Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Odin el Lun Oct 23, 2017 9:18 pm

Las sombras del tercer día en vela se cernían en el rostro del gran héroe oscuro, bajo sus ojos. La oscuridad, representación física de sus preocupaciones y pensamientos conflictivos.
- Capitán, debería descansar. Las reparaciones del lugar están casi listas y no se han reportado avistamientos de más emergidos… Y esas ojeras no se ven bien. - Adair, el vice-capitán del pelotón bajo su mando, no podía más que expresar su preocupación hacia su superior. Por no decir que el resto de los soldados no podían más de los nervios, temiendo que la falta de sueño sumado a la excéntrica personalidad del mago oscuro causara una tragedia.
Ya habían comenzado a correr rumores de todo tipo. Unos que los confundiría a todos por emergidos y comenzaría la masacre. Otros que influenciado por el guardia del príncipe Xander con el que se le veía a menudo, comenzaría a perseguirlos confundiéndoles por jóvenes doncellas… Hasta habían comenzado a tomar apuestas.

Tres días atrás Odín y su pelotón patrullaban el territorio de Nohr de camino a las fronteras con Ylisse cuando, al llegar a uno de los poblados en los que pararían de camino, se encontraron con que estaba siendo atacado por Emergidos.
Les repelieron de inmediato más con lo repentino de la situación fallaron en eliminarlos a todos y varios de ellos lograron huir, cantidad suficiente como para que intentaran atacar nuevamente… Cosa que harían. Así eran los Emergidos, enviados de las sombras cuyo único propósito era sembrar el caos y la destrucción.

El accionar normal de Odin, sin lugar a dudas, era perseguirlos hasta que no quedara ni uno. Quién sabía lo que maldades harían esos seres de la oscuridad si se les dejaba andar a sus anchas. Ya hasta había mandado unos pocos soldados de espías a que les rastreen mientras el resto de la tropa atendía las consecuencias de la batalla, el estado del pueblo y sus heridos. Fue entonces que divisó algo extraño que le hizo temblar en lo más hondo pero, distraído por uno de los soldados que traía un reporte, desvió la vista un momento y cuando volvió a ver, aquello que tanto le había sorprendido ya no estaba. Lo descartó como ilusiones suyas, provocadas por el cansancio y los efectos de usar su magia en la batalla. Pero allí estaba de nuevo, volvió a verle entre los clérigos que auxiliaban a los heridos.

Desde entonces que, convencido de que algo aún más preocupante acechaba en aquel poblado, había decidido postergar la caza de los Emergidos restantes bajo la excusa de ayudar a la restauración del asentamiento. Aunque después de tres días había poco en lo que él y sus tropas pudieran ayudar y si continuaban demorándose allí, los civiles no verían a bien el compartir sus provisiones.


Estaba en la plaza central, de pie firme como una estatua, sus brazos cruzados abrazando su tomo de magia y su capa ondeando leve gracias a la suave brisa que soplaba, mirando fijamente un punto no muy lejano calle abajo. No desvió la vista ni relajó su pose cuando su vice-capitán se acercó a darle el reporte y expresar su preocupación.
- ¡No puedo descansar! No hasta descubrir cuál es el vil embrujo que asola este pueblo. - Exclamó Odin en respuesta, sin alzar demasiado la voz. No, lo emergidos no eran lo que le preocupaba, había algo más. Había un espectro en este pueblo, un fantasma. ¿Una banshee? Un ser tenebroso que jugaba con su mente… ¿Era sólo la suya? Tal vez era algún ser que reflejaba algo diferente dependiendo quién le viera. - Dime Adair, mi noble intérprete de enigmas. ¿Qué ves allí? - Preguntó señalando la fuente de sus penas.
El soldado a su lado miró exrañado al mago oscuro para luego observar en la dirección señalada y tras un momento reflexivo, respondió en total seriedad. - A Ed a punto de ser abofeteado por la hija del herrero por cuarta vez. - Ahora sí, Odin desvió su vista hacia el hombre, sorprendido de la respuesta que no tenía absolutamente nada que ver con lo que esperaba oír. Y al volver la vista a su dirección inicial, esta vez sí diviso a otro de los soldados de su pelotón, Ed, que antes había pasado completamente por alto, concentrado en su objetivo. Como había sido la predicción, la chica con la que hablaba no tardó en darle una bofetada y alejarse con pasos furiosos.

- ¡No, no! La persona delante de ellos. - Aunque sorprendido por lo sucedido y la certeza del otro en saber qué sucedería, el mago oscuro pasó la escena por alto e insistió en su pregunta inicial. Para ahora sí recibir una respuesta acorde a sus expectativas. Por suerte ello también reafirmaba su fé en su propia cordura y que no estaba viendo cosas. - ¿La joven rubia de coletas? - Esa descripción era suficiente. Si Adair veía lo mismo que él, sea lo que sea aquél ser misterioso, venía a por él, no había otra opción si la apariencia que encarnaba era la de esa persona.

Había pasado tres días en espera. En observación y análisis intentando descifrar cuáles eran sus intenciones, el motivo de su presencia. Más nada extraño había ocurrido y en momentos como aquél, cuando la divisaba en las calles, nadie más parecía ver nada extraño o sospechoso. La joven era tratada por los civiles y sus soldados como una chica normal acorde a su apariencia, al mago oscuro no le costaba entender el porqué de ello, su disfraz era perfecto. Demasiado joven acorde a sus recuerdos, ¿Pero qué era la edad para un fantasma? No sólo eso sino que utilizaba su profesión de clériga para ayudar a la gente con amabilidad y sonrisas, forjándose así una imagen bondadosa e inocente, la coartada perfecta. Más aun así no era suficiente para engañar al gran héroe oscuro, Odin Dark.


Adair observó sorprendido, y preocupado, como su capitán asentía e iniciaba su avance hacia la joven señalada. En un principio esperó que en realidad estuviera yendo hacia su colega, Ed, para reprenderlo por incordiar civiles. Pero no, su primer conjetura era la acertada, se dirigía hacia la joven y las palabras que soltó le confirmaron que, en efecto, su capitán necesitaba un descanso antes de que terminara de perder la razón… Si es que no la había perdido ya por completo a juzgar por cómo sostenía su tomo arcano, listo para utilizarlo en cualquier momento.

