brazos y caminó unos pasos a derecha e izquierda– Diría que, aunque no responden a palabras tienen pensamientos propios... ¿Instintos quizás? –Paró, volteó su atención hacia el mapa– Quizás no sean seres sin pensamientos... Conquistaron Phoenicis. Pero no importa tanto ahora. Estamos en Kilvas... Pensaba...–Señaló con un dedo hacia un lugar en concreto del mapa actual del mundo: una de las islas de Kilvas, allí donde ellos estaban ahora.

Hay puntos de vigilia que controlan los barcos que circulan cerca. Logramos encontrar un punto ciego, colarnos en silencio hasta llegar aquí... Pero aquí es donde quisiera escuchar tu opinión –Ensanchó su sonrisa, se inclinó un poco sobre la mesa, hacia la mujer– Mi plan es hacernos pasar por emergidos, atacar desde adentro. De otra forma nos verían y aniquilarían antes de poder acercarnos siquiera un poco... Pero si nos creen sus iguales... Quizás tengamos oportunidad de empezar un ataque sorpresa... –Era jugar sucio, estaba consciente de ello. ¿En qué momento había empezado a jugar de aquella forma para lograr algo? Quizás antes siquiera se lo hubiese planteado, mucho menos propuesto esa idea.

Sonrió de lado, pidiendo perdón con ello– ¿Crees que sería algo demasiado vil? –Había sido reprochado en el momento en que había tomado una espada del suelo, acusado de comportarse de una forma poco digna, que debía de respetar a fin de cuenta el lugar en el que eternamente descansarían incluso sus enemigos. Pero debían conquistar Kilvas por la reina y no veía otra forma hacerlo que eso.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
999


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Invitado el Jue Nov 02, 2017 7:27 am

Días atrás había conocido a Sion en un puerto de Etruria. Ambos habíamos llegado allí por motivos completamente distintos, pero las circunstancias permitieron que forjásemos una buena amistad. Poco después había compartido conmigo la idea de su reina de conquistar Kilvas, arrebatándole un importante punto de contacto y avance a esos mugrientos emergidos. Durante los primeros minutos de la conversación me mostré escéptica, no estaba segura de que fuese una buena idea involucrarme en un asunto tan complicado con países de dos continentes ajenos al mío. Pero terminé accediendo cuando pensé que quizá pudiese mejorar el trato entre Ylisse y Durban.

Ahora me encontraba sufriendo las consecuencias de mis decisiones. Es verdad que sabía donde me metía cuando me había apuntado a esa arriesgada empresa, pero mi determinación flaqueaba cada vez que el horrible olor del mar atravesaba mi sentido del olfato, cada vez más deteriorado. Incliné la cabeza hacia la mesa mientras escuchaba las palabras de mi acompañante, intentaba sobreponerme al mareo mientras prestaba atención para poder razonar una estrategia sin fallos con la que contestar.

- Creo que los emergidos no tienen una conciencia como tal... - Aunque mareada, lograba expulsar con una cierta seguridad las palabras - Más bien, pienso que aún están desarrollándola, y viendo Phoenicis... Creo que ya no les falta mucho para que ocurra. - Estaba exponiendo mis suposiciones sobre ellos, pero ni yo lo había pensado demasiado todavía. Me pondría a investigar más sobre este asunto cuando tuviese un rato libre.

El mago oscuro me explicó su plan con orgullo. Para contemplar las posibilidades de su estrategia debía estar serena, así que me abstraje de todo durante unos segundos, tiempo más que suficiente para una mente ágil como la mía. - ¿Crees que sería algo demasiado vil? - Le escuché decir con lo que parecía una expresión que esperaba un reproche. Nada más lejos, mi opinión disentía sobre la de otros muchos. Le miré con una sonrisa tan torcida como la suya. - Nunca se es demasiado vil en ninguna estrategia cuando tu enemigo, a pesar de tener un poder superior, juega en desigualdad - Le dije olvidándome del mareo y el mal olor.

- Creo que deberíamos contemplar un poco mejor la idea, - le dije volviendo al tema que nos ocupaba - no conocemos los patrones de conducta de esos monstruos. - Mantuve el silencio durante unos segundos antes de proseguir - Por ejemplo, si nos infiltrásemos disfrazados, ¿cómo nos comunicaríamos con ellos? No conocemos sus métodos de mando. - Sentencié finalmente buscando alguna alternativa. - Quizá podamos aplicar tu idea cómo recurso desesperado por si llegásemos a necesitar el camuflaje. - Sopesé un detalle mentalmente y añadí - además tendríamos problemas si empezamos a acabar con ellos cuando estemos rodeados.

Me levanté de la silla y me coloqué frente a el, mirándole a los ojos. - Que alto es el desgraciado - Pensé mientras me sentía derrotada por dentro, cosa que no dejé ver, obviamente. - Quizá deberíamos mandar a los hombres que nos acompañan montar trampas cercanas al barco para acabar con pequeños grupos primero. Después podremos utilizar sus armaduras para camuflar a nuestros hombres, que volverán en lugar del grupo y se repartirán por el interior. - Intentaba confirmar la opinión de Sion en sus ojos mientras hablaba - Y por último podremos efectuar un ataque desde fuera y desde dentro al mismo tiempo.

Orgullosa de la estrategia que había podido desarrollar con la idea de Sion, me acerqué al ventanuco de la habitación, que estaba abierto. Asomé la cabeza para serenarme con el aire libre antes de comenzar la operación. No tardé en arrepentirme. Un inmenso olor a pescado y mar atravesó mis fosas nasales y me devolvió todas las nauseas que había estado ignorando durante el monólogo, de forma concentrada. No pude evitar devolver la cena del día anterior, junto con el desayuno del mismo día. - Definitivamente, ¡odio el mar! - Pensé mientras me rodaban lágrimas por las mejillas.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Sion el Jue Nov 02, 2017 4:04 pm

... –¿Que no habían desarrollado de por si ya una pauta a seguir. La miró con duda, en silencio pensó detenidamente en sus palabras– ¿Están aprendiendo de nosotros? –Si así era el caso, la idea sonaba horrible. Por un instante la sonrisa en sus labios se esfumó, dejando paso a cierto pesar. Tenía sentido, ciertamente no lo podía negar– ¿Como actuaban los primeros emergidos? –Inquirió, más que nada para si mismo que para ella. Se enderezó, cruzándose de brazos y taciturno, pensativo permaneció con la mirada fija en el mapa que tenía en la mesa– ¿Todo empezó hace dos... tres años? –¿Y en tan poco tiempo habían conquistado un país?

