Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Juegos mentales [Entrenamiento] [Priv. Dräguth]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Juegos mentales [Entrenamiento] [Priv. Dräguth]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 05, 2017 7:52 pm

Había pasado un tiempo desde que me reintegré a mi labor como caballero del ejército en Altea… las cosas eran calmadas la mayor parte del tiempo, no tenía mucho trabajo a decir verdad, pero me gustaba estar de vuelta a mis tierras. Los emergidos eran una de las amenazas que escuchábamos a veces los militares, intentamos hacernos cargo de ellos lo mejor que podíamos. Hasta ahora mi única orden era mantenerme patrullando la zona. Por primera vez en mucho tiempo, me tocó la guardia nocturna.

Salí con Munir dirigiéndome hacia una pequeña zona residencial, algunas casas de pequeño tamaño que pertenecían a trabajadores de los campos, situadas en un lugar ciertamente curioso, en medio de los bosques, un poco lejos de los pueblos de alrededor y por ende, bastante peligroso. Me acerqué y algunos de los habitantes se quedaron viéndome confundidos, no solían tener vigilantes cerca pero se encontraban agradecidos. No estaba acostumbrado a trabajar a esas tardías horas, pero pensaba que no era tan diferente. Solamente cambiaba el entorno.

Se había detectado actividad sospechosa recientemente, las antorchas daban un poco de luz mientras yo debía de quedarme fuera percatándome de que nada ocurriera. “Supongo que es ahora cuando ocurre todo…” pensaba amarrando a Munir cerca, para bajar y dar un vistazo por mí mismo. Me quedé quieto y vi a todos lados con cautela, no había nada, parecía que mi trabajo iba a ser fácil y que nadie ni nada iba a correr peligro esa noche. Una noche oscura, y silenciosa. Con apenas un poco de brisa, y ni una estrella iluminando el cielo. Sentía la calma.

Sin embargo, comencé a escuchar un extraño sonido. Como lentos pasos acercándose hacia nosotros, tomé el mango de mi espada lo más rápido que pude y una pequeña mueca en mi rostro comenzó a formarse, denotaba preocupación. - ¿Quién está allí? - pregunté abiertamente, intentando buscar al responsable de dichoso sonido. Munir estaba quieto, yo no me movía, así que alguien más debía estar cerca. Y sea lo que sea, no pensaba dejarlo seguir incomodando a los habitantes de aquellas chozas. No podía esconder mi nerviosismo… pero de mí mismo. Porque por fuera estaba seguro y preparado para lo que viniera, intentaba jugármela de que se trataba de algún otro pillo más con ganas de asaltar un pueblo que había estado sin protección durante un largo tiempo. Pero por dentro la paranoia comenzaba a apoderarse de mí lentamente. Mi mente estaba siendo víctima de un juego.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos mentales [Entrenamiento] [Priv. Dräguth]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 08, 2017 10:17 am

Cuando aceptaba un trabajo como era matar a alguien debían cumplirse ciertos requerimientos desde un principio, que la persona en cuestión hubiese cometido un crimen que no fuese ni robo, ni un simple insulto, que verdaderamente hubiese cometido un crimen contra la persona que me había contratado o bien asesinato de un familiar querido, o violación propia o también hacia un ser querido. Los robos no los castigaba con la muerte, de hecho no me metía en ellos y menos si era para vivir, de otras cosas si que me podía encargar siempre que fuese algo verdaderamente de valor o que fuera necesaria para que una persona pudiera vivir, de lo contrario ni me movía.

En este caso el hombre que me contrato aseguro que la persona que debía matar había abusado de su hija de diez años, un delito imperdonable desde mi punto de vista, nadie tiene el derecho de abusar de una niña tan pequeña que seguramente todavía no habría sangrado y lo que aquel bruto debía haber sido una aberración y una tortura insoportable.

No era capaz de comprender que placer podían sentir teniendo sexo con una niña que ni siquiera sabía que era eso. Era escandalosamente asqueroso.

