Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Artemis el Sáb Oct 14, 2017 6:37 pm

El zorro, después de haber logrado la cacería exitosa del ciervo y 3 conejos se encamino de regreso al campamento junto al joven soldado, había sido un buen ejercicio y el zorro se admitía para sí mismo que aquella ultima presa había dado su lucha. Aquel majestuoso ciervo, digno hasta el último momento de su vida, era una de esas criaturas a las que Artemis reconocía y agradecía por la buena comida que su deliciosa carne les proporcionaría. El kitsune retomo su forma humana y, poniéndose cómodo en el campamento admiro con la atención de un niño curioso el proceso que suponía preparar la carne para el consumo. Para él era común comer presas como esas pero él solía comérselas enteras cuando no podía permitirse cocinarlas, que era malísimo en ello por cierto, además de que el arte humano para convertir mera carne en deliciosos platillos era algo que el zorro admiraba de ellos.

Se mantuvo callado observando e intentando no estorbarle al rubio pues no estaba seguro de ser útil para nada en el proceso, sin embargo y ya que tenía un poco de hambre saco de su enorme mochil una bolita de tela con bordados blancos y algunos corazones; este fue el saquito que sus mucamas le hicieron para que pudiese guardar sus Arti-galletas, las cuales eran biscochos preparados por el cocinero real para uso exclusivo de la mascota del príncipe. El zorro comía sus galletitas con forma de hueso con cierta elegancia y cuidado, masticándolas pausadamente para disfrutar mejor su sabor y así le durasen mas; el interior de aquellas "golosinas" era una deliciosa pasta que se esparcía por todo el paladar al romper la galleta con los dientes y tenían el sabor de ingredientes varios. Pollo, verduras condimentadas, pescado, filete, incluso algunos tenían sabor no tan grato al paladar humano como el sabor tuétano de hueso, hígado de animales varios o estomago cocido de res, sin embargo para Artemis cada una de ellas era un verdadero deleite a su paladar haciendo que con cada mordida y crujir de la misma su cola se meneara de forma muy enérgica, recuperando su ritmo pausado una vez que se tragaba la galleta. Por supuesto, el exterior de las famosas Arti-galletas era duro y firme pues a mala manera el cocinero real aprendió que la suavidad de los biscochos humanos solo provocaban que la masa se adhiriese a las mandíbulas y colmillos del enorme animal.

- Y…. *ñam, ñam* a qué edad aprenden ustedes los humanos *chomp* a manejar el cuchillo y hacer estas cosas? -

Pregunto el zorro interesado aun con bastantes galletas en su saquito y sus ojos celestes brillando por lo deliciosas que estaban y por lo mucho que le entretenía ver al humano desempeñar tal labor.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone+ [4]
Vulnerary [1]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Vie Dic 08, 2017 7:51 pm

La jornada de caza había sido intensa y enérgica, entretenida a la vez de trabajosa, las horas habían pasado con relativa celeridad y por tanto el momento de la comida se estaba retrasando inconvenientemente. Pocas horas más y acabarían merendando en vez de comiendo, es por eso que el caballero de Altea se puso manos a la obra tan pronto como llegaron al campamento. Viendo imposible poder preparar el ciervo a tiempo, decidió cocinar un plato rápido de conejo guisado y dejaría la cocción del venado para la cena. Su mochila guardaba todos los ingredientes que necesitaba para el guiso de conejo: Una bolsa con especias, sal, pimienta, un frasco de vino blanco y algunos ajos para potenciar el sabor de la carne. Concienciado de  los tiempos ajustados de los que disponía, decidió realizar el trabajo de forma paralela priorizando bien el orden de las acciones para ahorrar el máximo tiempo posible.

En primer lugar: Los maderos que había recogido antes de cazar los amontonó con una estructura concreta, permitiendo situar matojos secos en el centro de la misma. Una vez aseguró y perímetro la zona de la fogata -para no causar un incendio accidental- sacó de su bolsa sílex y yesca. Estaba acostumbrado a encender fuegos de aquella forma, el clima helado de Silesse hacía que hacer fuego por el método de fricción fuera prácticamente imposible. El golpeo de las dos piedras creaba una intensa chispa, la cual, tras varias repeticiones generó llamas en las finas hierbas. - Bien. - Susurró justo antes de aproximarse a la lumbre y ofrecerle unos delicados soplidos. Ese momento era un poco delicado, ya que dependiendo de cómo se hacía encaminaba definitivamente el encendido de la fogata o se debía volver al primer paso de nuevo. Los menos experimentados pecaban de exceso o defecto en el soplido y acababan por apagar la débil llama, pero Eugeo ya estaba acostumbrado a hacerlo. Un denso humo empezó a salir de la totalidad de los matojos, iniciando una gran llamarada que prendería los troncos más grandes de la fogata. El espadachín esbozó una sonrisa de satisfacción, ahora debía preparar la liebre mientras se creaban las ascuas.

- Puees... Hmm... - Meditaba la pregunta del kitsune mientras procedía a limpiar el animal. - Hay muchos tipos de personas, es verdad que la mayoría acaban aprendiendo, aunque sea para hacer comida muy básica... Pero cada uno aprende a una edad, dependiendo de sus necesidades, o incluso puede que no aprendan nunca. - Hacía pausas en su respuesta para que el sonido de la piel desollada no se mezclara con sus palabras. Una vez abrió el conejo por la zona ventral, procedió a extraerle las entrañas antes de trocear su tejido muscular. - Yo aprendí bastante joven, ayudaba a mi padre cuando hacíamos este tipo de cazas. Pero soy un negado en la cocina del hogar. - Expiró una breve carcajada. - Las chicas de la familia se encargan de eso. Mi madre, mi hermana... Y nosotros de la cocina de campamento. - Añadió esbozando una sonrisa nostálgica. Colocó el conejo limpio en una bandeja metálica, entonces, empezó a separar la carne de los huesos, troceándola y eliminando el exceso de grasa, el producto final sería la que metería en la cazuela.

El esfuerzo físico y el fuego de la hoguera tenían al espadachín rubio acalorado, cuyos síntomas eran visibles a través de las trazas de sudor que se generaban en su piel, pero Eugeo era capaz de soportar aquella sensación. No obstante, hablar de comida -y escuchar el masticar de Artemis- estaba abriendo su apetito, el caballero de Altea miró de reojo la bolsa que el hombre zorro tenía entre sus manos. - Esas son las “Artigalletas” que me había mencionado antes, ¿Verdad? ¿De qué están hechas?
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
152


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Artemis el Sáb Dic 09, 2017 7:00 pm

Artemis se sorprendió un poco ante la respuesta del soldado y a la vez no, por una parte no le sorprendió que los humanos aprendiesen esas cosas de humanos desde jóvenes, lo que no se espero es que cosas como cocinar podrían simplemente no aprenderse nunca. Se preguntaba a que se debería aquello, el imaginaba que si tomo tanto tiempo para el aquello de leer y escribir era porque, al ser laguz, tenia más dificultades para ello pero ahora se preguntaba si había humanos que tenían aquellos mismos bordes para poder aprender una misma tarea, había aun cosas que no sabía de esta raza y ahora que por fin era libre podía preguntar y aprender más de ellos.

- Entonces algunos no saben cocinar…. una pena, con lo bien que sabe así la comida. -

Comento ladeando ligeramente su cabeza, pensativo. Los datos acerca de su familia también le parecían interesantes, preguntándose si el sabor de la comida variaba tanto dependiendo si era en cocina o al aire libre…. por supuesto imaginaba que en la cocina había más utensilios pero… de tenerlos en el exterior sabría igual?, un montón de preguntas innecesarias le llegaban a su zorruna mente.

- Ahhh, esto?, si!, son las Artigalletas. El cocinero real las hace especialmente para mí y son deliciosas!!!.... no sabré decirte exactamente de que están hechas pero saben a carne o verduras de distintos tipos en la pasta que hay dentro de cada una. -

Comento el zorro mordiendo una solo por la mitad, mostrándole que el contenido era una crema ligeramente espesa, que en esa ocasión era de color marrón rojizo. Después entonces de comerse la otra mitad, le extendió la bolsa donde había bastantes más, todas en apariencia iguales aun que con contenidos de distintos tipos.

