Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 09, 2017 5:07 pm

Los deberes como soldado no son tan distintos a cuando estaba en el ejército de Rigel. Lo único que ha cambiado es que ahora mismo me encuentro en el lado de los que reciben y ejecutan órdenes y no con los que las emiten. Nada de lo que preocuparse. Además, poder servir a un dragón es todo un honor. El poder es lo más importante en un gobernante y es más que claro que la reina Sissi lo tenía. Su mera existencia ya es motivo de admiración para mí.

Es por ello que cuando fui asignado a su comitiva para escoltarla me sentí especialmente honrado. Desgraciadamente, no pude contar con la compañía de Obsidiano. Si nuestro destino era la selva, estar junto a él demostraría no ser más que una limitación al movimiento. Aunque me gustaría saber por qué la reina Sissi nos quiere llevar aquí. ¿Acaso hay algún motivo? No recuerdo haber escuchado nada en particular.

No. No es mi posición como soldado cuestionar las decisiones de los que tienen el poder, por muy ilógicas que puedan parecer las ideas. Por otro lado, quizás la experiencia pueda resultarme bastante agradable. La experiencia en la selva podría llegar a ayudarme a escribir algo con relación a ella. Además, estoy convencido de que su majestad será más que una notable musa. Todavía recuerdo cómo me aceptó bajo sus órdenes a pesar de mis orígenes. Quizá fuese por esos mismos orígenes que me aceptara. Debe dar tanto valor al poder como se merece. Justo como uno podría esperar de un dragón divino.

Sin embargo, he de confesar que estar caminando al lado de la reina continuamente sin saber cuál es la finalidad de esta expedición me hacía sentirme un tanto incómodo. De vez en cuando, dejaba escapar una mirada de interrogación a la reina, esperando así que captara mi petición de aclaración. Sin embargo, ¿será capaz de verlo? Por muy dragona que sea, dudo que tenga la capacidad de leer mis pensamientos. Aunque confieso que me gustaría saber el motivo por el que nos dirigimos antes de llegar, de ser posible.

Lo que sí que tengo es que la reina Sissi no tenía en sus mentes ningún tipo de combate. ¿Por qué, si no, habría pedido a cierto individuo que se caracteriza por su más que obvia debilidad que nos acompañara? Por muy importante que sea, no comprendo cómo es posible confiar en alguien así para cualquier tarea, no importa lo simple que pueda ser... No entiendo a los sub... a los laguz.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Dom Oct 15, 2017 7:18 am

¿Y cómo decirle que no? ¡Sobretodo cuando a él mismo le gustaba la idea! Es decir ¿Hacía cuanto estaba en ese lugar? Seguramente no lo suficiente como para saber a ciencia cierta todo lo que había a un lado y otro. Salir de paseo con Sissi, era sin duda alguna una buena oportunidad para ver algo nuevo, sobretodo porque ese lugar no lo conocía todavía. Lo que no entendió en su debido momento, era porque de entre todas las guardias existentes no podía ir Galea sino Berkut... Le miró unos segundos con desconfianza oculta en una pacífica sonrisa, algo en el chico lo inquietaba bastante, aunque fuese solo un presentimiento suyo.

Descruzó sus brazos, avanzó un paso más y tras desplegar sus alas, planeó con cuidado de no golpearse entre la maleza y los árboles, pero con una seguridad propia de alguien acostumbrado a volar entre bosques. Volvió a pisar suelo firme y plegar a su espalda sus alas de plumaje amarillo suave y miró con curiosidad a la ahora reina. ¿Sería descortés susurrarle al oído?  Después de todo, su intención no era la de molestar a los presentes, pero... Bueno– Sissi... –Empezó, parando de golpe, no del todo seguro como seguir– ¿Por qué Berkut? –Susurró en bajo, desvió su atención al frente y esquivó una rama solitaria en medio del camino. Siguió avanzando.

Entonces volvió a parar, dejó que Sissi avanzara unos pasos más solo para cambiar de dirección y pasar a su otro lado, entre ella y el soldado.– Berkut –Comenzó. Su mirada buscó la contraria con una clara intención; descubrir la verdad que así sería más clara– Es un agradable día para ir de paseo ¿No crees? –Y sonrió. Se cruzó de brazos, lentamente, relajado y sus alas se removieron un poco solo para acabar plegándose más a su espalda– ¿Por qué estás tan callado? ¿Te aburres? –Tenía sus propias infundadas sospechas, pero no era como si las fuese a revelar así, sin más, incluso a Sissi, a quién al fin y al cabo no pretendía preocupar.

De todas formas desvió al frente su atención, observó con atención los árboles y sonrió animado, era agradable, debía de admitirlo, casi más que  Hatari y sus desérticos paisajes. Al menos allí habían árboles, bosques, habían vegetaciones que jamás antes había tenido la oportunidad de ver y un aroma vagamente familiar, aunque distinto– Que agradable, se parece un poco al Bosque de Serenes –Finalizó y casi por instinto levantó su mirada hacia las ramas de los árboles más fuertes.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Llave de puerta [3]
Llave de cofre [1]

Support :
Thoth
Sissi
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
3488


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Sissi el Jue Nov 23, 2017 10:14 am

El improvisado viaje a la selva había sido un cambio de planes en su agenda como monarca. En principio, tendría varias reuniones de estado con su conejo, y después recibiría a varios enviados extranjeros para discutir diversos temas que iban desde la política hasta la economía, y la situación con los emergidos. Sin embargo, Sissi había cancelado lo primero, que había quedado pospuesto para el día siguiente. No se sentía con ganas de hablar con los foráneos, pero eso era algo que no podía dejar de lado. A veces le sucedía que su eterno buen humor y optimismo se veía truncado. La Reina tenía sus episodios de melancolía y decaimiento. Hacía muy poco que habían abandonado Hatari, en especial para un ser tan longevo como ella, y aunque siempre había mil cosas que ocupaban sus pensamientos, no por ello dejaba de sufrir por el destino de su antigua nación. Había escuchado que Phoenicis se había transformado en un Estado Emergido, y el solo hecho de imaginarse que eso sucediera en Hatari le provocaba una angustia terrible.

