Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Ches el Vie Sep 15, 2017 12:01 pm

Ya llevaban varios días en altamar y se habían acostumbrado a las tareas que les correspondían. Era una rutina sencilla, levantarse a preparar y servir el pobre desayuno que repartían, ayudar con lo que el cocinero, Ron, se le ocurriera sería el almuerzo. Si terminaban pronto tendrían un tiempo libre antes de servirlo, luego no tendrían nada que hacer hasta media tarde donde deberían repartir una pobre merienda y comenzar los preparativos de la cena.
Entre tanto, Ron desaparecía, o lo dejaba solos en la cocina a cargo de alguna tarea. Dónde iba era un misterio, no siempre regresaba en las mejores condiciones, más nunca se quejaba ni decía nada al respecto y a la mínima mención del asunto cambiaba de tema largándoles algún otro labor nuevo. Así que era mejor no preguntar. La curiosidad no valía el esfuerzo.

Ches por su parte se había acostumbrado a molestar a Kmone de forma diaria y abusar de su bondad y buena fe siempre que podía. Morderlo, robarle comida, usarlo de banco, llévame, tráeme, usarlo de manta, que haga esto, que haga aquello. Con cuidado de no volver a pisar el margen de la última vez, retirándose de manera inconsciente siempre que lo notaba cercano. Como en ese preciso momento.

Estaban en su receso, en un rincón de la cubierta superior contra la baranda de borda. Fuera del paso de los marineros que iban de aquí para allá revisando cuerdas, atando y desatando y verificando las velas entre otras cosas de marineros y manejo de barcos.
Sentados en el suelo, Ches se había acurrucado entre las piernas cruzadas del albino y se entretenía trenzándole pequeños mechones de pelo uno tras otro, mientras disfrutaban del sol, la suave brisa marina y el arrullo de las olas al chocar contra el casco. - Aún tenemos que ir a buscar los costales de papas a la bodega antes de regresar a la cocina para la merienda. - Fue al terminar la quinta trenza que recordó y comentó, desviando la vista de los cabellos del chico para dirigirla a su rostro. De repente notó que estaba cerca, y fue consciente de cuán cerca se encontraban el uno del otro, sus labios. - JAJAJAJAJA - Sintió sus latidos acelerarse y el calor subir a su rostro, y sin saber qué más hacer rió y revolvió con brusquedad los cabellos del albino usando esa acción de excusa para crear cierta distancia antes de continuar con las trencitas. No quería dejar el lugar tan comodo en el que se había acomodado, por más incómodo que este se hubiera vuelto.


Última edición por Ches el Jue Sep 21, 2017 6:42 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
232


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Kmone el Vie Sep 15, 2017 9:11 pm

Los días siguientes fueron tranquilos, nadie amenazó con tirarlos por la borda y no perdieron ni una sola comida, Ches no era más molestas que lo normal, lo único que cambiaba ahora era que estaba todo el día con ella, a veces se generaban situaciones extrañas y Kmone terminaba sonrojado o molesto, por supuesto esa molestia no duraba demasiado, no podía enojarse porque la joven de cabellos verdes le diera cariño, si, lo hacía para molestarlo pero no estaba nada mal, el albino empezaba a acostumbrarse a ello poco a poco aunque debía admitir que cuando Ches se alejaba de él todo se sentía demasiado extraño por al menos unos segundos.

La había complacido en todo, siempre sonriendo, excepto claro cuando se sonrojaba en esos momentos se cubría hasta la nariz con la bufanda. Ella tenía la ventaja de que Kmone no pudiera enojarse con ella o darse cuenta de que se aprovecahaba de él en algunas ocaciones, estaba enamorado y apreciaba las caricias de la dama más allá de todo lo molesto.

Ese día la había complacido bastante, Kmone estaba felíz y tenían mucho tiempo libre, era un poco extraña la situación en la que se encontraban en ese momento pero eso no quitaba lo agradable, el albino miraba a Ches a los ojos ignorando lo que le hacía a su cabello ya que no sería difícil de deshacer. Cuando estuvieron los dos con las caras enfrentadas y muy cerca el uno del otro Kmone suspiró, se había sonrojado un poco pero no había borrado su sonrisa hasta que la joven de cabello verde se alejó. -Ya basta... Te lo he dicho varias veces Ches... Como sea...- Bajó la mirada. -A veces no se que hacer y es un alivio que te alejes porque no se que hacer... Otras veces es abrumador.- Suspiró. -Mmmm... Y si...- Kmone levantó la mirada hacia Ches y, por primera vez era él quien sonreía pícaramente, se levantó y pasó las manos por el pelo para deshacer las trenzas que le había hecho la joven, luego la tomó de la mano y empezó a caminar sin dejar de mirarla en ningún momento, al principio caminó hacia atrás y después continuó caminando junto a Ches tomándola de la mano. -No se si puedo compensarte pero quiero... Pasar un tiempo a solas.- Su idea era guiñarle el ojo pero terminó sonrojándose, no sabía bien en qué terminaría todo, solo que hace algunos días quería besar a Ches pero ella siempre terminaba alejándose de él o directamente no se daba la oportunidad, era un motivo estúpido si pero la mente de Kmone estaba tan ocupada con la joven que ni siquiera se daba cuenta de lo que sucedía a su alrededor.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
133


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Ches el Jue Sep 21, 2017 1:43 pm

No supo qué responder a las palabras del albino aparte de terminar la trenza que tenía entre manos y girarse para ver hacia otro lado sin enfrentarse al chico. ¿Tal vez se había pasado con sus bromas en los últimos días hasta el punto de hacerlo enojar?
Cuando este se levantó ella hizo lo mismo y lo siguió, extrañada por su repentino comportamiento. Últimamente se lo veía más contento y menos pesimista que cuando lo conoció, pero era la primera vez que lo veía tan alegre… Con ese tipo de alegría que indicaba que planeaba algo.

En un principio no supo si debía asustarse y ser precavida. Una cosa era ella molestando a la gente y otra muy diferente era ser la victima de las molestias. Ya había intercambiado demasiadas travesuras con sus hermanos como para tener una buena idea de que era lo más leve a los más grave de cosas que podía estar planeando el otro. Aunque dudaba que llegara hasta el punto de tirarla por la borda, eso sólo podía llegar a hacerlo Lex siempre que Cadoc estuviera cerca con una cuerda.