- Normalmente no me gustan mucho las verduras así que el cocinero real las hiso inicialmente para hacerme comer mis vegetales…. pero después de un tiempo empezó a agregar más sabores. Quieres una?, son una buena merienda para comer entre comidas. -

Nunca le había ofrecido a un humano estas galletas pero adivinaba que él, tan acostumbrado a la comida humana seguro tendría un sentido del gusto similar a ellos…. y cuan errado estaba!, pues si bien toda la comida humana le sabia a gloria, había ciertos sabores que para el eran divinos y para los humanos no, como por ejemplo el sabor del hígado o viseras de las reces, de los tuétanos en el interior de los huesos entre otros sabores similares y, entre más natural y fuerte fuera el sabor, mejor para él. También la masa era ligeramente más dura que una galleta convencional pues el chef real entendió entre practica y practica que los colmillos de Artemis eran más afilados que los de los humanos y los postres muy suaves se le atoraban en los dientes.

- Y dime…. como saben ustedes los humanos si son buenos o no para aprender algo?, como supiste que querías ser un soldado?, aprendiste por tu cuenta o alguien más tuvo que enseñarte? -

Pregunto emocionado meneando la cola de forma aun mas enérgica, casi como un niño curioso al que están a punto de revelarle los secretos del universo y, de verdad pese a tener el aspecto de un hombre adulto Artemis sí que se comportaba aun como un crio en varios aspectos.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone+ [4]
Vulnerary [1]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Dom Dic 10, 2017 9:17 am

El espadachín escuchó más detalles sobre las galletas que estaba comiendo mientras terminaba de trocear la carne. Tenía curiosidad por la receta exacta, mas la mascota real no fue lo suficientemente revelador en ese sentido. Cuando mordió una de las galletas y le mostró su contenido, Eugeo arqueó una ceja, síntoma de el absoluto desconocimiento de cómo conseguía el cocinero de palacio una salsa tan espesa y consistente. Ésta era ideal para combinar con la especie de pan-bollo crujiente que la envolvía, ya que no filtraba el contenido interno y mantenía las galletas secas y en buen estado. - Nunca había visto algo parecido... - Comentó. - Cuando termine de preparar esto probaré. - Añadió con media sonrisa. Ya había preparado uno de los conejos, pero no era carne suficiente para dos personas -o tres, o cuatro, era conocedor del buen apetito de la mascota de Altea-, después de apartar el producto en un extremo de la bandeja procedió a repetir el proceso con un segundo ejemplar.

Las llamas, por su parte, estaban empezando a consumir la estructura de madera de la hoguera. El color cenizo estaba ausente únicamente en la zona exterior, lugar donde las llamas estaban haciendo el trabajo de combustión en ese momento. Cuando toda la madera hubiera sido consumida, las llamas remitirían parcialmente y podría proceder a echar abajo los maderos y romperlos para generar ascuas.

- Es una pregunta difícil de responder. Hay muchas formas de verlo, pero, yo creo que todo el mundo puede llegar a tener un conocimiento o destreza más o menos desarrollada. Depende del tiempo que emplee en aprender y su facilidad para asimilarlo. - Explicaba a Artemis sin perder de vista el cuchillo y sus manos para no cortarse en un descuido. - Y una cosa más: la pasión. A menos que tengas una incapacidad severa, todo puede conseguirse con vocación. Hace que pases más tiempo practicando, seas creativo y atento en el método de aprendizaje. Puede que seas muy inteligente en contabilidad y en los cálculos, pero si te apasiona la pesca, la caza, la agricultura... Al final tu talento innato resulta inútil ya que todo el esfuerzo se ha empleado en aprender otra cosa. - Sonrió al final de la frase. - No es nada malo, todo lo contrario, es conmovedor pensar que hay gente que se mueve por ese afán, la necesidad de autosuperación en aquello que les motiva.

Su sonrisa permaneció por unos segundos, volviéndose más relajada en los instantes finales, tornándose algo melancólica de nuevo al recordar su pasado. - Como supe que quería ser soldado, eh... - Meditó unos segundos, haciendo una introspección sobre qué le llevó a tomar aquella decisión. - Podría haber sido muchas cosas, la verdad es que se me daban bien una multitud de disciplinas, no solo el combate con espada. Al principio me enseñaron, pero a los pocos años era capaz de vencer a mi propio instructor, muy, muy joven. - Confesó, sintiéndose un poco incómodo, no le gustaba hacer alarde de aquellas cosas. - Elegí ser soldado por egoísmo, supongo... - Su rostro se apagó unos segundos, recordando aquella decisión. En la época de paz, lo más lógico habría sido tomar el relevo del negocio familiar, pero la mera idea de heredar el peso de la familia se le hacía demasiado difícil de asimilar en aquellos años. Quería que su hermana fuera quien se encargara de ello, por eso decidió alejarse de la actividad familiar tomando la rama militar. Aquella decisión arrastró a su hermana al mismo destino, además de otra serie de decisiones difíciles. A pesar de todo, no se arrepentía de lo que sucedió, Eugeo creía firmemente que fue por un motivo, un sentido que se mostraría tarde o temprano.

Recuperó una parte de su optimismo, no quería dar una imagen equivocada a Artemis. - Lo que siempre quise, y tengo ahora, fue un lugar donde poder ayudar a otras personas, sin llegar a trabajos de la altura de Marth. La gestión es vital para un país, es una ayuda más determinante e imprescindible que mis servicios, pero siempre me gustó tener un trato más personal con el pueblo, no de gestión. - En realidad tenía miedo de tomar puestos de responsabilidad, tener a su disposición vidas ajenas. Prefería poner en riesgo la suya para proteger a los demás, y a su cargo de conciencia en la medida de lo posible. - Me sorprende que me haga ese tipo de preguntas. Es como si vosotros... Bueno, la gente de su condición, no tuvierais las mismas facilidades para aprender.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
152


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Artemis el Lun Dic 11, 2017 7:47 pm

Artemis abrió los ojos con desconcierto ante la explicación del soldado, no porque no le creyese sino mas bien porque le tomo desprevenido…. pocas veces había podio mantener una conversación con un humano de esta manera y el concepto del chico rubio le parecía cuanto menos curiosa.

- Entonces ustedes pueden ser buenos en algo que no les gusta?, que increíble debe ser eso de la vocación que mencionas; es decir, si eres naturalmente bueno para algo lo normal es desarrollarlo. Se requiere valor para intentar hacer algo para lo que no estás hecho. -

Comento aun meneando sus colas, sumamente interesado por la plática  y también por como preparaba la carne…. realmente le gustaban las herramientas humanas  en ese sentido; tan limpias, tan precisas, el si usara sus garras o colmillos seguro acabaría haciendo un desastre.

- Pues en lo personal agradezco que fueses egoísta, gracias a eso estas aquí, sacándome a pasear y disfrutando de una bella tarde de cacería. Para mi es importante lo que haces aun que parezca poco… en cierta forma nos parecemos un tanto en ese sentido…. Pero mi amo sigue siendo bastante más majo, eso sí. -

Comento alegremente con sus dos orejas alzadas hacia adelante, sonriendo ampliamente mientras su inquieta y peluda cola se meneaba de un lado a otro con singular alegría y entusiasmo.

- Pues sí, algo por el estilo…. si algo entiendo de los laguz es que nosotros se nos da mejor esas cosas que tienen que ver con el instinto; Por ejemplo, aprendí en un par de horas a rastrear y pelear pero me tomo mi buena cantidad de tiempo y los pertinentes latigazos para aprender a leer y escribir. Incluso hacer eso que acabo de verte realizar con el conejo usando ese cuchillo a mi me parece complicadísimo, no podría hacerlo yo en un intento ni en 20. -

Por eso admiraba tanto a los humanos, eran muy inteligentes y se las ingeniaban para vivir cómodamente en sus ciudades y pueblos, podían portar armas que lastimaban gravemente a criaturas el doble de grandes y fuertes que ellos, le parecían asombrosos en todo sentido, para bien y para mal.

