Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 03, 2017 4:18 pm

Hace poco había estado en Bern en la búsqueda de una caravana que jamás encontró, se sentía un poco mal de no haber compensado a los mercaderes pero por lo menos lo había intentado, no podía seguir perdiendo tiempo, ya era hora de ir a hablar con el marqués y luego dirigirse directamente a Sindhu, no más interrupciones.

El camino a elegir había acabado por lo cual tuvo que adentrarse en el bosque por algunos minutos hasta salir al otro camino. No había tomado el camino más rápido para llegar a Pherae desde Bern, pero algunas lluvias y vientos fuertes obligaron a Erk a que tomase una ruta alternativa, había ido por un camino que llevaba a un pueblo en construcción y seguí un poco más después de eso, luego solo había bosque. El mago tenía un mapa y un muy buen sentido de la orientación por lo que no se perdió en ningún momento, dentro del bosque había parado a almorzar, no comía demasiado, solo algunas manzanas y luego llenaba su cantimplora en algún lago sí estaba cerca, sin duda era un hábito alimenticio que tenia que empezara a cambiar, porque ya hacía bastante tiempo que había días en que solo comía frutas y nada más. Eran cosas del viaje, cuando uno viajaba solo y sin ni una moneda de oro debía valerse de lo que consiguiera, Erk no era bueno cazando por lo cual comer carne era algo que terminaba seriamente descartado y tampoco tenía artículos de concina con el, entonces, tampoco era una opción hacer algún tipo de sopa con hongos y verduras.

Ese día al salir del bosque había más ruido del normal, parecía ser un alboroto causado por hombres, parecido al de borrachos fuera de un bar pero en lugar de estar estático en un lugar se estaba acercando. Una vez fuera del bosque empezó a caminar por una senda muy bien cuidada, según el mapa del joven de cabellos morados, un poco más adelante debería haber una trifurcacion, un punto donde se unían un camino que llevaba a Etruria,un camino que llevaba a Ilia y un camino que llevaba a Pherae, el bosque había llevado a Erk directo al camino que llevaba a Ilia, solo era cuestión de llegar a la trifurcacion y tomar el camino hacia Pherae.

Al llegar al punto donde se unen los tres caminos el ruido provocado por hombres era intenso peor ya no se acercaba, venía del bosque por eso era muy molesto, si llegaban a ser bandidos Erk prefería evitarlos a toda costa, porque con la suerte que estaba teniendo iba a tener que pelear y el bosque sufriría una consecuencia directa si lo hacía.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Dom Oct 08, 2017 7:39 am

Su recuperación había sido plena en Lycia, tanto física como emocionalmente, su ojo derecho vendado y las cicatrices eran la única marca de recuerdo de Regna Ferox. El marqués de Pherae, quien siguió de cerca todas las mejorías de Alice, no había escatimado en esfuerzos por hacer que su estancia en el marquesado fuera lo más reparadora posible. Incluso en el momento que anunció su marcha, él dispuso de dos guardias de confianza para que hicieran de su travesía hacia Illia lo menos solitaria y peligrosa posible. Lord Eliwood era una de las pocas personas que habían conseguido pasar a través de las negaciones de la muchacha, y de igual modo había sido con la incorporación de dos guardias a su séquito en su trayecto por Lycia. No cabía una respuesta negativa por parte de su invitada, ella lo sabía, por lo que tuvo que aceptar su protección aunque ello le supusiera cierto sentimiento de culpa.

Y en el momento actual, lejos estaba de arrepentirse.

Aunque las tierras de la alianza de Lycia estuvieran liberadas de la presencia emergida, no era del mismo modo de malhechores. Ellos siempre estuvieron, aunque los emergidos los hicieran pasar a un segundo plano de prioridades. Su actividad se acrecentaba en las zonas fronterizas pues, además de ser una zona de alta actividad comercial entre países, también podían escabullirse de los soldados saliendo de área de jurisdicción, cruzando la frontera. Había tenido un aviso en la misma carretera que unía el pueblo portuario de Pherae con el castillo, momento en el que estuvo cerca de ser secuestrada. En la zona fronteriza de Lycia con Illia y Sacae, cerca de una zona boscosa y otra montañosa, la situación no podía ser mejor para los malhechores. En parte, fue culpa de Alice que llegaran a aquél lugar, a través de un camino secundario y a media tarde, donde la claridad empezaba a escasear por las carreteras. Había avisado a sus familiares de Illia sobre su inminente llegada hace pocos días, ellos vivían en un pueblo muy cerca de la frontera de Etruria. Desde la frontera de Lycia con Etruria, ella solo tenía que viajar al norte por algo más de un día y llegaría, pero el camino principal de Lycia a Etruria daba un rodeo no deseado para ella.

Antes de que pudieran darse cuenta, Alice y los dos soldados se habían visto rodeado por media docena de jinetes. A una distancia prudencial, para no caer en el alcance de las guardias de los escoltas, todos se bajaron de las monturas. Dos de ellos portaban arco, no dudarían en usarlos si la comitiva mostraba alguna resistencia. A pesar de la tensión a la que estaba expuesta Alice, tomó la inusual decisión de no dejarse llevar por el enfado, extendió los brazos para instar a sus guardaespaldas que bajaran sus armas para que ella intentara negociar con los bandidos. - Os agradezco la protección que me habéis dado, pero no pienso dejar que nadie salga herido por cumplir con su deber. - Sentenció, tranquila, aunque su semblante mostraba leve beligerancia. - ¿Qué queréis? ¿Dinero? Os lo daremos todo, pero dejadnos en paz. - Voceó hacia los bandidos para que pudieran escucharla con claridad.