Se había prometido pensar lo menos posible en Tellius, porque cada vez que recordaba el continente sentía que no podía respirar. Tenía demasiadas responsabilidades sobre la cabeza como para encima preocuparse por una tierra que ya no era suya, eso le habían aconsejado. Sin embargo, era una tarea que en ocasiones se le hacía cuesta arriba a Sissi. Tenía ochocientos años de recuerdos allí, que nunca desaparecerían. La mayoría de los días podía convivir con el dolor, incluso había ocasiones que lo olvidaba por completo. Pero luego había momentos específicos que le provocaban una tremenda aflicción. El hecho que había desatado tal tormenta de lágrimas, había sido descubrir que los cactus que se había traído de Hatari se habían muerto. Todos. No habían gozado de la mejor salud en las semanas anteriores, pero creía poder salvarles. Al ver que no mejoraban, fue a trasplantarles a otras macetas y se dio cuenta de que las raíces estaban completamente cubiertas por hongos tropicales, que habían carcomido la vida de las plantas desérticas.

Había unos pocos remedios que conocía que pudieran funcionar, de modo que aún había una mínima esperanza para curarles, pero Sissi ya se había hecho a la idea de que era muy posible que sus amadas plantas no pudieran recuperarse. Había hervido manzanilla, y tras dejarla secarse, la había pulverizado encima de los cactus, pero quizás llegaba tarde. No pudo evitar pensar que ese suceso se parecía a lo que les había sucedido en Hatari. ¿Acaso se estaba agotando la vida del país a medida que los cactus perdían sus espinas y su color?, ¿Era el modo en el que Naga le advertía del destino de la nación desértica? Trató de luchar contra el bucle de malos pensamientos, pero estar encerrada en palacio no ayudaba en absoluto. Se sentía constreñida, atada, necesitaba salir. De modo que mandó cancelar las reuniones de la mañana e hizo llamar a Seraphiel para escaparse juntos a la selva. Por supuesto, acompañados por algunos guardias porque era más que normal encontrarse a Emergidos en el área.

El mero hecho de pisar la tierra con los pies descalzos, hacía que Sissi se sintiera mejor. Ayudaba mucho que la acompañase su gran amigo, y algunos soldados con los que se llevaba muy bien, aunque eso no era algo inusual. En poco tiempo, sus penas se habían mitigado lo suficiente como para ser un simple murmullo en su cabeza. Tanta naturaleza a su alrededor, los continuos sonidos de la selva, y el olor tropical apaciguaban su tristeza casi por entero. Cuando llegó Seraphiel junto a ellos, la reina se hallaba en medio de una elaborada explicación de porqué iba descalza, ante la preocupación de uno de los guardias por si se manchaba los pies. – Andar descalzo es la forma más gentil de caminar. – había respondido. Es casi como un método de vida: símbolo de autenticidad, de vulnerabilidad, y de sensibilidad con todo lo que nos rodea. No hay nada mejor que sentir la arena caliente de las playas bajo los pies, o la tierra fría y húmeda de la selva. Nada da más respeto por la naturaleza que pisar una piedra y saber que ellas también pueden hacernos daño si no les tenemos respeto. Ir descalzo es la forma en la que podemos romper la barrera que existe entre nosotros y la naturaleza, de la forma más gentil y suave posible.

El beorc no parecía muy convencido, pero asintió igualmente a las palabras de la reina y pensó que, seguramente, debía ser una enseñanza de Naga a la que no había prestado demasiada atención. Dejó privacidad al embajador y la Reina cuando vio que comenzaban a charlar entre ellos. Sissi, por su parte, alzó una ceja y miró a Seraphiel de forma interrogante. –  ¿Por qué no? Interpuso en lenguaje antiguo, con tono secretivo.
Es un chico que no parece pasarlo demasiado bien. Quizás la naturaleza pueda hacerle sacar una sonrisa, ¿No crees?  Quizás aprenda a disfrutar de las cosas pequeñas y deje de estar tan serio todo el tiempo. El pobrecito lo ha pasado bastante mal, ten un poco de compasión. Le regañó de forma amable, y le dedicó una sonrisa.

Seguro que si hablas con él es más agradable de lo que piensas. Al menos con ella siempre había sido encantador, a pesar de ser bastante arisco con los demás. Los beorc adolescentes solían ser así, de todas maneras, no era extraño. Al ver que la garza le hacía caso, siguió avanzando mientras observaba el paisaje. De vez en cuando se paraba a analizar algún musgo o liana con sumo interés, para después apuntar cosas en una libreta que llevaba en manos. Incluso un paseo para amenizarse podía ser la ocasión perfecta para estudiar las plantas tropicales de Sindhu.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [3]
DragonStone Plus [4]
Daga de bronce [1]
Lágrima de Naga
Pócima Ligera
.

Support :
Sera
Chrom

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2058


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 04, 2017 9:32 am

Aún no me había adaptado a todo esto. Para empezar, he de confesar que me resulta tan extraño como humillante que la reina Sissi haya mostrado tal amabilidad. Por un lado, es extraño ver que Sindhu acoja a distintos refugiados, entre ellos yo (porque no pienso arrodillarme ante ese pajarraco ni muerto) pero, por otro, me humilla el hecho de no poder hacer nada.

Pero si había algo que me molestase aún más que mi impotencia era que este señor, Seraphiel, me dirigiese la palabra intentando entablar una conversación. No tengo nada en contra de él pero, ¿por qué existe un ser tan débil? Su mera existencia ya es un insulto al Padre. Quizá para Naga o para la Madre Tierra sea una existencia aceptable. Siempre fueron más de cuidar a los débiles sin ningún tipo de poder, si no recuerdo mal. Pero no puedo concebir la existencia de un ser que se caracteriza precisamente por su debilidad. ¿Cómo siguen existiendo? ¿Cómo no se han extinguido completamente? – Estoy bien, señor Seraphiel – respondí, intentando ocultar mi malestar. – Todavía no me he adaptado por completo a estas tierras – dije, intentando hacer que pensara en otra cosa. – Siento importunaros.

Porque esa es otra. ¿Por qué las garzas son tan delicadas? Es casi como si hubiesen nacido para morir. De ser así, ¿por qué siquiera existen? No tiene sentido alguno. Al menos, aquel alado hizo una mención interesante. ¿Bosque de Serenes? No recuerdo nada sobre un bosque con ese nombre en toda Valentia. – ¿Bosque de Serenes? – pregunté en voz alta. Me había picado la curiosidad. – ¿Es ese el nombre del bosque de vuestro lugar natal, señor? – Quizá, si supiera un poco más, podría entender por qué siguen existiendo las garzas a pesar de su debilidad. ¿Por qué sigue habiendo seres cuya mera existencia es un insulto al Padre?

Mientras íbamos caminando no pude evitar darme cuenta de cierto problema en la maleza: huellas. Aparentemente huma… beorcs. Eso, sin embargo, podía darme a entender dos posibles ideas: o bien había aquí beorcs, o bien había emergidos. Y no me queda otra que descrubrirlo. – Señor Seraphiel, por favor, manteneos atrás.

