Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Entrenamiento] La escuela es solo para críos. (Priv.Pelleas)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] La escuela es solo para críos. (Priv.Pelleas)

Mensaje por Raigh el Sáb Oct 14, 2017 10:47 pm

Por fin logro llegar a la entrada de aquella enorme biblioteca con un claro dolor de espalda. Había viajado en su forma ya normal de moverse en barco (como polizón, claramente) desde las islas de Durban hasta Daein, en el continente de Tellius. Se había mantenido dentro de un barril de manzanas, ya que no quería gastar nada de dinero. 
 
La razón de estar en aquel lugar eran las noticias de la remodelación de una de las Bibliotecas que, según había oído, era de las más grandes en cuestión a magia arcana. Parecía haber sido un llamado hacia el mago negro, magia arcana,las enseñanzas que tanto buscaba, incluso parecía que estarían impartiendo clases en una torre anexa al lugar. Aunque esto último no le interesaba.
 
¿Maestros? No necesitaba nada de eso. Solo eran barbudos adultos que solo usaban la teoría. Y generalmente eran Sabios, no había ningún Druida entre ellos que realmente supiera de la carga espiritual y mental de esa clase de magia.
 
Entrado a la biblioteca, se sorprendió ante la vasta colección de libros ahí presentes. Incluso el olor a la vejez, al polvo de las hojas lo hacía sentir en casa. Parecía que en ese lugar no había ninguna clase de restricción a lo que podía ver, a lo que podía descubrir.
 
Se introdujo de lleno en la lectura, tomando los libros más actuales sobre la situación actual del mundo (Los emergidos y los más recientes descubrimientos incluso sobre su actual posibilidad de comunicarse) junto a otros libros más antiguos, teniendo la oportunidad de poder leer sobre Medeus, el dragón de tierra, príncipe de los de su especie y de su respectivo héroe, Anri.
 
Nuevamente leyendas sobre dioses, demonios y héroes. También encontró una diversa gama de libros de magia oscura, algunos con lenguajes tan viejos que ni el mismo podía leer (por el momento). Hablaban sobre como paralizar por completo el cuerpo de una persona, como tomar la esencia incluso de seres vivos como las plantas...todo era tan fascinante. 
 

Tomo varios libros entre sus brazos y los dejo caer de lleno sobre una mesa de madera, golpe que provoco un gran sonido en el lugar y un eco igualmente sonoro. Él no se notó avergonzando, parecía totalmente indiferente sobre si había sido una molestia para los demás. Era un asunto que nunca le había importado en lo mas mínimo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Civil

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
251


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] La escuela es solo para críos. (Priv.Pelleas)

Mensaje por Pelleas el Jue Oct 19, 2017 11:52 pm

Las renovaciones a la biblioteca nacional de Daein no habían tomado demasiado tiempo, nada en comparación a lo que estaba tomando la construcción de la torre de piedra tras la misma. No obstante, mientras las reparaciones estructurales se veían ya completas, en la biblioteca en sí restaban aún sus propios asuntos a finalizar, tanto por el mismo príncipe de las repentinas reformas como por el diminuto grupo de sabios del ejército que se prestaban a la tarea. Interminable se hacía el proceso de reordenar por completo los libros disponibles, revisados los tomos más antiguos para iniciar la manufactura de nuevas copias que preservaran su contenido. Por otro lado, la revisión de los numerosos libros traídos por el mismo heredero, cuyo contenido debía estar desprovisto de cualquier extraña propaganda extranjera que amenazara a las visiones y costumbres de la gente del Norte. Claro estaba, los más delicados o irrepetibles tomos también debían ser separados con cautela, puestos bajo llave en el piso superior.

De aquella labor se ocupaba aún Pelleas, único usuario de artes oscuras hasta donde sabía en la capital, por ende único en plena capacidad de separar lo que constituyera peligro para un estudiante. Había tenido ocasión de ver en Plegia tales casos, de atestiguar lo que un tomo demasiado avanzado hacía al mago aún incapaz de controlarlo; no quería arriesgar ese daño a quienes esperaba recibir. Los hombres de la muy pequeña división de magos del reino le habían aconsejado, también, mantener los más exaltados textos de religiones paganas en la misma sección cerrada. Reuniendo a memoria los títulos, el hombre de casi dos metros de largirucha altura mas una postura que sólo podía calificarse como inofensiva, tenuemente cabizbajo, transitaba a paso lánguido los familiares pasillos de estanterías. Tomaba su tiempo en leer los lomos de los escritos, llevando los dedos por las filas sin realmente tocarlas. Cuando reconocía uno de los textos peligrosos, con sumo respeto lo retiraba de su lugar, abriéndolo para confirmar antes de ponerlo en la pequeña pila que formaba sobre su brazo. Su andar apenas hacía ruido y su sombra se proyectaba una corta distancia en la iluminación cálida de las lámparas del lugar.