- Jajaja - No sabía qué esperar y por eso rió al escuchar las palabras del chico, había pasado por alto la posibilidad de lo que insinuaba y no sabía cómo reaccionar a ello. - Pues entonces… ¿Deberíamos ir a buscar esos costales de papa a la… solitaria bodega? - Sugirió nerviosa, compartiendo ahora una sonrisa cómplice con el albino, al igual que el sonrojo. - Pero no tenías por qué haberte deshecho las trenzas, quedaban lindas. - Se quejó en un intento de contrarrestar su inquietud mientras, sin soltarle la mano, se abrazó al brazo de Kmone y recostó su cabeza contra su hombro.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
232


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Kmone el Jue Sep 21, 2017 2:59 pm

-S-si a la... Solitaria... Bodega de papas.- Rió una vez más algo sonrojado. -Si tenía que deshacerlas, eran algo raras... Como sea... Me gusta mi pelo así aunque quizás me lo deba cortar ya está bastante largo je je.- Intentó reír pero de repente la joven de cabellos verdes se le pegó al cuerpo, en ese momento el albino desvió la mirada y sonrió aunque su sonrisa estaba cubierta por la bufanda.

Cerca de la cocina había una puerta que bajaba hasta la bodega donde tenían las papas, las escaleras estaban apenas iluminadas por la luz del día, luego de bajar varios escalones llegaron a un lugar con puerta de hierro, una puerta que tenía una palanca que se giraba para abrirla, por supuesto solo podía abrirse desde afuera por lo que el albino tuvo cuidado de cuando entraron no se cerrara la puerta. -Bue... Bueno... Estamos en la... Solitaria... Bodega.- Tragó algo de saliva y continuó caminando hasta cerca de una ventana para que pudieran ver algocy no estar completamente a oscuras, en ese momento se separó un poco de Ches tomando solamente las manos, ambas manos y mirándola a los ojos.

-Eh... Ches... Yo...- Con una mano se quitó la bufanda y la arrojó a una pila de costales de papas vacíos apilados, luego volvió a tomarle las manos a Ches. -Me gustas... Ya... Ya lo dije... Es muy divertido estar contigo casi siempre y ya no estoy solo...- Kmone estaba cada vez más colorado y su corazón empezó a latir fuertemente. -Creo que... Ya no tengo nada que decir.- Soltó las manos de Ches para colocar ambas manos a los costados del vientre de la joven peli-verde y después abrazarla quedando mirando sus ojos muy de cerca, con sus labios muy próximos a los de ella, el corazón del albino latía cada vez más fuerte, no entenía por qué, ya había hecho eso por qué cada vez que intentaba besarla parecía que se iba a morir y luego de besarla se sentía bien, no tardó tanto como la última vez en besarla y, esta vez no empezó con un simple roce, primero besó sus labios, luego abrió sus labios levemente y los cerró sobre el labio inferior de Ches. Para ese momento Kmone sentía una cantidad de emociones, las más notorias eran nervios y alegría. Después empezó a introducir su lengua dentro de la boca de Ches para jugar con la lengua de ella, lo mismo que había hecho antes pero esta vez teniendo en cuenta alguno de los movimientos que la dama había usado con él que, de alguna forma lo habían estimulado bastante.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
133


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Ches el Jue Sep 21, 2017 6:42 pm

Lo siguió a Kmone hasta la bodega cercana a la cocina que usaban de despensa y dónde se almacenaban todas las provisiones para el viaje. Nadie iba allí. Nadie pasaba por allí. Sólo ellos y el cocinero cuando hacía falta.
- Jaja, sí. La solitaria bodega. - Le sonrió sin saber bien qué hacer en esos momentos… A excepción de maldecir ese maldito suspenso que el albino era tan bueno creando. ¿Por qué callaba y se quedaba mirándola con esa expresión? ¿Qué iba a decir? Y al fin habló.
Para luego besarla antes de que pudiera contestarle.

Atrapada como había quedado entre los brazos del albino, posó sus manos en su pecho y esperó expectante por el roce de labios. Al que correspondió lo mejor que pudo. Esta vez podía sentir cómo Kmone parecía estar más entusiasmado que en los besos anteriores, más efusivo.
Cuando el albino finalizó el beso, Ches soltó un leve quejido frustrada por el cese de aquella sensación tan placentera y, bajando la vista, se llevó una mano a sus labios mientras se los relamía respirando agitada. No solo sentía su propio corazón acelerado, sino también el del albino a través de su otra mano que aún reposaba en su pecho.

- Si, al fin lo dijiste. - Murmuró luego de un rato de silencio en respuesta a la confesión previa. Volviendo a posar ambas palmas sobre el chico y sonriendo alzó la vista para encontrarse con la mirada de él. - Bueno… Por lo menos al fin me lo dijiste. Ya se lo habías gritado al loco en Jehanna si no mal recuerdo. - Le reprochó entre risas y le dejó un beso en la mejilla antes de ponerse de puntillas para llegar a su oreja. - También me gustas, estoy cómoda y segura en tu compañía y no tengo que forzar mis sonrisas. - Susurró y se acercó un poco más para mordisquearle el lóbulo. - Ese beso es todo lo que querías hacer? Un tiempo a solas es muy corto para un solo beso… - Comentó luego y comenzó a besar su cuello, bajando por él hasta llegar a su pecho y detenerse con risas. - Tu chaleco sí que es cómodo para esto ¿Eh? - Se burló y aprovechó la abertura de la prenda para bajar sus manos hasta las caderas del albino, recorriendo con ellas todo su torso antes de colarlas bajo la tela y descansarlas allí.
Los nervios la carcomían y una parte de ella aún quería salir corriendo de allí, pero ya había soportado esa sensación lo suficiente como para no haberse acostumbrado a ella.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
232


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Kmone el Jue Sep 21, 2017 9:15 pm

Probablemente aquel beso era el beso más largo que había tenido el albino en toda su vida, tuvo que terminarlo al final porque necesitaba respirar un poco, al escuchar el quejido de Ches, Kmone no pudo hacer más que soltar una risa nerviosa. Se hizo un breve silencio incomodo hasta que Ches finalmente hablo, al oír sus palabras el albino sintió una gran cantidad de emociones que no podía explicar, por alguna extraña razón se sintió alegre de haberlo escuchado, también sentía miedo porque no era una "respuesta" por parte de la joven peli-verde.

Al oír las siguientes palabras de Ches, el albino abrió los ojos grandes y se sonrojo, no recordaba aquel hecho, no recordaba que había dicho lo que sentía por ella en frente de ella, quizás por la situación en que se encontraron en ese momento o quizás fue porque Kmone evitar pensar en esos momentos en los que se enoja demasiado. De todas formas no tuvo tiempo de pensar en ello porque un beso en su mejilla le provocó una gran sonrisa, una sonrisa que la "respuesta" de Ches aumento y provocó que Kmone la abrace tan fuerte como podría sin apretarla demasiado contra su chaleco, luego dejo de acercarla hacia el con fuerza para que pudiera continuar haciéndole caricias. Kmone empezaba a entender a qué se refería Ches, le daba un poco de miedo pero no importaba, había pasado mucho tiempo desde aquel horrible día en ese horrible barco, debía superar su miedo y además, no estaba por admitir que solo la había llevado ahí por un beso, le daría motivos a Ches para burlarse después aunque de todos modos se burlaría de una u otra manera porque es Ches.

