Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento] Comensales sin modales. [Priv. Erk]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Comensales sin modales. [Priv. Erk]

Mensaje por Taelan el Jue Oct 05, 2017 10:29 am

¿Cómo había llegado a esta situación? Miré mis manos temblorosas mientras amasaban y luego a mis comensales que devoraban el guiso que acababa de hacer.
Guiso que no había llegado a probar pero por suerte ellos parecían satisfechos con él, por más que en un momento me había confundido la sal con el azúcar. ¡La sal con el azúcar! Era un error básico que había superado hace mucho y hacía años no me pasaba. Pero los nervios y el miedo me habían hecho cometerlo. Alabado sea el tomate y su salsa que con su acidez camufla mi error.

Y ahora que les había hecho la cena, estaba amasando mi pan. Amasando por mi vida gracias a mi gran bocota aunque si no fuera por ella podría ya estar muerto.


Era una mañana como cualquier otra, estaba de camino a mi próximo pueblo, dormitando con las riendas de Flan, mi caballo, en mano cuando un par de hombres me sorprendieron saliendo de la nada y parándose en medio del camino. Me ví obligado a frenar para no causar ningún accidente y antes de que me diera cuenta otros cuatro más habían aparecido rodeando mi carro. Todos con las armas en alto. ¿Por qué no había encontrado ningún guardia o mercenario que me acompañara en ese viaje? Pero era tarde para lamentarse, además, sabía perfectamente por qué no me había molestado en contratar a nadie, porque en la posada del pueblo anterior un buen hombre me había dicho muy convincente que no encontraría caminos más seguros que este… El mismo hombre que ahora me apuntaba con una espada y me sonreía con burla…

Estoy seguro de que les fue el robo más fácil del año, ni me resistí ¿Para qué? Contra uno tal vez podría hacer algo ¿Pero contra seis? Aun siendo uno no creía valiera la pena que me resistiera al robo, sobre todo si iba armado,
Pero claro la frustración seguía siendo fuerte y no podía no soltarles, mínimo, unos cuantos improperios. Así es como me gané unos cuantos golpes y casi provoco que me maten, sobre todo cuando trataron mis valiosos ingredientes de basura inútil y trataron mis panes de basura… ¡Y claro si los que había hechos eran de hace tres días!

Lo primero que hicieron fue tomar mi carreta y apartarla un poco del camino, en caso de que apareciera alguien más cruzándolo, para ocultar sus actos, supongo. Después comenzó el saqueo.
Revolvieron y desordenaron todo, y lo único de valor que hallaron fue algo de dinero. Aunque por suerte no lo hallaron todo, aún tenía algo a salvo en diferentes lugares ocultos que no llegaron a encontrar.

Una vez finalizaron la revisión de mis bienes decidieron que, de todos modos, se lo llevarían todo así que deberían terminar el trabajo e irse.
La forma en que dijeron “terminar el trabajo” y las miradas que me dirigieron llegó a asustarme, así que… Maso menos me ofrecí a hacerles el almuerzo afirmando algo sobre que seguro mi comida se pudriría en mis manos y que no sabían apreciar la buena cocina y que nunca comerían un pan más delicioso, todo entre insultos claro. Y volviendo a recibir una golpiza, por supuesto.
Al final, aceptaron mi “propuesta”, pero dejando bien en claro que si la comida no era de su gusto, “¡Zuaaak!” El típico gesto amenazante del pulgar trazando el cuello.

Así que allí estaba amasando pan, mientras ellos devoraban el guiso que les había hecho y, calculando los ingredientes que quedaban, podría hacer una tarta luego y algunas empanadas y tal vez un pastel antes de quedarme sin provisiones y, probablemente, ”¡Zuaaak!”.
Pese a mis insultos y mirada de desprecio hacia mis “invitados”, mi medo hacia ellos era demasiado evidente en mi comportamiento general. No paraba de temblar, cometer errores y hasta en un momento me había tropezado y caído cara al piso al ir por un ingrediente. Ya hasta había agotado mi repertorio de improperios y cada cosa que decía sólo causaba gracia a esos bandidos. Por lo que me intentaba limitar a cocinar en silencio para no darles más motivos para reír… Ni para golpearme… Ya había comprobado que mis intentos de devolver el golpe eran inútiles y otra fuente de entretenimiento para ellos.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Panadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Elixir [1]
Dagas de bronce [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
2159