Me había informado que el lugar donde se encontraba viviendo aquel tipo no era ni mucho menos la zona mejor vigilada del mundo, ni cerca estaba de serlo, ni mucho menos.

Mis pasos me llevaron a aquella zona, lo cierto es que apenas había casas y como bien decían no había mucha protección, la sabana de la nocturnidad ocultaba mis ropajes oscuros y posiblemente con algo de discreción podría deslizarme como la sombra de la muerte hacia el cuello de ese tipo y por lo tanto evitar que la verga de ese tipo destrozase la virginidad de mas niñas inocentes.

Fue entonces cuando escuché una voz, por sus palabras parecía ser alguien que intentaba mantener el orden en aquel lugar... ¿En serio tenían que joderme justo cuando tenia algo que hacer allí?

Me mantuve entre las sombras, observando al tipo, no parecía ser precisamente un tipo fácil de vencer, pero si podía noquearlo ganaría suficiente tiempo como para encontrar ese tipo y asesinarle rápidamente para volver a escabullirme lejos de allí, no me quedaba mas remedio que luchar.

Sin pensarlo demasiado salí de entre las sombras con mi espada en ristre lazando una estocada a un costado del tipo tratando de sorprenderle, mi intención en este caso no era matar, si no dejarle inconsciente a ser posible y después hacer lo que tenía que hacer, matar gratuitamente por que si, no era lo mío, a no ser que alguien me tocase demasiado las narices.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos mentales [Entrenamiento] [Priv. Dräguth]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 08, 2017 6:43 pm

Me senté en un pequeño tronco para calmarme y omitir todos esos pensamientos que comenzaron a llegar a mi cabeza, justo a un costado de Munir. Acaricié la cabeza del pequeño caballo y él suele moverse un poco como respuesta, pero esta vez no fue así. Munir era un caballo de guerra entrenado y sabía cuando algo ocurría, o estaba por ocurrir. Solamente se quedaba quieto si era realmente necesario y en esta ocasión no había ningún peligro cerca. Tuve que ponerme en pie una vez más para poder intentar calmarme, en la vigilia crees que con ver el sitio una vez es suficiente pero una vez que tienes que trabajar en ella descuidas los alrededores y no sabes lo que puede pasar después. No podía descuidarme en ningún momento de esta aldea para cumplir con el trabajo que se me asignó de una noche.

Poco a poco sentía como algo se aproximaba a mí, hasta ahora las cosas habían estado muy calmadas pero no fui enviado a este sitio por cualquier estupidez. Alguien tenía que haber estado infiltrándose en aquella aldea como para llamar la atención de otros habitantes, que a su vez montaron la queja para tenerme finalmente allí y descubrir de qué o quién se trataba.

Sostenía mi espada con algo de nerviosismo, sus pasos resonaban en mi cabeza, sin lugar a dudas había una persona cerca y me estaba tomando el pelo, disfrutando al verme completamente desorientado tratando de hallarle. Mi mirada rodeaba todo el lugar y cualquiera me podría ver girando alrededor de mi propio eje como si estuviera rodeado por un ejército. No desconfiaba de mis habilidades, pero me estaba costando encontrarlo.

Finalmente sentí como los pasos aumentaban y levanté mi espada; lo suficiente para que mi acero terminase por chocar contra otro. Ambas armas rechinaron, mientras la estocada del contrario pegó en seco con mi espada, y yo la deslizaba hacia arriba, ese sonido se produjo siendo bastante desagradable, hasta que ejercí fuerza para empujarlo y que nuestras armas terminasen por despegarse la una de la otra. Pude observarlo fijamente al rostro, con su ropaje oscuro y cabello enrojecido. No era una persona muy mayor, tal vez de mi misma edad. Suspiré mientras sostenía mi espada con firmeza por si atacaba nuevamente - ¿Quién eres y qué quieres? - pregunté, viéndole directamente a los ojos. Negué con la mirada - Lo que estás haciendo es intrusión, chico. - Le recordé, las horas eran tardías en aquella aldea, y acababa de atacarme incluso portando mi vestimenta militar. Supuse que tendría propósitos serios para lo que estaba haciendo pero aún así me vi dispuesto a dejarle ir - Si te vas ahora, olvidaré todo lo que acaba de suceder y no tendrás problemas después. - asentí señalando con el arma el camino de vuelta.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos mentales [Entrenamiento] [Priv. Dräguth]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 10, 2017 12:35 pm

