Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] ¡A la defensa de Villaganado! [Privado Cynthia]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] ¡A la defensa de Villaganado! [Privado Cynthia]

Mensaje por Virion el Vie Sep 22, 2017 7:10 am

No hacía mucho tiempo que había llegado a la Plaza Central de Villaganado. Oh, sí, la aldea en cuestión se llama Villaganado. Virion ya no se sorprendía, después de conocer nombres como Aldea Guapa y Nieve Bonita, que un pueblo de ganaderos se llamase “Villaganado” le parecía de lo más normal.

Había mencionado que se encontraba en la Plaza Central, aunque si Virion pudiera la hubiese renombrado como Plaza Única ¿por qué? ¡Porque era la única plaza del pueblo! La aldea en cuestión no era más que un puñado de granjas separadas bastantes las unas de las otras, ya que hacía falta territorio para pastos con que alimentar a las ovejas y a las vacas. Realmente, la Plaza Central tenía sólo tres edificios: el ayuntamiento, un templo de Naga bastante rudimentario y una Casa de Correos para enviarse correspondencia. El arquero se imaginó que de vez en cuando se utilizaría la plaza como lugar de  mercado donde se harían trueques entre las distintas granjas. Pero aquel no era uno de esos días. Cuando Virion llegó, gracias a una caravana que había contratado y que había desaparecido una vez puso pies en la aldea, sólo un hombre anciano estaba sentado enfrente de la puerta del ayuntamiento. El arquero no dudó en acercarse y hacer una reverencia barroca de las suyas como presentación.

-¡Greetings, mi buen señor! Hoy hace un hermoso día ¿no cree?-dijo a modo de saludo tras la reverencia pertinente.-¿Es usted el alcalde de tan bucólico lugar?

El anciano levantó levemente la mirada en dirección al arquero. Tendría unos setenta años, poco pelo ya canoso, algo de chepa y estaba bastante delgado. Fumaba pipa y tenía un bastón a su lado. Soltó una calada más antes de quitarse la pipa y responder a Virion con mirada inquisitiva.

-No sé qué es “bucólico”, pero sí, soy el alcalde de este villorrio. Y de buenos no tienen nada. Estos malditos días soleados nos están arruinando.-exclamó con un leve tono iracundo el anciano, para luego volver a tomar otra calada de su pipa.
-Lamento oír eso. Desconocía que tuvierais problemas de sequía.-dijo el arquero bajando levemente la cabeza en señal de arrepentimiento. Por lo visto, había pisado un cepo sin saberlo.
-¡Lleva semanas sin llover! Tierras sin lluvia dan malos pastos. Y malos pastos dan ganado escuálido y mal alimentado. No hay que llevar toda la vida en esto para comprender algo tan simple.-contestó el anciano alcalde entre calada y calada.-Pero este es el menor de los problemas. Los tributos que nos exigen desde Ylisstol no paran de crecer, de seguir así no tardaremos mucho en morirnos de hambre. Y para colmo, los Emergidos se aproximan cada vez más a nuestras tierras. Por ahora no hemos tenido más que un par de escaramuzas con un par de exploradores suyos, pero temo que sólo haya sido una avanzadilla y que vengan más a por nosotros. Sabemos de sobra lo que hacen esas criaturas infernales con las tierras que toman y estamos asustados. Hemos enviado peticiones de ayuda a la capital, pero no hemos recibido respuesta aún. Temo que para cuando lleguen, sea demasiado tarde.

Virion comprendía los problemas que planteaba el anciano alcalde. Por un lado, la amenaza de los Emergidos había obligado al Sacro Reino a subir los impuestos a todo su territorio para poder hacer frente a los gastos de guerra necesarios para detener a esos monstruos. Un ejército cuesta de mantener y también necesita carne para alimentar. Por otro lado, sabía que la batalla principal contra los Emergidos se jugaba en las fronteras, que era donde estaba situado el grueso del ejército defendiendo a Ylisse. Por eso era natural que todavía no hubieran respondido a la llamada de socorro de Villaganado ¿qué importancia tienen un pequeño de granjas cuando hay tanto en juego? Virion soltó un suspiro.