- Creo que los laguz son más fuertes que los humanos y saben vivir más en sintonía con la naturaleza…. ustedes son más listos y creativos, creo yo. Por eso es que estas acompañándome hoy, que si bien yo puedo pelear de forma muy decente los cazadores sabrían como someterme…. Pero contigo la cosa cambia!, seguro a ti se te ocurrirían alternativas que en mi caso sería imposible figurarme. -

El zorro aun comía alegremente de sus galletas, tenia aun bastantes y las que recién se había comido no eran aun bastantes como para quitarle el apetito, lo que si admitía abiertamente era que se estaba entreteniendo mucho y se alegraba que el soldado que le asignaron para cuidarle fuese tan abierto como aquel rubio.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone+ [4]
Vulnerary [1]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Dom Dic 17, 2017 1:27 pm

Había llegado el momento en el que las tareas subyacentes a la preparación de la comida empezaban a solaparse. Los maderos estaban listos para ser desmenuzados en ascuas en el momento en el que Eugeo estaba terminando de cortar el segundo conejo. Debía terminar de cortar el último a la vez que se preparaba el fondo para el guisado con el fin de ahorrar el máximo tiempo posible. Sumado al tiempo de cocción necesario, eso sumaba algo más de una hora hasta que la comida estuviera terminada. Junto los trozos troceados con los del primer ejemplar y colocó la última pieza cerca suya, entonces sacó su hachuela para proceder a romper la madera en trozos más pequeños. - Así es, Artemis. De todos modos, la mayoría de la gente encuentra el gusto en algo que se les da especialmente bien y no al revés. Hay de todo en este mundo, supongo. - Divagó, sin pensar mucho en su respuesta, mientras se centraba en romper la madera y distribuirla uniformemente por toda la superficie de la hoguera. Un intenso calor se emitía de las ascuas, mucho más intenso que el que habían estado provocando las llamas. - Más que valor, yo lo calificaría de voluntad, pasión o amor por lo que haces. - Colocó una rejilla metálica encima de las brasas, constaba de una superficie sujeta por cuatro patas, bastante puntiagudas, lo que permitía clavarlas en el suelo y mantener aquello que se iba a cocinar a una distancia prudencial del fuego para no quemarlo. De igual utilidad era para las cacerolas. Apoyó la olla encima de la rejilla y esperaría a que tomara un poco de temperatura antes de empezar a cocinar, mientras tanto, procedió a cortar el tercer conejo. - Gracias por sus palabras. Aunque no necesite de felicitaciones o halagos, me agrada saber que mi trabajo es valorado por la otra parte. - Era su principal objetivo: Que su labor -como mercenario, soldado o ahora caballero- tuviera una repercusión positiva en aquellos a los que servía.

- No puedo negar que haya diferencias entre nosotros. Su capacidad física es impresionante, y no sólo en su otra forma, a mi me habría costado horrores cargar con el ciervo que vos ha paseado sin ningún problema. - Reconoció sonriente, mirando al hombre zorro por unos segundos antes de volver a mirar la pieza que estaba deshuesando. - Supongo que los humanos lo compensamos con una mayor creatividad. Pero no creo que eso nos haga más inteligentes a priori. Simplemente no habéis necesitado guiaros por más sentidos que el instinto, con más motivo si vuestro entorno es la naturaleza misma. Como cualquier otra capacidad, es posible entrenarla y mejorarla. Si llegas a cogerle el truco, aunque sea un poco, le aseguro que yo no le sería necesario en absoluto. - Meditaba sobre cuales serían los problemas de Artemis a la hora de lidiar con los cazadores. Supuso que no sabría defenderse sin transformarse, y era en ese preciso instante de metamorfosis cuando éstos lograban darle caza o inmovilizarlo. - Sois mucho más fuerte y rápido que ellos, pero se deben de estar aprovechando de algún punto débil que saben o deja ver. Si le apetece, podríamos intentar recrear alguna de esas situaciones. De ese modo podré ver cómo se comporta y podría darle algún consejo o nueva estrategia para defenderse. - Propuso de forma neutral, con una medida sonrisa.

La cazuela había alcanzado una temperatura óptima. Una vez Eugeo se dio cuenta de aquello, cogió los trozos de grasa de conejo -que había apartado concienzudamente de la carne- y los arrojó al fondo. El sonido chispeante de los lípidos fundiéndose con el calor no tardó en aparecer. El caballero removió la grasa por toda la superficie para distribuir el aceite animal por todo el metal. De ese modo sería más difícil que los ingredientes se quedaran pegados en la olla. Echó entonces dos cabezas de ajo y especió la carne de la bandeja mientras el ajo se cocinaba. - En unos quince minutos dejaré la comida cocinando a fuego lento. Podemos practicar un poco en ese momento. - El calor de la hoguera hacía que la sudoración del joven fuera especialmente intensa. Las trazas húmedas habían aparecido en su ropa. - ¿El río no quedaba muy lejos de aquí, ¿cierto?
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
152


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Artemis el Dom Dic 17, 2017 7:30 pm

Artemis encontraba la charla por demás interesante aun que en cierta medida le hacía gracia la modestia que tenían los humanos para con sus habilidades; Para ellos eran actividades cotidianas y tan normales que no parecían entender la fascinación del zorro por todo aquello, después de todo era verdad que él había aprendido algunas cosas pero era eso, tuvo que aprenderlas imitando a los humanos y su trabajo le había costado, en cambio ellos mismos eran los que inventaban cosas tan maravillosas y siempre parecían sorprenderlo con su ingenio y habilidad con las manos para hacer cualquier tipo de actividades, pelear o, su favorita, cocinar.

- El ingenio y creatividad es algo de lo que yo carezco joven Schuberg y no sabe lo valiosa que es en realidad. Por eso me agradan los humanos la verdad, nunca me aburro cundo estoy con ustedes -

Artemis sonreía ampliamente meneando la cola de aquí para allá muy contento, cada humano era un mundo nuevo que se abría ante él y aun que si había conocido a otros laguz, siendo sincero no eran tan diferentes entre sí…. conocías a uno y prácticamente conocías ya a la raza entera salvo contadas excepciones. Artemis cerró los ojos un momento y alzo la cabeza, olfateando el aire en cuanto la grasa del conejo comenzó a deshacerse dentro de la olla, el aroma era delicioso y tal como un perro contento su cola se meneaba con tal rapidez que parecía un metrónomo con el tiempo muy apresurado.

- Ohhhh, su propuesta suena muy interesante, la verdad. -

Alzo las orejas y miro a su compañero con sus ojos celeste claro, notoriamente animado. Sería bueno practicar un poco para un caso de emergencia pues igualmente le sabia mal consumirle tiempo valioso a un soldado de Altea que bien podría estar realizando alguna otra actividad más importante o provechosa que cuidarlo.

- Me gusta!, si hay algo en mi conducta que deba corregir para evitar volver a ser secuestrado me ayudaría mucho un punto de vista externo. A usted también podría servirle, no todos los laguz son tan "amistosos" como un servidor por lo que usted podría aprender igualmente una cosa o dos de cómo defenderse si, bajo cualquier desafortunada situación usted se viese obligado a proteger su vida de alguno de mi raza. -

Sería interesante y divertido según su perspectiva, por supuesto que no pretendía lastimar al chico de ninguna manera y sus observaciones podrían ser valiosas en algún otro momento, de momento y en cuento la comida estuviese en preparación irían entonces cerca del rio para practicar.

- Te daré tiempo para que te prepares, quiero que te imagines con lo que ya me has visto hacer la forma de atraparme…. tu lo has dicho, soy más fuerte y más rápido por lo que tu maravilloso ingenio es lo que te ayudara a ganar ventaja sobre mí. Te esperare en las orillas del rio y comienza cuando estés listo, sin avisarme, de esta manera simularemos un verdadero ataque sorpresivo. Eres un buen cazador así que estoy seguro que no tendrás muchos problemas. -

Después de todo si sabía cuando empezaba aquella practica contaría con una ventaja injusta pues sus sentidos se pondrían alerta desde ese momento. Aun así confiaba en el chico y sus capacidades por lo que estaba seguro que aquella practica sería bastante constructiva para ambos.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone+ [4]
Vulnerary [1]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Jue Ene 04, 2018 8:50 pm

Mientras el ajo se cocinaba a fuego lento, Eugeo presionó un poco sobre ellos para que éstos soltaran su jugo. El cocinero silvestre calculó dos o tres minutos a partir de entonces, momento en el cual debería proceder a introducir toda la carne en la olla para iniciar un cocinado previo al guiso. Siguió removiendo la carne con la sal y las especias mientras no perdía detalle en lo que tenía que decir Artemis. - Nadie dara su brazo a torcer y reconocerá que su capacidad es más valiosa, eh... - Soltó una breve carcajada entonces, esbozando una amplia sonrisa al final. - Las dos son igual de importantes, aunque como niños, siempre queremos más aquello que no tenemos, o lo que tiene el otro.