Finalmente aquel tipo reaccionó levantando su espada y haciendo que nuestros aceros chocasen, que bonito sonido, dos metales chocando, pero realmente mi preferido era cuando la hoja de la espada rasgaba la piel o destrozaba la carne ajena, especialmente si la persona a la que le hacia eso era alguien que se lo merecía, no mataba por diversión, pero consideraba que matar a quien se lo merecía, se podía disfrutar.

Sus palabras me sonaron hasta graciosas a decir verdad, se pensaba que el era mi objetivo, para nada, el no era mas que un impedimento a cual tenia que quitar de en medio para poder cumplir mi cometido, no quería un derramamiento de sangre, quería noquearlo o bien que me dejase hacer lo que venía a hacer.

Escúchame inconsciente, tu no me interesas lo mas mínimo, no tengo ningún interés en matarte, a ti no – negué – pero hay un padre que clama venganza por su hija pequeña violada por alguien que vive en esta aldea – le miré desafiante – si no me dejas pasar serás cómplice de violación y lamentablemente tendré que matarte... A ti también – entorné los ojos.

No sabía que intenciones podía tener aquel tipo, queria ver si mi palabras le afectaban en lo más minimo o a lo mejor pensaba que mentía, pero no me lo tomaria bien, que me llamasen mentiroso era faltar a mi honor y posiblemente me enfadase mucho.

Por lo tanto le miré con la espada en alto, en guardía esperando el siguiente movimiento de aquel hombre, esperando a ver si decidía atacar o por el contrario hacia algo inteligente y me dejaba hacer lo que había venido a hacer. Dejar eunuco a ese tipo y mientras veía como se desangraba por esa parte entre gritos de dolor, degollarle; como a un cerdo cuando le toca ser miembro de un festín de carne.

Eso por desgracia tenia que esperar, este hombre parecia bien entrenado y por sus vestimentas parecia ser militar, guardia o algo por el estilo, fuese como fuese, no iba a ser fácil quitarmelo de en medio, pero estaba preparado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos mentales [Entrenamiento] [Priv. Dräguth]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 12, 2017 1:09 am

Tras mis palabras hacia él, su mirada seguía neutra, vacía, e inhóspita... poco o nada expresaba en su rostro, ni una mueca que pudiera revelarme un poco más sobre este joven tan misterioso de cabellos enrojecidos. Me quedé congelado observándole después de todo lo que le dije, un tanto molesto y frustrado, ¿si quiera me había escuchado? Por ello decidí guardar silencio para escuchar su respuesta, sin embargo, hubiera deseado no tener que oír sus palabras, las cuales dejaron entrever una tajante tragedia que parecía haber ocurrido, protagonizada por uno de los habitantes de la aldea que hoy me tocó resguardar.

Llevé mi mano derecha a mi rostro por unos segundos, y la pasé por toda mi cara, intentando despertar. ¿Era cierto? Dudaba de lo que decía porque era una acusación de bastante peso por la que alguien tenía que responder. Sentía asco, repudio, mucha resignación y desde luego tristeza por lo que aparentemente pasó. Tomé un poco de aire antes de volver a verle a los ojos, me acababa de señalar como cómplice si no le dejaba pasar y a su vez, me colocaba contra la espada y la pared, amenazándome de muerte si se me llegaba a cruzar por la cabeza interponerme entre dichoso acto.