- ¡Ser oscuro, procedente de las tinieblas! Dí tu nombre y tus intenciones. ¿Qué es lo que buscas? ¿Para qué te has presentado ante mi? - Enfrentarse a un espectro no era juego de niños, uno debía ser cuidadoso hasta en lo más mínimo, nunca se sabía qué clase de poderes podía ocultar. El mismo Odín no había tenido oportunidad de encontrarse con uno hasta ahora y sólo sabía de su existencia gracias a algunos libros, relatos y rumores.
El rostro hasta entonces serio y desafiante del mago oscuro cambió a una expresión de perplejidad ante las palabras del soldado que se había acercado al percatarse de la extraña situación.- Ca… ¡Capitan! ¡Si quiere ligar con chicas esas no son las mejores palabras! - Dijo quien tenía la mejilla enrojecida por la bofetada reciente. Pero lo que más sorprendió al rubio no fue el comentario de Ed, sino la traición de Adair, quién aprovechó su confusión para arrebatarle el tomo oscuro, su fiel compañero y arma, de sus manos. No, traición no. ¡Claramente debía estar bajo el influjo de aquel ser!


Última edición por Odin el Sáb Dic 09, 2017 5:17 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1264


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Lissa el Lun Oct 30, 2017 3:07 pm

El avance de la carroza se hacía más fluido con el transcurrir de las horas. El sol se encontraba en su punto más alto indicando claramente, sin necesidad de un reloj, que ya era pasado del medio día, y tan sólo en esas horas fue al fin cuando se pudo percibir la primera zona poblada desde que se escabulleron en el territorio nohriano. Pero visto desde lejos a través de la ventanilla, Lissa tuvo la impresión que allí había gato encerrado. Algo no cuadraba… ¿Aquéllas nubes oscuras era humo? ¿Qué había pasado? En un principio tenían las intenciones de obtener provisiones y un lugar donde reposarse, pero tal parecía que los imprevistos comenzaban a manifestarse. Mientras más se acercaban, mas el aire que respiraban se veía cargado de un marcado olor a batalla. Un fuerte hedor que aún seguía anclado en cada esquina golpeando los sentidos de la princesa en el preciso instante en que posó de nuevo sus pies sobre el pasto. No importaba a donde dirigiera su mirada, en su delantera no predominaba otra cosa que desesperación y pánico. Las personas corrían buscando un lugar seguro o tal vez algún conocido mientras que el fuego, que había emprendido la misión de devorar todo a su alrededor, comenzaba a apagarse con la ayuda de algunos aldeanos e individuos que se asemejaban a soldados.


Durante unos segundos, la ojiazulada se paralizó sintiendo sus extremidades inferiores pesadas como rocas. – Princesa… – Murmuró uno de sus acompañantes en un intento de sacarla de su trance pero con cierta precaución. Ahora podía identificar su voz como perteneciente a Bill, uno de los soldados de Ylisse vestidos en civil, aunque Lissa no logró captar del todo la continuación del diálogo. De repente, una mujer morena apareció de manera súbita dentro de su campo de visión y antes de que se diera cuenta, la desconocida la agarró por los hombros sacudiéndola como si de un saco de patatas se tratase mientras gritaba  – ¡Mi marido! ¡¿Dónde está mi marido?! – Lissa abrió los ojos grandes como platos y del susto casi grita más de entre sus labios no se escapó ningún sonido al ver los ojos atormentados que en su ser se enfocaban. – ¡¿Lo has visto?! – Sin apartar la vista de la contraria, la rubia se limitó a girar su cabeza de un lado a otro como única respuesta. Al ver aquella negación los ojos de la pelinegra se aguaron y un sollozo nació desde su garganta. Las temblorosas manos ajenas liberaron a Lissa y acto seguido se abrazó a sí misma. Por lo menos, eso fue lo que creyó Lissa por un corto instante antes de percatarse lo que hacía realmente. Abrazaba a un bebé envuelto en telas que colgaba de su pecho. ¿Cómo fue que no se percató antes? Aquella desdichada debió haber estado haciendo constantemente la misma pregunta por horas y justo en ese momento alcanzó su límite. La pequeña princesa sintió que su corazón dio un vuelco dentro de su pecho al ver como esa mujer se dejaba caer al suelo mientras que un diluvio se deslizaba por sus mejillas.


Por simple reflejo extendió su mano hacia ella pero en un pestañeo estaba siendo agarrada por uno de sus brazos y arrastrada a una distancia prudente de los oídos curiosos. – Prin... Lissa, tenemos que ir al siguiente pueblo. Es peligroso quedarse aquí. Además... – Acostumbrarse a no decir la palabra "princesa" cada vez que se dirigía a ella era algo difícil para Bill, por lo que vivía corrigiéndose. Cuando el anterior mencionado pronunció la última palabra, Lissa notó como levantaba con recelo la vista hacia una dirección más allá de su espalda. Se giró levemente y se fijó en la dirección donde observó a soldados de Nohr que bajaban de una colina. ¿Tal vez eran refuerzos? O ¿Aquellos que regresaban después de perseguir los causantes de todo esto? Sus orbes zafirinos se clavaron sobre los del contrario y exclamó – ¡No! ¡No pienso irme y dejar esta persona así! – Levantó su dedo índice señalando a la mujer  – Estoy segura que en estos momentos todos necesitan aunque sea una ínfima ayuda para curar a los heridos. ¡Y yo quiero ayudar! – Concluyó para a continuación soltarse y correr hasta la altura de la primera que ahora apretaba demasiado a su hijo sin en verdad hacerlo adrede, esto provocó que el llanto del infante se desencadenara y perturbara aún más el ambiente. – ¡¿Prin...?! – Bill se quedó con su argumento en la punta de la lengua y el brazo extendido atrapando aire. El muchacho se volteó para pedirle ayuda a su compañero Stan, otro de los soldados de Ylisse, con una mirada exasperada pero este simplemente se dignó a encogerse de hombros. Stan se dispuso a tomar las riendas de los caballos para así conducirlos al establo más cercano, pero no tardó mucho en darse cuenta que de este no quedaba gran cosa.

(...)

La armoniosa melodía transmitida por los escasos pájaros que por allí voleteaban, anunció que la mañana del tercer día acababa de comenzar en el país de Nohr. Sin embargo, la tranquilidad que normalmente emitían, no lograba alcanzar a ciertos habitantes de una diminuta aldea. Si se observaba con atención, cualquiera se daría cuenta que en su interior algo curioso se llevaba a cabo. Gran parte de las calles se vieron cubiertas de varias carpas instaladas con precipitación. ¿Cuál fue la razón lo suficiente fuerte para perturbar la circulación? Un llanto de dolor surgió de entre una de las tiendas como un eco perturbador. Aquella era la triste respuesta. Momentos difíciles azotaban las personas que en aquel lugar residían y los heridos abundaban por donde sea que se pasease la mirada. No obstante, la situación actual parecía encontrarse mejor si se llegaba a comparar a hace tres días atrás.