- Eso lo dábamos por supuesto, aún así... Estáis muy lejos de vuestro marquesado, me pregunto... ¿Cuánto pagará Eliwood por recuperar a tal belleza? -


Última edición por Alice Schuberg el Lun Oct 09, 2017 7:21 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Esp. de bronce [2]
Lanza de madera [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
480


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Invitado el Dom Oct 08, 2017 9:24 pm

Erk continuaba en al camino con los oídos atentos a cualquier bandido que se le pudiera acercar, de que había bandidos, había bandidos pero mientras Erk no fuera la presa no debería ser ningún problema, aunque en esos entraba en un conflicto moral, deseaba llegar a Pherae, deseaba ir a Sindhu lo antes posible. Pero no podría mirar a Sissi a la cara luego si no ayudaba a quien sea que estuviera en peligro, además sería como ayudará al marqués de Pherae a mantener sus tierras seguras y, estaba cien por ciento seguro de que su maestro hubiera evitado que los bandidos actuasen si estaba a su alcance.

Luego de pensarlo bastante decidió no parar de caminar y solo si se topaba con algún bandido actuar, nada de adentrarse en bosques o algo así. Para desgracia de Erk no tuvo que caminar demasiado para encontrarse con un grupo de jinetes rodeando a personas, pudo escuchar las palabras del bandido sin problemas, uno de los hombres lo vio y le dijo que se fuera y no le harían nada, el joven de cabellos morados suspiro. Ese fue un momento extraño pudo sentir o persivir que había enemigos por todos lados, así como días antes controlo su magia de fuego un poco un nuevo poder estaba despertando en el interior de Erk pero todavía faltaba para que estuviera completo.

Como si tuviera todo el tiempo del mundo, el mago abrió su bolso y saco su libro de viento porque temia quemar el bosque, luego extendió su mano hacia adelante y pronunció dos cortas palabras en un idioma que no era el común. Un fuerte vendaval azotó a los bandidos pero no hizo daño, fue apenas una pequeña muestra de poder, era claro que no serviría de nada negociar, no estando rodeados por lo menos de unos treinta enemigos más. 

El ataque de Erk no había sido lo suficientemente fuerte como para asustar a los bandidos, pero fue suficiente para hacerlos enojar y que el que parecía ser el líder diera la orden a todos para que salgan, la desventaja numérica era abrumadora pero, ¿cuando no hubo desventaja contra emergidos? Siempre los derrotaba estando el solo o con alguien mas, no era problema el número, no para su poder que, encima con un poco de suerte después de unos muertos algunos se asustarían e irían, eso si, Erk estaba enojado, muy enojado porque ya no quería dar más vueltas, quería ir a Sindhu y dejar de entorpecer su aprendizaje. De nuevo hizo que corriera viento, esta vez un poco más fuerte para espantar a los caballos que en ese momento no tenían jinetes.

Ahora empezaría la batalla, si se le acercaban Erk sería hombre muerto así que solo quedaba una sola solución, mantener al viento fuerte todo el tiempo. El amigo recurrió a una táctica que siempre evitaba tocar, el enojo, con su mano derecha dio un golpe al aire como si se quitara una mosca de encima, un fuerte viento atacó a los dos que estaban en frente de sus aliados circunstanciales, uno de ellos cayó retorciéndose del dolor, el otro cayó inerte en el suelo luego de un corte en el cuello, era la primera persona que mataba Erk pero quizás era por el enojo pero no era diferente a acabar con emergidos, era desagradable y cansador pero le quitaba una amenaza más al mundo. Ya con el camino libre se acercó a las tres personas que había allí, los tres tenían pinta de soldados y la chica además parecía ser alguna clase de noble, sus ropas confirmaban lo que había dicho antes el bandido. -Ustedes no saben cuál es su lugar eh... Atacando nobles... Dan asco...- Erk había arrugado el entrecejo, miro de reojo a todo su alrededor y luego observo a los soldados. -Ustedes cubranme... No serán un problema para mi, mi lady le pido disculpas por mi tono y por darle órdenes pero necesito que confíe en mí y me confíe a sus soldados.- Era difícil ser educado en esos momentos, el enojo y la adrenalina solían impedírselo pero no quería causar una mala impresión al marqués así que intentaría ser lo más educado posible, incluso si las circunstancias son extremas, estaba decidido a proyectar todo su enojo hacia los enemigos cosa que les dolería mucho. 
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Jue Oct 12, 2017 6:00 pm

- Lamento decirte esto, pero no soy tan valiosa como crees. - Respondió al bandido, conteniendo el enfado que éste estaba logrando despertarle. A pesar de que su tono fue completamente tranquilo, ella estaba notablemente asustada. Su pasado más reciente no solo le había dejado secuelas físicas de las que no se había recuperado, también psicológicas, en ocasiones no se sentía cómoda con las armas durante el entrenamiento por lo que una situación de combate real provocaba en ella enorme intranquilidad. Se aproximó a uno de los guardias, quien llevaba gran parte de sus pertenencias en una gran bolsa atada a su espalda, la cual sacó una abultada bolsa de monedas. - Aquí hay más de cuatrocientas monedas de oro, suficientes para que podáis abandonar vuestra carrera criminal y emprendáis un futuro fuera de la delincuencia. Tomadlas y marchaos. - Mirando al cabecilla de la banda a los ojos, quien estaba a unos cincuenta metros de ella y los soldados, tiró la bolsa de oro con cuidado en su dirección y retrocedió unos pasos junto a sus guardaespaldas. El saco emitió un tintineo cuando las monedas de dentro chocaron unas contra otras al tocar el suelo. Se hizo el silencio unos segundos, los maleantes se miraron unos a otros confundidos, tomando en consideración el soborno de la damisela. Pero...

