Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Mensaje por Berkut el Sáb Oct 21, 2017 11:22 am

Se nos informó a los soldados de que la reina Sissi iba a recibir unas visitas de nada más y nada menos que los príncipes de Ylisse. Probablemente fuera por cuestiones diplomáticas. Al parecer, ellos adoran a Naga, una diosa que, si bien no es Mila, guarda muchas relaciones. De hecho, ¿no era Naga la diosa adorada aquí? Quizá sea posible iniciar una amistad entre las naciones por ello. Por otro lado, imagino que si vienen será porque no tienen que preocuparse por su país. De ser así, sería más que ideal aceptar una alianza con ellos. Sindhu, si bien se está defendiendo, no se ha librado totalmente de los emergidos.

Debido a que no siempre voy a tener la oportunidad de relacionarme con invitados tan singulares, me ofrecí para ser el guía. No solamente podría conocer un poco la situación en Ylisse, pues ya antes había leído sobre su cultura. También leí sobre Altea y Hoshido gracias a los escritos del tal “Hakuryuu”. Escritos interesantes, cuanto menos. Se centra en la vida de esos países. Debe haber estado viajando. La cuestión es que ya son varios países los que comparten el culto a la diosa Naga. Y más llamativo es el hecho de que esté en dos continentes. ¿Estará presente en más tierras? Supongo que podré saberlo si le pregunto a los príncipes visitantes. Siempre puedo usar mi situación de antiguo refugiado como excusa.

Eventualmente, el barco llegó y estuve esperando a que bajasen. En el puerto no había más soldados. Probablemente los superiores no lo vieran necesario. Es bien conocida la paz que reina en Sindhu. Por otra parte, sí que había muchísima actividad mercantil en el puerto. Fue una pena no poder haber traído a Obsidiano. Lo dejé en un pequeño establo junto con otros córceles para poder ofrecerlos a los príncipes de Ylisse cuando llegaran.

Y, a lo lejos, cuando ya se veía a quien debía ser el príncipe Chrom (lo que deduje porque era el que encabezaba el grupo), decidí hacer una reverencia en respeto al hombre que tenía. Incluso si nuestros estatus en la raíz eran los mismos, ahora mismo debía actuar como era de esperar de un soldado de Sindhu. – Es un placer conoceros, príncipe Chrom. Mi nombre es Berkut. He sido asignado para ser vuestro guía y dirigiros a vuestras alcobas a vos y a vuestra hermana, la princesa Lissa. Permitidme daros la bienvenida a Sindhu. Espero que vuestra estadía aquí sea inolvidable – no pude evitar reparar en que no había absolutamente nadie que pudiera ser la princesa a su lado. – Disculpad el atrevimiento, pero tenía entendido que vuestra hermana había venido con vos.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Knight

Cargo :
Ex-príncipe de Rigel | Soldado

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
275


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Mensaje por Chrom el Lun Oct 23, 2017 4:40 pm

Las travesías en barco no eran las más habituales, y por ese motivo le gustaba disfrutar de las ocasiones donde los deberes políticos de Ylisse le llevaban a un territorio de ultramar. El viento soplaba a favor, por lo que seguramente llegarían un poco antes de lo esperado incluso, esperaba que aquello no supusiera ningún problema para la Reina o para sus soldados, si bien siempre podían hacer algo de tiempo arreglándose y preparándose para la ocasión. El suave oleaje mecía el barco en la dirección indicada, acariciando el casco de la nave con cuidado y delicadeza, como si lo protegiera de posibles adversidades.

Además, en esa ocasión no viajaba solo con la única compañía de sus fieles compañeros de armas, sus fieles soldados y sus guardias, como de costumbre. Tras la buena experiencia expulsando a unos emergidos rezagados, Chrom había decidido llevar consigo a su hermana menor, Lissa. Cada día confiaba más en sus habilidades de lucha y de curación, siendo que estaba más que preparada para formar parte de un grupo de élite si quisiera, pese a su actitud algo infantil. Pero en lo que respectaba al ámbito político, no tenía demasiada experiencia, pues siempre era la hermana mayor de ambos, Emmeryn, quien se encargaba de tomar estas decisiones por ser la Venerable. Ni uno ni otro gustaban en demasía de los asuntos de diplomacia, donde lo importante era la palabra en vez de la espada, pero comprendía la imposibilidad de su hermana de alejarse de Ylisstol.

A lo lejos, en el horizonte, comenzaban a tomar forma una serie de figuras irregulares, primero prácticamente imperceptibles, posteriormente más nítidas, dejando ver edificones de planta baja con cúpulas perfectamente redondas a lo lejos. Delante, los muelles se abrían paso sobre el mar para permitir la llegada de nuevos viajeros –Vamos a llegar, Lissa, prepárate –le dijo a su hermana al son que el capitán del barco ordenaba izar las velas dada la proximidad.