Mientras los proyectos no estuviesen un tanto más completos, Pelleas no habría de iniciar la instrucción de discípulos o siquiera el intercambio de conocimientos con otros arcanos. De allí que, aunque hubiera enviado numerosas cartas a contactos afines y recibido respuestas de interés que le aligeraron el corazón por días, no se hubiese encontrado en persona con visitantes aún. Y en cierta forma le aliviaba; con el tiempo, la emoción se había mezclado fuertemente con nerviosa anticipación, haciéndole valorar de sobra la espera. Confortado por la tarea que realizaba, honestamente plácida para él, no cesó su paso por el vacío recinto sino hasta oír el sonido de libros azotando contra una superficie. Sobresaltado, el sabio dejó caer el tomo que extraía del estante, y casi los demás al agacharse a recogerlo. El exceso de espacio amplificaba los ecos. De ese modo, creyendo haber oído una caída de libros, se apresuró a caminar en la dirección de la que había provenido para acomodarlos, hallándose de forma repentina con la imagen del joven muchacho sentado en una de las largas mesas. Frenó sus pasos enseguida, enmudecido y descolocado. No había esperado compañía y no reconocía al pequeño en túnicas oscuras. Tras un instante, recobrado de la sorpresa, se decidió a dar un par más de silenciosos pasos adelante.

- D... Disculpe. - Su voz fue casi igual de queda, aunque distintivamente grave. Era pronto para esa situación, pero si allí estaba, debía tener alguna clase de acercamiento. De forma pasajera ojeó los libros entorno al pequeño, no muy convencido del volumen en que leía para la edad que aparentaba; 10 años si se lo preguntaban a él. - ¿Puede ser que sea usted un...? Eh, quiero decir... - Intentó preguntar, sintiéndose de alguna forma demasiado condescendiente llamarle estudiante. Titubeaba con sus palabras, sin terminar de elegir la correcta. Enseguida carraspeó, replanteándose mejor lo que decía y consiguiendo expresarlo con más seguridad, al tiempo que tan sólo permanecía de pie junto a la mesa. - Que las lecciones de magia aún no han iniciado formalmente. Aunque ha de ser pronto ya. -
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [8]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
885


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] La escuela es solo para críos. (Priv.Pelleas)

Mensaje por Raigh el Vie Oct 20, 2017 12:47 am

Sumergido en la lectura de lo que parecía un tomo antiguo que contaba sobre la historia de la invocación de fantasmas, y su uso a través de los tiempos, solo escucho a su lado un pequeño zumbido, que le pareció realmente molesto. Pensó que alguna clase de insecto estaba molestándolo, así que dio un manotazo hacia atrás con su mano izquierda, para ahuyentar a la criatura que irrumpiera en su lectura…
 
Más, al dar aquel golpe detrás de él,no noto nada. Parecía que la molestia se había esfumado,y estaba listo para poder continuar con su lectura. Pero nuevamente escucho el mismo sonido.

Tomo el libro que estaba leyendo y lo levanto en el aire,con la intención de dar un golpe fulminante ante aquella criatura y que le dejara en paz. Justo cuando iba a golpear la fuente del sonido,fue cuando finalmente levanto la mirada por primera vez desde que había llegado al lugar,y llego a ver parcialmente a el origen de sus males,al igual que oír su voz.

Por lo poco que pudo ver (y lo poco que le interesaba en un inicio) tenía a alguien vestido como otro Mago Oscuro en su espalda. Parecía alguien de alta estatura, ya que tuvo que levantar la mirada para poder verlo a su rostro, aunque claramente no estaba totalmente erguido. Esa mirada parecía cansada, al igual que el resto de su cuerpo.
 
Su voz también dio muestra del mismo cansancio, junto a las señales de inseguridad que alguna vez había oído. ¿Acaso se había puesto nervioso?...podía sentir el poder que emanaba de él gracias a la cercanía. ¿Por qué se pondría nervioso alguien con ese poder? Ese poder fue lo único que hizo que se levantara de su asiento, dejando el tomo abierto y dándose la vuelta para verlo frente a frente. Su interés se había despertado nuevamente.
 
-¿Para que necesitaría lecciones? El material de este lugar es más que suficiente. ¿No lo crees?...-
 
Le dedico una sonrisa burlona, la cual incluso mostraba parcialmente sus dientes, mientras se cruzaba de brazos junto a que lo observaba a los ojos. ¿Qué sería aquel hombre? ¿Alguno de los bibliotecarios del lugar? ¿Alguno de los maestros que darían clases? ¿O solo era alguien queriendo hacer amigos?
 