Pero dejó de lado sus inquietudes, levantó la mirada hacia la tactician y en silencio escuchó sus consejos. Sería un tonto de no tenerlos en cuenta al fin y al cabo. Monstruos... Eso era acertado de decir– Me atrevería a decir que siguen patrones propios. No parecen comunicarse, en medio de una batalla no lo hacen. Solo actúan, destruyen, matan todo aquél que se encuentra en su camino. Parecen seguir estrategias... Mientras caminemos y finjamos saber que es lo que estamos haciendo, deberíamos poder hacernos pasar por uno de ellos –Era arriesgado, estaba totalmente consciente de ello, pero era la forma más fácil de acabar con todos.

Asintió con un gesto de la cabeza ante las palabras de ella, bajó un poco la mirada y volvió a sonreír con la misma calma de siempre– Sí, estoy de acuerdo. Pediré que preparen trampas, que sean cautelosos y no llamen la atención. Necesitamos sus ropas, no llamar la atención de los demás –Se giró hacia ella–  Pero yo planeo entrar. Mandaré una señal para que los de afuera ataquen también–Se movió, caminó hacia uno de los armarios de madera, consciente de que quizás, como la primera vez que había conocido a la muchacha, esta estaría mareada por el olor de pescado.

No permitiré que los hombres que están bajo mi comando mueran –Abrió un cajón, de él sacó una pequeña bolsita con diferentes frutos secos, algo que en realidad causaba un buen aroma– Daraen –Llamó su atención a la par que volvía a acercarse a ella y la pequeña ventana que usaba. Cubrió la bolsita con un pañuelo limpio y se lo tendió a ella– Esto debería oler mejor –Aconsejó– De todas formas. ¿Vas a acompañarme afuera? –Sonrió de lado, en el fondo, muy en el fondo, cierta burla inocente había en su mirada, principalmente por el poco aguante de ella, aunque no podía culparla.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
999


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Invitado el Jue Nov 02, 2017 6:24 pm

Mareada y con el estómago vacío, seguía apoyada en el ventanuco del camarote. Durante las declaraciones de Sion de unirse a la tropa de ataque infiltrado no había podido hacer otra cosa que asentir para mis adentros. - No me hace gracia arriesgar la vida de nadie Sion, pero son lo suficientemente superiores en número como para representar una auténtica amenaza real en una batalla frontal... - Le miré a los ojos con pena, pero sin duda. El plan tenía que funcionar... No. Estaba segura de que funcionaría. Debía confiar en mi intuición, como ya había hecho otras veces. - Espero que entiendas que no tomo la decisión a la ligera.

Su calmada sonrisa alivió un poco la carga de semejante estrategia sobre mis hombros. Con un compañero así, sentía que podía lograr limpiar aquella zona de la costa del dominio emergido. Sus palabras eran correctas y coherentes, - me pregunto qué educación habrá tenido para conseguir esa seguridad en si mismo -.Pensé para mis adentros, aunque jamás se lo preguntaría. Mientras divagaba me tendió una pequeña bolsa con unos increíblemente aromáticos frutos secos. Odiaba los frutos secos, pero por lo menos tenían mejor olor que el batir de las olas y el pescado fresco...

- De todas formas. ¿Vas a acompañarme afuera? - Dijo quizá con una sonrisa torcida, ya me había acostumbrado a esa sonrisa pícara, hasta había ganado algo de encanto con el uso. - Alguien tendrá que supervisar esas trampas ¿No crees? - Dije intentando meterme un poco con el mago oscuro con el que había entablado amistad mientras abandonábamos el camarote para salir a tierra.

La atmósfera que se respiraba estaba increíblemente cargada de polvo y cenizas. se me hizo extraño, la caída de Kilvas no había sido especialmente reciente, pero el aire mantenía la misma esencia de una guerra normal. Un escalofrío recorrió mi cuerpo imaginando cuán cruenta debía haber sido la batalla real. Observé también el terreno devastado, el lugar idóneo para las trampas debía estar lo suficientemente cerca como para poder actuar en caso de que existiesen complicaciones de algún tipo. Elegí una muy empinada cuesta que conectaba la pequeña playa, en la que se encontraban, con el resto de la isla, que estaba a un nivel más elevado.

- ¿Crees que podríamos utilizar la ventaja de terreno? Yo podría hacer de cebo para intentar despeñarlos por ahí -, señalé el lugar con la mano izquierda, y la mantuve así mientras continuaba mi explicación, - Podríamos preparar una fuerte red y empujarles desde arriba, para cuando viesen la artimaña sería demasiado tarde... Además no podemos permitirnos dañar las armaduras, quizá realmente las necesitemos más que como disfraz. - Bajé la mano y esperé la opinión de mi compañero mientras observaba las expresiones de su semblante.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Sion el Sáb Nov 04, 2017 10:39 am

Lo entiendo, Daraen. Sé que es complicado para ti tanto como lo es para mi y para cualquiera aquí presente,
sin excepción
–Afirmó. Solo por pocos instantes la seriedad volvió a reflejarse en sus facciones, solo para mirarla fijamente, serio, seguro– Daraen... –Empezó, cerró sus labios y negó internamente– No, nada. Lo siento –¿Qué iba a decirle? ¿Lo mismo que alguna vez le dijo a Izaya? ¿Su desagradable intención con respecto a los emergidos? Había recibido una negación una vez, no temía una segunda, pero de todas formas prefirió callarse.

La observó con una ahora divertida sonrisa clavada en los labios. Hizo un ademán para que avanzara ella primero. ¿Cómo se solía decir? "Las damas primero"– Oh, claro. Cuento con tu buena atención –Sonrió abiertamente, siguiéndola pocos pasos por detrás. Dejó el mapa en la mesa, de todas formas no sería un peligro, solo un pequeño detalle, era necesario solo para saber donde encontrar cada cosa. En cambio, una vez ya afuera, escuchando las pisadas de los hombres a un lado y otro, desvió detenidamente su atención hacia un lugar cualquiera.