-Mucho me temo que no puedo hacer nada con el tema de los tributos, y menos aún convencer a las nubes para que bendigan vuestros campos con lluvias abundantes.-exclamó el arquero con la cabeza baja, para luego alzarla de nuevo con gesto triunfal.-¡Pero sabed que vuestras plegarias con la cuestión de los Emergidos no han sido desoídas! ¡El final de esos monstruos infames que inundan vuestros campos está ya cerca!
-¡¿En serio?! ¡¿Significa eso que el ejército de Ylisse ha recibido nuestra petición de auxilio y viene a salvarnos?!-la emoción del anciano era tal que hasta se le había caído la pipa de la boca.
-¡Mucho mejor todavía! ¡Ha acudido a vuestro auxilio ni más ni menos que el Arquero de Arqueros! ¡El héroe definitivo! ¡El hombre cuyos bardos no paran de cantarle alabanzas, cuyas gestas perdurarán por siempre en la historia, cuyo valor y destreza no tienen competencia alguna en todos los rincones de los seis continentes conocidos! ¡Ese soy yo, Virion, miembro de los Custodios de Ylisse, a vuestro servicio!-y volvió a repetir la reverencia con la que se presentó al principio, solo que mucho más exagerada.

El anciano se quedó mudo por unos instantes, seguramente en estado de shock. Pero al cabo de unos segundos reaccionó cogiendo el bastón e intentando darle un golpe seco en la cabeza de Virion, quien logró esquivar el ataque a duras penas.

-¡Maldito imbécil! ¡Las cosas ya están demasiado jodidas aquí para que venga un gamberro nobletón a reírse en nuestra cara! ¡Lárgate o te doy tal somanta palos que no olvidarás en tu vida!-gritó agitando el bastón mientras se levantaba despacio, con los ojos inyectados en sangre.
-¡Tranquilícese, caballero! ¡Tranquilo!-gritó el arquero levantando la mano en son de paz mientras retrocedía varios pasos temeroso de que el anciano cumpliese con la amenaza.-Le doy mi solemne palabra de que no le estoy mintiendo ¡Estoy aquí para ayudarle contra los Emergidos, lo juro!

El anciano se detuvo y miró a los ojos a Virion. Soltó entonces un par de maldiciones mas que por decencia no reproduciré pero no atacó al arquero, sino que se agachó a recoger su pipa del suelo y se la metió de nuevo en la boca, sin preocuparse de limpiarla antes.

-¿Y qué se supone que tenemos que esperar de ti?-exclamó el anciano, mientras daba una calada más a la pipa que de alguna forma no se había apagado al caer al suelo.-Mírate. Eres un flacucho, no tienes músculos, no tienes nada. Cualquiera en el pueblo te daría mil vueltas en todo ¿y pretendes que me crea que tú sólo vas a vencer a un grupo de Emergidos?
-En ningún momento he dicho que fuese a luchar solo, y que fuese el único guerrero que vendrá hoy en ayuda de vuestra aldea.-expresó el arquero en tono calmado, y los ojos del anciano se volvieron a abrir como platos. Casi se cae la pipa por segunda vez.-En breves momentos acudirá también una valerosa y heroica jinete pegaso, quien acude también para defenestrar a tan viles siervos del mal que acosan vuestros hogares.

Esta vez, el alcalde no tardó tanto en reaccionar. Pero tampoco atacó. Simplemente se colocó la palma de su mano diestra en la frente, como si no diese crédito a lo que estaba escuchando.