Entre todo el gentío en constante movimiento, una pequeña rubia con coletas se movía de tienda en tienda atendiendo los enfermos. Con la ayuda de su mano apartó la tela que separaba el umbral de una de las carpas con el exterior, y sin más preámbulos se abrió paso dentro de esta. Apenas puso sus pies en el interior, Lissa inmediatamente se percató como uno de los pacientes que se le fue encargado casi pega un brinco sobre la cama provocándole una no muy disimulada mueca de dolor. – ¡Lady Lissa! Que inmensa alegría poder verla a tan tempranas horas de la mañana. Usted trae consigo toda la cura a mis… – Para desgracia del muchacho le fue imposible formular la frase completa porque en un parpadeo se vio recostado nuevamente entre las sábanas obligado por una “adorable criatura” como el solía decir. – ¡Buenos días Richie! Me alegra verte con tanta energía. ¡Eso es una buena señal! – Contestó más que divertida por la manera de actuar del contrario. – Tengo que limpiar la herida de tu brazo y cambiar los vendajes. ¿Podrías extenderlo hacia mí? ¿Cómo te sientes hoy?  – Cosa dicha, cosa hecha. A continuación empaparía un trapo con agua y después de deshacer las vendas, se puso al trabajo. – Desde el instante en el que usted apareció delante de mí, puedo afirmar ante el mismísimo Anankos que todos mis males se esfumaron como cenizas en el viento. – Lissa soltó una risita al escuchar tales palabras. Ya vendría a ser tres días que atendía a Richie y aunque este último ya no estuviese ardiendo en fiebre, siempre soltaba cosas como esas. Por su manera de hablar ella tenía la ligera sospecha que era soldado, todos los aldeanos con los que llegó a interactuar tenían un habla ligeramente diferente. Sin embargo, la ojiazulada no veía necesario confirmarlo – Claro, Claro~ Si tú lo dices. Pero por ahora creo que te haría muy bien quedarte en cama, Richie. Voy a cambiar el agua un tantito, ahorita vengo. ¡Compórtate bien! – Tras pronunciar esto con una de sus risueñas sonrisas, tomó el recipiente con el agua usada que anteriormente había colocado sobre un taburete, y se propuso de ir hacia el pozo que a unos metros de allí se encontraba. Durante todo el caos de los anteriores días, no fue muy difícil “integrarse” sin levantar sospechas. A nadie le importó el hecho de ser extranjeros si iban aportar alguna ayuda. Pero la gran pregunta era hasta cuando aquello iba durar.  

Al llegar a proximidad del pozo notó como Sirie, una chica que siempre percibía cerca de la herrería, estaba siendo importunada por uno de esos soldados de Nohr. Era el mismo quien constantemente intentaba invitarla a salir pero nunca tuvo éxito. Sirie era hermosa, ese detalle se podía notar a leguas. No obstante, su fuerte carácter se acoplaba a la perfección con su belleza. Lissa empuño la polea disponible y lanzó el cubo atado en la punta dentro de la profundidad de hoyo. Claro, de vez en cuando lanzaba miraditas curiosas para ver hasta donde iría la cosa está vez.  Y no fue una gran sorpresa que en el mismo momento donde sacó el recipiente lleno que chorreaba por todos lados, una fuerte cachetada resonó como un eco revelador. Sirie se dio la vuelta con el mentón en alto y al ver a Stan doblando a la esquina sosteniendo tablas de madera, corrió hacia él como alma que persigue el diablo. Era sospechoso… la joven princesa tenía el sentimiento que aquellos dos se habían vuelto muy cercanos en poco tiempo. ¿Stan no sonreía más seguido? Sacudió su cabeza intentando volver a concentrarse en lo que hacía ya que el peso del balde le resultaba algo agotador. Así que fue un gran alivio cuando al fin logró depositarlo a sus pies sin derramar tanto líquido o haber dejado caer la cubeta y procedió en limpiarse el sudor de la frente sintiéndose satisfecha. Se sobresaltó al escuchar como gritaban a sus espaldas y de manera automática se volteó. – ¿Eh…? – Pestañeo una vez, dos veces, tres veces y para asegurarse que en verdad estuvieran dirigiéndose a ella, miró por encima de su hombro y llegó a la conclusión que el hombre semi-desnudo a su delantera realmente, le habló a ella.

La confusión pintada sobre el rostro de Lissa daba a entender una evidente pregunta : ¿Pero que dice este chico? Ladeó su cabeza mientras clavaba sus orbes turquesas sobre los del contrario y por un momento pensó que a lo mejor aquella persona estaba enferma. Había demasiados signos: su cara demacrada por el cansancio, las oscuras bolsas bajo los ojos, ¿Su palidez extrema? De la compasión comenzó a manifestarse hacia ese desconocido que sin motivo alguno había alzado su voz contra ella – Me llamo Lissa – En un intento de tranquilizar al joven que parecía muy agitado, le regaló una efímera sonrisa. ¿Aquello debía ser causado por la enfermedad que lo carcomía? Después de secarse la humedad de sus manos con el delantal de su vestido, acortó la distancia que los separaba y se puso en puntillas entretanto alzaba su mano hacia él. Sus intenciones eran nada más ni nada menos de comprobar la temperatura actual del contrario. ¿A lo mejor se encontraba en pleno delirio y él no se daba cuenta? Algo en la mirada del chico le hacía pensar en la locura.– ¿Estás bien? ¿Te sientes malito? – Preguntó suavemente para no ser demasiado brusca, existía la posibilidad que el estado de su interlocutor estuviera sensible. Tuvo que hacer mucho esfuerzo en estirarse para poder llegar a rozar aunque sea la frente ajena, su estatura tan pequeña no era de ninguna ayuda.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1554


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Odin el Vie Nov 17, 2017 10:03 pm

- …Debería disculparse. - Recibió el susurro discreto de Adair, pero  no le prestó atención. Por un momento el actuar confundido de la criatura le hizo dudar de sus sospechas, tal vez solo se trataba de una coincidencia y la chica solo era algo similar a la evidencia ya algo borrosa que le brindaban sus recuerdos. Pero no. Lissa… Claro que se llamaba Lissa. A Odín ya no le quedaba ninguna duda de ello. La confusión del espectro debió haber sido por el simple hecho de que le preguntara el nombre. ¿Para qué le preguntaría algo que ya sabía?

Fueron las siguientes acciones de ella que desconcertaron al mago oscuro, dejándole inmóvil y pálido. Aterrado como ningún enemigo le había dejado nunca.
La mano en su frente estaba lejos de tener la temperatura fría de la tumba, muy por el contrario, era cálida. Un escalofrío recorrió la espalda del mago, sólo había una explicación a ello… ¡Las llamas de la ira! No le costó mucho encontrar una razón a la presencia del espectro, después de todo, si lo pensaba sus preguntas habían sido respondidas.

