Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Alanna el Dom Sep 10, 2017 4:03 pm

En pocas ocasiones podía permitirse un poco de tiempo libre para ella misma y disfrutar de un día como aquel. Las avenidas exuberantes de vida, el jolgorio, los aromas de las especias danzando en el aire… Un día de mercado como cualquier otro en la ciudad, y ya que tenía la oportunidad, sería un desperdicio el no aprovecharlo. Últimamente, y con la de encargos a los que estaba haciendo frente, no hacía más que andar de un lado a otro, inquieta, y teniendo que alimentarse de conservas que pudiesen aguantar los viajes. Ya hacía mucho de la última vez que comió algo fresco, y en los últimos días su estómago ya le suplicaba con unos poco sutiles gorgoteos que no le diese ningún encurtido más.

Además, nunca se imaginó que las mañanas de compras fuesen tan divertidas. En su anterior vida no se le permitían realizar labores tan cotidianas y se lo daban todo servido en bandeja de plata. Era tan insulso… Y desde hace más de un año se empezaba a dar cuenta de lo inútil que podía llegar a sentirse un noble si le quitaban a sus criados, guardias y demás empleados. Claro, desde fuera de los barrotes de oro todo se veía muy distinto y crudo. Aunque no todo era tan malo si se sabía disfrutar de los pequeños detalles y las satisfacciones que ofrecían el mundo exterior.

Al fin llegó a un pequeño puesto de frutas y hortalizas que regalaba a la vista de sus clientes una serie de coloridas variedades entre sus productos. Con el negocio viento en popa, como siempre, le alegraba saber las cosas por allí no habían cambiado ni un ápice todo ese tiempo que estuvo fuera. También fue un soplo de aire fresco encontrarse al tendero de siempre y a su destacable mostacho, se conocían gracias a un encargo en el que tuvo que hacerles de guardaespaldas a sus dos hijos, que se encargaban de llevar el carro de mercancías. Desde entonces, Alanna ha sido una clienta habitual por el buen trato que recibía.—¡Marchando su saco de zanahorias, caballero¡ ¡Vaya, vaya! ¿Pero a quién tenemos aquí? —El hombre, que en ese momento atendía a un anciano que rebuscaba en una bolsita bien anudada a su cintura, curvó sus labios hacia arriba de una forma bastante graciosa en cuanto se percató de su presencia. Alanna respondió con una media sonrisa de su parte y le saludo—. En seguida estoy contigo, querida. Mientras, puedes ir echándole un vistazo a esas manzanas de ahí que nos han llegado de madrugada. Te aseguro que no has probado ninguna igual.

Ya puestos a ello, le tomó la palabra y se acercó al enorme cesto del que rebosaban esas preciosidades de tonos rojizos, cogiendo una con delicadeza e inspeccionándola. Lo cierto es que tenían una pinta deliciosa, el buen hombre no parecía estar exagerándole al respecto. Ya solo por ese brillo perlado que desprendían le entraban ganas de hincarles el diente. Embotada en sus pensamientos, ya se estaba imaginando el buen sabor que le darían al guiso que tenía planeado para hoy, cuando algo pasó a su lado cual centella. Soltó la manzana del sobresalto y echó las manos hacia delante por instinto, justo al ver que otra figura se le vino encima. La atrapó antes de que cayese al suelo, resultando ser el mismo anciano que estaba comprando zanahorias. Por su expresión parecía desorientado, y también… ¿dolorido?

¡Cielos¡ ¡Mil disculpas por el golpe, señor! Es que ando con un poco de prisa… —Alanna alzó la vista y halló a un hombre joven que rondaría los veinte, con una sonrisa vergonzosa y en el rostro y frotándose la nuca. Ah, el culpable, ya supuso que debió arrollar al pobre hombre con las “prisas”. —Por Naga, ten más cuidado. El mercado no es para echar carreras —le reprochó, frunciendo el ceño. Suspiró al ver que el individuo se limitó a disculparse otra vez con un gesto y voltearse como si nada. Luego, procedió a dirigir su atención a ayudar al anciano a incorporarse, buscando en él cualquier lesión visible. Sin embargo, hubo cierto detalle en sus indagaciones, algo que estaba fuera de lugar… o que andaba mal. Clavó sus ojos en su cintura, buscando con insistencia un elemento que debería estar ahí, pero ya no—. Señor... ¿No llevaba una bolsa de cuero en su…? —Pasó a realizar un rápido barrido con la vista en el suelo por si se hubiese caído. Pero nada. ¿Entonces…?

Oh, no. Una sospecha afloró en su ser: una situación que ya era harto conocida en días de mercado tan bulliciosos como aquel. Tal cual le pasó el pensamiento por la mente, se apresuró en incorporarse y mirar en derredor, buscando al hombre de antes como si le fuese la vida en ello. Tal y como supuso, le faltó tierra para poner pies en polvorosa. Alanna torció la boca en una mueca furibunda, la sangre comenzó a bullir en sus venas.

«¡Será…Sabandija rastrera!», de una patada en el suelo se alejó del puesto de fruta y corrió hacia donde lo vio marcharse por última vez, sumergiéndose entre el mar de gente. De puro milagro vio una silueta familiar cruzando la esquina y la señaló, gritando como una descosida: —¡¡LADRÓN!! ¡VUELVE AQUÍ!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Hacha de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
891


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel el Jue Sep 14, 2017 7:14 pm

Aquel día iba a retornar a mis viajes. De hecho, ya estaba con Fiona, caminando por las calles del mercado de Ylisse, reuniendo las provisiones que pudieran sernos necesarias. El estado de Fiona antes de partir era perfecto. Ambas estábamos listas para partir en cuanto se lo dijese a mi compañera. Sin embargo, no podía evitar tener la sensación de que algo importante iba a suceder hoy y que debía estar atenta a ello. ¿Un sexto sentido? ¿Intervención del mismísimo san Latona? Cualquiera de las dos opciones se me hacía especialmente atractiva y lógica a mis ojos. Muchos otros lo llamarían simple paranoia de una mujer. Paparruchas. Estoy convencida de que esto debe ser la guía de los espíritus que, sin duda, velan por mí en todo momento.