-Podrías tomar cualquiera de estos libros y aprender en una hora lo que cualquier otra persona te vendería en 20 lecciones…-
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Civil

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
251


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] La escuela es solo para críos. (Priv.Pelleas)

Mensaje por Pelleas el Sáb Nov 04, 2017 2:14 am

Puesto de pie, el joven de túnica oscura y numerosos libros a su alrededor se le hacía todavía poco más que un niño, sin dudas adelantado si ya leía tan fluidamente, pero era la firmeza y casi brusquedad con que se desenvolvía la que se tornaba suficiente para dejar al sabio algo descolocado ante él. Amedrentado, casi, ahora dubitativo respecto a haberle interrumpido. Creyendo que erían varios días aún para que llegasen a él tales encuentros, por ende en absoluto preparado, de momento no se animó a hacer más que aguardar a que el menor volviese su atención a su persona; indeciso, entre tanto, en cuanto a si sería o no más adecuado tomar la ocasión para presentarse. Quizás era lo que debía haber hecho primero. Como fuera, en el momento en que le escuchó hablar, una muestra de carácter nada endeble que contrastaba bastante con sy aspecto y juvenil voz, Pelleas decidió que presentarse era exactamente lo que evitaría hacer. Si el muchacho no estaba buscandopor su propia voluntad instrucción, se le haría demasiado incómodo ya introducirse como el maestro de aquella nueva escuela. Mejor dejar eso pasar.

De todos modos, al nuevo ocupante se le veía enormemente interesado en el contenido de la biblioteca y eso le era suficiente al príncipe. - ¿Los tomos que ha estado estudiando han estado a la altura de sus expectativas, entonces? Me alegra que lo vea así. - Respondió, manteniendo su habla tan cordial como justo antes. En cierta forma, entendía de las palabras ajenas un halago a la cantidad de tomos reunidos en su biblioteca, quedándose en esa impresión y esbozando una franca sonrisa en retorno, mucho más gentiles sus expresiones que las ajenas. - Aunque progresar a ese ritmo sería... un logro prodigioso, cuanto menos. - Su voz bajó paulatinamente al agregar aquello, contemplativo. Pese a lo importantes y reveladores que muchos tomos habían sido para él en su momento, una hora era escaso período para cualquier nuevo dominio sobre lo arcano; a menos, desde luego, que se hallase ante alguien de gran talento natural. Al pensarlo, se apresuró a desviar la vista y corregirse.

- Uhm, este, no es que lo dude, claro, - Se explicó, conciliador. Después de todo, debía haber motivo por el que el niño exhibiera tal confianza. - Pero muchos nuevos descubrimientos requieren, lamentablemente, sujetos o blancos de prueba tanto para el control de hechizos, como para comprobar la eficacia de maldiciones... ¿no? - Moderado en su volumen y dócil en su forma de actuar, siempre con cierto letargo en sus movimientos, el hombre de ondulado cabello violáceo se acercó sólo lo suficiente para dejar los tomos que él mismo portaba sobre la mesa mientras hablaba. El estudio no se veía completo sino hasta que la práctica real lo respaldaba. En Plegia, los principales blancos de esa práctica eran los mismos magos aprendices, los unos a los otros, trabajando su resistencia y experimentando de primera mano. En sitios más cuidadosos del recurso humano, como Nohr, eran emergidos. Fuese como fuese, él mismo lo veía también como una necesidad. Con calma, sus manos cargadas de gruesos y enjoyados anillos acomodaron con afectuoso cuidado la pila de tomos apenas dejada, sobre la que descansaba, primero en la cima, la desgastada edición de Nosferatu plegiana que pensaba albergar en el área restringida de la biblioteca por un tiempo. Dejando la mano sobre esta, enseguida su atención pasó de forma general a los libros apartados por el joven de cabello verde, desconociendo cuales serían los apartados por interés o los ya leídos. Cuidadoso, lo miró a él antes de hacer cualquier cosa. - ¿Le molestaría que vea los que se halla estudiando? Es una, um, ambiciosa cantidad. -

Sin conocerle, no podía juzgar cuanto tiempo habría dedicado el otro a su magia ni qué tan lejos habría llegado con ella. No obstante, llamaba su curiosidad saberlo. La entrega del mago a adentrarse en la oscuridad dictaminaba su avance, y en efecto, el menor parecía tenerla. Saltaba a su vista un grueso y fuerte encuadernado de un color rojo claro, desgastado, que versaba sobre la extracción y apropiación de la energía, la misma vida de los seres, a través de la magia oscura. Temáticas avanzadas y peligrosas que él, profundamente adentrado en un pacto con la magia que lo habitaba y con gusto acostumbrado a nutrirla en su interior, apenas recientemente había llegado a dominar. No había otra palabra para una búsqueda de conocimientos así sino "ambiciosa."
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [8]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
885


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] La escuela es solo para críos. (Priv.Pelleas)

Mensaje por Raigh el Sáb Nov 04, 2017 3:28 am

- Je...odio admitirlo, pero encontré en este lugar más de lo que esperaba. Algunos libros ni siquiera sabían que existían. Claro, he tenido problemas con la traducción de alguno de ellos, pero solo son pequeños problemas...-
 
Por fin había encontrado un cambio de panorama. La interacción entre ambos no había empezado como solía hacerlo. No era tratado como un niño, si no como otro mago más. Era un cambio que para otros seria simple, pero para el significaba bastante.
 