Había dicho su nombre y había manipulado a uno de sus hombres para que le quitara el tomo oscuro. Era obvio, venía para castigarle. Para reprender al niño que esa vez hace tantos años había tomado ese libro que le habían prohibido tocar. Por haberse convertido en algo que no debía, en algo que seguro iba en contra de sus deseos.
El mago sacudió su cabeza de forma violenta para rechazar la mano de la supuesta jóven y retrocedió varios pasos antes de recobrar la compostura. - ¡No me engañas! - La expresión que había usado para comprobar su temperatura, todo parte de su disfraz de buena samaritana, había sido tan familiar. Pero a la vez tan extraña. - ¡Es imposible que una criatura oscura como tú logre burlar al gran Odin Dark! ¡Nacida de las llamas de la ira, la rabia te manifiesta y la cólera guía  tu accionar! - Ver ese rostro tan conocido y que tanto extrañaba le incitaba a caer en el llanto, más se esforzó en mantenerse firme y que ello no afectara sus palabras. La persona frente a él no era ella, sino una vil copia. - ¡Revela tus planes! -


Viendo la extraña actitud de su capitán y oír sus palabras cuando abrió la boca, palabras que claramente ignoraban su consejo,  Adair soltó un suspiro cansado y se cubrió el rostro con su mano libre. Quienes habían apostado que, a causa de la falta de sueño, el rubio comenzaría a ver “criaturas de las sombras” por todas partes ya podían ir retirando sus ganancias.
Respiró hondo y se descubrió para ver a su compañero de armas allí presente en busca apoyo, cuando éste le devolvió la vista sólo necesitó señalarle al mago y a la chica rubia con sus ojos y dedicarle un ademán de cabeza para darle indicaciones.

Ed, perplejo por la escena y conteniendo las risas, tardó en ver al vice-capitán pero cuando lo hizo captó la orden y la acató de inmediato. - Perdón, perdón. - Comentó sonriendo incómodo mientras se interponía entre ambos participantes del altercado que ahora había sumado varias personas más a sus filas de espectadores. - Lo siento señorita, no le haga caso. Está cansado y no sabe lo que dice… entre nos, sus palabras casi nunca tienen sentido. - Murmuró lo último solo para que ella lo escuchara y continuó. - Discúlpelo y siga con sus quehaceres, estoy seguro que lo que quiso decir es que usted es hermosa y una dulzura para la visa. - El soldado le guiñó un ojo a la muchacha y enfatizó sus palabras alzando ambos de sus pulgares, dándole la espalda a la persona de la que hablaba.

Mientras, entretanto Ed distraía a los presentes e intentaba poner un fin a la situación, Adair se acercó al rubio para tratar que dejara de añadir leña. - Capitán, ese… ser, como dice… aún no ha tomado ninguna acción dañina, más si continúa provocándole no sabemos cómo reaccionará. No estamos preparados para un combate y tampoco nos encontramos en la locación ideal para un enfrentamiento. Tenga en cuenta que estamos en medio del pueblo, en la plaza central. - Le susurró intentando añadir algo de lógica a la irracionalidad del mago oscuro, ya que el sentido común parecía no tener mucho efecto en él.


Última edición por Odin el Sáb Dic 09, 2017 5:19 pm, editado 3 veces
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1264


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Lissa el Sáb Nov 25, 2017 6:07 pm

Se había puesto en puntillas para facilitar el contacto de su mano con la frente del contrario, pero este último no parecía querer cooperar. Durante un corto instante Lissa tuvo la impresión que el joven se había quedado helado, no movía ni un músculo pero tampoco se inclinaba hacía ella para darle una “ayudita” lo que resultaba difícil. – Eeeeh, ¿Podrías bajar un poquito más? ¿Porfis? – Aquella petición quedó colgando en un hilo porque el susodicho no se dignó a darle una respuesta ni con palabras ni con acciones. Lissa dejó escapar un suspiro y se dispuso a actuar con lo que tenía. ¿Estaba frío? No sabía confirmarlo por completo pero la temperatura de la piel ajena no estaba en su estado normal. ¿Eso explicaría la palidez? Si tan sólo pudiese tocarlo mejor… Con el objetivo de poner en práctica su pensamiento se forzó a estirarse a un más lo que la llevó a de a poco tambalearse. De repente, el rubio pegó uno de eso brincos evitando su tacto como si lo quemase, como si aquel simple toque le resultase fatal. Aquello la tomó totalmente desprevenida provocando que por unos segundos perdiera el equilibrio antes de regresar a su posición inicial.

– ¡¿Pero que te pasa?! – Reprochó la ojiazulada poniéndose recta como una i y apretando los puños. Sentía que la paciencia la abandonaba dejándola a su suerte… era evidente que no era una de sus virtudes. Sin más tardar, acortó la distancia que los separada y se vió obligada a romperse el cuello para mirarlo. – No entiendo absolutamente nada de lo que dices. ¡Y tampoco tengo la peste para que te alejes de mí de esa manera! – Balbuceó la última frase casi dolida, como si su orgullo de mujer hubiese sido machacado sin piedad mientras daba golpecitos con su dedo índice sobre el pecho ajeno. ¡Ella no olía feo! Siempre cuidaba de su higiene para tener un aroma bonito. Inconscientemente sus mejillas se inflaron como clara señal de su molestia dándole un aire de todo, menos amenazador.

No obstante, un muro humano se levantó entre los dos interrumpiendo la acción de su dedo “vengador”. Lissa dirigió su mirada celeste hacia el desconocido que terminó identificando como el soldado de Nohr donjuán. Al escuchar su monólogo, la rubia enarcó una ceja. – Yo solo quería verificar su condición y me trata de esa manera. ¡Jum! – Concluyó toda indignada cruzándose de brazos y haciendo el típico gesto infantil para dar más énfasis: ladeó su cara a un lado rompiendo el contacto visual con su interlocutor. Y fue ahí cuando se percató de que estaba teniendo contacto directo con los soldados de Nohr y que el plan A de evitar todo intercambio con estos fue a dar al retrete. Ya podía oír el grito de advertencia de Bill y Stan dentro de su cabeza por las tantas veces que le había repetido de no cometer imprudencias. De manera automática sus orbes turquesas buscaron sus dos compañeros y efectivamente, se encontraban parados junto a los demás curiosos atraídos por el espectáculo. Stan movió su mano lo mas discreto posible haciéndole señas de venir con ellos.