Sin embargo, hubo un pequeño percance. Para cuando me di cuenta, había sido empujada hacia Fiona. Si no hubiera sido porque estaba ella, habría acabado cayendo al suelo. – ¡Tened más cuidado! – ordené a aquel hombre que, con una disculpa, se alejó. Aunque lo hizo demasiado rápido. ¿Tan severa he sido con él?

Sin embargo, pronto comprendí lo que había transpirado cuando escuché un claro grito que indicaba que había un ladrón cerca. Llevé mi mano al bolsillo y fue entonces cuando me di cuenta de algo que hizo que sintiera, por primera vez en un largo tiempo, verdadera rabia contra otro ser humano. Mi dinero no había sido robado. Lo que faltaba era un peso, leve pero siempre pesente, en mi dedo. ¡El muy maldito me había robado el anillo! – Fiona, ¡TRAS ÉL!

Una chica se había adelantado a mí, pero fue fácil localizarla gracias a que estaba montada sobre Fiona. Los pobres ciudadanos estaban asustados. – ¡Lo siento! ¡Por favor, apartaos! ¡SALVO TÚ, LADRONZUELO DE POCA MONTA! ¡Como te pille vas a conocer MUY BIEN en tus carnes lo que es un castigo divino! – al final logramos llegar a donde estaba la otra chica. De cabellos rubios, parecía más que habituada a correr por estos lares. – ¡Montad! Fiona lo podrá alcanzar, pero necesitamos los conocimientos de una habitante de Ylisse. Vos parecéis manejaros.

Fiona no había reducido la velocidad más que la suficiente como para estar al mismo nivel de la desconocida. He de reconocer que era veloz. La velocidad a la que iba no era tan baja a la que suele ir cuando cabalga, lo que implicaba que ella tenía buena fuerza y resistencia en sus piernas. – Dejemos las introducciones para después. ¡Pienso recuperar lo que me ha birlado!
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Báculo físico [5]
Báculo de Heal [1]
Báculo de Heal [2]
báculo de Mend [3]
Tónico de res. [1]

Support :
Ephraim

Especialización :

Experiencia :

Gold :
533


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Alanna el Sáb Sep 16, 2017 1:01 pm

Cuan irónico resultaba haber alegado hace unos escasos segundos que el mercado no era para echar carreras, para que luego se estuviese dejando las plantas de los pies, corriendo como nunca antes por una calle abarrotada de transeúntes. Cómo no, le empezaron a llover por todos los flancos quejas y miradas hoscas según iba rebasando a las gentes del lugar. —¡Lo siento, lo siento! ¡Por favor, abran paso! ¡Esto es una urgencia! —Y para mayor escarnio, el maldito carterista le iba ganando terreno, deslizándose entre los huecos libres como la vil culebra que era. ¿Por qué diantres tenía que pasar esto en su día libre? ¡Ni que los ladrones no se tomasen algún que otro descanso de vez en cuando!

Al rato, un segundo bramido rabioso pudo escucharse por toda la avenida. ¡¿Otra víctima?! ¡Por la Diosa! Ese elemento carecía de escrúpulos para cometer otro robo en plena huida. La gente a su alrededor parecía más agitada de lo normal por alguna extraña razón. Hasta que entendió el por qué y los escuchó: cascos de un caballo repiqueteando en el pavimento. No tardó en encontrar al animal en cuestión. O más bien, fue él quien la encontró por cómo su dueña, una muchacha de cabellos verduscos, la misma que voceó después de ella, se dirigió a ella y le ofreció montarse con urgencia. Alanna vaciló unos instantes por la repentina propuesta, pero… —Eh… ¡D-de acuerdo! —El trote de un caballo iba a ser más veloz que sus piernas, desde luego. Así fue como dio lugar aquella extraña alianza con la doncella peliverde. Y su yegua.

Una vez montó detrás de la chica, la persecución se reanudó a un ritmo más acelerado y frenético gracias a la velocidad que ofrecía su nuevo transporte. La jinete, que tenía todos sus sentidos puestos en dirigir al animal con las riendas, apenas intercambió con ella unas pocas palabras, las justas para dar a entender que bajo ningún concepto iba a permitir a ese ladrón llevarse lo que le pertenecía. —Entonces ya somos dos con el mismo cometido, milady. ¡Ahí está! —Gracias a la altura extra que le brindaba el lomo de la yegua, pudo localizar a esa sabandija y señalarla con su índice.

Entonces, el tipejo torció su cintura hacia la izquierda y dobló una esquina de la calle. Alanna chasqueó la lengua con irritación; sabía a dónde llevaba ese cruce, y precisamente no era de los callejones más amplios de la urbe. A la yegua le costaría horrores desplazarse por un sitio tan angosto, y mucho menos trotar a la velocidad que llevaban —¡Milady, por allí! ¡Rápido! —le indicó a la dama con un gesto otra intersección en la que se separaba la avenida principal. Era su mejor opción—. Sé a dónde lleva el callejón que ha tomado. Si nos damos prisa, podemos interceptarlo antes de que se interne en los barrios bajos de la ciudad. —Y para nada les interesaba adentrarse en esa zona, donde un caballo no sería el único con dificultades allí.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Hacha de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
891


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel el Lun Sep 18, 2017 7:18 pm

En el momento en que la desconocida montó a Fiona, insté a la yegua para que aumentara más la velocidad. La pobre tenía que evitar a los civiles que, asustados, iban apartándose. – ¡Lo siento! ¡Disculpad! ¡Apartad, por favor! ¡SALVO TU LADRONZUELO DE TRES AL CUARTO! – Como lo pille va a descubrir lo que es un castigo con todas las de la ley. La ley que le aplique yo, claro está. Es toda una ventaja desconocer las leyes de Ylisse.