Caminé hasta ahí, escondiéndome entre la maleza y, efectivamente, tuvo que ser la segunda opción. Eran pocos, pero eso también debía significar que debían esperar a sus compañeros. – Lo sabía... – me dirigí a la dragona divina e hice una señal de respeto, propia de los soldados. – Señora, si se sigue ese camino encontraremos emergidos. Es perfectamente posible que estemos cerca de un campamento. Podemos entablar con ellos o podemos escapar aprovechando que todavía no nos han localizado.

Y, sinceramente, si no fuera por la presencia del miembro de la tribu de las garzas, sugeriría entablar combate cuanto antes. Necesito desfogarme un poco. Pero, por desgracia, combatir con alguien así no sería más que una clara carga. ¿En qué estaba pensando la reina Sissi cuando dijo a Seraphiel que viniera? A veces no entiendo la mentalidad de los laguz…
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Mar Dic 12, 2017 3:17 am

Probablemente en vez de sacarle una sonrisa a Berkut, la reina le sacó una agradable sonrisa a la garza. Sera ensanchó su sonrisa casi automático al escucharla hablar en su idioma natal. Sí, sin duda era mucho más agradable que estar hablando el idioma corriente, en el que probablemente todo Beorc los entendería. A veces, el secretismo no tenía por qué ser precisamente un rasgo negativo. Aun así, asintió ante las palabras de su amiga y procuró seguir con sus consejos.

Pero no era como si fuese algo simple. A pesar de las palabras del caballero por intentar excusarse, él sabía que había mucho más en el fondo que solo falta de adaptación por las tierras de Sindhu... Algo que tenía que ver excepcionalmente con él... Aun así sonrió, se obligó a si mismo poner una de sus sonrisas más tranquilas y amables, al igual que mantener su tono tranquilo. De no ser porque sabía que Sissi lo reprocharía, iba a desvelar el secreto de aquél hombre tan pensativo y negativo.

Ah, entiendo eso. Adaptarse a un lugar nuevo suele ser un problema... –Más para él, no cabía duda. Pero los beorcs eran diferentes, por amor a Ashera, ellos no tenían sus problemas a la hora de adaptarse, ellos podían seguir avanzando aún cuando las dudas los carcomía por dentro. Sabía que su raza era débil y no tenía que fijarse en Berkut para descubrirlo.

Pero su atención pasó a él al escucharlo preguntar acerca de Serenes. Volvió a sonreír abiertamente, se llenó de orgullo y con barbilla en alto y brazos cruzados se dignó a responder:– Así es, Serennes fue un bosque de Begnion, antiguo hogar del clan de las garzas –Iba a continuar si no fuese porque fue parado por la afirmación ajena. Permaneció quieto, curioso, prestando por si mismo atención a su alrededor hasta que los notó, la oscura presencia de los emergidos.

No dijo nada al ver que Berkut volvía para comentárselo a Sissi, más bien desvió su atención hacia el soldado y buscó contacto directo con sus ojos por mera curiosidad. Era mucho más simple percatarse de sus emociones de aquella forma y, al darse cuenta de lo que escondía, dibujó una mueca de desagrado. Volteó apresurado hacia Sissi, extendiendo un poco sus alas solo para mantener el equilibrio.

Imposible, Sissi, la cria de Beorc tiene una idea demasiado errónea de mi raza. Me indigna. Se quejó, pero al final esbozó una sonrisa y bufó, cual risa contenida, girando hacia el otro– Puedes luchar contra ellos si ese es tu deseo, no seré una carga –Porque sí, lo sentía en su aura, ese deseo de entrar en batalla contenido.

Él también podía luchar, de eso no había duda. Volvió a plegar sus alas en la espalda y se cruzó de brazos, expectante– No es necesario que te contengas por creer que mi raza es débil –Sí... De alguna forma se podía decir que tenía confianza en sus propias habilidades y en su magia.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Llave de puerta [3]
Llave de cofre [1]

Support :
Thoth
Sissi
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
3488


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Sissi el Sáb Feb 03, 2018 1:46 pm

Sissi presto atención a lo que hablaban ambos jóvenes. Para ella, efectivamente, ambos eran crías de sus respectivas especies: garza y beorc. Estaba tentada a rodar los ojos con cierto cansancio fingido al ver que se comportaban como bebés, lloriqueando y sin la más mínima intención de solucionar sus diferencias. Qué terrible era el orgullo. Siguió caminando, con una oreja alargada puesta en la conversación ajena, y los ojos atentos a la flora de su alrededor. Intervendría si sentía que debía hacerlo, pero por ahora pretendía darles una oportunidad para que se comportasen como adultos, a pesar de tener la edad y la mentalidad de unos infantes. Sonrió cuando ambos trataron de entablar una conversación civilizada. Era cierto que era difícil acostumbrarse a la vida en otro lugar diferente al que habías nacido. Seraphiel era una garza, y era normal que le costase aclimatarse a un paraje tan distinto a Hatari. Berkut, por su lado, aunque proviniese de Valentia, no creía que le fuera sencillo hacerse al calor y la humedad de Sindhu. Aún más con esa pesada y oscura armadura que llevaba. Sin duda, era algo muy poco práctico allí.

Seraphiel hizo el esfuerzo de abrirse y hablarle de Serenes. Y, aunque Sissi se alegró por los pequeños pasos que daban hacia la cordialidad, no pudo evitar un escalofrío cuando comparó ambos parajes. Ella había visitado el calcinado bosque de las garzas la primera vez que salió de Hatari, y su visión aún le atormentaba por las noches. Sabía que el embajador se refería al Serenes de antaño, el que resaltaba por el verde de su vegetación, y por ser el hogar de su raza, pero aun así le provocó cierta inquietud. Evitaría por todas las maneras posibles que las selvas de Sindhu fueran consumidas por el fuego o la acción de las personas. También había emergidos habitando en su territorio, y su destrucción era terrible. Fuera quien fuera el causante de tal calamidad, no permitiría que llevaran a cabo su perverso propósito. La corona en su cabeza, algo figurativo en ese instante, en el que solo llevaba una diadema de oro que le apartaba el cabello de la frente, significaba que era protectora de los mares, las montañas, y cada uno de los seres vivos que habitasen en su tierra.  