Lissa comenzó a sudar frío. Tampoco quería ser descubierta tan pronto. Aunque dudaba que alguien acá reconociera a la princesa de Ylisse mas el hecho de ser el centro de atención no le iba a garantizar nada. Pero aquel muchacho… cabía la posibilidad de que sus excesivas reacciones se debían a algún trastorno. Pese a que la había hecho salir de sus casillas pensar en eso la llegaba a preocupar. ¿Qué hacía? Nuevamente buscó con la mirada a sus acompañantes y ellos se la regresaron con mucha preocupación. A continuación asomaría su cabeza por el lado del soldado nohriano y soltó hacia el muchacho ojiazulado que se encontraba detrás. – ¡Deberías descansar y dormir más! Esas ojeras no se ven para nadita bien en ti. ¿Por qué no vas y tomas una pequeña siestita? ¿Vale? – Al principio el tono de su voz era mas fuerte pero en las últimas frases se fue suavizando. Esas palabras podían pasar como una especie de regaño para después convertirse en un... ¿Consejo? Sin más preámbulos se dio la vuelta y se dirigió dando saltitos a donde la esperaban, casi trotando.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1554


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Odin el Dom Nov 26, 2017 4:09 am

Odin miró a Adair pensativo, tenía razón en lo que decía más tampoco podía dejar ir a aquel ser así como así.
Mientras más veía a la pequeña criatura, más dudaba de si en verdad sus intenciones serían oscuras como creía… Aunque también cabía la posibilidad de que estuviera cayendo en su embrujo. No podía evitar ser influenciado por recuerdos e imágenes olvidadas de antaño, ahora invocados por aquella presencia y su terrible comportamiento. Tan familiar, pero tan diferente.

- …Sí maMaMaMaMaMa¡Matriarca de las profundidades del abismo! - Por un momento se perdió en el engaño de aquél rostro y casi comete un desliz de lengua, pero logró sobreponerse y enmendarlo a tiempo… Pese a la mirada extrañada que le dirigieron sus soldados. ¡Sus poderes eran más fuertes de lo que pensaba o… él estaba más débil de lo que creía! Al fín y al cabo una mente exhausta y en vela estaba lejos de ser la ideal para aquel tipo de ataques mentales.

Tomando en cuenta todas las consideraciones pertinentes, el mago oscuro terminó optando por la retirada. Por supuesto, el seguir las indicaciones de la criatura no tenía nada que ver con su juicio. No es como si fuera un niño siguiendo los comandos de su madre, por supuesto que no. No importa que tan poderoso sea aquel ser ni que tan bueno fuera su acto.

Pero por más que él se retirara, no dejaba pensar libre y sin custodia al potente peligro que acechaba. ¡Que encima intentaba huir! - ¡Ed! Te encargo el importante deber de vigilarle. ¡Que no utilice sus poderes oscuros! Pero, mientras siga con su acto de ”clériga bondadosa”… - Comentó con desdén y luego agrego de manera casi inaudible. - … puedes ayudarle… - Antes de continuar con su usual entusiasmo. - ¡Pero! No te dejes engañar por sus actos ni bajes la guardia. Es un hecho que es una criatura de las sombras y no puede albergar buenas intenciones, después de todo está muer... muerta. - Volvió a bajar su voz con la última palabra y sacudió su cabeza para recobrar la decisión en sus acciones. Era Odin Dark. El héroe de las sombras. El pasado lejano y trágico de un niño extraño no tenía nada que ver con él. - Quiero que mandes reportes cada media hora. - Continuó sus indicaciones. - ¡Adair! Tu estas a cargo de recibirlos. Cualquier cosa extraña, por más mínimo que sea, que llame tu atención me lo informas de inmediato. - Y dicho eso se dio media vuelta y se alejó de regreso al campamento, su capa ondeando siguiendo sus movimientos.


El legendario héroe oscuro se alejó corriendo, dejando tras de sí un par de soldados confundidos  (entre mucha otra gente que había tenido la oportunidad de presenciar el intercambio) pero, acostumbrados a estar bajo su mando y la extrañeza general de su capitán, reaccionaron de forma profesional sin demora alguna. Después de todo tenían órdenes que cumplir.

Luego de un intercambio de miradas entre ambos para confirmar de forma silenciosa sus siguientes acciones, Adair se alejó luego de un saludo y disculpas generales a los presentes mientras que Ed se apresuró a seguir a la chica rubia, no podía perderla de vista.
- Jajaja lamento lo ocurrido, Lissa ¿Verdad? No le preste demasiada atención, siempre es así. Pero órdenes son órdenes así que, lo siento, pero tendrá que soportar de mi compañía por un tiempo. - Se disculpó a la muchacha y ojeó a los que parecían sus compañeros extendiendo su disculpa hacia ellos, un poco incómodo por la situación en la que se vio metido de un momento a otro.


Última edición por Odin el Sáb Dic 09, 2017 5:20 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1264


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Lissa el Lun Nov 27, 2017 6:51 am

Al llegar a la altura de sus compañeros estos le lanzaron una de esas miradas llenas de reproche... ¡Esta vez ella no tenía la culpa! Ni siquiera había hecho algo para que los soldados de Nohr le cayeran encima. – ¡Oh, vamos! Tampoco me miren así – Soltó en un balbuceo y como era costumbre en sus labios se manifestó un puchero. De pronto escuchó una voz a sus espaldas que ya se le hacía conocida. ¡Era el nohriano Donjuán! ¿La había seguido? – ¿Eh? ¿Soportar tu compañía? ¿He hecho algo malo? – Cuando pronunció la última frase ladeó su cabeza media confundida. Auch, esto no se veía bien, para nada bien. Inmediatamente Lissa miró de reojo a Bill. En el tiempo que había pasado con él pudo percatarse que este tenía una cierta hostilidad contra los soldados de nohr. El anterior mencionado se limitó a observar a aquel hombre como si fuese un objeto no identificado sin pronunciar media palabra. ¡¿Bill no podía siquiera disimular?! – Eeeeh… – Lissa comenzaba a sudar frío.

Un silencio incómodo se instaló entre ellos sin embargo no duró mucho. – ¡Oh! Que bonito día. ¿No creen? – Formuló la primera cosa que le pasó por la cabeza mientras levantaba su dedo índice tímidamente y de la manera mas discreta posible le hizo señas a Stan para que hiciera algo… ¡Pero Ya! Intentando apaciguar las aguas, Stan se aclaró la garganta para luego darle un apretón de manos al recién llegado y forzando una sonrisa.– Disculpa a mi amigo, no es alguien muy sociable con los desconocidos.  ¿Y a que se debe el honor de vuestra compañía? – Interrogó simulando un cierto grado de curiosidad amical. Era necesario para ellos saber las razones claras de lo que allí ocurría ya que aún no lograban entenderla del todo. De repente Lissa soltó una gran exclamación logrando hacer sobresaltar a Stan quien no tardó mucho en sentirse avergonzado. – ¡El cubo con agua! Me había olvidado por completo. – A continuación giró sobre su propio eje con un solo pie y se dirigió disparada hacia el pozo que se encontraba más atrás.