Culminando sus valoraciones con una muda risa, terminó de especiar la carne y puso su atención en el fogón. Introduciendo pequeñas ramas para producir llamas de forma poco duraderas y soplando para avivar la combustión, introdujo los trozos de conejo en la olla para darles un fuerte golpe de cocción. Limpió el cuchillo que había utilizado para trocear las piezas con su manga y un poco de agua y lo empleó de improvisado cucharón para remover los ingredientes, con el fin de que no se quedaran pegados ni se quemaran. Volteando rápidamente la carne para dorarla por todos sus extremos, aquella tarea le llevó aproximadamente un par de minutos. Había calculado bien la cantidad de madera extra para aumentar el calor producido por las llamas, pues éstas se extinguieron en el momento preciso. Acostumbrado a cocinar de pequeño en el bosque y para si mismo en su época más viajera -donde no siempre tenía una taberna a mano en la que hospedarse-, la práctica le había llevado a la excelencia en dicho estilo de cocina. A medida que el chisporroteo del aceite amainaba Eugeo fue vertiendo una dosis de vino blanco, a ojo, dando paso a un fuerte olor de aquél producto y empapando la carne en el jugo de uva fermentado. Finalmente, un poco de agua para completar la mezcla y esperar a que se redujera en una salsa con la lenta ebullición del líquido. Calculaba que entre treinta y cuarenta minutos hasta que la comida estuviera en su punto.

- Descuida, si hay algo en lo que vea que puede mejorar le informaré y trataré de ayudarle tanto como me sea posible. - Evitaba entrar en la jerga mascotil de Artemis. Aunque “corregir conducta” fuera prácticamente sinónimo en dicho contexto, simplemente no se sentía cómodo. - No creo que me vea en la situación de atacar frontalmente a alguien como vos, sin embargo, si ve que hay algo que no haga bien en mi ataque también será de utilidad. - Tras decir aquello pensó en sus palabras, su cara se torció de incomodidad y se vio obligado a matizar. - Bueno, ehm. No quiero que me explique como ser buen cazador. Solo cómo defenderme... atacando. - Risa nerviosa, se llevó la mano a la nuca muentras se levantó. - Esto está listo, podemos dejarlo cocinándose solo.

[…]

El río estaba a un corto paseo de su campamento, suficientemente cerca para que el hombre zorro pudiera vigilarla con sus desarrollados sentidos aunque no se viera con claridad. El cauce fluvial fue un alivio esencial en el calor del oriundo de Silesse, producido por el esfuerzo físico durante la caza y el cocinado, donde el fogón también había sido un factor importante en su desequilibrio térmico. Aprovechando que su jubón de cuero se había manchado de sangre y su sudor por las actividades anteriores, había procedido a quitarse la prenda para darle un lavado rápido en el agua y dejar que se secara en una gran piedra en la orilla mientras se daba un baño dentro del río. Sus pantalones eran de tela, secarían rápido tan pronto como saliera del agua así que no se los quitó.

- Que bien me ha sentado esto. - Musitó a sí mismo, esbozando una sonrisa de satisfacción. Aquél capricho, si es que no era una necesidad real, había sido lo único que “exigió” y ese momento lo atesoraría para el resto de la travesía. Habiendo cumplido aquello, todo lo demás era viable, ya fuera pensar en como inmovilizar al hombre zorro o intentar abordarlo directamente antes de poner un pie en la orilla. Sin mostrar en ningún momento una cara pensativa, Eugeo miraba a Artemis con total naturalidad, aclarando el exceso de agua que aún retenía su pelo. - ¿No quieres refrescarte un poco? - Le preguntó en la distancia, pensando que un chapuzón le vendría bien a ambos. Sí, a los dos, a la mascota de Altea como experiencia refrescante y al caballero de altea para situar a su hipotética presa -aún en forma humana- en una situación poco cómoda para defenderse. Supondría que, como toda persona, se viera ralentizado por el agua en cierta medida. Eugeo estaba acostumbrado a moverse por terrenos pocos amables, ya fuera portando su enorme armadura o atravesando tundras en Silesse. Esperaba que, dentro de la desventaja que sufrirían ambos, pudiera sacar algo de ventaja en aquella diferencia.

Habiendo convencido a Artemis, ahora solo debía pensar cómo sorprenderle. - Voy a ver si mi chaleco ya se ha secado. No tardo. - Anunció, caminando rápidamente hacia la orilla y recogiendo el jubón de la roca, no muy lejos de donde se encontraban. Por supuesto, apenas minutos habían pasado, el cuero aún estaba húmedo y pesado, además de pegadizo. Se podría quedar pegado fácilmente al cuerpo de alguien y no podría quitárselo simplemente sacudiéndose. En base a aquella información y a la sutil desventaja de altura de Artemis, aún dentro del río, le dio una idea para intentar sorprenderlo. - Ehhhh.... - divagó, aparentando distracción en su tono, para llamar la atención del zorro y hacer que éste le mirara.

Tan pronto como tuvo su faz a tiro, le lanzó el jubón con fuerza hacia la cara, pegándose y tapando tanto su sentido de la vista como la del olfato. Inmediatamente después, saltó en su dirección para intentar agarrarlo y desequilibrarlo.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
152


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Artemis el Lun Ene 08, 2018 5:33 am

Artemis rio animadamente ante el comentario del joven caballero, era verdad que ambas razas eran como niños pequeños, deseando lo que el otro tenia sin preciar lo que tenía en su poder. El zorro se le quedo mirando de forma nuevamente atenta para intentar recordar como preparaba aquello y, quizá, con algo de suerte poder replicarlo en el futuro aun que dudaba que le quedase bien. Finalmente se encamino a las orillas del rio para sentarse y relajarse un poco. Había un pequeño picor que tenia rato molestándole cerca del área de su cola por lo que, tomándola en sus manos intento rascarse para aliviar el picor…. andando en el bosque Artemis pensó seriamente en la posibilidad de que se le hubiese pegado algún parasito como pulgas o garrapatas lo cual no era buena señal especialmente si tomaba en cuenta lo difícil y molesto que sería lidiar con una plaga así en su cuerpo. Para cuando llego el humano, al parecer sin intenciones todavía de iniciar su improvisado entrenamiento, Artemis ya se estaba rascando varias colas y detrás de las orejas en un tonto intento por quitarse aquella picazón sin mucho resultado mientras su joven acompañante parecía pasarla bien en el rio.

- Parece una buena idea. Está bien, te acompaño. -

Comento el zorro quitándose la camiseta y dejándose igualmente puestos los pantalones pues deseaba evitar que el chico viera la marca con forma del símbolo de grima grabado a fuego en su espalda baja cerca del muslo derecho. Se metió al agua donde comenzó a limpiarse a conciencia pensando que aun tenia pulgas sin considerar siquiera que eran en realidad un par de cardos que se le habían adherido al pelaje correr por el bosque y, siendo este tan espeso era difícil dar con ellos. La cola del zorro se volvió delgada al entrar en contacto con el agua, volviendo el pelaje de esta pesado y añadiendo cierta dificultad extra a su movilidad. Las orejas del zorro se alzaron en cuanto Eugeo hiso el amago de querer decir algo y, en cuanto volteo a verle un trozo de cuero salió disparado para pegarse en todo su rostro. Artemis se sacudió pero el trozo de tela estaba bastante bien adherido a su cara, siendo su agudo sentido del oído el que le advirtió que el chico se había tirado al rio nuevamente para intentar atraparte. Intentar jalar el chaleco de cuero tampoco parecía dar un buen resultado así que el zorro solo intento moverse hacia la orilla para intentar escapar, mas al no saber donde estaba dicha orilla el pobre Artemis se limitaba a dar vueltas en círculos, intentando alejarse de donde escuchaba el agua moverse a causa del joven humano a la par que se daba a la tarea de quitarse el chaleco de cuero del rostro.