Por desgracia, el vil bellaco fue inteligente. Aprovechó el tamaño de Fiona en nuestra contra poder salir por un callejón que era un poco estrecho. Fue, definitivamente, obra de la divina providencia, que la desconocida me avisara antes de deternernos para poder continuar y emboscar al criminal cuando menos se lo esperase. – ¡Muy bien! ¡Seguiremos vuestras indicaciones!

Y así fue como, tras cada dirección de la bienaventurada asistencia, atravesamos las calles del mercado, una tras otra. Estos instantes, que estoy convencida de que fueron mucho más cortos de lo que yo recuerdo, se me hicieron especialmente eternos. Los gritos de los aldeanos por el paso veloz de Fiona se me hacían inusualmente bajos de volumen. Como si apenas existieran. Y es que no había otra cosa que no estuviera en mi cabeza que no fuera salvo recuperar aquella posesión. Y lo iba a recuperar. Cueste lo que cueste.

Al final, acabamos llegando al lugar donde dijo la dama desconocida. – ¿Y bien? ¿Ahora qué hacemos? – aunque lo cierto es que la pregunta se hizo inútil en cuestión de segundos, pues hubo una silueta extremadamente que se mostró. Sorprendido, el ladrón acabó chocando contra Fiona y cayendo al suelo.

Obviamente, no iba a dejar escapar esta oportunidad venida, sin duda, por la gracia de los espíritus. – Vaya, parece que el ladrón ha sido pillado desprevenido. Buen trabajo, Fiona – dije, después de descender de la yegua. – Ahora mismo vais a devolver todo lo que habéis robado. Luego hablaremos de vuestro castigo por tomar pertenencias ajenas.

Porque iba a haberlo. Incluso si la dama desconocida mostraba piedad, yo no estaba de humor como para dejar un crimen así contra mi persona pasar impune. Ese anillo no tiene tanto valor económico como emocional. Lo cual ya es mucho, visto el valor monetario que debería tener. – ¿Y bien? ¿Qué haréis?
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Báculo físico [5]
Báculo de Heal [1]
Báculo de Heal [2]
báculo de Mend [3]
Tónico de res. [1]

Support :
Ephraim

Especialización :

Experiencia :

Gold :
533


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Alanna el Miér Sep 20, 2017 1:33 pm

Menos mal que abandonaron pronto las calles principales, atestadas de gente. El caballo de la dama sería rápido, pero no el método más adecuado para transitar por medio de una avenida pública. Le sintió fatal ver a esos pobres transeúntes brincar a un lado, aterrorizados de que la temeraria carrera que llevaba el animal se los llevase por delante, y con razón se merecieron todos los insultos que les llovieron por su parte. Y también lo que debían ser insultos, porque cosas como “cenutrias” o “mangurrianas” no las había oído antes en su vida. El vocabulario campestre no dejaba de asombrarla.

La joven peliverde siguió al pie de la letra todas sus indicaciones, tomando todos los desvíos y cruces que Alanna creyó necesarios. Dos calles a la derecha, otra a la izquierda, una más a la derecha… Reconoció de inmediato la callejuela que alcanzaron al rato y le pidió a la muchacha que detuviese a su yegua. Ante las ansias que desbordada esta, las cuales comprendía, dejó caer sus manos sobre los muslos y entrecerró los ojos. —Ahora esperaremos aquí. Ya no cunden las prisas.

Cinco segundos después de decírselo, sus conocimientos de callejeo dieron sus frutos: una figura apareció traspasando un cruce cercano y se dio de bruces contra el caballo sutilmente posicionado en el lugar indicado. Su ladronzuelo cayó de culo en la acequia, listo para sentencia.

¿No os había dicho antes que el mercado no era para echar carreras? —le siseó con un tono arrogante mientras descendía de la yegua de la chica. El ladrón se levantó del suelo entre tambaleos y Alanna dio más pasos al frente, advirtiéndole junto a una mirada fulminante que desistiese de huir en su situación —¡Eh, eh! Bajemos esos humos, ¿queréis, chicas? Un humilde servidor solo intenta ganarse el pan de cada día. —la sonrisa socarrona, un calco de la anterior con el incidente del puesto de frutas, que les devolvió aquel elemento le acabó revolviendo las tripas de pura enervación. —¿Cuan poca vergüenza podéis tener, rufián? Os habéis aprovechado de un anciano para sustraerle sus ahorros. Delante de decenas de ciudadanos y a plena luz del día. Si no os doy vuestro merecido aquí y ahora es porque las autoridades ya se encargarán de hacerlo.

El chico cambió de sopetón su sonrisa. Tan solo pasando de ser burlesca a una de acentuación irónica. Se encogió de hombros y ladeó la cabeza, como si se estuviese deleitando con la escena. —Bueno, cada cual tiene sus medios para ganarse el sustento, sean cuales sean. ¿No es así, cara bonita? —Alanna abrió los ojos de par en par, azotada por un latigazo de asco y rabia. —¿Cómo me habéis llamado?—. El ladrón no pudo hacer más que ampliar su retorcida mueca. —¡Oh, vamos! Seguro que esa cara bonita no es lo que se dice barata de mantener. ¿Hmm? O quizás… ¿No será que es gracias a ella que tienes un sustento? No sé si me explico.

Fue en ese momento, ese justo momento, que algo dentro de Alanna se quebró de un chasquido y desató una de las mayores mareas de ira que le hizo hervir la sangre como nunca antes. Se acabó, hasta ahí habían llegado. Impulsada por su monumental cabreo, apretó los dientes con saña y alzó su diestra con la firme intención de exigir justicia por su propia cuenta y hacerle daño. Mucho, mucho daño.