Siguió poco después a la estratega, apoyándose en el barandal de madera para observar hacia donde estaba señalando la mujer con atención– No me gusta la idea que hagas de carnada... –Admitió, honesto a pesar de todo. Inspiró, echó un poco su cabeza hacia delante, pero observando esta vez hacia el agua que había entre el barco y tierra firme. Era necesario de todas maneras ¿Cierto?– La idea pero me parece acertada. Está bien. Siempre y que me prometas que tendrás cuidado –Se enderezó, miró en dirección a Daraen con seguridad en sus dorados ojos, no iba a permitir que se pusiera en peligro, como tampoco iba a permitir que los demás que estaban bajo su mando lo hicieran.

Yomi –Un muchacho joven, de cabello negro que le llegaban hasta casi los hombros apareció detrás suyo, apresurado como siempre. Sion volteó hacia él y le sonrió– Toma unos hombres y una red lo suficientemente grande para atrapar a varias personas en ella y situala donde Daraen te señalará –Su voz sonó suave, casi como una petición a pesar de ser más bien una orden. El muchacho parpadeó, pero asintió con un gesto de la cabeza y salió corriendo– Yomi. No hagan ruido –El muchacho volteó, notó que sus pisadas eran escandalosas y miró a un lado y otro.

Sí, sí. Sin ruido, sin ruido. Shhhh –Se llevó un dedo a los labios y volvió a dar media vuelta, esta vez caminando a grandes zancadas más silenciosas. Tomó un pasillo, segundos después volvió y fue en la dirección contraria susurrando para si algo que llegó a definir como "una red, una red". Sion soltó una risotada baja y volteó hacia Daraen, ladeando el rostro– No parece alguien confiable, pero lo es, te lo aseguro –Era el tipo de persona que se podía considerar engañara a sus propios aliados con su inocente y patosa personalidad, pero que al final, en más de una ocasión los sacaba de los problemas.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
999


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 04, 2017 2:06 pm

La preocupación de Sion había sido encantadora, pero mis motivos para ser el cebo estaban más orientados al éxito del plan que a la posibilidad de que alguien resultase herido. Por supuesto, la ética impedía que pudiese decir ese tipo de cosas normalmente. Aunque incluso yo dudo a veces que lo único que me mueva sea la racionalidad de ver un plan cumplido. - Estaré bien, aunque no lo creas, soy rápida corriendo -, dije para tranquilizar al mago. Que parecía lo suficientemente conforme como para que no tuviese que fallar ninguna parte del plan. La mayor parte de los planes fallan por las dudas o la incertidumbre.

Mi compañero parecía tener buena relación con sus hombres. Me recordaba a mi relación con el capitán del barco que había utilizado para llegar a Etruria y que me había visto a hacer esperar un poco más en las islas del norte de Durban. Había confianza en los ojos del guardia, aunque nunca sabía muy bien cuantas cosas tenía en la mirada. - Si para ti es confiable, para mi también -, comenté sin darle mucha importancia, - de cualquier manera, todo será horrible si fallamos cualquiera de los dos.

Supervisamos durante dos horas la construcción de la trampa, que se llevaba a cabo sin ninguna clase de contratiempos. Los hombres que trabajaban en ella eran muy capaces, tenía que reconocérselo. Una vez estuvo terminada, comprobé que todas las características que había detallado para la red fuesen correctas y reuní a todos para explicarles con detalle el plan. - Yami, perdona que te pida esto, ¿podrías coger mi equipo de dibujo del camarote? - Pedí al hombre de Sion, si volvía a entrar en ese barco moriría por el mareo.

Una vez equipada con mi equipo de representación gráfica estratega, E.R.G.A. para abreviar, me dispuse a crear un gráfico de la situación para explicar con la mejor claridad posible el plan. - En primer lugar, dividiremos los hombres aquí abajo en dos grupos, que se encargarán de esperar a que los emergidos caigan en la red para cerrarla, tirando de las cuerdas en los extremos superiores de la misma -. Expliqué señalándolo con flechas en la representación como "G-1" y "G-2". - Mientras vosotros esperáis, yo atraeré al grupo de emergidos por el camino. No podrán veros debido a la pendiente y la maleza, no os preocupéis. - Señalé el camino con una "C." y la cuesta con "C.E.". - Los barcos deben taparse en esta zona... - Me quedé sin espacio en el papel, por lo que simplemente señalé con la mano a un punto del mar en el que cualquier visión de los barcos sería nula, debido a los frondosos árboles.

Cuando todos asintieron con la cabeza para dejar claro que entendían el plan, me aparté con Sion para comentarle algo en privado. - Ahora tendríamos que llevar a cabo una misión previa de reconocimiento -, dije en voz baja. - Debemos encontrar un grupo apartado del resto, para poder dar inicio al plan. Aún quedan unas tres horas para el anochecer, tenemos tiempo.
Representación Gráfica de la estrategia:
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Sion el Dom Nov 05, 2017 6:55 am

Se tomó las dos horas en las que Daraen se ocupó de supervisar las trampas como un momento de descanso. Buscó un lugar no demasiado alejado donde pudiese reinar la sombra y simplemente se apoyó contra uno de los árboles allí presentes, se cruzó de brazos y entrecerró sus ojos con suavidad, buscando una calma de la cual no siempre podía gozar, por demasiadas cosas que hacer, por el miedo de ser interrumpido por aquella constante voz que de vez en cuando resonaba en su mente sin perdón. Había pedido a dos de los tripulantes de la nave que estuvieran de guardia por si algo se movía, por cualquier cambio en el ambiente que fuese digno de avisar y él, mientras, solo esperó, con una agradable y calmada sonrisa en los labios, aparentemente atento a lo que se estuviese hablando al frente.

" ¿Deseas salir corriendo?"
""
" Que honesto ¿No?"
"Soy puro de corazón después de todo "
" Hahaha ~ Que divertido"
"¿Es así? "

Cerró sus ojos, lo sabía, no duraría por mucho tiempo aquella calma. Ladeó con suavidad su cabeza hacia un lado y pronto Daraen llegó avisando que el plan estaba listo, que todos se reunieran para hablar de él. Sion se movió, ignoró la voz que seguía susurrando en su cabeza y simplemente se acercó al lugar donde todos se estaban reuniendo, curioso por el bloc de dibujo que Yomi acababa de traer a la mujer.