Realizados todos los preparativos y asegurado el barco, encabezó la marcha, seguido de una pequeña hueste personal y de su hermana. Observó a un joven moreno esperando su llegada, ante el cual se detuvo, extendiendo la mano –El placer es mío, Berkut, y por favor llámame solo Chrom, agradezco esta bienvenida tan cálida –no le gustaba demasiado utilizar los formalismos, solamente en ciertas ocasiones cuando la ocasión lo requería, pero encontrarse con un joven soldado le hacía sentirse cómodo, prefiriendo un trato más cercano –Y así es, la información que tienes es correcta, mi hermana ha viajado conmigo como emisaria también –El peliazul desvió la mirada con una ligera sonrisa hasta la joven rubia, esperando que se situara a su lado –Ella es Lissa, princesa de Ylisse.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1278


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Mensaje por Lissa el Mar Oct 24, 2017 8:35 am

El viaje se había prolongado más de lo esperado, o por lo menos, ese fue el sentimiento que acompañó Lissa durante toda la jornada. Cuando al fin habían llegado al puerto de Sindhu, el sol se encontraba en su más hermoso ocaso. La tierra estaba cubierta de suaves colores pasteles haciendo resaltar aquel paisaje que era nuevo para la joven princesa. Sin embargo, en ese momento, la chica no estaba en condiciones para apreciar aquel espectáculo. Durante la travesía, cada sacudida del barco provocaba que su rostro se turnara de un color verdoso a una palidez extrema, para ella fue una eternidad que no tenía fin. Dejando de lado el pequeño detalle de no estar para nada acostumbrada a aquel tipo de transporte, la rubia se sentía muy feliz y entusiasta lo cual se podía apreciar en como reía y se arriesgaba dando vueltas sobre la cubierta del barco. Su hermano Chrom le había pedido que lo acompañase en esa misión diplomática que se llevaría a cabo en el continente de Valentia, la emoción de conocer otro mundo al otro lado del mar era difícil de contener así que lejos de negarse se permitió chillar un gran “Si” como respuesta. 

Cuando al fin anunciaron la palabra mágica “tierra” los colores de su cara parecieron regresar, prefería una y mil veces el viejo método de viajar por la tierra firme, lástima que no todo pueda hacerse como uno quiere. – ¡Ya era hora! – Soltó a su hermano con una sonrisa de oreja a oreja, este último,  contrariamente a su pequeña persona se encontraba más fresco que una brisa primaveral, tal parecía que era inmune al constante meneo del navío. ¡Que suertudo! La sensación de tocar de nuevo tierra firme fue maravillosa. Un poco más y se dejaba caer besando el suelo para así gritar a los cuatro vientos cuanto lo había extrañado. Pero claro, no creía que poner en práctica aquello que tenía en mente fuese digno de uno dama, así que sólo se limitó a tomar una gran bocanada de aire sintiéndose afortunada.

Su atención fue de inmediato capturada por los muchos obreros que ejercían sus tareas cargando y bajando grandes mercancías para transportarlas dentro de almacenes cercanos. Sus movimientos iban de un lado a otro tal vez poniendo en su trabajo más empeño ya que el día llegaría a su fin en menos de 2 horas. De repente, durante un breve instante, Lissa creyó percibir a lo lejos un par de orejas puntiagudas y peluditas seguidas de una larga cola que se balanceaba suavemente hasta perderse en una esquina de las construcciones. Por reflejo detuvo su avance y enfocó su mirada en aquella dirección deseando confirmarlo, más para su gran desgracia el objeto de su curiosidad se esfumó tan rápido como apareció. Notando que Chrom y la escolta la dejaban atrás, la ojiazulada terminó corriendo de manera poco refinada hasta llegar a la altura de su hermano, quien ahora se había detenido en frente de un muchacho de achocolatados cabellos.

A penas que Berkut, como él mismo se nombró, comenzó su monólogo se notaba en cada palabra la rigor y los buenos modales. ¡Guau! ¡Qué educado! Sin embargo, al escuchar la última frase poniendo claramente en duda su presencia pese a que en ese mismísimo momento estaba parada delante de sus narices, logró que enarcara una ceja y exclamara mientras avanzaba unos pasos hasta situarse al lado de Chrom – ¡Eh! He estado aquí todo este tiempo – Levantó su diestra moviéndola de un lado a otro como para hacerse notar y aclarar su identidad. Inconscientemente sus mejillas se inflaron en un gesto infantil sintiéndose contrariada e ignorada. – ¡¿Quien creías que era?! – Interrogó poniendo sus brazos en jarra clavando sus ojos zafirinos sobre el contrario.


Última edición por Lissa el Miér Oct 25, 2017 3:11 am, editado 1 vez
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
684


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Mensaje por Berkut el Mar Oct 24, 2017 2:04 pm

Todo iba bien. Todo estaba perfectamente controlado hasta que por fin apareció la princesa Lissa. No. Para ser más exactos, debería decir que todo estaba completamente descontrolado precisamente por su aparición. ¡Había estado todo el tiempo! ¡La mocosa que parecía una simple criada era la princesa de Ylisse! ¡Nadie me dijo que ambos miembros de la realeza no actuaban como tales! – ¡Oh! ¡Lo siento muchísimo, princesa Lissa! No era mi intención ofenderos, os lo aseguro – actúa galante, Berkut. Actúa galante...

Nadie ha de saber jamás la metedura de pata que acababa yo de meter. El príncipe, un bruto. La princesa, una criada. Menudo dúo de hermanos. ¿Qué es lo siguiente? ¿Qué es lo que le toca a la…? ¿Era Venerable? Sí, creo que ese era el término. Eso sí, como hizo el príncipe Chrom, yo también tendí mi mano en señal de saludo, por muy poco familiar que me resultara. – Muy bien. Si no es una molestia para vos, os llamaré usando solo vuestro nombre.

