Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberación] No todos los caminos llevan a Nevassa [Privado Jaden]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] No todos los caminos llevan a Nevassa [Privado Jaden]

Mensaje por Judal el Lun Oct 09, 2017 10:11 pm

Los caminos eran lo suficientemente inseguros para que un corcel rápido y mantenerse en las vías más centrales no fuesen suficientes precauciones para viajar. Desde que había tomado su lugar como consejero del príncipe Pelleas había no solo tomado control de sus rutas en sus viajes si no también hacerse su tesorero personal, cosa que significaba tener un control demasiado amplio sobre un hombre de demasiado poder. La personalidad débil del príncipe le habían hecho ser blanco fácil para el buitre que era el bailarín y se sorprendía que nadie se le hubiese adelantado antes pero ahora cuidaba al príncipe como una osa a su cría y abusaba de las comodidades que el estatus de este podría llegar a darle. Hasta el momento la forma de viajar de Pelleas había sido deplorable, se sorprendía que no le hubiesen robado todo en el camino o peor, asumía que pese a la personalidad débil del pelivioleta e salvaba el gran poder que dormía en su interior y que podía despertar con apenas unas palabras. La magia oscura era de temer y aquel hombre podía invocarla sin el menor esfuerzo... era eso o realmente habia un dios oscuro que cuidaba de aquel siervo no solo entregándole poder si no también despejando lo caminos de peligros descontrolados. Pero no podía confiar más en la suerte.

Tras un gran viaje por casi todos los continentes era ya momento de regresar al hogar de su jefe, habían pasado por demasiado y si bien nunca encontró falta de comodidades ya moría por llegar a ejercer su profesión en un castillo como es debido y no tener que estar siempre corriendo por los caminos. Anhelaba una habitación amplia para él solo, cama cómoda, agua caliente a su capricho y sobretodo sociedad, extrañaba codearse con la gente de las cortes reales, poder hacerse conocido en el círculo social y por sobretodo comenzar a ser partícipe de todos los chismes y cotilleos que estos traen. Ya estaba harto de los caminos y las interrupciones. Habiendo llegado a Crimea desde Durban, tras mucho tiempo en barco, el príncipe se había detenido para una aventura con uno de sus “amigos” de Nohr, negándose a formar parte se dedicó a organizar un rápido regreso, un plan a prueba de tontos que impedirían más distracciones en el camino.

Mientras el príncipe de Daein se entretenía haciendo quien sabe que con el príncipe de Nohr, el pelinegro avanzó rápidamente hacia el puerto en la costa del río entre Crimea y Daein único lugar que a duras penas se mantenía haciendo frente a los emergidos que infestaban el país. Allí consiguió víveres para el viaje a través de Daein, pagó un precio demasiado alto pero había conseguido incluso una pequeña bolsita de sal para saborizar las comidas. Habían traído desde Durban sus caballos y un gran carruaje bastante amplio y cómodo pero lento, aunque Judal aprovechó la ausencia del príncipe para venderlo así como ambos caballos de tiro y comprar dos caballos rápidos y fuertes que les llevasen con más rapidez, consiguió también unas alforjas con un talabartero que celebró la venta casi sin tener que regatear y cuando se consideró listo recordó en el lugar donde se encontraban.
Crimea había caído en manos de los emergidos, si bien en ese puerto y pequeño pueblo se veía una vida más o menos normal solo se debía a los constantes esfuerzos de los soldados y mercenarios que habían hecho su hogar allí y vivían defendiendo el último pedazo de tierra que los emergidos aún no habían tomado, tan cercanos a la frontera con Daein tabién recibían ayuda de dicho país para mantener limpio el puente que unía ambas naciones. Lamentablemente era solo cuestión de tiempo para que terminasen de caer y si bien para el pelinegro era muy obvio que esa gente tenía que marcharse cuanto antes no era así para las familias que consideraban aquel lugar su hogar y no abandonarían aunque eso les costase la vida. Él no estaba dispuesto a eso, de hecho su plan era irse de allí lo más rápido posible, pero en tiempos que una montura rápida y caminos céntricos no aseguraban un retorno seguro tenía que encontrar a alguien que los hiciera seguros para él y el príncipe.