Le regresé una mirada desafiante apenas terminó de hablar - Bien, ahora escúchame tú, que parece que no me has oído en lo absoluto, chico... esa acusación que estás haciendo proveniente de una persona anónima es MUY grave, y créeme por mi vida, que no descansaría hasta resolver ese caso que acabas de poner de manifiesto, que de ser cierto, tendría un castigo correspondiente. - le respondí sin parar de hablar en ningún momento, aunque manteniendo la voz baja en todo instante ya que estábamos en medio de la aldea, podíamos escandalizar a sus habitantes e incluso hacer que el susodicho violador terminase por darse la fuga si sabe que alguien le está buscando para matarlo.

Le vi levantar la espada, por eso seguí sosteniendo mi arma con firmeza, usando la mano izquierda para ello, mientras coloqué la diestra frente a él para detenerlo ante sus intenciones - Sin embargo, y aunque no estoy a favor del sujeto, necesito pedirte que me des la información que poseas, así podré realizar una investigación más a fondo y poder ordenar una captura en su nombre... ¿Qué más sabes? - procedí como el reglamento de la ley lo afirmaba, si quería llevar las cosas de la manera correcta y poner a ese infeliz tras las rejas, en una celda desatendida con otros reclusos para que sufra el mismo infierno o incluso uno peor privado de su libertad, tenía que controlar a ese joven pelirrojo y su ataque de ira como diera lugar, matar solamente podía traerle problemas a él, y desde luego, a mí, que estaba de guardia... La noche iba a ser larga, aparentemente. Nuestras voces eran lo único que rompía el silencio en medio de la oscuridad, en conjunto con algunos pequeños grillos y un río bastante lejano que lograba escucharse en la aldea. Conmigo frente a él, interponiéndome en su camino.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos mentales [Entrenamiento] [Priv. Dräguth]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 12, 2017 7:18 am

Tras escuchar las palabras del hombre no parecía una mala persona, pero no parecía comprender que yo me dedicaba a hacer que esas personas pagasen por lo que habían hecho de forma rápida y al instante, el hecho de destrozar la inocencia de una pequeña de la forma que aquel desgraciado lo había hecho solo tenía una forma de solucionarse, la muerte, aquella niña no iba a volver a ser la misma que antes, desde luego y por supuesto yo no podía devolverle la inocencia y borrar sus malos recuerdos, por lo que mi trabajo era borrar la vida del violador de un plumazo.

Sé que es una acusación grave – asentí con la cabeza – pero sé que es cierto, he visto el rostro de esa niña y desde luego no era de alguien que lo hubiera pasado bien – le miré a los ojos, clavando nuevamente mi mirada en la suya – me gano el sueldo haciendo que esas personas paguen lo que han hecho, la justicia es… – me quedé pensativo – injusta. – concluí.

Sus palabras parecían ser de alguien con honor y que luchaba en el bando del lado bueno de las personas, de hacer un juicio y luego condenarle en consecuencia de sus actos, pero claro… ¿Quién iba a afirmar la versión de la niña? Desde luego el violador no y el resto de personas tampoco lo sabían, por lo tanto lo único que me interesaba era ver como saltaba la sangre del cuello de aquel tipo al ser decapitado.

Me pidió la información de aquel tipo al que tenía que matar, no, ya no era solo porque me pagaran, cuando más pensaba en lo que había hecho más ganas de castigarle con mi acero tenia, de sacarle las entrañas por la boca.

La única información que te puedo dar de ese desgraciado – le mire desafiante – es que... Por la mañana será un cadáver sin cabeza. – dije sin cortarme un pelo.

Paseé la espada por el suelo de la aldea para luego levantarla y enfocar al tipo con mi espada, mientras él se siguiera oponiendo al asesinato de ese hombre no podría terminar mi trabajo y no me sentía por la labor de matar unas personas en la misma noche, pero claro, no había surgido la idea de que alguien estuviese en contra del asesinato de un depravado.

Tú que defiendes la justicia – una sonrisa un tanto fría se dibujó en mi rostro – ¿Te das cuenta de que defiendes la vida de alguien que probablemente hubiera sido mejor que no hubiera nacido? – entorné los ojos – No me hagas gastar energías contigo, todo podría ser muy rápido y sencillo si me dejaras hacer mi trabajo y marcharme. – solté un suspiro cansado.