Estaba perdida en sus pensamientos, por unos instantes sin haber escuchado nada de lo que estaban hablando ambos, cuando de repente la aparición de Berkut frente a ella la sobresaltó. Le miró con expresión interrogante hasta que escuchó las nefastas noticias, y frunció los labios, disgustada. Dirigió el rostro hacia la dirección donde se hallaban los enemigos, e hizo un gesto para que todos los guardias se le acercasen, dispuestos a escuchar su mandato. – Es suficiente. – ordenó alzando una mano para detener las quejas que Seraphiel y Berkut pudieran tener el uno del otro. No había tiempo que perder con discusiones entre ellos. Hay enemigos en nuestras tierras. Terribles criaturas que destruyen nuestros árboles, nuestras familias, y nuestras vidas. Estos invasores creen que pueden acabar con nosotros como han asolado otros países por entero. Les demostraremos que en Sindhu defendemos lo que es nuestro, lo que hemos ganado con sudor, sangre y sufrimiento.

Miró levemente a Berkut antes de continuar. Escapar no es la ruta que dicta el honor. Todos aquí somos soldados y nos hemos curtido en batalla. Nunca he visto debilidad en vuestros corazones, ni en vuestra misión para con nuestro país. Luchemos por él, y expulsemos de una vez por todas a estas criaturas de nuestro hogar. – Exclamó, ayudándose de sus manos para dar énfasis a su discurso. - ¡Por Sindhu! – y tras su exclamación, que vino seguida por el grito unánime de los guardias, con sus armas en alto, Sissi se volvió y se alejó un poco del grupo. Una luz blanca la envolvió, y donde antes estaba su figura menuda y grácil, ahora había una enorme dragona dorada, tan brillante como el mismo sol, que se hizo un lugar entre los árboles y la salvaje maleza como si hubiera nacido entre ella. Rugió, y esa fue toda la indicación que dio antes de lanzarse contra sus enemigos.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [3]
DragonStone Plus [4]
Daga de bronce [1]
Lágrima de Naga
Pócima Ligera
.

Support :
Sera
Chrom

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2058


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Vie Abr 06, 2018 9:40 am

Parpadeó, pero no continuó, permaneció en silencio, se cruzó de brazos y simplemente escuchó lo que Sissi tenía que decir. Desvió ligeramente su mirada hacia un lado cualquiera, buscando rastros de aquellos desagradables seres que probablemente no estuviesen lejanos y a diferencia de los guardias rodeando a la reina, él permaneció algo más alejado. No por nada, sino más bien por comodidad. Sabía que Sissi no se molestaría por simplemente ser un poco egoísta.

De igual forma, él no gritó, solo les dirigió una mirada de reojo, sonriendo con suavidad para si mismo, incluso algo animado a pesar de la complicada situación que estaba por suceder delante de ellos. Miró hacia la copa de los árboles como si esperara algo en concreto. Dirigió nuevamente una mirada hacia Sissi y los demás, esperó que la reina tomara su forma dragónica antes de que una luz parecida lo rodeara, dejando en su lugar, su forma animal, el de una garza de plumas coloradas de dorado.

Y mientras los soldados seguían por su camino, él hizo lo mismo, tomó otro camino diferente al resto, con la intención de rodear a los emergidos, no dejarles forma de escapar y de dañar la selva. Movió sus alas con la certeza de un alado que sabía bien como moverse en semejante lugar y se posó, elegante, sobre una de las ramas de los altos árboles, teniendo desde allí la perfecta vista del grupo de emergidos que habían en tierra.

Buscó un emergido a caso, terminando por finar sus ojos en el ser grisáceo más cercano a donde él estaba: un hombre con hacha. Planeó hasta tocar suelo. Inspiró hondo, llenó de aire sus pulmones y sin tomar aún su apariencia antropomorfa entonó uno de los Galdr de su tribu. El guerrero pareció notarlo, pero antes de poder voltear hacia él y amenazarlo con su arma, paró a medio camino, bajando sus brazos, lánguido mientras la canción resonaba en el paisaje.

Cuando su alargado pico se cerró, inclinó ligeramente su cabeza hacia el ser. Este, aún firme en su sitio, sujetó con fuerza su hacha y le propinó un golpe mortal a otro de sus compañeros, protegiendo así a la garza. Dio media vuelta, y a pesar de todo, amenazó a todo aquél que se fuese a acercar.

Skill:

Adoración

Galdr que afecta tan sólo a un blanco a la vez. Esta atrapante melodía causa en quien la oye una admiración que puede llegar a rayar en fanatismo para con la garza, dejando al blanco incapacitado por un turno al no poder hacer más que abandonar todo y escuchar. Puede causar que el blanco ataque a sus aliados, lo cual sucede si estos se hayan demasiado cerca del objeto de adoración.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Llave de puerta [3]
Llave de cofre [1]

Support :
Thoth
Sissi
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
3488


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Sissi el Vie Abr 06, 2018 10:45 am

Los árboles de la selva eran tupidos, de modo que tuvo que alzar el vuelo por encima de sus copas para poder moverse con agilidad. Aunque era hasta cierto punto capaz de desplazarse en el frondoso paisaje de Sindhu, su enorme cuerpo podía llegar a ser más un estorbo que una ayuda. Buscaría atraer a los emergidos a algún claro y poder atacarles por allí. Su rugido había llamado la atención de los enemigos, como indicaba el sonido de armas al chocar el metal contra el metal de unas y otras. Rugió otra vez al estar en el aire, e hizo mucho ruido al dejar que su vientre pasara por las ramas más altas, rompiéndolas y espantando a toda la fauna que habitaba en los estratos superiores. Era una posición arriesgada, pues su estómago era una zona más débil que su lomo, pero eso les daría una ventaja estratégica. Seraphiel, como podía ver, se había alejado para rodearles por la espalda, ella lo haría por encima, mientras que sus soldados lo harían desde el frente. La trampa perfecta. Ninguno se libraría.

Confiaba en las habilidades de Berkut para dirigir al pequeño pelotón en tierra y en la garza para evitar su retirada. Había visto más de una vez cómo el galdr de su amigo obraba la más milagrosa magia. Desde hacía tiempo no subestimaba lo que Seraphiel podía lograr, si bien su fisionomía era débil, no lo era así su espíritu y su canto. Sissi no negaría que tenía una tremenda confianza en su querido amigo. Se preocupaba por él, por supuesto, pero eso no quería decir que no creyera en su capacidad para defenderse a sí mismo y a la gente que lo rodeaba. El embajador cumpliría su parte del improvisado y silencioso plan, y ella debía hacer la suya.

