Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Bienvenida a tu nuevo hogar. — Campaña de Liberación | Flashback Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bienvenida a tu nuevo hogar. — Campaña de Liberación | Flashback Priv.

Mensaje por Invitado el Vie Sep 29, 2017 6:11 pm

Dos años atrás, cuando los emergidos aparecieron...



Nohr, la gran capital de la noche y reino de la oscuridad. Uno de los países más importantes del continente de Akenia ahora se resumía a cenizas y desesperación. No pasó más que un año desde que me había instalado en aquella ciudad, y ahora tenía que vivir la vida huyendo de aquellos seres de la oscuridad. Todo era un caos: casas destruidas, familias separadas, señal de la muerte en cualquier lugar al que mirases. El lugar que una vez fue en sueños ahora era una catástrofe. Y no solo aquí, sino también Hoshido y mi propio lugar de origen. Todo había sido sumido por los seres de las tinieblas, y yo había tenido el placer de contemplarlo con mis ojos.

Supervivientes éramos las personas que habíamos logrado vivir un día más a aquella invasión. Muchas personas emigraban a lugares seguros, sin embargo los valientes de verdad se quedaban a luchar por el reino. Y eso es justo lo que yo hacía. Ya tenía una reputación marcada un mes más tarde de llegar a Nohr debido a contactos muy importantes  que había conseguido con mi reputación de maga. Sin quererlo ni esperarlo, me habían asignado una misión típica para los soldados: liberar el reino de esos seres oscuros que habían aparecido para invadirnos. Debido al poco efectivo de personas que quedaban en el ejercito, necesitaban muchísimas personas que quisieran servir al reino. Y allí estaba yo, pero el objetivo principal no era eso —aunque también era una razón de peso necesaria— sino por saber más de aquellos oscuros seres tan... interesantes.

Proteger las puertas de la gran ciudad era nuestro cometido, haciendo que el los monstruos retrocedieran y dejaran en pez a los habitantes para que se pudieran refugiar en los lugares que se les había asignado. Y allí estaba yo, rodeada de algunos magos que se salvaguardaban por una fila de soldados con lanzas y espadas. Aquel grandísimo pelotón era llevado por dos hombres de enorme armadura que alentaba a su caballería a proteger las puertas del reino. El silencio de la noche se vio roto por el gran grito que dieron los soldados motivados por su sargento, preparándose para la gran batalla que ocurriría a las puertas de la capital. Los de la realeza no se podían permitir dejar caer la ciudadela del reino, era lo último que nos quedaba a los Nohrios para sobrevivir. Debíamos luchar con todas nuestras fuerzas por el mañana y un futuro donde los emergidos no se atrevieran a pisarnos como si fuéramos cualquiera.

Se iba acercando el momento. Lamentos, gemidos y pasos se escuchaba a lo lejos, fusionándose con aquel ambiente oscuro tan tenebroso que esa noche de luna llena nos había regalado. Mi cuerpo temblaba entre de emoción y miedo. Era la primera vez que estaba en un campo de batalla y podía ver el rostro de un emergido. ¿Serían tan terroríficos como decían? ¿Por qué nos invadían? ¿Podríamos ganar? Esta noche sería una noche memorable, eso sin duda.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a tu nuevo hogar. — Campaña de Liberación | Flashback Priv.

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 30, 2017 3:31 pm

El caos podía reinar sobre el terreno y el temor en los corazones de aquellos que blandían espadas con temor. Sólo los corazones llenos de vigor podían ir en frente, inspiradores de la confianza para que otros siguiesen el ejemplo que daban aquellos que cargaban sobre sus hombros la moral de sus tropas, sí, justo como debían ser aquellos que se renombraban como los de rango más alto en la jerarquía del ejercito -¡¡Mantengan formación!!- Un hombre lleno de valor lideraba y organizaba a sus hombres, la lucha constante por proteger la vida de inocentes y sobreponerse a la obscuridad que a cuestiones religiosas o personales, había sido enviada desde el fondo de la tierra para purgar la maldad del hombre, lo corrupto de los sistemas y reformar el nuevo mundo al sumirlo en tinieblas inmensurables.

¿Sólo eso?