-¿Dos niñatos de ciudad contra un grupo de salvajes Emergidos? Disculpa que no dé saltos de alegría.-dijo el anciano sentándose otra vez y dando sus últimas caladas a la pipa ya casi extinta.-Haber dicho que venías para tener una cita en el campo y habríamos terminado mucho antes. Al menos ya tengo una explicación para el ramo de flores que tienes atado a tu espalda.
-Una cuestión no contradice la otra, mi buen señor. Mas comprendo vuestro escepticismo. Permítame demostrarle en breve que mis palabras no son banales, acabando de una vez con los Emergidos que asolan tan hermosas tierras.

El alcalde no respondió. Se limitó a rellenar la pipa para continuar fumando, ignorando al arquero. Virion no dio importancia a aquello y levantó la mirada al cielo, esperando ver aparecer en cualquier momento a su querida Cynthia. Había sido idea de la jinete pegaso el que ambos acudieran a apoyar a aquel pueblo en peligro, y Virion jamás se negaba a una cita de una dama tan hermosa. Su corazón latía de impaciencia.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Sniper

Cargo :
Miembro de Los Custodios

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Arco de acero [3]
.

Support :
Pelleas
Ram

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3629


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¡A la defensa de Villaganado! [Privado Cynthia]

Mensaje por Cynthia el Lun Oct 23, 2017 4:34 pm

Hoy hacia un buen día en la aldea Villaganado, el sol brillaba, los pájaros cantaban… Como un día de calma que viene antes de la tormenta, donde la historia del héroe inicia, llevando una vida simple, tranquila, de paz, armonía y sin preocupaciones, antes de la llegada de los esbirros del Señor oscuro Grima que cambiaría su vida para siempre. El pueblo natal de nuestro héroe es destruido, la esperanza parece perdida, nuestro héroe debe tomar difícil tarea de huir para sobrevivir, embarcándose a un largo viaje para cumplir con la profecía del que es protagonista, ganando aliados en su camino, que lo ayudaran a derrotar algún día al villano de la historia.

Pero esta no es una típica historia sobre héroe que los niños pequeños suelen escuchar Mercado Modelo. Claro que no, se trata de los inicios de la futura heroína de Ylisse, la guerrera alada Cynthia. El capítulo de nuestra historia inicia en un bonito día normal, con Cynthia volando sobre su distinguido corcel alado Tornado, hacia lo que pronto sería una de sus más memorables batallas, hacia la aldea Villaganado, donde se reuniría con uno de sus admirables héroes, el miembro de los Custodios, arqueros de arqueros, el famoso, inolvidable y bien conocido Virion.

Cynthia llegaría puntual al lugar de reunión, en la Plaza Central que sería nombrada de manera apropiada (por nuestro estimado narrador) como Plaza Única, ¿por qué? ¡Porque era la única plaza del pueblo! La aldea en cuestión no era más que un puñado de granjas separadas bastantes las unas de las otras y la Plaza Central tendría sólo tres edificios: el ayuntamiento, un templo de Naga bastante rudimentario y una Casa de Correos para enviarse correspondencia.

- ¡Oh! ¿Ese de ahí no es Virion?- Su ojo vigilante, reconocería el cabello azul de su afamado héroe desde las alturas-  Hehe… ¡Que puntual! ¡No podía esperar menos de un miembro de los custodios! Vamos a saludarlo con una de nuestras maniobras heroicas antes del combato. Como lo practicamos, Tornado

Dio unas ligeras y suaves palmadas al cuello del equino, procediendo ella a dar una gran entrada enfrente de Virion y al anciano con pipa que lo acompañaba, haciendo que su compañero alado realizara un aterrizaje elegante y vistoso, levantando un poco la arena del suelo.

- ¡Saludos, Virion! Luces muy heróico el día de hoy- Comentó la joven con una gran sonrisa, bajando del pegaso para saludar- ¿Estás listo para combatir emergidos? ¡Yo estoy muy emocionada! No puedo esperar a ver tus habilidades de combate y de ayudar a la gente de Villaganado

Era natural que Cynthia estuviese emocionada, pues esta sería su primera vez combatiendo emergidos dentro de los territorios de Ylisse, y ya estaba sintiéndose más cerca de su sueño de convertirse en la heroína de alguien.