Esa era otra diferencia. Jamás se me habría ocurrido a mí tender la mano a alguien que no fuera noble. Y hasta donde ellos deben saber, ellos no tienen ni idea de quién soy. ¿Acaso eso significa que la realeza de Ylisse era más cercana al pueblo llano de lo que pensaba? Eso explicaría que sus príncipes tengan esta actitud. Han sido, sin dudas, corrompidos por las costumbres pueblerinas. – Princesa Lissa, como compensación, si así lo deseáis, sería todo un honor para mí haceros compañía después de guiaros a vuestra alcoba. Sé que no es mucho, pero es lo único que puedo ofrecer en estos momentos. Escucharé vuestra respuesta entonces, si no es problema. Por supuesto, esta oferta también os la extiendo a vos, Chrom. Sin embargo, estoy convencido de que debéis estar exhaustos por el viaje. ¿Qué os parece, si por ahora, os acompaño a vuestras alcobas para dejar vuestras pertenencias y luego hacemos un poco de turismo? Después de todo, las bellezas de esta tierra son dignas de ser observadas. – empecé a caminar para evitar que la princesa Lissa se aburriera. – Por mucha obligación en la que os encontréis, creo que deberíais aprovechar la oportunidad, si me permitís el consejo. Permitidme acompañaros a un establo. Hemos preparado caballos para vosotros. ¿Sabéis montar? – pregunté, aunque lo cierto es que lo veía innecesario.

En estos momentos, pasando por el puerto, se podían ver los distintos puestos de mercado. Además, de vez en cuando, se podía observar a algún que otro laguz. Si no recuerdo mal, en Ylisse no los había. ¿Qué primera impresión les provocarán? La verdad es que me pica mucho la curiosidad.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Knight

Cargo :
Ex-príncipe de Rigel | Soldado

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
275


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Mensaje por Chrom el Jue Oct 26, 2017 10:50 am

Ahora que se encontraban lejos de su reino, donde Lissa era conocida pese a no actuar en muchas de las ocasiones como princesa, su actitud podía confundirse fácilmente. Se rió el labio por dentro cuando el joven caballero que había de ser su guía la confundió con un miembro del servicio, a lo que apretando un poco la mano posada sobre el hombro de la menor, se apresuró a calmar sus ánimos –Tranquila Lissa, lo ha dicho sin maldad ninguna, eso te ocurre por quedarte detrás, a saber qué estarías mirando –no estaba regañándola ni mucho menos, sino que prefería tomarse aquel descuido del joven como una anécdota graciosa antes que hacer que los dos se enfadaran. No había por qué enfadarse cuando se encontraban en un reino diferente que probablemente tuvieran unas costumbres distintas que en gran parte desconocían.

Chrom le sonrió a su ahora guía, dándole las gracias con una ligera reverencia de cabeza –Agradezco tu ofrecimiento, aunque debería reunirme cuanto antes con la Reina Sissi, pero si Lissa te quiere acompañar ella está en su libre derecho de decidir –No pretendía obligar a su hermana a asistir a un encuentro diplomático que bien sabía que no le gustaban. Ya se conocerían más adelante ella y la monarca, pues no dejaban de ser sus invitados los días que decidieran permanecer en el reino de Valentia –Siempre y cuando no acabéis involucrados en ningún problema o estorbéis a otras personas –Y es que no quería que su visita a aquel lugar se viera opacada por alguna metedura de pata, ya fuera esta querida o sin querer. La alianza con otro reino dependía de su actuación.

Por favor, te lo agradecería si nos llevas –Con paso diligente, caminaba justo por detrás del pelinegro mientras observaba cada detalle en su camino hasta sus aposentos. Todo en el lugar era nuevo, desde el gentío repleto de personas de diferentes clases sociales, aunque donde predominaban lo que parecían ser eruditos y estudiosos, lo cual no era de extrañar si tenían en cuenta que más que la capital se encontraban en la zona universitaria. Todos parecían caminar pensando en sus propias preocupaciones, aunque había un tema referente a la seguridad que desde su llegada había ocupado parte de sus pensamientos –Debo admitir que tengo una duda con este lugar, a pesar de ser un país que todavía sufre invasiones y ataques de emergidos, no parece preocupar a los aquí presentes, ¿cómo es posible? –le preguntó a su guía, si era un soldado del ejército de Shindhu debería tener alguna idea al respecto, aunque quizás no se encontrase autorizado a comentar tales asuntos.

Con la mano reposando en la empuñadura de su arma, se aseguro de que la menor los siguiera, como efectivamente hacía. Suspiró para sus adentros y asintió ante la cuestión –Sabemos, así que si va a ser nuestro medio de transporte no habrá problema alguno –pues aunque prefería ir a pie y así involucrarse en la muchedumbre, debía admitir que para pasear y descubrir nuevos lugares la vista desde los lomos de un caballo facilitaría la tarea.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1278


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Mensaje por Lissa el Mar Nov 21, 2017 10:35 am

Lissa entrecerró sus ojos en finas líneas esforzándose en mirar al tal Berkut lo más “feo” posible. Sin embargo el hecho de que sus mejillas se llenaron de aire como si de globos se tratasen, no ayudaba a dar esa imagen de verdadero enojo que la rubia hubiese preferido. Luego de escuchar el comentario que le hizo su hermano y de sentir el contacto de este sobre su hombro, la pequeña princesa se dijo que a lo mejor tenía razón y también estaba ese detalle que no podía permitirse causar problemas, por lo menos no ahora. Más eso no quitaba el hecho de que aún se sentía toda contrariada – Bueno, si en verdad no lo hiciste adrede, entonces podría perdonarte. ¡Jum! – Refunfuñó mientras llevaba las manos que anteriormente se encontraban sobre sus caderas hacia su busto, cruzándose de brazos y volteando su cara a otro lado con desgano cuando soltó el “Jum”.