Por supuesto, Artemis en el agua no era tan rápido y menos con una pesada masa de pelo pegada a su cintura, por lo que El chico ya le había dado alcance para cuando logro quitarse la prenda del rostro. Artemis se limito a suspirar resignado.

- Supongo que si esto fuera una situación real ya me habrías capturado, cielos, de verdad no me lo espere para nada. Como se supone que pueda contra algo así? -

Pregunto el zorro mirando al chico y regresándole su prenda, por suerte para el Artemis tenia las garras de las manos limadas por lo que aquel chaleco no sufrió daño alguno. El zorro por su parte admitía sentirse preocupado por lo fácil que resulto el atraparle, pensando que quizá gran parte de la culpa se la tenía el hecho de no ser un laguz salvaje si no uno domestico, mas confianzudo y tranquilo que sus congéneres nacidos libres.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone+ [4]
Vulnerary [1]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Lun Ene 15, 2018 8:40 pm

Al momento de lanzarse con velocidad hacia Artemis, algo dificultado por el agua y la débil corriente, empezó a pensar si se había excedido de intensidad. En base a lo que estaba viendo el laguz parecía no recuperarse el ataque por sorpresa, intentando deshacerse del cuero pegado al rostro con movimientos de cabeza y cogiéndolo -con poca precisión- con las manos. Parecía absolutamente superado por ello, pues no logró conseguir quitárselo ni tomar una dirección adecuada de escape. Se limitó a correr -o intentarlo- por el agua, confundido, no atendiendo a nada de su alrededor. El depredador eficiente y preciso que había demostrado hace menos de dos horas se había visto eclipsado por su débil contraparte, la cual había sido fácil de engañar y atrapar. Un desenlace un tanto cruel ya que agarró a Artemis en el mismo momento en el que logró liberarse de la prenda de cuero. El caballero se quedó mudo por unos segundos, pensativo, con un trazo evidente de preocupación en su rostro.  - Vaya... Esto no me lo esperaba. - Declaró, llevando su mano derecha a la parte posterior de su cabeza y adoptando la postura de jarra con su otro brazo.

Volvió a pensar en la breve escena de persecución que habían realizado, intentando sacar una conclusión de la misma. Estaba claro que impedir sus sentidos había sido clave en su victoria, pero, ¿No hubo nada que pudiera haber hecho el hombre zorro? - La verdad es que había estado buscando la forma de anularte los sentidos, y salió mejor de lo que lo había calculado. Sin embargo... - Alargó la pausa, llevó su manó al mentón y agitó sus pensamientos con un rostro excéntrico. - Me pareció que te dejaste llevar por la situación, te obcecaste en quitarte el cuero de encima en vez de aprovechar lo único que no te había arrebatado: Tu oído. Has tenido que oírme chapotear en el río, si te hubieras concentrado en eso podrías haber encontrado la forma de encontrar la otra orilla... O por lo menos alejarte de mí y ganar un poco de tiempo... - Mientras exponía sus impresiones, con un rostro sutil de preocupación, recordó algo importante. - Pero eso es algo que soy capaz de improvisar yo, pero no tú... Lo siento, se me olvidó que no es algo fácil para ti. - Añadió, más conciliador, intentando que su compañero no se desanimara por lo sucedido.

Y de nuevo mostró su rostro de preocupación, no por Artemis, quizá el pelirrubio no se hubiera mentalizado bien para ayudarlo en el entrenamiento, quizás no lo había expuesto desde la perspectiva adecuada. Cuando aquél pensamiento circuló su mente, sus ojos se abrieron de sorpresa, dibujándose en sus pupilas la antorcha de la revelación y buenas ideas. - ¡Ya se! - Declaró, chocando su palma izquierda con el dorso de su puño derecho. - Salgamos de río, la comida no tardará en estar lista. - Tomó el chaleco, aún húmedo, y se lo puso. Recogió el resto de sus cosas y escurrió un poco sus pantalones para liberarse del exceso de agua. - Puede que lo entiendas mejor si cambiamos los puestos. Esta vez serás tú el que intente darme caza. Mi movimiento está dificultado por la ropa, mi objetivo es llegar al campamento antes de que me toques. Como tú eres mucho más rápido, haré uso del dorso de mi espada para bloquear tus ataques. Si logras tocarme con tus manos, tus zarpas, tu hocico o dientes ganas. Yo sólo podré defenderme, excepto que te haga retroceder o te detengas, momentos en los que podré contraatacar. Así que encuentra bien el momento para transformarte o podría tornase en tu contra... - Explicó, desenfundando su espada en el proceso y calentando brevemente sus articulaciones para prepararse. - Y recuerda... si llego al campamento gano.

Tenía la sospecha de que nunca había intentado atrapar a un humano, aunque fuera en un contexto amigable, confiaba en que esa experiencia le ayudara a entender la capacidad de adaptación que parecía desconocer. Para que pudiera entenderlo, antes debía defenderse correctamente a pesar de las dificultades que le presentara. Debía dar lo mejor de él mismo en pos de que ambos aprendieran el uno del otro. Su rostro, aunque amigable, se tornó más serio que de costumbre. - Cuando estés listo comenzamos.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
152


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Artemis el Lun Ene 29, 2018 4:51 pm

Al parecer el primer intento había sido tan estrepitoso que incluso el joven soldado se veía acomplejado y pensativo, no le sorprendía entonces al zorro que hasta ahora lo hubiesen secuestrado tantas veces y a la larga eso acabaría por afectar a su amo, así que tenían un problema serio entre manos. Presto mucha atención a los comentarios contrarios tomando nota mental de ello. Lo cierto es que no podía negar que había entrado en pánico ante el ataque sorpresa y no podía pensar en otra cosa que no fuese quitarse la prenda de la cara, incluso la solución que proponía el rubio era una bastante acertada, aun que en ese momento no fuese capaz de pensarla. Fue entonces que, al salir del rio Artemis escucho la proposición contraria, sacudiéndose un poco para que el agua en el pelaje de su cola no la hiciera más pesada.

- Ohhh, entiendo, suena interesante entonces, acepto!! -

Artemis pareció mas animado con ello pues ciertamente una de sus actividades favoritas era corretear pequeñas criaturas como conejos o libres, algunas aves e incluso hasta ciervos. Lo que no tomaba en cuenta era que un humano, aun que quizá fuese más lento, era mucho más inteligente que cualquiera de esos animales por lo que el zorro imaginaba que ese juego lo tenía ganado; ya lo había derrotado en el rio y no pensaba dejarlo ganar de nuevo.

- Estoy listo joven Schuberg, le daré 10 segundos de ventaja para que esto no acabe muy rápido. -

Estaba pecando de soberbia pero desde la perspectiva de Artemis solo bastaba con correr en línea recta para atraparlo, siquiera pensando en que fuese necesario transformarse para tal labor. Una vez conto hasta 10, el zorro se acomodo para impulsarse y salir corriendo tras aquel joven, por supuesto, en su forma humana no era tan rápido como en su forma cuadrúpeda pero si lo bastante como para poder arle alcance a un humano normal.

- Esto va a terminarse pronto joven Schuberg, soy bueno persiguiendo a mis presas. -

Entonces Artemis con una gran sonrisa en el hombro se limito a alzar su mano para intentar tocarlo, totalmente confiado en que no podría hacer nada al respecto pues él era más rápido, poco y nada acostumbrado a que su presa "peleara" de vuelta o ya siquiera hiciese algo a parte de correr.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone+ [4]
Vulnerary [1]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Mar Feb 27, 2018 4:17 pm

La amable sonrisa del caballero de Altea se tornó en travesura al comprobar el exceso de confianza que tenía su peludo amigo en el juego que iban a protagonizar entonces. - Bueno, ya lo veremos. No dejes que me aleje mucho, ¿sí? - Insistió Eugeo antes de iniciar su huida de vuelta al campamento.

El peso de las ropas dificultaban el movimiento y lo fatigaban, pero la inercia que alcanzó hacía que la humedad se desprendiera de ésta y ese impedimento fuera cada vez menor. Midió sus fuerzas para no cansarse en exceso durante su carrera, asegurándose de tener la espada preparada para realizar los bloqueos oportunos al hombre zorro. Confiaba en que los reflejos de su amigo fueran lo suficientemente rápidos como para evitar cortarse con ella, mas tendría cuidado para evitar accidentes innecesarios. Pasaron unos segundos antes de escuchar la agitación de la maleza a su espalda, aviso de que su persecutor estaba acortando distancias con él. Era lo esperable pues, de haber sido más rápido que el laguz, aquel juego no habría tenido sentido.