- ¿Crees que somos idiotas? ¿Que cojeremos el dinero sin más? Somos muchos más que vosotros, tomaremos lo que queramos y a quien queramos. No me creo que seas tan poco importante si llevas ese dinero encima. Seguro que te lo dio Lord Eliwood, y nos dará mucho más por tu rescate. - Sentenció, agitando su espada en dirección hacia ellos. - ¡Si se defienden, matarlos menos a la chica!

Cuatro de ellos se lanzaron a la carga desmontados, mientras que los arqueros apuntaban a los guardaespaldas. Dispararían si se defendían, cosa que parecía inevitable, pues los guardianes asignados a la escolta de Alice eran hombres de alta confianza del marqués de Pherae. A pesar de lo extremo de la situación no vacilaron, rápidamente dispusieron la defensa de la protegida. - Tsk. - Chasqueó la lengua, nerviosa, tomó su lanza de la espalda del otro soldado. Pegando sus espaldas con la de sus compañeros, los tres lanceros tomaron una formación circular para enfrentar el peligro que venía desde todas direcciones. El agarre de Alice era firme en la madera de su lanza, mas no era del mismo modo su disposición de luchar. No podía controlar su pulso ni respiración, sintió una enorme presión en el pecho que la asfixiaba y sus piernas eran incapaces de mantenerse rígidas.

Antes de que llegaran los bandidos, una extraordinaria corriente de aire golpeó tanto a bandidos y defensores por igual. Un vendaval que descolocó cabelleras y ropajes, un aire que era incluso molesto a los ojos, Alice cubrió su rostro con el brazo izquierdo. Con sobresalto, todos miraron en dirección al origen del vendaval, pensando que prodría tratarse de emergidos. Pero en vez de una horda de seres con ojos brillantes encontraron a un niño con pelo morado y toga de seda rojiza. - Q-¿qué? - Su despliegue de poder era impresionante para aquella edad, nunca había visto a ningún mago manejando los elementos con tanta potencia.

- Mierda, repleguémonos. - Ordenó el líder, retrocediendo junto a varios de sus secuaces, pero una segunda ráfaga de viento impactó contra el grupo. Esta fue más violenta que la primera, capaz de desequilibrar a Alice y los soldados, pero sin llegar a hacerles daño alguno. No podían decir lo mismo dos de los bandidos que estaban en la trayectoria, que cayeron con numerosos cortes en el cuerpo, uno de ellos de forma mortal en la garganta. Los maleantes, lejos de acongojarse, parecían estar reposicionándose para hacer frente al hechicero. Alice no entendía como ese puñado de hombres podían mantener el objetivo de asaltarlos en pie, y entonces se dio cuenta, no eran media docena si no una cuarentena de hombres, el resto estaban escondidos entre las colinas la vegetación y las rocas.

La situación la había dejado sin habla, había muchos bandidos pero la aparición del mago quizá conseguía equilibrar la balanza. Un golpe de fortuna, de destino, o simplemente la consecuencia más lógica cuando la mayor parte de la frontera había sido invadida por malhechores. Después de que el mago hablara, Alice no sabía muy bien que responderle, técnicamente los soldados estaban a su disposición pero no creía que darles órdenes -o peor, hacer que cumplieran las órdenes de otro- fuera correcto. Miró a sus escoltas, ellos asintieron, el pelimorado era el único que podía lidiar con la amenaza por lo que cubríendolo la estaban protegiendo también, así lo entendieron.

- De acuerdo, pero intenta espantarlos, no ganamos nada matando a esta gente.


Última edición por Alice Schuberg el Miér Oct 18, 2017 7:31 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Esp. de bronce [2]
Lanza de madera [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
480


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 17, 2017 12:34 pm

Erk suspiró al escuchar a la rubia, había tardado algo de tiempo pero al final lo entendió, lo que sucedía en ese momento no era muy diferente a luchar contra emergidos porque a fin de cuentas eliminaba una amenaza para la humanidad, de todas formas haber matado se sentía extraño pero ya no importaba solo intentaría no continuar matando más bandidos. -Si lo piensas bien no es muy diferente de acabar contra emergidos, incluso es más fácil porque ellos se cansarán en algún momento pero... No se siente bien de todas formas... No los mataré.-

El mago empezó a disminuír la potencia con la cual realizaba sus ataques, también intentaba concentrarse en que el viento no afectara tanto a los soldados sino más bien solo a los enemigos, una tarea de verdad difícil pero no imposible para Erk. En su mente intentaba proyectar el sentimiento que le provocaba la magia cuando la usaba, siempre la lanzaba desde en frente de él o desde arriba de él. Quizás podría lanzar los ataques desde en frente de los guardias, Erk cerró los ojos y puso en su mente la imagen del paisaje, esto no le tardó mucho tiempo, después de todo él era un prodigio. Luego agregó una columna negra en su imagen mental, esa columna negra simbolizaba al soldado, ahora había llegado la parte difícil porque debía ver más allá de lo que podía ver, debía ver más allá de esa columna negra que le tapaba la visión, ese fue el obstáculo que le tomó más tiempo superar pero luego de unos segundos logró ver más allá de la columna negra como si esta no existiera, para ese entonces habían pasado algunos segundos y uno de los soldados estaba a punto de recibir un hachazo cuando Erk abrió los ojos de golpe, a la altura de la panza del soldado se abrió un circulo mágico y un fuerte viento le hizo retroceder al enemigo dejándole con algunos cortes.