Sin embargo, su mano titubeó en el aire al verlo bajo una de las mangas del joven: lo conocía demasiado bien para no reconocerlo. Su brillo, efímero pero fuerte, era el que caracterizaba al metal. En un momento de lucidez en mitad de su arrebato, Alanna interpuso su mano a tiempo de que el cuchillo que sustrajo el ladrón a una velocidad acongojante, no le produjese más que un tajo superficial en la palma. Escoció como mil demonios, pero ni pudo emitir un grito de dolor o de sorpresa cuando su atacante le arreó un manotazo en las costillas, mandándola de viaje al suelo.

Alanna despegó la cara del pavimento y engarfió los dedos de la mano que se llevó el corte, escociéndole todavía más. Pudo ver como el tipejo pasó de largo y se abalanzó, cuchillo en mano, a por la joven damisela que también reclamaba lo que era suyo. —¡Cuidado!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Hacha de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
891


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel el Jue Sep 21, 2017 7:00 am

He de decir que no esperaba escuchar tal habla de una simple plebeya. ¿Acaso habría recibido algún tipo de educación? Pero, de ser así, ¿no sería una opción que ella fuese una noble? No, no. Es imposible. Una noble no debería ir por ahí, por las calles, persiguiendo a un ladronzuelo…

En ocasiones olvido que yo lo soy y he hecho precisamente eso. Tan grande es mi disfraz y nadie es capaz de descubrir mi identidad que hasta yo misma me he confundido temporalmente. Sin embargo, estoy convencida de que no habrá nadie que sea capaz de imitar mi estrategia tan bien como lo hago yo. Aunque he de decir que esta dama me ha conseguido confundir. Una gran labia para una plebeya.

Aunque he de confesar que ello no fue lo único que me sorprendió. Parecía que su temperamento era tan extremo como su elocuencia. Además, el ladrón, bien preparado para los imprevistos, decidió ir hacia mí. – Con la cara bonita no podré, ¡pero con esta que además tiene pinta de inútil sí que puedo! – ¿Acaba… de llamarme “inútil”? – Fiona, por favor.

Tan rápido como el ladrón se movió hacia mi el criminal fue expulsado hacia una pared gracias a una coz de la yegua, el arma que llevaba cayendo a unos metros de distancia. Este hombre se iba a encargar de lo que era un castigo. ¡Nadie me llama inútil y no sufre el castigo correspondiente! Y ya me iba a encargar de que así se diera el caso. – Habéis cometido tres crímenes. El primero, fue el de birlar las posesiones de otros – di una leve pausa. – ¡Todos tenemos que sobrevivir de alguna…! – Qué voz más incordiosa. – ¿Acaso os he dado permiso para hablar? Creo que no lo hice. Dicho esto, silencio – me iba a escuchar hasta el final. – El segundo de vuestros crímenes fue insultar a esta dama insinuando el uso que podría dar a su belleza. ¿Acaso fue por envidia? Si una lo observa con un mínimo detenimiento, es perfectamente comprensible – me aproximé a él un poco más. – El tercer crimen fue insinuar que era una inútil. Si bien es cierto que soy una clériga, no por ello soy un objetivo indefenso.

Parecía que el hombre se quería zafar y, visto lo viso, hice un movimiento con la mano para hacer que Fiona bloquease el otro camino por el que podía escapar. – Ahora no hay ningún lugar por donde escapar – informé, feliz y satisfecha. – Vais a devolver todo lo que habéis robado. Y no me refiero con ello a solo lo de ahora. ¿Qué más habéis robado? – como era de esperar, el hombre se resistió – ¿Y a ti qué te importa, niñata? ¡No vais a solucionar los problemas del mundo metiéndoos con un simple ladrón! ¿No tenéis las dos otras cosas mejores que hacer? ¡Y ten a esa bestia lejitos, que casi me mata! – pero no comprendió que Fiona estaba tan peligrosamente cerca de él que, con una leve indicación, dejo reposar su pierna a meros milímetros de la mano, lo que lo asustó bastante. He de confesar que no sentí en absoluto pena por él. – ¡AAAAY! ¡Vale! ¡Vale! ¡Lo haré! ¡Lo haré! ¡Pero que no se me acerque más!

El hombre, aterrorizado, empezó a dejar caer todo lo que robó, entre lo cual estaba el anillo que anteriormente me había birlado. Con lentitud lo tomé y me aseguré de que era, sin duda, el mío y de que estaba en perfectas condiciones. Dejé escapar un suspiro de alivio cuando pude comprobar que así era. Menos mal… Gracias a los espíritus que está en buen estado.
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Báculo físico [5]
Báculo de Heal [1]
Báculo de Heal [2]
báculo de Mend [3]
Tónico de res. [1]

Support :
Ephraim

Especialización :

Experiencia :

Gold :
533


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Alanna el Jue Sep 21, 2017 11:32 am

¿Le gritó «cuidado» a aquella damisela a punto de ser atacada? Pues casi quiso tragarse sus palabras y que el que tuviese cuidado fuera aquel rufián. Casi; no sintió ni el menor ápice de lástima por él. Aunque anonadada se hallaba con la magistral coceada que le propinó la yegua en el rostro en cuanto su dueña le dio la orden. Increíble. ¿A qué clase de entrenamiento estaba sometido ese animal para coordinarse de tal forma con la chica?

Alanna se incorporó como pudo del suelo, torciendo el gesto en una mueca por el corte en su palma. Se la apretó con la otra para que la hemorragia no resultase tan escandalosa y se encaminó a ese endiablado individuo, deseosa y furibunda por agarrarle del gaznate y hacerle pagar su osadía por herirla física y emocionalmente. Pero no pudo evitar titubear en su convicción cuando la joven peliverde hizo alusión a su «belleza» con una galantería que la cogió desprevenida. Cielos, sus almidonadas palabras le sacaron un sonrojo que trató de camuflar ladeando la cabeza. ¿Y decía que su oficio era el de clériga? Eso explicaba unas cuantas incógnitas, pero a la vez le creaba otras muchas. ¿Quién le hubiese dicho que una mujer santa podía contar con esa labia en la dialéctica y un carácter que competía con el suyo?