Se inclinó para tomar el asa del balde pero este casi se le resbala de las manos debido a su peso y gran parte del agua se derramó empapándole de paso las botas.

(…)

Era curioso como el tiempo transcurría su curso, en lo que pareció ser un pestañeo, dos días ya habían pasado y con ellos las cosas tomaron un extraño rumbo. Aquella clara y nueva mañana se mostraba por demás de tranquila. – ¡Deberías ir más lentamente la próxima vez! La timidez de Sirie no será un problema de esa manera. – Una voz femenina resonó en una de las carpas donde se localizaban temporalmente los heridos en plena recuperación. Esta procedía de una joven de coletas doradas que con mucho cuidado exprimía una toallita sobre un recipiente lleno de agua. – Sólo espero que por lo menos el resultado no sea tan catastrófico y que no termines en el piso con unos 5 dedos TATUADOS en tu cara – La imagen mental de lo que había ocurrido hace no mucho pasó fugazmente por su mente y una risilla cantarina nació desde su garganta. Levantó su vista hacia el quien ahora identificaba como Ed. – ¿Me ayudas a cambiar el agua? – Sugirió al ver que la apariencia que tenía el líquido ya no era del todo aceptable.

Era curioso como la relación con ese soldado se había mejorado de a poco. No obstante, Stan y Bill no veían aquello con buenos ojos por lo que siempre se las arreglaban para estar en los alrededores. “Por si acaso” decían. Lissa no tenía la impresión que sus acciones escondían malas intenciones. ¡Él la ayudaba y todo! Posteriormente sus pasos la llevarían al exterior con destinación del pozo. De vez en cuando la pequeña rubia se preguntaba sobre aquel particular muchacho. En los dos últimos días no había dado señales de vida. – ¿Ed? ¿Sabes lo que pasó con ese chico rubio semi-desnudo de la otra vez? – Preguntó mientras caminaba y entrelazaba sus manos detrás de su espalda. Ella no sabía si era en realidad su imaginación pero a veces tenía el raro sentimiento de sentirse… ¿Observada?
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1554


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Odin el Sáb Dic 09, 2017 5:16 pm

Ahí estaba ese traidor… No… No era su culpa el haber caído bajo el embrujo de aquella criatura, si debía culpar a alguien era a sí mismo por darle una tarea que le exponía tanto a ella. Había fallado como capitán y por ello uno de sus subordinados estaba a merced de un ser de las sombras.

Odin había descansado como le habían indicado. Si es que a descansar se le puede llamar a sumirse en la oscuridad del inconsciente y ser acosado por tétricas imágenes del abismo que le culpaban por las tragedias del pasado y por al abandono y olvido del presente. Las sombras delatoras bajo sus ojos no habían disminuido ni un ápice y las apuestas de los soldados habían pasado de ser acerca de “las consecuencias de la falta de sueño”, a ser por “el motivo de su nueva obsesión”.  Iban desde “está loco como siempre” o “es uno de sus nuevos juegos”, hasta “es por amor pero no sabe expresarse”. Pocos eran los que se aproximaban a la verdad votando por “esa chica es sospechosa”.

Los reportes de Ed no decían nada nuevo y Adair parecía cansado de repetirle la sugerencia acerca de abandonar la operación y dejar el asunto en paz. Lo único que habían descubierto era, por su comportamiento, que ella y sus acompañantes parecían tener cierta educación y que los dos hombres parecían servirle por más que llevaban una relación más bien amistosa antes que de amo y vasallo. Nada fuera de lo normal, probablemente alguna niña de viaje, hija de algún noble menor de la zona jugando a ser curandera.

Odin no podía culparle. No había nada extraño a simple vista, sólo él reconocía ese rostro que el nombre confirmaba. No podía explicarlo con “es la madre de mi pasado que viene a atormentarme” sin que lo tomen por otro más de sus desvaríos o palabras sin sentido. Tampoco se sentía cómodo diciéndolo en voz alta. Después de todo los únicos “padres” de “Odin Dark” eran la oscuridad y la tragedia.

- Capitán, ¿Esto es realmente necesario? Ya nos demoramos más de lo prudente en este pueblo, debemos proseguir con el patrullaje. Y no creo deba recordarle que aún hay emergidos libres en el territorio, de los que atacaron el pueblo. - Otro de los intentos de Adair por que abandonaran esa absurda vigilancia. Su razonamiento era lógico y había razón en sus palabras, pero el mago oscuro seguía firme disimuladamente oculto tras un árbol al otro lado de la plaza. Observando con total seriedad al objeto de su incertidumbre mientras que su fiel vice-capitán se mantenía de pie a su lado sin ninguna preocupación por ocultarse.

La escena vigilada, Ed riendo junto al sujeto sospechoso mientras se aproximaban al pozo a rellenar un cubo de agua. En un momento el soldado se detiene con una mueca incómoda y señala tras la chica, hacia donde el mago oscuro se mantenía “oculto”. ¡Tanto había caído en su embrujo que desvelaba sin ningún reparo la posición de su capitán!


Odin cerró los ojos por un momento, algo decepcionado consigo mismo por no prever la influencia a la que se vería expuesto Ed al mandarle tal tarea. Salió de su escondite y se acercó a paso firme al soldado y a la criatura de las sombras, Adair siguiéndole de cerca. - Ed, las sombras han corrompido tu juicio, necesitas alejarte de la fuente y deshacerte de ellas lo antes posible. - Fue la indicación del mago oscuro.
Al oír la orden el soldado pareció confundido. - ¿Eh? - Y luego de ver a Odin dirigió su mirada hacia Adair tras él en busca de ayuda para entender qué le habían dicho. - Quedas relevado, ve a descansar. - Fue la simple traducción del vice-capitán. - Ah, bien. Hay que llevar el cubo a la tienda. ¡Lissa, deséame suerte! - Comentó Ed entusiasmado dejando el cubo repleto de agua en manos del mago oscuro antes de que pudiera objetar y se despidió de la chica de forma energética antes de alejarse en dirección opuesta al campamento militar, por la calle que iba hacia la herrería.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1264


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Lissa el Miér Ene 31, 2018 2:36 pm

Tras haber lanzado aquella interrogante a Ed, este vistió un semblante algo incómodo que le hizo detener sus pasos mientras indicaba con su dedo hacia una dirección atrás de su espaldas. – ¿Hmmm? – Lissa lo miró extrañada a la vez que paraba igualmente su avance y se giraba con cierta curiosidad para encontrarse con algo por demás de sospechoso. El chico rubio semi-desnudo detrás de un árbol, observando a su dirección y que en cuanto a penas la rubia se volteó, el anterior susodicho intentó de nuevo esconderse pero en vano. Ya había sido desenmascarado con la ayuda de su amigo. Ladeó su cabeza entretanto se rascaba su mejilla algo perturbada – ¿Se está escondiendo de mí, verdad? – Frase que formuló sin darse cuenta en voz alta. Soltó aquello no sabiendo si reírse o quedarse mirando con cara de “¿Que demonios?” mas terminó optando por la primera opción. ¡Eso explicaría todo! Esa sensación bizarra de estar constantemente observada los últimos dos días tenía cara. ¡Y era nada más ni nada menos que aquel personaje!