Podía decir que la actitud del otro mago oscuro era demasiado amable hacia el, demasiado tranquila para su gusto. Incluso ese actuar podría estar disfrazando el que estuviera tomándolo a menos, con un habla paternal, como si fuera un perro mascota que se tenía que proteger. No podía asegurar nada, así que continúo hablando con él.
 
-Mi única queja seria el que las lecturas de este lugar están demasiado arraigadas al estudio de la magia oscura, pero pocos hablan realmente de su uso...-
 
Personalmente, tampoco podía decir demasiado del uso de la magia oscura. Eran contadas las veces que había usado su magia contra otras personas. En general, la usaba contra ladrones o bandidos que intentaban aprovecharse de él. Al final todos terminaban huyendo al ser víctimas de aquella magia. No había tomado la vida de ninguna persona hasta ese momento.
 
Más, su interés personal no era el usar magia contra otras personas. Si en el camino tendría que hacerlo no presentaría realmente un problema para él. Podrían considerarse "daños colaterales”, sacrificios que se tendrían que hacer con tal de seguir aprendiendo...
 
-¿Dices que es una lástima el tener que usar a otros para comprobar si una magia es efectiva? Deberían considerarse afortunados de saber que sus vidas servirán para un bien mayor...-
 
Deberían considerarse afortunados, si...pero si con quien tuviera que usar aquella magia fuera un Emergido, la situación seria muy diferente. Bastante diferente.
 
Para responder a la última petición del otro mago oscuro, le acerco una torre de libros que había terminado de estudiar. En realidad no había leído completamente todos, solía dejar de lado los libros que ya había tenido la oportunidad de leer o que no eran de su interés. Estar enfrascado en lecturas básicas era una actividad con la que perdería el tiempo. Y deseaba dominar la magia oscura lo más pronto posible.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Civil

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
251


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] La escuela es solo para críos. (Priv.Pelleas)

Mensaje por Pelleas el Miér Nov 15, 2017 7:02 pm

No estaba en su naturaleza dudar de la honestidad de nadie, mucho menos la de un hermano en doctrina. Por tanto, aún si le generaba cierta impresión el aspecto del muchacho, más pequeño de lo que había sido él mismo al iniciarse en la magia, era su capacidad para la misma lo primero y protagónico en la prioridades del daeinita. Lo poco que decía de sus avances ofrecía ya suficientemente perspectiva al respecto, isninuando que podría ser, de hecho, un mago formidable si se aplicaba ya tanto a traducir nuevas lecturas sin aguardar a que un maestro lo hiciera por él; Pelleas estaba convencido. Le creía. E inconscientemente se hallaba a sí mismo con la cabeza un poco más gacha de lo regular al pararse cerca del menor, como si inclusive a un nivel instintivo y físico buscara no imponerse sobre nadie, aunque aquello se relacionaba mucho más con su forma de ser que cualquier otra cosa. - Ha de estar muy avanzado, le ha sacado provecho... - Sonreía, extrañamente orgulloso de alguien cuyo nombre no cocnocía siquiera. De aquello podía culpar al sentimiento de innata conexión que siempre tenía para con los demás magos oscuros, habiendo tardado tantos años en siquiera lograr conocer a uno. Actualmente eran muchos con los que había podido interactuar en sus viajes, pero el sentimiento persistía. Su voz bajó a un contemplativo murmullo al continuar, pensando entonces en la utilidad que su biblioteca había servido a un compañero. - Me alegra, en verdad. -

A medida que el muchacho continuaba hablando, sin embargo, Pelleas hallaba en sus palabras cierta causa de preocuapción. Su mirada se distraía con los tomos ajenos y por unos instantes contemplaba con toda tranquilidad si la teoría o los posibles usos y efectos de la magia oscura deberían de tener una presencia más equitativa en la biblioteca, pero el marcado interés del otro justo en lo segundo no tardó en hacerse aparente, en recalcarse. En demasía, a los ojos del príncipe. La mención de tomar vidas sólo como prueba fue lo que sonó a verdadero exceso al fin. Al oír tal cosa, desvió la vista de los variados volúmenes hacia el rostro del joven, hacia la mirada que llevara en ese preciso instante, su propio gesto algo tenso, las cejas fruncidas en cierta consternación. Rara vez y con pocas cosas era capaz de ver con verdadera desaprobación a otra persona; esa instancia no era una de ellas, mas seguía siendo preocupante. Tras un par de segundos regresó la vista al tomo que hojeaba, expresándose aún con calma y docilidad.