" ¿Entonces deberíamos parar antes de que tu pureza sea contaminada?"
"¿Parar? Descarta de esa idea "

Agradeció internamente el silencio que se produjo a continuación, permitiéndole prestar atención a las explicaciones de Daraen sobre lo que cada uno haría y, una vez logró ver con claridad aquel dibujo sobre papel, se alejó unos pasos de ellos, aunque solo para poder llevar una mano a sus labios y callar así la suave risa que amenazaba por escapar de sus labios. Risa que al final, al ver a Daraen cerca, no pudo contener. Rió en bajo, divertido y de por si, ya era un logro lograr hacer reír a aquél orgulloso ser– Oh, lo siento, Daraen –Le dio las espaldas, carraspeando para calmar su risa– Serás buena estratega, pero cuando toca dibujar... –Volteó, y a pesar de que ya no estuviese riendo, la diversión se reflejaba en sus ojos.

De vuelta pediré que me dibujes algo, prepárate –Y eso, lejos de sonar como una amenaza, lo hizo con gracia. Efectivamente raptaría a la muchacha para ver lo que sabía dibujar y si sus dibujos eran extraños solo cuando tocaba representar estrategias o la mayor parte del tiempo– Como conejitos, o cosas por el estilo. Pero no te preocupes, seré amable y te acompañaré –Sí, y ahí estaba él, tan arrogante y orgulloso como siempre, totalmente diferente a la amabilidad y calma que mostraba con el resto. Ese era el verdadero Sion. Pero asintió con un gesto de cabeza– Yo me ocuparé de esa parte entonces. Dejaremos a los demás ocuparse de este lugar... –Miró hacia Yomi, asintió y este comenzó a moverse como si ya hubiese entendido lo que el guardia tuviese pensado– ¿Vendrás conmigo de expedición? –Dio media vuelta, guiñándole el ojo por encima del hombro y, con cuidado se dirigió hacia la cuesta empinada, tomando pero el camino entre la maleza de al lado para no toparse con cualquier enemigo en medio del camino.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
999


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 06, 2017 7:58 pm

A pesar de lo orgullosa que me había sentido de mi representación, Sion se había mofado de la misma sin siquiera contenerse un poco. - Olvídate de que dibuje un conejito para ti - Dije indignada, aunque probablemente acabaría haciéndolo. Me paré un momento a mirar el E.R.G.A. . Ahora mismo era un auténtico bulto de materiales para el dibujo, no sería útil si tuviese que pararme a separarlos en medio de un combate para poder representar algo. - Tendré que hacerle algunas modificaciones para optimizar espacio - Pensé mientras Sion insultaba mis dotes artísticas con sus carcajadas.

- Yo me ocuparé de esa parte entonces. Dejaremos a los demás ocuparse de este lugar... - Dijo el mago oscuro encabezando la pequeña excursión que había propuesto, seguido de cerca por Yomi y por mi. La cuesta era realmente empinada, había que prestar auténtica atención al ascenso o al descenso para no caer estrepitosamente en la red. Sonreí para mi, imaginando como lo emergidos caerían en la red poco más tarde. Sion había tenido una buena idea atravesando la maleza. No esperaba emergidos tan cerca de la playa, pero siempre era mejor tomar precauciones.

Una vez arriba aproveché para examinar mi terreno de acción cuando tuviese que atraer a los emergidos hasta la trampa. - Tendré que atraerles y empujarles... - Dije en bajo y miré mi tomo, - quizá pueda usarlo para poner un señuelo -. Avanzaba mecánicamente, simulando en mi cabeza las posibles situaciones que se darían, cuando choqué con la espalda de Sion. - Auch, ¿por qué te par... - Me interrumpí al ver un grupo de ocho emergidos avanzar por el camino que habíamos evitado. Por suerte para mi, que sería el cebo, tan solo uno de ellos era de larga distancia, portando un arco corto; el resto llevaba un conjunto de espadas que parecían estar en buen estado. - No me haría gracia que me cortaran las coletas con eso... - dije en voz baja, lo suficientemente alto para que Sion pudiese oirlo.

- Vamos a seguirles, pero con cuidado - Miré a Yomi, fue instintivo, pero quería asegurarme de que había entendido lo que había dicho. Asintió con la cabeza muy bruscamente tras unos momentos, no parecía muy confiable, pero ya había acordado creer en el con Sion. - Desconfiar tan solo haría que perdiésemos tiempo -, pensé mientras encabezaba la marcha por la maleza tras los futuros rehenes. Su ruta de patrulla fue idéntica durante la hora que estuvimos observándoles, hasta el punto de que me pareció creer haber visto que pisaban siempre los mismos sitios, - parecen marionetas... - Le dije a Sion, - ya tenemos todo lo que necesitamos, volvamos.

Habíamos logrado volver sin atisbo de peligro, parecía que no nos habían seguido. Estimaba que podían quedar apenas unos cuarenta minutos hasta que anocheciese y diese inicio al plan. - Necesito una plancha metálica, la más fina que haya -, dije a los soldados presentes, que no tardaron en movilizarse, eran eficientes. Seleccioné una entre cuatro distintas en tamaño y grosor que habían traído, eligiendo una de aproximadamente treinta centímetros de largo y ancho y menos de un dedo de gordura.

- !Empieza la operación! - Dije alzando la voz al conjunto de hombres que había allí, - preparaos, estimo que llegarán aquí en treinta minutos -. Me acerqué a Sion, - Si llegase a pasarme algo... - Empecé a decir, pero cambié de idea al ver el rostro del mago. - Nada, solo no mates a tus hombres -, acabe diciendo para reírme un poco de él. No quería preocuparle, además, no tenía ninguna alternativa que proponer en caso de que llegase a suceder lo que decía. Me di la vuelta y agarré la plancha de metal que había elegido momentos atrás, preparada para emprender el ascenso de la cuesta.