¿A lo mejor él quería decirle algo? ¿Pero porque no se lo preguntaba directamente? ¡Realmente no lo entendía! ¿No será...? Oh… ¡No puede ser posible¡ ¿No será que…? Un tono rojizo comenzó a manifestarse desde su cuello para así cubrir toda su cara dándole un aire de pequeña manzanita. Llevó ambas manos sobre sus muy coloreadas mejillas mientras se balanceaba de un lado a otro perdida en su drama imaginario. La ojiazulada se encontraba tan consumida por sus pensamientos que no estuvo al tanto de todo el intercambio entre Ed y el rubio. Sólo cuando el soldado mencionó su nombre, es cuando al fin algo hizo “tic" dentro de su ser provocando que levantara la cabeza al fin despertándose de esa fantasía. – ¿Eh? ¡Ah , sí! ¡Suerte Ed! – Exclamó con energía de manera automática entretanto levantaba un brazo sacudiéndolo de un lado a otro. Pero fue allí que cayó en cuenta de la situación. – Espera... ¿Ya te vas? – Balbuceó a la vez que abría sus ojos celestes grandes como platos y extendía el mismo brazo hacia la nada como si intentase atrapar a un Ed invisible. – No me dejes sola con… – Murmulló en voz baja de un modo que sólo ella pudiese oír. Ya no tenía la mínima esperanza de que su amigo la haya escuchado desde la distancia que ahora los separaba. Lentamente rotó sobre su propio eje quedando frente a las personas recién llegadas.

– Eeeeeh… – Ya no sabía que decir en este tipo de cosas. ¿Quién hubiese pensado que un oficial de Nohr se enamoraría de su persona?  Pero tal parecía que el joven no tenía la valentía de decírselo de frente así que ella lo haría por él. Dio unos cortos pasos acercándose más a su interlocutor. Tomó una bocanada de aire para así otorgarse fuerza a sí misma por lo que a continuación diría. – Yo sé lo que esperas de mí… – Enfocó su mirada turquesa sobre la del contrario creando una especie de contacto visual. – Comprendo que tus sentimientos sean difíciles de contener pero… debes entender que… no es posible… – Sus pómulos volvieron a pintarse de un carmín intenso y ya le resultaba tortuoso continuar con aquel diálogo. ¡Tampoco deseaba herir al pobre muchacho! Nada más contemplar su rostro la llenaba de pena. Aquellas marcadas ojeras eran la prueba innegable que seguramente no había podido dormir pensando en esto. – Entre nosotros es imposible… – Sus orbes zafirinos se aguaron temiendo haber sido demasiado directa y ruda, por lo que tomó la mano aún libre de su interlocutor, en un último intento de consolarlo. – Yo… Lo siento… – Concluyó en un suave y tristón susurro. La brisa matinal se presentó ante ambos, meciendo con delicadeza las coletas doradas de Lissa durante aquel breve silencio.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1554


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Odin el Miér Abr 04, 2018 5:51 pm

De golpe, Odin se vio con un cubo de agua en las manos, uno de sus soldados que huía calle arriba y el otro que, ignorando su mirada de auxilio, se dio media vuelta y se alejó dejando sólo unas palabras tras de sí. - Usted resuelva esto. Iré a organizar las tropas e informarles que mañana partimos, reanudando nuestra ruta. - Fue la decisión de su vice-capitán quien al ver que no recibía respuesta a su consulta previa decidió tomar las riendas del asunto.

Solo y desarmado frente a la vil criatura, porque Adair era quien le había confiscado su tomo de magia bajo la excusa de su “comportamiento inestable”, Odín no supo que hacer además de fruncir el ceño mientras sostenía el sospechoso cubo repleto de agua y veía el sospechoso comportamiento de la supuesta chica. Retrocedió un par de pasos mientras ella avanzaba, frunciendo aún más el ceño, y quedó estático al escuchar sus sospechosas palabras.

- Yo… Yo… Yo… - Repitió a la par que sus ojos se humedecían y rostro se desfiguraba intentando contener el llanto. - ¡Ya sé eso! ¡Los muertos no vuelven, nunca más me cantarás una nana! - Gritó a todo pulmón, en una forma de escapar de su lucha interna. Para luego caer en silencio un momento y al instante recomponerse bajo una expresión sumida en tinieblas. - ¡Ya sé cuál es tu truco y Odin Dark no caerá en él, vil criatura! - La señaló acusándola de lo que para él era la única explicación posible. -  ¡No me harás bajar la guardia ni con ese aspecto ni con dulces palabras! ¡Yo… yo… yo…! - Volvió a trabarse, levantando el cubo de agua en sus manos, amenazando con darlo vuelta sobre la chica. Pero no pudo y en vez de ello, bajó el arma y desvió la mirada. - ¿Hay que llevar el cubo a la tienda, cierto? - El héroe cambió épicamente de tema, adelantándose a la criatura tenebrosa con paso enfadado y expresión de reproche. ¿¡Se estaba dejando manipular por las sombras!? ¡No, claro que no! Es observación cercana del enemigo. ¡Eso es!
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1264


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Lissa el Lun Abr 23, 2018 1:57 pm

Nada más que mirando las facciones contrariadas del contrario, Lissa adivinaba que este último no deseaba escuchar las duras palabras que saldrían a continuación de su boca. Era curioso que, para un observador, parecían dar unos pasos de danza bien sincronizados cuando ella avanzaba hacia él entretanto este retrocedía. Y finalmente la rubia lo dijo. Lo soltó todo muy torpemente pero por lo menos lo hizo. Su bondadoso corazón latía con fuerza dentro de su pecho hasta el punto de sentirse doloroso al percatarse de la expresión desgarradora que se pintó sobre el rostro del joven.