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Comensales sin modales. [Priv. Erk]

Mensaje por Erk el Dom Oct 08, 2017 8:46 pm

Hacia no mucho tiempo Erk había tenido problemas con algunos bandidos, si no eran emergidos tenían que ser bandidos, no podía tener un día tranquilo de viaje era algo imposible, no sería extraño que en ese momento alguien los estuviera siguiendo desde lejos. Iba por los caminos porque ya no veía la hora de llegar a Pherae para hablar por fin con el marqués, el viaje se había extendido das de lo esperado y la cantidad de "tropiezos" que hubo de por medio era ridícula, aunque el último tropiezo que tuvo le había enseñado mucho y, de no haberlo tenido a saber lo que le habría sucedido a Seraphiel, había sido una verdadera suerte que Erk pasará por allí. 

Hacia horas que se había despedido de la garza y continuaba caminando por el camino que lo llevaría a Pherae, ya no quedaba mucho tan solo debía caminar esa tarde y llegaría al anochecer. Erk abrió su mapa y vio que había un río bastante cerca del lugar, tenía bastante hambre y sed así que no le vendría mal un desvío de una hora o así. Se adentró en el bosque usando su habilidad sin pensárselo dos veces, caminar por la superficie boscosa era pan comido para el joven mago, cualquier desnivel que apareciera en algún momento simplemente lo pasaba por encima como si estuviera caminando sobre un camino firme, era todo gracias a la magia que cada día hacia de la vida de Erk más fácil.

Luego de adentrarse unos metros en el bosque empezó a sentir un olor delicioso, olor a comida, inconscientemente siguió caminando hacia el río pero en lugar de ir derecho iba diagonalmente hacia aquel delicioso olor a comida. Tardo unos pocos minutos en llegar hasta el lugar de donde provenía el olor, una vez más había un tropiezo frente al mago. Bandidos, pero no cualquier clase de bandidos, estaban vestidos de la misma forma que los que se habían encontrado tiempo atrás en la trifurcacion, Erk hizo una mueca de disgusto y dio un paso hacia atrás pero había perdido la concentración por un momento y termino pisando una rama que llamo la atención de los hombres.

Al principio se apraron de golpe y rieron, de seguro tenían la intención de robarle o por lo menos así era hasta que uno de esos bandidos reconoció a Erk, no tardo de abrir su boca y adertirle a todos los del campamento, los hombres ya estaban levantando sus armas pero todavía mantenían distancia del mago algo temerosos. Erk suspiro. -La magia de viento no es lo más fuerte que tengo... Puedo tirarles magia de fuego y eso realmente les dolerá, caerán muchos mas que los de la última vez sí es que no caen todos pero... No tengo tiempo para esto... Arrojen sus armas al rio y vayanse a ganarse la vida de forma honrada y yo los dejaré ir.- Fue estúpido pensar que accederían a lo que el les decía, solo los hizo enojar mas y más, estaban a punto de cargar contra el indefenso mago.


Erk no perdió el tiempo, cerró los ojos y probó su nuevo poder, sentía que había unos veintitrés o veinticuatro enemigos pero era confuso todo porque uno de ellos no parecía ser un enemigo, quizas habían secuestrado a alguien y eso no lo podía pasar por algo. Ahora, con al tranquilidad de que no iba a quemar el bosque porque el fuego estaba a su merced, tardo poco más de diez segundos en conjurar el primer muro de fuego que separaba a los bandidos de Erk, luego se fue detrás de algunos árboles y empezó a atacar desde ahí. Lanzaba bolas de fuego contra los árboles pero antes de que se produjera el impacto estas se teletransportaban cerca del objetivo, se abrían dos círculos magicos, el segundo centrado en el primero y de allí salía la bola de fuego que al explotar generaba un muro, era un ataque más débil que los que acostumbraba a hacer pero era más fuerte que el viento y mucho más efectivo dentro del bosque ya que no quemaba ningún árbol.
Afiliación :
- ETRURIA -

Clase :
Archsage

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Tomo de tornado [2]
Tomo de Elfire [3]
Tomo de Meteor [2]
Tomo de Elthunder [2]
Báculo de Heal [2]
Tónico de res [1]

Support :
Mulitia
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
774


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.