Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Los caminos del mar [Priv. Nocthicula]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Los caminos del mar [Priv. Nocthicula]

Mensaje por Onix el Dom Oct 01, 2017 5:25 pm

Cuando Onix encontró finalmente su camerino, lo primero que hizo al entrar fue dejarse caer sobre la cama y dormir un poco. Estaba tan agotado que ni siquiera pudo recordar en qué momento se quedó dormido, no soñó con absolutamente nada y solo se movió un par de veces sobre la cama para abrigarse con las sabanas que había y clavarle las garras a las pobres almohada.

Durmió por varias horas hasta que sentir “la llamada de la naturaleza” y el hambre interrumpir su sueño. Onix despertó ligeramente aturdido y cansado por dormir demasiadas horas de corrido y tras lavarse la cara y saciar una de sus necesidades, decidió volverse a acostar por un rato. Con las cortinas cerradas, en la oscuridad, y con la mirada hacia el techo mientras pensaba y reflexionaba.

Cuando se encontraba de esta forma, tenía la tendencia a deprimirse bastante rápido. Así que en cuanto se cansó de ello se sentó y miro hacia la gabardina que se encontraba en el suelo a unos pocos metros de donde estaba.

Búscame mañana y hablamos sobre el favor que te pediré.

Fue en ese momento en que recordó la apuesta y a la chica que había conocido hace unas horas en la cubierta. El nombre se le escapaba de su memoria, pero puede que el cuervo lo recordara de camino a encontrarse con la bruja. El chico entonces se levantó de la cama y recogió la gabardina del suelo, al haber quedado en el suelo aun estando húmeda, la prenda había obtenido un olor muy molesto, de haberse tratado de su propia ropa, quizás el cuervo lo hubiese dejado pasar, pero tras ver el estado de esta supo rápidamente que no quería devolverle la gabardina en ese estado a la muchacha.

Onix sabía lo básico en limpieza, tan solo necesitaría tomar prestados un balde con agua, jabón del sanitario en su camarote y un lugar con mucho sol y brisa donde que se pudiese secar la tela. Una vez que termino de lavar y enjuagar, Onix salió discretamente de su cuarto en dirección a la cubierta del barco.

El día estaba igual de soleado que el anterior y la joven bruja parecía no encontrarse a la vista, o al menos eso pensaba el laguz, quien seguía aun un poco distraído. Cuando pensó que nadie lo estuviese mirando, voló hacia lo alto del mástil central, llevando a escondidas la gabardina húmeda.

- Joven, ¿cuántas veces debo repetirle que ese no es un lugar para sentarse?

-  La madre que lo pario…

- ¿Qué dice?

-  Que se relaje. No vine a sentarme aquí, tan solo necesitaba un sitio para dejar secar esto.

- Hay mejores lugares para eso, joven. Y el mástil no es uno de esos lugares, baje de ahí y cuelgue su ropa en otra parte si no quiere tener problemas.

- ¿En serio tenemos que discutir sobre esto? Me salen canas verdes con solo escucharte, viejo…

- Debería ser yo el que debería estar diciendo eso. Después del incidente de ayer usted tiene que estar más agradecido de que no lo hemos echado todavía de este barco.

Una gran parte de Onix quiso arrojar la tela húmeda sobre la cara de ese marino para que se callara. Sin embargo, se contuvo, tomando entonces un poco de aire y soltando un suspiro, al mismo tiempo que descolgaba la tela del lugar en el mástil donde la había colocado.

- Lo siento, sin rencores, ¿verdad, Bob?

Como era de suponer, el nombre de aquel marino no era Bob. Tras rezar algunas palabras a su dios, el marino le dio una última advertencia al laguz, justo antes de marcharse.[/color]
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Raven

Cargo :
Artista de circo

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Vulnerary [2]
Símbolo de Satori
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
372


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caminos del mar [Priv. Nocthicula]

Mensaje por Nocthicula el Lun Oct 02, 2017 2:51 am

El anterior día, cuando el chico pájaro se dio a la fuga por la intranquilidad de estar mojado y todo lo ocurrido anteriormente, se pasó la tarde leyendo el libro mientras escuchaba a la gente farfullar a su alrededor. No paraba de pensar que iba a ser un viaje largo y que la única diversión sería los ratos que podría charlar con ese muchacho, cabiendo la posibilidad si le había caído bien. Claro está que esta era la primera vez que montaba en este medio de trasporte por lo que me sentía algo cohibida y temerosa en mi interior, así que necesitaba al menos tener interacción con alguien del barco como método de defensa contra mi misma; que al mismo tiempo eso contradecía mi espíritu asocial y no muy agradable.

Sin mucho más que contar de lo que pasó ayer —pues simplemente leía y dormí en mi camarote nada más llegar—, la mañana siguente aproveché para levantarme lo más tarde que podía. Hacía tiempo que no dormía en una cama tan cómoda (más concretamente desde que salí de mi casa en Nohr), así que me dejé llevar por todo el cansancio acumulado de mi viaje. En mis sueños se volvía a repetir la silueta alta de cabellos rojizos que bailaban con el viento. Mi sonrisa nada más despertar fue de fantasía, suspirando por la mala suerte de que aquella imagen no era real.
Me vestí con otras de mis gabardinas —tenía al menos cuatro en mi maleta de viaje—, peinando mi larga melena que se había encrespado por el momento de la cama. Mi estómago rugía de hambre, pero ya no era hora del desayuno sino más bien de un almuerzo o casi una temprana comida. Estiré mis músculos antes de salir de la habitación, quitando el entumecimiento de dormir tanto. Tras soltar un gran suspiro, me llevé conmigo mi tomo de ruina y el libro que ayer estaba leyendo. Ya era hora de ir buscando un lugar donde leer o al muchacho que me encontré ayer, alguna de las dos cosas me vale.