Notando que el chico de achocolatados cabellos se dirigía nuevamente a ella, lo miró de reojo aún en la misma posición. Era lógico que Lissa preferiría una y mil veces evitar todo tema político ya que de seguro terminaría cayendo en un profundo sueño allí mismo. Y digamos que dudaba mucho que la reina Sissi se tomaría bien aquel gesto… – Chrom, creo que preferiría quedarme con Berkut mientras tú te reúnes con la Reina Sissi. ¡No te preocupes que me portaré bien! – Comentó brevemente a su hermano mayor. Además, si pasaba un tiempito con Berkut en lugar de ir con Chrom, podría aprovechar y hacerle una pequeña bromita toda inocente como venganza. ¡Eso le resultaba más divertido! Una efímera sonrisa se manifestó fugazmente sobre sus labios para luego desaparecer tan rápido como llegó. – Acepto tu disculpa sí te vienes a jugar conmigo un ratito después – Respondió de manera inmediata al caballero de ojos pardos mientras entrelazaba sus menudas manos detrás de la espalda y sin quejarse más, se dispuso a seguirle el paso a Chrom.

Su mirada se paseó a su alrededor retomando lo que anteriormente estaba haciendo: Descubriendo un panorama diferente en totalidad a su país natal. De vez en cuando pudo notar como algunos ciudadanos levantaban la vista hacia ellos con una curiosidad evidente marcada en sus rostros. Al oír la duda del mayor, Lissa se preguntó lo mismo. La gran mayoría parecían despreocupados, sumergidos en sus tareas dando la impresión que el miedo a la amenaza que eran los emergidos, no existía. No obstante, esa imagen que brindaban, le llegó a gustar. – Es curioso… – Susurró en voz baja como si hablara consigo misma.

Uy, ¿Tenía que montar en caballos? Le resultaba difícil hacerlo sola, la otra vez que lo intentó casi fue a visitar a su viejo amigo el suelo que tenía tendencia a recibirla con los brazos abiertos muy seguido. Demasiado seguido para su gusto. – Eeeh. ¿Chrom? –Para llamar su atención jaló suavemente de su larga capa. – ¿Puedo montar contigo? – Se acercó soltando eso en un murmullo como si compartiera con él un secreto de Estado. – Me sentiría incómoda si voy solita – Concluyó sintiéndose toda apenada. Debería practicar más equitación pero aquello no era para nada parte de sus talentos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
684


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Mensaje por Berkut el Mar Nov 21, 2017 8:44 pm

Parece ser que los príncipes aceptaron. Me alivió de especial manera que la princesa Lissa dijese ella misma las condiciones para perdonarme sin tener que decir nada por mi cuenta. Parece ser que era simple, al fin y al cabo. Ello me ayudaría a tratarla. – Será todo un honor para mí, princesa Lissa. He de confesaros que no he tenido la oportunidad de jugar y que desconozco los juegos propios de vuestra tierra. Haré lo posible por adaptarme a ellos.

Entonces empezamos a caminar y, como era de esperar, el príncipe tuvo que hacer la pregunta que cualquiera haría cuando llega aquí. Sinceramente, es algo que me pregunté yo también cuando llegué por primera vez. Eso y que cómo eran posible muchas cosas de este país. – Desgraciadamente, no puedo daros una respuesta oficial, mas puedo hablaros de mi experiencia personal, Chrom – dije, para introducir. – Muchos de los habitantes de Sindhu son ciudadanos que nuestra reina acogió bajo su protección. Ella les dio una vida. Como bien sabréis, las tierras de este continente recibieron un gran revés. Yo provengo de una de ellas. Como refugiado inicialmente, puedo deciros que Su Majestad es una monarca capaz de otorgar esperanza a los que viven en este país. Al menos, ese es el caso general – di una pausa. – Por supuesto, la invasión sigue siendo una amenaza, mas, si fuese a dar mi opinión personal sin ningún tipo de dato que lo respalde salvo lo anteriormente dicho, diría que la fe en Su Majestad es absoluta.

La princesa Lissa también había mostrado interés por lo sucedido. Debía admitirlo, era una buena reina si seguíamos las enseñanzas de Mila como modelo. El Padre, probablemente, no la vería con tan buenos ojos si viese que se dedica a mostrar constantemente amor hacia sus súbditos. Es una forma de gobernar que nunca había conocido y que, sinceramente, no sé por qué mi tío nunca me hizo siquiera mención de ella. – Princesa Lissa, ¿habéis visto alguna vez a un laguz? De no ser el caso, os aseguro que no será lo que os llame más la atención.

¿Cómo explicarlo? Desde luego, es interesante. No me he informado tanto sobre los laguz como para saber exactamente cómo definirlos, pero si tuviera que dar una idea general sobre ellos… Creo que puedo hacer al menos eso. – Los laguz son seres humanoides que, en su mayoría representan algún rasgo que los delata como un ser distinto a nosotros. Pueden transformarse en distintos animales, según su raza y he de confesar que aún no me he acostumbrado a ser testigo de sus transformaciones continuas – entre otras cosas porque no he ido muchas veces a visitar la zona exclusiva de los laguz. No soporto a los halcones. – Según tengo entendido, en el pasado fueron esclavizados. También tienen la costumbre de referirse de forma normal a nosotros como ‘beorc’.