- Como pesa este pedazo de hojalata... - Pensé lamentándome, no del más que seguro peligro de la misión, sino de haber tenido que ser yo la que subiese la pesada lámina de metal por aquella absurdamente empinada cuesta. Una vez arriba la clavé, con toda la fuerza que pude reunir, junto a la maleza de un lateral de la cuesta, donde no era visible. Dejándola allí, caminé por el sendero que antes habíamos evitado, esperando encontrarme de frente con el grupo de emergidos en algún momento.

Tras haber caminado lo suficiente como para creerme demasiado cerca de su campamento, decidí sentarme a esperar su llegada. - Quizá no sigan patrullando... - Deseché ese pensamiento con un movimiento brusco de la cabeza, - son como marionetas, seguro que siguen haciéndolo... Tan sólo habré llegado demasiado pronto -, dije mientras me sentaba a esperar. Pasaron lo que calculé como diez minutos, aproximadamente, hasta que el primero de ellos asomó en la lejanía. Lo que al principio solo era su cabeza, por la pendiente, fue transformándose en una silueta completa rodeada de otras siete. Tenían un paso rápido y decidido, por lo que yo debía darme prisa en realizar mi siguiente jugada.

Me levanté y empecé a pegar pequeños saltitos mientras agitaba las manos sobre la cabeza, lo que en una ocasión normal podría hasta haber resultado gracioso, pero esta no era una situación normal. No confiaba en mi altura para que aquellas abominaciones se percatasen de mi presencia. No pasó ni un minuto hasta que el cabecilla desenfundó su espada y me apuntó con ella. Interpreté el gesto como que empezaba la persecución, así que giré sobre mi misma y emprendí la carrera de vuelta a la cuesta.

- Oh, señor de las galletas saladas, ¡que no me alcancen esas flechas aladas! - Bromeaba a gritos con la esperanza de que el arquero emergido no tuviese buena puntería. Lágrima de velocidad rodaban salían despedidas del rabillo de ambos ojos mientras ganaba distancia con todas mis fuerza al séquito que me perseguía. Dejandoles atrás me escondí en la maleza contraria a la que escondía la plancha de metal y esperé a que llegasen. No pasó mucho tiempo hasta que el grupo alcanzó el límite de la cuesta. Se hizo el completo silencio al tiempo que los emergidos frenaban bruscamente buscándome con sus penetrantes ojos rojos. - Elwind -, susurré utilizando mi grimorio para lanzar una pequeña ráfaga de aire concentrada al metal que había al otro lado del camino, provocando un sonoro "Clonc". Los emergidos se sobresaltaron, acercándose más al borde. - Ha sido un placer chicos -, dije mientras me situaba tras ellos, cortándoles la retirada. - ¡Elwind! -, grité esta vez, lanzando una corriente lo suficientemente fuerte, que logró hacer que perdiesen el equilibrio y cayesen.

Gritos ininteligibles comenzaron a sonar abajo, haciéndome entender, erróneamente, que la trampa había funcionado. Me acerqué al límite de la cuesta para ver mejor el resultado del plan, pero no fue alivio lo que me invadió, sino una fuerte sensación de sudor frío. Un emergido, presumíblemente el cabecilla, había logrado frenar la caída clavando la espada en la tierra. Para cuando pude reaccionar ya había recuperado el equilibrio y acortado toda la distancia que nos separaba. Había guardado el tomo verde y no tenía tiempo para volver a sacarlo de su funda. Estaba muy cerca, no podía escapar, tanto que notaba su aliento en la cara.

- Vaya... Estoy muerta -, pensé en ese momento.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Sion el Mar Nov 07, 2017 4:24 pm

Era una situación compleja y simplemente tenía que admitirlo. Quizás premeditar tanto las cosas no iba a servir de mucho, pero al menos, habrían sabido que habían hecho lo que podían para que las cosas saliesen tal y como planeadas de antemano. Estaba acostumbrado, moverse de aquella forma, pensar más de lo debido en lo que pudiera o no hacer para asegurar una victoria, sin tener que poner en peligro a sus hombres.

Pero al final sucedía que simplemente habían demasiados factores de los previstos, como en aquella ocasión. Si bien dejó a Daraen actuar, avisando a Yomi de apresurarse en ir y advertir, en silencio, siempre en silencio, que el plan estaba empezando a moverse, él prefirió permanecer atento por cualquier cambio que pudiese surgir. Agachado entre los arbustos vio a la muchacha salir corriendo, seguida por el pequeño grupo de emergidos. En cualquier otra situación eso habría podido ser divertido, no en esa pero.

Se percató de que probablemente otro pequeño grupo estaba por acercarse al lugar en el que podrían ver a los demás y a la muchacha correr, así que prefirió actuar. La idea no era, después de todo, atrapar a más de los que pudiesen manejar. Aprovechó el pequeño instante en el que los seres se iban acercando para abrir el libro oscuro que llevaba entre manos y buscar una página con ojos fijos en ellas.

Rozó a penas con sus dedos las palabras escritas en un idioma que no podía entender, pero sí leer y en un final, las palabras comenzaron a susurrar, quedas, de sus labios. Su mano se extendió un poco al frente, pero su vista no se levantó. Invocó la magia, le pidió, le ordenó que tomara otra forma de la ya conocida, que fuese más metódica, bajo su completo orden.

Al frente, donde la magia se concentraba, una oscura silueta fue tomando forma, silueta que se comenzó a mover en dirección opuesta a Daraen, como una solitaria sombra llamando la atención de aquellos que eran sus enemigos. Sostuvo la magia hasta que se perdió entre unos arbustos, seguida por el otro pequeño grupo de emergidos. Con algo de suerte seguirían buscando y no volverían atrás.

Cerró el libro, relajando sus hombros y salió de su escondite en silencio, considerando que había sido tiempo suficiente como para que Daraen lograse su propio cometido. Se dirigió con curiosidad al lugar y, quedó helado directamente ante lo que estaba viendo. Un emergido con arma en mano a punto de acabar con aquella que se había convertido, queriéndolo o no, en una amiga suya.

¡Daraen! ¡A un lado! –Ordenó, impulsivo. Abrió el tomo sin mirar, avanzó a grandes pasos al frente y en cuestión de segundos invocó un nuevo hechizo quién como una manta se apoderó del lugar ante cada susurro que daba, que como una maldición de terror se expandió como miasma desde su propio centro, cubriendolo todo.