Una sensación de victoria y placer le curvó los labios hacia arriba, deleitándose con la reacción del ladronzuelo con la yegua que le impedía todo intento de huida. Su derrumbamiento fue inminente, y con ello se vació sus bolsillos de todo lo que obtuvo con sus hurtos. ¡Por Naga, menudo botín se había agenciado el muy rastrero! Entre todas las monedas sueltas y faltriqueras desperdigadas por el suelo, halló la singular bolsa de cuero con la que empezó aquel embrollo de narices. Sin embargo, entre las pertenencias robadas también le llamó en especial atención un elemento que destacaba entre todos las demás: un precioso anillo, una pieza de laboriosa artesanía con el metal que dejaba en evidencia incluso a cualquier abalorio de los que usaban su madre y hermanas. Sobre todo sus hermanas, con lo casquivanas que eran para estas cosas.

Frunció el ceño. ¿Otra vez pensando en ellos? Negó con la cabeza, alejando tales pensamientos de su ser, y se acercó a la clériga, quien resultó ser la dueña del anillo. Y por cómo lo aferraba, tuvo la ligera impresión de que algo más que un valor monetario debía guardar, desde luego. —¿Es esto lo que os arrebató ese canalla… milady? —No sabía con exactitud cómo dirigirse a una clériga que, además, no sería de origen mundano si circulaba por ahí con semejante joya. Y tenía los modales ejemplares de una dama. Y contaba con tanto arrojo. Y amaestraba a su montura para su propia defensa. ¿De verdad sería una clériga? Pues vaya con la iglesia y sus métodos de instrucción…

Acto seguido, sus orbes rodaron hasta el infame carterista que se hallaba en el suelo y se plantó delante de él, observándole con una agria mirada. —Y en cuanto a vos, ya va siendo hora de que le hagáis una visita al cuartel de la guardia. —Estiró su brazo y agarró al chico por el cuello de la camisa, obligándole a alzarse con un portentoso tirón —¡Ya voy! ¡Ya voy! Demonios, menuda bestia estás hecha para ser una cara bo… —Antes de que siquiera pudiese terminar la frase, Alanna le aferró de los hombros y descargó su rodillo en la entrepierna de este, con tal fuerza que le arrancó el aire de los pulmones e hizo que se retorciese sobre sí mismo. Ah, dulce, dulce venganza. —Cómo iba diciendo antes de que me interrumpieseis, vendréis con nosotras. —Después, se volteó hacia la damisela—. ¿Tendríais el placer de acompañarme a llevar a este rufián ante la justicia, antes de asegurarme de que todo lo que robó vuelva a las manos de sus legítimos dueños?
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Hacha de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
891


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel el Vie Sep 22, 2017 7:09 pm

Una vez ya me había reencontrado con el anillo de mi familia, lo cierto es que la señorita que me asistió a capturar a este bribón realizó una pregunta obvia, más interesante. No fue por el contenido, sino por el hecho de la pausa que se dio. ¿Acaso lo habría reconocido? No. Eso era imposible. No pude llegar a conocer Ylisse, así que no puedo ser relacionada con ninguna casa noble que conozca. Pero siempre es posible que reconociese el valor monetario.

Pero eso no era lo importante. Lo importante es que por fin había recuperado lo que era, sin duda, mi posesión física más valiosa. – Sí. Es este anillo, sin duda. Permitidme extenderos mi más profundo agradecimiento por vuestra ayuda. – realicé una destacable reverencia a la mujer de cabellos rubios que mostró tanto la educación propia de alguien que sabe cómo tratar a un noble como el valor de seguir la senda de la mismísima justicia.

Pero, pronto, pasamos a hablar de nuevo con el criminal. He de decir que me sentí especialmente satisfecha con el castigo que había realizado contra él. Definitivamente, fue de lo más adecuado. Esto es algo que debo tener en cuenta para futuras situaciones. Seguro que me resulta de utilidad, aunque creo que para ello he de desarrollar más mi fuerza muscular… Eso, o indicar a Fiona que lo haga. Ambas opciones me parecen perfectamente válidas. Sin embargo, ¿cuál de ellas sería más satisfactoria? Admito que ver a un criminal retorcerse por el castigo que sus crímenes han provocado da mucho que pensar en un sentido positivo, mas puede que esta sensación aumente si soy yo la que hace de ejecutora de los divinos… Definitivamente, debo probarlo un día. – Por supuesto. Se me educó con la firme creencia de que los crímenes no quedan jamás sin castigo. ¿Y qué mejor forma que entregar a un rufián a las autoridades pertinentes? – Por no mencionar que, además, sentía curiosidad por conocerlas como era debido. – Por cierto, no tuve la oportunidad de presentarme anteriormente, con todo lo acontecido. Mi nombre es L’Arachel – realicé una leve reverencia. – Soy una clériga venida de las tierras de Jehanna, en el continente de Magvel. Es por ello que he de confesaros que mis conocimientos sobre las autoridades de Ylisse son, cuanto menos, deficientes. ¿Quién es el individuo o individuos que se encargan de impartir la justicia en estas tierras? – Un poco de información nunca venía mal. Especialmente cuando era información para conocer quiénes hacían las buenas obras.