OFF ROL:
Disculpa la tardanza Virion, estuve tan distraida con el fin del capitulo 1 y la creación de un cuarto personaje, que descuide un poco a Cynthia y ahora que estoy mas libre estoy volviendo a rolear con ella.

Me hizo gracia tu post, estoy esperando a saber como reaccionará el hombre de la pipa ahora con la llegada de Cynthia xD
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Caballero en entrenamiento

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
Lanza de madera [1]
Lanza de madera [1]
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1116


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¡A la defensa de Villaganado! [Privado Cynthia]

Mensaje por Virion el Sáb Nov 18, 2017 12:06 pm

Como si acabase de dar una señal, nada más terminar de hablar con el alcalde y elevar su mirada al cielo, nuestro bravo y heroico, además de infinitamente guapo arquero vio como un bello pegaso blanco sobrevolaba los cielos con gracia, para acercarse a la “Plaza Única” y empezar su suave y elegante descenso en mitad de la misma, levantando un poco de polvo de tierra mientras agitaba sus alas antes de tocar suelo con sus patas.

Cuando el polvo se hubo disipado, el arquero y el alcalde se acercaron a la joven muchacha que descendía con sencillez del pegaso y saludaba a Virion. Éste tardó un par de segundos en responder, concentrado en observar el juvenil y adorable cuerpo de Cynthia, siendo aquella la primera vez que la contemplaba con vestimenta adecuada para la batalla ¡Qué hermosa era! ¡Como una auténtica valkiria que descendía de los cielos para dar el reposo eterno a cualquier enemigo que se cruzase en el campo de la batalla! ¡Qué maravilla!

-¡Greetings, mi estimada Cynthia! Te agradezco mucho tus muy acertadas palabras sobre mi noble y valerosa persona. Dejadme deciros a vos que no sólo aparecéis muy heroica también, sino radiante, bella y valerosamente espectacular.-dijo para luego hincar la rodilla y hacerle una reverencia a la joven jinete, para ofrecerle el ramo de flores que tenía preparado para ella.-Toma, Cynthia. Un regalo para expresar mi aprecio por tu desinteresada voluntad de socorrer a los humildes en peligro de los nauseabundos Emergidos.

Mientras tanto, el alcalde mantenía cierta distancia, frotándose la sien con una mano, como preguntándose qué es lo que estaba viendo. Sin embargo, sus ojos se desviaban de vez en cuando en dirección al alado podenco, que descansaba tranquilamente después del viaje que se había dado para llegar a la aldea.

-Un pijo blandengue y una chiquilla… Estáis locos si de verdad creéis que podéis derrotar a los Emergidos que nos acosan vosotros dos solos.-dijo el alcalde tomando una calada de su pipa una vez terminados los saludos entre Cynthia y Virion.-Si queríais un sitio íntimo en el campo para vuestra cita, hay sitios mucho más seguros. Os puedo recomendar unos cuantos, lo suficientemente lejos de aquí para que dejéis de molestar.
-Mi valerosa Cynthia, tengo el grato honor de presentarte al alcalde de Villaganado.-dijo el arquero a la jinete pegaso, ignorando la pulla que había lanzado este último como si no hubiese dicho nada.-Antes de que llegaras me ha estado contando de las duras tribulaciones que acontecen en esta acogedora villa. Parece ser que hemos llegado en el mejor momento, pues este lugar necesita héroes desesperadamente.
-No sé qué son “tribulaciones”, pero las cosas aquí están hechas mierda. Tenemos a los Emergidos encima, lo que necesitamos es un batallón de soldados, no un pijo que no sabe lo que es trabajar y una niña que acaba de empezar a ver mundo.-espetó sin disimular las nulas esperanzas que tenía puestas en ambos guerreros de Ylisse.

Sin embargo, después de decir eso no pudo reprimirse más y empezó a caminar hacia el pegaso, al cual no podía quitarle el ojo. Lo estuvo mirando de arriba abajo y hasta extendió el brazo para acariciarlo, pero luego se contuvo a mitad de camino.