Al sentir su presencia, los emergidos comenzaron a seguir su estela de ramas rotas. Algunos lanzaron sus lanzas con la esperanza de darle, pero el exuberante follaje atrapaba cualquier arma arrojada en su dirección, en especial las grandes. Las flechas eran otra cosa: dos lograron llegar a ella y penetrar su piel, una atravesando la parte cartilaginosa de su pata delantera izquierda, y la otra atrapada en la zona de escamas más suaves bajo la axila del mismo costado. Dolía, pero no era tanto como otras heridas que hubiera tenido. Aunque los proyectiles se habían clavado profundos, su forma dragón era tan inmensa que se sentía como una herida menor. Eran más molestos que hirientes. Trató de quitárselos con su otra garra, pero entre que vuelo y que le estaban arrojando más flechas, decidió esperar a otro momento. Gruñó grave en su garganta y encogió la pata herida contra su pecho.

Molesta, pero sin ser suficiente como para que desatara su furia aún, Sissi avanzó con mucha más rapidez y dejó el grupo atrás. No obstante, en cuanto visualizó un claro, se lanzó en picado para atacar a los primeros emergidos que asomaban por allí. Seraphiel estaba posado en una rama cercana, y ya parecía haber hecho uso de su poder puesto que uno de los enemigos estaba masacrando a sus compañeros. Consciente, la manakete dirigió su poderoso hálito hacia dos sacerdotisas que pretendían curar a los heridos de su formación. Su poca resistencia y falta de defensa hizo que Sissi pudiera atacar con ambas en un solo ataque. Su aliento las arrasó a ambas y salpicó con su energía destructiva a los que estuvieran a su alrededor. Que Naga le perdonase haber calcinado también a la vegetación circundante. Después, volvió a alzarse al cielo para volver a repetir la acción de descender, atacar y subir.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [3]
DragonStone Plus [4]
Daga de bronce [1]
Lágrima de Naga
Pócima Ligera
.

Support :
Sera
Chrom

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2058


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Vie Abr 06, 2018 11:15 am

Un inquieto sentimiento profanó su alma. Por un instante levantó su mirada al cielo, allá donde sentía sobrevolar a Sissi. No podía verla a pesar de saber que estaba allí, por su enorme figura, por el sentimiento que en aquella forma se intensificaba, por el extraño y antinatural remover de los árboles y por las lanzas enemigas que surcaban los cielos. Aun así, no pudo hacer mucho más que rezarle internamente a Ashera, o a la misma Naga, que nada malo le sucediese a su querida amiga.

El sorno sonido de algo caerse ante él le quitó de su pesar. Aleteó un par de veces, impulsándose con sus largas patas hacia atrás por mera sorpresa mientras sus ojos, atentos, se fijaban al frente y en el emergido que había estado luchando por él. Volvió a su forma antropomórfica y miró al ser sin vida ante él. Sintió cierta necesidad por agradecer, considerando justo y a la vez no aquello. Prefirió callarse y volver al frente su atención.

Confiaría de la misma forma que los soldados estarían bien, y que Sissi, una Manakete, también lo estaría. Así pues, volvió a hinchar de aire sus pulmones y cantar, en esta ocasión pero, aquellos emergidos que estaban por acercarse a él, permanecieron quietos, casi temblando, supo que la angustia los asaltaría y que por un instante él estaría a salvo– En esta dirección –Habló lo suficientemente alto como para que los hombres bajo la bandera de Sindhu le viesen y fijaran en él su atención.

Desplegó sus alas, voló por encima de los temblorosos emergidos como quién quería dejar libertad al resto para actuar. Estarían quietos un poco más, podría ayudar a los demás para que su deber fuese más simple y con cierta satisfacción logró ver que comprendieron su intención y se dirigían a terminar con ellos. Paró en medio del camino y dirigió su mirada hacia arriba, entrecerrando sus ojos en un intento de dar de Sissi y asegurarse de que estuviese bien.

Notaba lentamente como los emergidos iban disminuyendo, y aún escuchaba el sonar de las armas chocar entre algunos, en otras ocasiones, meros suspiros. De la misma forma, no necesitó bajar la mirada para saber que habían terminado ya con aquellos pocos emergidos que él había inmovilizado.

Skill:
Lamento

Galdr cuyas propiedades no afectan a los aliados, sino a neutrales y enemigos. Este melancólico galdr afecta mentes y ánimos, causando a quien lo oye un estado de profunda angustia del que es difícil reponerse. Su utilización reduce por el siguiente turno la capacidad de todos los neutrales y enemigos de acertar sus ataques, quitándoles cualquier ventaja de arma. (Contra skills que aseguren el acierto, se sobrepone el del personaje con más nivel/EXP.)
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Llave de puerta [3]
Llave de cofre [1]

Support :
Thoth
Sissi
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
3488


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Sissi el Lun Abr 23, 2018 12:03 pm

Sissi y Seraphiel hacían un buen equipo, algo que solo podía ser logrado por personas que llevaban años combatiendo juntas, sufriendo juntas, y avanzando juntas. Llevaban años de una amistad que solo se había hecho más fuerte con el tiempo. Habían pasado épocas buenas, épocas malas, otras más bien regulares, de transición, y a pesar de todo se tenían el uno al otro. La garza bien podría ser la persona a la que Sissi más quería en el mundo, puesto que poco a poco todos se habían ido yendo de su vida: su padre, asesinado, su madre, abatida por los emergidos, Rhett, en paradero desconocido. Por ellos quedaba el amor de lo que se tuvo y se perdió, el cariño familiar por aquellos que habían formado parte de su vida. Pero Sissi sabía que a los muertos no se les podía querer como a los vivos, mucho menos los seres tan longevos como ella. Era una forma de protegerse, de no caer en una espiral de desesperación y dolor cada vez que uno desaparecía. Los beorcs podían recuperarse se la muerte de alguien querido, de una o dos o tres o cuatro personas, lo que fuera natural en su esperanza de vida. Después, era su turno como dictaba el círculo de la naturaleza.

Sin embargo, los manaketes tenían la maldición de ser los únicos que quedaban en el mundo cuando todos se iban. Sissi lo había sabido desde que nació, le habían avisado de que ese era su destino, cruel tal y como era, también tenía su lado positivo. Podría vivir cientos de años con aquellos a los que más amaba. Pero uno a uno se fueron yendo, su madre, su padre, su primer amor, hasta que solo quedaba ella. Su ducado también cayó. De no ser por su gente y los amigos que aún se mantenían a su lado, Sissi no sabía qué habría sido de ella. Saber cuál era su destino no lo hacía más sencillo. Al contrario, resintió en más de una ocasión el ser una manakete, el tener tanto peso sobre los hombros. ¿Por qué ella? Era injusto cargar de tanto dolor las vidas de unas personas y de dicha las vidas de otras. Pero la voluntad de Naga estaba por algo, y ella no era quién para cuestionar las razones de la diosa para hacer que el mundo se moviera hacia delante. Naga le había dado un nuevo hogar y había protegido a otros de sus seres amados, como a Seraphiel.