No le iba a decir sobre el apelativo ‘subhumano’. Honestamente, si quiero dar una imagen buena, creo que es mejor ni siquiera decir que ese término existe siquiera. Por ahora me contendré. – Los hay que pueden transformarse en tigres, así como los que se transforman en…

Fui interrumpido a medias cuando vi cómo un asqueroso halcón aparecía cerca de donde estábamos y volvía a su forma humana, probablemente para después ir a comprar lo que fuera. ¡Maldito pajarraco de las narices! No. Espera. No debo dejarme llevar por eso. – Y eso es una transformación de laguz, altezas. Ya estamos cerca de los establos.

Espero que no se hayan dado cuenta. No puedo evitarlo. No soporto a los halcones. ¿¡Por qué narices tenía que aparecer uno hoy!? ¡¿Tan mala suerte tengo que tengo que ver esa basura?! Al menos no fue ese embajador de las narices cuya existencia está en contra de todo en lo que creo. Sea lo que sea, debo mantener la calma. Y para ello Obsidiano ayudaba mucho. La vista del corcel siempre me hacía sentir más cómodo. – Ya salimos, campeón – le acaricié el lomo y el caballo relinchó complacido.

Me dirigí a otro soldado para indicarle que trajese a los caballos. ¡Tuve que pedírselo por favor! Seguro que era un plebeyo, encima... Una vez hecho, volví a dirigirme a los príncipes. – En cuanto estéis listos podremos hacer un pequeño viaje hasta vuestras alcobas primero. Si tenéis alguna pregunta, por favor, adelante. La responderé lo mejor que pueda.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Knight

Cargo :
Ex-príncipe de Rigel | Soldado

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
275


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Mensaje por Chrom el Jue Nov 30, 2017 3:30 pm

Suspiró aliviado cuando Lissa aceptó las disculpas del joven soldado. Desembarcar y encontrarse con esa pequeña discusión no había sido la mejor de las formas para empezar una buena relación entre ambos países, pero tampoco había que hacer una montaña por apenas un granito de arena. Su hermana a veces podía ser un poco quisquillosa, igual que el castaño a veces hablaba un poco de más.

Tuve que sonreír ligeramente ante la esperada respuesta por parte de la rubia. Si él tuviera la opción de elegir si asistir o no a reuniones políticas, habría tomado la misma respuesta de su hermana, pero esa vez él era el mayor representante de Ylisse por lo que, muy a su pesar, no existía ninguna posibilidad. Como mucho podría aprovechar las horas libres para investigar un poco la ciudad antes de su encuentro con la reina –De acuerdo, no te preocupes Lissa, puedes quedarte con Berkut si lo prefieres, pero no te alejes de su lado, ni tú ni yo conocemos estas tierras y pueden ser peligrosas, los emergidos todavía acechan así que no te confíes –Esas últimas palabras las había pronunciado en un tono más bajo, para que únicamente las escuchara la joven princesa. No quería insultar al soldado o al país con sus dudas sobre la seguridad del lugar, pero prefería ser precavido cuando Lissa se encontraba a su cargo.

Dejaría a los dos jóvenes decidir cómo preferían pasar el rato, aunque su hermana parecía querer jugar. O quizás molestarle. Tenía la sospecha de que ya conocía ese comportamiento suyo… Pero mientras no hiciera daño a nadie ni insultase u ofendiera a la regente no le reprocharía nada más –No conozco en total profundidad la historia del continente, no por lo menos como quien lo ha tenido que vivir en su propia experiencia, si bien me defiendo especialmente en los sucesos de las últimas décadas –No habría podido averiguar que precisamente su guía fuera uno de los muchos inocentes que habían sufrido las terribles consecuencias que una vez acecharon las tierras que pisaba, pero el reino parecía acoger a todo tipo de refugiados que comulgaban con su forma de vida. Un acto de buen samaritano, sin duda alguna –Tener fe en la Reina significa que hace bien su trabajo y es apreciada por su pueblo, aunque entonces la diversidad cultural tiene que ser grande, espero que esto no genere revueltas –Aunque si todos parecían ser estudiosos que apenas levantaban la vista de las líneas que leían, aun caminando, el disturbio mayor sería un choque entre dos personas. O entre laguz y persona.

Escuchar esa conversación sobre los laguz le hizo recordar un par de experiencias pasadas, una mejor que la otra definitivamente. Suspiró antes de observar al ave convertirse en humano cuando se encontraba a escasos centímetros del suelo. Poseía una capacidad casi milimetrada para adoptar su forma de persona, a pesar de que las grandes alas seguían adornando su espalda –Curioso. En Ylisse contamos con la presencia de una tribu que si bien no es exactamente un laguz, también tiene rasgos animales, los taguel –No añadió demasiado más a esa conversación, dejando que fueran los dos jóvenes quienes intercambiaban palabras. Con suerte Lissa se calmaba del todo y se olvidaba de haber sido confundida con una criada…

Berkut, por favor, con dos es suficiente, Lissa y yo podemos montar en el mismo si no es mucha molestia –Se había apresurado antes de que el castaño diera la orden a los soldados que guardaban las cuadras. Se giró un poco para guiñarle el ojo a la menor, un gesto cómplice y oculto a ojos de los demás. Él no era un experto como Frederick en cuanto a caballos se refería, pero por fortuna se defendía mejor que Lissa –Monta primero, te ayudo –Se interpuso entre ambos jóvenes, tapando de esa forma a la joven princesa. No quería que se avergonzaba como en ocasiones hacía si no le salía algo del todo bien, así que por lo menos taparía la escena en parte con su cuerpo.