Viendo que eso había funcionado, Erk cerró los ojos una vez más y visualizó todo a su alrededor, se rodeó con columnas que simbolizaba a cada una de las personas que lo defendían y, de la misma forma que el último ataque, un fuerte viento se desató sin afectar a los soldados ni tampoco a la rubia, solo a los bandidos. Erk había llamado la atención de los arqueros pero sus flechas no llegaban a traspasar el fuerte viento, fue entonces que uno de los bandidos montados a caballo fue corriendo hacia Erk con una lanza, el mago entró en pánico y pensó que si no podía matar al enemigo por lo menos acabando con su caballo no habría problemas aunque se equivocó. Atacó con el más fuerte vendabal que alguna vez hizo, este no fue dirigido hacia el jinete y por eso solo le provocó algunos cortes no mortales, el hombre por el momento de inercia que tenía el caballo salió volando hacia atrás de Erk dando unas vueltas al caer, el caballo decapitado terminó cerca de los soldados Lycianos. El joven de cabellos morados apenas tenía quince años, nunca había visto nada por el estilo, todos los muertos eran emergidos y directamente los incineraba pero eso era diferente, matar un animal no era como matar un emergido o un bandido, era mucho peor porque era un crimen contra una criatura inoscente. Erk dejó caer su tomo, tenía los ojos bien abiertos al igual que la boca, parecía haber visto un fantasma, el enojo del mago se transformó en ira hacia él mismo y todos los bandidos que obligaban a criaturas inoscentes a cometer crimenes. -Lo siento.- Dijo en voz baja mirando al caballo, no era lo mismo, no era como combatir contra emergidos. Si tenía que elegir el tipo de guerra para luchar, la guerra contra los emergidos era ideal porque ninguna persona caía muerta por su mano, él solo remataba lo que ya estaba muerto.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Jue Oct 19, 2017 9:06 pm

Insinuar que matar personas era lo mismo que eliminar emergidos fue una afirmación por parte del chico que hizo que Alice no tuviera una buena impresión del chico, pero finalmente accedió a no matar si no era absolutamente necesario. Ella no dijo nada, su cara dejó de mostrar la disconformidad del inicio. No obstante, sintió la necesidad de clarificar. - A diferencia de los emergidos, estos sienten dolor y se vuelven débiles al ser heridos. Se les puede asustar, también pueden rendirse... Se someterían a una justicia que no merecen, pero matarlos sin necesidad sería rebajarnos a su nivel. - El nerviosismo de la joven se hacía patente en el tono de sus palabras. Aún teniendo la lanza a mano carecía de armadura para poder protegerse. Su anterior coraza quedó irreparable, tampoco dispuso de armadura ligera ya que no supuso que se encontrarían con peligros durante su viaje. Llevaba ropa cómoda y una larga túnica con capucha como único medio de proteger su cuerpo, no estaba en las mejores condiciones. Lo único que le hacía sentirse un poco segura era la compañía de los guardias y el mago y el hecho de que los bandidos la querían viva. Aunque eso no implicaba que estaba a salvo de heridas, o incluso que no cambiaran de idea durante el combate. Demasiados enemigos, todo dependía de la habilidad de sus guardianes, esa sensación de dependencia hacía que su disposición a combatir fuera cada vez menor.

Los bandidos no tardaron en cargar de nuevo contra el pequeño grupo, afortunadamente, la destreza del hechicero matenía a raya a los enemigos, hirió a uno de ellos antes de que pudiera abalanzarse sobre un guardia y castigó a un gran número de ellos instantes después, en todas direcciones. Ni siquiera los arqueros podían atravesar el viento que generaba el mago, pero la situación dio un vuelco cuando un jinete intentó alcanzarlos. Su pérdida de control, ya fuera por sobresalto o mala fortuna, había hecho que un potente hechizo saliera desviado, matando a la montura en el proceso. El jinete salió despedido y cayó justo delante de los soldados Lycianos, pero fue Alice la que se encargó de él.

Había pedido hace un instante que sólo se matara como último recurso, pero no podían permitirse tener a un enemigo tan cerca de ellos, aunque su capacidad para levantarse fuera dudosa después de esa caída. Posiblemente tuviera huesos rotos, mas ella se encargó de que no pudiera recuperarse de ninguna de las formas, no de forma inmediata. El cuerpo del bandido aún estaba en el suelo, boca abajo, Alice clavó su arma en la tierra y apoyó su bota derecha en la espalda del maleante, aplicando gran parte de su peso para que le fuera imposible moverse. Alejó la lanza enemiga con una patada y con ambas manos le agarró del brazo izquierdo. Tiró hacia arriba y después hacia atrás con todas sus fuerzas durante varios segundos, torciendo el hombro del susodicho hasta que su articulación cedió, produciéndole una luxación y el desencaje del omóplato. Hizo lo mismo con su brazo derecho, entre sonoros alaridos del bandido, el cual cayó inconsciente debido al dolor.

A pesar del profundo temor que sentía, ella estaba haciendo lo posible para proteger al mago de los enemigos cercanos, sin embargo, el por algún motivo se había detenido. Los bandidos seguían aproximándose con más velocidad debido a eso. - Eh, ¡eh! No podemos lamentarnos ahora... No hay margen para la distracción. Por favor... - Su voz se atragantó momentáneamente. - No puedo hacer esto sola... nadie puede hacerlo, son demasiados. Te necesitamos.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Esp. de bronce [2]
Lanza de madera [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
480


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 21, 2017 7:31 pm

Las palabras de la rubia tenían mucho sentido, sin embargo Erk tenía una duda, si se rendían y los dejaban ir ¿significaba que no volverían a hacer fechorías? Realmente lo dudaba porque ese tipo de gente rara vez se redimía, lo intentaba una y otra y otra vez atacando en medida de lo posible al débil, probablemente en ese momento no contaban con la aparición del mago porque de conocer su poder quizás no lucharían, pero pensar eso era estúpido ya que por la edad de Erk nadie se imaginaría el poder que tenía, en definitiva hubieran atacado igual buscando a todo el que parece débil, de todos modos, por el momento respetaría la decición de la rubia aunque no aceptaría que es lo correcto sin pensarlo detenidamente.