Entre hechizo maldijo por sus adentros. Nunca había sido su intención realizar tal hechizo en aquél preciso lugar, de esa forma. Restaron pocos pasos antes de llegar a ellos y, a pesar de saber lo que probablemente causara en humana y ser oscuro, avanzó sin temor, a diferencia del emergido, quién tambaleante, asustado iba retrocediendo– Lo siento –Admitió, la tomó por los hombros y la atrajo hacia si, haciéndola retroceder.

Rompió el hechizo, dejó que el miedo se disipara como una suave brisa de primavera y aún apoyando una mano sobre el hombro de la mujer, volvió a dejar que las páginas de su tomo se moviesen por voluntad propia, probablemente por la propia magia que rodeaba su cuerpo como una energía de color violácea, oscura. Susurró unas palabras y las espadas que su magia solían tomar forma aparecieron a sus espaldas.

Fueron lanzadas contra el enemigo que estaba por recuperarse y, sin rozar la armadura, apuñaló el pecho del ser oscuro, corroyendo sus carnes, dejando ver la sangre bajar por su brazo. Se movió hacia atrás y cayó en la trampa también mientras las espadas oscuras desaparecían, al igual que la oscuridad que lo rodeaba. Entonces y solo entonces retrocedió un paso, soltándola. Sonrió de lado– Y así, el caballero oscuro salva a la dama en apuros ¿Eh? –Sonrió de lado y, apoyando una mano en su pecho realizó una teatral reverencia hacia ella.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
999


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 08, 2017 2:07 pm

¡Daraen! ¡A un lado! - Había gritado Sion detrás de mi, haciendo que volviese a la realidad en el momento justo para reaccionar al inminente ataque del emergido, rotando sobre mi misma hacia un lado y esquivando el tajo vertical de la abominación. Me había salvado por los pelos, nunca mejor dicho, pues mis coletas habían logrado salir indemnes por milímetros. - Si por algún motivo hubiesen sido dañadas, se habría desatado una ira equivalente a la de un dios oscur... -. Mis pensamientos se interrumpieron ante la repentina sensación de una muerte inminente, pero distinta de la que había sentido frente al emergido instantes atrás, era más artificial, como una fobia a algo invisible, algo que no estaba allí. Paralizado mi cuerpo, mi mente todavía procesaba la información fríamente. - ¿No será...? - Pensé mientras hacía un esfuerzo por mirar al mago oscuro, que avanzaba con pasos decididos hacia nosotros al tiempo que sostenía su grimorio abierto en una mano. - Es cosa tuya, ¿verdad? ¿No te parece un conjuro un poco injusto? - Dije intentando mantener el sentido del humor, sorprendida por lo mucho que me temblaba el cuerpo a pesar de no poder moverlo.


La cara de mi amigo, en cambio, no parecía tener ganas de bromas en ese momento. Quizá utilizar aquel recurso jamás hubiese sido su intención y se acababa de ver forzado por mi culpa. Su mirada estaba fija en el tambaleante emergido, que retrocedía hacia la cuesta temblequeando. Las manos del mago tiraron de mi con gentileza, apartándome de cualquier posible peligro. - Lo siento -. Dijo con un tono de voz quizá algo arrepentido, a pesar de que no había motivos reales para estarlo. Volvió a mirar seriamente al emergido que momentos antes amenazaba con finalizar mi vida y cesó el conjuro. Pude tomar una bocanada de aire libremente mientras veía como Sion lanzaba una serie de espadas negras como la sombra hacia el emergido, que recuperaba la compostura. El ser cayó junto con los otros siete a la trampa, con la diferencia de que el ya estaba muerto mientras caía.


 Volvieron a escucharse gritos abajo, esta vez si eran entendibles: "¡Tirad de las cuerdas! ¡Que no se muevan!". - El plan ha funcionado -, murmuré para mi mientras me acercaba al borde a contemplar el resultado, - no podría haberlo hecho sin Sion -, por supuesto esto último no lo dije en alto. Me di media vuelta justo a tiempo para ver como el hombre recuperaba su aspecto habitual, regodeándose de su intervención con su típica sonrisa torcida. Esta escena hizo que el cansancio acumulado explotase, llevándome a estado desconsiderado y quizá algo sádico. - Podías haber llegado un poco antes, ¿sabes? - Comencé a meterme con él, - realmente pensé que no llegarías a tiempo, mago siniestro -. Me acerqué al mago con cara de enfado y, cuando estaba a tan solo un palmo de el, me estiré para darle un beso en la mejilla. - Supongo que por esta vez te daré las gracias -, dije con una amplia sonrisa, que se deshizo un momento, al recordar que no podrían bajar con la trampa ocupando todo el espacio de la cuesta, para volverse incluso más amplia, aunque siniestra.


Tiré del mago hacia el borde del precipicio y saqué mi grimorio de su funda, - Nunca había probado esto... - comencé riéndome, - pero estaremos bien... Quizá -. Dije mientras lanzaba al mago junto conmigo al vacío desde una distancia de cinco o seis metros de altura. Señalé hacia el suelo con la mano que tenía libre e invoqué fuertes rachas de viento para frenar la caída. Quedamos flotando a un palmo del suelo cuando el hechizo hizo efecto, justo a tiempo. - Bueno, seguimos vivos -, guardé el grimorio, - supongo que podemos dar la prueba por válida -. Miré al mago buscando algún atisbo de miedo en su rostro antes de seguir hablando, - Todo esto me ha dejado exhausta, ¿Te importaría ir a rematar a esos desgraciados con esa magia tuya tan conveniente? -, miré al mago con la cara más adorable que pude.


Luego me tumbé en la arena, bajo la sombra del acantilado, mientras pensaba en la segunda fase del plan. - Una batalla a dos frentes... - fue lo último que salió de mi boca antes de quedarme dormida.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Sion el Vie Nov 10, 2017 8:08 pm

¿Injusto? –En un arrogante gesto echó hacia atrás los plateados mechones que caían a un lado y otro de su rostro, demasiado cortos para poder quedarse en su trenza– los héroes llegan en el último momento a salvar la situación. Es mi trabajo –Se jactó con una confiada sonrisa clavada en los labios. Claro ¿Cómo sino? Era su deber como héroe salvar a las damas en apuros y en general hacerles sufrir un poco para poder realmente entender la calma. Era innecesario, claramente lo sabía, pero eso no cambiaba que de vez en cuando, ese tipo de bromas fuesen pronunciadas con la arrogancia propia de una persona que se creyese digno de grandes hazañas.