- ¿Sus vidas? No sé si resulte necesario... a veces es inevitable, - Decía aquello como alguien que, en efecto, había debido tomar más que vida emergida en sus viajes. Entre más peligro, desesperación, escasez de recursos y temor hubiera en el Nuevo Mundo, más arduos de transitar se tornaban los caminos. - Pero los mejores análisis han de provenir de la experiencia en que el blanco sobrevive para estudiarlo mejor. Un emergido de buena vitalidad como se hace en las enseñanzas de Nohr, en Akaneia, o un compañero capaz de soportarlo y comunicar con exactitud la forma en que la maga ha actuado, como se practica en Plegia. Es de provecho saber con exactitud cómo ha actuado y reaccionado la magia. - Argumentó a tono bajo, paciente, esbozando al final una nostálgica sonrisa. No había momento en que el recuerdo de reinos grimleales y sus lecciones no le fuese grato. Por lo demás poseía completa convicción en lo que dicho, era antes un estudiante y un sabio que un soldado de su patria, aunque a ambos roles se prestara con igual voluntad, y no veía mejor método de aprendizaje que la experiencia personal. Con ello en mente, termnó por depositar los libros que había tomado de regreso donde los tenía el menor, con un tenue golpe seco de las tapas, que igualmente hizo eco en el recinto todavía demasiado amplio para lo que contenía.

- Claro, no es que pretenda entrometerme en sus modos. Veo que toma sus estudios muy en serio, me causa curiosidad lo que sea capaz de hacer, o esté aprendiendo a... - Siempre cauteloso, debía comenzar por excusarse de ese modo. No obstante, ya había decidido lo que pretendía intentar, más allá de haberse atrevido exitosamente a abordar al otro mago y hablar con él. Reuniendo algo más de aplomo y mostrando al fin una expresión un tanto más alegre, el daeinita consultó sin dilación. - ¿N-No le sería de utilidad si me ofrezco a practicar con usted? O sea, uhm, yo mismo. Sería un gusto para mi. - Esa vez, mantuvo su volumen audible y sin dudas. Las lecciones en la torre todavía en construcción no habían comenzado, pero había salones aún desocupados en la biblioteca, de los que él y pocos otros tenían llave. Sin pensar demasiado en la posibilidad de estar mostrando de la forma errónea quien era, supuso que no habría de lucir extraño que un mago simplemente se ofreciese a colaborar con otro, y con un gesto de la enjoyada mano indicó hacia las escaleras de la biblioteca, que descendían a salones sin tomos que cuidar.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [8]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
885


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] La escuela es solo para críos. (Priv.Pelleas)

Mensaje por Raigh el Sáb Nov 18, 2017 12:13 am

Poco a poco, “sentía" como su propio Ego se iba inflando con los cumplidos de su acompañante hacia su propia persona. Era algo bastante egoísta y banal en realidad, pero era una sensación a la cual no podía negarse. Era el reconocimiento que buscaba inconscientemente. Una persona más que veía que no solo era un “niño”…

Saco de su mente ese pensamiento, a pesar del bienestar que provocaba, en cuanto vio un cambio en la expresión de la otra persona mientras comentaba sobre los "sacrificios" en nombre de la magia. Noto una clara desaprobaciones incluso molestia. ¿Por qué se sentiría tan molesto? La magia oscura se basaba en el conocimiento, y muchas veces el conocimiento necesita de esos sacrificios…

Aun así, ese cambio extrañamente le reconforto. Al menos ahora sabía que aquel hombre podía mostrar otros sentimientos, no solamente una tranquilidad que a la larga podría parecer falsa. Nuevamente, como si solo fuera una niñera cuidando de un bebe.

-Claro, dejar a la otra persona vivir daría más resultados que un cadáver...Je...-


Se quedó un rato pensando en eso. ¿Qué tan difícil sería realmente examinar un cadáver?

Terminaría siendo más sencillo poder revisar los daños interiores del cuerpo ante la pérdida de oxigeno de un ataque de Ruina. Como el bienestar físico desaparece de la persona y recupera a otro con Nosferatu...

Como...

Como se perdía en sus pensamientos. Su mente se había ido a las nubes, pero volvió a la tierra al escuchar la sugerencia de aquel mago. Algo que en el fondo esperaba que pasara, pero en ningún momento sugeriría primero. Finalmente,se presentaba la oportunidad de entrar con otro mago oscuro. ¡Un Shaman como el!.