Lo cierto es que me sentía con ganas de quitar a aquel tipo de en medio en un combate, pero cuanto más fuerzas ahorrará mejor, nadie me iba a pagar por librarme de él y esa familia por la que estaba trabajando ya había sufrido bastante como para subirle el precio al trabajo que ya estaba haciendo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos mentales [Entrenamiento] [Priv. Dräguth]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 12, 2017 5:37 pm

Ambos estábamos conscientes de la delicadeza del tema, no solamente él quería hacer pagar a ese hombre, sino yo también. Siempre fui bastante directo con ese joven pelirrojo, le dije desde el principio cómo debíamos hacer las cosas, para que acabasen de la manera adecuada, y no cometer errores. Él habló diciendo que ya había visto el rostro de la niña, y desde luego, no era el de una cría rebosante de alegría, como debería de serlo. Poco después de lo dicho, afirmó que trabajaba a sueldo, ejecutando a este tipo de personas, ya que la justicia era injusta. A toda su declaración le presté la debida atención, guardando silencio y dejándolo opinar. Aún así, las cosas hay que saberlas hacer bien y esa no era la forma de que alguien corresponda a un crimen - Entonces... ¿prefieres darle un sufrimiento rápido a esa persona? - negué varias veces con la cabeza - Si lo capturamos, estará encerrado de por vida en una celda, pútrida, sin atención de nadie, con otros reclusos de su misma mentalidad o incluso peores; eso sin contar a los oficiales que les vigilan y humillan constantemente a modo de castigo. - traté de hacerle entender el concepto. En momentos como este deseaba tener a un superior o al propio príncipe Marth para manejar una faena de esta talla.

Pese a que le estaban pagando por ejecutarlo, no se veía que lo estuviera haciendo por el dinero, sino por la acción en la cual hacía bastante énfasis. En tanto le pedí algo de información, afirmó sin pelos en la lengua que por la mañana iba a ser encontrado decapitado.

Comenzó a rondar la aldea con su espada al ras del suelo,  finalmente la volvió a levantar y apuntó una vez más a mí rostro. Fue tajante otra vez, se escuchó experimentado al decir que le dejase pasar para que todo acabase, con rapidez y sencillez. Aunque esas palabras causaron impacto en mí, el hecho de que creyera que estaba defendiendo al otro sujeto me hicieron apuntarle con mi arma de igual forma - No me entiendes, por mí puedes hacer lo que te plazca, sólo que... - le di vía libre, pero entonces coloqué mi mano libre una vez en medio interponiéndome - Lo que yo hago es defender la ley y tú quieres cometer un asesinato - afirmé algo cabizbajo, matar a alguien era bastante bajo pero él tenía razones de mucho peso para que ese infeliz sufriera. Por eso le volví a ver y respondí con frialdad -Si me dejas capturarlo con vida, entonces lograré que él mismo desee no haber nacido - ambas espadas estaban apuntándose mutuamente y las miradas de ambos guerreros chocaban en el medio de la aldea donde residía el rufián. Yo estaba decidido a atraparlo, pero como a todo bandido despreciable, lo quería con vida para que pudiera ser barrido contra el piso por el resto de su existencia. Y aunque ninguno de los dos estábamos de su bando, uno de nosotros lo quería muerto y yo lo quería con vida. Así que sin creerlo allí estaba defendiéndolo, para poder capturarlo vivo - Tú déjame hacer a mí mi trabajo y capturarlo - suspiré con pesadez, igualmente. - No me dejarán encerrar a un muerto...márchate - ordené sobre el final, aún con mis ojos alrededor de la aldea, vigilando el lugar. No tenía ganas de luchar contra ese muchacho aunque las cosas comenzaron a salirse de control en nuestra disputa, ya sin darme cuenta estaba también amenazándolo con mi espada si no abandonaba el sitio.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos mentales [Entrenamiento] [Priv. Dräguth]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 18, 2017 11:12 am

Aquel tipo era de la clase de personas que pensaban que por recibir un castigo severo era peor que la muerte, por mi parte la muerte era una forma de segar un vida que no merecía compartir un misero segundo más, en una celda todavía tenias posibilidad de vivir buenos momentos y de hacer amigos, muerto, cuando la oscuridad te absorbe no había nada más, todo oscuridad y frío o así es como imaginaba yo la muerte... ¿De lo contrario que sentido tenía temerla? Aunque había conocido a personas que habían aprendido a morir aún en vida.