-No.- Susurro nervioso, de repente su corazón se aceleró aún más. -Espera... Esto molesta.- Dio unos pasos para atrás y se quitó el chaleco y la chaqueta dejándolos caer al suelo, la armadura de Kmone era pesada y al golpear el suelo hizo un gran ruido seco en el suelo que retumbó en todo el lugar, pero no importaba, estaban lo siguiente me te abajo como para que nadie escuchara.

-Ya... Puedes volver a poner tus manos donde estaban.- El corazón del albino empezó a calmarse poco a poco, puso una de sus manos en el rostro de la dama y luego la llevó hasta su cabello para desatarlo que que quedase como a él le gustaba. -Mejor sin trenzas.- Dijo guiñando un ojo al terminar la oración. -Yyyyy...- Su corazón se aceleró una vez más, si, estaba por hacer eso, si estaba por tentar a observar los senos de Ches una vez más pero ahora no podía huir, no podía borrar su sonrisa y no lo haría ya que no tenía motivos para tener, Ches no era Khigu, no era tan salvaje y definitivamente Ches era mucho más linda.

Con la misma mano que había desatado el pelo de ella, la llevo haya el nudo de la remera de Ches y lo tiro lentamente hacia abajo para desatarlo. -Esto estorba l igual que mi... Mi chaleco. ¿No lo... Crees?- No solo su corazón estaba a punto de salir de su cuerpo sino que la respiración del albino empezó a agitarse un poco peor no demasiado.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
133


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Ches el Sáb Sep 23, 2017 3:42 pm

¿No, qué? Estuvo al borde de enfadarse cuando Kmone la detuvo. ¿A qué se refería con “no”? Pero soltó una suave risa cuando continuó con sus palabras y lo vio quitarse las prendas. Por un momento pensó en desviar la vista pero ¿Para qué? Ni que fuera algo que ella no haya visto antes, ni que dejara ver mucho más de lo que mostraba antes.
Devolvió sus manos a las caderas del albino y estaba pensando cómo expresar su siguiente maldad cuando él le acarició la mejilla y le desató el cabello, haciendo que Ches postergara su comentario inicial por una sonrisa pícara. - Jejeeeh mentirosooo, habías dicho que te gustaba de cualquier forma~ - Bromeó refiriéndose a su peinado, sacudiendo un poco su cabeza para sacudir su pelo y dejar que se acomodara deshaciendo cualquier rastro del trenzado. Pero la sonrisa no le duró mucho cuando se dio cuenta de las intenciones del albino y una nueva oleada de nervios la atacó al recordar que lo que planeaba hacer implicaba aquello y muchas otras cosas más.

- Pues… Sí que molesta… ¿No? - Afirmó las palabras del chico y sin detenerse a pensarlo siquiera, a esta altura darle vueltas no tenía más sentido que para empeorar sus nervios, alzó sus manos para desabrocharse la máscara que llevaba colgada al cuello, tirarla a un costado al igual que había hecho él con su ropa, y volver a alzarlas tras su cuello para deshacer el nudo alto de su remera. La prenda cayó junto al resto y Ches volvió a posar sus manos sobre las caderas del albino, esta vez sujetándolo con algo de fuerza. Si no lo hacía sentía que saldría corriendo en cualquier momento.
- ¿No prefieres que… que ponga mis manos en… en otro lado? - Casi se muerde la lengua varias veces al hablar mientras intentaba bajarlas un poco hasta infiltrar sus dedos bajos los pantalones ajenos. Pero sólo llego a tocar el borde de la tela antes de respirar hondo, suspirar y agregar con palabras atropelladas. - Porque yo estoy bastante segura de que si no me abrazas ahora, fuerte, voy a salir corriendo. - Le advirtió desviando la mirada de la de su compañero para mirar hacia cualquier otro lado que no sea él. Lo que se le hacía difícil estando ambos tan cerca.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
232


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Kmone el Dom Sep 24, 2017 6:14 am

Kmone río al escuchar a Ches, era cierto, le gustaba D ecualquier forma porque la joven de cabellos verdes, a los ojos del albino era la persona más bella de todo el mundo, no importaba como tenía el cabello, era hermosa o era hermosa. Pero no sabía cómo decirlo, ya había dicho mucho por el momento y no le había sido nada fácil.

Cuando los pechos de Ches quedaron a la vista del albino, el rostro de Kmone se puso levemente rojizo y sus latidos se aceleraron, la dama estaba siendo bastante atrevida mientras que el solo estaba estático. Estaba completamente paralizado cuando Ches empezó a meter sus manos dentro de su pantalón y después hablo.

-SI... Si... Donde estan... Están bien... No... No... O sea .. Puedes poner tus manos donde... Donde quieras Ches y... No dejare que escapes, tienes miedo y yo también pero... Debo admitir que estoy algo ansioso.- Abrazó a Ches pegándola contra su cuerpo y sintiendo los senos de ella. Esta vez no se sonrojo demasiado, sin embargo sonreía, con una mano le acariciaba la espalda y con la otra la cabeza. -Eres hermosa Ches, a partir de ahora pediré permiso para no incomodarte, quizás te presipite, la verdad es que quería tocar tu... Col... Cola.- Para cuando termino de decir las últimas dos palabras el albino estaba muy colorado pero seguía abrazando a Ches de una forma delicada y cariñosa, no quería que escapase, porque ya estaban en una instancia en la que casi no había vuelta atrás.

Kmone se separo un poco de la dama, luego empezó a besarla de la misma forma que había hecho antes, pero ahora cambiaba el hecho de que por el abrazo sus torsos estaban Unidos y  Kmone podía sentir perfectamente los senos de Ches, luego, al separarse levemente dijo. -¿Puedo tocarte linda? Tu cola es muy bella, tanto como tu...-
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
133


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Ches el Lun Sep 25, 2017 8:38 pm

Sí, ese abrazo era lo que necesitaba, con el se calmó en gran medida. Era cálido, cómodo y cariñoso como sólo el albino sabía darlos, pero ésta vez se sentía con un extra de cariño. Lo devolvió con el mismo sentimiento, estirando sus brazos para rodear la cintura del chico.
Más fue gracias a sus palabras que logró relajarse por completo. A las carcajadas.

- Pfffff. - Con su propuesta de ”pedir permiso” y sus palabras entrecortadas explicando sus intenciones intentó contenerse. El beso la distrajo y se olvido por completo de sus ganas de reír o del por qué lo haría… Pero con las palabras que soltó Kmone luego, le fue imposible. - AJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJA - Estalló y rió con ganas, abrazándolo con fuerza y apoyando su frente contra su pecho hasta calmarse un poco y, aún soltando unas suaves risas, le dejó un beso en el hombro antes de mirar hacia arriba, con una sonrisa pícara plantada en el rostro, para entrecruzar miradas con el albino. - Claro que puedes lindo. - Le guiñó un ojo a la par que bajaba sus brazos para colar ambas manos bajo los pantalones ajenos y apretujar con ambas palmas las firmes nalgas del ladrón que tenía en frente. - Tu, jajaja, cola… Tambien es jajajaja preciosa JAAJAJJAJAJA - A duras penas logró devolverle el extraño cumplido antes de que volvieran a ganarle las carcajadas.