 Y no soy siniestro. Todo lo contrario. De hecho, que use magia oscura es porque estoy afín a ella –Se encogió de hombros. De hecho sí, ser afín a una magia tan desagradable había supuesto para él más de un dolor de cabeza que seguramente habría podido evitar de otra forma. Claramente, no negaría que la magia oscura tenía su propia y curiosa utilidad.

Lo que no esperó de ninguna forma, fue repentinamente ser tirado por el precipicio por la estratega. Estuvo realmente a punto de pegar un grito si no fuese porque recordó donde estaba y quién era: tierras enemigas, el todo poderoso guardia de la reina. Eso sí, caer de esa altura y que fuese el viento quién le salvara a ambos de al menos un hueso roto no era cosa de todos los días. Terminó de rodillas al suelo, el tomo tirado pocos metros lejos de él.

Despeinado como estaba y su trenza a medio deshacer, miró con cierto desconcierto a la mujer– No me sorprendí ni nada por el estilo –Se apresuró a afirmar. Se levantó, limpió sus ropajes del polvo del suelo y caminó hasta agacharse y tomar el tomo oscuro, notando al instante la espeluznante magia resonar con su propia esencia. Le limpió también y volteó hacia Daraen al cabo de unos segundos– Pero, si esperas que la próxima vez lo haga yo, entonces acabaremos, seguramente, hechos picadillo –Pero lo pronunció más que nada con diversión.

Asintió con la cabeza, se encaminó hacia los molestos seres que parecían intentar escaparse de la red y bufó, molesto por la situación. En serio... Ahora le tocaba a él deshacerse de los problemas. Paró ante ellos, abrió de nuevo su tomo e imitó toda la acción anterior. Se aseguró de dejarlos a todos tan heridos que les sería imposible moverse o intentar escapar ¿quizás incluso estarían muertos? Avisó a los demás para que fuesen ellos a retirar las armaduras, que tomaran solo algunas y que tuvieran cuidado.

Realmente está bien que quieras luchar... Pero... –Apareció ante Daraen, él de pie, observándola desde su altura. Dejó caer el tomo oscuro en el suelo y soltó un ligero suspiro por el enlace roto– Ahora soy yo el que está cansado. Tomemosnos una pequeña pausa –Porque sabía, no aguantaría mucho más de seguir usando de aquella forma sus poderes. Dio un paso hacia atrás y llevó delante su trenza, empezando a deshacer el resto que aún seguía trenzado.

En algún momento solo dejó su cabello libre y giró en dirección a los chicos que, siguiendo sus órdenes, estaban preparando las oscuras armaduras.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
999


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 11, 2017 3:13 am

Abrí los ojos, a regañadientes, cuando uno de los hombres de Sion irrumpió en la zona que estábamos utilizando para “reponer fuerzas”. Le lancé una horrible mirada de desaprobación y molestia, haciéndole retroceder unos pasos y disculparse. - Señora, siento molestarla, pero está todo preparado -, dijo haciendo una reverencia y señalando las armaduras, que habían sido dispuestas por tamaño en estantes improvisados. Hice un gesto con la mano para que se retirase y me levanté, no podía seguir allí tumbada mucho más tiempo. Estiré la espalda, haciendo que mi columna lanzase una importante cantidad de crujidos que hubiesen asustado a cualquiera cerca.

Una vez preparada, observé el cielo buscando el sol, intentando calcular aproximadamente el tiempo que debía haber pasado desde que se había tumbado a descansar. Calculé que debía haber pasado tan solo una hora – Muy poco tiempo de descanso... -, dije en voz baja mientras miraba el placer con el que Sion dormitaba a un escaso metro de mi, - podría dejarle descansar un poco más... -, sonreí con cariño al tiempo que le arreaba una patada en el costado. No tenía la fuerza suficiente para hacerle daño, pero quizá si un buen susto.

Comencé a caminar hacia los estantes, comprobando cada armadura minuciosamente. Viéndolas de cerca pude comprobar que realmente tenían mejor calidad de la que aparentaban, serían capaces de proteger decentemente a los hombres que tenían la labor de repartirse en el interior del puesto fronterizo, o eso esperaba. Había un total de siete armaduras pesadas, propias de luchadores cuerpo a cuerpo porque ofrecían una defensa más sólida para la corta distancia a la que tenían que arriesgarse. También había una especie de armadura ligera, aunque solo era una toga con pequeñas protecciones en algunos puntos importantes. Había pertenecido al emergido que portaba un arco corto, pero también podía ser utilizada por magos de cualquier tipo, por lo que la aparté y se la tiré encima a Sion. - Si todavía estás dispuesto a ir también, te hará falta -, le dije con una sonrisa de confianza, - al menos con eso podrás correr si acabas teniendo miedo -, me reí de él.

Designé los hombres que más se parecían a los emergidos caídos y les di instrucciones precisas sobre como debían comportarse una vez infiltrados. - Los emergidos destacan por sus increíblemente extraños ojos rojos, venid por aquí -, ordené, recordando el rasgo característico de aquel dolor de muelas que había estado a punto de hacer que hubiese dos Daraen en el mundo. Fui pintándole los parpados a todos, uno por uno, menos a Sion, ya tendría ocasión de hacerlo.