El exceso de confianza de Artemis fue tal que hasta el caballero lo había subestimado, creía que el tiempo de ventaja que le había dado lo aprovecharía para transformarse. Enfundó rápidamente su arma cuando leyó sus intenciones: necesitaría los dos brazos para lo que venía después. - No tenía dudas de eso, amigo. De lo que sí tenía reservas era la forma en la que intentarías atraparme... - Contestó entre jadeos, algo acalorado por la acción de la carrera. Artemis seguía acercándose, extendiendo cada vez más su brazo, una acción extremadamente ingenua por su parte. - ¡Pero de esa forma ni siquiera me vas a hacer esforzarme! - Exclamó con una sonrisa decidida esbozada en su cara. Sus pies frenaron en seco y giró para darle el costado, retrocediendo un paso con gran coordinación para dejarlo pasar, no sin antes agarrar su “amenazante” brazo con las dos manos y valerse de su propia inercia para realizar una llave que lo volteara de espaldas contra el suelo.

- No solo estaba mirando al frente para no tropezarme en mi huida, miraba de reojo a mi espalda para saber cuando podrías alcanzarme. Correr es lo único que conseguirá ponerme a salvo, pero si esprintas más que yo he de protegerme de algún modo. Se puede extrapolar a lo que ocurrió en el río, es necesario estimar cuanto tiempo puedes perder en evitar ser acorralado para poder pelear cuando éste se acabe. - Afirmó antes de disponerse a correr de nuevo, mientras el hombre zorro se reponía de la caída. - Es algo temporal, ya que no gano nada enfrentándote. La verdad es que me lo pusiste muy fácil. - Empezó a escapar nuevamente. Gritó para darle un último consejo. - ¡Ya sabes que me defenderé si es necesario! ¡Piensa en otro modo!
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
152


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Artemis el Jue Mar 01, 2018 8:38 pm

Lo tenia!, estaba a centimentros de tocarlo justo como había pensado que lo haría, el era mucho mas rápido que un humano por lo que ese era el resultado mas esperado…. o eso pensó hasta que, antes de darse cuenta ya estaba volando por el aire gracias a su propio impulso golpeando de lleno el piso con la espalda y abriendo sus ojos celestes como platos, aun procesando que había pasado. No solo era más rápido que un humano, debería de ser también más pesado por lo que no se explicaba cómo había podido alzarlo y azotarlo de aquella manera; por supuesto no tenía conocimiento alguno de las técnicas humanas para someter a oponentes más grandes y pesados. Escucho las palabras del chico, aun ligeramente incrédulo mas tenía claro una cosa: SE LE HABÍA ESCAPADO!

Una extraña sensación de derrota se sumo a una inexplicable emoción; esta era la primera vez que una "presa" peleaba de vuelta, el juego aun no había terminado!. Se puso de pie de un brinco y, a sabiendas que correr en línea recta no era efectivo intentaría entonces otra cosa. Pensaba que, de tomar su forma animal podría acabar lastimando al chico, ingenuamente subestimándolo nuevamente mas había aprendido de su error por lo que se puso en marcha con una nueva estrategia.

De un par de brincos se trepo a un árbol alto y con su agilidad característica comenzó a brincar sin reparos entre rama y rama, ahora era un poco más lento pero aun lo bastante rápido como para darle alcance al humano y recuperar sin problema la distancia perdida. Esta vez utilizaba su cola para golpear ramas distintas conforme avanzaba y así intentar despintar al atento caballero y, una vez que calculo su último salto se le arrojo desde arriba para intentar caerle encima y atraparlo.

- AHORA SI TE TENGO!! -

Grito enérgico el zorro anticipando su victoria y con una enorme sonrisa en su rostro; aquel juego era muy divertido y lo emocionaba como ningún otro lo había hecho antes por lo que imaginaba, después de haber trabajado "un poco más" en atrapar a su objetivo, que su victoria seria más dulce y satisfactoria que de costumbre.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone+ [4]
Vulnerary [1]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Mar Mar 13, 2018 9:28 pm

Aunque encontraba divertimento en aquél simulacro de persecución, Eugeo también sentía una leve inquietud por el comportamiento que estaba teniendo Artemis. Aunque era cierto de debía ser más un juego que un enfrentamiento, el hombre zorro se lo estaba tomando demasiado a la ligera. No estaba del todo seguro si se debía su ingenuidad, el exceso de confianza o una combinación de ambas. La idea de la carrera residía en que la mascota real lo pusiera contra las cuerdas para que pudiera aprender de la capacidad de improvisación del beorc. Por muy superior que fuera respecto del rubio en el apartado físico, su apariencia humana no era suficiente para doblegarlo. Debía haberlo aprendido cuando Eugeo lo tiró al suelo en el primer intento, pero estaba volviendo a tropezar con la misma piedra, sólo que aquella vez desde un lado distinto.

Eugeo siguió los pasos -mas bien saltos- de Artemis con el oído, el crujir de las ramas sobre su cabeza, por mucho que el hombre zorro tratara de esconder su ubicación exacta, le daba información más que suficiente al caballero, pues sabía donde estaría en el momento que se precipitara sobre él para atraparlo. Una vez saltara hacia el suelo no habría forma efectiva de corregir la caída, por lo que calcularía el descenso en base a la velocidad que tuviera su presa para interceptar su trayectoria. Eugeo sólo tuvo que frenar su carrera en seco para evitar que Artemis cayera sobre su cabeza, algo que le resultó tremendamente fácil por el ingenuo aviso de la mascota real. Aunque evitara ser atrapado, el hombre zorro obstruía su huida a partir de entonces, por lo que aplicaba nuevamente la regla de la defensa propia. - Artemis... ¿Qué estás haciendo? - Preguntó, una leve molestia se filtraba entre la notable decepción del caballero de Altea. - ¿Así es como perseguirías a un enemigo? ¿Esa es tu forma de atrapar a un ladrón o a un espía? ¿Es la forma que tienen de cazar los de tu raza o es que subestimas la capacidad que tiene la guardia real del príncipe? - Inquirió, agravando su tono en cada pregunta. - ¿A quién de todos estás insultando?

- Te preocupabas por los problemas que das a Marth después de tantas veces que te han atrapado, me lo has dicho hace un momento. Sin embargo, la idea de este juego la has tomado de forma literal, como si de verdad fuera un juego. Quizá fue culpa mía por la forma en la que te lo expliqué, no puedo estar seguro. - Tenía que pensar en algo para hacer que Artemis se tomara el ejercicio con la seriedad necesaria. Para sonar lo más serio posible, primero desenfundó su espada. - Mi intención es ayudarte, pero comportándote como un niño no me das la oportunidad de hacerlo... Ya estamos muy cerca del campamento, en unas zancadas más habré logrado mi objetivo, habrás perdido el juego. Si consigo pasarte una vez más se acabó. ¿Y si no fuera un juego? ¿Y si llegar al campamento significara alcanzar al príncipe y matarlo? ¿Seguirías intentando detenerme en tu forma humana? - Explicó seriamente, intentando situar a Artemis en un contexto menos amigable de lo que significaba aquél juego.- Pero ya te has quedado sin oportunidades, es un todo o nada. No puedes transformarte y bloquearme el paso al mismo tiempo, y espero que no creas que puedes detenerme en esa forma, no empuñando mi espada. - Extendió el brazo que empuñaba su arma, señalando amenazadoramente al hombre zorro. - Hay infinidad de gente más capacitada que yo para ello, como me dejes pasar, el príncipe nunca estará seguro en tu compañía. Si no quieres que ese pensamiento te carcoma día y noche... vamos, ven, detenme, hiéreme si es necesario... Pues yo no pienso contenerme.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
152


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Artemis el Miér Mar 14, 2018 5:52 am

Nuevamente las cosas no salieron como estaba planeado y el chico nuevamente lo esquivo con descarada facilidad por lo que acabo cayendo al piso y, si bien no se lastimo seriamente la caída resulto sin duda dolorosa.