Una vez ella hubo montado, era su turno. Con mayor facilidad se acomodó sobre el lomo del corcel, tomando las riendas que descansaban sobre sus crines. Se trataba de un magnífico ejemplar, capaz de mover a dos personas sin que le supusiera demasiado esfuerzo añadido. Le acarició el cuello mientras se acercaba al soldado –Podemos proseguir, siento la demora –Miró de reojo a Lissa, por lo menos parecía estar calmada.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1278


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Mensaje por Lissa el Lun Dic 04, 2017 4:41 pm

Como era de esperarse, Chrom no pareció sorprenderse con la respuesta que le había dado. Tomando en cuenta que ambos se conocían como la palma de sus manos aquello era más que lógico para Lissa. – ¡Claro! ¡Seré una verdadera pegatina con nuestro querido amigo Berkut! – Soltó usando un tono de voz lo bastante fuerte para que el susodicho escuchara para luego proseguir su diálogo en casi un susurro con la intención de que a sólo su hermano llegara –  Estoy consciente de eso, Chrom. No me alejaré de los lugares seguros si no estás cerca. Te lo prometo. – Aquellas palabras buscaban tener un papel tranquilizante para no preocupar innecesariamente al mayor. Acomodó una mecha de sus cabellos dorados detrás de la oreja intentando disimular el intercambio “secreto”. Era cierto que contrariamente a Ylisse, Sindhu se encontraba bajo la constante amenaza de los emergidos dentro de sus propias fronteras. Aquel punto no podían olvidarlo pese a la imagen tan despreocupada que brindaban sus ciudadanos.

Al escuchar la respuesta del soldado una gran sonrisa se dibujó sobre los labios de la pequeña princesa – Oh, no tienes porque preocuparte. ¡Para divertirse no hace falta conocer juegos complicados! Si quieres… ¡Hasta podemos jugar a algo de tu tierra natal! – Comentó con la típica energía que la caracterizaba. Digamos que difícil no era deslizar una rana por “accidente” bajo las ropas de alguien, ni tampoco saltar de alguna esquina oscura y por demás de sospechosa para provocar que la inocente alma que pasaba por allí pegara el grito hasta el cielo. O que no… nada difícil. Un efímero brillo pícaro iluminó su mirada turquesa mientras se preguntaba que podría hacerle a ese simpático soldado. ¡De seguro que los dos reirían mucho juntos!

El relato que había empezado el joven guía captó la atención de la ojiazulada unos momentos mientras se encaminaban hacía un establo. ¿Qué tipo de persona sería la Reina Sissi? ¡Debía ser alguien muy admirable si todo un país podía otorgarle tanta fe! De seguro sería alguien tan encantador y elegante como su hermana Emmeryn. Alguien compasivo y con una bonita sonrisa. En la cabeza de la rubia una imagen de la Reina de Sindhu se pintaba dándole una forma que únicamente a Lissa se le ocurriría, con cada pincelada daba forma a aquel personaje idealizando hasta el mínimo pequeño detalle. En medio de su ensoñación,  Berkut se dirigió a ella de nuevo provocando que se sobresaltara al regresar a la realidad. – ¿Eh? ¿Un laguz? – Lissa pestañeo varias veces e inconscientemente miró de reojo a Chrom para contestar – Pues… Vi a uno hace unos años. ¡Esta es la primera vez que veo a tantos reunidos en un mismo lugar! – Su mirada celeste se paseó a su alrededor observando a aquellas criaturas que caminaban entre los humanos como si nada, sin problema alguno.

De repente, un ave que al final resultó ser un halcón, voló cerca de ellos y bruscamente cambió su forma al de un humano dotado de unas hermosas alas. – ¡Guau! – No creyó que algún día pudiese presenciar tal transformación otra vez. Su mirada lanzaba chispas de emoción y sin mucha discreción señaló aquel acontecimiento entretanto clamaba – ¿Vieron eso? ¿Vieron? – Daba la impresión de ser una niña que acababa de recibir el regalo que tanto esperaba. Sin embargo, cuando miró hacia Berkut notó algo extraño. ¿Qué era? Parecía como… ¿Horrorizado? ¿Asqueado? ¡Juraría que hasta perdió todos los colores! Más aquella particular expresión no duró mucho, en un parpadeo regresó a la normalidad pero esta vez tenía un aire completamente desestabilizado. En el interior de Lissa una risita traviesa resonó. – He encontrado algo interesante ~ – Murmuró con un tono cantarín casi como si estuviese cantando una canción.

A continuación bajaría la vista a sus pies y no tardó en dar con lo que “añoraba”. Se inclinó con cuidado y tomó entre sus dedos a algo que se asemejaba a una pluma larga y en buen estado. ¿Tal vez provenía de el laguz de hace unos momentos? ¿O a lo mejor era una pluma normal? Pero lo que sí estaba claro, era que aquella plumilla se asemejaba mucho a la de un Halcón. Sin dejar lugar a la duda, guardó esa nueva pertenencia entre sus ropas. ¿Quién sabe? ¡Puede que en algún momento le diera un buen uso! Apresuró el paso alcanzando a su hermano a donde le hizo saber su inquietud la cual fue bien recibida y este último aceptó gustoso con acompañarla. Al ver como Chrom se giraba y le dedicaba ese tan conocido gesto cómplice logró que una pequeña risilla naciera de entre sus labios y que terminó ahogando con las manos. Después de varios saltitos fallidos al fin tuvo éxito en tomar un lugar sobre el lomo del caballo lo cuál se llevó una exclamación triunfante de su parte para luego terminar aferrándose al cuello de la montura temiendo caerse. Chrom no tardó en subirse, para gran alivio de Lissa, y de esta manera continuaron el paseo con una muy mejorada perspectiva de aquel exótico país.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
684