- Bien, ahora procederé a explicar el plan, todos atentos -, saqué la rudimentaria versión del E.R.G.A. y comencé a dibujar el punto que atacaríamos, atendiendo a la información de los informes que había recibido. - Veamos... Los puntos azules sois vosotros, el punto morado es Sion y todos estos puntos rojos son los muchos emergidos que esperan impacientes para cortaros las cabeza, o al menos una cifra aproximada en una posición posible -, dije con completa tranquilidad, - cosa que no tiene que pasar si seguís correctamente las instrucciones. El primer paso será pasar por la puerta, os esperará una comitiva de emergidos, pero no os preocupéis por ellos y seguid caminando. Una vez dentro os dispersaréis de forma que podáis controlar las torres de vigilancia cercanas a la entrada, tomando el control de las mismas sin hacer ningún ruido que pueda alertar a los emergidos de abajo. -, el rostro de los hombres daba a entender que escuchaban con atención, debían haber adquirido seguridad ante el éxito de la primera fase del plan. - Uno de vosotros debe llevar estos explosivos consigo -, enseñé unos cartuchos de aire muy comprimido a base de magia, con un tapón atado a una cuerda bastante larga, que había dispuesto encima del estante, - La fuerza de expansión del aire comprimido debería hacer saltar por los aires una pared en este edificio de aquí cuando tengáis el control de las torres -. A medida que daba instrucciones señalaba con marcas las mismas en la representación y buscaba miradas confusas para aclarar cualquier posible duda. Por suerte parecían comprender sin problemas todo lo que decía. - Con esto lograremos que se preocupen del interior y descuiden la entrada durante unos momentos -, hice una pequeña pausa, - en ese instante cuando nosotros atacaremos por la entrada principal -, señalé a la docena de hombres que no llevaban las armaduras de los emergidos, incluyéndome, - llegado este punto deberéis concentraros en que sus refuerzos no lleguen demasiado deprisa a la entrada, dándonos tiempo para arrasar con una gran mayoría de ellos -. Terminé la explicación bastante satisfecha. Deberíamos poder vencer sin bajas mortales si todo iba bien, solo había que confiar en la superioridad numérica y de posición que obtendríamos siguiendo el esquema del plan.

Lancé una mirada inquisitiva al mago oscuro, ofreciéndole la pintura para los ojos. - ¿Qué opinas? –, le pregunté con una sonrisa de las que solía poner él.

E.R.G.A.:
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Sion el Jue Feb 01, 2018 5:23 am

Realmente no había logrado conciliar el sueño, no era el lugar ni la situación idónea para pegar una siesta, pero sí había podido recostarse parcialmente usando un árbol como apoyo y cerrar los ojos, calmando así dentro de lo que cabía su mente. Eventualmente se relajó y la tormenta se calmó, volviendo a la calma de siempre. Se percató del hombre que se acercó a ellos advirtiendo de que ya estaban listos y seguidamente del crujir de la espalda de Daraen.

Eres como una vieja... –Se burló en bajo, cayendo a un lado ante aquella patada suave en su costado. Con la cabeza ya en tierra firme abrió sus dorados ojos y los fijó al frente– auch –Era probable que nadie lo escuchara, pero no importaba, él al menos se había sacado el gusto de poder quejarse por el golpe recibido, aunque en realidad no hubiese sido fuerte.

Él por su parte permaneció un poco más allí tumbado, observando con atención las acciones de todos. ¿Qué tal si ahora se echaba hacia atrás? Nadie lo podría culpar... Ya había hecho suficiente... No, claro que no lo haría, no podía hacerlo. Se incorporó, ocultando un bostezo usando su mano y avanzó hacia el resto con calma. Calma que se interrumpió al tener que recoger al vuelo la túnica emergida de mago que la muchacha le estaba tirando– Hum... No es mucho de mi agrado en realidad... Pero bueno –La observó, los observó a ellos, después a la estratega y simplemente se movió hacia otra zona.

Lo suficientemente lejos como para darle algo de calma para cambiarse y para poder, al mismo tiempo, escuchar el plan... Quizás luego se acercaría a ver su dibujo estratégico... Como fuese. En unos pocos minutos estaba vistiendo como todo un emergido y lo único que lo diferenciaba de ellos eran sus ojos, dorados en comparación al rojo de ellos. Se acercó al grupo, inclinándose para ver la E.R.G.A con curiosidad y como antes, aguantarse un poco la risa que estaba por asomar de sus labios.

Carraspeó al incorporarse– Entiendo. Así que seremos pocos contra muchos, me gusta la idea –Mentira. Pero de todas formas se acercó a ella, esperando que también le pintara los párpados de rojo– Vamos. Que sea todo un emergido, después no te quejes si suelto rugidos extraños –Realmente... Así era él, no había preocupación en su semblante, pero solo porque todos aquellos hombres estaban bajo su mando, no podía dejarse ver preocupado, no sería un buen ejemplo, haría que los demás también se sintiesen igual.

Cuando hubo terminado con el pintar sus párpados de rojo, se alejó unos pasos, observando con atención a su alrededor. Se podría decir que aquella zona estaba bajo su jurisdicción, una pequeña conquista para lo amplia que era la isla, pero para el momento necesaria. Quizás si fuesen paso a paso hasta conquistar las otras zonas también sería todo más simple... Pero algo le decía que allí habrían muchos más enemigos de los que podía imaginarse, así que un pequeño acto suicida como atacar las torres de control era necesario... ¿Pero y después?... Necesitaban descansar, reponer fuerzas, comer y dormir...

¿Quizás los emergidos podrían estar manteniendo comida escondida? En realidad... ¿Esos seres comían? Parecía ser que eso era una respuesta complicada de responder, pero al menos quizás encontrarían cosas que pudiesen servir, siempre y que sus planes saliesen tal y como habían sido pensados. Inspiró, serio, algo frustrado.

¿Sion? –Reconoció la voz antes siquiera de voltearse. Yomi– ¿Sí? –Procuró sonar calmado, cosa que consiguió, como siempre– ¿Estás bien? –¿Si estaba bien? ... No, no podía considerarse de esa forma– –Supo que bastó para que el chico sonriese de lado, lo conocía bien desde hacía unos años. Volteó, los observó a todos y extendió con rapidez un brazo hacia un lado– ¡Prepárense! ¡En media hora seguiremos con el plan! –Ordenó y como siempre, recibió exclamaciones de acuerdos.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Fuego [1]
Tomo de Worm [4]
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
999


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Eliwood el Dom Feb 18, 2018 6:56 pm

Tema cerrado. 80G a Sion.

Sion ha gastado un uso de su tomo de Ruina.

Sion obtiene +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3455


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] Acción suicida ¿Eso crees? [Priv. Daraen]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.