- Falle de nuevo…. madre mía -

Aun así, no podía evitar reír un poco entremezclando una ligera frustración por su nuevo plan fallido y lo divertido que le resultaba en si la situación. Sin embargo, la voz seria del joven Alteano le hiso alzar las orejas con atención, borrando la sonrisa de su rostro… parecía molesto y si bien no lo entendió al principio las palabras que le dedico se clavaron en su corazón como una daga bien afilada. Y si en realidad no fuese un juego?... Artemis no dudaba de las capacidades de la guardia real, eran todos hombres y mujeres aguerridos y hábiles en combate como el chico enfrente suyo estaba demostrando. El por su parte era solo la mascota del príncipe, si se ponía a pensarlo un poco desde que llego al castillo no había hecho otra cosa que jugar con los sirvientes, dormir siestas en los jardines y vivir despreocupadamente, siendo su único trabajo el menear la cola y entretener tanto  su amo como a los invitados. Pero, y si el fuese la ultima línea de defensa?, si en un ataque solo el separase a los enemigos de su amo?, puesto en ese contexto se sintió horrorizado no solo por el hecho de que estaba a punto de perder sino lo que aquello implicaba.

- El nunca estaría a salvo conmigo…. -

Repitió agachando las orejas hacia atrás. El joven humano tenia razón, tanta que incluso resultaba doloroso… Cuan ingrato había sido hasta ahora? y más importante aún, sería capaz de corresponder todas las bondades que hasta ahora el príncipe le había extendido?, al parecer la respuesta a esas incógnitas dependía de si ganaba ese "juego" o no.

- Hay que ser idiota para meterse voluntariamente en una situación tan crítica, lo siento, debí tomármelo enserio desde el inicio. -

Ahora debía pensar rápidamente que hacer, era verdad que en su forma humana no tenia manera de frenarlo y menos ahora si estaba armado…. su única oportunidad era transformarse pero eso le tomaría unos segundos, momentos en los cuales el chico aprovecharía para pasarlo. A estas alturas solo le quedaba, nunca mejor dicho, arriesgarlo al todo o nada... no había otra manera de hacerlo pues su única posibilidad de ganar era precisamente el tomar su forma verdadera.

- Tal como lo pintas parece que no me queda alternativa, no puedo transformarme y bloquearte al mismo tiempo así que tendré que dar lo mejor de mí en esta forma -

Artemis puso una posición de pelea mal imitada que veía a veces en los entrenamientos de las barracas donde los soldados entrenan su combate cuerpo a cuerpo, agachando las orejas hacia atrás y afilando la mirada.

- AQUÍ VOY!!!! -

Una de las pocas ventajas que tenía el zorro plateado era su astucia natural y una rápida capacidad de aprendizaje por lo que aplicaría lo aprendido ese día para hacer frente a esa situación tan complicada. Hiso él además de intentar acercarse con el puño hacia atrás como si tomase impulso para darle un puñetazo…. mas antes de siquiera quedar a rango de contra ataque el zorro abrió la mano soltando la tierra que había recogido del piso al levantarse, disimulando sus puños cerrados con la frustración que sintió en ese momento. No perdió tiempo en comprobar si había resultado o no pues cada segundo contaba a partir de allí, de haber segado momentáneamente al caballero de Altea contaría con preciosos segundos de ventaja que le permitirían transformarse.

"Que resulte, por favor, que resulte!"

Se suplico a si mismo mentalmente mientras su cuerpo comenzaba a brillar de forma intensa para dar paso a su transformación. Casi de golpe sus sentidos se agudizaron más de lo que podrían estar en su forma humana, detectando al momento donde estaba el humano para intentar volver a bloquearle el camino. Al parecer la practica en el rio sirvió para algo.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone+ [4]
Vulnerary [1]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Sáb Mar 17, 2018 2:17 pm

¿Había exigido demasiado a Artemis? Era una pregunta que se formulaba mentalmente al ver cómo el hombre zorro agachaba las orejas ante las duras palabras que le arrojó. Si llegaba a ser el caso se disculparía por haber herido sus sentimientos, pero realmente sentía la necesidad de anclar los pies de Artemis a la realidad. Su función principal era el de hacer compañía al príncipe, ofrecerle divertimento y consejo, mas no podía soportar como su potencial estaba siendo desaprovechado por exceso de inocencia. Nunca le pediría algo que no estuviera a su alcance, pues el peso real de las labores de protección recaían en los soldados y guardias del reino. No obstante, nunca confiaría al cien por cien su infalibilidad, y se sentía más seguro si él también estaba a la altura. Acabar en malos términos con Artemis pesaba menos en su conciencia que un hipotético caso donde hiciera falta su ayuda, de forma desesperada, y él no se hubiera adaptado a la situación. Mejor cargar con el odio de Artemis que no haber sido precavidos, Eugeo también tenía en alta estima al príncipe Marth y estaba seguro de que tarde o temprano el hombre zorro lo valoraría.

Se sintió satisfecho y aliviado al comprobar que el laguz se daba cuenta de la situación, mas no veía conveniente que él lo supiera, por lo que mantuvo su severa expresión latente, dejando que el hombre zorro hablara y analizara la situación en soledad, el enemigo no tendría el detalle de darle consejos o pistas. Aunque le resultó frívolo, trataría de emular ser un emergido, no se tenía constancia de que fueran capaces de hablar, Eugeo mantendría su sepulcral silencio a la par que sus dedos jugaban con la empuñadura del arma. A pesar de la decepción previa, el joven Schuberg no había perdido la fe en Artemis, estaba seguro que encontraría la mejor forma de sobreponerse y, aunque quizá no fuera suficiente, confiaba en que su actuación terminaría por dejarles una buena sensación en cuerpo a ambos. El caballero de Altea quería verlo en acción, intentándolo con todas sus fuerzas, comportándose en aquella situación de mínimo margen de acción. Al fin y al cabo, si lograban atravesar las defensas, posiblemente Artemis se encontraría en un escenario parecido al que estaban en aquél momento.

Sus ojos se afilaron con el aviso del kitsune, iniciando su carrera del mismo modo. Situó su espada por encima de su hombro izquierdo, preparando un corte diagonal básico que obligaría a Artemis a retroceder o esquivar antes de que su puñetazo pudiera llegar a encontrar el cuerpo del espadachín. Eugeo lo encontró burdo y demasiado improvisado, una acción que debía haber intentado antes, mas se conformaba con que estuviera poniendo todo su empeño en intentar tumbarlo, esa vez sí. La mente del rubio empezó a hacer cálculos de cómo y cuándo debía atacar, a la par que se concentraba para medir bien la fuerza de su ataque. No quería herir a Artemis en exceso, esa no era la lección que quería darle. Aquellos pensamientos habían distraído al caballero, o fue acierto en la astucia y disimulo del hombre zorro, pues en los instantes previos al choque, una nube de tierra y polvo fue lanzado por el puño que aparentaba estar preparado para dar un golpe. - ¡...! - La velocidad del lanzamiento fue extraordinariamente alta, cubriendo los dos metros y medio de distancia en una fracción de segundo, siendo imposible para el caballero ni cubrir su rostro ni cerrar los párpados. Un buen puñado -nunca mejor dicho- de suciedad lo había cegado por completo, viéndose avocado a lanzar con tremenda imprecisión la blandida de su espada, cortando nada más que el aire que tenía enfrente.