Se decía que entre más profunda y abarcadora fuese la obscuridad, más fuerte sería la luz que daría vida al nuevo mundo. En un punto actual, la luz que podía interpretarse como aquellos que luchaban por sobrevivir y la obscuridad de aquellos emergidos, daban la confrontación natural de saber si uno de los dos bandos tendría el cubrimiento sobre lo que se disputaba; vidas, sangre, esperanza, nadie se atrevía a retroceder en el pensar de sus familias, padres, madres, hijos, lazos que impulsaban al hombre más cansado a mantenerse firme, no había nada más noble que el sacrificio propio por los suyos, algo que cierta rubia admiraba a pesar de sólo tener un renombre leve en Nohr como una de las prometedoras mujeres en formación dentro de las filas que, carecía de miedo en su corazón y más hambruna por luchar en el frente donde quería estar hombro a hombro con aquellos más experimentados.

-Oe, no te quedes de pie ahí.- La voz de una rubia se escucharía en conjunto con su tacto sobre el hombro de la fémina. Si volteaba a ver, vería a una mujer de cabellos rubios y orbes verdes que permanecía calmada, firme y distinguible ante su porte temerario de la situación -¿Te encuentras en condiciones para seguir?- La apariencia que percibía de la contraria era una curiosa, aparentemente una maga que estaba ligada a la confrontación con los emergidos que amenazaban con azotar todo a su paso -¡¡No se distraigan!!- Un hombre a la lejanía elevaría su voz para que la rubia no bajara la guardia, dado que la lucha en retención por proteger lo propio era el objetivo central e importante; la integridad de la razón por la que luchaban. 
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a tu nuevo hogar. — Campaña de Liberación | Flashback Priv.

Mensaje por Invitado el Dom Oct 01, 2017 7:15 pm

Miraba a lo lejos como aquellos emergidos se acercaban lentamente con aullidos de dolor, retorciéndose entre un quejido que jamás los humanos podrían entender. Ciertamente quería querer comprenderles y saber porque nos invadían, pudiendo así hacerme de ellas y detener esta marcha fúnebre. Yo podría ser su reina, yo podría dominarlos si los estudiaba y sabía de ellos. ¿Demasiada ambición? Quizá sí, pero era una cualidad que saqué de mi difunto padre: estudiosos de las artes oscuras que no veían más que por el saber de las ciencias prohibidas. Es por eso por la principal razón por la que acepté venir a defender a mi nueva patria.

Los soldados comenzaron a marchar hacía el enemigo, pero mi mente se quedó bloqueada por los tantos pensamientos que en ese momento tenía. Debido a eso me había quedado atrás, dejando entonces a muchos magos y arqueros que estaban en la retaguardia algo anonadados. Nadie me dijo nada al verme algo nerviosa, pero fue una mujer de cabellos rubios de ojos verdes quien me tocó el hombro y me hizo reaccionar. Di un paso hacia atrás, impresionada. En cuanto escuché su voz supe que quien me llamaba la atención sería alguien de mayor rango, pero en cuanto vi su gran armadura y ese rostro supe que no me enfrentaba a alguien tan feliz como lo era mi maestro o tan curioso como la joven Kheu. Ella era alguien con más presencia, una mujer hecha y derecha.

La general que llamó mi atención pidió que espabilara, preguntándome tras un silencio mío que si estaba bien para continuar peleando. ¿Estaba de broma? Aún no había empezado a pelear, ¿por qué se pensaba que estaba mal? Asentí con mi cabeza después de haber dejado que un soldado nos riñera a lo lejos sin darle importancia porque seguramente estaría nervioso. Miré a la mujer de gran armadura, suponiendo que era mi superiora, con una sonrisa y alcé la cabeza; ella era bastante alta y tenía que subir mi mirada para verla. Tras ello, señalé con un gesto con mi cabeza a los emergidos y dije:

Ni he empezado a luchar, ¿por qué pregunta eso? No moleste a los expertos, mi señora, y deje a una maga actuar como es debido. Yo le cubro. —Dije con una sonrisa altanera, dejando paso a la guerrera a aquellas puertas donde los soldados salían a guerrear por su patria. Alcé la mano y me hice a un lado, haciendo una reverencia. — Después de usted, señora. Puede llamarme Nocthicula, la gran bruja entrenada por el mismísimo Odín. O solamente “la gran maga”.

La guerra empezó en aquella noche, mostrando un escenario sangriento para los Nohrios. Mis ojos clavaban ante aquellas aberraciones, cargando el hechizo de la ruina en mi mano con el libro abierto en la otra libre. Mi última mirada fue hacía la general para esperar su acción. La defendería, pero no porque la conociera ni porque me importara sino porque veía el potencial de aquella mujer a primera vista. Si iba a su lado no iba a pasarme nada, o eso me decía mi sexto sentido.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida a tu nuevo hogar. — Campaña de Liberación | Flashback Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.