La hizo sentir fatal. Ella era la “mala". Más los argumentos que gritaría el anterior susodicho la dejaron atónica. – ¿Eh? – Los bruscos movimientos de Odin la forzaron a retirar su mano la cual terminó apoyando sobre su escaso pecho. La confusión no tardó en apoderarse de la pequeña princesa. Ella estaba más que segura que aún no estaba muerta. Por lo menos… no recordaba haber entregado el alma a Naga. ¿Verdad? Todo eso ya comenzaba a asustarla. – ¿Q-Que quieres decir con que los muertos no vuelven? – Preguntó temerosa aprovechando el breve silencio que se instaló entre ellos. – ¿Una nana? Pero… – No llegó a completar su frase que súbitamente fue interrumpida por el muchacho de vestimenta dudosa.

¿Otra vez la llamaba criatura? De manera inconsciente infló sus mejillas. ¡De a poco ya parecía ser insultante! Ella se consideraba una chica bonita así que aunque sea podría dedicarle un sobrenombre más lindo. Se vio obligada a retroceder de un paso cuando el largo dedo del contrario se extendió de repente hacia su persona. Aquel índice que la señalaba casi se encontraba a una corta distancia de la punta de su nariz, por lo que sus globos oculares se enfocaron en este por puro reflejo para dar, como resultado, una mueca algo particular. Nuevamente caminó hacia atrás ya que la anterior posición no era muy cómoda si quería mantener una conversación adecuada con su interlocutor. Sin embargo, el interesado no mostraba signos de querer esa “conversación adecuada".

Notando que la agitación del mago oscuro de a poco se intensificaba, Lissa comenzó a mover sus manos en lo que ella creía un movimiento “tranquilizante" mientras repetía – Calma. Intenta calmarte un poco. Caaaalma~ – ¿Puede que al rubio le resultaba difícil aceptar la verdad? Lissa no lograba entenderlo mucho, ni él le explicaba nada. ¡Pero de un cierto modo aquello había despertado su curiosidad y estaba decidida a descubrir lo que se escondía detrás de sus dichos! – Respira profundo. Toma una bocanada de aire y suéltalo así – A continuación haría una demostración poco elegante de las instrucciones que daba por si no quedaba claro.  – ¡Esas crisis no son muy buenas para la salud! – Afirmó como si aquello fuese algo innegable. – ¿Mmmm? ¡Ah, sí! Hay que llevarlo a aquella tien… ¿da? – Respondió mientras indicaba con su mano la ubicación de la mencionada tienda… en la dirección contraria donde se dirigía un no muy contento Odin. – ¿Odin? – Llamó a su ahora ayudante no pudiendo esconder una pequeña sonrisa. – Creo que vas por el camino equivocado~ – Lissa tenía la impresión de tener delante a un niño. Aquella imagen mental le parecía algo divertida.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1554


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Odin el Lun Mayo 07, 2018 6:30 pm

Se detuvo en seco cuando la criatura lo llamó por su nombre y, soltando un bufido, dio media vuelta para tomar el camino correcto. Aprovechando el cambio de dirección para, de forma disimulada, observar a la chica con una expresión complicada en su rostro. ¿Odin? ¿Acababa de llamarlo Odin? Sí se había presentado de esa forma reiteradas veces pero que ella lo llamara por ese nombre...

Por primera vez desde que vio esa cara, mientras avanzaba hacia la tienda dejando tras de sí un rastro de pequeños charcos de agua gracias al cubo bamboleante en sus manos, el mago oscuro repasó con racionalidad los acontecimientos de los últimos días relacionados a sospechosa chica rubia.
No es que no fuera racional antes, uno nunca era demasiado cuidadoso ante los engaños de las fuerzas oscuras.

A pocos metros de llegar a la tienda, Odin paró en seco y dejó el cubo en el suelo antes de darse la vuelta, de nuevo, para encarar a ”Lissa”. Con los brazos cruzados frente a sí, guardó silencio mientras la inspeccionaba con la mirada de arriba abajo. Su ceño frunciéndose cada vez más mientras su expresión no dejaba de cambiar de una mueca indescifrable a otra.
Al final tomó aire y dudoso pronunció una única pregunta. - ¿Cuál es mi nombre? - Su mirada, fija en la chica exigiendo una respuesta con una mezcla de expectación y miedo oculta en sus ojos.

No estaba seguro de querer oír la respuesta, ¿Era una criatura de las tinieblas la que se paraba frente a él poniéndole a prueba, o simplemente era otro de los giros impredecibles que el destino había tomado para jugar con él?
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1264


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Lissa el Vie Mayo 18, 2018 9:51 am

Lissa dejó escapar una pequeña risita al ver la reacción contrariada del muchacho. ¡Si! ¡Era como un niño! Fue la conclusión a la cuál llegó la rubia. Esbozó una media sonrisa a la vez que entrelazaba sus manos detrás de su espalda y se dispuso a seguir a Odin. Por el rabillo del ojo miró de manera disimulada hacia la dirección donde se encontraba Stan junto a Sirie, este le lanzó una mirada preocupada, mas Lissa se limitó a sólo sonreírle como respuesta.

Era curioso. Durante el corto trayecto hasta la tienda, el joven no había dicho ni una palabra. Según el comportamiento tan enérgico y algo loco de Odin que ella pudo presenciar desde hacía ya unos días... Aquello era inesperado. Su vista turquesa se enfocó sobre la amplia espalda ajena tomando un aire pensativo. ¿Qué hacía? ¿Decía una broma para romper el hielo? Tal parecía que el rechazo lo había dejado mal… Lissa se sentía un poco culpable.

De repente, Odin paró abruptamente su marcha obligándola a detenerse para evitar que chocara contra este. Retrocedió de un paso posando sus orbes azulinas sobre el contrario totalmente extrañada. Ladeó su cabeza en una muestra de confusión debido a las acciones del rubio. ¿Por qué parecía analizarla de esa manera? – Mmmm… ¿Qué pasa? – Fue lo primero que soltó mientras levantaba una ceja. Sin embargo, Odin ignoró por completo su interrogante para luego preguntarle una a ella. El rostro de Lissa ahora era un gran signo de interrogación. Pestañeó varias veces a la vez que buscaba en los ojos ajenos alguna señal de que estuviese jugando. O sea, el chico prácticamente cada vez que se veían gritaba su nombre a los cuatro vientos. ¿Ahora le preguntaba cuál era?

Un breve silencio se instaló entre ellos donde un intercambio de miradas se llevaría a cabo. – Juraría que te llamas Odin, ¿No? ¿O es que tal vez todo fue fruto de mi imaginación? – Terminó respondiendo. Aquel chico era todo un enigma. Siempre la terminaba sorprendiendo.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1554


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pasado en el pasado. El presente es un caos. [Priv. Lissa]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.