-Hacía años que no veía un pegaso, y menos un ejemplar como este. Cuando era niño, había una granja especial para criarlos, a pocas millas de aquí. La acabaron cerrando, y trasladaron los animales a la capital. Siempre me han parecido unos seres hermosos.-la nostalgia ante aquellos recuerdos era más que evidente no sólo en sus palabras, sino en el brillo de sus ojos al ver al pegaso de Cynthia.-Puedo ver que es un animal de primera, y que al menos sabes cómo cuidarlo ¿puedo saber si tiene nombre? ¡Oh! Yo me llamo Mot Dillbabom.-se presentó el anciano alcalde, tras darse cuenta de que todavía no nos había dicho su nombre.

Virion dejó espacio para que el alcalde pudiera observar mejor al pegaso y pudiera hablar mejor con Cynthia sobre el equino alado. El arquero confesaba que no sabía mucho de los pegasi. Sabía derribarlos, como también sabía derribar wyverns y otras criaturas voladoras, pero no tenía idea de cómo criarlas y cuidarlas. Se imaginaba que no sería muy diferente a cuidar un caballo, pero con algunos evidentes cuidados extra. Igualmente, Virion también tenía bastante respeto por esas criaturas. Animales lo suficientemente inteligentes como para amar a las mujeres hasta tal punto que sólo se dejaban montar por ellas, demostraba que no pensaban de manera muy distinta al arquero.

-Podríamos pasarnos días enteros contemplando la belleza del equino compañero de mi queridísima Cynthia, pero mucho me temo que los Emergidos no nos van a esperar.-interrumpió el arquero cuando consideró que el alcalde ya había pasado suficiente tiempo observando al animal.-Díganos en qué zona tuvo lugar el último avistamiento de esas criaturas, y nosotros haremos el resto, para gloria y alegría de Villaganado.

El alcalde apretó el bastón con fuerza, claramente molesto de ser interrumpido. Pero al final simplemente soltó un par de caladas de su pipa y se volvió hacia el arquero con la mirada algo cansada.

-Fue hace dos días, a cuatro millas al norte, en la Granja de los Markys. Si seguís el vericueto, en una hora llegáis andando. La familia quemó los cadáveres de esas criaturas, junto con las vacas que esos monstruos mataron en su incursión. El montón de ceniza os indicará el punto. La familia estará cuidando a los animales, andan asustados así que no les toquéis mucho los huevos.-expresó el alcalde con los brazos cruzados a ambos, para luego fijar su mirada en exclusiva en el arquero.-Te hago responsable de lo que le pase al animal y la chiquilla, pijo de ciudad. Si les ocurre algo por tu culpa, más te vale no volver nunca por aquí.-dijo golpeando el suelo con su bastón. El mensaje había quedado bien claro.
-No tenéis nada que temer, mi señor Dillbabom. No sólo regresaremos todos de una pieza, sino triunfantes y vencedores tras salvar a vuestro precioso pueblo de la amenaza Emergida. Muchas gracias por toda su ayuda ofrecida.-respondió el arquero, haciendo una reverencia de despedida al alcalde.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Sniper

Cargo :
Miembro de Los Custodios

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Arco de acero [3]
.

Support :
Pelleas
Ram

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3629


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¡A la defensa de Villaganado! [Privado Cynthia]

Mensaje por Cynthia el Lun Sep 03, 2018 9:45 am

Escuchar los halagos del joven y apuesto arquero Virion hicieron que a nuestra joven aprendiz a caballero pegaso se le inflara el pecho de orgullo. Una sonrisa alegre no tardó en aparecer en el rostro de Cynthia en cuanto ella pudo notar que sus entradas heroicas habían causado una buena impresión y que tal esfuerzo era recompensado con un ramo de flores regalado por su arquero favorito.