Quizás por eso Sissi era tan protectora con la garza, porque era de los pocos amigos de verdad que le quedaban. Haría todo por él. Y no dejaría que nada malo le sucediera, incluso si lanzas atravesaban su cuerpo, dagas su corazón, flechas sus alas, magia sus escamas. Al ver cómo dos valquirias se acercaban a Seraphiel, tomos de luz en mano, se puso en medio para recibir ella el ataque combinado. No le dio tiempo a atacarles, puesto que eso le requería un momento de pausa en el que podrían matar al embajador. No pensó, solo se puso en medio para que no llegaran a él. Sissi se cayó al suelo, y arrastró en su paso toda la vegetación selvática que no era capaz de hacer frente al gran cuerpo dracónico precipitándose al vacío. Un par de lanzas de clavaron con más fuerte en su costado, hasta el punto que sus heridas comenzaron a sentirse como puñaladas entre las costillas. De ellas manó sangre roja y espesa. Al segundo escuchó el conocido galdr de las garzas, la música melancólica paró las acciones de los emergidos durante unos momentos.

La reina estaba tirada en el suelo, respirando de forma entrecortada y con ríos rojos balando por su flanco y su nariz. Gruñó de dolor, pero no lo suficientemente alto como para llamar la atención de los emergidos sobre ella. Se trató de incorporar, pero solo llegó a medio camino. Por suerte tenía a las valquirias cerca. Inspiró a pesar del penetrante dolor de su interior al expandir sus pulmones, y de su garganta expulsó un hálito poderoso y blanco, energía pura que pulverizó a las dos criaturas hasta que no quedó nada de ellas. Después, recostó la gran cabeza en la exuberante maleza, tomando un par de segundos para recuperar el aliento y descansar.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [3]
DragonStone Plus [4]
Daga de bronce [1]
Lágrima de Naga
Pócima Ligera
.

Support :
Sera
Chrom

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2058


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Jue Jun 21, 2018 6:14 pm

Y probablemente eso odiaba, eso mismo odiaba por encima de todo: que sus seres queridos tuviesen que ponerse en problemas por él, que su deseo de protegerlo llegase hasta tal punto de hasta mover sus cuerpos por inercia, sin pensarlo, como en aquella precisa y maldita ocasión. Observó con terror, parado en medio del cielo, como la dragona caía por un ataque que debía de ser dirigido hacia él y casi por inercia también, la melancólica canción paró los movimientos enemigos.

Él creía poder esquivarlos, creía ser lo suficientemente fuerte o resistente como para poder salir ileso de los ataques. Su cuerpo era frágil, sabía a la perfección como moverse entre las ligeras brisas y entre las ramas de los árboles más altos. Confiaba que incluso en aquellas situaciones estaría bien y el enfado ilógico creía en él al ver semejantes situaciones: no quería ver a Sissi herida, quería seguir viendo aquella constante y positiva sonrisa en sus labios, quería seguir escuchándola hablar de lo que sabía, de lo que le interesaba y bajo ningún concepto quería ver su cuerpo tendido en el suelo, entre sangre y dolor.

Fue por eso que bajó sin siquiera pensárselo. Apresurado terminó arrodillado a un lado del enorme cuerpo de la reina, por un instante incapaz de pronunciar palabra, hasta incluso olvidar a los emergidos a su alrededor, todos muertos probablemente y a las guardias, acercándose, preocupados, conmocionados al igual que él. Sabía que nadie encontraba la forma mejor para actuar. Volteó en dirección a unos de ellos, apresurado, preocupado– ¡Saquen las lanzas! ¡Ahora! –Ordenó, algo impropio de él, pero en aquél momento necesario.

Los soldados parecieron dudar. ¿Sacar las lanzas de unas heridas que sangraban? Si lo hacían perdería más sangre y eso, sin importar qué, no sonaba nada bien. Se miraron los unos con los otros– ¡Yo puedo curarla! ¡Pero necesito que saquéis las lanzas! –Fue entonces que parecieron caer en la cuenta que: a pesar de todo el embajador poseía curiosas habilidades, que quizás, la curación no fuese tan fuera de lo normal a ese punto. Asintieron y cada uno a un lado, se dispusieron a ejercer fuerza para sacarlas.

Seraphiel se levantó usando sus alas como impulso, avanzó, apresurado e ignorando las manchas verdes de hierba o rojas de la sangre ajena en sus prendas caminó hacia el hocico del enorme dragón– ¡Sissi! –Se posó ante su ojo derecho, apoyando sus manos en aquella zona– Necesito que confíes en mi –Habló alto y claro. Su mirada se dirigió a los hombres que asintieron y todos juntos fueron sacando de su piel las lanzas.

Fue entonces que la garza se alejó unos pasos, inspirando profundo antes de abrir sus labios, dejar que una canción antigua y diferente resonara en el bosque. Había nacido en ellos, los conocía a pesar de nunca haberlos pisado y sabía que, de necesitarlo, le ofrecerían su poder. Su canción resonó, poderosa, y a pesar del enorme ser, hizo efecto: empezó a curar a la reina.

Skill:
Renacimiento

El galdr de máximo orden en la raza garza. Esta antigua y bella tonada es capaz de regresar a los seres al estado en que deberían de estar, reparando cualquier estado afectado, daño mental o daño físico, revirtiendo heridas y regresando al blanco a un estado óptimo de salud. Mientras haya al menos un hilo de vida en el blanco, este galdr reparará todo. Puede usarse 1 vez por tema. 1 única vez (en el transcurso completo del foro) se permite su utilización para revivir a un personaje o NPC fallecido en el mismo turno.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Llave de puerta [3]
Llave de cofre [1]

Support :
Thoth
Sissi
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
3488


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Sissi el Miér Jul 25, 2018 8:15 am

No podía escuchar nada. La selva daba vueltas a su alrededor como un cúmulo de follaje y cielo azul. Sissi ni siquiera podía decir donde comenzaba la bóveda celeste y donde terminaban las copas de los árboles. Pocas veces había estado tan desorientada en su larga vida, y mucho menos en su forma dragón. Sin embargo, también era cierto que casi nunca se daba la casuística de que estuviera tan herida como lo estaba en ese momento. Las lanzas de plata habían atravesado sus escamas más débiles y delicadas del vientre, y su material endurecido no había tenido problema en herir su carne con facilidad. Además, a eso se sumaba el hecho de que había caído con todo su peso contra el suelo, arrastrando con ella todo tipo de vegetación, tierra y rocas. Las armas se habían hundido en su piel con mayor profundidad, de tal manera que la manakete las sentía como puñaladas entre las costillas, demasiado cercanas a órganos importantes como para guardar un mínimo de tranquilidad. Sissi solo era consciente de dos cosas: su propio dolor y la vecindad de enemigos.