Recorriendo el puerto en el amplio rio donde un pequeño puñado de barcos descansaban y el movimiento perezoso de los trabajadores descargaban mercaderías se aproximó a un hombre que parecía supervisar el trabajo - Hey, seré breve y no le quitaré demasiado tiempo, espero que sea igual y no me quite el mio. Necesito alguien que pueda escoltarme a Nevassa, ofresco 80 monedas de oro por el trabajo. Seguro que sabe de alguien que pueda aceptar el trabajo. - el hombre miró con molestia al hombre delgado de largo cabello y tras considerarlos unos instantes asintió y se alejó hacia el grupo de trabajadores y pasajeros que había traído en el viaje, en su mayoría mercenarios. El bailarín, cruzado de brazos sin molestarse en verse humilde ni discreto llevaba un traje de dos piezas de terciopelo negro ceñido al cuerpo así como un pañuelo blanco de tela vaporosa al cuello, en su cuello y muñecas cargaba brazaletes y collares de oro así como delgadas cadenas rodeando su cadera, no tenía armas a la vista y se notaba que el precio que ofrecía era dinero que poseía.
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Tomo de Elthunder [2]
.
.
.
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3110


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No todos los caminos llevan a Nevassa [Privado Jaden]

Mensaje por Jaden el Jue Oct 12, 2017 10:28 am

No se puede vivir…con miedo. — Dijo en un susurro a sí mismo, mientras dejaba salir la flecha de entre sus dedos, acertando justo en la diana que tenia a unos diez metros, le dio cierta satisfacción el haber acertado al menos en el primer disparo del día, un indicativo de que ese día sería un buen día.

¡Eh, Whitecastle!... — El viejo mandón y refunfuñón que solía llevar las riendas en aquel entonces se dirigía siempre al arquero mediante su apellido, nunca por su nombre ni por su mote el cual resultaba mejor al oído. — Tengo un trabajo, para ti…es una simple escolta a Nevassa,  ochenta monedas, ¿estás dentro? —Aquel anciano fue bastante claro y preciso al respecto, y demasiado cortes en aquel momento, cosa que jay interpreto como una señal de que algo no andaba del todo bien.

Seguro,  por ochenta oros… ¿a quién debo escoltar? — Pregunto con la calma usual que lo suele caracterizar. — Hmm, es una buena suma…porque enviarme a mí y no a sus hombres, seria pan comido… —Argumento mentalmente, en estas últimas semanas el viejo había estando acaparando la mayoría de los trabajos para su grupo de mercenarios, siendo un grupo bastante desagradable y traicionero, el último hombre que enviaron delante de ellos en un trabajo nunca regreso, lo cual indicaba que quizás tuvieran un percance, aunque para él estaba bastante claro.

Me envían, manda a sus matones…supone que nos matan y vuelven con el oro, y quizás sin recorrer la mitad del camino a donde sea que vayamos. — Maquino mentalmente, aunque eran sus conjeturas no estaba muy seguro, pero debía de tener uno o varios planes en caso de que las cosas se torcieran, aquel grupo manejado por el viejo eran mercenarios altamente buscado en otros reinos, jay estaba seguro pero no podía actuar de forma brusca.

Yo no soy tu jodida mucama, el sujeto anda por ahí. — Señalo en dirección al cliente, acto seguido jay tomo sus cosas para ir a presentarse y comenzar cuanto antes, no sin antes coger su lápiz de grafito, y escribir algo rápidamente sobre un tronco cortado, ese sería el primer paso de su plan.

Tras redactar aquel papelillo, lo guardo en su bolsillo y con todo su equipo que no era mucho después de todo, se adelanto hasta llegar a su cliente, haciendo una reverencia se presento cordialmente esbozando una leve sonrisa. — ¿A Nevassa entonces? Jaden Whitecastle a vuestro servicio, pero llamadme Jay   — Dijo esgrimiendo aquella leve sonrisa, para luego extenderle la mano al cliente.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Mercenario

Autoridad :

Inventario :
Arco de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
74


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.