- D’aww… ¡Gracias Virion, que lindo de tu parte!- Agradeció ella, recibiendo gustosamente el regalo que le habían preparado para la ocasión, deteniéndose por un momento a olerlas justo antes de darse cuenta de algo muy importante. Levanto la mirada y observo al arquero- ¡Jo! ¡Pero yo no traje ningún regalo! Realmente lo siento Virion, debí traerte algo. Por favor no piense que no te aprecio yo también, es un gran honor para poder combatir junto con un miembro de los Custodios…- Expreso Cynthia con leve preocupación y apremio debido a la culpabilidad- …Prometo que te recompensare luego de que hayamos terminado con esos emergidos, ¿puedes esperar hasta entonces?

En ese momento, la voz de un hombre de mediana edad interrumpió la conversación que ambos tenían, tomando una calada de su pipa tras soltar un par de ofensas a la pareja. Cynthia se volteó a ver aquel hombre grosero con cierta sorpresa, sintiéndose un poco ofendida por la falta de fe que tenía hacia ellos y su actitud de anciano cascarrabias.

- ¿Uh? ¿Cita?- Pregunto la joven heroína, sin conocer de dónde había sacado esa idea y el por qué aquel hombre les estaba reganando- ¿A quién le dices “pijo blandengue”? ¿Acaso usted se ha visto en un espejo?- La joven heroína no pretendía ofender de aquella forma, pero lamentablemente se había dejado llevar un poco por su temperamento y las palabras del anciano. Tras darse cuenta de su error y que el arquero de arqueros los presentara, rectifico un poco su actitud hacia el alcalde de Villaganado y luego adopto una actitud más seria y determinada- Ya veo… No se preocupe señor alcalde, nosotros hemos viajado hasta aquí con las mejores intenciones. La valerosa caballero Cynthia y el magnífico Virion se encargaran personalmente de esos emergidos que los estén molestando.

Aun después de su gran actuación, el alcalde de Villaganado todavía presentaba dudas y no disimulaba sus nulas esperanzas hacia ambos guerreros de Ylisse. Sin embargo, después de dar su opinión al respecto, este camino hacia donde estaba el pegaso de la guerrera y extendió su brazo para acariciarlo.

- ¡E-espere!- Intervino Cynthia, mientras se acercaba entonces a la montura y se colocaba en medio para evitar un posible conflicto- A él no le gusta que otras personas lo toquen…- Expreso rápidamente, antes de que el alcalde cambiara de opinión con respecto a acariciar al pegaso.

Tornado permaneció ligeramente serio, mirándolos a ambos, en especial al alcalde de Villa Única, sin hacer mayores movimientos más que mover las orejas para expresar su comportamiento hostil y protector después de ver el acercamiento y comportamiento del anciano hacia su jinete, dando un par de pasos hacia atrás, algunos azotes con la cola y arrugando la frente cuando Cynthia se percató de lo que tenía planeado para desquitarse.

- Oh, ya veo. Que genial- Asintió Cynthia mientras atendía a las palabras del hombre y se colocaba al lado del pegaso para darle algunas caricias para intentar calmarlo- Mucho gusto, señor Diallbamon- Pronunció de manera pausada sin poder captar la pronunciación del apellido en primera instancia-  Este es mi compañero Tornado. También le da gusto conocerle- Luego de decir eso, el pegaso soltó un bufido enfadado en respuesta negativa al comentario de la muchacha y caminó hacia un lado para poder alejarse como si ya no tuviera ganas de continuar escuchándolos- Uh… Espere un momento…

Cynthia le hizo un par de señas disimuladas a Virion para se acercara a hablar con el alcalde, y tras la breve interrupción que realizó arquero, aprovechó para escabullirse para buscar al orgulloso animal.

- Tornado, compórtate, venimos a ayudar a este hombre.” Le intentó comunicar al equino entre susurros, dando pasos amplios para poder tener un rápido acercamiento a su compañero y lo observaba cara a cara muy seriamente- Un héroe debe dar todo lo que tiene para enfrentarse al mal, ayudar a cualquiera que necesite ayuda y siempre verse bien, ¿ya lo olvidaste? - El equino soltó otro bufido- Aww vamos… ¿Puedes hacerlo por mí? ¿Por favor? ¿Sí?