El haber matado al caballo le había afectado gravemente a Erk. -No lo entiendes.- Dijo el mago en un tono bajo y un tanto sombrío. -Estos hijos de puta piensan que no hay nada sobre ellos, que son los dueños de todo... Por culpa de hijos de puta como estos los garza se llevan muy mal con los humanos... Por culpa de ellos yo no puedo aprender el idioma antiguo... Si... Es eso... Es su maldita culpa... Me cansé.- Erk se paró derecho y barrió con su brazo derecho la mitad del área de una circunferencia, un fuerte viento empujó a todos los que estaban cerca de los soldados dejándolos a casi cinco metros de distancia, los que retrocedieron no tuvieron mayores problemas, sin embargo, los que intentaron avanzar salieron volando por la fuerza del viento chocando con sus compañeros y provocando una caida de varios. -¡ES CULPA DE GENTE COMO USTEDES MALDITOS INFELICES!- Un gran círculo mágico se abrió por debajo del mago, la temperatura empezó a aumentar de golpe en las cercanías, una gran bola de fuego brillante empezó a formase sobre la cabeza del joven que mantenía el ceño fruncido, era más brillante que cualquier fuego que se hubiera visto antes, era como si tuviera vida. Erk gritó con toda su fuerza y, entre sus aliados y sus enemigos empezaron a caer bolas de fuego por todos lados haciendo un círuclo que los separaba, por unos segundos el calor del fuego aumentó muchisimo la temperatura y al extinguirse la tierra donde estuvo el fuego estaba de color oscuro, estaba de una forma similar a la tierra después de que pasa la lava sobre ella, hacía mucho calor, sin embargo el mago ni siquiera había transpirado una gota, el fuego estaba de su lado, había desatado un poder demasiado grande con la intención de asustar a sus enemigos, sin embargo, era la primera vez que Erk usaba ese nuevo ataque y se sintió débil, casi tan débil que después de usar mancomunidad, por suerte no escupió sangre esta vez.

El joven mago mostró una gran muestra de debilidad luego de usar ese poder, cayó de rodillas y respiraba agitado, uno de los bandidos dijo algo sobre que Erk no podría luchar más, estaba muy equivocado pero de seguir luchando lo empezaría a sentir en el cuerpo hecho que prefería evitar, ¿por qué simplemente no se acobardaban y se iban? Malditos ineptos, ahora Erk estaba mucho más enojado que antes lo cual era malo para los bandidos, porque aún después de haberles mostrado lo fuerte que era querían aprovecharse de su momento de flaqueza, eran despreciables, ahora solo quedaba esperar la desición del lider de ellos aunque no esperaba una retirada, probablemente tendría que continuar luchando. Por suerte la tierra estaba tan caliente que no podrían acercarse con caballos porque el animal huiría de allí.

Skill:
Exteriorización Sage
Permite al sabio modificar su entorno de acuerdo al elemento que mejor domine, pudiendo volverlo agobiante y acalorado, ventoso y frío, o tormentoso a base de lluvia y relámpagos. En cualquier caso, esto ocasiona que la agilidad que todos en el campo de batalla excepto el sabio pierdan agilidad y reduzcan sus capacidades de acertar ataques.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Dom Oct 22, 2017 8:12 am

No había perdido la voluntad de luchar, todo lo contrario, mas viéndolo de espaldas no podía saber qué emociones estaba combatiendo. No le gustó oír el odio que tenía aquel muchacho acumulado, pero debía admitir que prefería la ira a la desolación en ese momento, ese estado era el único que podía mantenerlos con vida a todos. No entendió casi nada de lo que dijo el joven mago: Estudios, garzas, lenguaje antiguo... La relación de todo aquello con los bandidos era algo que aún no podía conectar, pero sus acusaciones no parecían infundadas, tenía un fuerte motivo por el cual los odiaba hasta ese extremo. Un odio que un mago sí podía materializar, canalizando sus sentimientos a través de los elementos.

Una vez más, el hechicero se adelantaba a los ataques de los bandidos, antes de que volvieran a alcanzarlos él se levantó e invocó una poderosa ráfaga de aire en todas direcciones. La fuerza del viento era imparable, hasta tal unto que lanzó a volar a aquellos que estaban más cerca de ellos. Cada contraataque del chico aliviaba el irremediable miedo de la joven, pero el sentimiento de culpa por no poder ayudar se acrecentaba, lidiar con el sentimiento de impotencia era algo que no sabía hacer. Siempre lo había enfrentado, con discusiones, peleas o a fuerza de estaca, especialmente, a la hora de combatir con los emergidos. Pero ella ahora no podía hacer nada si se comparaba con la soldado que había sido meses atrás, y su fuerza era ridícula si se contrastaba con la del niño encapuchado. La sensación de inutilidad y desprotección le ahogaba, pero a la vez no encontraba el valor suficiente para retomar los pasos que había abandonado.

En su cabeza se arremolinaban los sentimientos negativos, sus piernas cedieron poco después de que perdiera aquella batalla mental. Apoyada sobre sus rodillas, el mundo empezó a dar vueltas a gran velocidad, produciéndole un insoportable vértigo. Cerró los ojos y tapó sus oídos, luchando desesperadamente por recuperarse del shock. Los soldados se vieron forzados a cerrar su formación, ocupando el espacio que Alice había dejado libre, preparados para protegerla a ella y al mago en el caso de que algún bandido llegara a acercarse demasiado.