-No sería una mala idea. Pero antes debo preguntar... ¿Eres un viajero o solo vienes a ser encadenado a la Escuela que van a abrir? Por qué no me interesa mostrar mi magia a alguien que le gustaría ser encadenado a la barba de algún maestro obeso, con comida en la misma barba...-

Realmente no había sido insoportable la plática y el acompañamiento del otro mago. Pero si era otro de (como el los veía) "esclavos" de la teoría...sería una pérdida de tiempo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Civil

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
251


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] La escuela es solo para críos. (Priv.Pelleas)

Mensaje por Pelleas el Lun Nov 27, 2017 10:00 pm

Dudaba mucho haber disuadido por completo al otro mago de sus extremistas métodos con tan sólo un par de sugerencias, pero esperaba cuanto menos haberle hecho reconsiderar un poco, pues en efecto parecía que le hubiese escuchado. Pelleas relajó sus hombros y sonrió con alivio al notarlo. No había cortesía alguna que extendiese a los emergidos ni a nada que se enemistase con su patria, casos en los que el necesario sacrificio o la utilización para prácticas no despertaría en él una reacción adversa, mas respecto a las demás personas podía aún preocuparse. El pequeño mago incluido, tanto como aquellos que se cruzaran con él. Por supuesto, no era sólo por procurar que un malhadado accidente mágico no lastimase inocentes que se había ofrecido como compañero de práctica, sino en mayor parte por su propio interés. Deseaba contemplar el uso de magia del que tan confiado parecía el peliverde, no descartaba aprender algo nuevo de un arcano de tierras distintas, aunque podría conformarse también con nada más que serle de ayuda. Inconsciemente dio un par de golpecitos de las puntas de los dedos sobre las tapas de los libros al aguardar su respuesta, que no logró sino dejarle atónito.

- ¿Um...? No, no es eso en absoluto, yo... - De inmediato comenzó a formular, silenciándose en breve. Claramente, el joven mago no estaba allí con intención de ser instruido; parecía apreciar la biblioteca y valorar suficiente la compañía de un par, pero por como sonaba, era un superior o un maestro al que no admitiría consigo. Razonando todo aquello con rapidez y habiendo ya abierto la boca, Pelleas no tuvo más opción sino la de completar sus frases, soltando un suspiro casi que de derrota. - No soy un alumno, por lo cual... - Correspondería, pues, informarle al otro que el barbudo vejestorio que habría por maestro no sería otro sino él mismo, el alto pero aún joven príncipe ante sus ojos, mas no se vio capaz. La respuesta que obtendría era un inmenso momento incómodo esperando a ser detonado y si podía evadirlo, con todas sus fuerzas querría hacerlo. Afrontar a desconocidos o tomar responsabilidad de sus propios cargos no era el instinto más prominente en Pelleas, quien tan sólo juntó sus manos, girando y acomodando en sus dedos los numerosos anillos como hacía cada vez que se sumía en inquietud. Raigh lo había cuestionado como posible alumno, cosa que ya había negado. Tentado a dejar aquello así, terminó por negar con la cabeza y proseguir ignorando deliberadamente lo demás. - Nada, no es de importancia. Mi nombre es Pelleas y estaré honrado de poder asistirle con sus prácticas de magia. Este... le llevaré a un lugar un poco más despejado, creo que será lo más cómodo. -

Tras aquellas palabras, dadas con algo de prisa, su mirada evadió al muchacho para clavarse decididamente en el suelo, al tiempo que se giraba un poco en otra dirección. Sabía que estaba esquivando algo que no debía, pero no había tenido demasiado tiempo de pensar en una forma apropiada de comunicar la verdad y los viejos hábitos habían hablado primero, tomando la ruta que menos incomodidad representara. En ese momento, era ya demasiado tarde para retractarse. Exhalando largamente, el daeinita retiró de su bolsillo un pequeño manojo de llaves, asegurándose de tener la que correspondía al nivel inferior de la biblioteca antes de separarla, recoger otra vez sobre su brazo sus tomos y comenzar a andar, guiando como había propuesto al menor. A paso ya bastante menos lánguido se dirigió a las escaleras, ruta de anchos peldaños de piedra que llevaba a un piso iluminado tan sólo por antorchas, cuyo mismo aire olía a polvo, delatando un prolongado desuso. La totalidad del pasillo de acceso se hallaba sellado por barrotes adosados a las paredes de piedra, con una única puerta en la reja. Fue esta la que el príncipe libró, abriendo con un chirrido de las viejas bisagras y permitiendo al otro mago proceder tras de sí. No todas las antorchas se hallaban encendidas más adelante en el pasillo, mas en la oscuridad se adivinaba una variedad de desvíos y pasajes, de momento ignorados por el varón que caminaba al frente, que tan sólo ingresó a la primera puerta de todas. Abierta, esta revelaba una vieja habitación para archivos cuyos estantes se encontraban ya casi totalmente vacíos, acumulados todos contra la pared del fondo en lugar de dispuestos por la habitación. Sus pasos hacían un eco aún mayor allí que en la biblioteca arriba, las sombras de ambos proyectándose alargadas y lúgubres contra la pared.