Realmente, estaba impresionado de su capacidad de aprendizaje y sangre fría, no sólo había comprendido la lección en el río, si no que tuvo la valentía suficiente como para emplearla en su “maestro”. Liberó su mano izquierda de la empuñadura de su espada y se la llevó al rostro, tratando de limpiar los granos de tierra que estaban en la entrada de sus párpados, ahora cerrados y llorosos por la dolorosa e intrusiva arenisca. Eugeo sabía lo que iba después, con la iniciativa perdida por completo, no podría hacer nada para impedir la transformación ya que ni siquiera podía alcanzar a ver dónde se encontraba. Su única opción era correr en linea recta, si había lanzado la estocada al aire quería decir que Artemis había esquivado de algún modo su ataque, sólo esperaba que no se hubiera echado hacia atrás, pues darse de bruces con un laguz transformado no iba a ser agradable, menos si quería cobrarse su venganza por haberlo increpado anteriormente. - Mier... - Intentó avanzar con pasos mecánicos, tratando de mantenerse en línea recta, mientras frotaba el ojo que menos tenía afectado por la entrada de tierra. El otro necesitaría más tiempo del que disponía para recuperarse. En varias ocasiones tropezó y estuvo a punto de caer al suelo, pero conseguiría seguir avanzando en la dirección de los chasquidos del fuego de la hoguera. Si escuchaba al zorro cerca, daría blandidas aleatorias con la esperanza de que le hiciera ganar algo de tiempo. No era optimista, sin embargo, pues confiaba en que Artemis aprovechara la ventaja y lo desarmara fácilmente.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
152


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Artemis el Dom Mar 18, 2018 12:48 am

Su plan funciono mejor de lo que podría haber anticipado mas tuvo que hacerse a un lado para esquivar la espada del chico que se blandía por todos lados intentando golpear algo, dándole valiosos segundos para poder transformarse. Ya convertido en su forma de bestia el zorro vio que increíblemente el soldado intento seguir avanzando dándose de tumbos al estar casi ciego. El zorro entonces corrió detrás de él dándole alcance sin ninguna dificultad siendo ahora más grande y con una forma cuadrúpeda.

La cosa ahora era desarmar al muchacho pues blandiendo la espada como desquiciado no podría acercársele. Nuevamente habiendo aprendido de sus "juegos" con el soldado sabría que el chico estaría atento a sus pasos por lo que el zorro se desencanto por intentar otra cosa. Le siguió nuevamente, haciendo ruido con sus patas para darle aviso al soldado de su ubicación y que lo seguía en línea recta como en un principio y, cuando estuvo a punto de alcanzarlo dio un salto, pasando por encima del soldado quien seguro intentaría girarse para atacarlo, así cay6o tras él y, en lugar de morderle como haría con cualquier enemigo se limito a embestirlo con fuerza para hacerlo caer al piso, asegurándose de posar su gran para sobre la espalda del chico para mantenerlo contra el suelo.

- Ahora voy a comerme sin piedad a este invasor…. -

Le gruño de forma maliciosa para ver si podía meterle un poco de miedo pero su inquieta y juguetona cola se movía de un lado a otro demostrando que no lo decían enserio, aun que claro, de espaldas y casi ciego el pobre soldado no podría saberlo. Después, sin preguntar siquiera el laguz acerco su hocico al rostro del rubio y comenzó a lamerlo como lo haría cualquier can cuando está jugando, por supuesto dejándole al pobre chico un escandaloso peinado con el cabello alzado hacia arriba.

- Listo, ya me he comido al invasor!!!, el príncipe está a salvo!!! -

Declaro el zorro orgulloso alzándose y sacando el pecho, también quitando la pata de encima del pobre chico para que pudiera levantarse.

- No me importa tanto lo que a mí me suceda pero le arrancare el cuello de un tajo a cualquiera que intente hacerle daño a mi amo. La devoción que le tengo al príncipe, para mí, nunca es un juego o motivo de broma. -

Comento el laguz tranquilamente mientras regresaba a su forma humana para encaminarse de vuelta al campamento, girándose hacia atrás para ver al rubio y sonriéndole ampliamente.

- Aprendí mucho hoy!, espero podamos hacerlo de nuevo pronto. -

Comento el zorro meneando su larga y esponjada cola de forma animada e inquieta. Ese soldado le había mostrado no solo unas cuantas tácticas para no volver a ser atrapado, sino que además le había enseñado lo ingeniosos e increíbles que eran los humanos… quizá, si se daba la ocasión intentaría perseguir algunos más seguido.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone+ [4]
Vulnerary [1]
Elixir [1]
.
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Vie Mar 23, 2018 9:14 pm

Mientras el caballero trataba de avanzar sin trastabillarse, su sentido del oído detectó que Artemis se estaba acercando. El patrón de los pasos había cambiado, deduciendo así de que había adoptado su forma cuadrúpeda para poner fin a la persecución. ¿Volvería a confiarse el zorro en su momento de mayor ventaja? Eugeo temía eso, mas no por ello sería más blando, si no todo lo contrario. La desesperación lograba milagros en ocasiones, y aunque el rubio no sentía estar en una situación de vida o muerte, trataría de emularlo de la mejor forma posible. Blandió su espada con brusquedad cuando los pasos estaban suficientemente cerca, intentando alcanzar a Artemis, pero su ceguera no le permitió tener precisión ni tampoco descubrir cual era el plan del laguz hasta que ya fue demasiado tarde. - ¡¿Ah?! - Un potente golpe que provino en la dirección que estaba corriendo, la cual estaba dándole la espalda para intentar golpear al zorro, hizo que sus pies se separaran con gran impulso del suelo y consecuentemente tirándolo sobre el mismo boca abajo y con una fuerza considerable. La espada resbaló de sus manos en la caída y quedó lejos de su alcance. Y para más inri, un conveniente peso oprimió su torso lo suficiente para impedirle el movimiento, incluso un poco la respiración. - Ngggg. – Balbucearía en contra de su voluntad, debido al aire que salía sin control de sus pulmones.

Después de todo, Artemis no era tan inofensivo como parecía, y había conseguido entender rápido algunas cosas que se habían puesto en práctica ese día. Eso llenaba a Eugeo de satisfacción, tan grato había sido el desenlace que no le importaba haber acabado en una situación tan lamentable: Mordiendo el polvo, con los ojos llorosos por la tierra, con un principio de asfixia... Definitivamente, el ejercicio ya había llegado a su fin. - mme-me... -Rindo, eso es lo que pretendía decir, mas no era fácil de pronunciar cuando estaba sometido a un multiplicador de peso. Artemis, por su parte, no mostraba interés en dejarlo así. - ngg. ¿huh? -  Su comentario consiguió arrancarle un escalofrío al caballero quien, aunque no se creyera que fuera a hacerle daño, la forma de acercar el hocico a su nuca se le hacía bastante incómodo. ¿Qué era lo siguiente? Pudo imaginárselo rápidamente, provocándole una sensación que le puso los pelos de punta. - N-no, por favor... - Las súplicas fueron inútiles; una enorme, húmeda y calurosa lengua acarició la dorada cabellera. La sensación fue horrible, de las cosas más desagradables que le habían pasado últimamente: El pelo pegajoso y caliente, apelmazado por la saliva del laguz. - ¡Ah, parad, parad! - Por otra parte, la enorme y rugosa lengua acariciaba el cuero cabelludo en una especie de masaje. El cómputo final de cosquilleo se equilibraba con la parte negativa, provocando un efecto de lo más contradictorio. - Me hacéis cosquillas, hahaha.

Afortunadamente, el hombre zorro paró antes de que su peso y su tortura china terminaran por asfixiar al caballero. Se levantó a duras penas, luchando por recuperar el aliento, pues para la vista necesitaría agua para poder limpiar sus ojos. Y después de lo que habían hecho con su pelo, casi que mejor se tiraba al río de nuevo, con la ropa incluída. - Ya veo, Artemis, me tranquiliza saber que estará en buenas manos con usted. - Felicitó sonriente, mas un deje de incomodidad permanecería en su rostro mientras se reponía de la reciente “paliza”. - Que bien que estemos cerca... dudo que pudiera andar mucho en mi estado. - Divagó, tratando de encontrar su espada con su nublada visión antes de seguir su camino. - Repetirlo... huh... - ¿Qué responder a aquello? Demasiado cansado como para asentir de inmediato, demasiado dolorido como para pensar que volver a hacer aquello fuera buena idea... Eugeo pensaría en entretenimientos didácticos más colaborativos a partir de entonces. - La comida ya casi estará lista, repongamos fuerzas y descansemos un tiempo, pues vos se lo merece y yo me temo que lo necesito.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Myrmidon

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Lanza de madera [1]
Esp. de plata [3]
esp. de bronce [1]
Esp. de bronce [1]

Support :
Marth
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
152


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eliwood el Vie Mar 30, 2018 10:25 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Eugeo ha gastado un uso de su espada de bronce.

Eugeo obtiene +2 EXP, +1 Bonus EXP y +1 EXP adicional por efecto de Parangón!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3248


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Explorando nuevas estrategias [Priv. Eugeo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.