Un gran impacto de calor sacó a Alice de su conmoción, procedente de una lluvia de fuego en disposición de anillo. La fuerza de las llamas convirtió la tierra en brasas y aumentó la temperatura del ambiente enormemente, como si hubiera despertado un volcán en medio de la llanura. Los caballos de los bandidos entraron en pánico, la mayoría huyó o mostró rebeldía a las órdenes de sus jinetes, reduciendo considerablemente la cantidad de enemigos capaces de atacarlos. Apenas un puñado de hombres a pie o con monturas bien adiestradas permanecieron a menos de cien metros de distancia del grupo. Claramente intimidados en un principio, pero sus dudas se desvanecieron cuando el chico se dejó caer al suelo, notablemente cansado. Vieron la oportunidad y no la desaprovecharon, cinco hombres se lanzaron a la carga, dos de ellos a caballo. A medida que la tierra se enfriaba, otros se unían desde la lejanía, el enfrentamiento se había vuelto un duelo de desgaste y los maleantes tenían clara ventaja.

- Mierda. - Alice se vio obligada a levantarse y coger su lanza, aunque los temblores de su cuerpo no desaparecían pero si su inacción causaba males mayores nunca se lo perdonaría. La lancera, acompañada de sus dos guardaespaldas, se pusieron delante del hechicero con la intención de protegerlo. - ¡Aaaaaaa! - Ejecutó una estocada al primer jinete que se puso a tiro, impactando su larga asta en el hombro del susodicho y tirándolo de su montura. Mientras, los dos soldados de Pherae forcejeaban con varios hombres a pie. Los refuerzos estaban a cincuenta metros del grupo, lo que supondría una inferioridad numérica imposible de aguantar, si el chico no era capaz de levantarse sería una derrota segura.

Pero, abruptamente, un sonido de corneta retumbó por toda la llanura. Los bandidos reconocieron la melodía, típica de la caballería de la liga lyciana, se vieron forzados a huir antes de que éstos los localizaran y les dieran caza. Salvados por la trompeta, la batalla había finalizado. Un poderoso alivio para la Schuberg quien, debido a la enorme tensión emocional que había sufrido, la ansiedad se transformó en un fuerte mareo. Incapaz de contener el equilibrio, se dejó caer sobre sus rodillas, apoyó su mano derecha en el suelo y la izquierda sobre su vientre. El fuerte dolor de estómago consiguió que la chica vomitara. - Milady, ¿se encuentra bien? - Preguntó uno de los guardias a una distancia respetuosa.

- S-sí. - Respondió entre tosidos una vez había aliviado el revuelto de su estómago. - Solo... necesito descansar. - Entonces, buscó al joven mago con el rabillo del ojo. - Eh... ¿Que tal estás, chico?
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Esp. de bronce [2]
Lanza de madera [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
480


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 23, 2017 2:49 pm

Erk se quedó mirando al suelo, agradeciendo que los soldados llegaran a tiempo y ya no tuviera que seguir luchando. ¿Qué había sido eso? La verdad es que no lo entendía, ni tampoco lo había leido en algún libro alguna vez, era un poder nuevo para él, uno que ni siquiera estaba registrado en los libros de magia que había leido anteriormente y había leído muchos libros. Erk empezó a plantearse si había superado a su maestro, últimamente se había hecho tan poderoso después de todos sus viajes que casi no recordaba que tan poderoso era Pent. Lo había visto una que otra vez hacer magia y demostrar un gran autocontrol, no cansarse entre otras cosas, cosa que Erk todavía no podía lograr pero era claro que se cansaría después de usar poderes de una manera descomunal. Por más que buscara una excusa para decir que todavía no había superado a Lord Pent no la encontraba tan fácilmente pero tampoco quería apresurarse a decir que por fin había logrado su objetivo, todavía lo debería pensar detenidamente sin la interrupción de soldados.

El joven de cabellos morados mantuvo la vista baja hasta que la rubia le habló, fue entonces que levantó la mirada y vio la verdadera razón por la cual los bandidos habían huido, era increíble, no se enfrentarían a ese cantidad de caballeros pero si a un mago que podría haberlos literalmente derretido, eran bastante estúpidos a decir verdad.

-¿Oh?- El joven buscó con la mirada a la dama que le acababa de hablar y asintió. -Solo estoy un poco cansado... pero ya es algo normal.- Dijo en voz baja. -De seguro esos hombres sabían que pasaría por aquí mi lady, debería tener más cuidado en el futuro... Es solo una... ¿Recomendación? Si... Eso... Solía trabajar como mercenario y escoltar nobles o clérigos, estos problemas solían aparecer a menudo por eso le digo esto. Por otro lado... ¿Segura que está bien? No traigo mi bastón ahora mismo para curarla pero... Puedo hacer una poción para que deje de estar mareada, porque se la ve mareada o... Tal vez ¿con nauseas?- Era la primera vez que Erk juzgaba sintomas de otras personas, desde que había aprendido a curar a otras personas siempre había usado el bastón, por lo que no estaba acostumbrado a examinarlas.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Lun Oct 23, 2017 7:52 pm