Una celda – murmuré – ¿De verdad estas planteándote dejarle vivir? – entorné los ojos – lo mejor que le puede pasar a todo el mundo es que ese tipo muera... – clavé mis ojos verdes en el ojo de aquel tipo – ¿Le dejarías vivir si hubiese violado a uno de tus seres queridos? – pregunté, alzando una ceja.

Ahora era cuando la cosa se ponía emocionante, como reaccionaria si hubiese sido uno de las personas que el quería la afectada, por mi parte sabía que cualquier persona que hiciera daño a alguien que me importaba no iba a vivir lo suficiente como para replantearse si lo que hacía estaba bien o mal y dejarles un ajusticiamiento letal era lo mejor, para liberarse de ese tipo de personas.

Me pidió que le dejase capturarle y dejarlo con vida, pero ya había hecho una promesa y por lo tanto aceptar que ese hombre hiciese aquello era incumplir mi palabra y en los años que llevaba trabajando como mercenario jamás habia incumplido mi palabra.

Hice una promesa y no puedo romperla – le miré nuevamente a los ojos – le prometí al padre de aquella niña que ese hombre pagaría con el frío del acero la afrenta que había cometido para con su hija y no puedo faltar a mi palabra a no ser que la muerte llegué antes – entorné los ojos – y no creo que quieras matar al asesino de un violador de niñas... ¿Verdad? – dije colocándome en guardia, por si acaso.

Por lo que parecía nuestros aceros volverían a chocar a no ser que uno de los dos bajará el arma y eso hice, envainé mi espada y le dí la espalda al tipo tratando de encontrar la casa del violador, que al parecer el padre conocía, por lo que pude saber era un conocido suyo y había visitado la casa de ese hombre varías veces, tenía un cuerno de wyvern como pomo de la puerta, no sería difícil dar con él.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos mentales [Entrenamiento] [Priv. Dräguth]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 19, 2017 7:18 pm

Luego de lo dicho, permanecí en silencio, esperando a escuchar con bastante atención a su respuesta. Suspiré profundamente, en cuanto escuché sus primeras palabras ya sabía por dónde iría contra mí - Escúchame, no... - traté de hablar pero entonces él siguió insistiendo. Siguió insistiendo en que la mejor forma de que una persona respondiera a semejante acto era con la muerte directa. Me mostré cabizbajo en ese momento, hasta que me preguntó si yo le hubiese dejado vivir en dado caso de que llegase a violar a algunos de mis seres queridos. Me mantuve en silencio, pero aún sin verle a los ojos, me dispuse a responder - No. - contesté tajante. - No puedes llamar "vivir" a estar encerrado tras una reja por el resto de tu vida, con personas iguales o incluso peores, sin privacidad, comida de porquería, luz y baños de pésima calidad, además de oficiales de seguridad constantemente invadiendo tu área personal... no muchos pueden considerar a eso "vivir", mi estimado. - Volví a verle a los ojos - Y no muchos consiguen soportarlo desde el inicio... hasta el fin. - finalicé.

Tras haberle respondido me sentía inconcluso, extraño, realmente confundido... sus palabras por varios momentos lograron convencerme de dejarlo pasar y cometer el asesinato que tanto él anhelaba. Aún así, yo estaba decidido a que no iba a pasar ningún crimen otra vez. Ni por parte de ese hombre... ni por parte del joven pelirrojo con el que estaba dialogando seriamente - Soy un soldado alteano.. protector de la vida, la naturaleza, y la ley... haré que los bandidos paguen por sus crímenes pero eso no implica matarlos independientemente de lo que hayan hecho. Existen otras maneras de honrar a la justicia y esta no es una de ellas, por favor... - le musité observando a la tranquila aldea, solamente aguardando a su llegada para poner fin a esa paz de una manera mortal.