Mientras esperaba su respuesta, empecé a recoger todo lo que había en el suelo para dejarlo a lomos de Fiona. Acaricié su lomo, tras lo cual la yegua dio un pequeño relinche, feliz. – Vamos a devolverlo todo. Lo hiciste muy bien, compañera.
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Báculo físico [5]
Báculo de Heal [1]
Báculo de Heal [2]
báculo de Mend [3]
Tónico de res. [1]

Support :
Ephraim

Especialización :

Experiencia :

Gold :
533


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Alanna el Sáb Sep 23, 2017 11:52 am

La peculiar clériga le dio una respuesta afirmativa respecto a su posesión que le fue robada. Una vez más, hizo acopio de la galantería propia de una dama de alta alcurnia, volviéndose a alejar de la imagen clásica que Alanna guardaba de las mujeres del clero, para agradecerle su ayuda. En fin, fueran o no palabras que nada tenían que ver con lo mundano, su “educación” acabó tirando de sus invisibles hilos para corresponder a su reverencia. —En realidad, es esta humilde servidora quien debería agradecéroslo. De no haber sido por la contribución de vos y vuestra montura, este individuo hubiese conseguido rehuirme. Dos veces. —Con una mueca dibujada, bajó la vista hacia su palma. Del corte ya no manaba sangre alguna, pero bien sabía que el escozor no desaparecería pasados unos días. Sus ojos rodaron hasta la llamada compañera de la mujer, la tercera aliada que fue una pieza clave en su éxito—. ¿Habéis dicho que se llamaba Fiona, Milady? —preguntó. Con el permiso de su dueña, Alanna se acercó a la yegua y extendió su mano hacia ella, sumisa. Al notar el suave pelaje en sus yemas, ya no se sintió tan nerviosa y procedió a acariciarla —Muchas gracias por tu ayuda, Fiona. Has sido muy valiente —le susurró con ternura.

Volviendo a los asuntos que requerían de la mano de la justicia por intervenir, la dama le confirmó gustosa que la acompañaría hasta los aposentos más cercanos que tuviesen la guardia de la ciudad. Prefería no dar demasiadas vueltas innecesarias y tener que vigilar a la sabandija a su vez, claro que si era necesaria otra “advertencia” en sus partes nobles… —Me alegra escuchar vuestro entusiasmo al respecto. Y es todo un placer, Lady L’Arachel. Podéis llamarme Alanna. —Qué curioso se le hacía platicar con esta persona. Sin un ápice de vergüenza por esgrimir su lengua refinada, pero con un estilo tan rimbombante. Normalmente, le incomodaba tener que recurrir a una parte de lo que llegó a ser cuando precisaba interactuar con alguien que requería de buenos modales para su cooperación. Pero con ella había algo que el fluir de la conversación se volvía natural, sin tapujos de por medio. ¿Quizás porque pensaba en ella como una mujer de la iglesia, sin connotaciones que la llevasen a pensar en la nobleza?

Y hablando de iglesias, a la ylissense no pertenecería con un nombre que sonaba a extranjera total. Aunque eso no tardó en aclarárselo en cuanto le informó de su procedencia. ¿Magvel? Sí, conocía el nombre; en su periodo de adaptación al mundo exterior, la cartografía entró dentro de su aprendizaje. Abrió un mapa mental en el que visualizó Akaneia, para después desplazarse en dirección al noroeste. En mitad del mar imaginario, se hallaba el pedazo de tierra, el pequeño continente que respondía a ese nombre. —Venís de tierras muy lejanas, milady. Desconocía que los devotos en Jehanna llevaseis a cabo peregrinajes de tal envergadura. —Aunque no resultaba extraño que practicantes de otros cultos viajasen a Ylisse, una de las tantas cunas de la adoración a Naga, para culturizarse y estudiar la religión. Cada año solían tener a bastantes visitantes de otras regiones con dicha misiva en mente.

También resultó que su interés no solo se centralizaba en los fines religiosos. —¿Los que imparten justicia, decís? Para casos mundanos se suele recurrir a los soldados del ejército ylissense apostados en las zonas urbanas. —Se llevó el índice a la barbilla—. Pero creo que vuestra pregunta estará más encaminada a los Custodios. Se trata del batallón de élite que imparte justicia por todo el país en nombre de la venerable Emmeryn. —Pero no imaginaba a los Custodios con tareas tan banales como perseguir a carteristas. Tal y como andaban las cosas por Ylisse, tenían mayores asuntos que atender.

Ya solo quedaba poner a buen recaudo al ladronzuelo y que se encargasen las autoridades de su correspondiente castigo. También quedaba devolver todas las pertenencias robadas a sus dueños, pero salvo la bolsa de aquel anciano, al que seguro que encontraría de nuevo en el puesto de fruta, no conocía al resto de los dueños. Puesto que tenía toda la pinta de ser una mañana larga, ¿por qué no indagar un poco más en su nueva acompañante? —Lady l’Arachel, visto que sois una recién llegada a nuestras tierras, me complacería solventaros cualquier otra duda que tengáis. Es lo menos que puedo hacer por vos al servirme vuestro auxilio.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Hacha de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
891


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel el Dom Sep 24, 2017 7:01 pm

Definitivamente, esta mujer debía ser toda una dama. Aquellos gestos no eran los propios de una plebeya. ¡Efectivamente, había acertado! No debería negarme ante la evidencia cuando se presenta, por muy poco probable que fuera. Es una lección importante que debo tener más que aprendida para el futuro. Además, pude apreciar que aquel corte que recibió fue tan ligero como aparentaba. Un leve suspiro de alivio escapó de mis labios una vez pude confirmarlo. Asentí ante el nombre de Fiona y la yegua relinchó feliz cuando la dama, de nombre Alanna, procedió a elogiarla por su gran labor.