- ¿Lo preguntas o lo afirmas? -  Inquirió visiblemente molesta por el comentario del pelimorado. Lo menos que necesitaba oír era alguien echándole cierta responsabilidad de lo ocurrido, insinuando que ella era el principal objetivo de los bandidos. Reviviendo ya de paso la debilidad que aún achacaba, era poco más que una campesina con conocimientos básicos de combate. Ni su estado de forma ni su técnica a pie era adecuada, sin contar con la escasa voluntad de lucha que demostraba en los momentos más importantes. Se apoyó sobre una de sus rodillas, levantándose con dificultad del suelo. - ¿Y en qué se supone que me habría ayudado tener más cuidado? ¡Maldita sea! - Golpeó su lanza con una patada, alejándola de ella, dando un par de vueltas en el aire antes de volver a reposar sobre el piso. - ¡Con tantos que eran, podrían haber atacado a cualquier hora! ¿Me quedo encerrada en un pueblo durante días para solucionarlo? Nunca se va a ir el malfario sobre mí... no paran de suceder cosas terribles... ¿Puedes curar el pasado, chico? Porque si no dudo que puedas hacer nada por mí. - Después de vomitar toda su ira tal y como hizo con su comida poco antes, sus ojos se abrieron como platos, consciente de las malas formas con las que estaba tratándolo.

- Yo... Lo siento. - Sentenció, cabizbaja, evitando establecer contacto visual directo con el mago. - No debería estar pagando mi frustración contigo. Estamos vivos por ti, después de todo... Gracias, supongo... - Varios jinetes habían llegado a la escena para ayudarlos y apresar a los bandidos que habían sido heridos, mientras que el resto de la escuadra intentaba dar caza a los forajidos. Los llevarían al pueblo más cercano, era el protocolo, al menos se habían ganado alojamiento y comida gratuita para compensar el agravio sufrido. - Mi nombre es Alice Schuberg. Aunque no lo haya demostrado hasta ahora, me alegro de habernos encontrado contigo. - Su rostro era incapaz de gesticular sonrisa alguna, aún conmocionada por todo lo sucedido, pero su tono de voz fue lo más conciliadora posible. Extendió su brazo para estrechar la mano del pelimorado. - La fuerza que demuestras a tu edad es impresionante, no he visto sacerdote o hechicero en Silesse capaz de evocar la magia como lo haces tú. Nosotros acompañaremos a los soldados a un pueblo para descansar. Hemos tenido suficiente por un día.

- Si vienes también, me gustaría hablar un rato más contigo, no me gustaría que te fueras con una pésima impresión mía. Mi hermano siempre fue el más sociable de la familia... Uhm...  - Tras varios segundos pensativa, decidiendo si enunciar la pregunta, volvió a mirar al chico. - No estoy segura de esto, pero creo que sacáis los poderes de vuestros grimorios. ¿Seria posible sacar ese poder de una gema mágica? Mi hermano encontró una piedra muy peculiar hace un tiempo, pero nadie sabe qué hacer con ella.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Esp. de bronce [2]
Lanza de madera [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
480


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 24, 2017 5:41 pm

Erk al escuchar como lo reprendían bajó la cabeza, tenía el ceño fruncido y apretaba los dientes intentando contener su enojo aunque por suerte su capucha le cubría el rostro en ese momento, esa era la clara diferencia entre los nobles y él, ellos tenían el derecho de gritarles a quien quisiesen, ellos tenían el derecho de ser lo más poderosos y los más valiosos por alguna razón, el joven mago era consciente de todo los que debe soportar un noble porque había visto a su maestro ocupado con cosas diplomáticas entre otras cosas, sin embargo no podía aceptar que algunos nobles se pusieran tan por encima de él cuando los ayudaba, solo se lo había permitido a aquel rubio, pero porque sus ropas, porte y forma de batalla mostraban claramente que era alguien muy importante y que bastaba una orden para que sus soldados le cortasen la cabeza por faltarle el respeto.

Cuando ella se disculpó fue algo muy extraño para Erk aunque no podía volver a atrás y evitar que el joven estuviera enojado, esperó a que la rubia terminara de hablar para intentar explicarse pero en el momento que separó sus labios se arrepintió, volvió a cerrarlos una vez más antes de hablar. -Lo siento... Fue mi culpa... He olvidado que los nobles como usted mi lady tienen muchas otras cosas de qué preocuparse, yo solo estudio e intento sobrevivir a mis viajes para aprender. Por supuesto nada comparado a las labores diplomáticas que le traen aquí. Yo no pertenezco a la liga de Lycia así que por favor no hable mal de ella, nací en Etruria, pero soy una persona desconsiderada y antipática, no se guie por mi para juzgar a los etrurianos... De nuevo, déjeme disculparme pero le hablaré de una cosa más, algo que he aprendido en mis cortos quince años de vida. Por favor no se enoje. Pero en su lugar yo saldría antes de la primera luz y no le avisaría a ningún soldado hasta el momento exacto en que parta. Las paredes ven y las paredes escuchan, quizás con diez soldados más no le habría pasado nada, entienda eso... Y... Jamás he escuchado de una piedra a la que se le extraiga poder pero imagino que debe seguir el mismo principio que los bastones así que es probable, jamás he leido sobre ello pero tampoco me lo había preguntado nunca y la verdad hay mucho que todavía debo leer... Ahora... Si me disculpa me retiro.- Erk hizo una última reverencia y se dio la vuelta para continunar su camino a Pherae, había ignorado completamente el hecho de que la dama le había tendido la mano, ya se había disculpado encima había intentado no hacerlo de mala gana aunque ese no fuese el resultado final, no estrecharía la mano de un noble al que claramente había ofendido, Erk temía solo aumentar el enojo y que todos los soldados se pusieran en su contra.