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Mensaje por Berkut el Vie Ene 05, 2018 8:50 pm

La princesa Lissa sugirió una propuesta que, a pesar de lo bien intencionada que era, me hizo pensar que, por desgracia, no tenía ningún juego que conociera de Rigel. Toda mi vida se centró en cumplir las expectativas que se esperaban de mí. Mi día a día eran entrenamientos, lecturas, estudio y reuniones de nobles. – Lamento enormemente tener que deciros que lo que me pedís es imposible, princesa Lissa. Por circunstancias personales, no jugué ni un solo juego en mi infancia. De hecho, el concepto de jugar me resulta de lo más extraño, porque a lo largo de los años nunca he sentido curiosidad. La lectura era lo más parecido que tenía a un juego. Mas no por ello me cierro a nuevas experiencias – esbocé una sonrisa. – Podemos jugar a cualquier juego que prefiráis vos de vuestra tierra. De esta forma, podremos hacer vuestra experiencia aquí más cómoda.

Era extraño cómo cada hermano se percataba, curiosamente, de cuestiones completamente diferentes. Casi podría decirse que el que había venido por motivos claramente políticos era el príncipe Chrom. – Sois tan sabio como imaginé que seríais, Chrom. Efectivamente, la diversidad cultural es una característica muy destacable sobre Sindhu. En cuanto a las revueltas, Su Majestad organizó cierto sistema para precisamente evitarlas. Desgraciadamente, desde mi posición, carezco de la autoridad para dar una explicación adecuada. Temo provocar más dudas de las que pueda esclarecer.

Aquel espectáculo con aquella bestia fue útil. Parece ser que existen más de esas bestias en otros continentes. Incluso en Ylisse. ¿Sería su gobernante como la reina Sissi? Si lo fuera, me decepcionaría mucho. Se ve claramente que Chrom es un huma… beorc. ¿Por qué iba un beorc a ser más amistoso con los laguz? Sin embargo, al igual que él no quiso dar mucha más conversación sobre ello, yo tampoco hice más que los comentarios necesarios. – Ya veo. Seguro que son una especie sorprendente. – por lo menos, sorprendentes para el estudio. Pero nada más.

Mientras íbamos caminando me dio, por unos instantes, la sensación de que la princesa Lissa se había quedado un poco rezagada. ¿Qué habría estado haciendo? Probablemente, observando a los laguz. Estuvo bastante encandilada con el espectáculo que dio aquel pollo de las narices. Primero uno, que habla de otra especie de bestias, y luego la otra, que le parecen hasta dignos de admiración. Admito que es un espectáculo verlos la primera vez que pasan de forma animal a forma humana. Lo admito. Es todo un espectáculo sobrecogedor. Especialmente cuando es a la inversa. En ese caso se ve exactamente qué poco de humano tienen y cuánto de bestia. ¿Y qué decir de cuando están combatiendo? El aire se escapa de los pulmones cuando se ve a un lobo mordiendo el cuello de su enemigo y sacando de ahí la carne. ¿Y qué decir de los cuervos? Ni siquiera he llegado a ver a uno, pero si aquel halcón pajarraco que ahora hace de rey es como es, no me extrañaría que los laguz cuervo fuesen tan carroñeros como los animales en cuestión. Quién sabe, puede que incluso más. Tienen cerebro para saber por qué les gustan las cosas que ven.

Pero bueno, dejemos esas sutiles meditaciones para otros momentos. Lo importante era dirigir a los príncipes a sus aposentos. Si no me equivoco, las alcobas deben de estar preparadas: una para cada príncipe. Y yo mismo me encargué de dar ciertos consejos ante la posibilidad de que quien lo organizara fuera un plebeyo. Si ya tenía ciertas dudas sobre su efectividad, lo cierto es que esto era aún más claro cuando se trataba de hacer que un plebeyo comprendiera los gustos de alguien de la realeza. La mejor tela que esté disponible, las mejores decoraciones… Todo debía ser impecable. La presentación es clave, después de todo. Creo que me gané un poco de enemistad con aquel criado, pero no importa. Eso sí, intenté ser lo más educado posible.

Cuando llegamos al lugar donde descansarían, desmonté y esperé que los invitados lo hicieran. – Ya hemos llegado. Este será el lugar donde reposéis durante vuestra visita. Esta cerca de la universidad, por lo que dudo que os aburráis considerando la cantidad de libros que hay allí – aquello era completamente honesto y cierto. A pesar de estar completamente infestada de plebeyos, la cantidad de libros que se encontraban allí hacía que el lugar fuese un paraíso con el inconveniente plebeyo de tanto en tanto.

Caminando un poco, acabé dirigiendo al príncipe Chrom a su alcoba. Pude comprobar tras abrir la puerta y entrar primero que, efectivamente, aquel plebeyo me había escuchado. Era mejorable, pero no por ello inadecuado. Me encargaré de extenderle un elogio. A pesar de ser plebeyo, no lo ha hecho nada mal. – Esta será vuestra alcoba, Chrom. Princesa Lissa, la vuestra es la contigua. Acompañadme, por favor.