Fue entonces cuando mencionó la promesa que había hecho y que él era un hombre de palabra. Estaba dispuesto a dejar su vida si era necesario para poder cumplir con ella, lo cual era realmente admirable. Pese a todo su orgullo, su honor, y lo aguerrido que exhalaba su personalidad. - No... - murmuré, respondiendo a su última cuestión. - Nadie... - lo vi bajar el arma, la envainó y me dio la espalda para dirigirse nuevamente a la aldea. Quizá creyó que finalmente le di bandera verde y me había derrotado, pero no fue así, coloqué mi mano sobre su hombro para frenarlo y terminar la frase - Nadie va a morir hoy. - Me lancé contra él aprovechando que no tenía su espada en mano, buscaba sorprenderlo y ponerlo en una posición verdaderamente incómoda para alguien sin protección. Su ropa era ligera y la mía también, aunque yo poseía mi armadura militar por lo que sé que le iba a poder dificultar un poco las cosas a la hora de atacarme. Era momento de probar realmente de qué estaba hecho y si peleaba tan bien como él lo aparentaba.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos mentales [Entrenamiento] [Priv. Dräguth]

Mensaje por Invitado el Miér Sep 20, 2017 8:12 am

Aquel hombre y su benevolencia me estaban cansando, el hecho de no dejarme matarlo porque consideraba que no era un buen castigo me cansaba, era cargante como pocas personas había llegad a conocer, no por nada, sino por su insistencia en que no lo matara… ¿Qué más le daba a él? ¿Acaso era alguien importante para él? No pensaba dejar el cadáver allí me lo iba a llevar y seguramente tirarlo a un rio y que lo encontraran mucho tiempo después ya descabeza y sin posibilidades de culpar a nadie, quizás a unos bandidos.

Puedo llamar vivir a lo que no sea estar muerto – le miré desafiante – pero ya que hablamos de estas cosas… ¿Por qué merece el mismo castigo alguien que robado un trozo de queso para vivir que alguien que ha violado a una niña? He conocido a personas que por robar un pan para comer han estado meses encerrados y luego se les ejecuto – clave mis orbes en su único ojo sano o eso parecía – El hombre del que hablamos va a morir, o moriré yo en el intento. – dije firmemente.

Me molestaba mucho que alguien intentara interponerse entre mi trabajo y yo, ya le había dicho cuál era el motivo por el que tenía que acabar con ese tipo, y seguía insistiendo en que lo mejor era encerrarle en una celda de por vida, pero seguro que todavía podía recordar esos momentos y tenía la posibilidad de escapar por mínima que fuese y no, no pensaba dejar que alguien así volviese a ver la luz del sol.

Y lo peor es que hasta el mismo había negado que le dejase vivir si hubiese violado a alguien de sus seres queridos, aquel guardia parecía que actuaba según sus intereses.

Me importa poco lo que seas y cuales sean tus ideales – solté un suspiro – en ningún momento te h pedido permiso para poder acabar con él, solo te informe por si acaso, pero veo que también debí haber acabado contigo y mira que no me gusta matar a gente porque sí, pero eres muy pesado. – gruñí, ya bastante molesto.

Cuando me di la vuelta noté su mano en mi hombro y me dijo que nadie iba a morir ese día, no podía estar más en desacuerdo, pero entonces me ataco pillándome por sorpresa, me encontraba apresado contra una pared y el agarrándome con fuerza, mientras lo tenia a mi espalda y el me sujetaba.

Solté un suspiró, sabía que lo siguiente que iba a hacer iba a doler, pero no podía hacer, tenia los brazos inmovilizados, aquel tipo era fuerte, no cabía duda, así que con toda la fuerza que podía por mi posición eché la cabeza hacia atrás con intención de golpearle en la cara y que me soltara.

Solo esperaba acertar…
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos mentales [Entrenamiento] [Priv. Dräguth]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.