Lo soltó para volver a abrazarlo con fuerza y recostarse contra él hasta volver a calmarse. - Kmone… - Lo llamó en un susurró, con su rostro hundido en su pecho luego de soltar un suspiro al finalizar una de sus risas. - Te prohíbo volver a pedirme permiso para este tipo de cosas. - Se separó un poco para mirarlo a los ojos mientras buscaba ambas manos del chico con las suyas.
Al encontrarlas las tomó del dorso y comenzó a guiarlas, una obligándola a deslizarse por sobre su propia piel hacia abajo. - Te lo prohíbo. - Le repitió intentando sonar seria cuando llegó con ambas manos, la suya y la de Kmone, a su propia nalga y cerró ambas para que le sujetara con firmeza. Volvía a sentir vergüenza y nervios, pero no era nada comparado a hace unos momentos.
El otro par de manos las llevó frente a su rostro e interrumpió el cruce de miradas para besar la palma del chico antes de guiarla hacia uno de sus pechos desnudos. - Sólo hazlo. - Le dijo y soltó las manos del chico donde las había dejado para pasar sus brazos sobre sus hombros y abrazarlo, tirando de él para que se agachara así podría besarlo como él venía haciendo.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
232


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Kmone el Lun Sep 25, 2017 9:19 pm

No entendió la primera expresión de Ches, pero al escuchar las risas no pudo evitar reír también, había sido bastante tonto lo que había hecho, esas risas había roto por completo la incomodidad, Kmone aunque no sabía exactamente qué estaba haciendo ya no se sentía tan inseguro, le sonrió al escuchar finalmente la respuesta porque a la joven de cabellos verdes se la veía mejor, quizás ella también necesitaba las risas después de aquél cálido abrazo.

Kmone no tuvo oportunidad de tocar el trasero de Ches ya que ella se le adelantó y tocó el suyo haciendo que el albino abra grande los ojos, luego, con el cumplido entrecortado de ella, Kmone empezó a reír como si no hubiera un mañana y decidió posponer el tocar el trasero para luego del abrazo que le estaba dando ella.

Una vez más Ches se le adelantó, el albino no pudo tocarla porque ella le tomó las manos y las guió, una a una nalga y otra a uno de sus senos, fue muy extraño tocarla, todo era nuevo, único y por alguna razón se sentía bien, muy bien. Kmone tardó un poco en reaccionar en ese momento, no apretó el trasero de Ches ni prestó mucha atención a tocar su pecho hasta que ella lo tiró hacia abajo para besarlo, a ese beso lo disfrutó por completo, no estaba nervioso ni sonrojado porque estaba con Ches, nunca sintió tanto placer antes ni tampoco tanto amor hacia otra persona. El albino quitó su mano del pecho de ella, llevó una de sus manos hacia la espalda recorriendo la piel de Ches y la otra la levantó desde el trasero hasta la espalda para abrazarla mientras la besaba, luego la levantó del suelo y puso ambas manos por debajo del trasero para sostenerla, la llevó hasta la pila de costales de papa vacíos y la recostó allí, estaba bastante oscuro en ese lugar y tenían unas pilas de costales de papa llenos que los tapaban, los costales apilados eran tantos que harían un trabajo muy parecido al de una cama, luego de recostar a Ches, el albino se sentó junto a ella y le acomodó un mechón de cabello detrás de la oreja.

-Entendido.- Había contestado tarde, muy tarde pero, mejor tarde que nunca. -Para ti va lo mismo supongo.- Dijo cerrando sus ojos y riendo mientras se quitaba los zapatos sin usar las manos, antes se hubiera sonrojado mucho o tartamudeado pero eso ya no le pasaría, no con Ches. Ahora venía la otra parte, él sabía que tenía que hacer ahora.

Kmone acercó su rostro al de Ches, tanto que el flequillo del albino por la posición en la que estaba llegaba a tocarle la frente a la dama, le besó la nariz, luego los labios y fue bajando por la mejilla y el cuello hasta llegar a sus pechos, besó uno de ellos y hasta ahí llego sin sonrojarse, en ese momento levantó su rostro para mirarla y le sonrió con el rostro un poco colorado. Kmone pasó una de sus piernas del otro lado de la pila de costales vacíos quedando de rodillas con una pierna de cada lado de Ches, luego se movió un poco hacia atrás y empezó a quitarle el short, algo que debía haber hecho antes pero no importaba realmente, intentaba mirarla todo el tiempo al rostro y evitaba reír, porque de bajar su mirada estaba seguro que se sonrojaría. Al terminar de quitarle el short le acarició el rostro a Ches con una mano y se inclinó para besarla, buscando aquel beso que habían tenido momentos atrás, buscando disfrutar por completo una vez más de ese beso.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
133


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Ches el Lun Sep 25, 2017 11:08 pm

Se abrazó sujetándose con fuerza por la sorpresa al ser alzada de golpe y soltó una nueva risa mientras era transportada a los costales. Costales que eran muy convenientes, sobre todo con la pila que los ocultaba de la puerta y cualquier poco probable interrupción; pero definitivamente no eran el mejor colchón, demasiado incómodos para la tarea que tenían entre manos.
Era una rara ocurrencia que Ches se guardara el comentario, más así lo hizo. Aunque estuvo a punto de bromear al respecto se detuvo a tiempo de no hacerlo, no vaya a ser que el albino arruinara el momento con sus interminables disculpas y arrepentimiento por ese tipo de cosas sin importancia, ni tampoco quería correr el riesgo de que fuera a detenerse.

- Jajaja, ¿Cuándo te pedí yo permiso para algo? ¿Hm? - Comentó recostada sobre los costales sin saber bien qué hacer cuando Kmone se alejó para quitarse los zapatos y, imitándolo para hacer algo, comenzó a patear una de sus botas con su propio pié para quitárselas una a una.
Sólo logró deshacerse de la primera antes de que el albino volviera a acercarse y detuvo su tarea para reír por lo bajo ante sus suaves besos.
Cuando Kmone se detuvo para mirarla, por primera vez en su vida, Ches quedó sin palabras. Ni siquiera tenía una de sus bromas absurdas para soltar. Sólo podía sonreírle mientras él se acomodaba sobre ella… Y eso era suficiente. Al notar la acción del albino desvió la mirada a un lado, avergonzada, más no hizo nada para detenerlo. Por el contrario levantó sus caderas de los costales para ayudarle a deslizar el pantalón, se apresuró a patear con su pié libre la bota que aún tenía puesta y flexionó sus piernas para que no tuviera que alejarse mucho para llegar a sus pies al despojarla por completo de la prenda. Recién cuando dejó de sentir la tela en sus piernas, pero sí la suave caricia de ese familiar toque rugoso en su mejilla, fue que devolvió apenada la vista al albino. A tiempo de recibir ese dulce beso que con cada roce se hacía cada vez más y más fogoso.

