Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] ¡En busca del sol! [Priv. Brynjar]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] ¡En busca del sol! [Priv. Brynjar]

Mensaje por Suryha el Dom Sep 24, 2017 6:40 pm

Giró por uno de los pasillos del castillo con la seguridad de aquél que los sabía con certeza hacia donde se dirigía. Los bellos adornos que animaban las paredes de los ya conocidos tallos de relieves de la isla y sabía que, mientras pasaba al lado de armas y armaduras en muestra con orgullo, acabaría en aquellos pasillos que daban al centro del castillo, allí donde solo algunos, con permiso especial, podían pasar: ya fuesen aquellos que querían hablar con el Jarl, o los invitados a la Isla. Él por su parte, simplemente se saltaba toda aquella guardia como si fuese la cosa más lógica que hacer en aquellas circunstancias. Por un lado le temían, por el otro, Bryn le consentía. Pero aquél día era diferente: usualmente no tenía que pisar la sala del trono, al Jarl, tan extraño como el duque poco duque que era, por su comportamiento, no entiendan nada raro, llevaba el día prácticamente sin salir de aquella sala y... Simplemente se había aburrido de esperar.

Giró de nuevo, en silencio. Sus pasos, sutiles, no eran más que un pequeño y distante resonar en la fría piedra que formaba el palacio y avanzó de nuevo, por un pasillo más simple, casi más oscuro, más frío. ¿Por qué esa parte del palacio era siempre mucho más fría de lo que era el resto? A veces pensaba que las buenas intenciones de Brynjar para hacer sentir bien a sus invitados, y en cambio estar en un lugar tan frío como aquél, era un poco extraño, sin duda fuera de la norma, del código que clasificaba a los nobles de una forma y a la gente normal de otra. Brynjar no era ese tipo de sujetos, por su sorpresa era mucho más humano que muchos nobles que él había tenido la desdicha de conocer y, mientras si en algún momento habría podido negarse rotundamente a permanecer bajo las órdenes de un Lord, el marcado era diferente a todos ellos, ante él, siquiera a él, le molestaba arrodillarse y mantener la cabeza gacha, muy a pesar de saber que eso no era algo que el Lord de Mitgard podría desear y que, al hacerlo, iría en contra de sus designios.

Entonces los vio: allí al frente, al final del penumbroso pasillo, dos guardias, firmes, con lanza en mano permanecían cuidando las enormes puertas de hierro que daban a la sala del trono con envidiable solemnidad. Pero, al igual que supo el orgullo con el que cargaban, también supo el recelo que los hizo tensarse al ver su diminuta figura, pero igual de bien supo que se mantuvieron lo más serenos posible. Les obsequió una sonrisa animada, una que dejó entrever sus colmillos, diminutos en comparación a su forma de dragón y, a pesar de que la cortesía dictaba que debía de pararse y llamar; hizo todo lo opuesto. Avanzó, sin frenar y extendió ambas manos al frente, mientras los guardias se movían, intentando advertirle quizás de que lo estaba haciendo terriblemente mal. Demasiado tarde; Suryha ya estaba empujando la gruesa puerta al frente, abriéndola sin el menor remordimiento ¿Por qué tenerlo? Sabía que al menos allí, Brynjar no le iba a marcar límites que fuesen muy allá de él.

¡Brynjar! Debes estar terriblemente aburrido ¿Verdad, verdad? Ya lo sabía yo –Fue su "cortés" saludo. Dejando a los pobres guardias desorientados entre qué hacer: ¿dejarlo o llevarlo hacia fuera con la fuerza? Si se atrevían a ponerle una mano encima del miedo a poder quedar enterrados vivos entre los escombros del castillo, claro. Al final se decantaron por realizar una apresurada reverencia, sujetar las puertas de hierro y tirar hacia atrás, desapareciendo. Sury abrió los ojos; satisfecho y miró hacia delante unos segundos antes de continuar. El lugar era simple, amplio, casi a penumbra si no fuese por aquella vidriera que dejaba pasar toda la luz e iluminar el centro, delante del trono, simple, de hierro, de aquél señor del frío. Aquella vidriera que a él tanta mala espina le causaba cada vez que la veía; se le helaba la sangre por dentro, pero era emocionante y por ello siempre había sonreído. El resto solo eran pilares altos, paredes igual de altas, frías y estandartes del ducado colgando de un lado y otro.

Y continuó:– ¡Así que vine yo a salvarte! –Avanzó, a paso firme, animado, con la barbilla alta, cierto orgullo en su porte y una sinuosidad de alguien que vivió durante muchos años, como un gato consciente de que poseía más de una simple vida– Así que Bryn, préstame atención por un instante largo ¿Quieres? –Rompió la distancia con largas zancadas y subió el peldaño que levantaba el trono. Levantó una de sus rodillas, posandola sobre el reposabrazos, de por si amplio, se impulsó y apoyó una mano en el pecho del Jarl para mantener el equilibrio– Te tengo una propuesta ~ –Pero ahí, antes de que pudiera continuar, las puertas de hierro se volvieron a abrir, cortesía de las guardias y ahí, en el umbral, una mujer, probablemente una de las sirvientas, permaneció estética, sin saber qué hacer por la situación. Sury parpadeó, se retiró, pero solo para poder sentarse en el reposabrazos del trono, cruzándose de piernas en silencio y con una divertida sonrisa en los labios. En su mano en cambio, siguió firmemente sujeta, lo que parecía un mapa.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [1]
Vulnerary [4]
Dragonstone [3]
.
.
.

Support :
Brynjar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1329


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.