En silencio, subí a la parte descubierta del barco. Las cocinas estaban muy cerca de las habitaciones, pero en cuanto tuve la intención de ir ya me echaban porque estaban preparando el comedor para la comida. Pensé en esperarme un poco más porque apenas faltaba una media hora o así, por lo que podía tener paciencia.
Volviendo al mismo lugar que ayer, a lo lejos podía ver al muchacho rubio de grandes alas teniendo una conversación con el marine que le habían puesto el trabajo de vigilante de aquel lugar —o el trabajo de tocahuevos, quien sabe—. Estaba ahí, con mi gabardina, dejándola secar con aquel sol mañanero tan agobiante. Con solo verlo se me enfocó una media sonrisa. Era un buen muchacho, y podría ser un buen amigo.

— Hey, pajarito, te veo mejor que ayer. ¿Qué tal el remojón? ¿Todo guay? —Pasaba mi mirada ante el hombre con el pretexto de que se largase con solo generarle esa sensación de mal rollo en su cuerpo, pero al final acabé con obviarlo y no decirle nada. Me había puesto delante del rubio, sujetando mis libros por debajo de mi axila diestra, mientras una media sonrisa dibujaba.— ¿Qué? ¿Te apetece hoy cumplir mi favor?
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Maga independiente

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [4]
Tomo de Ruina [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
765


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caminos del mar [Priv. Nocthicula]

Mensaje por Onix el Lun Oct 02, 2017 9:00 pm

- Eh, no me quejo. El mar no es lo mismo que una fuente para pájaros pero igual me hacía falta el baño.- Respondió a modo de broma, mientras sonreía un poco a la muchacho- Necesitare algo mejor que agua salada para que se me quite el negro de las plumas, tu sabes- Era su modo particular para decir que se encontraba mejor.

El cuervo se dio cuenta que seguía sosteniendo la gabardina húmeda de la chica mientras hablaban,  así que trató de guardarla en su inventario junto con su vulnerary[6], elixir[1] y gota de veneno[1], pero sin éxito alguno. Por lo que simplemente se quedó sosteniéndola de manera incomoda frente a la chica, absteniéndose de arrojarla por ahí en un intento desesperado por deshacerse de la evidencia.

- ¿Favor? ¿Qué favor?- Pregunto el cuervo un poco confundido, haciendo una pausa para rascarse por detrás de la nuca con su garra para excavar en su memoria- Favor… Hmm… ¡Oh “ese” favor! Que yo recuerde, yo debía volar por unos quince minutos, mientras me lanzabas bolas de energía… ¿Recuerdas cuánto tiempo estuve volando? ¿O si alguien tomo el tiempo que duro nuestro juego? Podría haber ganado y ninguno de los dos se hubiera dado cuenta.

Por supuesto, fue el laguz quien le había dado automáticamente la victoria a su pequeña acompañante, pero su mala costumbre de molestar a las personas que le gustaban (no necesariamente en un sentido romántico) era algo que no podía evitarse tras haber pasado un momento tan desesperante como el del día anterior.

- Vamos, no pongas esa cara. Que es broma, no me olvidaría de nuestro pequeño acuerdo, Nocthicula.- Comentó el cuervo esperando que se enojara mucho con el comentario que había hecho. Hizo una pausa- Si te soy franco, lo hiciste bastante bien para nuestro primer enfrentamiento. Pero creo que no deberías volver a usar ese ataque de esa forma, no te lo recomiendo- Comenzó diciendo antes de explicarse, colocando sus garras solo por un momento sobre los hombros de la chica para la "demostración"- Si fueras un enemigo, hubiera optado por ir hacia ti directamente y llevarte hacia una gran altura mientras estabas tan concentrada controlando tu bola de energía. El combate se hubiera acabado en pocos minuto dejándote caer desde una gran altura o empujándote hacia el mar

Onix movió su ala izquierda, desplegándola para que la chica la observara.

- La próxima vez, apunta a las alas. Un cuervo que no pueda volar, es un laguz muerto… Y lo mismo va para los halcones.

Y él sabía muy bien a que se refería con esto, demasiado bien. Sin embargo, ¿por qué le estaba contando estas cosas a la bruja?  ¿No iba a ser una desventaja para Onix, si ambos se volviesen a enfrentar? Pues… Él no estaba seguro, tal vez la razón era porque ella era muy joven y un consejo no le vendría de más, o quizás porque le había caído bien por lo loca que estaba... Tal vez porque parecía que viajaba sola, y no quería olvidarse de decirle eso para cuando acabaran separándose de este viaje.
Afiliación :
- KILVAS -

Clase :
Raven

Cargo :
Artista de circo

Inventario :
Elixir [1]
Gota de Veneno [1]
Vulnerary [2]
Símbolo de Satori
.
.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
372


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caminos del mar [Priv. Nocthicula]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.