Con un brazo rodeaba el hombro del albino y su cuello hasta su mejilla del otro lado que acariciaba con su pulgar mientras se aseguraba de mantenerlo cerca y que no se fuera a escapar cortando el beso de forma imprevista.
Con su otra mano recorrió la espalda del chico recorriendo sus músculos por sobre su piel y siguiendo su columna hasta su base, donde volvió a infiltrarse bajo la tela y se dio cuenta de que algo estaba muy mal. Quitó su lengua del interior de la boca del chico para, sin intención de interrumpir la pasión, comunicar el problema.
- Hm no… Vale… ¿Por… qué… aún tienes… ropa? - Preguntó tomando pequeños tragos de aire y soltando sílabas entrecortadas a través de roces de labios y pequeños mordiscos. - No es… Justo… - Se quejó fallando en actuar ofendida y flexionó una de sus rodillas para elevarla y presionar así la entrepierna de su contrincante. - jajaja - Soltó una suave risa contra la boca ajena al notar la prueba de lo ansioso que se encontraba y dejando un mordisco en su labio inferior se separó un poco de él. - EsEsto estorba, ¿NoNo lo… Crees? - Tironeando del borde de la tela del pantalón preguntó lo mismo que él había preguntado hace no mucho, pero con el agregado de un leve tartamudeo nervioso que no pudo controlar.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
232


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Kmone el Mar Sep 26, 2017 12:13 am

Era cierto, ella jamás le había pedido permiso pero quizás Ches sabía que el albino no la dejaría, cosa que a Kmone no le había quedado clara hasta ese entonces por lo que rió al escucharla.

Efectivamente, ese beso estaba siendo bastante parecido al anterior aunque era un poco más difícil disfrutarlo sabiendo que ahora Ches estaba completamente desnuda, además ella había sido quien cortó el beso esa vez, aunque lo siguiera de forma pausada para hablar. El albino solo rió con las palabras de Ches y se sonrojó un poco al sentir su mano, pero nunca dejó de sonreir, incluso cuando sintió la rodilla de Ches presionar contra su entrepierna solo se rió. Pero cuando la joven de cabellos verdes habló tartammudeando, el albino se puso totalmente colorado y, luego de tragar saliva empezó a desabrocharse el cinto, era lo más complicado de su vestimenta, desabrochar la ebilla del cinto era bastante complicado si no lo conocías aunque no lo era para el albino, al quitarse el cinto lo arrojó a un costado y provocó un ruido metálico cuando cayó al suelo, allí estaba su daga y los birotes de la ballesta, la ballesta estaba desarmada y sujeta a uno de los zapatos del albino asi que ya estaba en el suelo, luego se quitó el pantalón frente a Ches quedando completamente desnudo. -Ya...- Dijo intentando mostrar una leve sonrisa que dejara sin importancia a lo colorado que estaba o lo acelerados que eran los latidos de su corazón y, por supuesto, esperaba que su sonrisa captara la atención de Ches entre otras cosas, por desgracia la sonrisa de Kmone en ese momento era muy pequeña pero una sonrisa en fin.

Kmone se dejó caer al lado de Ches apoyando el costado del cuerpo en el costal. -Bueno... Una cama sería mejor.- Dijo intentando sacar una risa aunque quizás debió haber hecho un mejor esfuerzo, luego acercó de nuevo su rostro al de Ches para volver a besarla mientras su mano derecha le acariciaba el rostro y empezaba a bajar lentamente por su cuerpo hasta su cintura para detenerse en la entrepierna, los latidos del albino eran cada vez más fuertes y, cuando estaba por tocar a Ches se abrió la puerta de la bodega de golpe. Kmone de un momento a otro detuvo lo que estuvo haciendo, se levantó levemente y se arrastró rozando el vientre de Ches con el suyo hasta alcanzar su cinturón y tomar su daga, luego volvió lentamente a su posición y le susurró a la dama. -No te muevas.- Los pasos pesados del hombre se escuchaban cada vez más cerca, a juzgar por sus palabras habían hecho un motín contra el capitán y el cocinero, el albino y la peli-verde debían ser encerrados, eran los únicos que faltaban.

Kmone sabía que no podía levantarse sin hacer ruido por culpa de los costales de papa, por eso esperó a que el hombre se acercara lo suficiente, entonces, el albino se paró y le pegó con el mango de la daga en la cabeza, luego cortó dos tiras largas de uno de los costales y le cubrió los pies y las manos, luego, con un poco de tira que sobraba de la parte de las manos le cubrió la boca. -Mierda...- Murmuró, el albino estaba bastante enojado, pero quién no lo estaría después de que lo interrumpen de esa manera. -Tenemos que movernos, intentemos evitar el motín porque sino no vamos a llegar a Jugdrall.- El albino empezó por ponerse el pantalón y se acercó a Ches hasta tenerla en frente y mirarle los ojos. -No dejaré que te pase nada, ¿si? Se que no sos débil y necesito tu ayuda porque... Si pierdo la cabeza necesito que alguien me traiga de vuelta.- Le besó la mejilla y continuó vistiéndose hasta estar vestido completamente, Kmone estaba listo para matar, no dejaría que le hicieran daño a Ches ni a él, todavía tenía que vivir y tenía motivos para vivir aunque si los despreciables marinos habían tomado el barco probablemente estarían muy mal en número, por no decir que serían dos contra todos aunque, probablemente una vez que muriese el líder sería más fácil convencer a piratas, ¿o no?
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
133


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Ches el Miér Sep 27, 2017 12:12 pm

Ahora sí que no sabía hacia dónde mirar, pero para cuando el chico terminó de desvestirse ya había llegado a la conclusión de que si, a esta altura no lo veía todo, no tenía sentido. Además habiendo crecido con tres hermanos, no sería el primero que viera aunque… Sí, era mejor pegar su vista al rostro del albino antes de que se le derritiera la cara de la vergüenza. Y no vaya a ser que se perdiera alguna de esas pequeñas sonrisas que le dedicaba, eso sería algo que lamentaría.
Otro beso y nuevas caricias, mientras más bajaba la mano del albino recorriendo su cuerpo, más ansiosa se sentía. Pero cuando estaba por llegar a ese punto de su cuerpo que amenazaba con comenzar a arder, rogando por el toque… ¿Cómo podía ser que, después de todo aquello, el momento en que sus cuerpos se encontraron más juntos uno del otro era cuando Kmone iba a por su daga?