Me sentía un mayordomo haciendo esto. Abrir una puerta, indicar que el invitado pasara… Estas tareas no eran propias de alguien como yo. Sin embargo, aquí estoy, sufriendo por ellas. – Tomaos todo el tiempo que necesitéis para dejar vuestro equipaje. Si me requerís para algo, estaré en el pasillo, esperándoos.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Knight

Cargo :
Ex-príncipe de Rigel | Soldado

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
275


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Mensaje por Chrom el Miér Feb 07, 2018 10:52 am

El tiempo que Lissa y él habían compartido desde el nacimiento de la menor casi era incalculable. A diferencia de lo que ocurría con su hermana mayor, quien siempre había tenido que dedicar la mayor parte de su tiempo a aprender a ser Venerable, ellos dos habían contado con la posibilidad de disfrutar del tiempo libre que su educación como príncipes les permitía. Habían sido compañeros de travesuras, de buenos actos y, ahora también, de viajes internacionales a un nuevo y desconocido continente para ellos. Tantos ratos, buenos y malos, que juntos habían soportado tenían como resultado que en muchas ocasiones compartieran pensamientos, maneras de actuar y que se conocieran incluso los gestos más nimios a ojos ajenos. Sonrió de medio lado cuando la joven rubia disimuló a la perfección su respuesta, mientras jugaba con uno de los rebeldes cabellos para hacer que sus actos parecieran naturales. Últimamente había aprendido mucho, demasiado incluso. Al verse obligado a pasar tanto tiempo vigilando las fronteras disponía de menos tiempo para disfrutar de su familia, y con ello se perdía mucho de sus logros y avances, por desgracia.

Una vez más, las cuidadas palabras del caballero de cabellos castaños le sorprendieron. Parecía saber medir con exactitud qué decir en cada momento, siempre correcto –La sabiduría es una característica más propia de mi hermana, la Venerable, en mi caso hablo desde la experiencia y lo que he vivido y observado durante mis viajes –Le respondió con sinceridad a su acompañante. Conocía muchos datos gracias a los libros, también ideas y formas de pensamiento. Geografía, historia, política y economía. Pero mentiría si no admitiera que lo más recordaba eran aquellas hazañas que había vivido en primera persona, lecciones que daba la vida, no los libros –Entiendo, es inteligente por vuestra parte actuar con prudencia, así no perjudicáis el nombre este reino ni de su regente –Como suponía, iba a ser una cuestión que tendría que preguntarle directamente a la Reina del lugar.

Miró de reojo a su hermana, nunca había esperado que supiera de primera mano sobre la existencia de los laguz, pero ese no era el mejor momento para preguntar por ello. A la vuelta del viaje tendrían tiempo de sobra para aclarar ese asunto. ¿Quizás Emmeryn sí que lo supiera? Le extrañaba, pues solía contarle lo referente a su hermana, así simplemente continuó como si no fuera una materia importante.

El paseo por los caminos exóticos de aquella ciudad fueron realmente amenos. Intentó trazar mentalmente el camino en caso de que tuviera que revertir sus pasos, o por si se encontraba solo en algún momento de su estancia en Sindhu. Afortunadamente no era demasiado complejo y el edifico en el que parecían encontrarse sus aposentos destacaba sobre los de su alrededor. Además, saber que la universidad estaba próxima era un importante punto de referencia a tener en cuenta –Ah sí, una universidad repleta de libros siempre… bueno, algo importante –Y lo era, a pesar de que tuviera otras preferencias.

Una vez en la entrada, habiendo dejado a buen recaudo sus monturas, los tres accedieron al interior del edifico donde habían de residir durante su viaje a Valentia. Desde los colores a la propia arquitectura, todo era especialmente llamativo por las claras diferencias con su hogar. No estaba acostumbrado a nada de aquello, pero este hecho no le amedrentaba, sino más bien todo lo contrario. Se encontraba lleno de curiosidad por ese lugar, por sus alrededores y por otras ciudades del reino en el que se hallaba. Pasó las yemas de los dedos por la pared de una de las esquinas antes de girar, siguiendo los pasos de joven guía. Incluso podía preguntar por las construcciones, por si pudieran ser de utilidad para las zonas más castigadas por los emergidos en Ylisse.

¡Vaya! De acuerdo –Accedió a la primera de las habitaciones, que a partir de ese momento sería la suya propia. Los detalles estaban cuidados y no parecía faltar nada básico. Los adornos estaban elegidos teniendo en cuenta su posición social, ya que no parecían ser propios de todos los hogares del lugar. Por lo menos ese cuidado por las habitaciones, la formalidad con la que los habían recibido y la preocupación por su bienestar dejaban ver las buenas intenciones de aquel reino para con ellos, y para con Ylisse en general. Un punto a favor. Después de que su equipaje fuera debidamente colocado en su lugar y todas sus pertenencias, que no eran demasiadas, descansaran en sus respectivos cajones, se asomó al pasillo donde aguardaba el joven –Tengo una pregunta Berkut, ¿existe la posibilidad de que pueda ver algún entrenamiento de los soldados de este lugar? No tiene que ser necesariamente ahora, sino en algún momento durante mi estancia aquí –Con la mano en la empuñadura de su propia espada, un timbre de emoción había aparecido en sus palabras. También era importante comprobar la valía de los hombres de ese exótico lugar.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
Llave de puerta [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1278


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Que empiece la función! [Priv. Chrom y Lissa]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.