Alanna. Un nombre peculiar, cuanto menos. Es perfectamente probable que sea, como yo, una noble en anonimato. ¡Oh, la belleza del silencio y el ocultismo! La puedo comprender perfectamente. Después de todo, por muy difícil que sea ocultar la gracia que se aprecia desde cada poro de nuestra piel, no podemos evitar intentar congeniar con los plebeyos y conocerlos un poco más. Y, por supuesto, que mostrase cierto interés por mi peregrinaje fue una pregunta tremendamente interesante. – ¿Conocéis las antiguas tierras de Rausten, lady Alanna? Allí teníamos por costumbre enviar devotos a conocer la situación del mundo. ¿Cómo servir, si se desconoce en qué hay que asistir? – una pequeña mentira, pero considerando que Rausten ya no existía… Supongo que incluso una desgracia puede ser usada a mi favor. – Una pena que no sea ya posible cumplir esa costumbre.

Pero pudimos dirigir el tema a algo mucho más importante. ¡La venerable Emmeryn! Si los custodios son un batallón de élite, ¡esta mujer debe ser alguien importante! ¿La líder de las tropas? No. En ese caso, ¿no sería mejor usar un título como comandante? Usó “venerable”. ¡Oh! ¡Debe ser una santa! Lo que significa que los Custodios son un grupo de guerreros que dan a conocer la voz de su diosa… ¿Naga, era? No alcanzo a comprender cómo es posible que haya dos países con una misma deidad. Mas esta no es la cuestión. – Comprendo. Así que hay distintas especialidades entre cada ejército. En ese caso, ¿cuál de los dos cuárteles se encuentra más cerca? Sugiero ir al más próximo.

E, ilusionada, una vez ya empezamos a caminar hacia nuestro destino con el criminal bien capturado y asegurado gracias a Fiona, quien se encargó de caminar haciendo más ruido que de costumbre. Sobra decir que esta idea, original de la yegua, tuvo como efecto que el ladrón mostrase una actitud más reacia a escapar, lo que permitió que pudiera comunicarme con lady Alanna. – Os agradezco el ofrecimiento, lady Alanna. Sin embargo, hoy mismo tenía la intención de partir y continuar el peregrinaje. Además, vos decís que os he ayudado, mas desde mi punto de vista, no podría haber recuperado mi anillo de no ser por vuestras indicaciones. Creo que ambas nos podemos considerar lo suficientemente afortunadas por haber sido bendecidas y contar con esta oportunidad para conocernos. A todo esto, ¿a qué cuartel nos dirigiremos, al final?
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Báculo físico [5]
Báculo de Heal [1]
Báculo de Heal [2]
báculo de Mend [3]
Tónico de res. [1]

Support :
Ephraim

Especialización :

Experiencia :

Gold :
533


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Alanna el Lun Sep 25, 2017 5:21 pm

Una cosa estaba clara, y es que la curiosidad de esta clériga no conocía paragón. A decir verdad, nunca había tenido una conversación tan larga con una mujer de los cleros. O, más bien, nunca llegó a tener una conversación en condiciones con una. Llegaba a tener contacto con las sacerdotisas del clero ylissense cuando no le quedaba más remedio que recurrir a sus habilidades con la magia de sanación. Sin embargo, no habría compartido con ellas más que los pertinentes agradecimientos por sus servicios. Y era una verdadera lástima, pues siempre acababa percibiendo en ellas esa sensación de sosiego por no tener que tratar por una vez con un rudo y malhablado mercenario. Si al menos hubiese sabido con qué tema iniciar una conversación…

Religión, cómo no. El brillo en los ojos de L’Arachel la delataba, apasionada porque indagasen más en lo referente a su peregrinaje. Mencionó, pues, un país famoso por su devoción que en un principio no le dijo nada, pero eso cambió en cuanto Alanna rumió para sus adentros. —Me… temo que no estoy familiarizada con esa región, milady —respondió a su pregunta con un tinte de incertidumbre. Rausten, Rausten, Rausten… ¿Lo habría oído o leído en algún lado? Ella creía que sí, aunque no le cuadraron los números al contar los pocos países  que recordaba del mapa de Magvel. Entonces reparó en que la dama santa hablaba de la tal Rausten en pasado, además del aire melancólico en su voz. «Los monstruos de ojos rojos…», fue lo que supuso, en una mueca de aprensión. —Lamento muchísimo tener que oír eso, lady L’Arachel. Pero es, cuanto menos, loable que devotas como vos continuéis esta tradición pese a las adversidades. —Eso decía mucho de la gran fe que esta mujer poseía. ¡Y con lo joven que era!

Así pues, iba siendo hora de regresar a la avenida principal del mercado. —La más próxima que tenemos se sitúa a unas pocas calles paralelas al mercado. Dejad el resto en mis manos; conozco la ruta más rápida sin necesidad de callejear más de la cuenta por estos barrios. —Prefería no verse obligada a lidiar con más sorpresas desagradables durante la vuelta, ni que L’Arachel se llevase otra mala anécdota para sus viajes por Ylisse. Aprovechándose de unas cuantas telas desgarradas que el ladronzuelo debió cortar de sus víctimas para sustraer parte de su botín, le ató las manos tras la espalda y apremió a que se subiese encima de Fiona. Una sonrisilla sagaz le curvó los labios por la aversión que este mostro por el enérgico pisoteo de la auténtica heroína de aquel día de locos—. Te dejo a cargo de él, pues —le susurró a Fiona al oído, divertida por la ocurrencia.

Gracias a ello, Alanna pudo conversar con l’Arachel durante el camino sin apenas complicaciones. Por una parte, la apenaba que la misiva de la clériga la apremiase a partir hacia su próximo destino. Ah, los designios de una persona devota, que duros podían llegar a resultar. Le hubiese encantado rescatar lo que quedaba de su día libre para preguntarle más acerca de los parajes que llevaba visitados. —Entonces, ¿qué os parece si llegamos a un mutuo acuerdo y decimos que ambas nos hemos ayudado la una a la otra? ¡Oh, sin olvidar a vuestra compañera, por supuesto!