Tornado miró por un momento a su jinete y cedió a sus palabras poco antes que el arquero se despidiera del alcalde.

- ¡Genial, gracias!- Agradeció Cynthia mientras sonria muy complacida por la decisión del equino, y se coloco en posición para montar sobre su lomo después de eso- ¡Daremos todo lo que tenemos! ¡No cederemos, no vacilaremos. Lucharemos y liberaremos esta aldea de la plaga emergida que los acecha!- La joven caballero pegaso alzó su lanza con énfasis y entusiasmo antes de prepararse para partir a los cielos cuando el arquero estuviese listo.

OFF ROL:
Lamento haber procrastinado tanto este tema (la verdad es que no esperaba tardarme tanto tiempo), pero ya estoy lista para que siga adelante uwu
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Caballero en entrenamiento

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
Lanza de madera [1]
Lanza de madera [1]
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1116


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¡A la defensa de Villaganado! [Privado Cynthia]

Mensaje por Virion el Lun Sep 10, 2018 7:08 pm

Pocas cosas hay más valiosas en la vida, que tener en frente a una mujer prometiéndote que te va a hacer un regalo. Cuando la valerosa Cynthia le dijo al Arquero de Arqueros que una vez terminada su misión contra los Emergidos, tendría un regalo de su parte, el corazón de Virion se aceleró enormemente. Poco importaba para el ex duque en qué consistiera el regalo. Podría ser hasta boñiga de Tornado. Pero era un regalo de una bonita, valiente, jovial y fantástica dama hacia él. Un detalle semejante, hacía que a Virion le entrasen ganas de llorar de felicidad.

-No tienes por qué molestarte, solo he cumplido mi deber como galán caballero que soy.-mintió el arquero, motivado a acabar cuanto antes la misión para saber qué sorpresa le daría Cynthia.

Al principio, hubo cierta tensión entre el alcalde y la heroína de la justicia. Cynthia no tenía la paciencia y diligencia para soportar los insultos que les dedicara el anciano a ambos. Y no tardó en responder sin cortarse la lengua. Pero la situación se tranquilizó cuando el alcalde centró su atención en el caballo alado.

De hecho, los intentos de Cynthia para convencer a Tornado de que se dejase acariciar por el señor Dillbabom fueron bastante entrañables a ojos del arquero. El animal no parecía que le gustase que le tocasen extraños, o al menos, que le tocasen personas de género masculino. Virion se preguntó si le costaría también a él ganarse la confianza del equino volador. Se imaginó al caballo como el padre celoso que vela por el cuidado de su niña, la imagen mental resultaba graciosa.

El arquero se despidió del alcalde y empezó a caminar guiando el camino. Nunca había estado en esa aldea, pero el camino estaba bastante claro como para marchar confiado. O al menos, lo estaba los primeros cinco minutos. Luego se apretujaba hasta un minúsculo sendero estrecho por el cual ya era difícil caminar con una persona, no digamos un caballo. Le sorprendió que en un pueblo ganadero como aquel, los senderos no fueran más amplios ¿por qué caminos marcharían las vacas y el resto de los animales? Dudaba que fuera por ahí.

El caso es que de no ser por la aguda visión del arquero, fácilmente podrían haberse perdido. Pero Virion, no sin dificultades, logró ir acertando por donde tenían que ir marchando. Lo cierto es que los Markys bien que podrían haber puesto un letrero o dos señalizando el camino, pero pensándolo dos veces ¿quién diablos visitaba esas granjas?