Habiendo ya dejado atrás el momento tenso, Pelleas pudo contemplar a gusto ese sitio, juzgando con una leve sonrisa que sería perfecto para lo que requerían. Al fin miró otra vez al mago que acompañaba, hablándole con algo más de soltura, pues el espacio vacío y la limitada iluminación le transmitían una suerte de innata comodidad. - Ya que ha sido usted quien ha estado estudiando arduamente hasta ahora... ¿por qué no comienza? - Ofreció. Caminando hasta el otro lado de la amplia estancia, donde descansaban juntos los muebles en desuso, utilizó la superficie de uno de los estantes para depositar los libros que había estado cargando. Habría de mantener sus manos libres. Tan sólo mantuvo consigo un grueso Worm que apenas había comenzado a emplear, prácticamente nuevo; con un gesto de la mano le indicó al menor que podría servirse de cualquier otro, pues ninguno de ellos era de su personal uso, sino propiedad de la biblioteca. Explicándose, prosiguió. - Puede atacarme con todas sus fuerzas, con el tomo que mejor domine. Quizás no lo parezca, pero le aseguro que estoy, um... acostumbrado. Lo resistiría, estaría bien. -
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [8]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
885


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] La escuela es solo para críos. (Priv.Pelleas)

Mensaje por Raigh el Mar Nov 28, 2017 1:56 am

Se quedo extrañado ante la larga pausa que aquel hombre había hecho después de su respuesta. Era obvio aquel movimiento en sus manos,los cuales representaban nerviosismo. Lo había visto antes en algunas posadas,pero no entendía el por que lo había hecho aquel mago.

No iba a preguntar el por que. Realmente no había que hacerlo. Después de todo,ya había aceptado a practicar con el. Una oportunidad que no podía desperdiciar. Las verdad podría obtenerla con el tiempo

-Je,Pelleas. Supongo que ahora estoy obligado a decir mi nombre. Raigh,y yo te sigo…-

Levantándose de su asiento,no presto atención a la pila de tomos que dejaba encima suyo al retirarse de aquel lugar. Seguramente alguno de los encargados del lugar organizaría todo eso. Y si no…¿A quien le importaba?. No es como si se fuera a deshacer por dejarlos en una mesa.

Con un paso lento,siguió los pasos que Pelleas daba,bajando por las escaleras y teniendo que aguantar el polvo que ese lugar registraba. De cierta manera,no podía dejar de tener un mal presentimiento al ir a un lugar tan apartado. ¿Realmente sabría a donde estaban yendo?.

De igual forma,había otra cosa que le inquietaba: El nombre del mago.

Pelleas…¿Dónde habia leido ese nombre? ¿O donde lo habia escuchado?. No dejaba de rebotar en su cabeza,pero no se animaba a formarse como una idea concreta. Estaba seguro de que en su memoria estaba ese nombre…¿Pero donde?...
Este hilo de pensamiento se vio roto al momento en el que el chirrido de los barrotes de metal oxidados se abrían de par en par. ¿Cómo había abierto la puerta? ¿Tendría llaves de ese lugar tan apartado del mundo?...¿O abría usado algún hechizo (incluso,un bastón) para abrir la cerradura?.

Definitivamente había algo extraño en el tal Pelleas. Pero al haberle demostrado sus conocimientos,no podía negarse a aprender con el.

Cuando menos se dio cuenta,finalmente habían llegado al lugar que probablemente serviría para el entrenamiento. Siguiendo la petición de Pelleas,tomo su libro de Ruina y paso las hojas,dejando de un lado las que para ese momento ya estuvieran quemadas.

-Aquí voy…-

Aprovechando el tiempo que el le había prestado,pudo mostrar total concentración a la invocación de la esfera de oscuridad en su mano. Inclusive un aura lo cubrió por un segundo,”cargando” la esfera con bastante poder. Esta no producía (obviamente) ninguna luz en la penumbra del lugar,y el sonido que producía era uno de “vació”,difícil de describir.

Finalmente,dejo que la esfera se fundiera en el suelo,la cual se arrastro en la penumbra,por las paredes y el suelo hasta colocarse debajo de su “adversario”. Finalmente,la esfera emergio del suelo y cubrio el cuerpo del otro mago,privandolo de toda luz y de todo aire por unos instantes.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Civil

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
251


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] La escuela es solo para críos. (Priv.Pelleas)