Ches no se movió ni emitió sonido alguno, solo subió sus manos hacia su rostro para cubrirse con ellas su pena y frustración. Ni siquiera creía la daga fuera necesaria, debió haber pasado más tiempo del que creía y era el cocinero que venía a buscarlos. Pero no iba a decirle nada al albino, que hiciera lo que quisiera ya no le importaba, y ella también tenía ganas de golpear algo o, como era el caso del peliblanco, clavarle el puñal al maldito que interrumpía.
Grande fue su sorpresa cuando el albino habló mencionando un motín… Quitó sus manos descubriendo su rostro para observar a Kmone. - ¿Motín? -No se había molestado en intentar descifrar el murmullo quejoso de la voz del hombre que había entrado a la bodega y… Ahora se encontraba tirado y amordazado en el suelo. Vaya que el albino se movía rápido… Para algunas cosas por lo menos. - jajaja dudo que si pierdes la cabeza, aunque la encuentre y la traiga, no creo que sirva de mucho ni aunque la cosa de vuelta. - Bromeó tomando el sentido literal del comentario y con un suspiro, se incorporó sobre los costales y comenzó a vestirse sin rastros del pudor que la había atacado cuando aquellas mismas prendas la habían ido dejando.

- Si es un motín, no tenemos nada que ver. ¿Con decirles “No me importa, no me meto, déjenme en el primer puerto” no alcanza? - Preguntó ya una vez vestida, acercándose al hombre inconsciente para agarrar su sable… ¿Un sable? ¿Qué no tenía una daga, puñal u algo más cómodo de blandir? Se agachó para buscar en los bolsillos pero nada, sólo un par de monedas que pasaron a los suyos propios, así que pasó a buscar en las botas del hombre, ésta vez con un poco más de suerte. Al quitarle la primera cayó un no tan pequeño cuchillo que se lo apropió intercambiándolo por la pesada hoja y, al quitar la segunda bota, cayó una pequeña bolsita de cuero con más monedas que desapareció de nuevo en su propio bolsillo.

- Ya… - Murmuró apretando y aflojando el puño alrededor de su nueva arma, el mango era incómodo a su mano y el peso se sentía incorrecto. Pero sus cosas, dagas incluidas, habían quedado tiradas en su hamaca en la cubierta donde descansaban. ¡Quién hubiera pensado que las necesitaría en ese barco! Ya cuando salieran de la bodega aprovecharía a pasar por la cocina para recoger algunos cuchillos. El cuchillo de caza en sus manos era más ideal para la enfrentar la situación que les aguardaba, pero su mano estaba mucho más acostumbrada a esos cuchillos de cocina que, desde hacía días, utilizaba para pelar papas.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
232


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Kmone el Vie Sep 29, 2017 7:50 pm

El albino levantó una ceja, luego suspiró y bajó la mirada hacia el suelo mientras escuchaba a Ches, no sabía cómo explicarlo, para los piratas cualquier extraño a su grupo es un enemigo, si hay motín todos los externos al grupo caminarían por la plancha en el mejor de los casos. -Eso serviría si fuesemos niños linda... Ahora... Solo somos una amenaza, sobre todo porque teníamos una "relación" con el cocinero... En el mejor de los casos caminaríamos por la plancha pero... No hay tierra cerca, de seguro terminaríamos muertos.- Suspiró una vez más y continuó vistiéndose, para cuando Ches estaba lista el albino se estaba terminando de poner los zapatos. -Ya...- Murmuró y empezó a caminar hacia fuera.

-Intentaré no matar a nadie... Probablemente son varios así que este es el plan... Saldré primero e intentaré acercar unos cuantos al borde del barco, probablemente me perseguirán, luego entras tu y los empujas, luego yo los dejo inconcientes hasta que vea a su lider... A ese... Si es necesario lo mataré, solo necesito una daga y que esté a mi vista.- Kmone empezó a avanzar rápidamente hacia arriba, cuando estaba llegando un hombre robusto muy musculoso se paró en el final de la escalera, el albino empuñó su daga con fuerza y sobre ella vertió el veneno que siempre tenía guardado por las dudas, al llegar casi al final de la escalera saltó hacia adelante y le provocó un corte al hombre haciéndolo retroceder algunos pasos, dándole al albino el suficiente espacio para salir arriba y acercarse a la borda.

-¡Lamentarán haber hecho el motín!- Dijo acercándose al borde del barco, uno de los piratas intentó atacarlo, pero Kmone se movió a un costado y lo empujó para que cayera al agua, el hombre musculoso al que el albino había cortado se cayó de cola cubriéndose la herida que empezaba a ponerse de color púrpura a los alrededores, al ver que uno de sus compañeros había caido, los piratas empezaron a rodear a Kmone, en ese momento el albino sonrió. -Ahora.- Murmuró. A su izquierda estaba el hombre que manejaba el timón del barco y le gritaba a los demás que atrapasen al albino. Kmone ya tenía su objetivo en la mira, ahora solo quedaba sacarse de encima a los cinco piratas y atacar al líder aunque probablemente no sería tan fácil acercarse a él, estaba a bastantes metros y debía acortar la distancia por lo menos a la mitad.

Skill utilizada:
Filo Carmín.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
133


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Ches el Vie Nov 03, 2017 1:47 am

No pasaron por la cocina, así que debía conformarse con ese incómodo cuchillo de caza… Que, de todos modos, seguro se las arreglaría mejor que con un cuchillo de cocina quepodría rompérsele o algo.
Siguió a Kmone por los pasillos del barco, hacia la cubierta superior. No era un camino largo y tuvieron la suerte de no toparse con nadie más. Bueno, sí, algunos hombres les buscaban pero pudieron evitarles sin problema. Por lo menos hasta llegar al último tramo de escaleras donde se cruzaron con un fortachón furioso, Kmone no tuvo gran problema en enfrentarse a él, dejarle incapacitado y seguir su camino.
Más cuando Ches intentó seguirlo esquivando al hombre en suelo, al pie de la escalera, para salir a cubierta y hacer su parte del trabajo cuando fuera el momento indicado, tuvo un pequeño percance.

Y ahí iba el plan. “Ahora” Vino el aviso que esperaba, pero Ches estaba demasiado ocupada en otro asunto como para responder al llamado. - ¿No podemos negociarlo? - No, claro que no. El filo en su cuello le decía eso.
Ches se había confiado demasiado en la incapacidad del hombre que Kmone había dejado en el suelo, y cuando pasó a su lado este, por más enfermo que se veía, eso no evitó que se parara y pusiera su espada en su cuello tomándola desprevenida. Así que ahora estaba con sus manos llenas siendo un rehén modelo, haciendo todo lo posible por sonreír e ignorar lo cerca que estaba de tener un tajo en su garganta.
- Ahora… Es cuando tú te quedas quieto y sueltas tu arma… A menos que quieras a tu chica muerta. - Sintió la voz del hombre sobre su cabeza, se notaba que le costaba soltar sus palabras y por más que la tenía firmemente sujeta, hasta le sentía apoyando parte de su peso en ella al costarle el mantenerse de pie. No era un agarre del que Ches no pudiera soltarse si lo intentaba… Si no fuera por el frío del metal contra su cuello, claro.