El viento aciago aún no desaparecía, pues había emergidos que aún necesitaban ser terminados por las tropas de Sindhu, pero la situación estaba bajo su control: la mayoría de los enemigos abatidos, o con las espaldas en el suelo esperando el golpe final. Pero la reina no podía ver eso, sus ojos almendrados no enfocaban nada a su alrededor y solo podía basarse en sus otros sentidos para mantenerse al tanto. El olfato le decía que había sangre, mucha sangre, pero sobre todo podía oler la suya propia. En el gran hocico podía notar su sabor metálico producto de alguna hemorragia interna. El tacto le decía que estaba en el suelo, herida. Y el oído, el oído captaba fragmentos de conversaciones sin sentido que no lograba comprender. Golpes de tambor en sus tímpanos le impedían hacer uso de este último sentido. Solo le quedaba confiar en su percepción de manakete que, unido a su confusión, no le ayudaba demasiado.

Cuando los soldados trataron de quitarle las lanzas pensó que eran enemigos ensañándose con ella, y por ello giró la cabeza mostrando los dientes para defenderse. Un gruñido nació en su pecho, amenazador y terrible como una tormenta tropical que destruye y arrasa con todo a su paso. Les hubiera calcinado con su aliento de no ser porque una mano suave en su hocico le hizo detenerse en su ataque, que quedó a medio camino y no tuvo ninguna consecuencia grave salvo provocar un susto muy grande en los soldados sindhi. Sissi dirigió toda su atención a la figura conocida, aquella que se hacía diferente entre la neblina. Seraphiel. Su amigo. Su confidente. Parpadeó de forma cansada, tratando de hacerle nítido, pero sin éxito. Suspiró y la cabeza regresó a su lugar sobre el manto de la maleza. Poco a poco, su voz llegó a ella como olas de tranquilidad, una suave caricia que se hizo paso a través del sonido seco de los tambores. No había nada más, solo la presencia conocida de la garza que le trajo de vuelta a la realidad. Si él estaba ahí todo estaría bien. Su salud era lo más importante, sabiéndolo podía irse a dormir.

Ni siquiera respondió a las preguntas que le llegaron como algo lejano y difuso. Se quedó quieta en su posición caída respirando con dificultad y con los ojos cerrados. Los miembros del ejército se dividieron entre terminar con los emergidos que quedaban y amontonar los cuerpos caídos de los enemigos para su quema posterior, y volver a tratar de sacar las armas del cuerpo dracónico. Ahora ya no encontraron resistencia por su parte y no tardaron en quitarle las lanzas de aquellos lugares atacados. Manó de forma fluida la sangre espesa y roja, pero Sissi no parecía consciente ni siquiera de esto. Hubiera podido ser letal para ella, de no ser por la canción que recorrió la selva por entero. La melodía, fuerte pero dulce al mismo tiempo, penetró dentro de sí como una magia tan antigua como la misma naturaleza, casi tanto como la existencia de los manaketes. Era una canción de vida, de resurgimiento, y como tal devolvió a Sissi todo lo que ella había perdido por su tierra: cada aliento, cada gota de sangre. Las heridas desaparecieron, sin apenas quedar una cicatriz como recordatorio de la batalla en la jungla. Los soldados que se habían quedado cerca para observar el poder de la garza, quedaron boquiabiertos con el espectáculo. Con el aire contenido en el pecho, esperaron a que algo sucediera, que el milagro de las garzas hubiera tenido efecto en la reina de Sindhu.

Así, tras unos segundos de terrible espera, la manakete volvió a inspirar por las grandes fosas nasales y abrió los ojos libres de neblina, tan claros y brillantes como un fuego recién encendido. Sissi se incorporó para mantenerse a dos patas, en vez de estar tumbada sobre el suelo selvático, y lo primero que hizo fue dirigir su atención hacia el embajador. Lo observó durante unos instantes antes de sacar la lengua húmeda y bífida y lamerle de pies a cabeza con cariño. De su pecho sonó una especie de gruñido suave, cálido, como una especie de ronroneo extraño que no debería venir de una criatura tan grande y escamada, pero que aun así lo hacía.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [3]
DragonStone Plus [4]
Daga de bronce [1]
Lágrima de Naga
Pócima Ligera
.

Support :
Sera
Chrom

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2058


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Seraphiel el Miér Jul 25, 2018 4:48 pm

Era inevitable que una sonrisa conforme no se dibujara en sus labios al ver que su magia, que su cántico surgía efecto y las heridas en aquél dracónico cuerpo iban sanando. Pero, a pesar de que eso iba sucediendo estaba consciente de la energía que abandonaba su propio cuerpo, como su energía se intensificaba lento, pero firme, para poder cubrir y sanar un cuerpo grande como lo era el de la dragona. Ciertamente no iba a sufrir por eso, presentía que de desearlo, podría sanar incluso algo más grande, sin que aquello le suponese un gran esfuerzo. Algo mayor...

El bosque de Serenes.

Y la emoción ante aquella idea no tardó en reflejarse en las notas de su cantar, la mera posibilidad de que aquél hermoso bosque volviese a brillar. Cerró los ojos, se concentró en la melodía. ¿Pero cómo? ¿Cómo poder devolverlo a la vida cuando los emergidos aún vagaban sin freno por los alrededores? ¿Cuando estaban en cada rincón del mundo, aguardando, con armas a tomar? Esa idea debería de esperar, debería de ser paciente, lo sabía.

Ahora en cambio, lo único de lo que podía estar seguro era que su melodía, aquella antigua y olvidada canción, sería capaz, de alguna forma, de devolver a la Reina su estado óptimo de salud. Como un milagro... ¿Qué tomaría en cambio? ¿Qué le esperaría en el futuro no demasiado lejano? Ah... Lo recordaba, su madre lo cantaba como si fuese una nana, lo animaba a recordarla, cada estrofa, cada sinfonía. Se preguntaba si lo había hecho de tal forma que al cantarla, su sonrisa y la de su padre se reflejaban en su mente.

Cuando las últimas notas escaparon de sus labios, una suave sonrisa se posó en ellos: los había esperado, a ambos, pero nunca habían vuelto y él, él temía volver a Serenes. Pero se había prometido dejar todo de lado, centrarse en lo que tenía ante sus ojos, dos décadas habían sido largos a pesar de que para él pasó como un mero parpadeo. Y cuando abrió los ojos, soltó un suspiro de alivio, sus mejillas se sonrojaron levemente, presa de la alegría de ver a la dragona nuevamente en pie.