Mensaje por Pelleas el Mar Dic 05, 2017 7:19 pm

El otro mago aún no había retrocedido ni mostraba duda alguna respecto a la práctica acordada; le había seguido hasta allí sin quejas, después de todo. Pelleas constató, pues, que la confianza con la que había hablado antes debía ser por completo real, todavía un rasgo sorprendente de parte de alguien tan joven. Una honesta dedicación a la magia no era tan fácilmente disuadida. Su mirada reflejó su anticipación al saber que en efecto podría tener ese momento de útil cooperación con un nuevo arcano, el primero que hubiera visto pisar Daein aparte de sí mismo. Y con tan pronto comienzo, también; no había sorpresa alguna en notar lo rápido que Raigh empuñaba y abría ya su tomo, sin cuestionar en absoluto su sugerencia, pues con todo lo antes dicho resultaba nada menos que lógica su falta de temor por atacar a quien no era un enemigo. No dio tiempo al daeinita a cultivar verdadera preocupación por lo que pudiese suceder. Por naturaleza más letárgico que veloz, en ese momento debió de enfocarse aprisa en ponerse en guardia, sosteniendo su propio tomo con una mano sujetando desde abajo y la otra posando la palma quieta sobre la superficie.

- Muy bien. No dude, Raigh. - Dijo, de notorio buen humor a aquellas alturas. Con una mirada bastante más despierta siguió los gestos de la figura de corta estatura y oscuras ropas, notando con rapidez el círculo perfectamente negro, como un agujero recortado en el mismo ambiente, crecer sobre su mano. La magia se tragaba cualquier deje de luz que intentara irrumpir. Quieto, el mayor tan sólo observó con interés cuando esta se precipitó al suelo, arrastrándose por este cual sombra hasta su posición. El amenazante presentimiento que la acompañaba erizaba ya su piel, le hacía tensarse. No obstante, no hizo movimiento alguno para apartarse siquiera cuando la sombra surgió a engullirlo, tan sólo preguntándose con inmensa curiosidad las palabras que debían constituir el hechizo, para hacerlo comportarse de tal modo. Si bien el inicio había sido lento, al momento de abalanzarse al blanco la oscuridad se movía con inusitada ferocidad.

Pelleas cerró los ojos al momento de recibirla, respirando hondo en preparación. Aún así, un súbito quejido de dolor escapó de su garganta al sentirse atravesado por la oscuridad, ahogado, oprimido en una forma muy familiarmente dolorosa. No surgía herida alguna en la piel, pero las entrañas de la víctima sentían el frío contacto, el corazón se saltaba latidos y se sentía como encogido en el pecho por un segundo. Del interior de la negrura surgió primero el brillo de joyas, anillos, luego la mano del daeinita alcanzando fuera sin pretender realmente sujetarse a nada, sino sólo sentir el límite. Aunque no era muy potente, el hechizo obedecía bien al pequeño que lo había enviado, demostrándolo capaz de controlarlo. Inesperada fortitud mental. Estremecido por la breve oleada de dolor, mas en demasía acostumbrado a recibir ese tipo de daño y varios otros peores, el sabio no hizo más que atenerse a ello y preparar su respuesta; con el aliento que tenía, que amenazaba con ser robado de sus pulmones, murmuró para sí las palabras en perdido idioma que guiaban sus propios hechizos. El humo oscuro comenzó a emanar de inmediato de su libro, envolviéndolo, cerniéndose sobre la energía del otro mago a medida que Pelleas daba dos firmes pasos adelante. Su mano se cerró en el aire, y con ese gesto el humo terminó de esparcirse en ráfagas, buscando y engullendo todo rastro del hechizo anterior. Con un par de gotas de sudor bajando por su sien, fruto del dolor soportado, mas todavía una tenue sonrisa en los labios, el hombre miró al menor ante sí.

- Haa... no había visto este uso de Ruina antes... ¿de donde es el tomo? - Preguntó, algo corto de aliento, mas recobrándose con rapidez. No había sido un daño preocupante, nada que ameritara parar tan pronto. No desearía hacerlo al menos, podía con más aún. Magia de tales características no infundía temor en él ya, no afectaba demasiado a lo que en su propio interior habitaba. Por otro lado el espeso humo que lo rodeaba, esparciéndose por la habitación, parecía seguir los rastros del hechizo anterior hasta su dueño, aproximándose y cerrándose cerca del muchacho. No obstante el príncipe lo detuvo, realizando un leve gesto de la mano hacia sí, con el que su magia recedió y retornó a su proximidad. - Eso es... no quisiera atacarlo de regreso con esto, será mejor así. Pero probemos otra vez, por favor. Ahora imagino por cuanto podría soportarlo, quisiera observarlo mejor. - Y debía de haberle demostrado al otro, también, que estaba bien dar todo de sí en cualquier conjuro. Atacar de regreso para que su compañero probase la sensación de un hechizo de mayor orden jamás había sido parte de sus ideas, sólo porque él se sabía capaz de soportar dolor y había ofrecido hacerlo, no significaba que debiese forzar al otro a lo mismo. Le habría parecido cruel.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [8]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
885


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] La escuela es solo para críos. (Priv.Pelleas)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.