Miró al albino y cuando vio que este le devolvía la mirada, se esforzó por encogerse de hombros sin demostrar ningún rastro del temor que en realidad sentía y dedicarle una sonrisa apologética por haber arruinado su plan, aunque poco podía hacer acerca del temblor que recorría su cuerpo. Fue entonces que el hombre a su espalda comenzó a toser y sintió incrementar el peso sobre sus hombros. Ches sabía aprovechar una oportunidad cuando se le presentaba, y no pensaba seguir siendo un ejemplo de rehén modelo si no lo veía necesario. El veneno que corría por el hombre que la sujetaba actuaba rápido y sería una pena no aprovecharlo cuando hacía efecto.
Aprovechó la debilidad momentánea del hombre para, usando el brazalete de metal en su muñeca, alejar la espada lejos de su cuello y, tomando al hombre del brazo que la sostenía hizo uso del peso que ponía en ella para mantenerse de pié, se agachó y, aprovechando el impulso de caída del hombre, lo lanzó sobre su espalda, sobre la borda, hacia el mar.

- Aaagggh pero acabo de… ¡Aunque sea dame un minuto! - Se quejó. Lamentablemente no tuvo tiempo de disfrutar de su libertad recién adquirida y se vio obligada a comenzar a esquivar los ataques de un joven que pirata que había comenzado a lanzarle junto a insultos al ver a su compañero volar cuando pensó que ya habían resuelto el enfrentamiento con ambos estorbos que eran ella y el albino. Por el momento, no podía hacer mucho más que esquivar, desarmada como estaba ya que lo primero que había tenido que hacer en su papel de rehén había sido soltar su cuchillo, pero ya había comenzado la búsqueda de un arma de reemplazo y no tardaría en conseguir una.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
232


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Kmone el Jue Nov 09, 2017 7:04 am

Cuando vio que Ches era tomada por un hombre, el ceño de Kmone se frunció hasta que vio la sonrisa de la dama y la malinterpretó, poco después ella se había encargado del hombre que la había "acorralado", gracias a eso el albino pudo continuar luchando con los que tenía en frente aunque de una manera que deseaba evitar, de ser necesario los mataría. Se agachó de golpe para esquivar un hachazo y, al levantarse le provocó un gran corte al hombre que lo había atacado, eso fue suficiente para hacerlo retroceder un poco y salir del lugar donde se encontraba acorralado, observo a Ches por unos momentos pero aparentemente tenía controlado a pobre pirata que le intentaba hacer daño, un corte en el cuerpo de la joven peli-verde sería necesario para que Kmone lo matase, aunque dudaba que eso pasará de parte de aquel piratilla. 

El albino empezó a luchar de frente contra algunos piratas aunque intentaba esquivarlos, solo necesitaba llegar hacia el líder. No fue fácil pero luego de pasar a cuatro hombres, Kmone pudo saltar sobre el barandal de la escalera y de ahí saltar a donde estaba el timón del barco. -Muere.- Murmuró y con un rápido movimiento de su brazo le corto el cuello al nuevo capitán, el que había iniciado el motín, aparentemente había cortado una vena bastante importante porque empezó a salir mucha sangre de ese hombre dejando al albino rojo de la cintura para arriba. Luego de matar al capitán se volteo y se paró sobre la madera que sostenía el timón. -Yo soy el nuevo capitán de este barco y nos vamos a Jugdral. No permitiré otro motín, todo el que no me siga puede tirarse por la borda voluntariamente o puede luchar conmigo, en resumen a todo el que no me siga lo asesino.- Se hizo un silencio extraño, todos arrojaron sus armas, algunos incluso hicieron lo que el albino había pedido.

-Preparenme un baño en la habitación del capitán, quiero sacarme está sucia sangre.- Se quedó en el lugar esperando que los piratas cumplieran sus órdenes pero ninguno se movía. -He dado una orden, si a alguien no le gusta que lo diga! Lo mataré.- La intimidación del albino solo sirvió con algunos piratas y los demás prefirieron tirarse por la borda, quedaron solo dos flechas grupo del motín que, al poco tiempo terminaron liberando a los marineros que habían sido capturados por los piratas.

Kmone mantuvo su cara de "malo" hasta que entro a la habitación del capitán y se metió en una bañera con agua, el agua se tiñó completamente de rojo y el albino empezó a llorar, tenía miedo de volver a escuchar esas voces que lo habían molestado en el pasado ya no podría tolerarlo, había cometido errores y algunos jamás se lo perdonaría había matado niños aspirantes a magos inocentes con la excusa de que serían malas personas, cada segundo que pasaba Kmone lloraba más y más.


Última edición por Kmone el Lun Nov 20, 2017 1:03 am, editado 1 vez
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
133


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Ches el Lun Nov 20, 2017 12:49 am

Yep. El cuchillo de cocina no fue útil. Lo usó una sola vez para contrarrestar el primer ataque del joven y se partió bajo el peso del sable. Por suerte sí sirvió para desviar la hoja de su trayectoria original lo suficiente como para esquivar su filo a duras penas.
Ches de inmediato cambió de estrategia, al plan B. Le arrojó el mango del cuchillo, lo que quedaba de su arma, al rostro del oponente que no sirvió de mucho más que para enfurecerlo, sobre todo cuando el hombre le dirigió la vista y la vio sonriendo con falsa disculpa, moviendo una de sus manos en un saludo sin sentido. El pirata se lanzó a la carga.
Hora del plan C. Ches se dio vuelta y comenzó a correr como si su vida dependiera de ello… cosa que hacía. Pero no tardó nada en convertirse en una carrera de obstáculos al tener que esquivar a los otros piratas que había en la cubierta. Tampoco tenía mucho espacio por el que correr y menos que menos, lugar al que huir.
… Plan D. Si no había hacia donde huir… Pues… Mientras no le alcanzaran bastaba así que correr en círculos alrededor del mástil se convirtió en su estrategia. Pero sabía por experiencia que no duraría mucho antes de que alguno de los tres piratas que la perseguían se avivara y se detuviera a esperarla, o que alguno de los otros que había presentes decidiera interrumpir el carrusel.
Así que debía sumar el plan E…. ¿¡Cuál era el E!? En verdad, ninguno había estado pensado de antemano, pero éste plan de respaldo tardó más en hacerse presente. Pero como si la cuerda se lo hubiera susurrado cuando posó sus ojos en ella, supo qué hacer. La tomó y giró junto al mástil lo más cercano a éste posible, al terminar la vuelta y dar un buen tirón los piratas habían quedado atrapados, atados al mástil… Dos, el tercero había esquivado la soga y se le acercaba profiriendo insultos.