Retrocedió unos pasos, levantó la cabeza lo suficiente para verla a ella y le obsequió una encantadora sonrisa, llena de cariño. Al menos, hasta que la húmeda lengua bífida de lo que era su reina en su verdadera forma lo lamió de pies a cabeza como si fuese un cachorro. Parpadeó, el movimiento le hizo caer sentado en el suelo y más allá de la estupefacción, una límpida carcajada escapó de sus labios.

Ahh... Sissi –Susurró, removiéndose de tal forma que quedó de rodillas en el suelo, sentado sobre sus talones y sus alas, se extendieron con suavidad, hacia un lado y otro, de tal forma que no fuese a molestarle. Acarició la hierba bajo él, casi pidiendo perdón por su rudeza– Que reconfortante ver que estás bien... No sabes cuanto me alegro –La otra mano subió hacia su pecho. Habría jurado que se le paraba el corazón por un momento al verla tirada en el suelo: sangrando, llena de lanzas en sus costados. Después de todo, había terminado así por protegerlo a él.

Gracias... –A penas si movió los labios. Cerró sus ojos– ¡Pero no vuelvas a asustarme de esa manera! –Pues si bien podía curar sus heridas, nada impedía que ella sintiese dolor, que desesperara, nada impedía que las personas a su alrededor se preocuparan. Y aun así, no se movió de su sitio mientras los soldados de Sindhu, renovados por el estado de su reina, volvían a levantar sus armas, terminando con los emergidos que osaban acercarse.  Pero él no se movió, permaneció sentado en el césped, sabiendo que sería incapaz, por un rato, volver a entonar canciones para ellos.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Llave de puerta [3]
Llave de cofre [1]

Support :
Thoth
Sissi
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
3488


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Sissi el Miér Ago 01, 2018 6:24 am

Toda la salud le había regresado, y no solo eso, se sentía vigorizada y llena de energía como si hubiera descansado profundamente y al despertar se hubiera tomado un delicioso té chai. Estaba segura de que incluso sus garras se habían afilado y sus escamas se habían vuelto como el oro pulido, perfectas y brillantes. ¿Tendría un resultado parecido en su forma antropomórfica? Incluso podría ser que sus uñas se hubieran fortalecido y su pelo crecido, como muchas boticarias aseguraban que sus productos hacían. Por supuesto, casi siempre eran exageraciones e incluso mentiras para atraer a compradoras interesadas. Si supieran de aquel poder de las garzas, Sissi no tenía la más mínima duda de que añadirían plumas a sus brebajes de belleza. Qué maravilloso encanto tenía cada clase de laguz, pero la raza de Seraphiel era especialmente particular y preciosa: a punto de la extinción salvo por pequeñas excepciones a lo largo y ancho del mundo, y aun así con la capacidad de revivir a cualquiera de sus heridas y sus males. La reina confiaba y rezaba a Naga porque volvieran a resurgir de entre las cenizas de su pueblo.

Los manaketes como ella no podían hacerlo, tenían demasiados problemas con sus índices de fertilidad y falta de personas con pureza de sangre para mantener a su tribu como fue creada. Sissi no tenía ningún problema con los branded o los híbridos, incluso estaría encantada de tener hijos así, pero eso significaría que desaparecían los manaketes tal y como vinieron a existir a partir de los dragones divinos. Quizás no hasta pasados miles años, pero lo harían al fin y al cabo. A veces se preguntaba si su futuro para sobrevivir era la hibridación de su raza. El único macho manakete que había conocido había sido su hermano Kija, perdido hacía mucho en las torrenciales aguas entre Valentia y Akaneia, y por mucho que le preocupase la problemática de los manaketes como raza casi extinta, no había podido llevarse a sentir más que afecto fraternal por él. El resto de manaketes encontrados hasta el momento fueron mujeres, con las que lamentablemente no podía reproducirse.  

Pero, de igual manera, ¿qué le decía a ella que encontraría a una pareja en su misma raza, cuando la mayoría del mundo pertenecía a otra? Quizás el amor le esperaba en otro tipo de puerto. Y quizás era para mejor, pues si tuviera descendencia de sangre pura, pasaría su propia maldición a sus hijos. Primero, la dificultad de encontrar a alguien como ellos, y segundo, la fragilidad de su psique. Cualquier manakete, de utilizar en demasía sus poderes, estaba a un paso de la locura. Su cuerpo antropomórfico solo contenía el problema, no lo curaba. Lamentablemente, esa enfermedad aún no tenía cura. Ni siquiera las garzas podrían hacer nada por ello, Sissi creía. Por otro lado, los branded poseían mucha más resistencia a la oscuridad que aguardaba el momento exacto de debilidad para hacerse patente en la mente y cuerpo de todos los manaketes. Era un problema complicado y frente al que estaba sola. No hallaría solución a ello ni ese día, ni al siguiente, y mucho menos en medio de una batalla.

Sissi se incorporó con toda la fuerza de sus músculos, relucientes gracias a su cobertura de escamas doradas y rugió de forma amenazadora a los emergidos que aún quedaban en pie. Se colocó delante de la garza que andaba en el suelo producto de su lametón amistoso, y lanzó su poderoso hálito a uno de los enemigos supervivientes, acabando con su vida en pocos segundos. Se unió a la lucha con fuerzas renovadas. Sus gruñidos podían escucharse a través de todo el entorno selvático, asustando a animales y atrayendo la curiosidad de otros. Allí todos estaban bajo su protección, desde las piedras del suelo a las aves del cielo. Eran todos Sindhi, y como tal era su deber como reina de Sindhu el guarecerlos de la terrible amenaza que asolaba el mundo. Les expulsaría de su país, de eso estaba segura. Por mucho que le costase. No pasaría mucho antes de que todos los emergidos cayeran en el olvido como aquellos que se habían encontrado en la selva.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [3]
DragonStone Plus [4]
Daga de bronce [1]
Lágrima de Naga
Pócima Ligera
.

Support :
Sera
Chrom

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2058


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Eliwood el Dom Ago 19, 2018 11:17 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Sissi ha gastado un uso de su dragonstone.

Ambos obtienen +2 EXP.

Gracias al incremento de experiencia, la barra de EXP de Seraphiel ha sido maximizada.

Seraphiel puede ahora aprender una Técnica Legendaria. Esta sería agregada a sus skills en el cerrado de un tema en que se cumplan las condiciones del Sistema de Armas y Técnicas Legendarias.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3245


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Una expedición misteriosa [Priv. Sissi, Seraphiel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.