[…]

Nunca había visto a los guardias sonreír de esa manera. Resultó que su infame carterista ya contaba con un largo historial de hurtos a su espalda, causándoles más de un quebradero de cabeza al intentar seguirle la pista. Y eso no fue todo, pues también resulto formar parte de una pequeña banda que llevaba operando en los distritos del mercado desde hace una temporada. Por cómo se frotaron las manos maliciosamente en cuanto el muchacho apareció por la puerta del cuartel, Alanna ya se estaba haciendo una idea de lo que le esperaba en la sala de interrogatorios. No derramaría ni la más mínima lágrima por él, pues ya lo hizo con sangre por su culpa.

Supongo que ya podemos dar este infortunado altercado por resuelto. Los guardias ya se encargarán de devolver todas las pertenencias robadas a los afectados —le comentó a l’Arachel. Por fin una buena noticia que recibía. Más prefería asegurarse de que ese anciano había recuperado su dinero y preguntarle al tendero del puesto de frutas más tarde—. Entonces… debéis partir ya, ¿no es así? —preguntó, suspirando y curvando sus labios una sonrisa cansada—. No contaré con la misma devoción que vos, más yo también creo que nuestro encuentro ha sido obra de una entidad divina. Estoy segura de ello. —Inclinó la cabeza a modo de reverencia—. Así pues, no puedo hacer menos que desearos un viaje seguro que nos volvamos a encontrar en un futuro cercano, lady L’Arachel.

Extendió a medias sus brazos, dubitativa de si era lo apropiado proceder. ¿Sería un gesto demasiado premeditado para una dama de su alcurnia? ¿O no resultaría ofensivo hacia su persona? Fuera como fuese, la chispa de su intuición acabó sobreponiéndose y cogió con delicadeza las manos de la clériga. —Que la Luz de Naga brille en vuestro camino. Y su Voz os guíe con eco cristalino.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Hacha de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
891


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel el Sáb Sep 30, 2017 7:13 pm

Como era de esperar, lady Alanna desconocía sobre Rausten. Es una pena, mas es algo lógico, siendo uno de los países que desapareció primero. De hecho, hasta donde yo sé, es el primero que cayó por los emergidos. Sin embargo, incluso aunque su elogio fue con la mejor de la intenciones, no pude evitar sentir como si fueran simples palabras vacías que escuchar. Podría ser una clériga, mas aún seguía siendo la princesa de aquella tierra caída. – No hay de qué preocuparse. El pasado, pasado es. Pensar en el pasado y las desgracias que sucedieron no tienen otro fin que alimentar la oscuridad que puede provocar el deseo de venganza contra los viles seres responsables.

Asentí a las indicaciones de la nueva compañera de justicia que logramos conocer Fiona y yo, y hay que decir que lady Alanna se había ganado el aprecio de la yegua que, además de ya ir pisando con fuerza, relinchó feliz. Por un instante sentí pena por el criminal. Solo por un instante. Aquello se esfumó en cuanto recordé lo sucedido anteriormente y gracias a lady Alanna no le lancé una mirada llena de resentimiento a aquel hombre. Desde luego, parecía ser tremendamente atenta a sus alrededores. ¿O acaso fue simple fortuna? No pude evitar reír y asentir cuando dio aquella posibilidad de, simplemente, afirmar que se ayudaron mutuamente. Fiona, de nuevo, volvió a relinchar cuando se le hizo mención, dejando así bien claro que había entendido la conversación. – Supongo que Fiona quiere decir que como veáis más oportuno. Yo, por mi parte, estoy de acuerdo con vuestra sugerencia – incluso si a mí me prestó ayuda siendo yo una víctima de los actos de este criminal.

Cuando llegamos, los buenos guardias se quedaron sorprendidos, siendo su sorpresa sustituida después por una verdadera sonrisa de satisfacción. Aunque he de decir que más me sorprendió saber que había bandas de criminales que estaban operando en estas tierras. ¿Había muchas más víctimas como yo? De ser así, ¿acaso sería lo correcto marcharse, sin más?... No, debo hacerlo. Debo continuar mi viaje y confiar en que los guardias y los Custodios de los que me habló lady Alanna hagan su trabajo como es debido. – Los designios divinos son tan misteriosos como definitivos. Estoy convencida de que nuestro encuentro debió ser por alguna razón, lady Alanna. Dicho ello, creo que es mejor confiar en nuestras respectivas divinidades y creer en que nos reunirán la una a la otra. Será, sin duda, cuando menos lo esperemos.

Y, cuando ya había terminado mi reverencia antes de despedirme verbalmente, se me presentó un verdadero problema. ¿Por qué había extendido su mano? ¿Qué clase de costumbre será esta de alzar la mano? ¿Acaso he de hacer yo algo también? Desde luego, así lo parece… ¡Ah! ¡Que debía alzarla también! Por suerte, parece que pudo ver que así fue el caso. A continuación dijo algo que, si bien desconocía, pude saber exactamente a qué se refería. Así que tal era la forma que tenían los creyentes de Naga de despedirse los unos a los otros. Interesante. Me encargaré de memorizarlo como es debido para el futuro. – Que la luz de los espíritus guíe vuestros pasos, lady Alanna, y que los dragones divinos os protejan de las sombras.

Fiona, por su parte, se despidió con un pequeño relinche, apenas perceptible. Me monté sobre la yegua no sin antes volver a hacer una reverencia y, entonces, ya marcharme. Debíamos continuar nuestra travesía que parecía no tener fin.
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Báculo físico [5]
Báculo de Heal [1]
Báculo de Heal [2]
báculo de Mend [3]
Tónico de res. [1]

Support :
Ephraim

Especialización :

Experiencia :

Gold :
533


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Eliwood el Lun Oct 23, 2017 11:11 pm

Tema cerrado. 50G a cada participante +25G adicionales a L'Arachel gracias a donaciones eclesiásticas.

Alanna obtiene +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
500


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Soy más que una cara bonita! [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.