Ches se encontraba en un dilema, si soltaba la soga los otros dos piratas volverían a estar libres (que de todos modos no tardarían en estarlo, ya trabajaban con el filo de sus armas en cortar la soga aunque por suerte tardarían un rato en lograr liberarse), pero si no lo hacía no podía correr del que se le acercaba. Fue entonces que notó a sus pies un cubo volteado que normalmente era usado para limpiar la cubierta… ¡Nunca subestimen las herramientas de limpieza! Esperó a que el pirata se acercara antes de patear el cubo con todas sus fuerzas. El proyectil dio en el estómago de su contrincante que se dobló sobre sí mismo sorprendido y adolorido. La ladrona aprovechó la distracción y con movimientos rápidos usó la misma soga que antes le estorbaba para rodear con ella el cuello del pirata restante y tirar dejando al pirata en un aprieto desesperado, retorciéndose por aire y zarandeando su arma con poca precisión intentando liberarse.
Entre esquivar esos ataques y sujetar la soga, ahora sí que se estaba quedando sin opciones, y si el plan E había tardado en hacerse presente, el F parecía venir con más retraso. Aún había más piratas en la cubierta y podía ver como algunos se le acercaban amenazantes.

Pero el plan F no fue necesario cuando se proclamó el nuevo capitán del barco. De repente reinó la calma aunque la tensión de la batalla reciente seguía siendo palpable, al borde de volver a estallar. Pese a que el rostro del pirata con la soga al cuello pasó del verde al violeta y sus intentos de liberarse cada vez eran menos enérgicos, Ches no se decidía a soltar la cuerda. Nada decía que en verdad el percance hubiera acabado, pero de todos modos ésta se aflojó del otro lado cuando los piratas atados al mástil al fin lograron cortarla y liberarse.

Las palabras amenazantes del nuevo capitán causaron un silencio que sólo fue interrumpido por un silbido adulador cuando no hubo duda de que este se había hecho entender. Los piratas aunque algo reticentes no tardaron en ponerse manos a la obra para cumplir con las órdenes que habían recibido. Y Ches no perdió la oportunidad de agregar, entre risas y burlas, un par de cosas más a su lista de quehaceres. Siempre teniendo cuidado de no alejarse mucho de Kmone, para señalarlo disimuladamente cada vez que uno de los piratas le miraba de mala manera. Y cuando su baño estuvo listo y éste entró al camarote, Ches no se separó de la puerta hasta que le trajeron lo que había pedido, sus cosas y las del albino de la cubierta inferior y una bolsa repleta de provisiones de la cocina.

- Gracias lindo~ - Dijo con una sonrisa y un par de palmadas burlescas al cachete del hombretón pirata que le trajo las cosas. Tomó las bolsas y sin preocuparse en tocar la puerta para avisar, ni que dentro esté el albino bañándose, entró al camarote. Tiró todo a un costado y cerró la puerta tras de sí para apoyar su espalda contra ella y comenzar a reír por lo bajo. Una risa entre cortada por pausas en las que tomaba aire y luego volvía a empezar.
Ojeó la sala de forma rápida, apenas prestando atención al albino que efectivamente seguía en la bañera y se separó de la puerta cuando vió una silla a un costado de la sala. Fue hasta ella y la tomó para luego volver y usarla para atrancar la puerta. Recién entonces cesaron sus risas para observar su fútil intento y reír más fuerte. - Jajjajajajaja Hey capitán~ ¿Crees que una silla nos salve de un motín? Yo digo que sí, es una preciosa y heroica silla de roble después de todo. O eso creo, no sé. Parece buena madera. JAJAJAJAAJA - Retrocedió hasta la bañera y se sentó en el suelo usándola de respaldo. Quería huir pero no tenía hacia donde correr. Estaba rodeada de agua, del mar. Atrapada en ese barco, rodeada de personas que hace apenas unos minutos estaban dispuestos a rajarles el cuello. - Jajajajajjajajaja -
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
232


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Kmone el Lun Nov 20, 2017 1:27 am

Los sollozos de Kmone no disminuyeron hasta que la joven de cabellos verdes habló, en ese momento intentó dejar de gritar mucho y secarse las lágrimas aunque estas continuaron brotando de sus ojos. -No importa... Si alguien pasa esa puerta sin pedir permiso simplemente lo asesinaré...- El llanto del albino cesó y su mirada cambió una vez más, mantuvo el ceño fruncido, sus ojos estaban clavados en un punto fijo en la pared frente a él, por suerte ese estado no duró demasiado tiempo y volvió a llorar aunque ahora más discretamente para que Ches no se le riera demasiado.

-Eres increíblemente fuerte Ches.- Dijo intentando esbozar una sonrisa. -Mantuviste la calma y te moviste bien en el campo de batalla... Mientras que yo... Busqué el camino fácil y terminé asesinando... Lo siento.- Kmone apretó la mandíbula y con una mano abierta golpeó el agua con toda su fuerza provocando que salpicase un poco para todos lados, mojando también a Ches. -Siempre intentas sonreír... ¿Recuerdas cuando nos conocimos?.- Soltó una pequeña risa. -No recuerdo bien que hice pero te saqué de quisio.- Las lágrimas brotaban de los ojos del albino con mucha más frecuencia que antes y cada tanto se escuchaba el ruido de cómo aspiraba sus mocos, pero en sus labios existía una leve sonrisa. -Llegó un momento en que rompiste a llorar e intentaste pegarme de una forma muy torpe... Pero muy torpe JA JA JA JA.- La risa del albino fue bastante inoscente y fuerte. -Por alguna razón te abracé, sentí que tenía que hacerlo, sentí que lo necesitabas... Luego me marché pero al rato volví porque unos emergidos te iban a pasar por encima.- Kmone apoyó su pecho en uno de los bordes de la bañera quedando detras de Ches y pegó su frente contra la cabeza de ella. -Dime Ches.- El albino volvió a su posición inicial y estiró una de sus manos para tomar una de las manos de la dama. -Extrañas a tu familia ¿verdad? Quizás me equivoque pero... Hasta un desalmado como extraña a la suya.- Suspiró. -Después de las vacaciones deberíamos ir a verlos ¿no crees? Ragna Ferox ahora es Altea y las relaciones entre Nohr y Altea están tensas ahora, no debería tener problemas con ello.- Luego de eso, Kmone se había calmado bastante, todo lo que había dicho era solo porque intentaba no pensar en las personas que había matado, intentaba pensar en Ches y en qué podría hacerla felíz, quizás no sería el hecho de ver a su familia pero si el que los viera vivos.

Kmone se metió hasta casi la nariz en el agua medio rojiza y continuó lavándose. -Los rios son mucho más cómodos para bañarse joder... Aquí tengo que aguantar la san... Gre...- Esas palabras le hicieron volver a pensar en el asesinato por lo que se deprimió un poco y bajó la mirada. -Joder...- El albino se paró y dio la espalda a Ches. -Puedes pasarme algo para secarme y mis pantalones, ya no quiero seguir en este agua sucia.-
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
133


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Lo que los costales de papa atestiguan. [Priv. Kmone][+18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.