Era verdad que la impresión que le había quedado a Erk sobre Silesse era muy, muy, muy mala, sin embargo tenía mucha curiosidad sobre esa piedra así que se preocuparía por investigarlo y, si por las cosas de la vida se encontraba con el hermano de la rubia o con alguien que tuviese una piedra similar buscaría la respuesta, fue en ese momento, ya cuando Erk estaba a varios pasos de la noble y los soldados que se dio cuenta de una cosa, los manaketes sacaban magia de sus piedras al igual que los zorros y una raza llamada tangel muy poco común, entonces se dio vuelta y dijo. -¡Ya se! ¡Ya se como sacar la magia de la piedra!- Hablaba gritando para que le escuchasen sin problemas, tomó aire y continuó. -¡Necesito investigar algunas cosas pero tengo la respuesta, estoy seguro! ¡Se que he sido descortés pero digale a su hermano que vaya a Sindhu en cuatro meses! ¡Para entonces ya habré leido suficiente y sabré que hacer con esa piedra! ¡También dígale que traiga armadura y su arma! ¡Probablemente necesite un recipiente en donde volcar la magia, gran parte de la magia se transmite a través de nosotros!- Hizo una pausa y tomó más aire, la verdad hubiera sido conveniente acercarse y seguir hablando pero en la mente del joven había tantas cosas que ni siquiera se lo había planteado. -¡Quizás puedo usar un arma como recipiente o una armadura! ¡Que esté bien forjada porque sino no se podrá hacer nada, cuando la magia pasa a través de los humanos los musculos se tensan y quieren cortarse! ¡Debe ser un material que no se rompa fácil!- Cuando terminó de hablar ya le dolía un poco la garganta, una vez más se dio vuelta y caminó hacia Phreae.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Mar Oct 24, 2017 7:31 pm

Mantuvo el brazo extendido, esperando la correspondencia a una presentación que nunca se produjo, mas persistió con toda la paciencia que pudo reunir. Había cierta condescendencia en aquél comportamiento el cual, aunque con mayor tacto, volvió a recordar el error de Alice al no preparar con suficiente cuidado su viaje. Tratándola de noble, poniéndose por debajo de ella en cuanto a responsabilidades e importancia sin siquiera conocer el origen de su familia, cuya nobleza era el recuerdo de un estatus que alcanzaron hace generaciones. Un título que se fue desgastando con el tiempo, un apellido de clase baja en la actualidad. Sus palabras daban a entender que quería perderla de vista, sin perder las formas para no resultar tan cortante como lo había sido ella poco antes. A pesar del trato condescendiente y la frivolidad del chico, no pudo hacer nada más que tragarse su orgullo para compensar el agravio anterior. La respuesta sobre la piedra mágica fue decepcionante en varios sentidos, entendiendo que ni hablar sobre cuan extraño objeto podía despertar su interés, pero no surtió el efecto que esperaba, ni siquiera formuló una pregunta.

Finalmente, esperaba que al menos estrechara su mano y le diera su nombre, mas no tuvo nada por parte del mago. Solo indiferencia y palabras vacías. Alice retiró la mano con molestia una vez paso de largo, cuando ambos se estaban dando la espalda. - Tsk. - Chasqueó la lengua con desdén, acomodando su cuerpo y ropas después del feo plantón del preadolescente. Algunos soldados contemplaban la escena, sorprendidos, pero la “noble” nunca admitiría que se había sentido ofendida. Después de todos los problemas que habían pasado y que habían sido ayudados por el mago, dejarlo marchar era lo más justo para todos. - “Y a quién le importa.” - pensó, despreciando la falta de aprecio de la otra persona. - Vámonos. - Dijo, algo molesta, aunque el cansancio era lo que más achacaba.

En el mismo instante en el que se pusieron en marcha, la voz elevada del joven mago resonó con cierta intensidad desde atrás, haciendo que todo el grupo se detuviera. Alice se giró parcialmente sobre su izquierda, para posar su único ojo sano sobre él. Dejó que lo dijera todo antes de formular respuesta verbal o corporal. Siendo honesta, no había entendido los detalles, el origen y funcionamiento de la magia es algo que desconocía por completo, para ella era un sexto sentido que no todos poseían. No obstante, la idea parecía clara, se le había ocurrido una forma de extraer el poder de la gema y trasladarla a otro objeto. Un arma o una armadura. - Una espada capaz de cortar el futuro... Y de rasgar el pasado... - Susurró, recordando la narrativa de un cuento que le contaban de pequeña, una vieja leyenda familiar.

- Vale. - Contestó al mago, asintiendo con la cabeza al mismo tiempo. - Le haré llegar el mensaje. Gracias. - Si las leyendas eran ciertas, su hermano podría legar el poder que tuvieron sus antepasados, elevando el estatus familiar a aquél que nunca debía de haber abandonado. Una sensación extraña invadió su cuerpo. Emoción, admiración por su hermano, después miedo y cierto rechazo.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Esp. de bronce [2]
Lanza de madera [1]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
480


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Eliwood el Sáb Nov 04, 2017 1:14 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Erk ha gastado un uso de su tomo de Viento.
Alice ha gastado un uso de su lanza de bronce.

Ambos obtienen +2 EXP.

Gracias al incremento de experiencia, Erk obtiene un nuevo skill de la rama Archsage:

Encantamiento - Abre los ojos del Archsage a los más profundos secretos de la magia, volviéndole capaz de interpretar un Pergamino Mítico y crear un arma legendaria. Para crearla, el mago necesita del Pergamino, el arma base y el material con que se encantará el arma, que podrá ser nombrada permanentemente por su dueño. (El proceso, ritual o método es a elección del usuario. El nombre figurará en inventario o convoy.)

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Tomo de Ellight [4]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3455


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Código de Aliados [Priv. Alice]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.