-¿Te he contado la vez que defendí una colina yo solo contra un grupo de Emergidos? ¡Estaba mano a mano, luchando con el mismísimo príncipe Chrom! Mas el pobre fue derribado por una jabalina enemiga y cayó inconsciente. Tuve que aguantar la posición hasta que llegaron los refuerzos, disparando contra todos los que se acercaban, asegurando que nadie se acercase por ningún flanco. Los Emergidos eran astutos, y trataban de rodearme, pero yo lo soy más. Podía intuir sus planes y me anticipaba a sus movimientos, y al final caían como moscas. Sí, salvé la vida del príncipe, pero el pobre no se acuerda, porque el golpe le hizo olvidar los momentos de la batalla. Tampoco es que me importe, no necesito gloria ni honores, servir a Ylisse es un deber sagrado, que hago con completo desinterés.-Estas y otras muchas historias inventadas iba contando el arquero a Cynthia para pasar el rato mientras llegaban a la granja donde comenzarían su primera investigación. Innecesario queda decir que a Virion le encanta oírse hablar, y más si es de sí mismo.

Al final llegaron a su destino. No hizo falta entrar en la granja. El arquero veía las vallas y el cerco que marcaba el perímetro de la misma, pero su objetivo estaba fuera de las mismas. Eran los cadáveres quemados de los Emergidos, que la familia de granjeros habría arrojado fuera de la granja por temor a lo que pudiera pasar si los dejaba dentro. El fuego había acabado con la carne podrida, por lo que no olía tan mal. Igualmente, Virion se puso un pañuelo en la nariz tras pasarle otro a su querida Cynthia.

Que los cadáveres estuvieran fuera de la granja era una ventaja, pues le permitía al arquero investigar sin tener que pedir permiso o molestar. Viendo la reacción del alcalde, se imaginó que el resto de los aldeanos de Villaganado tampoco estarían muy emocionados de tener a ellos dos husmeando por ahí. Aunque claro, también había la posibilidad de que entre los aldeanos hubiera alguna granjera de buen ver y conversar. Bueno, ya habría otra ocasión, hoy estaba con su querida Cynthia, y era a ella a la que iba a prestar atención.

-Fíjate, Cynthia. De los Emergidos solo quedan los huesos, parte de sus armaduras y sus armas rotas. Los blasones de sus armaduras son de Renais, país de Magvel. Lo sé porque ya me he enfrentado a varios con ese mismo disfraz en el pasado. Por lo que quedan de sus armas, parece que eran lanceros. Es extraño, normalmente cuando hacen incursiones pequeñas recurren a soldados más móviles, como espadachines o exploradores. Estos Emergidos son más propios de extensos campos de batalla, no de asaltos a granjas solitarias en medio de la nada.-la mayoría de las acciones de los Emergidos seguían siendo un misterio, pero Virion era consciente de que había lógica en ellos. No eran idiotas e inconscientes, e incluso eran decentes trazando estrategias. Debía haber alguna razón a aquello.

El arquero no quería marchar a ciegas. Quería saber contra qué realmente se estaba enfrentando. Eso le obligaba a cambiar los planes. Se dirigió hacia la su amada jinete pegaso.

-Cynthia, necesito que sobrevueles la zona para ver si eres capaz de descubrir a alguno de estos Emergidos. Ten cuidado, sé que con lo valiente y fuerte que eres, puedes hacer frente a la inmensa mayoría tú sola, pero no sabemos si tienen arqueros y no debemos correr riesgos inútiles. Si ves algo, regresa aquí inmediatamente. Yo mientras iré a la granja a preguntar a los Markys qué es lo que ha pasado exactamente.-sí, al final iba a tener que entrar en la granja y hacer preguntas. Deseaba que los granjeros fuesen más abiertos y amables que el alcalde, pero no las tenía nada consigo. Y esta vez no tendría a la bella Cynthia haciéndole compañía.

Todo fuera por el cumplimiento de la misión, y la recompensa amorosa que vendría después.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Sniper

Cargo :
Miembro de Los Custodios

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
Arco de acero [3]
.

Support :
Pelleas
Ram

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3629


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¡A la defensa de Villaganado! [Privado Cynthia]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.